Que la satu­ra­ción de infor­ma­ción no nos blo­quee la capa­ci­dad de acción – Luis Ocam­po

La his­to­ria ha entra­do en un pro­ce­so de ace­le­ra­ción y de nue­vo se pone en evi­den­cia la correc­ción de la con­cep­ción dia­léc­ti­ca mar­xis­ta; y lo erró­neo de la dia­léc­ti­ca hege­lia­na.

Por cier­to ¡cómo ha recu­pe­ra­do terreno el hege­lia­nis­mo! Pro­ba­ble­men­te, incons­cien­te­men­te en la mayo­ría de los casos, entre las gen­tes que se con­si­de­ran revo­lu­cio­na­rias, y segu­ra­men­te lo son en el plano sub­je­ti­vo.

Esa ace­le­ra­ción se está dan­do no sólo en los pla­nos eco­nó­mi­cos, social, polí­ti­co y mili­tar, sino tam­bién en el de la acti­vi­dad pro­pia de la natu­ra­le­za. Ya sea esta con­di­cio­na­da por fac­to­res huma­nos, tal cual es el caso de los acci­den­tes nuclea­res y sus reper­cu­sio­nes medioam­bien­ta­les, ya sea con­di­cio­na­da por su pro­pio deve­nir, como es el caso de los terre­mo­tos y mare­mo­tos.

En cual­quier caso esta ace­le­ra­ción de tan­tas cosas a la vez, y sobre todo sus con­se­cuen­cias sobre la huma­ni­dad, nos pone ante la exi­gen­cia, a [email protected] [email protected], de dar alter­na­ti­vas a la actual situa­ción. Alter­na­ti­vas pro­gre­sis­tas y que pasen prin­ci­pal­men­te por la sal­va­guar­da de la huma­ni­dad y de la natu­ra­le­za; y ello en el con­tex­to de un mun­do con valo­res pro­gre­sis­tas, de jus­ti­cia social, de res­pe­to a los dere­chos de los Pue­blos, de las muje­res, de las per­so­nas…

Un mun­do que es posi­ble cons­truir pero que se con­tra­po­ne abso­lu­ta­men­te al que hege­mó­ni­ca­men­te está en mar­cha en la actua­li­dad, impul­sa­do por el impe­ria­lis­mo, el neo­li­be­ra­lis­mo y el neo­fas­cis­mo.

Para derro­tar el pro­yec­to hege­mó­ni­co en mar­cha que nos lle­va direc­ta­men­te a la auto­des­truc­ción, es nece­sa­ria la con­fluen­cia de todas las ener­gías, que a todos los nive­les empu­jan en esa direc­ción.

Para derro­tar ese pro­yec­to huma­ni­ci­da, hace fal­ta levan­tar en cada Pue­blo un pro­yec­to liber­ta­dor y soli­da­rio.

Nece­si­ta­mos saber selec­cio­nar la infor­ma­ción, sepa­rar el grano de la paja, nece­si­ta­mos ser capa­ces de dar alter­na­ti­vas con­cre­tas a cada pro­ble­ma y situa­ción con­cre­ta, pero nece­si­ta­mos urgen­te­men­te, vital­men­te, estruc­tu­rar una refle­xión glo­bal.

Nece­si­ta­mos ser capa­ces de rea­li­zar un pro­ce­so de abs­trac­ción, en el sen­ti­do cien­tí­fi­co del tér­mino, sobre todo lo que está ocu­rrien­do en el mun­do, y a eso se le cono­ce tra­di­cio­nal­men­te como el pro­ce­so de cons­truc­ción de la »filo­so­fía revo­lu­cio­na­ria», en este caso para el siglo XXI.

Por supues­to que nos sir­ve de refe­ren­cia todo lo cons­trui­do has­ta aho­ra, pero no es sufi­cien­te, hay que avan­zar.

De la mis­ma for­ma que las armas cien­tí­fi­cas cons­trui­das para luchar con­tra las epi­de­mias bac­te­ria­nas en los siglos XIX y XX fue­ron de gran uti­li­dad para esos obje­ti­vos, pero sería estú­pi­do apli­car­las mecá­ni­ca­men­te a la lucha con­tra las enfer­me­da­des víri­cas o prio­ni­cas. Con los pro­ble­mas de la lucha de cla­ses ocu­rre lo mis­mo.

Toda expe­rien­cia his­tó­ri­ca es váli­da, pero cada momen­to his­tó­ri­co con­cre­to nece­si­ta sus solu­cio­nes ade­cua­das.

Hoy pode­mos decir, en con­tra de lo que el enemi­go pre­ten­de trans­mi­tir­nos, que las cla­ses socia­les, des­de un pun­to de vis­ta obje­ti­vo, no sólo no han des­apa­re­ci­do sino que se han pola­ri­za­do has­ta extre­mos nun­ca cono­ci­dos en la his­to­ria de la huma­ni­dad.

El des­tino de miles de millo­nes de per­so­nas en todo el pla­ne­ta es mane­ja­do por unos pocos cien­tos de miles, o como mucho por unos poquí­si­mos millo­nes de per­so­nas, a los que podría­mos deno­mi­nar como los gran­des GERENTES: mili­ta­res, eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, mediá­ti­cos, socia­les y reli­gio­sos.

Esa asi­me­tría entre una mino­ría que no tie­ne otro obje­ti­vo, a cos­ta de lo que sea, de man­te­ner un nivel de vida de pri­vi­le­gios, abso­lu­ta­men­te demen­cia­les, injus­tos e incom­pa­ti­bles con la vida colec­ti­va; y una amplí­si­ma mayo­ría que aspi­ra o bien a sobre­vi­vir, o a man­te­ner unos están­da­res de vida dig­nos y via­bles.

Esa asi­me­tría como deci­mos es cada vez mayor y con­fi­gu­ra una con­tra­dic­ción abso­lu­ta­men­te anta­gó­ni­ca que no se resol­ve­rá si uno de sus polos no des­apa­re­ce.

Hoy pode­mos decir, sin temor a equi­vo­car­nos, que la defen­sa de la huma­ni­dad y la natu­ra­le­za es una tarea autén­ti­ca­men­te revo­lu­cio­na­ria.

Hoy la ban­de­ra del panhu­ma­nis­mo debe ser cogi­da fuer­te­men­te en nues­tras manos.

[email protected] [email protected] del SXXI tene­mos que asu­mir esa tarea y pre­pa­rar­nos para ella.

Luis Ocam­po, Iz​.Ca.

Cas­ti­lla a 18 de mar­zo de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *