El femi­nis­mo y el «impues­to reac­cio­na­rio – Saloa Basa­be

En los últi­mos meses en Iru­ñea, Bil­bo, Gas­teiz (y segu­ro que de mane­ra simul­tá­nea en otros luga­res de Eus­kal Herria) e inclu­so en las pági­nas de este dia­rio, se han ido crean­do espa­cios en for­ma de mesas redon­das, jor­na­das y artícu­los de opi­nión entorno a la defi­ni­ción y par­ti­ci­pa­ción del suje­to polí­ti­co femi­nis­ta en todos los momen­tos y dife­ren­tes ámbi­tos de los pro­ce­sos de deci­sión. Se ha habla­do mucho de la encru­ci­ja­da que vive el movi­mien­to femi­nis­ta lle­ga­das a este pun­to, mien­tras que las femi­nis­tas más vete­ra­nas, en edad y mili­tan­cia, nos recor­da­ban que este deba­te ha exis­ti­do siem­pre y que su per­ma­nen­te actua­li­za­ción res­pon­de al dina­mis­mo carac­te­rís­ti­co del femi­nis­mo, un movi­mien­to que, des­de su naci­mien­to, ha teni­do pre­ci­sa­men­te en el tér­mino «movi­mien­to» uno de los pun­ta­les de sus múl­ti­ples defi­ni­cio­nes. Asi­mis­mo, si una cosa ha que­da­do cla­ra des­de los ini­cios de estos deba­tes y ha esta­do pre­sen­te en sus nume­ro­sas reedi­cio­nes, ha sido la acep­ta­ción de que los suje­tos polí­ti­cos no son abs­trac­tos, no se cons­tru­yen en el aire ni se sitúan en un ámbi­to teó­ri­co inapren­si­ble: los suje­tos polí­ti­cos nacen y se desa­rro­llan uni­dos a la acción, al acti­vis­mo, a los con­tex­tos his­tó­ri­cos con­cre­tos, al movi­mien­to al fin y al cabo, que hace que aun­que se vayan adop­tan­do dife­ren­tes y diver­sas estra­te­gias, los prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos que defi­nen a ese suje­to per­ma­nez­can intac­tos.

Duran­te estos últi­mos años, al calor de dife­ren­tes cam­bios estra­té­gi­cos (tam­bién en el movi­mien­to femi­nis­ta), a menu­do nos hemos dete­ni­do a pre­gun­tar­nos en qué fun­da­men­ta­mos la iden­ti­dad femi­nis­ta en Eus­kal Herria y cómo cohe­sio­nar y coor­di­nar la mul­ti­pli­ci­dad de fac­to­res que defi­nen nues­tra iden­ti­dad como suje­tos polí­ti­cos. No en vano, las femi­nis­tas vas­cas siem­pre hemos vivi­do nues­tra con­fe­sión polí­ti­ca como una doble (o tri­ple) sub­ver­sión. Como ciu­da­da­nas de Eus­kal Herria y como femi­nis­tas somos cons­cien­tes de que al revin­di­car nues­tro reco­no­ci­mien­to como suje­to polí­ti­co ante los esta­dos, las estruc­tu­ras socia­les y los mar­cos lega­les esta­mos rea­li­zan­do un cons­tan­te acto de sub­ver­sión por cuan­to entra­mos en abier­to con­flic­tos con esos agen­tes y las fuer­zas que los repre­sen­tan. Es este espí­ri­tu sub­ver­si­vo el que ha carac­te­ri­za­do la cana­li­za­ción de nues­tra capa­ci­dad trans­for­ma­do­ra para con el entorno y con las rela­cio­nes que en él se esta­blez­can. Sin entrar aho­ra en el intere­san­te deba­te sobre si la cons­truc­ción nacio­nal y el femi­nis­mo com­par­ten espa­cios de una mis­ma lucha, o si luchan con­jun­ta­men­te en dife­ren­tes espa­cios, lo cier­to es que, con reco­no­ci­mien­to externo (e interno) o no, el movi­mien­to femi­nis­ta se ha defi­ni­do a sí mis­mo como suje­to polí­ti­co des­de el momen­to en el que ha actua­do y ha afec­ta­do en y sobre los entor­nos a los que se enfren­ta­ba y pre­ten­día modi­fi­car.

Andan­do, andan­do, nos hemos dado cuen­ta de que ya no pode­mos parar. Que cada paso ade­lan­te es más irre­ver­si­ble que el ante­rior y que cada nue­vo paso, aun con­lle­van­do nue­vos logros ya irre­nun­cia­bles, nos aca­rrea ade­más mayor res­pon­sa­bi­li­dad. En resu­mi­das cuen­tas, el movi­mien­to femi­nis­ta cuya dimen­sión polí­ti­ca rei­vin­di­ca­mos, nos ha traí­do más y más tra­ba­jo a las femi­nis­tas que, sin afi­lia­cio­nes ni eti­que­tas, no somos sino aque­llas per­so­nas que duran­te nues­tra vida, des­de nues­tros dife­ren­tes ámbi­tos y en nues­tra acti­vi­dad dia­ria ejer­ce­mos como femi­nis­tas. Nos gus­ta­ría mirar atrás y pen­sar que estos siglos de femi­nis­mo en el mun­do, que estas déca­das de femi­nis­mo en Eus­kal Herria, nos han deja­do un mon­tón de fru­tos que aho­ra nos dedi­ca­mos a sabo­rear. Lucha­ron, se lo gana­ron y lo dis­fru­ta­mos. Des­gra­cia­da­men­te esto no suce­de así, no al menos a quie­nes se rei­vin­di­can sub­ver­si­vas y, como decía­mos, hacen del movi­mien­to su seña de iden­ti­dad. Como en físi­ca, cada movi­mien­to trae una reac­ción: unas veces en la direc­ción que espe­rá­ba­mos y, otras muchas, jus­to en la con­tra­ria. Y aquí nos encon­tra­mos, las femi­nis­tas en el siglo XXI, en el mun­do, en Euro­pa y en Eus­kal Herria sufrien­do los movi­mien­tos, las reac­cio­nes con­tra­rias que nos hemos encon­tra­do al hacer el camino.

Igual que los empre­sa­rios y empre­sa­rias han paga­do (o no) el impues­to revo­lu­cio­na­rio, las femi­nis­tas, y las muje­res en gene­ral paga­mos dia­ria­men­te (sí o sí) el «impues­to reac­cio­na­rio» tras años de luchas y de con­quis­tas.

Exi­gía­mos la incor­po­ra­ción de las muje­res al mun­do del tra­ba­jo. Y lo con­se­gui­mos, en las con­di­cio­nes que cono­ce­mos y que este últi­mo 8 de mar­zo nos recor­da­ron las cifras; pero no sabía­mos enton­ces que esto traía apa­re­ja­do su «impues­to reac­cio­na­rio»: no aban­do­nar en el ámbi­to pri­va­do todas aque­llas tareas que his­tó­ri­ca­men­te nos habían sido enco­men­da­das. Lucha­mos por­que nues­tras rela­cio­nes afec­ti­vas y sexua­les se die­ran en un ámbi­to de liber­tad, y con­se­gui­mos mejo­rar nues­tra situa­ción res­pec­to a déca­das ante­rio­res; pero… «impues­to reac­cio­na­rio»: la vio­len­cia con­tra las muje­res en sus múl­ti­ples mani­fes­ta­cio­nes se vol­vió aún más rabio­sa, públi­ca y viru­len­ta. Exi­gi­mos enton­ces el reco­no­ci­mien­to de esta vio­len­cia como algo estruc­tu­ral y que no fue­ra con­si­de­ra­do como algo per­so­nal, y nue­va­men­te tuvi­mos que pagar el «impues­to reac­cio­na­rio»: hicie­ron una ley que, ade­más de dejar fue­ra muchas de las mani­fes­ta­cio­nes vio­len­tas que denun­ciá­ba­mos, jerar­qui­zó las dis­tin­tas vio­len­cias que sufri­mos, nos vic­ti­mi­zó y casi aca­ba por des­mo­vi­li­zar­nos.

Hay un mon­tón de ejem­plos más que vie­nen a ilus­trar el núme­ro de san­cio­nes socia­les, pena­les y sub­je­ti­vas a las que las muje­res nos expo­ne­mos dia­ria­men­te mien­tras labra­mos pasi­to a pasi­to este camino hacia la libe­ra­ción indi­vi­dual y colec­ti­va y la trans­for­ma­ción social que es el femi­nis­mo. Esto no quie­re decir que no merez­ca la pena, úni­ca­men­te sig­ni­fi­ca que quien se mue­ve pro­vo­ca movi­mien­tos y que la nece­si­dad de per­ma­nen­te reac­ción es impres­cin­di­ble no solo si que­re­mos man­te­ner­nos don­de esta­mos para seguir avan­zan­do, sino si no que­re­mos per­der lo has­ta aho­ra con­se­gui­do (y no siem­pre reco­no­ci­do) por la lucha femi­nis­ta. Por eso es impor­tan­te el reco­no­ci­mien­to polí­ti­co del movi­mien­to femi­nis­ta y es prio­ri­ta­ria la arti­cu­la­ción y la inter­lo­cu­ción del suje­to polí­ti­co femi­nis­ta. El mun­do, la Euro­pa y la Eus­kal Herria que hoy cono­ce­mos es tam­bién así por los logros y el tra­ba­jo mili­tan­te del femi­nis­mo y es nece­sa­rio inver­tir y sub­ra­yar las fuer­zas de este movi­mien­to para neu­tra­li­zar las res­pues­tas reac­cio­na­rias que nos encon­tra­mos cada día en nues­tro camino. Apos­tar por el femi­nis­mo es tra­ba­jar por la trans­for­ma­ción social, y tra­ba­jar por una Eus­kal Herria femi­nis­ta es la úni­ca mane­ra de seguir ade­lan­te.

No me gus­ta­ría fina­li­zar sin hacer des­de aquí un lla­ma­mien­to a las muje­res que sufren el «impues­to reac­cio­na­rio» a que lo denun­cien, se rebe­len y se movi­li­cen con­tra él, por con­si­de­rar­lo alta­men­te anti­de­mo­crá­ti­co y lesi­vo para su dig­ni­dad y para el buen y lógi­co desa­rro­llo de su comu­ni­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *