EE.UU. y alia­dos come­ten crí­me­nes mons­truo­sos en Libia – Miguel Urbano Rodri­gues

Los Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos repi­ten en Libia crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad simi­la­res a los come­ti­dos en Irak y Afga­nis­tán. La agre­sión al pue­blo libio difie­re de las otras ape­nas por­que el dis­cur­so que pre­ten­de jus­ti­fi­car­la, res­pec­to a la hipo­cre­sía, exce­de lo ima­gi­na­ble.

Por la men­ti­ra y per­fi­dia, el mon­ta­je pre­vio trae a la memo­ria los con­ce­bi­dos por Hitler en la pre­pa­ra­ción de la ane­xión de Aus­tria y de las cam­pa­ñas que pre­ce­die­ron a la inva­sión a Che­cos­lo­va­quia y a Polo­nia.

Michel Chos­su­dovskyJames Petras y otros escri­to­res pro­gre­sis­tas ‑citan­do fuen­tes con­fia­bles- reve­la­ron en suce­si­vos artícu­los que la rebe­lión de Bengha­zi fue con­ce­bi­da con mucha ante­la­ción, muy minu­cio­sa­men­te, y aler­ta­ron sobre el papel deci­si­vo desem­pe­ña­do en ella por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de los Esta­dos Uni­dos y del Rei­no Uni­do.

La supues­ta duda de los Esta­dos Uni­dos en apo­yar la reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que creó la lla­ma­da «zona de exclu­sión aérea», y pos­te­rior­men­te en asu­mir la «coor­di­na­ción de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res» fue tam­bién una gro­se­ra men­ti­ra. Far­sa idén­ti­ca carac­te­ri­zó el deba­te en torno a la trans­fe­ren­cia hacia la OTAN del coman­do de ope­ra­ción lla­ma­do «Ama­ne­cer de Odi­sea», títu­lo que ofen­de el nom­bre y la epo­pe­ya del héroe de Home­ro.

El Pen­tá­gono tenía ela­bo­ra­do pla­nes de inter­ven­ción mili­tar en Libia mucho antes de las pri­me­ras mani­fes­ta­cio­nes en Bengha­zi, cuan­do allí apa­re­cie­ron las ban­de­ras de la monar­quía fan­to­che inven­ta­da por los ingle­ses des­pués de la expul­sión de los ita­lia­nos. Todo eso se esti­ma está des­cri­to en docu­men­tos (algu­nos con­te­ni­dos en corres­pon­den­cia diplo­má­ti­ca divul­ga­da por Wiki­leaks) que aho­ra comien­zan a hacer­se públi­cos por webs alter­na­ti­vas.

LOS CRÍMENES ENCUBIERTOS

Los dis­cur­sos de los res­pon­sa­bles de la agre­sión al pue­blo libio y la torren­cial y omi­no­sa cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción mon­ta­da por los gran­des media occi­den­ta­les, empe­ña­dos en la defen­sa y apo­lo­gía de la inter­ven­ción mili­tar, son dia­ria­men­te des­men­ti­dos por la tra­ge­dia que se aba­te sobre Tri­po­li­ta­nia, o sea el occi­den­te del país con­tro­la­do por el gobierno.

Hoy ya no es posi­ble des­men­tir más que el tex­to de la reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad ‑que no hubie­ra sido apro­ba­da sin la cóm­pli­ce abs­ten­ción de Rusia y Chi­na– fue vio­la­do desa­fian­te­men­te por los esta­dos agre­so­res.

Los ata­ques aéreos no esta­ban pre­vis­tos. Pero fue­ron inme­dia­ta­men­te des­en­ca­de­na­dos por la fuer­za aérea fran­ce­sa y por los buques de gue­rra de los Esta­dos Uni­dos y del Rei­no Uni­do que, en un tiem­po míni­mo, dis­pa­ra­ron más de una cen­te­na de misi­les Tomah­wac sobre blan­cos muy dife­ren­cia­dos.

Repe­ti­da­men­te los gober­nan­tes de los Esta­dos Uni­dos y del Rei­no Uni­do, de Fran­cia y de Ita­lia han afir­ma­do que la «inter­ven­ción es huma­ni­ta­ria» para pro­te­ger a la pobla­ción, y que los «daños cola­te­ra­les» por ella pro­vo­ca­dos son míni­mos. Mien­ten cons­cien­te y des­ca­ra­da­men­te.

Las «bom­bas inte­li­gen­tes» no son cie­gas. Con gran pre­ci­sión han alcan­za­do depó­si­tos de com­bus­ti­bles y de pro­duc­tos tóxi­cos, puen­tes, puer­tos, edi­fi­cios públi­cos, cuar­te­les, fábri­cas, cen­tra­les eléc­tri­cas, sedes de tele­vi­so­ras y de perió­di­cos. Redu­je­ron a escom­bros la resi­den­cia prin­ci­pal de Mua­mar El Gad­da­fi. Un obje­ti­vo trans­pa­ren­te fue la des­truc­ción de la infra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va de Libia y de su red de comu­ni­ca­cio­nes.

Otro obje­ti­vo prio­ri­ta­rio fue sem­brar el terror entre la pobla­ción civil de las áreas bom­bar­dea­das.

Repe­ti­das veces el secre­ta­rio de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos, Robert Gates, y el de Asun­tos Exte­rio­res del Rei­no Uni­do, William Hag­gue, han afir­ma­do que las fuer­zas de aque­llo que lla­man la «coli­ga­ción» man­da­ta­da por el Con­se­jo de Segu­ri­dad, no se des­via­rá de las metas huma­ni­ta­rias de «Odi­sea». Garan­ti­zan que el núme­ro de víc­ti­mas civi­les ha sido míni­mo y, en la mayo­ría de los bom­bar­deos qui­rúr­gi­cos, inexis­ten­te.

No es lo que infor­man los corres­pon­sa­les de algu­nos influ­yen­tes media occi­den­ta­les y ára­bes. Según Al Jazee­ray perio­dis­tas ita­lia­nos, el «bom­bar­deo huma­ni­ta­rio» de Adh­je­dab­ya fue en reali­dad una matan­za san­gui­na­ria, eje­cu­ta­da con cruel­dad. Otros repor­te­ros uti­li­zan la pala­bra tra­ge­dia para defi­nir los cua­dros dan­tes­cos que pre­sen­cia­ron en barrios resi­den­cia­les de Trí­po­li.

Gene­ra­les y almi­ran­tes nor­te­ame­ri­ca­nos y bri­tá­ni­cos insis­ten en negar que hayan sido alcan­za­das ins­ta­la­cio­nes no mili­ta­res o afi­nes. Es otra men­ti­ra. Las rui­nas de un hos­pi­tal de Trí­po­li y de dos clí­ni­cas de Ain Zara, que apun­tan al cie­lo azul del desier­to libio, expre­san mejor que cual­quier pala­bra la pra­xis de los «bom­bar­deos huma­ni­ta­rios». Perio­dis­tas que los con­tem­pla­ron y habla­ron con sobre­vi­vien­tes de la masa­cre afir­man que en Ain Zara no había un solo mili­tar, ni blin­da­dos. Y ni siquie­ra armas.

En una tira­da de humor negro, el pri­mer día de la agre­sión, un ofi­cial de los Esta­dos Uni­dos decla­ró que la arti­lle­ría anti­aé­rea libia, al abrir fue­go con­tra los avio­nes alia­dos que bom­bar­dea­ban Trí­po­li, esta­ba «vio­lan­do el cese al fue­go» decla­ra­do por Gad­da­fi.

Cito el epi­so­dio por ser expre­si­vo del des­va­río, del fari­seís­mo, del pri­ma­ris­mo de los que eje­cu­tan la abyec­ta agre­sión al pue­blo libio, defi­ni­da por Ber­lus­co­ni, el clown neo­fas­cis­ta de la coli­ga­ción occi­den­tal, como «nue­va cru­za­da».

Gad­da­fi es el suce­sor de Ben Laden como enemi­go núme­ro uno de los Esta­dos Uni­dos y de los gober­nan­tes que hace pocos meses lo abra­za­ban fra­ter­nal­men­te. El diri­gen­te libio no me ins­pi­ra hoy res­pe­to. Creo que muchos de sus com­pa­trio­tas que par­ti­ci­pan en la rebe­lión de Cire­nai­ca y exi­gen el fin de su régi­men des­pó­ti­co actúan movi­dos por obje­ti­vos loa­bles.

Sin embar­go, invo­car la per­so­na­li­dad y los des­ma­nes de Mua­mar El Gad­da­fi en el esfuer­zo por pre­sen­tar la cri­mi­nal agre­sión al pue­blo de un país sobe­rano como exi­gen­cia de prin­ci­pios y valo­res de la huma­ni­dad es el objec­ti­vo repug­nan­te de una ambi­cio­sa estra­te­gia impe­ria­lis­ta.

El sub­sue­lo libio encie­rra las mayo­res reser­vas de petró­leo (el doble de las nor­te­ame­ri­ca­nas) y de gas de Áfri­ca. Tomar pose­sión de ellas es el obje­ti­vo incon­fe­sa­do de la fal­sa inter­ven­ción huma­ni­ta­ria.

Es deber de todas las fuer­zas pro­gre­sis­tas que luchan con­tra la bar­ba­rie impe­ria­lis­ta des­en­mas­ca­rar el engra­na­je que, en el mun­do, cali­fi­ca de sal­va­do­ra y demo­crá­ti­ca la mons­truo­sa agre­sión a Libia.

Siria pue­de ser el pró­xi­mo blan­co. Eso, mien­tras no hay una pala­bra de crí­ti­ca a las monar­quías teo­crá­ti­cas de Ara­bia Sau­di­ta, de Bah­rein, de los Emi­ra­tos. Una nota per­so­nal para ter­mi­nar. Los líde­res de la dere­cha euro­pea, de Sar­kozy y Came­ron a la can­ci­ller Mer­kel, cul­ti­van en estos días –repi­to- el dis­cur­so de la hipo­cre­sía. Nin­guno con­si­gue, no obs­tan­te, igua­lar en la men­ti­ra y la des­fa­cha­tez la ora­to­ria de Barack Oba­ma, que, por sus actos, res­pon­de­rá ante la his­to­ria por la cri­mi­nal polí­ti­ca exter­na de su país, cuyo pue­blo mere­cía otro pre­si­den­te.

Vila Nova de Gaia, 26 de mar­zo de 2011
www​.odia​rio​.info – Tra­du­ci­do por Mar­la Mu

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *