País Mapu­che: Las razo­nes de la huel­ga de ham­bre – El gue­rri­lle­ro

Los Pre­sos Polí­ti­cos Mapu­che (PPM) reclui­dos en la cár­cel de Angol, en huel­ga de ham­bre liqui­da des­de el Mar­tes 15 de Mar­zo, damos a cono­cer las razo­nes de esta drás­ti­ca deter­mi­na­ción, que vie­ne a tomar el carác­ter de denun­cia y que exi­ge un tra­to jus­to de par­te de las ins­tan­cias judi­cia­les, las cau­les estan obli­ga­das a res­pe­tar los dere­chos fun­da­men­ta­les que garan­ti­zan un debi­do pro­ce­so.

En la medi­da que se cono­cen los deta­lles y por­me­no­res del pro­ce­so judi­cial se des­pren­de el carác­ter polí­ti­co que este tuvo des­de el pri­mer momen­to.
En este esce­na­rio par­ti­ci­pan diver­sos acto­res que tie­nen mucha rele­van­cia al momen­to de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des. Depen­dien­do de la direc­ción que este pro­ce­so vaya toman­do hacia la solu­ción de nues­tras deman­das influi­rá en las varia­cio­nes que pue­da tomar esta huel­ga de ham­bre.
Aquí las razo­nes de esta movi­li­za­ción:

1.- LOS TESTIGOS SECRETOS, INSTRUMENTO DE LA LEY ANTI-TERRORISTA

La Ley Anti-terro­ris­ta o ley 18.314 fue usa­da duran­te todo el pro­ce­so judi­cial por par­te del Minis­te­rio Públi­co, los que­re­llan­tes y con la com­pli­ci­dad del gobierno. Esto ha que­da­do en evi­den­cia y de for­ma explí­ci­ta en las audien­cias del Jui­cio Oral en don­de el Tri­bu­nal de Cañe­te vali­dó el uso de la figu­ra del tes­ti­go secre­to con­tem­pla­da en dicha ley, e inclu­so este tri­bu­nal adi­cio­nó más segu­ri­dad a este secre­tis­mo; per­mi­tien­do que decla­ra­ran en una sala con­ti­gua y a tra­vés de cir­cui­to cerra­do de Tele­vi­sión lo que impo­si­bi­li­tó que nues­tra defen­sas tuvie­ran la posi­bi­li­dad de con­tra­in­te­rro­gar de for­ma direc­ta y se die­ra el prin­ci­pio de inme­dia­tez que debe regir en todo jui­cio oral y en un sis­te­ma judi­cial garan­tis­ta.
Pues es así como ingre­sa­ron una a una las decla­ra­cio­nes de los tes­ti­gos secre­tos y pro­duc­to de ello dos de tres jue­ces que con­de­na­ron; los seño­res Car­los Muñoz y Jor­ge Díaz se for­ma­ron la con­vic­ción de nues­tra supues­ta par­ti­ci­pa­ción en los hechos inves­ti­ga­dos y juz­ga­dos.
Esto ha que­da­do mucho más cla­ro con la lec­tu­ra del Vere­dic­to Con­de­na­to­rio en don­de los argu­men­tos prin­ci­pa­les de nues­tra con­de­na está basa­da en las decla­ra­cio­nes de dos tes­ti­gos secre­tos, núme­ro 26 y núme­ro 8.
En con­cre­to, si bien en la sen­ten­cia no se apli­có la Ley Anti-terro­ris­ta, para la tipi­fi­ca­ción de los deli­tos si se con­si­de­ra­ron las decla­ra­cio­nes de los tes­ti­gos secre­tos, figu­ra que solo la cues­tio­na­da Ley Anti-terro­ris­ta per­mi­te como medio de prue­ba. Mis­ma situa­ción en la que ya ha sido con­de­na­do el Esta­do chi­leno por la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos por el uso de la Ley Anti-terro­ris­ta y los tes­ti­gos secre­tos en cau­sas mapu­che.
Es más, el Gobierno de Chi­le, en un acuer­do fir­ma­do, se com­pro­me­tió a no uti­li­zar la Ley Anti-terro­ris­ta, pero lo que pasó en el jui­cio fue algo total­men­te dife­ren­te ya que el abo­ga­do en repre­sen­ta­ción del Gobierno chi­leno en todo momen­to se alla­nó a la uti­li­za­ción de los tes­ti­gos secre­tos que como ya diji­mos, úni­ca­men­te los per­mi­ten la Ley- Anti-terro­ris­ta.
En resu­men; El Gobierno chi­leno sigue apli­can­do la Ley Anti-terro­ris­ta en cau­sas mapu­che.
2.-VIOLACION A LAS GARANTIAS CONSTITUCIONALES
Un hecho públi­co y noto­rio que se dio, tan­to en los casi dos años de inves­ti­ga­ción, como en el ejer­ci­cio del jui­cio fue la vio­la­ción de garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les que a con­ti­nua­ción pasa­mos a deta­llar:
a) Dos de los tres jue­ces del Tri­bu­nal Oral de Cañe­te aco­gie­ron como prue­ba con­de­na­to­ria el tes­ti­mo­nio de oídas de un alto ofi­cial de la PDI: Don Alfre­do Espi­no­za, quién en su decla­ra­ción ante el Tri­bu­nal dijo haber escu­cha­do una decla­ra­ción de un comu­ne­ro impu­tado. Pues bien, en el con­tra-inte­rro­ga­to­rio hecho por la defen­sa no solo que­do cla­ro que par­te de lo que el ofi­cial repro­du­jo en el Tri­bu­nal, en reali­dad no esta­ba en las decla­ra­cio­nes que él había escu­cha­do, espe­cí­fi­ca­men­te la par­te don­de el comu­ne­ro se auto-incul­pa­ba e incul­pa­ba a otros comu­ne­ros, ade­más el pro­pio Sr. Espi­no­za al res­pon­der las pre­gun­tas de la defen­sa deja de mani­fies­to que duran­te todo el pro­ce­so de deten­ción y pos­te­rior al inte­rro­ga­to­rio al comu­ne­ro co-impu­tado se habían vio­la­do garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les fun­da­men­ta­les. Si bien el ofi­cial no reco­no­ció las acu­sa­cio­nes de tor­tu­ra que se le atri­buían a él y a su equi­po de detec­ti­ves com­pues­to ade­más, por el Sr. José Luis Galle­gos, Ser­gio Ogue­da y José López Lei­va, los dos últi­mos supues­tas víc­ti­mas del hecho inves­ti­ga­do, acu­sa­cio­nes pues­ta por el comu­ne­ro y su defen­sa, si reco­no­ció que:
• Las dos decla­ra­cio­nes atri­bui­das al comu­ne­ro se habían fir­ma­do lue­go de 17 y 20 horas de deten­ción res­pec­ti­va­men­te.
• No exis­tía regis­tro de que él y los ofi­cia­les, que apa­re­cen toman­do la decla­ra­ción, hayan leí­do sus dere­chos al comu­ne­ro co-impu­tado.
• Que esas decla­ra­cio­nes se toma­ron sin un abo­ga­do defen­sor como exi­ge la ley.

• Que en la decla­ra­ción poli­cial esta­ban pre­sen­tes el Sr. López y el Sr. Ogue­da, quie­nes por ser víc­ti­mas del hecho en cues­tión debe­rían estar inha­bi­li­ta­dos para rea­li­zar dili­gen­cias de la inves­ti­ga­ción.
Cabe men­cio­nar que éste comu­ne­ro denun­ció estos hechos e inclu­so su fami­lia, inter­pu­so una que­re­lla por apre­mios ile­gí­ti­mos en la ciu­dad de Temu­co, en con­tra de la PDI. Dicha que­re­lla debe­ría hacer­se exten­si­va a la PDI de Con­cep­ción, espe­cí­fi­ca­men­te, a los ofi­cia­les men­cio­na­dos ante­rior­men­te, pero en un hecho sin pre­ce­den­tes la Fis­ca­lía de Temu­co deci­dió no per­se­ve­rar la que­re­lla, archi­van­do la cau­sa, y no inves­ti­gan­do los gra­ves hechos de Tor­tu­ra denun­cia­dos por el comu­ne­ro mapu­che.
b) Otra situa­ción que tie­ne el carác­ter de vio­la­cion, es que duran­te las audien­cias del jui­cio, espe­cí­fi­ca­men­te cuan­do decla­ró el tes­ti­go Nº 26 y al momen­to del con­tra-inte­rro­ga­to­rio prac­ti­ca­do por la defen­sa, que­dó en evi­den­cia que al momen­to de pres­tar su pri­me­ra decla­ra­ción esta­ba dete­ni­do, el tes­ti­go apa­re­ce reco­no­cien­do y con­fe­san­do ser “él quién dis­pa­ró” en con­tra de la cara­va­na que la noche del 16 de octu­bre tran­si­ta­ba por Puer­to Cho­que. Lo insó­li­to es que a pesar de reco­no­cer su auto­ría en los hechos, la Fis­ca­lía lo pre­sen­ta como tes­ti­go secre­to. A esto tam­bién hay que agre­gar que este tes­ti­go secre­to fue uti­li­za­do en la cau­sa lle­va­da en nues­tra con­tra por la segun­da Fis­ca­lía Mili­tar de Con­cep­ción, quie­nes en su sen­ten­cia argu­men­ta­ron que dicho tes­ti­go no apor­ta­ba infor­ma­ción sufi­cien­te ni con­tun­den­te para dic­tar una sen­ten­cia con­de­na­to­ria, aún así en el Tri­bu­nal Oral de Cañe­te el tes­ti­mo­nio de este tes­ti­go fue la prue­ba prin­ci­pal pasa fun­da­men­tar nues­tra con­de­na.
c) Pun­to apar­te mere­ce tam­bién la fal­ta de obje­ti­vi­dad de la inves­ti­ga­ción y que que­da de mani­fies­to con la decla­ra­ción de varios de los ofi­cia­les de la PDI de Con­cep­ción, quie­nes des­fi­la­ron en el estra­do, expo­nien­do el rol que a cada uno le había toca­do rea­li­zar en la inves­ti­ga­ción y los cua­les al pre­gun­tar­les quién diri­gía sus dili­gen­cias, no duda­ron en con­tes­tar que: “el que orde­na­ba y moni­to­rea­ba estas dili­gen­cias era el jefe de la BIPE de Con­cep­ción Don José Luis López Lei­va y don Ser­gio Ague­da”. Estos dos ofi­cia­les men­cio­na­dos, otro­ra vic­ti­mas del hecho en cues­tión y quie­nes en su decla­ra­ción en el Tri­bu­nal dije­ron que lue­go de ocu­rri­do el hecho ellos se habían mar­gi­na­do de la inves­ti­ga­ción y que no habían rea­li­za­do nin­gu­na dili­gen­cia atri­bui­ble a ella, lo que se con­tra­po­ne total­men­te con la ver­sión entre­ga­da por la mayo­ría de sus subal­ter­nos.
Es más, las pro­pias nor­mas inter­nas de la PDI inha­bi­li­ta­ban a estos ofi­cia­les para diri­gir la inves­ti­ga­ción del hecho en el cual figu­ra­ban como víc­ti­mas. Pero no lo hicie­ron. Enton­ces ¿Exis­tió una inves­ti­ga­ción obje­ti­va y sin pre­va­ri­ca­ción en nues­tra con­tra…?
d) Con los tres pun­tos expues­tos que­da en evi­den­cia las infrac­cio­nes a las garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les que se come­tie­ron duran­te todo el desa­rro­llo tan­to de la inves­ti­ga­ción como en el
tras­cur­so del jui­cio oral lle­van­do en nues­tra con­tra, en el pri­mer caso. Inclu­so vio­lán­do­se los dere­chos huma­nos de un comu­ne­ro, hechos denun­cia­dos como tor­tu­ra y los cua­les el Tri­bu­nal de Cañe­te dejó en la com­ple­ta impu­ni­dad. Dan­do cre­di­bi­li­dad a un tes­ti­go de oídas que era un ofi­cial de la Poli­cía de Inves­ti­ga­cio­nes de Con­cep­ción y que actual­men­te está ascen­di­do en San­tia­go. Enton­ces si se infrin­gie­ron todos estas garan­tías ¿Exis­tió un debi­do pro­ce­so y un jui­cio jus­to
como lo “garan­ti­za” la Cons­ti­tu­ción…?
3.- DOBLE PROCESAMIENTO “NON BIS IN DEM”
De la sen­ten­cia Nº 47 del Ter­cer Juz­gar Mili­tar de Val­di­via cau­sa Rol Nº 890‑2008 13 de diciem­bre de 2010, pro­ce­so en Con­tra de Ramón Llan­qui­leo Pil­qui­man, Jonathan Hui­lli­cal Mén­dez, José Hue­nu­che Rai­mán y Héc­tor Llai­tul Carri­llan­ca y Luis Mena­res Cha­ni­lao, por los hechos del 16 de octu­bre del 2008, inves­ti­ga­da por la Segun­da Fis­ca­lía Mili­tar Letra­do de Con­cep­ción, por la comi­sión EVENTUAL del deli­to de mal­tra­to de obra a Cara­bi­ne­ro en ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes con
resul­ta­do de lesio­nes menos gra­ves y leves y deli­to de daño a vehícu­lo poli­cia­les. A dicha inves­ti­ga­ción ini­cia­da se acom­pa­ña­ron diver­sos docu­men­tos y dili­gen­cias (par­tes poli­cia­les, set foto­grá­fi­co, infor­mes médi­cos, infor­mes peri­cia­les, entre otros) con lo que el Minis­te­rio Públi­co Mili­tar some­tió a pro­ce­so a los cin­co mapu­che antes nom­bra­dos. Lue­go de reu­ni­dos los diver­sos ele­men­tos de con­vic­ción se deter­mi­na­ron los hechos, se revi­sa­ron las decla­ra­cio­nes de los pro­ce­sa­dos y decla­ra­cio­nes de dos tes­ti­gos con reser­va de Iden­ti­dad (Nº 1 y Nº 9) (mis­mos uti­li­za­dos por la fis­ca­lía en el Jui­cio Oral de Cañe­te) tras esto se con­si­de­ró que los medios de prue­ba incor­po­ra­dos al pro­ce­so “no reúnen la fuer­za pro­ba­to­ria sufi­cien­te para con­fi­gu­rar par­ti­ci­pa­ción de los pro­ce­sa­dos en dichos suce­sos, y la sola decla­ra­ción, por si sola, del tes­ti­go con reser­va de iden­ti­dad Nº 1 (El mis­mo que en el jui­cio oral de Cañe­te fue pre­sen­ta­do como tes­ti­go secre­to Nº 26), no bas­ta para dic­tar sen­ten­cia con­de­na­to­ria”.
Final­men­te el Ter­cer Juz­ga­do Mili­tar de Val­di­via ABSOLVIO de los car­gos a los cin­co pro­ce­sa­dos, cua­tro de los cua­les hemos sido con­de­na­dos por el Tri­bu­nal Oral de Cañe­te, en una reso­lu­ción con­tra­pues­ta de una cosa ya juz­ga­da.
Sin embar­go, esta cau­sa no alcan­zó a ser rati­fi­ca­da, pos­te­rior­men­te, por la Cor­te Mar­cial y tras la modi­fi­ca­ción del códi­go de Jus­ti­cia Mili­tar, fue tras­pa­sa­da a Tri­bu­na­les Civi­les, radi­ca­da hoy, en la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Con­cep­ción, no que­dan­do cla­ro cual será su siguien­te tra­mi­ta­ción.
Es un hecho preo­cu­pan­te que si la cau­sa no fue­ra rati­fi­ca­da y tuvie­ra un retro­ce­so, es decir, vol­vie­ra a pro­ce­sar a cada uno de noso­tros usan­do las decla­ra­cio­nes del Tes­ti­go Secre­to Nº 1 y Nº 26, que recor­da­mos “solo lo per­mi­te la Ley Anti-terro­ris­ta”, se gene­ra­ria de este modo, nue­va­men­te, un DOBLE JUZGAMIENTO “NON BIS IN DIEM” ya que este mis­mo hecho fue vis­to, juz­ga­do y con­de­na­do, en el Tri­bu­nal de Cañe­te y antes fue juz­ga­do y absuel­to por la Jus­ti­cia Mili­tar.
Por con­si­guien­te, con­si­de­ra­mos que debe res­pe­tar­se el prin­ci­pio de la cosa juz­ga­da y debe rati­fi­car­se la ABSOLUCIÓN ya dic­ta­da y eje­cu­to­ria­da, por el Juz­ga­do Mili­tar de Val­di­via.
4.- RECONOCIMIENTO DEL CARÁCTER DE PRESOS POLÍTICOS MAPUCHE Y CONDICIONES CARCELARIAS DIGNAS.
Con­si­de­ra­mos que dado el carác­ter del Jui­cio y nues­tra con­di­ción de miem­bros de un pue­blo ori­gi­na­rio ances­tral y de acuer­do a los diver­sos tra­ta­dos y pac­tos que reco­no­cen y ampa­ran la con­di­ción de indí­ge­nas, con­di­ción que el Esta­do Chi­leno a rati­fi­ca­do ofi­cial­men­te con la rati­fi­ca­cion Con­ve­nio 169 de la OIT, sea­mos tra­ta­dos como Pri­sio­ne­ros Polí­ti­cos miem­bros del Pue­blo Mapu­che, que aspi­ran al pleno reco­no­ci­mien­to de sus dere­chos, terri­to­rio y auto­no­mía. Por tan­to, exi­gi­mos con­di­cio­nes car­ce­la­rias dig­nas que per­mi­tan el desa­rro­llo de acti­vi­da­des cul­tu­ra­les y reli­gio­sas pro­pias de nues­tro Pue­blo Nación y que el hecho de per­ma­ne­cer pri­va­do de liber­tad no limi­te el ejer­ci­cio de los dere­chos ele­men­ta­les como Mapu­che.
Con todos esto ante­ce­den­tes reu­ni­dos es que encon­tra­mos total­men­te jus­ti­fi­ca­das las razo­nes de esta Huel­ga de Ham­bre Líqui­da, que lle­va­re­mos has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias.
En evi­den­cia que­dó para quie­nes pre­sen­cia­ron el jui­cio, como para la opi­nión publi­ca inter­na­cio­nal, repre­sen­ta­da por impor­tan­tes obser­va­do­res todas dichas irre­gu­la­ri­da­des y vio­la­cio­nes al debi­do pro­ce­so de este el jui­cio emble­má­ti­co de la lucha mapu­che.
Por lo tan­to nues­tras exi­gen­cias son:

1.- Un jui­cio jus­to con un Tri­bu­nal inde­pen­dien­te, com­pe­ten­te e impar­cial y sin la apli­ca­ción de la Ley 18.314 o Ley Anti-terro­ris­ta.
2.- Fin al doble pro­ce­sa­mien­to y rati­fi­ca­ción de la sen­ten­cia abso­lu­to­ria que dic­tó el Tri­bu­nal Mili­tar de Val­di­via.
3.- Reco­no­ci­mien­to de nues­tra cali­dad de Pre­sos Polí­ti­cos Mapu­che y con­di­cio­nes car­ce­la­rias dig­nas.

Pre­sos Polí­ti­cos Mapu­che:

Ramón Llan­qui­leo Pil­qui­man.

José Hue­nu­che Reiman

Jonathan Hui­lli­cal Mén­dez

Héc­tor Llai­tu

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *