Sor­tu y la mili­ta­ri­za­ción espa­ño­la- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Una de las apor­ta­cio­nes fun­da­men­ta­les de Rosa Luxem­bur­go a la crí­ti­ca del capi­ta­lis­mo fue el aná­li­sis de la mili­ta­ri­za­ción como ele­men­to cla­ve de la fase impe­ria­lis­ta que se ini­cia­ba por aque­lla épo­ca. La his­to­ria del siglo XX y lo que va del XXI ha corro­bo­ra­do su teo­ría y la ha amplia­do has­ta extre­mos enton­ces inima­gi­na­bles. Por ejem­plo, es cal­cu­la que alre­de­dor del 20% de la fuer­za de tra­ba­jo acti­va de EEUU en la déca­da de 1980 esta­ba rela­cio­na­da con el com­ple­jo indus­trial-mili­tar, y este por­cen­ta­je ha segui­do su ten­den­cia al alza. La mili­ta­ri­za­ción no pene­tra sólo en lo eco­nó­mi­co y en el Esta­do mis­mo, sino que extien­de sus ten­tácu­los en la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca, en la pro­duc­ción de cul­tu­ri­lla de masas, en la pla­ni­fi­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, en la socie­dad ente­ra. Engels ya había anun­cia­do esta ten­den­cia a la fusión entre todos los com­po­nen­tes socia­les al resal­tar la iden­ti­dad de fon­do entre los aco­ra­za­dos y la socie­dad capi­ta­lis­ta. Pre­sio­na­das por esta evo­lu­ción impa­ra­ble, las bur­gue­sías atra­sa­das y débi­les que se pro­te­gían con ejér­ci­tos tar­do­me­die­va­les y pode­res reac­cio­na­rios que hun­den sus raí­ces en modos tri­bu­ta­rios y escla­vis­tas de pro­duc­ción, como la Igle­sia, han recu­rri­do a la mili­ta­ri­za­ción capi­ta­lis­ta para inten­tar recor­tar las dis­tan­cias que les sepa­ran de las poten­cias impe­ria­lis­tas hege­mó­ni­cas, o al menos para evi­tar que aumen­te ese abis­mo. Una com­pa­ra­ción entre la mili­ta­ri­za­ción del Esta­do fran­cés y del espa­ñol nos apor­ta­ría lec­cio­nes muy ins­truc­ti­vas sobre las dife­ren­cias for­ma­les que exis­ten en la idén­ti­ca opre­sión nacio­nal que ejer­cen con­tra Eus­kal Herria y los Paï­sos Cata­lans pero des­bor­da­ría­mos el espa­cio dis­po­ni­ble.

La mili­ta­ri­za­ción moder­na espa­ño­la se ini­cia defi­ni­ti­va­men­te con la lle­ga­da de téc­ni­cos nazis para racio­na­li­zar la pro­duc­ción béli­ca de las indus­trias vas­cas en 1937, a fin de rear­mar al ejér­ci­to inter­na­cio­nal fran­quis­ta. La muy efec­ti­va pla­ni­fi­ca­ción indus­trial-mili­tar nazi, here­de­ra de la Pru­sia bis­marc­kia­na, tar­dó en cua­jar en el capi­ta­lis­mo espa­ñol por la tec­no­fo­bia de su cla­se domi­nan­te: “que inven­ten ellos”, “viva la muer­te, aba­jo la cul­tu­ra”, etc. La gue­rra de Ifni y la Mar­cha Ver­de mos­tra­ron el arcaís­mo del muy débil com­ple­jo indus­trial-mili­tar espa­ñol. Tras vanos inten­tos moder­ni­za­do­res rea­li­za­dos por UCD fue el PSOE quien creó la estra­te­gia hacia la mili­ta­ri­za­ción más allá de los estric­ta­men­te béli­co, apro­ve­chan­do tan­to los ini­cios nazis como el papel cen­tral del Ejér­ci­to en la Cons­ti­tu­ción ava­la­da por el rey que Fran­co nom­bró. La entra­da en la OTAN fue impres­cin­di­ble para ello, como la ayu­da béli­ca yan­qui en los ’50 lo fue para sos­te­ner la dic­ta­du­ra. A la vez, se estre­cha­ba la inter­ac­ción entre la racio­na­li­dad mili­tar y el endu­re­ci­mien­to de las opre­sio­nes polí­ti­cas, y los GAL fue­ron un ban­co de prue­ba del que sal­drían lue­go las suce­si­vas estra­te­gias repre­si­vas que, por aho­ra, han cul­mi­na­do en la Ley de Par­ti­dos y en la par­ti­ci­pa­ción espa­ño­la en el ata­que impe­ria­lis­ta a Libia, tras la expe­rien­cia adqui­ri­da en otras gue­rras recien­tes. En estos momen­tos, la pro­duc­ción indus­trial-mili­tar espa­ño­la, de tec­no­lo­gía media-alta, es una de las muy pocas ramas eco­nó­mi­cas ren­ta­bles.

Algu­nas izquier­das tra­di­cio­na­les sos­tu­vie­ron en los ’80 y ’90, antes de des­apa­re­cer, que era impo­si­ble la exis­ten­cia de una racio­na­li­dad mili­tar bur­gue­sa por­que, según decían, ejér­ci­to e inte­li­gen­cia eran incom­pa­ti­bles. Fue un pro­fun­do error que ahon­dó la debi­li­dad teó­ri­ca pre­ci­sa­men­te cuan­do el impe­ria­lis­mo ideó la excu­sa de la “gue­rra huma­ni­ta­ria” mien­tras ger­mi­na­ba una cri­sis como la actual en la que el man­do eco­nó­mi­co es simul­tá­nea­men­te polí­ti­co-mili­tar. Para otros la glo­ba­li­za­ción cerra­ba la fase mili­ta­ris­ta por­que tam­bién fini­qui­ta­ba la fase impe­ria­lis­ta, y vie­ron en Oba­ma, pre­mio Nóbel a la “pax ame­ri­ca­na”, un ejem­plo del avan­ce a una “gober­nan­za mun­dial” supe­ra­do­ra del “vio­len­to siglo XX”. Rosa Luxem­bur­go hubie­ra des­tro­za­do de un plu­ma­zo tan­ta super­fi­cia­li­dad. Mien­tras se daban estos deva­neos el capi­ta­lis­mo espa­ñol avan­za­ba en la fusión de sus pode­res has­ta lle­gar a la situa­ción pre­sen­te. Un ejem­plo lo tene­mos en la dife­ren­cia entre la nega­ti­va del PSOE a par­ti­ci­par en Irak y el ata­que espa­ñol a Libia. ¿Qué ha ocu­rri­do en estos ocho años? Tras la cega­ta eufo­ria de enton­ces des­de 2007 ha vuel­to la cru­da reali­dad, y la mili­ta­ri­za­ción que iba sien­do refor­za­da des­de la déca­da de 1980 ha apa­re­ci­do como lo que es, ade­más de una carac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal de todo capi­ta­lis­mo, en el caso espa­ñol, uno de los ins­tru­men­tos deci­si­vos para su super­vi­ven­cia nacio­nal-esta­tal.

El nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol está sol­dan­do una uni­dad polí­ti­co-mili­tar, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral en la que sus diver­sos com­po­nen­tes inter­ac­túan de for­ma cre­cien­te. El Ejér­ci­to espa­ñol inter­vino ya duran­te la lucha popu­lar con­tra la nuclea­ri­za­ción en Eus­kal Herria. Más tar­de, el Esta­do espa­ñol con­si­guió que la OTAN fue­ra garan­te de la “inte­gri­dad nacio­nal” de sus miem­bros. Por un lado, cada vez que alguien duda sobre el papel angu­lar del rey y del Ejér­ci­to, se le lla­ma al orden de inme­dia­to. Por otra par­te, la mili­ta­ri­za­ción del PSOE se apre­cia vien­do cómo los dos supues­tos suce­so­res de Zapa­te­ro están estre­cha­men­te rela­cio­na­dos con lo poli­cía­co-mili­tar, gobierno que no ha repri­mi­do la huel­ga de los con­tro­la­do­res aéreos mili­ta­ri­zan­do el con­flic­to. Ade­más, la cen­tra­li­dad jerár­qui­ca, dis­ci­pli­na­ria y con­cep­tual inhe­ren­te a la mili­ta­ri­za­ción bur­gue­sa domi­na ya en el nacio­na­lis­mo espa­ñol de CCOO y UGT, deci­di­dos a barrer las “pecu­lia­ri­da­des regio­na­les” del sin­di­ca­lis­mo lucha­dor de las nacio­nes opri­mi­das e impo­ner una esta­ta­li­za­ción anti­de­mo­crá­ti­ca que agi­li­ce la cade­na de man­do de la CEOE sobre los pue­blos tra­ba­ja­do­res para apli­car los durí­si­mos pla­nes ya deci­di­do. Por si fue­ra poco, todo ello se rea­li­za den­tro del mar­co repre­si­vo más duro dela UE, como reco­no­ció no hace mucho el minis­tro Rubal­ca­ba. Tam­po­co debe­mos olvi­dar la con­tra­ofen­si­va lin­güís­ti­co-cul­tu­ral espa­ño­la y el rena­ci­do nacio­nal-cato­li­cis­mo tri­den­tino e impe­rial que avan­za al son de con­de­nas inqui­si­to­ria­les.

Pero la racio­na­li­dad mili­tar y el arte de la gue­rra acon­se­jan dis­po­ner siem­pre de lo que en polí­ti­ca se lla­ma “plan B”, o sea, tác­ti­cas alter­na­ti­vas ante los movi­mien­tos del enemi­go. Aquí pode­mos apli­car al Esta­do espa­ñol las tesis de Lenin sobre la dia­léc­ti­ca entre gue­rra y polí­ti­ca, y de Grams­ci entre “gue­rra de movi­mien­tos” y “gue­rra de posi­cio­nes”, para com­pren­der por qué ha habi­do algu­nas dife­ren­cias en su Tri­bu­nal Supre­mo a la hora de ile­ga­li­zar Sor­tu, y las posi­bi­li­da­des que le abren para otras deci­sio­nes futu­ras sobre este par­ti­do depen­dien­do de la evo­lu­ción del con­flic­to. La ile­ga­li­za­ción de Sor­tu mues­tra que el Esta­do ha logra­do apu­rar al extre­mo la con­tra­in­sur­gen­cia de des­gas­te a lar­go pla­zo para rom­per la ten­den­cia acu­mu­la­ti­va al alza de fuer­zas sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas, des­gas­te para el que todo vale. Aho­ra bien, en las lar­gas con­fron­ta­cio­nes se sue­le cuar­tear la fir­me­za del ban­do opre­sor ante la deci­sión del ban­do opri­mi­do, abrien­do fisu­ras en sus cuar­te­les gene­ra­les. Maquia­ve­lo, pri­mer teó­ri­co de la racio­na­li­dad polí­ti­co-mili­tar, adver­tía al Prín­ci­pe que en deter­mi­na­dos momen­tos lo polí­ti­co es más efec­ti­vo que lo mili­tar, lec­ción his­tó­ri­ca que Napo­león corro­bo­ró dicien­do que con las bayo­ne­tas se pue­de hacer de todo excep­to sen­tar­se sobre ellas.

IÑAKIGIL DE SAN VICENTE.

EUSKAL HERRIA 24-III-2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *