Libia: el trío de la muer­te – Angel Gue­rra Cabrera

Esta­dos Uni­dos, Fran­cia e Ingla­te­rra des­pe­da­zan Libia con la venia del Con­se­jo de Seguridad(CS) de la ONU y la cíni­ca com­pli­ci­dad de la Liga Árabe(LA). Aun­que, tén­ga­se en cuen­ta, vota­ron por la abs­ten­ción Rusia, Chi­na, Bra­sil e India. El todo caso, el CS, encar­ga­do, según la Car­ta de la ONU, de velar por la sobe­ra­nía, la auto­de­ter­mi­na­ción, la inde­pen­den­cia, la inte­gri­dad terri­to­rial de las nacio­nes y la solu­ción pací­fi­ca de los con­flic­tos inter­na­cio­na­les otra vez piso­tea des­fa­cha­ta­da­men­te esos principios.

La pro­pues­ta de Hugo Chá­vez, esa sí acor­de con la Car­ta de la ONU y que Kada­fi apo­yó, para que una comi­sión de paí­ses bus­ca­ra una solu­ción polí­ti­ca median­te el diá­lo­go entre las par­tes fue sata­ni­za­da de inme­dia­to por las boci­nas mediá­ti­cas en ambos már­ge­nes del Atlán­ti­co. El trío fran­co-anglo­sa­jón no quie­re dis­cu­sio­nes ni oír a nadie. Por ejem­plo a Noam Chomsky, entre otros obser­va­do­res agu­dos, cuan­do argu­men­ta una razón prin­ci­pa­lí­si­ma que hace de la inter­ven­ción mili­tar un gra­ve error: lo que hay es Libia es una gue­rra civil y, nos gus­te o no, Kada­fi cuen­ta con apoyo.

¿Pero quié­nes com­po­nen la LA? En su inmen­sa mayo­ría los regí­me­nes que están sien­do sacu­di­dos por la ola revo­lu­cio­na­ria des­de Marrue­cos has­ta el Gol­fo de Adén. ¿Y quié­nes cor­tan allí el baca­lao? Prin­ci­pal­men­te Ara­bia Sau­di­ta y demás satra­pías del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, todas estre­chas alia­das de Esta­dos Uni­dos, corrup­tas y anti­de­mo­crá­ti­cas, furio­sas enemi­gas de los pue­blos ára­bes y ‑por vie­jos ren­co­res- de Kada­fi. Pero tam­bién ate­rra­das de enfu­re­cer más a sus pue­blos si se invo­lu­cran en los bom­bar­deos, pos­po­nen enviar con­tra Libia ni uno de los cien­tos de cos­to­sí­si­mos avio­nes com­pra­dos a Esta­dos Uni­dos. En suma, el vetea­do bar­niz de legi­ti­mi­dad de la “coa­li­ción de los dis­pues­tos” se derri­te. La direc­ción de las ope­ra­cio­nes, se supo­ne, pasa­rá de Esta­dos Unidos(que no quie­re apa­re­cer al fren­te) a la OTAN, es decir, de un gene­ral yan­qui a otro gene­ral yan­qui, pero con el dis­gus­to de Sar­kozy que quie­re toda la glo­ria para sí, aun­que has­ta aho­ra las dos ter­ce­ras par­tes de las accio­nes han sido rea­li­za­das por avio­nes esta­du­ni­den­ses ‑sin con­tar la llu­via de misi­les Tomahawk- y sólo el 18 por cien­to por apa­ra­tos galos. La OTAN se res­que­bra­ja. La grie­ta abier­ta por Tur­quía se une a la de Ale­ma­nia, ambas nega­das a invo­lu­crar­se en la ope­ra­ción Odi­sea del Amanecer.

A esca­sos cua­tro días de haber­se ini­cia­do, es tan osten­si­ble­men­te cri­mi­nal la aven­tu­ra del trío fran­co-anglo­sa­jón que el minis­tro de defen­sa ruso Ana­to­li Ser­diu­kov, recién con­clui­da una entre­vis­ta con su homó­lo­go esta­du­ni­den­se Robert Gates recla­ma­ba un alto el fue­go y aña­día … en (Libia)… han sufri­do ins­ta­la­cio­nes no mili­ta­res y han muer­to civi­les. Eso es algo que no se pue­de per­mi­tir. Mien­tras, la voce­ra de la can­ci­lle­ría chi­na afir­ma­ba: La reso­lu­ción de la ONU de esta­ble­cer una zona de exclu­sión aérea sobre Libia tie­ne como obje­ti­vo pro­te­ger a los civi­les. Nos opo­ne­mos a que el abu­so de la fuer­za cau­se más muer­tes civi­les y desas­tres huma­ni­ta­rios más gra­ves. Por su par­te el pri­mer minis­tro tur­co Recyp Erdo­gan reite­ra­ba su vigo­ro­sa opo­si­ción a una inter­ven­ción de la OTAN en Libia: no nos ima­gi­na­mos a nues­tros avio­nes envian­do bom­bas sobre civi­les libios. No que­re­mos que Libia se con­vier­ta en un segun­do Irak. Una civi­li­za­ción colap­só en Irak…fueron muer­tos más de un millón de per­so­nas. Y Mou­rad Mede­ci, can­ci­ller de Arge­lia, país que se opu­so a que la LA pidie­ra la zona de exclu­sión: los bom­bar­deos son des­pro­por­cio­na­dos y ame­na­zan con agra­var la crisis.

En Bra­sil, des­de don­de el Nobel de la Paz Oba­ma dio el sába­do 19 la orden de fue­go con­tra Libia, reci­bía de nue­vo el mar­tes 22 la con­de­na de su pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff: La inter­ven­ción mili­tar está tenien­do un efec­to con­tra­rio al desea­do y, en lugar de pro­te­ger a los ciu­da­da­nos libios, pro­vo­ca­rá más muer­tes. Recor­da­ba que esta es la posi­ción de Rusia, Chi­na e India, tam­bién inte­gran­tes del BRICS. En Amé­ri­ca Lati­na se han opues­to, ade­más, a la inter­ven­ción Argen­ti­na, Uru­guay y, por supues­to, los inte­gran­tes de la ALBA, soli­da­rios con la pos­tu­ra de Chá­vez. Cabe recor­dar que tan tem­prano como el 23 de febre­ro de este año Fidel Cas­tro aler­tó sobre la ame­na­za de esta inter­ven­ción en Libia no sólo ‑argu­men­tó-para apo­de­rar­se de su petró­leo sino con la inten­ción de fre­nar la ola revo­lu­cio­na­ria ára­be. Como mi esti­ma­do ami­go Adol­fo Gilly invi­to a leer todas las Refle­xio­nes de Fidel sobre este tema.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.