Siria no es lo mis­mo

El impe­rio por algo es impe­rio, de otra mane­ra no podría sos­te­ner­se en el poder del mun­do, como impe­rio que es hace uso de las opor­tu­ni­da­des que se le pre­sen­tan o que el mis­mo impe­rio fabri­ca.

Supo recu­pe­rar­se rápi­da­men­te de la sor­pre­sa tune­ci­na y la pos­te­rior “revo­lu­ción” egip­cia, don­de se advir­tió acer­ca del “que todo cam­bie, para que nada cam­bie”, y eso es lo que suce­dió al tomar el ejér­ci­to egip­cio el poder, en el que pode­mos vis­lum­brar una con­ti­nua­ción de la domi­na­ción nor­te­ame­ri­ca­na como fue con el dic­ta­dor Muba­rak.

Lo que suce­de en Yemen poco impor­ta, Yemen no tie­ne petró­leo y no hay chan­ce de peli­gro para Ara­bia Sau­di­ta, rei­no evi­den­te súb­di­to de EE.UU.

Lo de Bah­rein es dife­ren­te, con una pobla­ción musul­ma­na de dis­tin­ta escue­la de pen­sa­mien­to y mayo­ría res­pec­to de la monar­quía gober­nan­te, muchos de ellos de ori­gen per­sa y suma­do a la ubi­ca­ción estra­té­gi­ca en el Gol­fo Pér­si­co, una revo­lu­ción exi­to­sa sig­ni­fi­ca para el impe­rio per­der el asien­to para su 5ta flo­ta, y la posi­bi­li­dad de un con­ta­gio peli­gro­so para la monar­quía de los Saud. Por lo tan­to no extra­ña la inva­sión sau­dí en Bah­rein con el aval de Nor­te­amé­ri­ca para impe­dir la derro­ta del régi­men bah­rei­ní.

Libia, con el régi­men de Kha­da­fi, si bien con una pro­ble­má­ti­ca pare­ci­da, pero no menos com­pla­cien­te con el impe­ria­lis­mo inglés y nor­te­ame­ri­cano a par­tir de la “solu­ción” al inci­den­te de Loc­ker­bie, es el pun­to de infle­xión en estas revo­lu­cio­nes “seria­les”. El impe­rio glo­bal ha pro­vis­to de arma­men­to y según las malas len­guas de avio­nes de gue­rra con pilo­tos “all inclu­si­ve” a Kha­da­fi para aplas­tar al pue­blo y la revo­lu­ción, pero para cui­dar las for­mas – y las inver­sio­nes de las com­pa­ñías bri­tá­ni­cas en petró­leo- el Con­se­jo de “Segu­ri­dad” de las Nacio­nes Uni­das deci­de empren­der accio­nes béli­cas para “pro­te­ger” al pue­blo libio de la masa­cre que el mima­do dic­ta­dor le esta des­ti­nan­do- pero eso es men­ti­ra, lo que están pro­te­gien­do es el petró­leo que Libia posee- una vez hecho el tra­ba­jo sucio por par­te de Kha­da­fi, dejan de mimar al dic­ta­dor para ir por todo como hicie­ron con Sad­dam Hus­sein, pro­te­gi­do y arma­do para impo­ner­le la gue­rra con­tra la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán y fre­nar la Revo­lu­ción Islá­mi­ca. Rápi­do actúa el impe­rio cuan­do su olfa­to ase­sino hue­le el petró­leo fácil.

¿Aca­so el pue­blo yeme­ní no debe ser pro­te­gi­do de la mis­ma mane­ra? ¿Y el pue­blo bah­rei­ní?, ¿Y que debe­mos decir del pue­blo pales­tino, que vie­ne sien­do ase­si­na­do per­ma­nen­te­men­te por el terro­ris­mo del Esta­do de Israel? Por no decir la inac­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU ante todos los incum­pli­mien­tos de Israel de las reso­lu­cio­nes de las Nacio­nes Uni­das en su con­tra, ante el muro de apartheid, ante los ase­si­na­tos selec­ti­vos, la tor­tu­ra y el terror en el que sumer­ge a la región gra­cias a su arse­nal ató­mi­co nun­ca deja­do revi­sar por la Agen­cia Inter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca.

Es hora de des­nu­dar las con­tra­dic­cio­nes o mejor dicho la hipo­cre­sía de este impe­rio mal­di­to, siem­pre dis­pues­to a con­su­mir la san­gre de los ára­bes y musul­ma­nes.

¿Que tie­nen en común estos paí­ses que hemos nom­bra­do? Que todos ellos están some­ti­dos y expo­lia­dos por el impe­rio, algu­nos volun­ta­ria­men­te y otros por coac­ción. Algu­nos de ellos han fir­ma­do una pax ame­ri­ca­na con el Esta­do de Israel, otros tie­nen una ene­mis­tad dis­cur­si­va con el esta­do sio­nis­ta, y nin­guno de ellos mue­ve un pelo para ayu­dar a la libe­ra­ción del pue­blo pales­tino y la Pales­ti­na toda.

Siria no es lo mis­mo, Siria es el úni­co país ára­be que ha man­te­ni­do su pos­tu­ra fren­te al inva­sor israe­lí, Siria es uno de los pila­res en la región ante el voraz impe­rio y su plan del “Nue­vo Medio Orien­te”. Siria es el sopor­te ideo­ló­gi­co y polí­ti­co de la cau­sa ára­be. Siria es el estan­dar­te de los ára­bes.

El Sr. Pre­si­den­te Dr. Bashar al Assad ha lle­va­do a Siria al pro­gre­so, tie­ne ple­na coin­ci­den­cia de pen­sa­mien­to con su pue­blo y cuen­ta con el apo­yo de su pue­blo, de todo su pue­blo, sal­vo de unos pocos –que nun­ca fal­tan- dis­pues­tos a la pro­vo­ca­ción median­te actos de terro­ris­mo y alen­ta­dos por el mis­mo pro­ta­go­nis­ta: El impe­rio.

En este caso, el obje­ti­vo del derro­ca­mien­to del gobierno sirio está moti­va­do para alla­nar el camino al Esta­do de Israel, que­bran­do el eje Damas­co – Resis­ten­cia Liba­ne­sa, los obs­tácu­los más fir­mes que tie­ne el esta­do sio­nis­ta en su pro­yec­to del “Eretz Israel, del Nilo al Eúfra­tes”. Ya die­ron el pri­mer paso en esa direc­ción con el ase­si­na­to de Rafik Hari­ri –ex pri­mer minis­tro de Líbano- en 2005, por el cuál acu­sa­ron a Siria, y que resul­tó en el reti­ro del ejér­ci­to sirio de Líbano, que actua­ba como ele­men­to disua­so­rio ante el inten­to de otra inva­sión israe­lí, que final­men­te se pro­du­jo al año siguien­te en 2006 dejan­do más de 1200 civi­les liba­ne­ses ase­si­na­dos por el ejér­ci­to y la avia­ción israe­lí. Aho­ra van por más.

La pro­pa­gan­da mediá­ti­ca está fun­cio­nan­do a toda máqui­na para intro­du­cir en el pen­sa­mien­to de la gen­te de este lado del mun­do, lo “malo” que es el gobierno sirio, la “sal­va­je repre­sión” y todo un gran paque­te de men­ti­ras pre­me­di­ta­das a fin de “con­cien­ti­zar” lo que qui­zás en un futu­ro cer­cano sea otra inva­sión de los “alia­dos” para el mal de los pue­blos ára­bes.

El mun­do ára­be, no es homo­gé­neo, en el hay “hijos y ente­na­dos”, pero los pue­blos no son res­pon­sa­bles de la sumi­sión de sus gober­nan­tes al impe­rio que se arro­ga la repre­sen­ta­ción de occi­den­te.

Los pue­blos ára­bes sufren del mis­mo modo lo que sufre el pue­blo lati­no­ame­ri­cano, desea lo mis­mo que ha logra­do Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via, Nica­ra­gua, Bra­sil y la Argen­ti­na, ser inde­pen­dien­tes y libres de toda inje­ren­cia extran­je­ra y más si esta vie­ne de la mano de los “cono­ci­dos de siem­pre” Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, etc. los decla­ma­do­res del “Nue­vo Orden Mun­dial”.

Autor: Galeb Mous­sa ( Pre­si­den­te de Fea­rab ).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *