Manuel con­ti­núa com­ba­tien­do vivo – Dax Tos­cano

E

l ejér­ci­to y el Esta­do colom­biano siem­pre han teni­do como uno de sus obje­ti­vos prin­ci­pa­les aca­bar con la vida del gue­rri­lle­ro Manuel Maru­lan­da Vélez. Pero aún des­pués de muer­to, por muer­te natu­ral, Manuel, el Vie­jo que­ri­do, sigue bur­lán­do­se de las inten­cio­nes de quie­nes han pre­ten­di­do y pre­ten­den ase­si­nar­lo des­tru­yen­do lo más pre­cia­do que él dejó: su ejem­plo y su con­di­ción indis­cu­ti­ble de ser el héroe de la insur­gen­cia de la Colom­bia de Bolí­var. Estas fie­ras, sin­tién­do­se impo­ten­tes ante el fra­ca­so de ulti­mar al legen­da­rio gue­rri­lle­ro, hoy andan tras la bús­que­da de su cadá­ver. No se pue­den expli­car las bes­tias cri­mi­na­les del Esta­do fas­cis­toi­de colom­biano cómo el legen­da­rio revo­lu­cio­na­rio siem­pre ha podi­do sobre­vi­vir a sus ata­ques. Y no podrán expli­car jamás, por­que jamás podrán sen­tir el pro­fun­do amor del pue­blo, cómo, a pesar de su muer­te, Tiro­fi­jo sigue más vivo que el sol, por­que como dice una her­mo­sa can­ción faria­na, Manuel no mori­rá, pues nadie pue­de matar la luz, el aire o la vida. Eso es lo que al impe­ria­lis­mo yan­qui y a cri­mi­na­les de la cala­ña de Uri­be, de San­tos, de Padi­lla les ate­mo­ri­za. Y es lógi­co, por­que pese a la bru­tal cam­pa­ña de pro­pa­gan­da con­tra la figu­ra de Manuel Maru­lan­da y de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria de la cual él fue su Coman­dan­te en Jefe, las FARC-EP, el insig­ne gue­rri­lle­ro, al igual que el Che, sigue vivo en la memo­ria de obre­ros, cam­pe­si­nos, artis­tas, escri­to­res, estu­dian­tes, jubi­la­dos, amas de casa que hoy luchan con­tra un enemi­go mil veces más pode­ro­so en arma­men­to y en el uso de la tec­no­lo­gía mili­tar, pero infi­ni­ta­men­te más débil y peque­ño en su accio­nar éti­co y polí­ti­co. Manuel Maru­lan­da está pre­sen­te.

Nadie pue­de ocul­tar esta ver­dad obje­ti­va. Y eso le due­le al fas­cis­mo y al impe­ria­lis­mo. No sopor­tan esta reali­dad. Como perros rabio­sos expe­len espu­ma de odio y ven­gan­za; como lobos ham­brien­tos nece­si­tan encon­trar a sus víc­ti­mas; como los seres delez­na­bles que son voci­fe­ran con­tra aque­llas y aque­llos que, a pesar de la bru­tal repre­sión y del terro­ris­mo des­ata­do por el Esta­do nar­co­pa­ra­mi­liar colom­biano, la CIA y el Mos­sad, han deci­di­do ren­dir dia­ria, coti­dia­na y per­ma­nen­te­men­te un sin­ce­ro home­na­je a Tirofijo.Andan irri­ta­dos por­que un gru­po de hom­bres y muje­res dig­nos, al cum­plir­se seis meses de la des­apa­ri­ción físi­ca de Manuel Maru­lan­da, deci­die­ron lan­zar un libro, inau­gu­rar una pla­za y deve­lar un bus­to en honor del héroe de la revo­lu­ción colom­bia­na y lati­no­ame­ri­ca­na. No les agra­da la idea de que un colec­ti­vo de escri­to­res e inte­lec­tua­les como la que­ri­da Celia Hart, quien recien­te­men­te falle­cie­ra en un acci­den­te de trán­si­to, hablen posi­ti­va­men­te de Manuel. Saben que las ideas son un arma pode­ro­sa de com­ba­te con­tra la alie­na­ción cuan­do calan pro­fun­da­men­te en la men­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Tam­po­co les gus­ta, acos­tum­bra­dos como están a ren­dir cul­to al dine­ro, al con­su­mo, al mer­ca­do o a sus héroes idea­dos e ima­gi­na­dos en sus men­tes maca­bras como Super­man, Bat­man o Ter­mi­na­tor, que un artis­ta haya hecho un bus­to del hom­bre modes­to, sin pre­ten­sio­nes de nin­gu­na cla­se que fue Manuel Maru­lan­da. Jamás podrán acep­tar que el pue­blo de ese barrio com­ba­ti­vo y soli­da­rio de la parro­quia 23 de enero en Cara­cas, a tra­vés de la Coor­di­na­do­ra Cul­tu­ral Simón Bolí­var, con­jun­ta­men­te con la Coor­di­na­do­ra Con­ti­nen­tal Boli­va­ria­na, hayan cons­trui­do una pla­za para alber­gar a esa her­mo­sa obra artís­ti­ca, no solo por su cali­dad esté­ti­ca, sino por el valor humano que ella encie­rra. Manuel se carac­te­ri­zó por ser un hom­bre modes­to, sin poses de supe­rio­ri­dad sobre el res­to.

Revo­lu­cio­na­rio inclau­di­ca­ble, jamás se dejó obnu­bi­lar por las deli­cias ema­na­das del uso inde­bi­do del poder con el obje­ti­vo de satis­fa­cer intere­ses indi­vi­dua­les o de una cama­ri­lla deter­mi­na­da. Siem­pre opues­to al cul­to a la per­so­na­li­dad, el Vie­jo que­ri­do recha­zó los hala­gos y las cere­mo­nias adu­la­do­ras que tan­to gus­tan a los corrup­tos gober­nan­tes de la Casa de Nari­ño, a la oli­gar­quía pro­yan­qui y a los mis­mos cabe­ci­llas del impe­rio. Enco­le­ri­za­do fren­te a estos actos de soli­da­ri­dad con la lucha del her­mano pue­blo colom­biano, el régi­men de Uri­behitler emi­tió una nota de pro­tes­ta al gobierno vene­zo­lano por la rea­li­za­ción del home­na­je a Manuel Maru­lan­da, docu­men­to en el cual cali­fi­can a Tiro­fi­jo como terro­ris­ta.

El cinis­mo es tal que expre­san sin dis­tin­cio­nes de nin­gu­na natu­ra­le­za que todo el mun­do ha recha­za­do dicho home­na­je. Cuan fal­sa y con­tra­dic­to­ria será ésta afir­ma­ción que ni siquie­ra los medios colom­bia­nos como RCN o Cara­col pudie­ron dejar de cubrir este even­to don­de se expre­só con ale­gría com­ba­ti­va el cari­ño a Manuel aun­que, como es obvio, el mate­rial reco­gi­do por estos cana­les de tele­vi­sión será ter­gi­ver­sa­do y, ade­más, uti­li­za­do por la inte­li­gen­cia colom­bia­na para cri­mi­na­li­zar a quie­nes par­ti­ci­pa­ron en dicho even­to; así como para seña­lar­los como obje­ti­vos mili­ta­res para su pos­te­rior per­se­cu­ción y ase­si­na­to como lo han pre­ten­di­do hacer con Nar­ci­so Isa Con­de y Car­los Casa­nue­va.

Estos hipó­cri­tas que hablan de ase­si­na­tos y crí­me­nes de las FARC-EP, que se reúnen con sus alia­dos para­mi­li­ta­res, gru­pos de delin­cuen­tes como “Las águi­las negras” a los cua­les ellos mis­mos per­te­ne­cen y que han sido los cau­san­tes de la muer­te de miles de cam­pe­si­nos, sin­di­ca­lis­tas, tra­ba­ja­do­res y diri­gen­tes de izquier­da, qui­sie­ran eri­gir en la mis­ma Pla­za de Bolí­var un monu­men­to a Pino­chet o a Bush. Una vez más el dis­cur­so ofi­cial del uri­bis­mo seña­la­rá a los lucha­do­res socia­les, a los revo­lu­cio­na­rios como terro­ris­tas, sien­do los terro­ris­tas ellos, los para­mi­li­ta­res y el régi­men cri­mi­nal que impe­ra en EEUU.

La lucha no podrá ser dete­ni­da con ame­na­zas, per­se­cu­cio­nes o inclu­so el ase­si­na­to de hom­bres y muje­res impli­ca­dos con la insur­gen­cia ya sea mili­tar o polí­ti­ca­men­te o como par­te de un amplio movi­mien­to de soli­da­ri­dad que rei­vin­di­ca el dere­cho de los pue­blos a la insur­gen­cia arma­da mien­tras exis­ta un Esta­do capi­ta­lis­ta don­de los oli­gar­cas, con el res­pal­do del impe­ria­lis­mo yan­qui, crean ser los úni­cos posee­do­res del dere­cho a ejer­cer la vio­len­cia y a uti­li­zar todos los meca­nis­mos para seguir man­te­nien­do su poder y sus pri­vi­le­gios de cla­se.

No se pue­de admi­tir la estig­ma­ti­za­ción nega­ti­va de todas y todos quie­nes res­pal­dan a las FARC-EP. Si el régi­men nar­co­pa­ra­fas­cis­ta de Uri­be con­ti­núa con su his­te­ria per­se­cu­to­ria, ten­drá que empe­zar accio­nes judi­cia­les y ope­ra­ti­vos para secues­trar y ase­si­nar no a uno, sino a cien­tos y miles de per­so­nas que hoy se levan­tan para decir­le: Uri­be fas­cis­ta, usted es el terro­ris­ta. Al con­tra­rio de lo que pre­ten­da el Esta­do mafio­so colom­biano y el impe­ria­lis­mo yan­qui ame­dren­tan­do al pue­blo con todos los meca­nis­mos cri­mi­na­les que posee a su alcan­ce, la lucha con­ti­núa y con­ti­nua­rá, por­que como dicen los her­ma­nos de las FARC-EP: ¡hemos jura­do ven­cer y ven­ce­re­mos! Para quie­nes están impli­ca­dos con la insur­gen­cia, las ganas de luchar son cada vez mayo­res.

Ya no sólo será un home­na­je, serán miles y las pla­zas, las ave­ni­das se lle­na­rán con efi­gies del Che, de Manuel Maru­lan­da, de las FARC-EP. En las impren­tas se pro­du­ci­rán cien­tos de miles de libros de Car­los Marx, de Fede­ri­co Engels, de Vla­di­mir Lenin, de León Trotsky, del Che, de Fidel Cas­tro, de Iván Már­quez. En los semi­na­rios esta­rán más expo­si­to­res de la cali­dad huma­na e inte­lec­tual de Nar­ci­so Isa Con­de o Iña­ki Gil de San Vicen­te. El pue­blo hará más poe­sías, más músi­ca, más obras de arte en defen­sa de la revo­lu­ción y sus héroes. Y cuan­do se alcan­ce la vic­to­ria final, como dijo Sal­va­dor Allen­de, se abri­rán las ala­me­das por don­de tran­si­ten los hom­bres y las muje­res libres para cons­truir una socie­dad mejor: el socia­lis­mo, como eta­pa ini­cial hacia el comu­nis­mo.

Para lograr lo expre­sa­do hay que for­ta­le­cer la uni­dad de los revo­lu­cio­na­rios, derro­tar a los refor­mis­tas y a los buró­cra­tas, tra­ba­jar con más fuer­za y pre­pa­ra­ción para desa­rro­llar una mejor tác­ti­ca y estra­te­gia mili­tar, pre­pa­rar­se teó­ri­ca­men­te para ganar la bata­lla de ideas y ser más con­se­cuen­tes con el pue­blo para for­jar un pro­yec­to ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co y humano. A pocos días de cum­plir­se un año más del ase­si­na­to del gue­rri­lle­ro heroi­co, Coman­dan­te Ernes­to Che Gue­va­ra, el enemi­go debe saber que los fusi­les y los libros gue­rri­lle­ros segui­rán en pie de lucha para derro­tar al odio­so impe­ria­lis­mo y a las oli­gar­quías ven­de­pa­trias. El 26 de mar­zo, hoy decla­ra­do día inter­na­cio­nal de la Insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria, será el momen­to pre­ci­so para recor­dar­les a los enemi­gos de los pue­blos que mien­tras exis­ta la injus­ti­cia social, la repre­sión, estos ten­drán dere­cho a luchar has­ta ven­cer ese mun­do opro­bio­so en el que ha sumi­do a la huma­ni­dad el capi­ta­lis­mo. Mien­tras, la mon­ta­ña, las fábri­cas, las aulas y las urnas segui­rán sien­do el esce­na­rio de lucha para derro­tar a los enemi­gos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Qui­to, 29 de sep­tiem­bre de 2008

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *