Las ver­da­de­ras inten­cio­nes de la “Alian­za Igua­li­ta­ria”- Fidel Cas­tro

Ayer fue un día lar­go. Aten­día des­de el medio­día las peri­pe­cias de Oba­ma en Chi­le, como había hecho el día ante­rior con sus aven­tu­ras en la urbe de Río de Janei­ro. Esa ciu­dad, en bri­llan­te desa­fío, había derro­ta­do a Chica­go en su aspi­ra­ción a ser sede de la Olim­pia­da de 2016, cuan­do el nue­vo Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos y Pre­mio Nobel de la Paz pare­cía un ému­lo de Mar­tin Luther King.

Nadie sabía cuán­do lle­ga­ba a San­tia­go de Chi­le y qué haría allí un Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, don­de uno de sus ante­ce­so­res había come­ti­do el dolo­ro­so cri­men de pro­mo­ver el derro­ca­mien­to y la muer­te físi­ca de su heroi­co Pre­si­den­te, horri­bles tor­tu­ras y el ase­si­na­to de miles de chi­le­nos.

Tra­ta­ba por mi par­te, a la vez, de seguir las noti­cias que lle­ga­ban de la tra­ge­dia de Japón y la bru­tal gue­rra des­ata­da con­tra Libia, mien­tras el ilus­tre visi­tan­te pro­cla­ma­ba la “Alian­za Igua­li­ta­ria” en la región del mun­do don­de peor está dis­tri­bui­da la rique­za.

Entre tan­tas cosas, me des­cui­dé un poco y no vi nada del opí­pa­ro ban­que­te de cien­tos de per­so­nas con las exqui­si­te­ces que la natu­ra­le­za dotó los mares, que de haber­se rea­li­za­do en un res­tau­ran­te de Tokio, ciu­dad don­de se paga has­ta 300 mil dóla­res por un atún fres­co de ale­ta azul, se habrían reu­ni­do has­ta 10 millo­nes de dóla­res.

Era dema­sia­do tra­ba­jo para un joven de mi edad. Escri­bí una bre­ve Refle­xión y dor­mí lue­go lar­gas horas.

Hoy por la maña­na esta­ba fres­co. Mi ami­go no lle­ga­ría a El Sal­va­dor has­ta des­pués del medio­día. Pedí des­pa­chos cable­grá­fi­cos, artícu­los de Inter­net y otros mate­ria­les recién lle­ga­dos.

Vi, en pri­mer lugar, que por mi cul­pa los des­pa­chos cable­grá­fi­cos le habían dado impor­tan­cia a lo que dije con res­pec­to al car­go de Pri­mer Secre­ta­rio del Par­ti­do, y lo expli­ca­ré con la mayor bre­ve­dad posi­ble. Con­cen­tra­do en la “Alian­za Igua­li­ta­ria” de Barack Oba­ma, un asun­to de tan­ta rele­van­cia his­tó­ri­ca ―hablo en serio―, ni siquie­ra recor­dé que el mes pró­xi­mo ten­drá lugar el Con­gre­so del Par­ti­do.

Mi acti­tud con rela­ción al tema fue ele­men­tal­men­te lógi­ca. Al com­pren­der la gra­ve­dad de mi salud, hice lo que a mi jui­cio no fue nece­sa­rio cuan­do tuve el dolo­ro­so acci­den­te en San­ta Cla­ra; des­pués de la caí­da el tra­ta­mien­to fue duro, pero la vida no esta­ba en peli­gro.

Cuan­do, en cam­bio, escri­bí la Pro­cla­ma del 31 de julio fue evi­den­te para mí que el esta­do de salud era suma­men­te crí­ti­co.

Depu­se de inme­dia­to todas mis fun­cio­nes públi­cas, aña­dién­do­le a la mis­ma algu­nas ins­truc­cio­nes para ofre­cer segu­ri­dad y tran­qui­li­dad a la pobla­ción.

No era nece­sa­ria la renun­cia, en con­cre­to, de cada uno de mis car­gos.

La fun­ción más impor­tan­te para mí era la de Pri­mer Secre­ta­rio del Par­ti­do. Por ideo­lo­gía y por prin­ci­pio, en una eta­pa revo­lu­cio­na­ria, a ese car­go polí­ti­co corres­pon­de la máxi­ma auto­ri­dad. El otro car­go que ejer­cía era el de Pre­si­den­te del Con­se­jo de Esta­do y del Gobierno, elec­to por la Asam­blea Nacio­nal. Para ambos car­gos exis­tía un sus­ti­tu­to, y no en vir­tud de víncu­lo fami­liar, que jamás he con­si­de­ra­do fuen­te de dere­cho, sino por expe­rien­cia y méri­tos.

El gra­do de Coman­dan­te en Jefe me lo había otor­ga­do la pro­pia lucha, una cues­tión de azar más que de méri­tos per­so­na­les. La pro­pia Revo­lu­ción, en ulte­rior eta­pa, asig­nó correc­ta­men­te la jefa­tu­ra de todas las ins­ti­tu­cio­nes arma­das al Pre­si­den­te, una fun­ción que a mi jui­cio debe corres­pon­der­se con la de Pri­mer Secre­ta­rio del Par­ti­do. Entien­do que así debe ser en un país que, como Cuba, ha teni­do que enfren­tar un obs­tácu­lo tan con­si­de­ra­ble como el impe­rio crea­do por Esta­dos Uni­dos.

Trans­cu­rrie­ron casi 14 años des­de el ante­rior Con­gre­so del Par­ti­do, que coin­ci­die­ron con la des­apa­ri­ción de la URSS y el Cam­po Socia­lis­ta, el Perío­do Espe­cial y mi pro­pia enfer­me­dad.

Cuan­do pro­gre­si­va y par­cial­men­te recu­pe­ré la salud, ni siquie­ra me pasó por la men­te la idea o nece­si­dad de pro­ce­der al for­ma­lis­mo de hacer renun­cia expre­sa de car­go alguno. Acep­té en ese perío­do el honor de la elec­ción como Dipu­tado a la Asam­blea Nacio­nal, que no exi­gía la pre­sen­cia físi­ca, y con la que podía com­par­tir ideas.

Como dis­pon­go de más tiem­po que nun­ca para obser­var, infor­mar­me, y expo­ner deter­mi­na­dos pun­tos de vis­ta, cum­pli­ré modes­ta­men­te mi deber de luchar por las ideas que he defen­di­do a lo lar­go de mi modes­ta vida.

Rue­go a los lec­to­res me excu­sen el tiem­po inver­ti­do en esta expli­ca­ción, que las cir­cuns­tan­cias men­cio­na­das me obli­ga­ron lle­var a cabo.

El asun­to más impor­tan­te, no lo olvi­do, es la insó­li­ta alian­za entre millo­na­rios y ham­brien­tos que pro­po­ne el ilus­tre Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos.

Los bien infor­ma­dos ‑aque­llos que cono­cen, por ejem­plo, la his­to­ria de este hemis­fe­rio, sus luchas, o inclu­so, solo la del pue­blo de Cuba defen­dien­do la Revo­lu­ción con­tra el impe­rio que, como el pro­pio Oba­ma reco­no­ce, ha dura­do más tiem­po que “su pro­pia exis­ten­cia”-, con segu­ri­dad se asom­bra­rán de su pro­pues­ta.

Se cono­ce que el actual Pre­si­den­te es un buen hil­va­na­dor de pala­bras, cir­cuns­tan­cias que, uni­das a la cri­sis eco­nó­mi­ca, el cre­cien­te des­em­pleo, las pér­di­das de vivien­das, y la muer­te de sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos en las gue­rras estú­pi­das de Bush, lo ayu­da­ron a obte­ner la vic­to­ria.

Des­pués de obser­var­lo bien, no me sor­pren­de­ría que fue­ra el autor del ridícu­lo títu­lo con que se bau­ti­zó la matan­za en Libia: “Odi­sea del Ama­ne­cer”, que hizo tem­blar el pol­vo de los res­tos de Home­ro y los que con­tri­bu­ye­ron a fra­guar la leyen­da de los famo­sos poe­mas grie­gos; aun­que admi­to que, tal vez, el títu­lo fue­se una crea­ción de los jefes mili­ta­res que mane­jan las miles de armas nuclea­res con las cua­les una sim­ple orden del Pre­mio Nobel de la Paz pue­de deter­mi­nar el fin de nues­tra espe­cie.

De su dis­cur­so a los blan­cos, negros, indios, mes­ti­zos y no mes­ti­zos, cre­yen­tes y no cre­yen­tes de las Amé­ri­cas, pro­nun­cia­do en el Cen­tro Cul­tu­ral Pala­cio de la Mone­da, las emba­ja­das de Esta­dos Uni­dos dis­tri­bu­ye­ron copia fiel en todas par­tes, y fue tra­du­ci­do y divul­ga­do por Chi­le TV, CNN, e ima­gino que otras emi­so­ras en otros idio­mas.

Fue al esti­lo del que pro­nun­ció el pri­mer año de su man­da­to, en El Cai­ro, la capi­tal de su ami­go y alia­do Hos­ni Muba­rak, cuyas dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res sus­traí­dos al pue­blo es de supo­ner que cono­cía un Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos.

“…Chi­le ha demos­tra­do que no tene­mos por que estar divi­di­dos por razas […] o con­flic­tos étni­cos”, ase­gu­ró, de este modo el pro­ble­ma ame­ri­cano fue borra­do del mapa.

Insis­te obse­si­va­men­te casi de inme­dia­to en que “…este mara­vi­llo­so lugar don­de nos encon­tra­mos, a pocos pasos de don­de Chi­le per­dió su demo­cra­cia hace varias déca­das…” Todo menos pro­nun­ciar el gol­pe de Esta­do, el ase­si­na­to del pun­do­no­ro­so gene­ral Sch­nei­der, o el nom­bre glo­rio­so de Sal­va­dor Allen­de, como si el gobierno de Esta­dos Uni­dos no tuvie­se que ver en abso­lu­to.

El gran poe­ta Pablo Neru­da, cuya muer­te ace­le­ró el trai­dor gol­pe, sí fue pro­nun­cia­do más de una vez, en este caso para afir­mar de for­ma bella­men­te poé­ti­ca nues­tras “estre­llas” pri­mor­dia­les son la “lucha” y la “espe­ran­za”. ¿Igno­ra Oba­ma que Pablo Neru­da era comu­nis­ta, ami­go de la Revo­lu­ción Cuba­na, gran admi­ra­dor de Simón Boli­var, que rena­ce cada cien años, e ins­pi­ra­dor del Gue­rri­lle­ro Heroi­co Ernes­to Gue­va­ra?

Admi­ra­do que­dé casi des­de el ini­cio de su men­sa­je, de los pro­fun­dos cono­ci­mien­tos his­tó­ri­cos de Barack Oba­ma. Algún ase­sor irres­pon­sa­ble olvi­dó expli­car­le que Neru­da era mili­tan­te del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­le. Des­pués de otros párra­fos intras­cen­den­tes reco­no­ce que: “Sé que no soy el pri­mer pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos en pro­me­ter un nue­vo espí­ri­tu de coope­ra­ción con nues­tros veci­nos lati­no­ame­ri­ca­nos. Sé que a veces, Esta­dos Uni­dos ha toma­do por des­con­ta­da a esta región.”

“…Amé­ri­ca Lati­na no es el vie­jo este­reo­ti­po de una región en con­flic­to per­pe­tuo ni atra­pa­da por ciclos inter­mi­na­bles de pobre­za.”

“En Colom­bia, gran­des sacri­fi­cios por ciu­da­da­nos y fuer­zas de la segu­ri­dad han res­tau­ra­do un nivel de segu­ri­dad que no se veía des­de hace déca­das.” Allí jamás hubo nar­co­trá­fi­co, para­mi­li­ta­res ni cemen­te­rios clan­des­ti­nos.

En su dis­cur­so la cla­se obre­ra no exis­te, ni cam­pe­si­nos sin tie­rras, tam­po­co los anal­fa­be­tos, la mor­ta­li­dad infan­til o mater­na, los que pier­den la vis­ta, o son víc­ti­mas de pará­si­tos como el Cha­ga o de enfer­me­da­des bac­te­ria­nas como el cóle­ra.

“Des­de Gua­da­la­ja­ra has­ta San­tia­go y São Pau­lo, una CLASE MEDIA está exi­gien­do más de sí mis­ma y más de su gobierno”, expre­sa.

“Cuan­do un gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras ame­na­zó el pro­gre­so demo­crá­ti­co, los paí­ses del hemis­fe­rio invo­ca­ron uná­ni­me­men­te la Car­ta Demo­crá­ti­ca Inter­ame­ri­ca­na, lo que ayu­dó a sen­tar las bases del retorno al esta­do de dere­cho.”

La ver­da­de­ra razón del mara­vi­llo­so dis­cur­so de Oba­ma se expli­ca de for­ma indis­cu­ti­ble a media­dos de su men­sa­je y con sus pro­pias pala­bras: “Amé­ri­ca Lati­na solo se va a vol­ver más impor­tan­te para Esta­dos Uni­dos, espe­cial­men­te para nues­tra eco­no­mía. […] Com­pra­mos más de sus pro­duc­tos y ser­vi­cios que nin­gún otro país, e inver­ti­mos más en esta región que nin­gún otro país. […] noso­tros expor­ta­mos más de tres veces a Amé­ri­ca Lati­na que lo que expor­ta­mos a Chi­na. Nues­tras expor­ta­cio­nes a esta región… aumen­tan más rápi­do que nues­tras expor­ta­cio­nes al res­to del mun­do…”. Se pue­de aca­so dedu­cir de esto que “cuan­to más prós­pe­ra sea Amé­ri­ca Lati­na, más prós­pe­ro será Esta­dos Uni­dos.”

Dedi­ca más ade­lan­te insí­pi­das pala­bras a los hechos reales:

“Pero sea­mos fran­cos y tam­bién admi­ta­mos […] que el pro­gre­so del con­ti­nen­te ame­ri­cano no es sufi­cien­te­men­te rápi­do. No para los millo­nes que sufren la injus­ti­cia de la extre­ma pobre­za. No para los niños en las barria­das y las fave­las, que sólo quie­ren las mis­mas opor­tu­ni­da­des que tie­nen los demás.”

“El poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co con dema­sia­da fre­cuen­cia está con­cen­tra­do en las manos de pocos, en lugar de ser­vir a la mayo­ría.”, expre­só tex­tual­men­te

“No somos la pri­me­ra gene­ra­ción que enfren­ta esos retos. Hace exac­ta­men­te 50 años, el Pre­si­den­te John F. Ken­nedy pro­pu­so una ambi­cio­sa Alian­za para el Pro­gre­so.”

“El desa­fío ante el Pre­si­den­te Ken­nedy per­sis­te: ‘cons­truir un hemis­fe­rio en el que todos [los pue­blos] pue­dan tener la espe­ran­za de un están­dar de vida apro­pia­do, en el que todos pue­dan vivir su vida con dig­ni­dad y liber­tad’.”

Es increí­ble que ven­ga aho­ra con esa his­to­ria tan bur­da que cons­ti­tu­ye un insul­to a la inte­li­gen­cia huma­na.

No le que­da más reme­dio que men­cio­nar entre las gran­des cala­mi­da­des un pro­ble­ma que se ori­gi­na en el colo­sal mer­ca­do de Esta­dos Uni­dos y con armas homi­ci­das de ese país: “Las pan­di­llas de cri­mi­na­les y nar­co­tra­fi­can­tes no solo son una ame­na­za con­tra la segu­ri­dad de los ciu­da­da­nos. Son una ame­na­za con­tra el desa­rro­llo por­que ahu­yen­tan la inver­sión que nece­si­ta la eco­no­mía para pros­pe­rar. Y son una ame­na­za direc­ta con­tra la demo­cra­cia por­que alien­tan la corrup­ción que soca­va a las ins­ti­tu­cio­nes des­de aden­tro.”

Más ade­lan­te aña­de a rega­ña­dien­tes: “Pero nun­ca eli­mi­na­re­mos el atrac­ti­vo de los car­te­les y pan­di­llas a no ser que tam­bién les haga­mos fren­te a las fuer­zas socia­les y eco­nó­mi­cas que ali­men­tan la cri­mi­na­li­dad. Nece­si­ta­mos lle­gar a los jóve­nes vul­ne­ra­bles antes de que recu­rran a las dro­gas y el cri­men.”

“Como Pre­si­den­te, he deja­do en cla­ro que en Esta­dos Uni­dos acep­ta­mos nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad por la vio­len­cia gene­ra­da por las dro­gas. La deman­da de dro­gas, inclui­da aque­lla en Esta­dos Uni­dos, impul­sa esta cri­sis. Por eso for­mu­la­mos una nue­va estra­te­gia para el con­trol de dro­gas que se cen­tra en redu­cir la deman­da de dro­gas por medio de la edu­ca­ción, pre­ven­ción y tra­ta­mien­to.”

Lo que no dice es que en Hon­du­ras 76 per­so­nas por cada 100 mil habi­tan­tes mue­ren a cau­sa de la vio­len­cia, 19 veces más que en Cuba, don­de prác­ti­ca­men­te, a pesar de la pro­xi­mi­dad de Esta­dos Uni­dos, tal pro­ble­ma ape­nas exis­te.

Des­pués de unas cuan­tas ton­te­rías por el esti­lo, sobre las armas con camino a Méxi­co que están con­fis­can­do, un Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co, el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo, con el que dice se esme­ran en aumen­tar el “Fon­do de Cre­ci­mien­to con Micro­fi­nan­cia­ción para las Amé­ri­cas” y pro­me­ter la crea­ción de nue­vas “Vías a la Pros­pe­ri­dad” y otros tér­mi­nos alti­so­nan­tes que pro­nun­cia en inglés y espa­ñol, vuel­ve a sus pere­gri­nas pro­me­sas de uni­dad hemis­fé­ri­ca y tra­ta de impre­sio­nar a los oyen­tes con los ries­gos del cam­bio cli­má­ti­co.

Aña­de Oba­ma “Y si alguien duda de la urgen­cia del cam­bio cli­má­ti­co, bas­ta que miren den­tro del con­ti­nen­te ame­ri­cano, des­de las fuer­tes tor­men­tas del Cari­be has­ta el des­con­ge­la­mien­to de gla­cia­res en los Andes y la pér­di­da de bos­ques y tie­rras de cul­ti­vo en toda la región.” Sin el valor de reco­no­cer que su país es el máxi­mo res­pon­sa­ble de esa tra­ge­dia.

Expli­ca que se enor­gu­lle­ce de anun­ciar que “…Esta­dos Uni­dos está tra­ba­jan­do con socios en la región, entre ellos el sec­tor pri­va­do, para aumen­tar en 100,000 el núme­ro de estu­dian­tes de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Lati­na, y en 100,000 el núme­ro de estu­dian­tes de Amé­ri­ca Lati­na que estu­dian en Esta­dos Uni­dos.” Ya se sabe lo que cues­ta estu­diar Medi­ci­na u otra carre­ra en ese país, y el robo des­ca­ra­do de cere­bros que prac­ti­ca Esta­dos Uni­dos.

Toda su pala­bre­ría para ter­mi­nar con una loa a la OEA que Roa cali­fi­có como “Minis­te­rio de Colo­nias Yan­ki”, cuan­do en memo­ra­ble denun­cia de nues­tra Patria en Nacio­nes Uni­das, infor­mó que el gobierno de Esta­dos Uni­dos había ata­ca­do nues­tro terri­to­rio el 15 de abril de 1961 con bom­bar­de­ros B‑26 pin­ta­dos con insig­nias cuba­nas; un hecho des­ver­gon­za­do que den­tro de 23 días cum­pli­rá 50 años.

De esa for­ma cre­yó que todo esta­ba ple­na­men­te lis­to para pro­cla­mar el dere­cho a sub­ver­tir el orden en nues­tro país.

Con­fie­sa pala­di­na­men­te que están “per­mi­tien­do que los esta­dou­ni­den­ses envíen reme­sas para dar­les cier­ta espe­ran­za eco­nó­mi­ca a gen­te en toda Cuba, como tam­bién más inde­pen­den­cia de las auto­ri­da­des.”

“…con­ti­nua­re­mos bus­can­do mane­ras de aumen­tar la inde­pen­den­cia del pue­blo cubano, que tie­ne dere­cho a la mis­ma liber­tad que todos los demás en este hemis­fe­rio.”

Lue­go reco­no­ce que el blo­queo daña a Cuba, pri­va a la eco­no­mía de recur­sos. ¿Por qué no reco­no­ce que las inten­cio­nes de Eisenho­wer, y el obje­ti­vo decla­ra­do de Esta­dos Uni­dos cuan­do lo apli­có, era ren­dir por ham­bre al pue­blo de Cuba?

¿Por qué se man­tie­ne? ¿A cuán­tos cien­tos de miles de millo­nes de dóla­res ascien­de la indem­ni­za­ción que Esta­dos Uni­dos debe pagar a nues­tro país? ¿Por qué man­tie­nen en pri­sión a los 5 Héroes anti­te­rro­ris­tas cuba­nos? ¿Por qué no se apli­ca la Ley de Ajus­te a todos los lati­no­ame­ri­ca­nos en lugar de per­mi­tir que miles de ellos resul­ten muer­tos o heri­dos en la fron­te­ra impues­ta a ese país des­pués de arre­ba­tar­le más de la mitad de su terri­to­rio?

Le rue­go al Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos que me excu­se la fran­que­za.

No alber­go sen­ti­mien­tos hos­ti­les hacia él o su pue­blo.

Cum­plo el deber de expo­ner lo que pien­so de su “Alian­za Igua­li­ta­ria”.

Nada gana­rá Esta­dos Uni­dos al crear y esti­mu­lar el ofi­cio de mer­ce­na­rios. Pue­do ase­gu­rar­le que los mejo­res y más pre­pa­ra­dos jóve­nes de nues­tro país gra­dua­dos en la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Infor­má­ti­cas cono­cen mucho más de Inter­net y compu­tación que el Pre­mio Nobel y Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos.

Fidel Cas­tro Ruz

Mar­zo 22 de 2011

9 y 17 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *