Libia: Los que hablan de «huma­ni­dad»

La ONU es una ins­ti­tu­ción autó­cra­ta y la misión inter­na­cio­nal en Libia se lle­va a cabo en menos­pre­cio del tan mani­do artícu­lo 7 de la Car­ta de Nacio­nes Uni­das. Entre­vis­ta con el filó­so­fo ita­liano del Dere­cho Dani­lo Zolo. Tra­du­ci­do por Gor­ka Larra­bei­ti

En Libia la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, por una vez, ha actua­do con rapi­dez y unión.

La expre­sión “comu­ni­dad inter­na­cio­nal” care­ce por com­ple­to de sen­ti­do. Las Nacio­nes Uni­das no expre­san los deseos de nin­gu­na “comu­ni­dad” ya que son una ins­ti­tu­ción autó­cra­ti­ca que no repre­sen­ta en abso­lu­to a los pue­blos del mun­do y que atri­bu­ye el poder polí­ti­co y mili­tar a las cin­co poten­cias que ven­cie­ron en la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Hoy, de hecho, el poder de deci­sión en el seno del Con­se­jo de Segu­ri­dad es un pri­vi­le­gio de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, que usan cons­tan­te­men­te su “dere­cho de veto” para que pre­va­lez­can sus intere­ses. En cuan­to a la Reso­lu­ción 1973 del 17 de mar­zo en la que se deci­de la inter­ven­ción mili­tar con­tra Libia, ha de decir­se que la desea­ban, ade­más de los Esta­dos Uni­dos, otros dos paí­ses occi­den­ta­les alia­dos suyos, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña, mien­tras que Ale­ma­nia, Rusia, India, Chi­na y Bra­sil se abs­tu­vie­ron y lue­go, aun­que de modo tar­dío, repro­ba­ron la agre­sión san­gui­na­ria que des­en­ca­de­na­ron Fran­cia, Ingla­te­rra y Esta­dos Uni­dos con­tra el pue­blo libio en nom­bre de la tute­la de los dere­chos huma­nos. Una autén­ti­ca impos­tu­ra, tar­día y cri­mi­nal al mis­mo tiem­po, en la que se man­chó las manos tam­bién el gobierno ita­liano.

Pero el Con­se­jo de Segu­ri­dad tie­ne potes­tad para inter­ve­nir. Suya es la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal ‑dice el Esta­tu­to de Nacio­nes Uni­das- para el man­te­ni­mien­to de la paz y la segu­ri­dad.

Este es un pun­to cru­cial, deli­ca­dí­si­mo. Ten­ga pre­sen­te que el pun­to 7 del artícu­lo 2 de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das esta­ble­ce que “Nin­gu­na dis­po­si­ción de esta Car­ta auto­ri­za­rá a las Nacio­nes Uni­das a inter­ve­nir en los asun­tos que son esen­cial­men­te de la juris­dic­ción inter­na de los Esta­dos”. Por tan­to, es indis­cu­ti­ble que la gue­rra civil de com­pe­ten­cia inter­na de Libia no era un suce­so del que pudie­ra ocu­par­se mili­tar­men­te el Con­se­jo de Segu­ri­dad. Ade­más de esto, el artícu­lo 39 de la Car­ta de Nacio­nes Uni­das pre­vé que el Con­se­jo de Segu­ri­dad pue­da auto­ri­zar el uso de la fuer­za mili­tar sólo des­pués de haber com­pro­ba­do la exis­ten­cia de una ame­na­za inter­na­cio­nal a la paz, de un que­bran­ta­mien­to de la paz o de un acto de agre­sión (de un Esta­do con­tra otro Esta­do). Esta es, pues, una segun­da razón por la que la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad resul­ta ile­gal, ya que nadie pue­de pen­sar que la gue­rra civil en Libia resul­te una ame­na­za inter­na­cio­nal con­tra la paz.

Sin embar­go, los tiem­pos cam­bian. Esta es una inter­ven­ción para apo­yar a quie­nes se baten por la liber­tad y la demo­cra­cia. Los dere­chos huma­nos no pue­den con­si­de­rar­se una cues­tión inter­na de los Esta­dos.

Des­de lue­go. Los tiem­pos cam­bian y debe­ría cam­biar tam­bién el Esta­tu­to de las Nacio­nes Uni­das atri­bu­yen­do a la Asam­blea Gene­ral, al Con­se­jo de Segu­ri­dad y al Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia otras fun­cio­nes bien dis­tin­tas, más pró­xi­mas a los valo­res que se pre­ten­de que pre­va­lez­can, como por ejem­plo, la liber­tad, la demo­cra­cia y la igual­dad. Pero está cla­ro que las gran­des poten­cias, empe­zan­do por los Esta­dos Uni­dos no tie­nen el más míni­mo inte­rés ‑por con­si­guien­te, nin­gu­na inten­ción- de renun­ciar a los pri­vi­le­gios de los que gozan actual­men­te. Los Esta­dos Uni­dos lle­van unos vein­te años emplean­do su dere­cho de veto con­tra cual­quier pro­pues­ta del Con­se­jo de Segu­ri­dad que ellos con­si­de­ren míni­ma­men­te des­fa­vo­ra­ble. Está cla­ro que no acep­ta­rán jamás una refor­ma de las Nacio­nes Uni­das que dis­mi­nu­ya en lo más míni­mo sus pri­vi­le­gios. En cuan­to a los dere­chos huma­nos, no está cla­ro en qué con­sis­ten con­cre­ta­men­te, pues la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos de 1948 es hoy por hoy un tro­zo de papel moja­do sin la más míni­ma efi­ca­cia nor­ma­ti­va. Aun­que estu­vie­ra total­men­te cla­ro en qué con­sis­ten los “dere­chos huma­nos”, la atri­bu­ción a un orga­nis­mo uni­ta­rio y cen­tra­li­za­do la tarea defen­der­los y fomen­tar­los daría ori­gen a un estruc­tu­ra cos­mo­po­li­ta abso­lu­ta­men­te ingo­ber­na­ble de no ser median­te la vio­len­cia.

Pero Gad­da­fi es cul­pa­ble de crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Aca­ba­rá ante la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal.

Gad­da­fi no es cul­pa­ble de crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad, al menos a la luz de los esta­tu­tos de los Tri­bu­na­les pena­les inter­na­cio­na­les ad hoc y de la pro­pia Cor­te Penal Inter­na­cio­nal. Muy pro­ba­ble­men­te es res­pon­sa­ble de una ges­tión auto­ri­ta­ria, anti­de­mo­crá­ti­ca y vio­len­ta de Libia, lo mis­mo que la gran mayo­ría de los Esta­dos que for­man par­te de las Nacio­nes Uni­das, empe­zan­do por los Esta­dos Uni­dos: bas­ta con pen­sar en los crí­me­nes infa­mes que come­tie­ron en Abu Ghraib, Bagram o Guan­tá­na­mo y los que siguen come­tien­do en Afga­nis­tán. El Fis­cal jefe de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, Moreno Ocam­po, es un imbé­cil a las órde­nes de las gran­des poten­cias: tal vez pue­da orga­ni­zar un pro­ce­so con­tra Gad­da­fi, si no matan a Gad­da­fi antes. Pero se tra­ta­rá de una pues­ta en esce­na irri­so­ria. Por otro lado, que­de cla­ro que no hay con­cep­to más vago y hui­di­zo que la noción de “crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad”.

Paci­fis­tas como usted cri­ti­can, pero nun­ca pro­po­nen alter­na­ti­vas.

Que yo sea un paci­fis­ta inca­paz de pro­po­ner alter­na­ti­vas es una opi­nión per­so­nal suya que podría tener algún fun­da­men­to, pero que usted debe­ría demos­trar. Lo cier­to es que es bas­tan­te más fácil usar la vio­len­cia de las armas que empe­ñar­se en res­pe­tar el dere­cho a la vida de las per­so­nas y hacer que todos los hom­bres logren vivir una vida deco­ro­sa. Ten­go un gran res­pe­to por la figu­ra de un paci­fis­ta como Gandhi mien­tras que des­pre­cio con toda mi alma a un pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos como Geor­ge Bush jr., que tie­ne las manos man­cha­das de san­gre de miles de per­so­nas cuya muer­te qui­so. La alter­na­ti­va a la gue­rra no es la paz abso­lu­ta, sino la empre­sa ardua y valien­te de redu­cir cuan­to se pue­da el empleo de armas, sobre todo las que, en manos de gran­des poten­cias, dan pie a matan­zas de miles de ino­cen­tes en pocas horas; por poner dos ejem­plos recien­tes: las masa­cres de Fallu­jah en Iraq y Gaza en Pales­ti­na.

Pea­ce Repor­ter

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *