Las ver­da­de­ras inten­cio­nes de la “Alian­za Igua­li­ta­ria”- Fidel Castro

Ayer fue un día lar­go. Aten­día des­de el medio­día las peri­pe­cias de Oba­ma en Chi­le, como había hecho el día ante­rior con sus aven­tu­ras en la urbe de Río de Janei­ro. Esa ciu­dad, en bri­llan­te desa­fío, había derro­ta­do a Chica­go en su aspi­ra­ción a ser sede de la Olim­pia­da de 2016, cuan­do el nue­vo Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos y Pre­mio Nobel de la Paz pare­cía un ému­lo de Mar­tin Luther King.

Nadie sabía cuán­do lle­ga­ba a San­tia­go de Chi­le y qué haría allí un Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, don­de uno de sus ante­ce­so­res había come­ti­do el dolo­ro­so cri­men de pro­mo­ver el derro­ca­mien­to y la muer­te físi­ca de su heroi­co Pre­si­den­te, horri­bles tor­tu­ras y el ase­si­na­to de miles de chilenos.

Tra­ta­ba por mi par­te, a la vez, de seguir las noti­cias que lle­ga­ban de la tra­ge­dia de Japón y la bru­tal gue­rra des­ata­da con­tra Libia, mien­tras el ilus­tre visi­tan­te pro­cla­ma­ba la “Alian­za Igua­li­ta­ria” en la región del mun­do don­de peor está dis­tri­bui­da la riqueza.

Entre tan­tas cosas, me des­cui­dé un poco y no vi nada del opí­pa­ro ban­que­te de cien­tos de per­so­nas con las exqui­si­te­ces que la natu­ra­le­za dotó los mares, que de haber­se rea­li­za­do en un res­tau­ran­te de Tokio, ciu­dad don­de se paga has­ta 300 mil dóla­res por un atún fres­co de ale­ta azul, se habrían reu­ni­do has­ta 10 millo­nes de dólares.

Era dema­sia­do tra­ba­jo para un joven de mi edad. Escri­bí una bre­ve Refle­xión y dor­mí lue­go lar­gas horas.

Hoy por la maña­na esta­ba fres­co. Mi ami­go no lle­ga­ría a El Sal­va­dor has­ta des­pués del medio­día. Pedí des­pa­chos cable­grá­fi­cos, artícu­los de Inter­net y otros mate­ria­les recién llegados.

Vi, en pri­mer lugar, que por mi cul­pa los des­pa­chos cable­grá­fi­cos le habían dado impor­tan­cia a lo que dije con res­pec­to al car­go de Pri­mer Secre­ta­rio del Par­ti­do, y lo expli­ca­ré con la mayor bre­ve­dad posi­ble. Con­cen­tra­do en la “Alian­za Igua­li­ta­ria” de Barack Oba­ma, un asun­to de tan­ta rele­van­cia his­tó­ri­ca ―hablo en serio―, ni siquie­ra recor­dé que el mes pró­xi­mo ten­drá lugar el Con­gre­so del Partido.

Mi acti­tud con rela­ción al tema fue ele­men­tal­men­te lógi­ca. Al com­pren­der la gra­ve­dad de mi salud, hice lo que a mi jui­cio no fue nece­sa­rio cuan­do tuve el dolo­ro­so acci­den­te en San­ta Cla­ra; des­pués de la caí­da el tra­ta­mien­to fue duro, pero la vida no esta­ba en peligro.

Cuan­do, en cam­bio, escri­bí la Pro­cla­ma del 31 de julio fue evi­den­te para mí que el esta­do de salud era suma­men­te crítico.

Depu­se de inme­dia­to todas mis fun­cio­nes públi­cas, aña­dién­do­le a la mis­ma algu­nas ins­truc­cio­nes para ofre­cer segu­ri­dad y tran­qui­li­dad a la población.

No era nece­sa­ria la renun­cia, en con­cre­to, de cada uno de mis cargos.

La fun­ción más impor­tan­te para mí era la de Pri­mer Secre­ta­rio del Par­ti­do. Por ideo­lo­gía y por prin­ci­pio, en una eta­pa revo­lu­cio­na­ria, a ese car­go polí­ti­co corres­pon­de la máxi­ma auto­ri­dad. El otro car­go que ejer­cía era el de Pre­si­den­te del Con­se­jo de Esta­do y del Gobierno, elec­to por la Asam­blea Nacio­nal. Para ambos car­gos exis­tía un sus­ti­tu­to, y no en vir­tud de víncu­lo fami­liar, que jamás he con­si­de­ra­do fuen­te de dere­cho, sino por expe­rien­cia y méritos.

El gra­do de Coman­dan­te en Jefe me lo había otor­ga­do la pro­pia lucha, una cues­tión de azar más que de méri­tos per­so­na­les. La pro­pia Revo­lu­ción, en ulte­rior eta­pa, asig­nó correc­ta­men­te la jefa­tu­ra de todas las ins­ti­tu­cio­nes arma­das al Pre­si­den­te, una fun­ción que a mi jui­cio debe corres­pon­der­se con la de Pri­mer Secre­ta­rio del Par­ti­do. Entien­do que así debe ser en un país que, como Cuba, ha teni­do que enfren­tar un obs­tácu­lo tan con­si­de­ra­ble como el impe­rio crea­do por Esta­dos Unidos.

Trans­cu­rrie­ron casi 14 años des­de el ante­rior Con­gre­so del Par­ti­do, que coin­ci­die­ron con la des­apa­ri­ción de la URSS y el Cam­po Socia­lis­ta, el Perío­do Espe­cial y mi pro­pia enfermedad.

Cuan­do pro­gre­si­va y par­cial­men­te recu­pe­ré la salud, ni siquie­ra me pasó por la men­te la idea o nece­si­dad de pro­ce­der al for­ma­lis­mo de hacer renun­cia expre­sa de car­go alguno. Acep­té en ese perío­do el honor de la elec­ción como Dipu­tado a la Asam­blea Nacio­nal, que no exi­gía la pre­sen­cia físi­ca, y con la que podía com­par­tir ideas.

Como dis­pon­go de más tiem­po que nun­ca para obser­var, infor­mar­me, y expo­ner deter­mi­na­dos pun­tos de vis­ta, cum­pli­ré modes­ta­men­te mi deber de luchar por las ideas que he defen­di­do a lo lar­go de mi modes­ta vida.

Rue­go a los lec­to­res me excu­sen el tiem­po inver­ti­do en esta expli­ca­ción, que las cir­cuns­tan­cias men­cio­na­das me obli­ga­ron lle­var a cabo.

El asun­to más impor­tan­te, no lo olvi­do, es la insó­li­ta alian­za entre millo­na­rios y ham­brien­tos que pro­po­ne el ilus­tre Pre­si­den­te de Esta­dos Unidos.

Los bien infor­ma­dos ‑aque­llos que cono­cen, por ejem­plo, la his­to­ria de este hemis­fe­rio, sus luchas, o inclu­so, solo la del pue­blo de Cuba defen­dien­do la Revo­lu­ción con­tra el impe­rio que, como el pro­pio Oba­ma reco­no­ce, ha dura­do más tiem­po que “su pro­pia exis­ten­cia”-, con segu­ri­dad se asom­bra­rán de su propuesta.

Se cono­ce que el actual Pre­si­den­te es un buen hil­va­na­dor de pala­bras, cir­cuns­tan­cias que, uni­das a la cri­sis eco­nó­mi­ca, el cre­cien­te des­em­pleo, las pér­di­das de vivien­das, y la muer­te de sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos en las gue­rras estú­pi­das de Bush, lo ayu­da­ron a obte­ner la victoria.

Des­pués de obser­var­lo bien, no me sor­pren­de­ría que fue­ra el autor del ridícu­lo títu­lo con que se bau­ti­zó la matan­za en Libia: “Odi­sea del Ama­ne­cer”, que hizo tem­blar el pol­vo de los res­tos de Home­ro y los que con­tri­bu­ye­ron a fra­guar la leyen­da de los famo­sos poe­mas grie­gos; aun­que admi­to que, tal vez, el títu­lo fue­se una crea­ción de los jefes mili­ta­res que mane­jan las miles de armas nuclea­res con las cua­les una sim­ple orden del Pre­mio Nobel de la Paz pue­de deter­mi­nar el fin de nues­tra especie.

De su dis­cur­so a los blan­cos, negros, indios, mes­ti­zos y no mes­ti­zos, cre­yen­tes y no cre­yen­tes de las Amé­ri­cas, pro­nun­cia­do en el Cen­tro Cul­tu­ral Pala­cio de la Mone­da, las emba­ja­das de Esta­dos Uni­dos dis­tri­bu­ye­ron copia fiel en todas par­tes, y fue tra­du­ci­do y divul­ga­do por Chi­le TV, CNN, e ima­gino que otras emi­so­ras en otros idiomas.

Fue al esti­lo del que pro­nun­ció el pri­mer año de su man­da­to, en El Cai­ro, la capi­tal de su ami­go y alia­do Hos­ni Muba­rak, cuyas dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res sus­traí­dos al pue­blo es de supo­ner que cono­cía un Pre­si­den­te de Esta­dos Unidos.

“…Chi­le ha demos­tra­do que no tene­mos por que estar divi­di­dos por razas […] o con­flic­tos étni­cos”, ase­gu­ró, de este modo el pro­ble­ma ame­ri­cano fue borra­do del mapa.

Insis­te obse­si­va­men­te casi de inme­dia­to en que “…este mara­vi­llo­so lugar don­de nos encon­tra­mos, a pocos pasos de don­de Chi­le per­dió su demo­cra­cia hace varias déca­das…” Todo menos pro­nun­ciar el gol­pe de Esta­do, el ase­si­na­to del pun­do­no­ro­so gene­ral Sch­nei­der, o el nom­bre glo­rio­so de Sal­va­dor Allen­de, como si el gobierno de Esta­dos Uni­dos no tuvie­se que ver en absoluto.

El gran poe­ta Pablo Neru­da, cuya muer­te ace­le­ró el trai­dor gol­pe, sí fue pro­nun­cia­do más de una vez, en este caso para afir­mar de for­ma bella­men­te poé­ti­ca nues­tras “estre­llas” pri­mor­dia­les son la “lucha” y la “espe­ran­za”. ¿Igno­ra Oba­ma que Pablo Neru­da era comu­nis­ta, ami­go de la Revo­lu­ción Cuba­na, gran admi­ra­dor de Simón Boli­var, que rena­ce cada cien años, e ins­pi­ra­dor del Gue­rri­lle­ro Heroi­co Ernes­to Guevara?

Admi­ra­do que­dé casi des­de el ini­cio de su men­sa­je, de los pro­fun­dos cono­ci­mien­tos his­tó­ri­cos de Barack Oba­ma. Algún ase­sor irres­pon­sa­ble olvi­dó expli­car­le que Neru­da era mili­tan­te del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­le. Des­pués de otros párra­fos intras­cen­den­tes reco­no­ce que: “Sé que no soy el pri­mer pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos en pro­me­ter un nue­vo espí­ri­tu de coope­ra­ción con nues­tros veci­nos lati­no­ame­ri­ca­nos. Sé que a veces, Esta­dos Uni­dos ha toma­do por des­con­ta­da a esta región.”

“…Amé­ri­ca Lati­na no es el vie­jo este­reo­ti­po de una región en con­flic­to per­pe­tuo ni atra­pa­da por ciclos inter­mi­na­bles de pobreza.”

“En Colom­bia, gran­des sacri­fi­cios por ciu­da­da­nos y fuer­zas de la segu­ri­dad han res­tau­ra­do un nivel de segu­ri­dad que no se veía des­de hace déca­das.” Allí jamás hubo nar­co­trá­fi­co, para­mi­li­ta­res ni cemen­te­rios clandestinos.

En su dis­cur­so la cla­se obre­ra no exis­te, ni cam­pe­si­nos sin tie­rras, tam­po­co los anal­fa­be­tos, la mor­ta­li­dad infan­til o mater­na, los que pier­den la vis­ta, o son víc­ti­mas de pará­si­tos como el Cha­ga o de enfer­me­da­des bac­te­ria­nas como el cólera.

“Des­de Gua­da­la­ja­ra has­ta San­tia­go y São Pau­lo, una CLASE MEDIA está exi­gien­do más de sí mis­ma y más de su gobierno”, expresa.

“Cuan­do un gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras ame­na­zó el pro­gre­so demo­crá­ti­co, los paí­ses del hemis­fe­rio invo­ca­ron uná­ni­me­men­te la Car­ta Demo­crá­ti­ca Inter­ame­ri­ca­na, lo que ayu­dó a sen­tar las bases del retorno al esta­do de derecho.”

La ver­da­de­ra razón del mara­vi­llo­so dis­cur­so de Oba­ma se expli­ca de for­ma indis­cu­ti­ble a media­dos de su men­sa­je y con sus pro­pias pala­bras: “Amé­ri­ca Lati­na solo se va a vol­ver más impor­tan­te para Esta­dos Uni­dos, espe­cial­men­te para nues­tra eco­no­mía. […] Com­pra­mos más de sus pro­duc­tos y ser­vi­cios que nin­gún otro país, e inver­ti­mos más en esta región que nin­gún otro país. […] noso­tros expor­ta­mos más de tres veces a Amé­ri­ca Lati­na que lo que expor­ta­mos a Chi­na. Nues­tras expor­ta­cio­nes a esta región… aumen­tan más rápi­do que nues­tras expor­ta­cio­nes al res­to del mun­do…”. Se pue­de aca­so dedu­cir de esto que “cuan­to más prós­pe­ra sea Amé­ri­ca Lati­na, más prós­pe­ro será Esta­dos Unidos.”

Dedi­ca más ade­lan­te insí­pi­das pala­bras a los hechos reales:

“Pero sea­mos fran­cos y tam­bién admi­ta­mos […] que el pro­gre­so del con­ti­nen­te ame­ri­cano no es sufi­cien­te­men­te rápi­do. No para los millo­nes que sufren la injus­ti­cia de la extre­ma pobre­za. No para los niños en las barria­das y las fave­las, que sólo quie­ren las mis­mas opor­tu­ni­da­des que tie­nen los demás.”

“El poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co con dema­sia­da fre­cuen­cia está con­cen­tra­do en las manos de pocos, en lugar de ser­vir a la mayo­ría.”, expre­só textualmente

“No somos la pri­me­ra gene­ra­ción que enfren­ta esos retos. Hace exac­ta­men­te 50 años, el Pre­si­den­te John F. Ken­nedy pro­pu­so una ambi­cio­sa Alian­za para el Progreso.”

“El desa­fío ante el Pre­si­den­te Ken­nedy per­sis­te: ‘cons­truir un hemis­fe­rio en el que todos [los pue­blos] pue­dan tener la espe­ran­za de un están­dar de vida apro­pia­do, en el que todos pue­dan vivir su vida con dig­ni­dad y libertad’.”

Es increí­ble que ven­ga aho­ra con esa his­to­ria tan bur­da que cons­ti­tu­ye un insul­to a la inte­li­gen­cia humana.

No le que­da más reme­dio que men­cio­nar entre las gran­des cala­mi­da­des un pro­ble­ma que se ori­gi­na en el colo­sal mer­ca­do de Esta­dos Uni­dos y con armas homi­ci­das de ese país: “Las pan­di­llas de cri­mi­na­les y nar­co­tra­fi­can­tes no solo son una ame­na­za con­tra la segu­ri­dad de los ciu­da­da­nos. Son una ame­na­za con­tra el desa­rro­llo por­que ahu­yen­tan la inver­sión que nece­si­ta la eco­no­mía para pros­pe­rar. Y son una ame­na­za direc­ta con­tra la demo­cra­cia por­que alien­tan la corrup­ción que soca­va a las ins­ti­tu­cio­nes des­de adentro.”

Más ade­lan­te aña­de a rega­ña­dien­tes: “Pero nun­ca eli­mi­na­re­mos el atrac­ti­vo de los car­te­les y pan­di­llas a no ser que tam­bién les haga­mos fren­te a las fuer­zas socia­les y eco­nó­mi­cas que ali­men­tan la cri­mi­na­li­dad. Nece­si­ta­mos lle­gar a los jóve­nes vul­ne­ra­bles antes de que recu­rran a las dro­gas y el crimen.”

“Como Pre­si­den­te, he deja­do en cla­ro que en Esta­dos Uni­dos acep­ta­mos nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad por la vio­len­cia gene­ra­da por las dro­gas. La deman­da de dro­gas, inclui­da aque­lla en Esta­dos Uni­dos, impul­sa esta cri­sis. Por eso for­mu­la­mos una nue­va estra­te­gia para el con­trol de dro­gas que se cen­tra en redu­cir la deman­da de dro­gas por medio de la edu­ca­ción, pre­ven­ción y tratamiento.”

Lo que no dice es que en Hon­du­ras 76 per­so­nas por cada 100 mil habi­tan­tes mue­ren a cau­sa de la vio­len­cia, 19 veces más que en Cuba, don­de prác­ti­ca­men­te, a pesar de la pro­xi­mi­dad de Esta­dos Uni­dos, tal pro­ble­ma ape­nas existe.

Des­pués de unas cuan­tas ton­te­rías por el esti­lo, sobre las armas con camino a Méxi­co que están con­fis­can­do, un Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co, el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo, con el que dice se esme­ran en aumen­tar el “Fon­do de Cre­ci­mien­to con Micro­fi­nan­cia­ción para las Amé­ri­cas” y pro­me­ter la crea­ción de nue­vas “Vías a la Pros­pe­ri­dad” y otros tér­mi­nos alti­so­nan­tes que pro­nun­cia en inglés y espa­ñol, vuel­ve a sus pere­gri­nas pro­me­sas de uni­dad hemis­fé­ri­ca y tra­ta de impre­sio­nar a los oyen­tes con los ries­gos del cam­bio climático.

Aña­de Oba­ma “Y si alguien duda de la urgen­cia del cam­bio cli­má­ti­co, bas­ta que miren den­tro del con­ti­nen­te ame­ri­cano, des­de las fuer­tes tor­men­tas del Cari­be has­ta el des­con­ge­la­mien­to de gla­cia­res en los Andes y la pér­di­da de bos­ques y tie­rras de cul­ti­vo en toda la región.” Sin el valor de reco­no­cer que su país es el máxi­mo res­pon­sa­ble de esa tragedia.

Expli­ca que se enor­gu­lle­ce de anun­ciar que “…Esta­dos Uni­dos está tra­ba­jan­do con socios en la región, entre ellos el sec­tor pri­va­do, para aumen­tar en 100,000 el núme­ro de estu­dian­tes de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Lati­na, y en 100,000 el núme­ro de estu­dian­tes de Amé­ri­ca Lati­na que estu­dian en Esta­dos Uni­dos.” Ya se sabe lo que cues­ta estu­diar Medi­ci­na u otra carre­ra en ese país, y el robo des­ca­ra­do de cere­bros que prac­ti­ca Esta­dos Unidos.

Toda su pala­bre­ría para ter­mi­nar con una loa a la OEA que Roa cali­fi­có como “Minis­te­rio de Colo­nias Yan­ki”, cuan­do en memo­ra­ble denun­cia de nues­tra Patria en Nacio­nes Uni­das, infor­mó que el gobierno de Esta­dos Uni­dos había ata­ca­do nues­tro terri­to­rio el 15 de abril de 1961 con bom­bar­de­ros B‑26 pin­ta­dos con insig­nias cuba­nas; un hecho des­ver­gon­za­do que den­tro de 23 días cum­pli­rá 50 años.

De esa for­ma cre­yó que todo esta­ba ple­na­men­te lis­to para pro­cla­mar el dere­cho a sub­ver­tir el orden en nues­tro país.

Con­fie­sa pala­di­na­men­te que están “per­mi­tien­do que los esta­dou­ni­den­ses envíen reme­sas para dar­les cier­ta espe­ran­za eco­nó­mi­ca a gen­te en toda Cuba, como tam­bién más inde­pen­den­cia de las autoridades.”

“…con­ti­nua­re­mos bus­can­do mane­ras de aumen­tar la inde­pen­den­cia del pue­blo cubano, que tie­ne dere­cho a la mis­ma liber­tad que todos los demás en este hemisferio.”

Lue­go reco­no­ce que el blo­queo daña a Cuba, pri­va a la eco­no­mía de recur­sos. ¿Por qué no reco­no­ce que las inten­cio­nes de Eisenho­wer, y el obje­ti­vo decla­ra­do de Esta­dos Uni­dos cuan­do lo apli­có, era ren­dir por ham­bre al pue­blo de Cuba?

¿Por qué se man­tie­ne? ¿A cuán­tos cien­tos de miles de millo­nes de dóla­res ascien­de la indem­ni­za­ción que Esta­dos Uni­dos debe pagar a nues­tro país? ¿Por qué man­tie­nen en pri­sión a los 5 Héroes anti­te­rro­ris­tas cuba­nos? ¿Por qué no se apli­ca la Ley de Ajus­te a todos los lati­no­ame­ri­ca­nos en lugar de per­mi­tir que miles de ellos resul­ten muer­tos o heri­dos en la fron­te­ra impues­ta a ese país des­pués de arre­ba­tar­le más de la mitad de su territorio?

Le rue­go al Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos que me excu­se la franqueza.

No alber­go sen­ti­mien­tos hos­ti­les hacia él o su pueblo.

Cum­plo el deber de expo­ner lo que pien­so de su “Alian­za Igualitaria”.

Nada gana­rá Esta­dos Uni­dos al crear y esti­mu­lar el ofi­cio de mer­ce­na­rios. Pue­do ase­gu­rar­le que los mejo­res y más pre­pa­ra­dos jóve­nes de nues­tro país gra­dua­dos en la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Infor­má­ti­cas cono­cen mucho más de Inter­net y compu­tación que el Pre­mio Nobel y Pre­si­den­te de Esta­dos Unidos.

Fidel Cas­tro Ruz

Mar­zo 22 de 2011

9 y 17 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.