Medio Orien­te: la con­tra­rre­vo­lu­ción de Oba­ma-Red Vol­tai­re.

JPEG - 25 KB
A pedi­do del rey Hamad ibn Isa Al-Kha­li­fa y con el apo­yo de Esta­dos Uni­dos, las tro­pas de Ara­bia Sau­di­ta pene­tran en Bah­rein el 14 de mar­zo de 2011 para aplas­tar la revuel­ta.

Des­pués de reu­nir­se en París con tres emi­sa­rios de la rebe­lión, el pre­si­den­te fran­cés Nico­las Sar­kozy anun­ció, el jue­ves 10 de mar­zo de 2011, que Fran­cia ya no reco­no­ce al régi­men del coro­nel Kha­da­fi como repre­sen­tan­te de Libia sino al Con­se­jo Nacio­nal Libio de Tran­si­ción (CNLT).

Se tra­ta, en este caso, de un acto con­tra­rio a toda la tra­di­ción diplo­má­ti­ca de Fran­cia que, has­ta aho­ra, siem­pre nun­ca había reco­no­ci­do gobier­nos sino Esta­dos. Ante­rior­men­te, el 4 de diciem­bre de 2010, Fran­cia había reco­no­ci­do a Alas­sa­ne Ouat­ta­ra como pre­si­den­te de Cos­ta de Mar­fil, en lugar de Lau­rent Gbag­bo.

En el caso de Cos­ta de Mar­fil, la mayo­ría de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal imi­tó la deci­sión de París, que espe­ra pro­vo­car aho­ra una reac­ción simi­lar en lo tocan­te a Libia. Sin embar­go, nadie pue­de dejar de notar que las deci­sio­nes del pre­si­den­te Nico­las Sar­kozy no res­pon­den a los intere­ses de Fran­cia –cuyas empre­sas están sien­do expul­sa­das de Cos­ta de Mar­fil y no tar­da­rán de ser igual­men­te expul­sa­das de Libia– sino que han sido toma­das en res­pues­ta a pedi­dos expre­sos de las admi­nis­tra­cio­nes del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Oba­ma y del pri­mer minis­tro israe­lí Netan­yahu.

Dos ope­ra­cio­nes se desa­rro­llan de for­ma simul­tá­nea: el des­pla­za­mien­to del dis­po­si­ti­vo mili­tar esta­dou­ni­den­se hacia Áfri­ca y el sal­va­men­to de los regi­me­nes títe­res en el mun­do ára­be.

Meter las tro­pas impe­ria­les en Áfri­ca

Como he veni­do expli­can­do cons­tan­te­men­te des­de hace 4 años y medio, la vic­to­ria de la resis­ten­cia liba­ne­sa ante Israel en el verano de 2006 puso fin a la estra­te­gia esta­dou­ni­den­se de redi­se­ño del «Medio Orien­te amplia­do» (Grea­ter Midd­le East) [1]. A pesar de diver­sos inten­tos, como la «mano ten­di­da» de Barack Oba­ma en su dis­cur­so del Cai­ro [2], Washing­ton no ha logra­do ela­bo­rar su estra­te­gia de repues­to. Todo pare­ce seguir como antes, pero en reali­dad Esta­dos Uni­dos se está des­en­ten­dien­do poco a poco de esa región.

Des­pués de todo, las reser­vas petro­lí­fe­ras del Medio Orien­te están en decli­ve y una intro­mi­sión mili­tar, masi­va y cos­to­sa, sólo repor­ta bene­fi­cios a lar­go pla­zo, por lo que Washing­ton mira actual­men­te hacia otras lati­tu­des. Lue­go de haber estu­dia­do la posi­bi­li­dad de con­cen­trar­se en el Cari­be, el Impe­rio mira aho­ra hacia Áfri­ca. Tie­ne que apu­rar­se por­que en 2013 el 25% del petró­leo y de las mate­rias pri­mas que se con­su­man en Esta­dos Uni­dos sal­drá del con­ti­nen­te negro. Defi­ni­ti­va­men­te con­ven­ci­do por los tra­ba­jos del ins­ti­tu­to de refle­xion y pro­pa­gan­da israe­lí Ins­ti­tu­te for Advan­ced Stra­te­gic & Poli­ti­cal Stu­dies (IASPS), Washing­ton ha ace­le­ra­do la crea­ción del Afri­Com.
El ver­da­de­ro poder que está gobier­nan­do Esta­dos Uni­dos des­de el gol­pe de Esta­do del 11 de sep­tiem­bre de 2011 puso enton­ces a Barack Oba­ma en la Casa Blan­ca y al gene­ral William E. Ward en el Afri­Com.

Recor­da­rán uste­des que el sena­dor de ori­gen ken­yano Barack Oba­ma tra­ba­jó acti­va­men­te en la crea­ción de ese dis­po­si­ti­vo y que empren­dió una gira espe­cial por Áfri­ca en agos­to de 2005, gira que ter­mi­nó con una ren­di­ción de cuen­tas en la sede del Afri­Com, en Stutt­gart. El sena­dor Oba­ma se ocu­pó enton­ces espe­cial­men­te de los intere­ses de las fir­mas far­ma­céu­ti­cas en el con­ti­nen­te negro y de los pre­pa­ra­ti­vos para la divi­sión del terri­to­rio de Sudán [3].

El gene­ral Ward, por su par­te, no es sim­ple­men­te un negro esta­dou­ni­den­se, sino que es tam­bién el ex res­pon­sa­ble de la ayu­da esta­dou­ni­den­se de segu­ri­dad a la Auto­ri­dad Pales­ti­na, o sea fue el coor­di­na­dor de segu­ri­dad entre Mah­mud Abbas y Ariel Sha­ron. Estu­vo a car­go de la apli­ca­ción de la «hoja de ruta» y de la reti­ra­da uni­la­te­ral de las fuer­zas israe­líes de Gaza –ante­rior a la cons­truc­ción del muro de sepa­ra­ción, a la divi­sión de los terri­to­rios pales­ti­nos en dos (Gaza y Cis­jor­da­nia) y a su trans­for­ma­ción en «ban­tus­ta­nes» sepa­ra­dos entre sí.

El con­flic­to de Cos­ta de Mar­fil entre Lau­rent Gbag­bo, elec­to por la mayo­ría de la pobla­ción nacio­nal, y Alas­sa­ne Ouat­ta­ra, que goza del apo­yo de una mino­ría local y de los inmi­gran­tes ori­gi­na­rios de Bur­ki­na Fas­so, mar­ca el ini­cio del plan de «redi­se­ño de Áfri­ca». Fal­ta encon­trar una puer­ta de entra­da para las tro­pas impe­ria­les ya que todos los Esta­dos afri­ca­nos han expre­sa­do ofi­cial­men­te su opo­si­ción al des­plie­gue del Afri­Com en terri­to­rio afri­cano. Es en este pun­to que inter­vie­ne la suble­va­ción libia.

La ola de opo­si­ción al impe­ria­lis­mo que vie­ne sacu­dien­do el mun­do ára­be des­de diciem­bre de 2010 ha pro­vo­ca­do la caí­da del gobierno de Saad Hari­ri en el Líbano, la fuga de Zine el-Abb­di­ne Ben Ali en Túnez, la caí­da de OSN Muba­rak en Egip­to, dis­tur­bios en Yemen, en Bah­rein y en Ara­bia Sau­di­ta y enfren­ta­mien­tos en Libia. En este últi­mo país, el coro­nel Mua­mar el-Kha­da­fi se apo­ya en los Kha­da­fa (tri­bu del cen­tro del país) y en la mayo­ría de los Makarha (tri­bu del oes­te) y se enfren­ta a una amplia coa­li­ción que, ade­más de los War­fa­la (tri­bu del este), inclu­ye tan­to a monár­qui­cos prooc­ci­den­ta­les como a inte­gris­tas wahha­bi­tas y revo­lu­cio­na­rios comu­nis­tas o kho­mei­nis­tas.

Washing­ton ha trans­for­ma­do esta insu­rrec­ción en una gue­rra civil: los mer­ce­na­rios afri­ca­nos de la empre­sa israe­lí CST Glo­bal lle­ga­ron en auxi­lio de Kha­da­fi [4] mien­tras que los mer­ce­na­rios afga­nos de los ser­vi­cios secre­tos de Ara­bia Sau­di­ta arri­ba­ron para apo­yar a los par­ti­da­rios de la monar­quía y gru­pos isla­mis­tas eti­que­tea­dos como «Al-Qae­da».

Ade­más de los com­ba­tes, esta situa­ción está pro­vo­can­do una cri­sis huma­ni­ta­ria inter­na­cio­nal: en dos sema­nas 230 000 inmi­gran­tes han hui­do del país (118 000 hacia Túnez, 107 000 hacia Egip­to, 2 000 hacia Níger y 4 300 hacia Arge­lia).
Esta cruel situa­ción jus­ti­fi­ca una nue­va «gue­rra huma­ni­ta­ria», según la gas­ta­da ter­mi­no­lo­gía de la pro­pa­gan­da atlan­tis­ta.

El 27 de febre­ro, los suble­va­dos fun­dan el Con­se­jo Nacio­nal Libio de Tran­si­ción (CNLT). Por su par­te, el minis­tro de Jus­ti­cia Mus­ta­fa Moha­med Abud al-Dje­leil, inter­lo­cu­tor pri­vi­le­gia­do del Impe­rio en el seno del gobierno de Kha­da­fi, se une a la revo­lu­ción y crea un gobierno pro­vi­sio­nal. Las dos estruc­tu­ras se fun­den en una sola el 2 de mar­zo, con­ser­van la eti­que­ta CNLT pero aho­ra es Abud al-Dje­leil quien pre­si­de el Con­se­jo. En otras pala­bras, Washing­ton logró situar su peón a la cabe­za de la insu­rrec­ción.

Vio­len­tas dis­cu­sio­nes se pro­du­cen duran­te los pri­me­ros deba­tes del nue­vo Con­se­jo Nacio­nal Libio de Tran­si­ción. Los ele­men­tos proes­ta­dou­ni­den­ses pro­po­nen recu­rrir a la ONU para impe­dir los bom­bar­deos de las fuer­zas lea­les a Kha­da­fi, pero la mayo­ría se opo­ne.
El 5 de mar­zo, un diplo­má­ti­co bri­tá­ni­co lle­ga a Ben­ga­si escol­ta­dos por coman­dos del SAS [Siglas del Spe­cial Air Ser­vi­ce, prin­ci­pal fuer­za de ope­ra­cio­nes espe­cia­les del ejér­ci­to bri­tá­ni­co. Nota del Tra­duc­tor.], tra­ta de reu­nir­se con el Con­se­jo Nacio­nal Libio de Tran­si­ción y de con­ven­cer­lo de que recu­rra al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, pero los suble­va­dos recha­zan toda for­ma de inje­ren­cia y lo expul­san.

Se tra­ta de un resul­ta­do ines­pe­ra­do. Abud al-Dje­leil no logra cam­biar la posi­ción del CNLT pero lo con­ven­ce de con­for­mar un Comi­té de Cri­sis pre­si­di­do por Mahud Dje­bril. Este últi­mo se pro­nun­cia a favor de la ins­tau­ra­ción de una zona de exclu­sión aérea.

JPEG - 21.3 KB
Mah­mud Dje­bril (minis­tro libio de Pla­ni­fi­ca­ción) y Ali Esaui (emba­ja­dor en la India) se unie­ron a los suble­va­dos. Los occi­den­ta­les los esco­gie­ron para repre­sen­tar la Libia post-Kha­da­fi.

Las agen­cias de pren­sa occi­den­ta­les se esfuer­zan por pre­sen­tar a Mah­mud Dje­bril como «un inte­lec­tual demó­cra­ta» que venía refle­xio­nan­do des­de hace mucho sobre la evo­lu­ción del país y que había redac­ta­do un pro­yec­to titu­la­do Visión libia. La reali­dad es que Mah­mud Dje­bril, jun­to con su ami­go al-Dje­leil, for­ma­ba par­te del gobierno de Kha­da­fi como minis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción. Al igual que en los pri­me­ros días de las revo­lu­cio­nes de Túnez y Egip­to, varios cua­dros del régi­men tra­tan de sepa­rar­se del dic­ta­dor para que­dar­se en el poder.

Creen que logra­rán esto últi­mo des­vian­do el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y ponién­do­se al ser­vi­cio de los intere­ses impe­ria­les. Así que aho­ra agi­tan la ban­de­ra roja, negra y ver­de del rey Idris [5] mien­tras que el aspi­ran­te al trono, Moha­med el-Senus­si, afir­ma, des­de Lon­dres y a tra­vés de los cana­les de tele­vi­sión de Ara­bia Sau­di­ta, que está «dis­pues­to a ser­vir a Su pue­blo».

El 7 de mar­zo, el Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, con­for­ma­do por Ara­bia Sau­di­ta, Bah­rein, los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Kuwait, Omán y Qatar, «soli­ci­ta al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que tome las medi­das nece­sa­rias para pro­te­ger a los civi­les en Libia, como la impo­si­ción de una zona de exclu­sión aérea». Esta absur­da decla­ra­ción des­vía el deba­te del Con­se­jo de Segu­ri­dad que, des­de la adop­ción de la reso­lu­ción 1970 [6], venia tra­tan­do de hacer entrar en razón al coro­nel Kha­da­fi median­te la limi­ta­ción de sus des­pla­za­mien­tos y la con­ge­la­ción de sus bie­nes.

El Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo reto­ma así, a nivel esta­tal, la pro­po­si­ción del emba­ja­dor de Libia en la ONU, diplo­má­ti­co que ya se había pasa­do a las filas del CNLT.

Supues­ta­men­te por ini­cia­ti­va de los dipu­tados, Mah­mud Dje­bril via­ja a Estras­bur­go para infor­mar al Par­la­men­te Euro­peo sobre la situa­ción de su país. El ejér­ci­to fran­cés le garan­ti­za el trans­por­te. Bajo el impul­so del libe­ral bel­ga Guy Verhofs­dat y del eco­lo­gis­ta fran­co-ale­mán Daniel Cohn-Ben­dit, el Par­la­men­to Euro­peo adop­ta una reso­lu­ción lla­man­do a una inter­ven­ción inter­na­cio­nal [7].

El pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co David Came­ron y el pre­si­den­te fran­cés Nico­las Sar­kozy envían una car­ta de 7 pun­tos al pre­si­den­te de la Unión Euro­pea, Her­man van Rom­puy [8]. Expre­san sus deseos de que el Con­se­jo Euro­peo extra­or­di­na­rio reco­noz­ca al CNLT, apo­ye una denun­cia con­tra Kha­da­fi ante el Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal y aprue­be una inter­ven­ción mili­tar inter­na­cio­nal. Pero sus pedi­dos son recha­za­dos [9]. Ale­ma­nia se nie­ga a meter­se en terreno peli­gro­so mien­tras que Bul­ga­ria recha­za al CNLT y acu­sa a sus repre­sen­tan­tes de ser cri­mi­na­les impli­ca­dos en las tor­tu­ras a las enfer­me­ras búl­ga­ras que el régi­men man­tu­vie­ra dete­ni­das por lar­go tiem­po.
Simul­tá­nea­men­te, los minis­tros de Defen­sa de la OTAN se reúnen en Bru­se­las para pre­pa­rar una posi­ble zona de exclu­sión aérea [10].

El CNTL –ya reco­no­ci­do por Fran­cia des­de el 10 de mar­zo– entre­ga el 12 de mar­zo una car­ta al secre­ta­rio gene­ral de la Liga Ára­be, Amr Mous­sa. El tex­to refle­ja la posi­ción de Ara­bia Sau­di­ta: pide que «se pon­ga fin al derra­ma­mien­to de san­gre a tra­vés de una deci­sión que impon­ga una zona de exclu­sión aérea en Libia y median­te el reco­no­ci­mien­to del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción como repre­sen­tan­te de Libia». Los minis­tros de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Liga Ára­be se reúnen inme­dia­ta­men­te a puer­tas cerra­das en El Cai­ro, des­le­gi­ti­man a la dele­ga­ción ofi­cial de Libia y reco­no­cen al CNTL como nue­vo inter­lo­cu­tor, satis­fa­cen des­pués la peti­ción de este últi­mo y recu­rren al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU con vis­tas al esta­ble­ci­mien­to de la «zona de no sobre­vue­lo».

Esta deci­sión debe ser inter­pre­ta­da como lo que real­men­te es: los regí­me­nes títe­res de Esta­dos Uni­dos e Israel en el mun­do ára­be piden la pro­tec­ción de sus supe­rio­res. El Con­se­jo de Segu­ri­dad pue­de decre­tar una zona de exclu­sión aérea, pero no tie­ne cómo hacer­la res­pe­tar. Será la OTAN quien ten­ga que impo­ner­la. Son las fuer­zas impe­ria­les, dis­fra­za­das de cas­cos azu­les, quie­nes man­ten­drán en tie­rra a la avia­ción Libia, bom­bar­dean­do sus aero­puer­tos e ins­ta­la­cio­nes fijas o móvi­les de misi­les tie­rra-aire y, de ser nece­sa­rio, derri­ban­do los avio­nes.

La Liga Ára­be no dio a cono­cer los deta­lles del voto. De los 22 Esta­dos miem­bros, sólo 2 vota­ron por el NO. Fue­ron Arge­lia, que teme un des­plie­gue de la OTAN en su fron­te­ra este, y Siria, el úni­co país ára­be que per­sis­te, a pesar de la posi­ción de todos los demás, en su opo­si­ción a la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se y al sio­nis­mo. Es pro­ba­ble que el Líbano y otros paí­ses hayan ele­gi­do la abs­ten­ción.

Con­tra­ria­men­te a lo que sugie­ren los res­pon­sa­bles occi­den­ta­les, la Unión Afri­ca­na nun­ca ha desea­do una inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra. Por el con­tra­rio, la recha­zó explí­ci­ta­men­te el 10 de mar­zo [11]. La razón es evi­den­te. Está cla­ro para todos y cada uno de sus miem­bros que el dra­ma libio está sien­do ampli­fi­ca­do de mane­ra total­men­te inten­cio­nal con vis­tas a uti­li­zar­lo como pre­tex­to para jus­ti­fi­car un des­em­bar­co masi­vo de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses en Áfri­ca.

Sal­var las monar­quías del Gol­fo

Ara­bia Sau­di­ta es el eje del dis­po­si­ti­vo impe­rial en la región del Gol­fo. A prin­ci­pios del siglo 20, la fami­lia Saud creó ese Esta­do con el apo­yo de los bri­tá­ni­cos, des­pués de gue­rras de con­quis­ta extre­ma­da­men­te san­grien­tas. Ara­bia Sau­di­ta y sus reser­vas petro­lí­fe­ras –las más impor­tan­tes del mun­do– caye­ron den­tro de la órbi­ta esta­dou­ni­den­se al final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. En vir­tud del acuer­do del Quincy entre el rey Ibn Saud y el pre­si­den­te Roo­se­velt, la fami­lia Saud está obli­ga­da a sumi­nis­trar petró­leo a Esta­dos Uni­dos y Esta­dos Uni­dos está obli­ga­do a garan­ti­zar la pro­tec­ción de la fami­lia rei­nan­te, no la pro­tec­ción del país.

Ara­bia Sau­di­ta no es en reali­dad un Esta­do y ni siquie­ra tie­ne nom­bre. No es más que la par­te de Ara­bia que per­te­ne­ce a la fami­lia Saud, cuyos miem­bros admi­nis­tran ese terri­to­rio según sus intere­ses per­so­na­les (y los de Esta­dos Uni­dos) mien­tras lle­van una vida diso­lu­ta que nada tie­ne que ver con la aus­te­ri­dad wahha­bi­ta de la que tan­to pre­su­men. Como el rey Ibn Saud tuvo 32 espo­sas y 53 hijos, por lo que se deci­dió, en aras de limi­tar los con­flic­tos fami­lia­res, que la coro­na no se trans­mi­tie­ra de padre a hijo, sino de her­mano a her­mano. El hijo mayor de Ibn Saud murió de enfer­me­dad y fue por lo tan­to el siguien­te hijo, que tenía enton­ces 51 años, quien le suce­dió en el trono en 1953.

En 1960, le siguió el ter­cer hijo, que con­ta­ba enton­ces 60 años, y así suce­si­va­men­te. El actual rey tie­ne 87 años, recien­te­men­te sufrió com­pli­ca­das inter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas y es pro­ba­ble que no le que­de mucho tiem­po de vida. Su her­mano Sul­tan, el pre­sun­to suce­sor, pade­ce el mal de Alzhei­mer. El resul­ta­do de todo lo ante­rior es un régi­men impo­pu­lar y frá­gil, que ya estu­vo a pun­to de derrum­bar­se en 1979. Es por eso que tan­to Riad como Washing­ton ven con temor las insu­rrec­cio­nes ára­bes que se están pro­du­cien­do alre­de­dor de Ara­bia Sau­di­ta, en Yemen y en Bah­rein.

El ejér­ci­to de Ara­bia Sau­di­ta ya está pre­sen­te en Yemen y espe­ra ayu­dar al pre­si­den­te Ali Abdu­llah Saleh a poner fin a la revuel­ta, con la ayu­da de la CIA. Que­da Bah­rein.

Bah­rein es una isli­ta del tama­ño de Micro­ne­sia o de la isla de Man. En el siglo 18, la fami­lia de los Al-Kha­li­fa, pri­mos de la fami­lia rei­nan­te en Kuwait, arre­ba­ta­ron a Per­sia ese peque­ño terri­to­rio. Así que la monar­quía de Bah­rein es sun­ni­ta mien­tras que la pobla­ción es ára­be chií­ta. Su eco­no­mía, a dife­ren­cia de las demás monar­quías del Gol­fo, no depen­de úni­ca­men­te de los ingre­sos del petró­leo. En Bah­rein exis­te, sin embar­go, una fuer­te inmi­gra­ción, cer­ca del 40% de la pobla­ción total, pro­ve­nien­te prin­ci­pal­men­te de Irán y la India.

JPEG - 11.4 KB
Ian Hen­der­son, tor­tu­ra­dor al ser­vi­cio de Su Majes­tad Isa­bel II, ha man­te­ni­do el orden en Bah­rein duran­te 40 años.

Bah­rein cayó en la órbi­ta bri­tá­ni­ca en 1923. Lon­dres depu­so al emir y puso en el poder a su hijo, más dis­pues­to a hacer con­ce­sio­nes. Duran­te los años 1950 y 1960, nacio­na­lis­tas ára­bes y comu­nis­tas tra­ta­ron de libe­rar el país. El Rei­no Uni­do res­pon­dió con el envío de sus mejo­res espe­cia­lis­tas en repre­sión, como Ian Hen­der­son, cono­ci­do des­de enton­ces como el «car­ni­ce­ro de Bah­rein».

En defi­ni­ti­va, el país reco­bró su inde­pen­den­cia en 1971, sólo para caer en la órbi­ta de Esta­dos Uni­dos, que ins­ta­ló allí su base mili­tar regio­nal y esta­cio­nó en ella la 5ª Flo­ta. Nue­vos dis­tur­bios, ins­pi­ra­dos en la Revo­lu­ción ira­ní, se pro­du­je­ron en Bah­rein duran­te los años 1980. En los años 1990, las fuer­zas de opo­si­ción –mar­xis­tas, nacio­na­lis­tas ára­bes y kho­mei­nis­tas– se unie­ron en una lar­ga Inti­fa­da.

JPEG - 15.1 KB
Alain Bauer, con­se­je­ro de segu­ri­dad de Nico­las Sar­kozy, fue pues­to a car­go de la reor­ga­ni­za­ción de la poli­cía de Bah­rein.

La cal­ma no vol­vió has­ta 1999, con el ascen­so al trono del rey Ahmad, un dés­po­ta ilus­tra­do que ins­ti­tu­yó una Asam­blea con­sul­ti­va elec­ta y favo­re­ció el acce­so de las muje­res a los car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad. Esto le valió cier­ta con­ci­lia­ción con su opo­si­ción his­tó­ri­ca, pero ale­jó de él a los extre­mis­tas de la mino­ría sun­ni­ta que sir­ve de apo­yo al régi­men.

Des­de el 14 de febre­ro de 2011, nue­vas mani­fes­ta­cio­nes han veni­do tenien­do lugar en Bah­rein. Orga­ni­za­das al prin­ci­pio por el Wefaq, el par­ti­do kho­mei­nis­ta, las mani­fes­ta­cio­nes denun­cia­ban la corrup­ción y el sis­te­ma poli­cial. Pero el éxi­to popu­lar del movi­mien­to y la bru­tal repre­sión de que fue obje­to pro­vo­ca­ron una rápi­da radi­ca­li­za­ción, a pesar de un tími­do inten­to de aper­tu­ra del prín­ci­pe here­de­ro [12].

JPEG - 27.2 KB
Al cen­tro, el prín­ci­pe Kha­lil bin Ahmad bin Muham­mad Al Kha­li­fa, minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res del rei­no de Bah­rein, y sus ami­gos del Ame­ri­can Jewish Com­mit­tee.

La monar­quía per­dió su legi­ti­mi­dad como resul­ta­do de las reve­la­cio­nes sobre el for­ta­le­ci­mien­to de sus víncu­los con el movi­mien­to sio­nis­ta. A par­tir de 2007, los Kha­li­fa se vin­cu­la­ron con el Ame­ri­can Jewish Com­mit­tee. Según la opo­si­ción de Bah­rein, dichos víncu­los se esta­ble­cie­ron a tra­vés de Alain Bauer, el con­se­je­ro del pre­si­den­te fran­cés Nico­las Sar­kozy. Fue el pro­pio Bauer quien se encar­gó de reor­ga­ni­zar el sis­te­ma poli­cial de Bah­rein.

JPEG - 27.5 KB
El secre­ta­rio esta­dou­ni­den­se de Defen­sa, Robert Gates, lle­gó a Mana­ma el 13 de mar­zo de 2011 para reu­nir­se con el rey de Bah­rein y expre­sar­le el apo­yo de Esta­dos Uni­dos. Al día siguien­te, el ejér­ci­to de Ara­bia Sau­di­ta pene­tró en Bah­rein para aplas­tar la rebe­lión.

La mayo­ría de los mani­fes­tan­tes luchan aho­ra por el derro­ca­mien­to de la monar­quía, lo cual cons­ti­tu­ye la línea roja que no se pue­de atra­ve­sar, según los pará­me­tros de las demás monar­quías del Gol­fo y de su pro­tec­tor esta­dou­ni­den­se. Es por ello que el secre­ta­rio esta­dou­ni­den­se de Defen­sa, Robert Gates, via­jó a Mana­ma el 13 de mar­zo de 2011.

Ofi­cial­men­te, Gates invi­tó al rey a tener en cuen­ta los recla­mos de su pue­blo y a bus­car una sali­da pací­fi­ca al con­flic­to. Cla­ro está, ese tipo de con­se­jo no corres­pon­de a un secre­ta­rio de Defen­sa, sino a un secre­ta­rio de Esta­do. En reali­dad, el señor Gates había ido a Bah­rein para con­cre­tar la par­te polí­ti­ca de una ope­ra­ción mili­tar que ya esta­ba lis­ta.

Al día siguien­te, el 14 de mar­zo, los otras 5 monar­quías del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo die­ron su con­sen­ti­mien­to para la acti­va­ción del «Escu­do de la penín­su­la», una fuer­za común de inter­ven­ción pre­vis­ta des­de hace mucho para con­te­ner la posi­ble expan­sión de la revo­lu­ción kho­mei­nis­ta. Esa mis­ma tar­de, 1 000 sol­da­dos de Ara­bia Sau­di­ta y 500 poli­cías de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos entra­ban en Bah­rein.

Se decre­tó el esta­do de urgen­cia por espa­cio de 3 meses. Se sus­pen­die­ron las pocas liber­ta­des tole­ra­das. En la madru­ga­da del 16 de mar­zo, las fuer­zas de las monar­quías, arma­das y entre­na­das por Esta­dos Uni­dos, actua­ron de con­jun­to para des­alo­jar a los mani­fes­tan­tes de los luga­res don­de esta­ban acam­pan­do. En vez de gases lacri­mó­ge­nos, uti­li­za­ron gases de com­ba­te y muni­ción real. Las auto­ri­da­des reco­no­cen más de 1 000 heri­dos de gra­ve­dad, entre los que se cuen­tan varios heri­dos de bala, pero sólo admi­ten 5 muer­tos, una pro­por­ción muy poco creí­ble.

La Doc­tri­na Oba­ma

Así que Washing­ton hizo su elec­ción. Des­pués de un ador­me­ce­dor dis­cur­so sobre los dere­chos huma­nos y de salu­dar la «pri­ma­ve­ra ára­be» con for­za­do entu­sias­mo, la admi­nis­tra­ción Oba­ma optó por la fuer­za para sal­var lo que aún pue­de sal­var­se.

Al igual que en la épo­ca en que los comu­nis­tas derro­ca­ron la monar­quía afga­na, fue el laca­yo sau­di­ta quien reci­bió de Washing­ton el encar­go de diri­gir la con­tra­rre­vo­lu­ción. Armó a una fac­ción de la opo­si­ción libia y con­vir­tió el deba­te de la ONU sobre san­cio­nes con­tra Libia en un deba­te sobre la crea­ción de una zona de exclu­sión aérea, o sea sobre la inter­ven­ción mili­tar, e inter­vino mili­tar­men­te en Bah­rein.

No hay dife­ren­cia entre la «doc­tri­na Oba­ma» y la «doc­tri­na Brezh­nev». En 1968, los tan­ques del Pac­to de Var­so­via ponían fin a la «pri­ma­ve­ra de Pra­ga» para pro­te­ger el vaci­lan­te Impe­rio sovié­ti­co. En 2011, los blin­da­dos de Ara­bia Sau­di­ta aplas­tan al pue­blo de Bah­rein para pro­te­ger el Impe­rio anglo­sa­jón.
Hip­no­ti­za­dos por las catás­tro­fes natu­ra­les y nuclea­res que se están pro­du­cien­do al mis­mo momen­to en Japón, los medios de pren­sa occi­den­ta­les obser­van el mayor silen­cio sobre el desa­rro­llo de toda esta ope­ra­ción.

La Revo­lu­ción fran­ce­sa tuvo que hacer fren­te a la inva­sión de las monar­quías que unie­ron sus fuer­zas. La Revo­lu­ción rusa tuvo que afron­tar la arre­me­ti­da de los ejér­ci­tos blan­cos. La Revo­lu­ción ira­ní tuvo que enfren­tar la inva­sión ira­quí. La Revo­lu­ción ára­be ten­drá que hacer fren­te al ejér­ci­to de Ara­bia Sau­di­ta.

Thierry Meys­san.

[1] Ver: La gran impos­tu­ra II. Mani­pu­la­ción y des­in­for­ma­ción en los medios de comu­ni­ca­ción, por Thierry Meys­san, Edi­cio­nes Timé­li /​Mon­te Avi­la, 2008.

[2] «Decla­ra­cio­nes de Barack Oba­ma en la Uni­ver­si­dad de El Cai­ro», por Barack Oba­ma; «El dis­cur­so de Oba­ma en el Cai­ro», por Fidel Cas­tro Ruz; «Oba­ma y las segun­das inten­cio­nes de la mano ten­di­da a los musul­ma­nes», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 4 y 9 de junio de 2009.

[3] «L’esperienza poli­ti­ca afri­ca­na di Barack Oba­ma», por Thierry Meys­san, in Eura­sia, Rvis­ta di Stu­di Geo­po­li­ti­ci, Vol. 3, 2009.

[4] «Israel se movi­li­za para soco­rrer a su alia­do Gada­fi», «La com­pa­ñía CST Glo­bal espe­cia­li­za­da en el reclu­ta­mien­to de mer­ce­na­rios y el cri­mi­nal de gue­rra Israel Ziv nos escri­ben», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 3 y 7 de mar­zo de 2011.

[5] «Quand flot­tent sur les pla­ces lib­yen­nes les dra­peaux du roi Idris», por Man­lio Dinuc­ci, Réseau Vol­tai­re, 1º de mar­zo de 2011.

[6] «Reso­lu­ción 1970 apro­ba­da por el Con­se­jo de Segu­ri­dad», Red Vol­tai­re, 26 de febre­ro de 2011.

[7] «Reso­lu­ción del Par­la­men­to Euro­peo sobre los paí­ses veci­nos meri­dio­na­les, y Libia en par­ti­cu­lar», Red Vol­tai­re, 10 de mar­zo de 2011.

[8] «Let­tre con­join­te de Nico­las Sar­kozy et David Came­ron à Her­man Van Rom­puy sur la Lib­ye», Réseau Vol­tai­re, 10 de mar­zo de 2011.

[9] «Decla­ra­ción adop­ta­da por el Con­se­jo Euro­peo Extra­or­di­na­rio sobre los paí­ses veci­nos meri­dio­na­les, y Libia en par­ti­cu­lar», «Remarks by Her­man Van Rom­puy at the press con­fe­ren­ce follo­wing the extra­or­di­nary Euro­pean Coun­cil on EU Southern Neigh­bourhood and Lib­ya», Réseau Vol­tai­re, 11 de mar­zo de 2011.

[10] «Press con­fe­ren­ce by Anders Fogh Ras­mus­sen on Lib­ya», Vol­tai­re Net­work, 10 de mar­zo de 2011.

[11] «Com­mu­ni­qué de l’Union afri­cai­ne sur la Lib­ye», Réseau Vol­tai­re, 10 de mar­zo de 2011.

[12] «Crown Prin­ce Sal­man bin Hamad bin Isa Al Kha­li­fa inter­view with Bah­rain TV», Vol­tai­re Net­work, 6 de mar­zo de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *