Libia: el trío de la muer­te – Angel Gue­rra Cabre­ra

Esta­dos Uni­dos, Fran­cia e Ingla­te­rra des­pe­da­zan Libia con la venia del Con­se­jo de Seguridad(CS) de la ONU y la cíni­ca com­pli­ci­dad de la Liga Árabe(LA). Aun­que, tén­ga­se en cuen­ta, vota­ron por la abs­ten­ción Rusia, Chi­na, Bra­sil e India. El todo caso, el CS, encar­ga­do, según la Car­ta de la ONU, de velar por la sobe­ra­nía, la auto­de­ter­mi­na­ción, la inde­pen­den­cia, la inte­gri­dad terri­to­rial de las nacio­nes y la solu­ción pací­fi­ca de los con­flic­tos inter­na­cio­na­les otra vez piso­tea des­fa­cha­ta­da­men­te esos prin­ci­pios.

La pro­pues­ta de Hugo Chá­vez, esa sí acor­de con la Car­ta de la ONU y que Kada­fi apo­yó, para que una comi­sión de paí­ses bus­ca­ra una solu­ción polí­ti­ca median­te el diá­lo­go entre las par­tes fue sata­ni­za­da de inme­dia­to por las boci­nas mediá­ti­cas en ambos már­ge­nes del Atlán­ti­co. El trío fran­co-anglo­sa­jón no quie­re dis­cu­sio­nes ni oír a nadie. Por ejem­plo a Noam Chomsky, entre otros obser­va­do­res agu­dos, cuan­do argu­men­ta una razón prin­ci­pa­lí­si­ma que hace de la inter­ven­ción mili­tar un gra­ve error: lo que hay es Libia es una gue­rra civil y, nos gus­te o no, Kada­fi cuen­ta con apo­yo.

¿Pero quié­nes com­po­nen la LA? En su inmen­sa mayo­ría los regí­me­nes que están sien­do sacu­di­dos por la ola revo­lu­cio­na­ria des­de Marrue­cos has­ta el Gol­fo de Adén. ¿Y quié­nes cor­tan allí el baca­lao? Prin­ci­pal­men­te Ara­bia Sau­di­ta y demás satra­pías del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, todas estre­chas alia­das de Esta­dos Uni­dos, corrup­tas y anti­de­mo­crá­ti­cas, furio­sas enemi­gas de los pue­blos ára­bes y ‑por vie­jos ren­co­res- de Kada­fi. Pero tam­bién ate­rra­das de enfu­re­cer más a sus pue­blos si se invo­lu­cran en los bom­bar­deos, pos­po­nen enviar con­tra Libia ni uno de los cien­tos de cos­to­sí­si­mos avio­nes com­pra­dos a Esta­dos Uni­dos. En suma, el vetea­do bar­niz de legi­ti­mi­dad de la “coa­li­ción de los dis­pues­tos” se derri­te. La direc­ción de las ope­ra­cio­nes, se supo­ne, pasa­rá de Esta­dos Unidos(que no quie­re apa­re­cer al fren­te) a la OTAN, es decir, de un gene­ral yan­qui a otro gene­ral yan­qui, pero con el dis­gus­to de Sar­kozy que quie­re toda la glo­ria para sí, aun­que has­ta aho­ra las dos ter­ce­ras par­tes de las accio­nes han sido rea­li­za­das por avio­nes esta­du­ni­den­ses ‑sin con­tar la llu­via de misi­les Tomahawk- y sólo el 18 por cien­to por apa­ra­tos galos. La OTAN se res­que­bra­ja. La grie­ta abier­ta por Tur­quía se une a la de Ale­ma­nia, ambas nega­das a invo­lu­crar­se en la ope­ra­ción Odi­sea del Ama­ne­cer.

A esca­sos cua­tro días de haber­se ini­cia­do, es tan osten­si­ble­men­te cri­mi­nal la aven­tu­ra del trío fran­co-anglo­sa­jón que el minis­tro de defen­sa ruso Ana­to­li Ser­diu­kov, recién con­clui­da una entre­vis­ta con su homó­lo­go esta­du­ni­den­se Robert Gates recla­ma­ba un alto el fue­go y aña­día … en (Libia)… han sufri­do ins­ta­la­cio­nes no mili­ta­res y han muer­to civi­les. Eso es algo que no se pue­de per­mi­tir. Mien­tras, la voce­ra de la can­ci­lle­ría chi­na afir­ma­ba: La reso­lu­ción de la ONU de esta­ble­cer una zona de exclu­sión aérea sobre Libia tie­ne como obje­ti­vo pro­te­ger a los civi­les. Nos opo­ne­mos a que el abu­so de la fuer­za cau­se más muer­tes civi­les y desas­tres huma­ni­ta­rios más gra­ves. Por su par­te el pri­mer minis­tro tur­co Recyp Erdo­gan reite­ra­ba su vigo­ro­sa opo­si­ción a una inter­ven­ción de la OTAN en Libia: no nos ima­gi­na­mos a nues­tros avio­nes envian­do bom­bas sobre civi­les libios. No que­re­mos que Libia se con­vier­ta en un segun­do Irak. Una civi­li­za­ción colap­só en Irak…fueron muer­tos más de un millón de per­so­nas. Y Mou­rad Mede­ci, can­ci­ller de Arge­lia, país que se opu­so a que la LA pidie­ra la zona de exclu­sión: los bom­bar­deos son des­pro­por­cio­na­dos y ame­na­zan con agra­var la cri­sis.

En Bra­sil, des­de don­de el Nobel de la Paz Oba­ma dio el sába­do 19 la orden de fue­go con­tra Libia, reci­bía de nue­vo el mar­tes 22 la con­de­na de su pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff: La inter­ven­ción mili­tar está tenien­do un efec­to con­tra­rio al desea­do y, en lugar de pro­te­ger a los ciu­da­da­nos libios, pro­vo­ca­rá más muer­tes. Recor­da­ba que esta es la posi­ción de Rusia, Chi­na e India, tam­bién inte­gran­tes del BRICS. En Amé­ri­ca Lati­na se han opues­to, ade­más, a la inter­ven­ción Argen­ti­na, Uru­guay y, por supues­to, los inte­gran­tes de la ALBA, soli­da­rios con la pos­tu­ra de Chá­vez. Cabe recor­dar que tan tem­prano como el 23 de febre­ro de este año Fidel Cas­tro aler­tó sobre la ame­na­za de esta inter­ven­ción en Libia no sólo ‑argu­men­tó-para apo­de­rar­se de su petró­leo sino con la inten­ción de fre­nar la ola revo­lu­cio­na­ria ára­be. Como mi esti­ma­do ami­go Adol­fo Gilly invi­to a leer todas las Refle­xio­nes de Fidel sobre este tema.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *