El futu­ro de este país no está en manos de los jue­ces espa­ño­les – Flo­ren Aoiz

Sé que esta­mos comen­tan­do una deci­sión de 16 jue­ces espa­ño­les. Tam­bién soy cons­cien­te de que espe­ra­mos lo que pue­dan acor­dar otros. Sin embar­go, todo esto, lejos de indi­car for­ta­le­za por par­te del Esta­do espa­ñol, demues­tra que quien mar­ca las pau­tas es la socie­dad vas­ca, con sus agen­tes más acti­vos a la cabe­za. Nues­tro pue­blo, pese a no dis­po­ner de cau­ces lega­les para deci­dir, está ya toman­do impor­tan­tes deci­sio­nes ante las que el Esta­do espa­ñol se mues­tra impo­ten­te, por más que des­plie­gue todo su arse­nal de tri­bu­na­les, leyes, fuer­zas poli­cia­les y meca­nis­mos para la mani­pu­la­ción de la infor­ma­ción.

Hace unos días, un medio de comu­ni­ca­ción espa­ñol airea­ba que en ante­rio­res oca­sio­nes se había simu­la­do la una­ni­mi­dad en el Tri­bu­nal Supre­mo, esto es, que se nos había men­ti­do sobre el esta­do de opi­nión entre los jue­ces pre­sen­tan­do como uná­ni­mes reso­lu­cio­nes que no lo eran. Se evi­den­cia­ba así la asun­ción por par­te de la judi­ca­tu­ra de un papel beli­ge­ran­te, acti­vo y pro­ta­go­nis­ta en las refor­mu­la­cio­nes de la «estra­te­gia anti­te­rro­ris­ta», median­te la apli­ca­ción de una lógi­ca repre­si­va que deja­ba de lado leyes y razo­nes jurí­di­cas. Nadie pare­ció indig­nar­se ante aque­lla reve­la­ción: era lo lógi­co en un esta­do sin sepa­ra­ción de pode­res en el que sólo hay defen­so­res de la razón de esta­do «des­do­bla­dos» en unas u otras ins­ti­tu­cio­nes.

Aho­ra, en cam­bio, la deci­sión del Supre­mo se ha pro­du­ci­do tras una impor­tan­tí­si­ma divi­sión inter­na y con varios votos par­ti­cu­la­res. No tene­mos muchas razo­nes para creer las ver­sio­nes ofi­cia­les u ofi­cio­sas sobre el resul­ta­do real de la vota­ción: si nos men­tían antes, es posi­ble que lo hagan aho­ra tam­bién. Pero hay un dato indis­cu­ti­ble: se ha roto la apa­rien­cia de una­ni­mi­dad y eso ya es un sín­to­ma del cam­bio. Yo no hay acuer­do uná­ni­me, ni siquie­ra en pre­sen­tar el acuer­do como uná­ni­me.

¿Qué y has­ta qué pun­to ha cam­bia­do? La res­pues­ta no es sen­ci­lla, por­que esta es una juga­da a dos tiem­pos y con­vie­ne espe­rar has­ta el últi­mo de ellos. Pero ya pode­mos per­ci­bir que se está res­que­bra­jan­do la uni­dad de los pode­res del Esta­do, por más que PP y PSOE hayan logra­do has­ta aho­ra man­te­ner, como el Supre­mo hicie­ra en otros momen­tos del pasa­do, la apa­rien­cia de uni­dad y con­sen­so.

El para­dig­ma del «anti­te­rro­ris­mo» cae en pica­do y cre­ce la incer­ti­dum­bre sobre el futu­ro entre quie­nes se las pin­ta­ban muy feli­ces con su rela­to de la derro­ta de ETA. Si es obvio que les resul­ta impo­si­ble recu­pe­rar la ini­cia­ti­va, ¿cómo van a hacer­nos creer que están ges­tio­nan­do una vic­to­ria?

Sus mie­dos, sus com­ple­jos y su inmo­vi­lis­mo les impi­den actuar con auda­cia. El páni­co al cam­bio los ate­na­za y ni ven ni van más allá de las vie­jas rece­tas. Pero hace ya tiem­po que las rue­das del Esta­do pati­nan en el barro y la divi­sión en el Supre­mo refle­ja su inca­pa­ci­dad para poner­se de acuer­do en cómo salir del ato­lla­de­ro.

Y esto lo ha con­se­gui­do una socie­dad acti­va. Esto es fru­to de un deba­te valien­te del que ha sur­gi­do una estra­te­gia fir­me e inte­li­gen­te. No es cues­tión de abo­ga­dos saga­ces (que la izquier­da aber­tza­le los tie­ne, como ha vuel­to a demos­trar­se) ni de «cin­tu­ra polí­ti­ca», sino de la deter­mi­na­ción de abrir un nue­vo esce­na­rio, una deter­mi­na­ción que está rom­pien­do todos los diques.

Aun­que algu­nos medios de comu­ni­ca­ción hayan afir­ma­do que Sor­tu ha reci­bi­do un duro gol­pe, esta­mos ante un autén­ti­co «auto­gol­pe», que los apa­ra­tos del Esta­do se han dado a sí mis­mos por su inca­pa­ci­dad para ofre­cer una res­pues­ta uni­ta­ria. La no ins­crip­ción de Sor­tu en el regis­tro de par­ti­dos es, obvia­men­te, una muy mala noti­cia, pero si uno mira más allá ve que es el Esta­do espa­ñol quien tie­ne más razo­nes para preo­cu­par­se por el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos.

La legi­ti­mi­dad del Esta­do espa­ñol y su nacio­na­lis­mo caen en Eus­kal Herria (y en Cata­lun­ya, por cier­to) mien­tras algu­nos no tie­nen nada mejor que ofre­cer que pro­cla­mas inmo­vi­lis­tas y ame­na­zas. Es más, pare­ce que han per­di­do el sen­ti­do de la reali­dad y levi­tan sobre una situa­ción que no pue­den con­tro­lar.

Una acti­tud con muchos ante­ce­den­tes en la his­to­ria del nacio­na­lis­mo espa­ñol, todo sea dicho. Al hilo de la cele­bra­ción de los 200 años de los pri­me­ros pasos hacia la inde­pen­den­cia de las enton­ces colo­nias espa­ño­las en Amé­ri­ca, per­die­ron otra opor­tu­ni­dad para rom­per con el pasa­do. Nun­ca han sido capa­ces de asu­mir la des­com­po­si­ción de su impe­rio y quien cono­ce las acti­tu­des que hace dos siglos man­tu­vie­ron los gober­nan­tes espa­ño­les sabe que toda­vía hoy pue­den encon­trar­se expre­sio­nes de la mis­ma impo­si­bi­li­dad para asu­mir que alguien no quie­ra ser espa­ñol.

Un gri­to de inde­pen­den­cia reco­rría las colo­nias espa­ño­las, pero en la cor­te de Madrid eran muy pocos los que asu­mían la reali­dad. Se impo­nían quie­nes pre­sen­ta­ban la rebe­lión como obra de unos pocos sedi­cio­sos, recha­za­dos por la mayo­ría, que no desea­ba otra cosa que seguir for­man­do par­te del impe­rio. Hubo quien, como Mariano Torren­te, afir­ma­ría en 1829 que la recu­pe­ra­ción de los terri­to­rios sepa­ra­dos sería fácil, por­que habían que­da­do en manos de tira­nos «terro­ris­tas, mons­truos de bar­ba­rie, depra­va­dos y san­gui­na­rios».

Aun­que hubo otras voces, en la «opi­nión públi­ca espa­ño­la» domi­na­ban los defen­so­res de la acción mili­tar para fre­nar los pro­ce­sos inde­pen­den­tis­tas. Bas­ta­ría con enviar el núme­ro sufi­cien­te de sol­da­dos para sofo­car las revuel­tas. Sólo se pres­ta­ba aten­ción a quie­nes des­de Amé­ri­ca se mos­tra­ban defen­so­res de la con­ti­nui­dad del impe­rio. La suya era la úni­ca voz que se escu­cha­ba, por­que era la úni­ca a la que el orgu­llo heri­do per­mi­tía aten­der.

En esto poco varia­ron abso­lu­tis­tas o libe­ra­les, la razón de esta­do empu­ja­ba a con­ser­var el impe­rio a cos­ta de lo que fue­ra nece­sa­rio, y esta obs­ti­na­ción, mate­ria­li­za­da en todo tipo de cruel­da­des y sacri­fi­cios absur­dos, cul­mi­nó con la expul­sión de los espa­ño­les de la mayor par­te de sus colo­nias ame­ri­ca­nas. Si se me per­mi­te el ana­cro­nis­mo, la «vía poli­cial» con­tri­bu­yó a liqui­dar el impe­rio, al impe­dir a los gober­nan­tes espa­ño­les manio­brar a la bús­que­da de otros esce­na­rios. Para cuan­do qui­sie­ron ensa­yar fór­mu­las inter­me­dias, era ya dema­sia­do tar­de.

No es de espe­rar de los gober­nan­tes espa­ño­les del siglo XXI una acti­tud que sugie­ra que han apren­di­do de aque­lla expe­rien­cia. Dudo que nin­guno de ellos se haya moles­ta­do en pen­sar sobre ello. Es como si todo aque­llo nun­ca hubie­ra suce­di­do. Por eso no pare­cen dar­se cuen­ta de que les está vol­vien­do a ocu­rrir.

Pue­den con­ven­cer­se de que el deseo de la mayo­ría de la socie­dad vas­ca es seguir for­man­do par­te del Esta­do espa­ñol. Pue­den cons­ta­tar que la mano dura y el inmo­vi­lis­mo son las posi­cio­nes domi­nan­tes en la opi­nión públi­ca espa­ño­la, que ha sido debi­da­men­te alec­cio­na­da para ello duran­te dema­sia­do tiem­po. Pue­den creer que el futu­ro está en manos del Esta­do, de sus jue­ces, de sus poli­cías o de sus cro­nis­tas.

Pero no es así. Los ame­ri­ca­nos gana­ron su inde­pen­den­cia arro­jan­do al ester­co­le­ro de la his­to­ria los triun­fa­lis­tas aná­li­sis de los gober­nan­tes espa­ño­les. Y nos ense­ña­ron que el camino pue­de ser duro y lar­go, pero lle­va a la liber­tad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *