Un con­gre­so nega­cio­nis­ta sobre la con­quis­ta de Nava­rra (1512−2012) – Tomás Urzain­qui

Estos últi­mos días hemos asis­ti­do a un lla­ma­do con­gre­so inter­na­cio­nal ‑orga­ni­za­do por el Eje­cu­ti­vo foral- con poco de con­gre­sual y mucho de con­fe­ren­cias impar­ti­das por ponen­tes afi­nes a muy deter­mi­na­da ten­den­cia. El títu­lo camu­fla­dor ha sido «1512, con­quis­ta e incor­po­ra­ción de Nava­rra a la monar­quía de Espa­ña. Pro­ce­so de inte­gra­ción en Euro­pa».

A lo que fue anun­cia­do como con­gre­so le han fal­ta­do las inter­ven­cio­nes nece­sa­rias para tra­tar el tema, no de for­ma par­cial y uni­la­te­ral sino plu­ral y omni­com­pren­si­va de las dife­ren­tes corrien­tes his­to­rio­grá­fi­cas, al no dar cabi­da a la mayo­ría de las plu­ra­les tesis sos­te­ni­das en la actua­li­dad sobre la con­quis­ta, ya que apar­te de las ponen­cias e inter­ven­cio­nes encar­ga­das, no se ha dado opor­tu­ni­dad a la pre­sen­ta­ción de ponen­cias y comu­ni­ca­cio­nes libres, como es pre­cep­ti­vo en cual­quier con­gre­so digno de ese nom­bre.

El cali­fi­ca­ti­vo de inter­na­cio­nal ha que­da­do muy des­fi­gu­ra­do. De los cua­tro par­ti­ci­pan­tes con ese ori­gen no han asis­ti­do pre­sen­cial­men­te la mitad, los de Nápo­les y Pau, a pesar de estar anun­cia­da su asis­ten­cia en los pro­gra­mas. Los demás pro­fe­so­res de fue­ra per­te­ne­cen a dife­ren­tes rei­nos y virrei­na­tos de la Coro­na espa­ño­la en la Edad Moder­na, inclui­do el de Méji­co.

Nada demo­crá­ti­co. Una Admi­nis­tra­ción demo­crá­ti­ca no pue­de hacer lo que ni tan siquie­ra se atre­ve­ría una enti­dad pri­va­da, orga­ni­zar un Con­gre­so en el que se exclu­ye­ra a la mayor par­te de los espe­cia­lis­tas de la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca del terri­to­rio, actuan­do des­de una con­cep­ción auto­ri­ta­ria y mono­po­lis­ta del poder, al ser­vi­cio, cla­ro está, de su subor­di­na­dor nega­cio­nis­mo his­to­rio­grá­fi­co.

Esca­so tra­ta­mien­to cien­tí­fi­co. Se ha enfo­ca­do el tra­ta­mien­to del tema sobre todo des­de la pers­pec­ti­va de la monar­quía espa­ño­la y su Coro­na de rei­nos y virrei­na­tos, de for­ma que ha ocu­pa­do más de la mitad del tiem­po. La par­te final del títu­lo del Con­gre­so «Pro­ce­so de inte­gra­ción en Euro­pa» en abso­lu­to se ha vis­to en estas jor­na­das, a no ser que el haber habla­do bre­ve­men­te sobre las impe­ria­lis­tas monar­quías fran­ce­sa e ingle­sa en sus con­quis­tas y subor­di­na­ción de rei­nos, se entien­da como algo que ten­ga que ver con la inte­gra­ción euro­pea.

La ale­ga­da pre­ten­sión del carác­ter cien­tí­fi­co de las jor­na­das está en abso­lu­ta con­tra­dic­ción con lo expues­to por bue­na par­te de los ponen­tes con­vo­ca­dos, esco­ra­dos a una visión uni­la­te­ral y ses­ga­da des­de un atrin­che­ra­do pre­sen­tis­mo, que les impi­de el sereno y pleno cono­ci­mien­to de los hechos y de la his­to­rio­gra­fía gene­ra­da en estos qui­nien­tos años.

Cabe reco­no­cer las inter­ven­cio­nes y asis­ten­cia de los pro­fe­so­res de los dis­tin­tos rei­nos que han acu­di­do a Pam­plo­na-Iru­ñea a expo­ner sus cono­ci­mien­tos en estos días. En prin­ci­pio aje­nos a las pro­gra­ma­das inco­rrec­cio­nes de que han podi­do lle­gar a ser tes­ti­gos.

Sobre el tema de la con­quis­ta se ha echa­do en fal­ta la par­ti­ci­pa­ción, por­que no se les ha con­vo­ca­do, de los nume­ro­sos auto­res que en los últi­mos trein­ta años han tra­ta­do sobre el tema de la con­quis­ta de Nava­rra por Espa­ña. Todos ellos sobra­da­men­te titu­la­dos, dos de ellos reco­no­ci­dos direc­ta­men­te por la crí­ti­ca his­to­rio­grá­fi­ca en el cam­po de la inves­ti­ga­ción y la publi­ca­ción. Sin áni­mo de ser exhaus­ti­vo, y sólo a títu­lo de ejem­plo: Peio Mon­teano, Pedro Esar­te, Álva­ro Adot, Aitor Pes­ca­dor, Ricar­do Cier­bi­de, José Luis Ore­lla, Mikel Sorau­ren, Vicen­te Serrano Izco, Gre­go­rio Mon­real, Rol­dán Jimeno Aran­gu­ren, Jon Oria, Iña­ki Sagre­do y otros muchos que han publi­ca­do sus inves­ti­ga­cio­nes en un amplí­si­mo reper­to­rio de libros y artícu­los en revis­tas espe­cia­li­za­das.

Nega­cio­nis­mo subor­di­na­cio­nis­ta sobre la gue­rra de la con­quis­ta de Nava­rra. En con­tra de la reali­dad de los hechos acae­ci­dos duran­te la con­quis­ta, cono­ci­dos y acre­di­ta­dos por los nume­ro­sos tes­ti­gos pre­sen­cia­les, abun­dan­te­men­te docu­men­ta­dos, y pro­ba­dos por los abun­dan­tes res­tos físi­cos de las des­truc­cio­nes de edi­fi­cios y cas­ti­llos que han lle­ga­do has­ta noso­tros, el ponen­te más sobre­sa­lien­te del nega­cio­nis­mo afir­mó por ejem­plo que la con­quis­ta duró sólo dos meses, que Nava­rra era un Esta­do invia­ble y que fue una con­quis­ta bajo con­di­cio­nes. Inter­ven­ción la suya que sir­ve de resu­men del tono de las con­fe­ren­cias.

Se ocul­ta la subor­di­na­ción pade­ci­da hoy, en la reali­dad, por la socie­dad nava­rra, pero para ello se mani­pu­la la cau­sa per­ma­nen­te que está en la con­quis­ta. Un sim­bó­li­co ejem­plo de ello es que la sede de estas jor­na­das, de for­ma incon­gruen­te, no sea deno­mi­na­da ofi­cial­men­te como Pala­cio Real de Nava­rra, con­di­ción que por anto­no­ma­sia tie­ne en la docu­men­ta­ción polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal de Nava­rra, ocul­tán­do­la bajo el nom­bre de la fun­ción a la que recien­te­men­te ha sido des­ti­na­do, Archi­vo His­tó­ri­co de Nava­rra; des­tino que no debe empa­ñar ni sus­ti­tuir, sino, en todo caso, com­ple­tar al de Pala­cio Real, infi­ni­ta­men­te más impor­tan­te y tras­cen­den­tal para los dere­chos y liber­ta­des de los nava­rros.

La sor­de­ra del enquis­ta­do nega­cio­nis­mo. Un Con­gre­so ofi­cial debía de haber teni­do las con­no­ta­cio­nes cier­tas y ver­da­de­ras de abier­to, impar­cial, plu­ral y cien­tí­fi­co, lo que en la prác­ti­ca no ha sido. El Par­la­men­to de Nava­rra apro­bó, con fecha 17 de febre­ro de 2011, que el Eje­cu­ti­vo foral debía «pro­pi­ciar el encuen­tro entre las diver­sas corrien­tes his­to­rio­grá­fi­cas», y pre­via­men­te se expo­nía que «pese a las indi­ca­cio­nes del Par­la­men­to, que en 2009 ins­tó al Gobierno de Nava­rra a “con­fi­gu­rar un comi­té cien­tí­fi­co plu­ral”, en las reunio­nes habi­das has­ta aho­ra ‑sobre el 500 ani­ver­sa­rio de 1512- no se ha reca­ba­do el con­cur­so de todos los his­to­ria­do­res espe­cia­lis­tas en el tema, lo que impi­de avan­zar en la inter­pre­ta­ción correc­ta de aque­llos hechos y en la ela­bo­ra­ción de sín­te­sis cla­ri­fi­ca­do­ras de los aspec­tos más con­tro­ver­ti­dos». Poco des­pués, el 22 de febre­ro de 2011, el Con­gre­so de los Dipu­tados de Espa­ña, inter­vino debi­do a la par­ti­ci­pa­ción del Gobierno espa­ñol en la comi­sión ofi­cial orga­ni­za­do­ra del 2012, y acor­dó que «en los actos de este ani­ver­sa­rio estén “inte­gra­das” todas las opi­nio­nes y que el Gobierno espa­ñol cola­bo­re en “fun­ción de las dis­po­ni­bi­li­da­des pre­su­pues­ta­rias y de acuer­do con la nor­ma­ti­va vigen­te” en la recu­pe­ra­ción de los cas­ti­llos y for­ta­le­zas des­trui­das duran­te la con­tien­da».

Tie­ne que ser plu­ral y omni­com­pren­si­vo, de todas las corrien­tes his­to­rio­grá­fi­cas y el lugar de con­tras­te de las diver­sas tesis exis­ten­tes sobre la reali­dad de la con­quis­ta de Nava­rra, por­que así lo quie­ren los ciu­da­da­nos nava­rros y lo exi­ge el res­pe­to a la con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca. Este man­da­to no ha sido cum­pli­do, que­dan­do pen­dien­te un ver­da­de­ro con­gre­so plu­ral, cien­tí­fi­co y abier­to a todos los auto­res e inves­ti­ga­do­res per­te­ne­cien­tes a las diver­sas inter­pre­ta­cio­nes his­to­rio­grá­fi­cas.

Al fin, hemos pade­ci­do todos unos actos del mino­ri­ta­rio nega­cio­nis­mo, que bus­ca el apun­ta­la­mien­to de su pre­sen­te, evi­den­te­men­te de sumi­sión y subor­di­na­ción anti­de­mo­crá­ti­ca y anti­na­va­rra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *