Ura­nio empo­bre­ci­do: Una extra­ña for­ma de pro­te­ger a los civi­les libios- Cuba­de­ba­te

110319-N-7231E-001


“Los misi­les que lle­van pun­tas dota­das de ura­nio empo­bre­ci­do se ajus­tan a la per­fec­ción a la des­crip­ción de bom­ba sucia… Yo diría que es el arma per­fec­ta para ase­si­nar a mon­to­nes de gen­te.” Marion Falk, exper­ta en físi­ca quí­mi­ca (jubi­la­da), Labo­ra­to­rio Law­ren­ce Liver­mo­re, Cali­for­nia, EEUU.

En las pri­me­ras vein­ti­cua­tro horas del ata­que con­tra Libia, los B‑2 de EEUU arro­ja­ron 45 bom­bas de 2.000 libras de peso cada una [algo menos de 1.000 kilos]. Estas enor­mes bom­bas, jun­to con los misi­les Crui­se lan­za­dos des­de avio­nes y bar­cos bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses, con­te­nían oji­vas de ura­nio empo­bre­ci­do.

El UE es el pro­duc­to de dese­cho del pro­ce­so de enri­que­ci­mien­to de ura­nio. Se uti­li­za en las armas y reac­to­res nuclea­res. Debi­do a que es una sus­tan­cia muy pesa­da, 1,7 veces más den­sa que el plo­mo, es muy valo­ra­da en el ejér­ci­to por su capa­ci­dad para atra­ve­sar vehícu­los blin­da­dos y edi­fi­cios. Cuan­do un arma que lle­va una pun­ta de ura­nio empo­bre­ci­do gol­pea un obje­to sóli­do, como una par­te de un tan­que, pene­tra a tra­vés de él y des­pués explo­ta for­man­do una nube can­den­te de vapor. El vapor se asien­ta como pol­vo, un pol­vo que no sólo es vene­no­so, tam­bién radio­ac­ti­vo.

Un misil con ura­nio empo­bre­ci­do cuan­do impac­ta se que­ma a 10.000ºC. Cuan­do alcan­za un obje­ti­vo, el 30% se frag­men­ta en metra­lla. El 70% res­tan­te se eva­po­ra en tres óxi­dos alta­men­te tóxi­cos, inclui­do el óxi­do de ura­nio. Este pol­vo negro per­ma­ne­ce sus­pen­di­do en el aire, y depen­dien­do del vien­to y de la cli­ma­to­lo­gía, pue­de via­jar sobre gran­des dis­tan­cias. Si Vds. pien­san que Iraq y Libia están muy lejos, recuer­den que la radia­ción de Cher­nobyl lle­gó has­ta Gales.

Resul­ta muy fácil inha­lar par­tí­cu­las de menos de 5 micras de diá­me­tro, que pue­den per­ma­ne­cer en los pul­mo­nes o en otros órga­nos duran­te años. Ese ura­nio empo­bre­ci­do inha­la­do pue­de cau­sar daños rena­les, cán­ce­res de pul­món y hue­sos, tras­tor­nos en la piel, tras­tor­nos neu­ro­cog­ni­ti­vos, daños cro­mo­só­mi­cos, sín­dro­mes de inmu­no­de­fi­cien­cia y extra­ñas enfer­me­da­des rena­les e intes­ti­na­les. Las muje­res emba­ra­za­das que se ven expues­tas al ura­nio empo­bre­ci­do pue­den dar a luz a bebés con defec­tos géti­cos. Una vez que el pol­vo se vapo­ri­za, no cabe espe­rar que el pro­ble­ma pue­da des­apa­re­cer pron­to. Como emi­sor de par­tí­cu­las alfa, el UE tie­ne una vida media de 4.500 millo­nes de años.

En el ata­que de la ope­ra­ción “con­mo­ción y pavor” con­tra Iraq, se arro­ja­ron, sólo sobre Bag­dad, 1.500 bom­bas y misi­les. Sey­mour Hersh ha afir­ma­do que sólo la Ter­ce­ra Insig­nia de Avia­ción de los Mari­nes de EEUU arro­jó más de “qui­nien­tas mil tone­la­das de muni­ción”. Y todo eso lle­va­ba pun­tas de ura­nio empo­bre­ci­do.

Al Yasi­ra infor­mó que las fuer­zas inva­so­ras esta­dou­ni­den­ses dis­pa­ra­ron 200 tone­la­das de mate­rial radio­ac­ti­vo con­tra edi­fi­cios, hoga­res, calles y jar­di­nes de Bag­dad. Un perio­dis­ta del Chris­tian Scien­ce Moni­tor lle­vó un con­ta­dor Gei­ger has­ta zonas de la ciu­dad que habían sufri­do una dura llu­via de arti­lle­ría de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses. Encon­tró nive­les de radia­ción de entre 1.000 a 1.900 veces por enci­ma de lo nor­mal en zonas resi­den­cia­les. Con una pobla­ción de 26 millo­nes de habi­tan­tes, eso sig­ni­fi­ca que EEUU arro­jó una bom­ba de una tone­la­da por cada 52 ciu­da­da­nos ira­quíes, es decir, unos 20 kilos de explo­si­vo por per­so­na.

William Hague [Secre­ta­rio de Esta­do de Asun­tos Exte­rio­res bri­tá­ni­co] dijo que íba­mos a Libia “a pro­te­ger a los civi­les y a las zonas habi­ta­das por civi­les”. Vds. no tie­nen que mirar muy lejos para ver a quién y qué se está “pro­te­gien­do”.

En las pri­me­ras 24 horas, los “Alia­dos gas­ta­ron” 100 millo­nes de libras ester­li­nas en muni­ción dota­da de pun­ta de ura­nio empo­bre­ci­do. Un infor­me sobre con­trol de arma­men­to rea­li­za­do en la Unión Euro­pea afir­ma­ba que sus esta­dos miem­bros con­ce­die­ron en 2009 licen­cias para la ven­ta de armas y sis­te­mas de arma­men­to a Libia por valor de 333.657 millo­nes de euros. Gran Bre­ta­ña con­ce­dió licen­cias a las fir­mas de arma­men­to para la ven­ta de armas a Libia por valor de 24.700 millo­nes de euros y el Coro­nel Gada­fi pagó tam­bién para que se envia­ra a las SAS [siglas en inglés de Ser­vi­cio Espe­cial Aéreo] a entre­nar su 32ª Bri­ga­da.

Me apues­to a que en los pró­xi­mos 4.500 millo­nes de años, William Hague no va a ir de vaca­cio­nes al Nor­te de Áfri­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *