Tes­ti­mo­nio de un inter­na­cio­na­lis­ta vas­co, agre­di­do sal­va­je­men­te por la poli­cia auto­no­ma espa­ño­la

La poli­cia auto­no­ma espa­ño­la, ha agre­di­do esta sema­na de for­ma sal­va­je a un inter­na­cio­na­lis­ta vas­co, que aten­dia la deman­da inter­na­cio­nal de boi­cot al sio­nis­mo y a todas su for­mas cul­tu­ra­les-depor­ti­vas de expre­sar­se.

Juga­ba en Gas­teiz un par­ti­do el equi­po local del Bas­ko­nia con­tra el sio­nis­ta Maca­bi de Tel Aviv, cuan­do varios inter­na­cio­na­lis­tas vas­cos, aten­dien­do la deman­da del pro­pio pue­blo pales­tino y mul­ti­tud de orga­nis­mos soli­da­rios inter­na­cio­na­les, pro­ce­dio a denun­ciar la natu­ra­le­za fas­cis­ta-sio­nis­ta del equi­po israe­li y a pedir liber­tad para Pales­ti­na.

Inme­dia­ta­men­te inter­vino la poli­cia auto­no­ma espa­ño­la, sim­pre pres­ta a inter­ve­nir en este tipo de situa­cio­nes y el pro­pio afec­ta­do hace rela­to del sal­va­jis­mo poli­cial con que ha sido obse­quia­do.

» Ante la situa­ción de inde­fen­sión en la que me encuen­tro tras la agre­sión sufri­da duran­te el par­ti­do del Mac­ca­bi de Tel Aviv por par­te de la ertzain­tza, la más que pre­vi­si­ble ver­sión dis­tor­sio­na­da de los hechos que den los cuer­pos de segu­ri­dad, el aco­so y hos­ti­ga­mien­to al que cada vez más nos esta­mos vien­do some­ti­das las per­so­nas que en uno u otro momen­to hemos rea­li­za­do tareas de por­ta­vo­cía del movi­mien­to inter­na­cio­nal BDS en Eus­kal Herria, y el blo­queo mediá­ti­co a que este movi­mien­to se ve rele­ga­do, pro­ce­do a rela­tar­les lo acon­te­ci­do el pasa­do 24 de mar­zo en las ins­ta­la­cio­nes públi­cas del Pabe­llón Bue­sa Are­na de Gas­teiz, sin nin­gu­na espe­ran­za de que lle­gue a tener nin­gún tipo de trans­cen­den­cia públi­ca o polí­ti­ca, pero con la inten­ción de que que­de cons­tan­cia escri­ta de los hechos.

El pasa­do 24 de mar­zo, y den­tro de las ini­cia­ti­vas de pro­tes­ta que des­de la red Eus­kal Herria-Pales­ti­na Sarea se con­vo­ca­ron con moti­vo de la visi­ta a Gas­teiz de la dele­ga­ción depor­ti­va israe­lí, cin­co per­so­nas adqui­ri­mos entra­das de pri­me­ra fila en los asien­tos pos­te­rio­res al ban­qui­llo local, con la inten­ción de mos­trar ban­de­ras Pales­ti­nas (ban­de­ra legal y reco­no­ci­da por las Nacio­nes Uni­das y el Comi­té Olím­pi­co Inter­na­cio­nal) y que des­de ese pun­to no pudie­ran ser evi­ta­das por los rea­li­za­do­res de tele­vi­sión. Prác­ti­ca­men­te en el mis­mo ins­tan­te en que des­ple­ga­mos nues­tras ban­de­ras un espec­ta­dor de los asien­tos pos­te­rio­res, moles­to por la mues­tra de soli­da­ri­dad, nos incre­pó y nos ame­na­zó con «arre­glar esto a hos­tias…», ante nues­tra indi­fe­ren­cia se aba­lan­zó sobre mi inten­tan­do arre­ba­tar­me la ban­de­ra cosa a la que yo me resis­tí tiran­do del otro extre­mo de la mis­ma y sin mediar nin­gún tipo de con­tac­to físi­co por mi par­te. En cues­tión de segun­dos un gru­po de ertzai­nas se aba­lan­zó sobre mi y sin mediar nin­gún tipo de pala­bra o reque­ri­mien­to me arran­ca­ron de mi asien­to arras­trán­do­me por el sue­lo has­ta el sótano del pabe­llón (me reite­ro en la pre­ci­sión de que en nin­gún momen­to inten­té inva­dir la zona de ban­qui­llos sino que fue­ron ellos quie­nes me arras­tra­ron des­de mi asien­to has­ta el pie de can­cha).

Una vez en el sótano me man­tu­vie­ron duran­te un lar­go perio­do de tiem­po (que por la con­fu­sión del momen­to no sería capaz de con­cre­tar) inmo­vi­li­za­do en el sue­lo, en una pos­tu­ra for­za­da, con la bota aplas­tán­do­me la cara con­tra el sue­lo y sin aten­der a mis que­jas de dolor. En un momen­to dado varios ertzai­nas me colo­ca­ron de cara a la pared y me pidie­ron la iden­ti­fi­ca­ción. Yo, con­fun­di­do, inten­té comu­ni­car­les que no podía iden­ti­fi­car­me por­que todas mis per­te­nen­cias se habían que­da­do en el asien­to de don­de me habían arras­tra­do. Ante lo vio­len­to de la situa­ción y mi esta­do de con­fu­sión por los gri­tos simul­tá­neos de varios agen­tes pedí que me deja­ran lla­mar a un abo­ga­do de con­fian­za, ante lo cual uno de los agen­tes (a quien no podría iden­ti­fi­car por­que en todo momen­to me encon­tra­ba con la cara pega­da a la pared ‑creo, ade­más, que esta­ba enca­pu­cha­do-) se aba­lan­zo sobre mi por la espal­da y asién­do­me por los hom­bros me estam­pó la cara con­tra la pared, mien­tas que me pro­fe­ría gri­tos que por mi esta­do de atur­di­mien­to tras el gol­pe no pue­do recor­dar. Tras el gol­pe el agre­sor se reti­ró y apa­re­cie­ron otros dos ertzai­nas, al pare­cer de mayor gra­do, y a cara des­cu­bier­ta, ante quie­nes me iden­ti­fi­qué. Otro agen­te de pai­sano que apa­ren­te­men­te era el res­pon­sa­ble de la segu­ri­dad del pabe­llón comen­zó a rela­tar a los de mayor gra­dua­ción una ver­sión de los hechos abso­lu­ta­men­te dis­tor­sio­na­da (según su rela­to, yo habría ini­cia­do una pelea con otro espec­ta­dor…), ante mi pre­sen­cia, al pare­cer para ela­bo­rar el infor­me de los hechos.

Yo toda­vía atur­di­do rehu­sé a con­tra­de­cir su ver­sión (algo que por otra par­te hubie­ra sido inú­til), y le trans­mi­tí a quien redac­ta­ba el infor­me que había sido agre­di­do, a lo que él hizo caso omi­so. Entre tan­to, dos indi­vi­duos de ras­gos nór­di­cos, ves­ti­dos de tra­je negro, y con la cabe­za rapa­da (de quie­nes dedu­je que eran agen­tes israe­líes) super­vi­sa­ban los acon­te­ci­mien­tos man­te­nién­do­se en un segun­do plano. Cuan­do me tra­je­ron mis per­te­nen­cias que habían que­da­do aban­do­na­das en los gra­de­ríos me lla­ma­ron la aten­ción sobre una nava­ja cam­pes­tre (de las que se usan para pelar la fru­ta) que entre otras cosas lle­va­ba en el bol­so, y comen­za­ron a dis­cu­tir entre ellos, en tono evi­den­te­men­te alto para que les pudie­ra escu­char, sobre la ido­nei­dad o no de incluir­la en el infor­me en cali­dad de “arma blan­ca”. Igno­ro si el moti­vo de los comen­ta­rios era ame­dren­tar­me o real­men­te pre­ten­dían dis­tor­sio­nar deli­be­ra­da­men­te la mag­ni­tud de los hechos. Una vez pues­to en liber­tad y acu­dien­do a los ser­vi­cios de Urgen­cia del Hos­pi­tal de San­tia­go, me tope con la dura reali­dad, asu­mi­da por todos los esta­men­tos sani­ta­rios (des­de recep­cio­nis­ta, a enfer­me­ro, o doc­to­ra) de la impu­ni­dad ins­ti­tu­cio­na­li­za­da. El comen­ta­rio gene­ra­li­za­do era: «noso­tros te hace­mos el par­te de lesio­nes, pero no espe­res que esto vaya a lle­gar a nin­gu­na par­te…».

Así pues, asu­mien­do mi inde­fen­sión y la inuti­li­dad de empren­der cual­quier pro­ce­so legal con­tra mis agre­so­res, ape­lo al menos a los medios de dis­tri­bu­ción que estén a mi alcan­ce para socia­li­zar esta infor­ma­ción, espe­ran­do que quien tie­ne las herra­mien­tas para ello (repre­sen­tan­tes polí­ti­cos y medios de comu­ni­ca­ción) adop­ten con res­pon­sa­bi­li­dad las medi­das a su alcan­ce para que no se vuel­van a repe­tir estos epi­so­dios de per­se­cu­ción, hos­ti­ga­mien­to, y coar­ta­ción de la liber­tad de expre­sión con­tra el movi­mien­to BDS.»

Kol­do Alzo­la. Acti­vis­ta del movi­mien­to BDS.

En defi­ni­ti­va, otra de la poli­cia auto­no­ma, y des­de Boltxe lla­ma­mops a inten­si­fi­car el boi­cot con­tra Israel, el sio­nis­mo y todas sus expre­sio­nes ya sean cul­tu­ra­les, depor­ti­vas.…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *