¿A qué vie­nes esto? – Mikel Ari­za­le­ta

Judíos y cris­tia­nos poseen escri­tu­ras san­tas, creen que son his­to­rias, narra­cio­nes de hechos acae­ci­dos. Y las toman lite­ral­men­te, sal­vo mati­ces, por­que ates­ti­guan ser pala­bra y reve­la­ción de Dios. Poner en cues­tión la pro­ce­den­cia divi­na de sus escri­tu­ras san­tas mina­ría su fe y sus creen­cias. Muchos cris­tia­nos cre­yen­tes siguen pen­san­do que el Vie­jo y Nue­vo Tes­ta­men­to cuen­tan la his­to­ria real de la huma­ni­dad, en espe­cial la his­to­ria de Israel como cuna de su Dios. Con el estu­dio de la Biblia, el estu­dio de la his­to­ria, la inves­ti­ga­ción lite­ra­ria, los des­cu­bri­mien­tos arqueo­ló­gi­cos…, en fin, con el méto­do crí­ti­co-his­tó­ri­co se ha ido vien­do el barro de las narra­cio­nes, sus erro­res y su fal­sea­mien­to his­tó­ri­co, en defi­ni­ti­va que son anhe­los, mani­pu­la­cio­nes, obras huma­nas, pala­bra de hom­bre frá­gil pues­ta en boca de Dios al fin de dotar de base fir­me y eter­na al poder, a la sumi­sión y a la per­so­na arro­di­lla­da: el hom­bre arro­di­lla­do ante Dios.

El estu­dio serio ha ido abrien­do grie­tas en la estruc­tu­ra, el cono­ci­mien­to del pasa­do y los avan­ces del pre­sen­te han des­ve­la­do que sus ver­da­des son men­ti­ra, su his­to­ria es inven­to tar­dío, apo­lo­gía y pan­fle­to de gru­po. Sus ver­da­des reve­la­das son mitos vie­jos. Lo que antes fue ver­dad infa­li­ble y dog­ma, que cos­ta­ba la cabe­za al insu­mi­so, hoy no pasa de ser para estu­dio­sos un libro de cuen­tos más o menos bien escri­tos o suge­ren­tes: Ni hubo hui­da de Egip­to, ni éxo­do, ni Moi­sés per­te­ne­ció a la casa del faraón, ni María fue madre vir­gen, ni Jesu­cris­to resu­ci­tó, ni lo que se lee los domin­gos en misa es pala­bra de Dios sino ilu­sión huma­na. Eso sí, que­da librar­nos de esa cami­sa de fuer­za, que a lo lar­go de siglos nos amor­da­za la cul­tu­ra occi­den­tal de san­gre y sumi­sión, que quie­ren cul­ti­var con ayu­da de Yah­vé

¿A qué vie­ne esto?

He vis­to a otro sane­drín del mis­mo pela­je, con pare­ci­dos acto­res en nues­tros días. Ves­ti­dos por den­tro y fue­ra con ropa­jes de dic­ta­du­ra. Ele­gi­dos a dedo entre una huma­ni­dad vete­ro­tes­ta­men­ta­ria. Caver­na, ver­du­gos, jus­ti­cia men­daz, su argu­men­ta­ción pro­vo­ca risa si su ven­gan­za no lle­va­ra muer­te. No se fían de Sor­tu, dudan de sus inten­cio­nes quie­nes callan ante la tor­tu­ra de 10.000, quie­nes aplau­den con el silen­cio a sus jefes que expor­tan gue­rra y muer­te, quie­nes no tie­nen tiem­po para los miles de niños lar­ga­men­te roba­dos a sus padres, ni tie­nen sen­ten­cias de con­de­na para sus fami­lia­res y ami­gos ante­pa­sa­dos, en suma, paren­te­la que con su putsch mili­tar ajus­ti­cia­ron a miles por leal­tad al poder legí­ti­mo. Nun­ca han vis­to mate­ria de con­de­na en la dic­ta­du­ra pade­ci­da, en el des­ca­la­bro obra­do, en los cam­pos de con­cen­tra­ción, en los bata­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, en los miles que yacen 80 años des­pués ente­rra­dos en las ace­quias de los cami­nos, pero, eso sí, estos saga­ces vete­ro­tes­ta­men­ta­rios no se fían de Sor­tu. Uste­des, como los libros sagra­dos de cris­tia­nos y judíos, bus­can la sumi­sión, no la jus­ti­cia y la liber­tad de las gen­tes. Su jus­ti­cia es cuen­to gran­de, su poder pro­vo­ca­ría risa si su ven­gan­za no sig­ni­fi­ca­ra cár­cel y ence­rra­ra muer­te. Y, como el cuen­to bíbli­co, bus­can al vas­co arro­di­lla­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *