El PSE defien­de el mar­co actual jun­to al par­ti­do de las «voces neo­cen­tra­lis­tas» – Iña­ki Iriondo

«Hemos pre­sen­ta­do esta ini­cia­ti­va, que enten­de­mos muy nece­sa­ria, pre­ci­sa­men­te en un momen­to en que des­de cier­tos sec­to­res de la dere­cha se arre­me­te con­tra el mode­lo del Esta­do cons­ti­tu­cio­nal, el mode­lo cons­ti­tu­cio­nal de la Espa­ña de las auto­no­mías, para vol­ver ‑o pre­ten­der hacer­lo al menos- al vie­jo mode­lo cen­tra­lis­ta del pasa­do. Un mode­lo que, por mucho que algu­nos se empe­ñen, no fue pre­ci­sa­men­te fruc­tí­fe­ro ni para Eus­ka­di en par­ti­cu­lar, ni des­de lue­go para Espa­ña en general».

Con esta con­tun­den­cia arran­ca­ba ayer el por­ta­voz del PSE, José Anto­nio Pas­tor, su inter­ven­ción sobre la pro­po­si­ción no de ley pre­sen­ta­da por su gru­po en defen­sa del actual mode­lo autonómico.

Esos «cier­tos sec­to­res de la dere­cha» a los que hacía men­ción, al igual que las «voces neo­cen­tra­lis­tas» y los «men­sa­jes catas­tro­fis­tas» que cri­ti­có, no eran un ente abs­trac­to. Se refe­ría a José María Aznar y otros miem­bros de FAES y diri­gen­tes del PP que a prin­ci­pios de febre­ro pre­sen­ta­ron el infor­me «Por un esta­do auto­nó­mi­co racio­nal y via­ble» con decla­ra­cio­nes del tipo «nues­tro país no pue­de com­pe­tir ni en Euro­pa ni en el mun­do con unas comu­ni­da­des aspi­ran­do a con­ver­tir­se en mini-esta­dos» (Aznar) y «es pre­ci­so recu­pe­rar la homo­ge­nei­dad per­di­da tras los últi­mos pro­ce­sos de refor­mas esta­tu­ta­rias» (Gabriel Elorriaga).

Pero a José Anto­nio Pas­tor el ímpe­tu por luchar con­tra «quie­nes quie­ren aca­bar con el Esta­do de las auto­no­mías y vol­ver al vie­jo Esta­do cen­tra­lis­ta, [que] son los mis­mos que quie­ren aca­bar tam­bién con el Esta­do de bien­es­tar en Espa­ña», ape­nas le duró un cuar­to de su discurso.

El PP, que alber­ga a todas esas «voces neo­cen­tra­lis­tas» con tan per­ver­sas inten­cio­nes como las men­cio­na­das por Pas­tor, es el mis­mo par­ti­do que sus­ten­ta al Gobierno de Patxi López y que, ade­más, anun­cia­ba que iba a votar a favor de la propuesta.

Vuel­ta al deba­te de siempre

Así que no había dis­cu­sión en los tér­mi­nos ama­ga­dos, por lo que Pas­tor dedi­có las otras tres cuar­tas par­tes de su inter­ven­ción a ata­car al aber­tza­lis­mo en gene­ral, y de mane­ra muy con­cre­ta al PNV. Es decir, el deba­te vol­vió a mos­trar­se como una pug­na entre la tra­di­ción unio­nis­ta, encar­na­da por PSE y PP en defen­sa del mar­co auto­nó­mi­co, y los repre­sen­tan­tes de la mayo­ría de los votos popu­la­res, que son PNV, Ara­lar, EA y EB, que apos­ta­ban por la supera­ción del mar­co actual, el dere­cho a deci­dir y la posi­bi­li­dad de que todos los pro­yec­tos polí­ti­cos, inclui­do el inde­pen­den­tis­ta, pue­dan ser materializados.

En esta oca­sión, Gor­ka Manei­ro, de UPyD, se que­dó en posi­ción de fue­ra de jue­go. Su par­ti­do defien­de la revi­sión del Esta­do auto­nó­mi­co en bus­ca de «mayor efi­ca­cia», lo que inclu­ye la «devo­lu­ción de com­pe­ten­cias al Esta­do» o el envío de algu­nas a la Unión Euro­pea. Por tan­to, votó en con­tra de la pro­pues­ta de PSE y PP. Eso le lle­vó a coin­ci­dir con quie­nes pro­po­nían la supera­ción del actual mar­co en base al dere­cho a decidir.

Final­men­te, el Par­la­men­to de Gas­teiz aca­bó apro­ban­do la pro­po­si­ción no de ley por la que se «com­pro­me­te a defen­der el mar­co gene­ral, y cons­ti­tu­cio­nal, en que se inser­ta nues­tro sis­te­ma de auto­go­bierno, que no es otro que el Esta­do de las autonomías».

PP

En prin­ci­pio, el des­ti­na­ta­rio de la pro­pues­ta del PSE era el PP, pero este par­ti­do no tuvo nin­gún pro­ble­ma en sumar­se a una pro­pues­ta que abo­ga­ba por defen­der el mode­lo de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la de 1978.

38 a 37

La vota­ción en favor del mar­co auto­nó­mi­co pros­pe­ró por 38 esca­ños con­tra 37, con la para­do­ja de que esos 38 esca­ños de PSE y PP repre­sen­tan a menos votan­tes que los 37 que ayer se posi­cio­na­ron en con­tra de la pro­po­si­ción no de ley.

Egi­bar ofre­ce las nue­vas defi­ni­cio­nes de con­sen­so y prescripción

El PNV pro­pu­so en su enmien­da que el Par­la­men­to se com­pro­me­tie­ra a «defen­der, res­pe­tar, que el mar­co jurí­di­co-polí­ti­co per­mi­ta que todos los pro­yec­tos polí­ti­cos de carác­ter bien sea auto­no­mis­ta, fede­ra­lis­ta o inde­pen­den­tis­ta desa­rro­lla­dos demo­crá­ti­ca­men­te y pací­fi­ca­men­te, pue­dan ser no sólo defen­di­dos en con­di­cio­nes de igual­dad de opor­tu­ni­da­des, sino que ade­más pue­dan ser mate­ria­li­za­dos si es el deseo mayo­ri­ta­rio de la ciu­da­da­nía vas­ca, expre­sa­do a tra­vés de pro­ce­di­mien­tos democráticos».

Su por­ta­voz, Jose­ba Egi­bar, le recor­dó al PSE que ese tex­to es el que estu­vo enci­ma de la mesa en las con­ver­sa­cio­nes de Loio­la, pero que, según había dicho algún con­se­je­ro del actual Eje­cu­ti­vo de López, «eso ya ha pres­cri­to». Echan­do mano de su habi­tual soca­rro­ne­ría, Egi­bar dijo que aho­ra hay nue­vas defi­ni­cio­nes en la Real Aca­de­mia de la Lengua:

-«Con­sen­so: exis­te si el Par­ti­do Socia­lis­ta está de acuer­do. Si no está el Par­ti­do Socia­lis­ta no hay consenso».

-«Pres­crip­ción: situa­ción que se pro­du­ce cuan­do el Par­ti­do Socia­lis­ta dice, pues ese tex­to que dije que sí, aho­ra digo que no, con abso­lu­ta natu­ra­li­dad y flexibilidad».

Más tar­de vol­vió a la car­ga inci­dien­do en que su men­ción a «faci­li­tar un mar­co jurí­di­co polí­ti­co, don­de pue­da caber el pro­yec­to auto­no­mis­ta, fede­ra­lis­ta, o el inde­pen­den­tis­ta inclu­so», «son pape­les de Loio­la» que «el pre­si­den­te de su par­ti­do tenía enci­ma de la mesa el 2006». No dijo Egi­bar que esas con­cre­cio­nes no pasa­ron de la mesa al acuer­do por­que el PNV se opu­so a ello como el PSE.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.