Libia y el regre­so del Impe­ria­lis­mo Huma­ni­ta­rio – Jean Bric­mont

Ha vuel­to la pan­di­lla com­ple­ta: Los par­ti­dos de la Izquier­da Euro­pea (los par­ti­dos comu­nis­tas «mode­ra­dos»), los «Ver­des» de José Bové, aho­ra alia­dos de Daniel Cohn-Ben­dit, quien aún no ha halla­do una gue­rra de EE.UU.-OTAN que le cai­ga mal, varios gru­pos tros­kis­tas y, por supues­to, Ber­nard-Hen­ri Lévy y Ber­nard Kouch­ner, todos pidien­do una suer­te de «inter­ven­ción huma­ni­ta­ria» en Libia o acu­san­do a la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na, cuyas posi­cio­nes son más sen­si­bles, de actuar como «idio­tas úti­les» del «tirano libio».

Doce años des­pués, es exac­ta­men­te igual a Koso­vo. Cien­tos de miles de ira­quíes muer­tos, la OTAN en una posi­ción difi­ci­lí­si­ma en Afga­nis­tán, y ¡no han apren­di­do nada! La gue­rra de Koso­vo se hizo para parar un geno­ci­dio inexis­ten­te, la gue­rra de Afga­nis­tán para pro­te­ger a las muje­res (vayan y veri­fi­quen la situa­ción de ellas aho­ra), y la gue­rra de Irak para pro­te­ger a los kur­dos. ¿Cuán­do van a enten­der que todas las gue­rras se atri­bu­yen jus­ti­fi­ca­cio­nes huma­ni­ta­rias? Has­ta Hitler «pro­te­gía mino­rías» en Che­cos­lo­va­quia y Polo­nia.

Por el otro lado, Robert Gates advier­te que cual­quier secre­ta­rio de esta­do que le acon­se­je al pre­si­den­te de EE.UU. a enviar tro­pas a Asia o Áfri­ca «debe ser exa­mi­na­do de la cabe­za». El Almi­ran­te McMu­llen tam­bién acon­se­ja pru­den­cia. La gran para­do­ja de nues­tros tiem­pos es que los cuar­te­les de la paz estén en el Pen­tá­gono y el Depar­ta­men­to de Esta­do, mien­tras que el par­ti­do pro-gue­rra es una coa­li­ción de neo­con­ser­va­do­res y libe­ra­les inter­ven­cio­nis­tas, inclu­yen­do gue­rre­ros izquier­dis­tas huma­ni­ta­rios, al igual que eco­lo­gis­tas, femi­nis­tas o comu­nis­tas arre­pen­ti­dos.

Enton­ces aho­ra, todos tene­mos que con­su­mir menos por el calen­ta­mien­to glo­bal del pla­ne­ta, pero las gue­rras de la OTAN son reci­cla­bles y el impe­ria­lis­mo se ha vuel­to un desa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Por supues­to que EE.UU. va a ir o no a la gue­rra por razo­nes total­men­te inde­pen­dien­tes de los con­se­jos ofre­ci­dos por la izquier­da pro-gue­rra. El petró­leo no va a ser pro­ba­ble­men­te un fac­tor deci­si­vo por­que cual­quier nue­vo gobierno libio ten­drá que ven­der petró­leo y Libia no tie­ne la influen­cia nece­sa­ria para tener un peso impor­tan­te en el pre­cio del petró­leo. Cla­ro que la ines­ta­bi­li­dad de Libia gene­ra espe­cu­la­ción que por sí mis­ma afec­ta los pre­cios, pero eso es dife­ren­te. Los sio­nis­tas tie­nen pro­ba­ble­men­te dos ideas encon­tra­das sobre Libia: odian a Gad­da­fi, y les gus­ta­ría derro­car­lo, como a Sadam, de la mane­ra más humi­llan­te, pero no están segu­ros si les gus­ta­rá la opo­si­ción (y por lo poco que sabe­mos, no les gus­ta­rá).

El prin­ci­pal argu­men­to pro-gue­rra es que si las cosas se hacen rápi­da y fácil­men­te, se reha­bi­li­ta­rá la OTAN y la inter­ven­ción huma­ni­ta­ria, cuya ima­gen que­dó man­cha­da por Irak y Afga­nis­tán. Una nue­va Gre­na­da o, al menos, un nue­vo Koso­vo, es exac­ta­men­te lo que se nece­si­ta. Otra moti­va­ción para una inter­ven­ción es la mejor mane­ra de con­tro­lar a los rebel­des, al ir a «sal­var­los» en su mar­cha por la vic­to­ria. Pero es impro­ba­ble que fun­cio­ne: Kar­zai en Afga­nis­tán, los nacio­na­lis­tas koso­va­res, los chií­tas en Irak y por supues­to Israel están muy feli­ces de reci­bir la ayu­da esta­dou­ni­den­se, cuan­do la nece­si­tan, pero des­pués con­ti­núan con sus pro­pios pla­nes. Ade­más, una ocu­pa­ción mili­tar com­ple­ta de Libia des­pués de su «libe­ra­ción» será difí­cil de man­te­ner, lo que por supues­to hace que la inter­ven­ción sea menos atrac­ti­va des­de el pun­to de vis­ta de EE.UU.

Por el otro lado, si las cosas salen mal, será pro­ba­ble­men­te el prin­ci­pio del fin del impe­rio esta­dou­ni­den­se, de ahí la pru­den­cia de los fun­cio­na­rios a car­go, cuya ocu­pa­ción no es mera­men­te escri­bir artícu­los para Le Mon­de o hablar con­tra dic­ta­do­res fren­te a las cáma­ras.

Es difí­cil para un ciu­da­dano cual­quie­ra saber qué está pasan­do exac­ta­men­te en Libia, por­que los medios occi­den­ta­les se han des­acre­di­ta­do com­ple­ta­men­te por su cober­tu­ra en Irak, Afga­nis­tán, Líbano y Pales­ti­na, y las fuen­tes alter­na­ti­vas no son siem­pre con­fia­bles. Eso no ha afec­ta­do por supues­to a la izquier­da pro-gue­rra que está abso­lu­ta­men­te con­ven­ci­da de que los peo­res infor­mes sobre Gad­da­fi son ver­da­de­ros, como hace doce años sobre Milo­se­vic.

El rol nega­ti­vo de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal se ha hecho visi­ble otra vez, aquí, como suce­dió con el Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal para Yugoes­la­via, en el caso de Koso­vo. Una de las razo­nes por las que hubo derra­ma­mien­to de san­gre rela­ti­va­men­te limi­ta­do en Túnez y Egip­to era que había sali­das posi­bles para Ben Alí y Muba­rak. Pero la «jus­ti­cia inter­na­cio­nal» quie­re ase­gu­rar­se de que no haya sali­da posi­ble para Gad­da­fi, ni pro­ba­ble­men­te para la gen­te cer­ca­na a él, y con esto los inci­tan a una lucha has­ta el fin.

Si «otro mun­do es posi­ble», como repi­te la Izquier­da Euro­pea, lue­go, otro Occi­den­te debe­ría ser posi­ble y la Izquier­da Euro­pea debe­ría empe­zar a tra­ba­jar en ello. Las reunio­nes recien­tes de la Alian­za Boli­va­ria­na pue­den ser­vir de ejem­plo: La izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na quie­re la paz y se opo­nen a la inter­ven­ción de EE.UU. por­que saben que ellos tam­bién están en la mira de EE.UU. y que sus pro­ce­sos de trans­for­ma­ción social requie­ren, sobre­to­do, de la paz y sobe­ra­nía nacio­nal. Por lo tan­to, sugie­ren enviar una dele­ga­ción inter­na­cio­nal, posi­ble­men­te lide­ra­da por Jimmy Car­ter (al que nadie pue­de lla­mar mario­ne­ta de Gad­da­fi), para comen­zar un pro­ce­so de nego­cia­cio­nes entre el gobierno y los rebel­des. Espa­ña ha expre­sa­do inte­rés en la idea, pero por supues­to Sar­kozy la ha recha­za­do. Esta pro­pues­ta pue­de sonar utó­pi­ca pero no lo sería tan­to si tuvie­ra el res­pal­do de las Nacio­nes Uni­das, que de esta mane­ra cum­pli­ría con su misión ‑pero ello es impo­si­ble debi­do a la influen­cia de EE.UU. y Occi­den­te. Sin embar­go, no es tan impo­si­ble que aho­ra, o en algu­nas cri­sis futu­ras, una coa­li­ción no-inter­ven­cio­nis­ta de nacio­nes, inclu­yen­do Rusia, Chi­na, paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y qui­zás otros, aúnen esfuer­zos para cons­truir alter­na­ti­vas con­fia­bles fren­te al inter­ven­cio­nis­mo occi­den­tal.

A dife­ren­cia de la izquier­da de Amé­ri­ca Lati­na, la paté­ti­ca ver­sión euro­pea ha per­di­do todo sen­ti­do de lo que sig­ni­fi­ca hacer polí­ti­ca. No inten­ta pro­po­ner solu­cio­nes con­cre­tas a los pro­ble­mas, y sólo es capaz de tomar posi­cio­nes mora­les, en par­ti­cu­lar la denun­cia de dic­ta­do­res y las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos en tono gran­di­lo­cuen­te. La izquier­da social demo­crá­ti­ca sigue a la dere­cha con algu­nos años de retra­so y no tie­ne ideas pro­pias. La izquier­da «radi­cal» se las inge­nia para denun­ciar a los gobier­nos occi­den­ta­les de todas las mane­ras posi­bles y al mis­mo tiem­po pedir que esos mis­mos gobier­nos inter­ven­gan alre­de­dor del mun­do para defen­der la «demo­cra­cia».

Su fal­ta de refle­xión polí­ti­ca los hace alta­men­te vul­ne­ra­bles a las cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción y a vol­ver­se afi­cio­na­dos pasi­vos de las gue­rras de EE.UU.-OTAN.

Esa izquier­da no tie­ne un pro­gra­ma cohe­ren­te y no sabrían qué hacer en el caso que un dios los colo­que en el poder. En lugar de «apo­yar» a Chá­vez y la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, un recla­mo sin sig­ni­fi­ca­do que algu­nos ado­ran repe­tir, debe­rían apren­der humil­de­men­te de ellos, y antes que nada, reapren­der el sig­ni­fi­ca­do de hacer polí­ti­ca.


Jean Bric­mont ense­ña físi­ca en Bél­gi­ca y es miem­bro del Tri­bu­nal de Bru­se­las. Su libro Impe­ria­lis­mo Huma­ni­ta­rio ha sido publi­ca­do por Monthly Review Press. Pue­de ser con­tac­ta­do en: Jean.​[email protected]​uclouvain.​be

Coun­ter­Punch. Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Sil­via Ara­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *