IZCA entre­vis­ta a Aska­pe­na

Aska­pe­na

El fin de sema­na del 17 al 20 de febre­ro tuvi­mos oca­sión en Madrid de cono­cer de pri­me­ra mano las voces de algu­nos mili­tan­tes [email protected], en unas jor­na­das orga­ni­za­das por dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos madri­le­ños en el mar­co de la V Sema­na Inter­na­cio­nal de Soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria. Entre ellas, tuvi­mos opor­tu­ni­dad de escu­char a varios com­pa­ñe­ros de Aska­pe­na (orga­nis­mo de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta), y hemos que­ri­do pro­fun­di­zar con ellos sobre cier­tas cues­tio­nes que sur­gie­ron a lo lar­go de las dife­ren­tes char­las y encuen­tros.

1‑Te pro­po­ne­mos comen­zar con una bre­ve pre­sen­ta­ción de Aska­pe­na, orga­ni­za­ción de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta. ¿Cómo entien­de Aska­pe­na la prác­ti­ca del inter­na­cio­na­lis­mo?

Aska­pe­na entien­de el inter­na­cio­na­lis­mo como una prác­ti­ca emi­nen­te­men­te polí­ti­ca de soli­da­ri­dad entre los pue­blos tra­ba­ja­do­res. Enten­de­mos la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta como una nece­si­dad que pro­vie­ne de un inte­rés común a los pue­blos y sec­to­res popu­la­res de unir­se en la lucha con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta. Des­de el res­pe­to de las dife­ren­cias cul­tu­ra­les e idio­sin­crá­si­cas que exis­ten entre los pue­blos, la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta tie­ne como obje­ti­vo el apo­yo, for­ta­le­ci­mien­to y apren­di­za­je mutuo, de ida y vuel­ta, entre los y las que se enfren­tan al sis­te­ma de domi­na­ción vigen­te. Al enfren­tar­nos a un enemi­go común, la libe­ra­ción de cual­quier pue­blo tra­ba­ja­dor se tor­na un ele­men­to que reper­cu­te obje­ti­va­men­te y favo­ra­ble­men­te en el pro­ce­so de libe­ra­ción de los otros pue­blos. En ese sen­ti­do, para­le­la­men­te a un tra­ba­jo de soli­da­ri­dad con los pue­blos en lucha, Aska­pe­na, como par­te del MLNV, está com­pro­me­ti­da con el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social del pue­blo vas­co. Con­se­guir nues­tro obje­ti­vo estra­té­gi­co, un esta­do socia­lis­ta e inter­na­cio­na­lis­ta para las sie­tes pro­vin­cias vas­cas, será el mayor apor­te soli­da­rio del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co a los otros pue­blos en lucha. Pero por otro lado, este obje­ti­vo no será alcan­za­ble sin gozar de un fir­me apo­yo inter­na­cio­na­lis­ta que acom­pa­ñe, enri­quez­ca y blin­de nues­tro pro­ce­so de libe­ra­ción.

2‑La Izquier­da Aber­tza­le se haya inmer­sa en un pro­ce­so de impul­so de lo que vie­ne a lla­mar­se un pro­ce­so demo­crá­ti­co. ¿En qué con­sis­te dicho pro­ce­so demo­crá­ti­co?

El pro­ce­so demo­crá­ti­co es el prin­ci­pal ins­tru­men­to polí­ti­co de cam­bio para Eus­kal Herria pro­pues­to uni­la­te­ral­men­te por la Izquier­da Aber­tza­le tras un lar­go e his­tó­ri­co deba­te en su seno. Su obje­ti­vo es el de cons­truir un mar­co demo­crá­ti­co median­te el cual se pue­da dar una solu­ción jus­ta y dura­de­ra a los dos prin­ci­pa­les ejes del con­flic­to: la auto­de­ter­mi­na­ción y la terri­to­ria­li­dad. Para ello, la Izquier­da Aber­tza­le apues­ta por un nue­vo mode­lo de con­fron­ta­ción en el que la vio­len­cia polí­ti­ca no tie­ne cabi­da. En este sen­ti­do, al pasar de una estra­te­gia poli­ti­co-mili­tar a una exclu­si­va­men­te polí­ti­ca, las úni­cas for­mas de inter­ven­ción polí­ti­ca defen­di­das son la lucha de masas, la lucha ins­ti­tu­cio­nal y la lucha ideo­ló­gi­ca, faci­li­tan­do de esta mane­ra la acu­mu­la­ción de fuer­zas a favor del cam­bio y lle­van­do la con­fron­ta­ción al terreno don­de los Esta­dos son más débi­les: el terreno polí­ti­co. La modi­fi­ca­ción de la corre­la­ción de fuer­zas median­te la uti­li­za­ción de vías y medios exclu­si­va­men­te polí­ti­cos y demo­crá­ti­cos y la bús­que­da del apo­yo inter­na­cio­nal son los ins­tru­men­tos que, jun­to al apo­yo popu­lar, per­mi­ti­rán y garan­ti­za­rán que el pro­ce­so avan­ce fir­me­men­te y de for­ma irre­ver­si­ble, por un lado, hacia la des­ac­ti­va­ción de las medi­das de excep­ción, por otro, hacia la posi­bi­li­dad de defen­der y mate­ria­li­zar, en igual­dad de con­di­cio­nes, cual­quier pro­yec­to polí­ti­co inclui­do el inde­pen­den­tis­ta y final­men­te serán los úni­cos garan­tes de la con­se­cu­ción de un mar­co que mate­ria­li­ce juri­di­co-polí­ti­ca­men­te lo acor­da­do acer­ca de la terri­to­ria­li­dad y el dere­cho a deci­dir del pue­blo vas­co. Por lo tan­to con demo­crá­ti­co se quie­re sub­ra­yar que tan­to los medios uti­li­za­dos (ausen­cia total de vio­len­cia), el motor (el movi­mien­to popu­lar), los obje­ti­vos (un mar­co en el que la últi­ma pala­bra la ten­ga el pue­blo vas­co), y el garan­te (la ciu­da­da­nía vas­ca) res­pon­den a cri­te­rios escru­pu­lo­sa­men­te demo­crá­ti­cos. Por otro lado, con pro­ce­so se quie­re expli­ci­tar la dimen­sión tem­po­ral y acu­mu­la­ti­va de esta nue­va estra­te­gia de reso­lu­ción del con­flic­to en la que cada vic­to­ria en la recu­pe­ra­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les (indi­vi­dua­les y colec­ti­vos), aun­que par­cial, impli­ca un for­ta­le­ci­mien­to y avan­ce irre­ver­si­ble hacia la supera­ción del con­flic­to en su tota­li­dad.

3– El con­jun­to de la base de la Izquier­da Aber­tza­le lle­gó al acuer­do que se plas­mó en el docu­men­to Zutik Eus­kal Herria tras un deba­te de valo­ra­ción de la tra­yec­to­ria de los últi­mos 30 años y de aná­li­sis de las con­di­cio­nes actua­les. ¿Cuál es esa valo­ra­ción a gran­des ras­gos sobre la tra­yec­to­ria de los últi­mos 30 años así como de las con­di­cio­nes actua­les? ¿Qué rela­ción tie­ne ese aná­li­sis con la deci­sión toma­da de impul­sar el pro­ce­so demo­crá­ti­co?

Este es un pun­to cla­ve en el que nos tene­mos que dete­ner si que­re­mos enten­der cabal­men­te el carác­ter inno­va­dor y la via­bi­li­dad estra­té­gi­ca de la pro­pues­ta que la Izquier­da Aber­tza­le reco­ge, tras un lar­go deba­te, en el docu­men­to Zutik Eus­kal Herria. Tenien­do en cuen­ta el carác­ter estra­té­gi­co de la refle­xión, la Izquier­da Aber­tza­le vio la nece­si­dad de lle­var a cabo una lec­tu­ra crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca de su tra­yec­to­ria com­bi­na­da con el aná­li­sis de los dife­ren­tes acto­res en jue­go y de sus res­pec­ti­vas estra­te­gias e intere­ses, con el fin de poder visua­li­zar la evo­lu­ción en la corre­la­ción de fuer­zas que se dio en los últi­mos 50 años de lucha. Me limi­ta­ré aquí a tras­la­dar los pun­tos cla­ve acer­ca de la fase his­tó­ri­ca que se ini­cia con la famo­sa y mal lla­ma­da “tran­si­ción demo­crá­ti­ca” agre­gan­do cier­tos aspec­tos, que aun­que no plan­tea­dos tal cual en el deba­te, faci­li­ta­rán la com­pren­sión de los y las lec­to­ras menos fami­lia­ri­za­das con la his­to­ria recien­te de Eus­kal Herria. En la déca­da de los 70 empe­zó a res­que­bra­jar­se el edi­fi­cio fas­cis­ta espa­ñol al agu­di­zar­se las con­tra­dic­cio­nes que venía sufrien­do, a lo lar­go de los sesen­ta, su blo­que domi­nan­te debi­do los evi­den­tes pro­ble­mas que tenía en su inser­ción eco­nó­mi­ca a nivel euro­peo. Este ende­ble mar­co socio­eco­nó­mi­co, las cons­tan­tes movi­li­za­cio­nes obre­ras y popu­la­res, el incre­men­to de las accio­nes arma­das con­tra el régi­men fas­cis­ta (aten­ta­do que cau­sa la muer­te de Carre­ro Blan­co, ele­gi­do suce­sor del dic­ta­dor Fran­co) jun­to a la pre­sión inter­na­cio­nal de denun­cia del terro­ris­mo de Esta­do fue­ron fac­to­res que obli­ga­ron a la cla­se domi­nan­te espa­ño­la, tras la muer­te del dic­ta­dor, a refor­mu­lar su pro­yec­to de domi­na­ción dan­do paso así a la mal lla­ma­da Tran­si­ción demo­crá­ti­ca. Con la incal­cu­la­ble ayu­da de las bur­gue­sías peri­fé­ri­cas (vas­ca y cata­la­na), del sin­di­ca­lis­mo buro­crá­ti­co y de la izquier­da refor­mis­ta, la oli­gar­quía finan­cie­ra espa­ño­la apos­tó por un mode­lo de domi­na­ción monár­qui­co cons­ti­tu­cio­nal par­la­men­ta­rio (recha­za­do en ple­bis­ci­to en tie­rras vas­cas) que ade­más de apun­ta­lar al sis­te­ma capi­ta­lis­ta en su refor­mu­la­ción neo­li­be­ral (pac­to de la Mon­cloa), supe­di­ta­ba cons­ti­tu­cio­nal­men­te la sal­va­guar­da de la sacro­san­ta uni­dad de Espa­ña a la inter­ven­ción de las fuer­zas arma­das. Asi­mis­mo, la com­po­si­ción del apa­ra­to esta­tal (judi­cial, poli­cial, mili­tar, buro­crá­ti­co) y de las ins­ti­tu­cio­nes civi­les (Igle­sia, medios de comu­ni­ca­ción) fue mar­ca­da por un cla­ro con­ti­nuis­mo con el régi­men fas­cis­ta al no exi­gir­se nin­gún tipo de res­pon­sa­bi­li­da­des ni cele­brar­se jui­cio alguno en con­tra de los geno­ci­das y cóm­pli­ces. Final­men­te, esta refor­mu­la­ción del mode­lo de domi­na­ción que­da­ba defi­ni­ti­va­men­te sella­da al colo­car­se bajo la tute­la de un rey edu­ca­do y nom­bra­do por Fran­co, con­vir­tien­do a esta supues­ta Tran­si­ción demo­crá­ti­ca en un ale­vo­so ejem­plo de gato­par­dis­mo polí­ti­co. Úni­ca fuer­za socio­po­lí­ti­ca en denun­ciar esta ope­ra­ción cos­mé­ti­ca y en apos­tar por una ver­da­de­ra rup­tu­ra demo­crá­ti­ca con el régi­men ante­rior, es decir por un nue­vo mar­co que reco­no­cie­ra los dere­chos nacio­na­les y socia­les del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co, el MLNV siguió ade­lan­te en todos sus fren­tes demos­tran­do a tra­vés de su com­pro­mi­so mili­tan­te los lími­tes estruc­tu­ra­les del mode­lo auto­nó­mi­co que ema­na­ba de dicha cons­ti­tu­ción. En efec­to, denun­ciar el carác­ter estra­té­gi­co de este nue­vo pro­yec­to de domi­na­ción que bus­ca­ba la dilu­ción del carác­ter dife­ren­cial de las nacio­nes opri­mi­das (Eus­kal Herria, Cata­lun­ya, Gali­cia) en una nue­va divi­sión polí­ti­co – terri­to­rial de des­cen­tra­li­za­ción mera­men­te admi­nis­tra­ti­va (las Comu­ni­da­des Autó­no­mas) se vol­vió cen­tral para todas la orga­ni­za­cio­nes popu­la­res (sin­di­cal, juve­nil, femi­nis­ta, inter­na­cio­na­lis­ta, eco­lo­gis­ta, etc.) que con­for­man a la MLNV. A pesar del terro­ris­mo de Esta­do (GAL) imple­men­ta­do por el PSOE en los años 80 y del cons­tan­te cer­co poli­cial, judi­cial e ideo­ló­gi­co en los 90, la Izquier­da Aber­tza­le logró afian­zar su posi­ción a nivel polí­ti­co y terri­to­rial (en las sie­tes pro­vin­cias vas­cas), logran­do así, a fina­les del siglo XX (Liza­rra Gara­zi), dejar en evi­den­cia la ver­da­de­ra pola­ri­za­ción en jue­go. Así es como el mode­lo auto­nó­mi­co per­día res­pal­do como mar­co per­ti­nen­te para resol­ver los pro­ble­mas nacio­na­les y socia­les dejan­do al plan­tea­mien­to rup­tu­ris­ta sobe­ra­nis­ta defen­di­do por la Izquier­da Aber­tza­le como úni­ca opción via­ble fren­te al unio­nis­mo espa­ño­lis­ta. Sin embar­go, duran­te la pri­me­ra déca­da este siglo, la Izquier­da Aber­tza­le, aco­rra­la­da por una ofen­si­va judi­cial sin pre­ce­den­te que tenía en la figu­ra del juez Bal­ta­sar Garzón1 uno de sus máxi­mos ins­ti­ga­do­res, no pudo ni supo ofre­cer una estra­te­gia efi­caz para mate­ria­li­zar las con­di­cio­nes exis­ten­tes favo­ra­bles al cam­bio polí­ti­co y a la reso­lu­ción del con­flic­to en tér­mi­nos demo­crá­ti­cos. En efec­to, el Esta­do espa­ñol cons­cien­te de su derro­ta polí­ti­ca, con la insal­va­ble cola­bo­ra­ción de un PNV ate­mo­ri­za­do por per­der sus cuo­tas de poder en un pro­ce­so reso­lu­ti­vo, dio una vuel­ta de tuer­ca más a su ofen­si­va repre­si­va gol­pean­do e ile­ga­li­zan­do a las orga­ni­za­cio­nes de masas de la Izquier­da Aber­tza­le (juve­ni­les, anti-repre­si­vas, etc.), a su orga­ni­za­ción polí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal (Bata­su­na, con un res­pal­do elec­to­ral que osci­la entre el 12 y 18%), dete­nien­do y tor­tu­ran­do sis­te­má­ti­ca­men­te a cua­dros y mili­tan­tes popu­la­res (en la actua­li­dad hay más de 750 pre­sas y pre­sos polí­ti­cos), y cer­ce­nan­do sin tapu­jos los dere­chos de reu­nión, mani­fes­ta­ción y expre­sión, todos ellos com­po­nen­tes supues­ta­men­te medu­la­res de la demo­cra­cia for­mal burguesa2. A pesar de este con­tex­to repre­si­vo, la exis­ten­cia cada vez más níti­da de una masa crí­ti­ca a favor del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción; la debi­li­dad polí­ti­ca, que no mili­tar, del Esta­do español3; la per­di­da de poder del PNV al salir del gobierno de Gas­teiz, la expe­rien­cia y con­fian­za polí­ti­ca adqui­ri­das por la Izquier­da Aber­tza­le en los suce­si­vos pro­ce­sos de nego­cia­ción (Argel, Liza­rra Gara­zi, Loyo­la), la cri­sis eco­nó­mi­ca que azo­ta Euro­pa; la pre­sen­cia del ejer­ci­cio del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción en la agen­da euro­pea (Esco­cia, Groen­lan­dia, etc.), fue­ron algu­nos de los fac­to­res que lle­va­ron a la diri­gen­cia y base de la Izquier­da Aber­tza­le a rea­li­zar este inten­so y auto­crí­ti­co deba­te que cul­mi­nó con su nue­va pro­pues­ta estra­té­gi­ca. Con Zutik Eus­kal Herria se pre­ten­día (y se ha logra­do) reto­mar la ini­cia­ti­va polí­ti­ca, y supe­rar de esta for­ma una situa­ción enquis­ta­da, de blo­queo polí­ti­co en la que la Izquier­da Aber­tza­le, en una posi­ción ten­den­cial­men­te resis­ten­cia­lis­ta, había esta­do sumer­gi­da en la últi­ma déca­da. Las con­di­cio­nes obje­ti­vas esta­ban reu­ni­das, el ago­ta­mien­to del ciclo auto­nó­mi­co evi­den­te, pero fal­ta­ba una herra­mien­ta efi­caz para actua­li­zar esa poten­cia­li­dad. A ese defi­cien­cia vino a dar una repues­ta el pro­ce­so demo­crá­ti­co.

4‑Comentaste que uno de los obje­ti­vos del pro­ce­so demo­crá­ti­co es el de faci­li­tar la acu­mu­la­ción de fuer­zas a favor del cam­bio. ¿En que medi­da se está logran­do este pro­pó­si­to? ¿Qué papel jue­ga la I.A. en este nue­vo esce­na­rio de acu­mu­la­ción de fuer­zas?

Se están crean­do siner­gias en dife­ren­tes ámbi­tos de tra­ba­jo y entre dife­ren­tes fami­lias polí­ti­cas que eran impen­sa­bles hace un par de años. En el ámbi­to labo­ral, la mayo­ría sin­di­cal vas­ca (ELA, LAB, STEE-EILAS, EHNE, Hiru) ade­más de impul­sar tres exi­to­sas huel­ga gene­ra­les para con­tra­rres­tar la ofen­si­va del capi­tal que esta­mos pade­cien­do, está tra­ba­jan­do en con­jun­to una alter­na­ti­va, plas­ma­da en el lla­ma­do Decá­lo­go con­tra la cri­sis, don­de se arti­cu­lan con­cre­ta­men­te las nece­si­da­des de cam­bio social y polí­ti­co. Por otro lado, con el Acuer­do de Ger­ni­ka fir­ma­do en sep­tiem­bre y que recien­te­men­te reci­bió nue­vas adhe­sio­nes (inclui­da la de Aska­pe­na), esta­mos fren­te a uno de los acuer­dos más impor­tan­te al haber logra­do reu­nir a casi todo el arco social y polí­ti­co pro­gre­sis­ta de Eus­kal Herria sobre una bases fir­mes de reso­lu­ción del con­flic­to de for­ma inte­gral y escru­pu­lo­sa­men­te demo­crá­ti­ca. Des­de el ámbi­to polí­ti­co-par­ti­da­rio se logra­ron dos acuer­dos cla­ves. Por un lado, la Izquier­da Aber­tza­le jun­to a EA acor­da­ron un docu­men­to estra­té­gi­co, Lor­tu arte, sobre la cons­truc­ción de un Esta­do para Eus­kal Herria. Por otro, estos mis­mo par­ti­dos jun­to a Alter­na­ti­ba acor­da­ron otro docu­men­to, Eus­kal Herria ezke­rre­tik, en el que se esta­ble­ce una alter­na­ti­va socio-eco­nó­mi­ca para nues­tro pue­blo. Final­men­te, hay que sub­ra­yar la exis­ten­cia de nue­vas ini­cia­ti­vas plu­ra­les como son Inde­pen­den­tis­tak y el Movi­mien­to por los Dere­chos Civi­les que impul­sa­ron entre otras cosas y res­pec­ti­va­men­te, masi­vas movi­li­za­cio­nes en el Abe­rri egu­na (Día de la patria) y en repues­ta a la con­cul­ca­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les que segui­mos pade­cien­do. Este nue­vo esce­na­rio, no sola­men­te ha sido posi­bi­li­ta­do por la apues­ta uni­la­te­ral de la Izquier­da Aber­tza­le de cam­bio en su estra­te­gia polí­ti­ca, sino que ade­más es este espec­tro polí­ti­co el que prin­ci­pal­men­te enri­que­ce y empu­ja este pro­ce­so median­te su gran capa­ci­dad y com­pro­mi­so mili­tan­te.

5-¿Cuáles son las prin­ci­pa­les con­tra­dic­cio­nes que ha gene­ra­do la deci­sión uni­la­te­ral toma­da por la IA en el con­jun­to del pano­ra­ma polí­ti­co vas­co?

Ha pro­vo­ca­do sin duda algu­na un ver­da­de­ro terre­mo­to polí­ti­co. Al reto­mar la ini­cia­ti­va polí­ti­ca y al apos­tar por vías exclu­si­va­men­te demo­crá­ti­cas recha­zan­do cual­quier inje­ren­cia vio­len­ta en el nue­vo esce­na­rio abier­to, la Izquier­da Aber­tza­le obli­gó al res­to de los agen­tes en jue­go a posi­cio­nar­se explí­ci­ta­men­te en tér­mi­nos ver­da­de­ra­men­te polí­ti­cos, a retra­tar­se, sin poder escon­der­se más tras los sem­pi­ter­nos argu­men­tos supues­ta­men­te paci­fis­ti­co-demo­crá­ti­cos. Des­pués de pasa­do un año de la pre­sen­ta­ción públi­ca de Zutik Eus­kal Herria, de múl­ti­ples pro­nun­cia­mien­tos recha­zan­do el uso de la vio­len­cia, de la deci­sión de ETA de decla­rar un alto al fue­go uni­la­te­ral, gene­ral y veri­fi­ca­ble como se lo exi­gía tan­to los fir­man­tes del Acuer­do de Ger­ni­ka como impor­tan­tes agen­tes inter­na­cio­na­les com­pro­me­ti­dos con la reso­lu­ción demo­crá­ti­ca del con­flic­to en la Decla­ra­ción de Bru­se­las, de la pre­sen­ta­ción de un nue­vo par­ti­do Sor­tu cuyos esta­tu­tos cum­plen los requi­si­tos de la anti­de­mo­crá­ti­ca ley de par­ti­dos, los par­ti­dos defen­so­res del sta­tu­to quo, par­ti­cu­lar­men­te el PSE y el PNV, no pue­den sos­te­ner por más tiem­po el dis­cur­so según el cual “no ha cam­bia­do nada”. En reali­dad han pasa­do tan­tas cosas que se des­ta­pan en el PSE ten­sio­nes, por un lado, a nivel interno y, por otro, con la eje­cu­ti­va de Madrid. Por su par­te, el PNV ya debi­li­ta­do por su inca­pa­ci­dad a inci­dir polí­ti­ca­men­te estan­do fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes, se ve inca­paz de ges­tio­nar está nue­va situa­ción don­de ve peli­grar su hege­mo­nía nacio­na­lis­ta y su dis­cur­so de supues­to baluar­te del “nacio­na­lis­mo demo­crá­ti­co” fren­te el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo espa­ño­lis­ta y el radi­ca­lis­mo inde­pen­den­tis­ta. Por otro lado, EA e IU han sufri­do sen­das esci­sio­nes dan­do naci­mien­to a dos nue­vos par­ti­dos: Alter­na­ti­ba que reagru­pa los sec­to­res pro­ve­nien­tes de IU más pro­pi­cios al diá­lo­go y al cam­bio socio polí­ti­co en Eus­kal Herria y Hamai­ka­bat par­ti­do que reúne la línea más dere­chis­ta de EA. Final­men­te, a Ara­lar al ser lite­ral­men­te des­pla­za­do del poco espa­cio que había logra­do obte­ner los últi­mos años apro­ve­chán­do­se de la ile­ga­li­za­ción de la Izquier­da Aber­tza­le, le aga­rró un vér­ti­go exis­ten­cial tal como lo demues­tra algu­nas decla­ra­cio­nes (pidien­do más pasos a la IA) y sobre todo el bochor­no­so epi­so­dio que pro­ta­go­ni­zó en Nafa­rroa ali­neán­do­se con el PNV y boi­co­tean­do de esta for­ma la posi­bi­li­dad de crear un espa­cio de izquier­das y aber­tza­le capaz de des­ban­car a la dere­cha espa­ño­lis­ta en Nafa­rroa (lle­gan­do a expul­sar a EA de Nafa­rroa bai por sus acuer­dos estra­té­gi­cos con la IA). Como se pue­de ver, el nue­vo pano­ra­ma polí­ti­co vas­co al estar mar­ca­do por la nece­si­dad de posi­cio­nar­se en tér­mi­nos polí­ti­cos (y no retó­ri­cos), cla­ros y con­tun­den­tes sobre los ver­da­de­ros pará­me­tros del con­flic­to, ace­le­ra el desa­rro­llo de las con­tra­dic­cio­nes pre­exis­ten­tes ofre­cién­do­nos un esce­na­rio cla­ri­fi­ca­dor en el que dos polos se están ten­den­cial­men­te mate­ria­li­zan­do: uno a favor de la reso­lu­ción demo­crá­ti­ca del con­flic­to y otro que apues­ta por un segun­do frau­de esta­tu­ta­rio cuan­do no por el retorno a un cen­tra­lis­mo auto­ri­ta­rio y chau­vi­nis­ta.

6-¿Qué papel va a adop­tar Aska­pe­na a la hora de con­tri­buir al pro­ce­so demo­crá­ti­co? ¿Cuál es el papel que pue­den jugar los apo­yos inter­na­cio­na­les en la reso­lu­ción del con­flic­to y en su supera­ción en cla­ve polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca?

Aska­pe­na, a pesar de la reda­da que sufrió en sep­tiem­bre del 2010, sigue com­pro­me­ti­da en la cons­truc­ción de una Eus­kal Herria inter­na­cio­na­lis­ta y en su tra­ba­jo de fomen­tar la soli­da­ri­dad hacia nues­tro pue­blo. En este sen­ti­do, Aska­pe­na va a seguir empu­jan­do y ali­men­tan­do la red de soli­da­ri­dad que ya exis­te a lo lar­go y ancho del mun­do a favor de nues­tro pro­ce­so de libe­ra­ción en la que el tra­ba­jo de los EHL (Eus­kal Herria­ren Lagu­nak-Ami­gos y ami­gas del pue­blo vas­co) des­ta­ca par­ti­cu­lar­men­te por su com­pro­mi­so y cons­tan­cia. Esta línea de tra­ba­jo es sin duda algu­na cla­ve ya que en el nue­vo esce­na­rio abier­to los Esta­dos fran­cés y espa­ñol siguen man­te­nien­do una polí­ti­ca repre­si­va, negan­do la dimen­sión polí­ti­ca del con­flic­to. Es fun­da­men­tal por lo tan­to que agen­tes tan­to a nivel ins­ti­tu­cio­nal como popu­lar pre­sio­nen a sus res­pec­ti­vos gobier­nos y a los gobier­nos fran­cés y espa­ñol para que se impli­quen posi­ti­va­men­te en una reso­lu­ción demo­crá­ti­ca del con­flic­to. Final­men­te, cabe sub­ra­yar que Aska­pe­na está com­pro­me­ti­da con el tra­ba­jo de acu­mu­la­ción de fuer­zas en Eus­kal Herria y en ese sen­ti­do es una de las nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes popu­la­res fir­man­tes del Acuer­do de Ger­ni­ka.

7-¿Cómo valo­ra Aska­pe­na el papel de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta entre los pue­blos bajo juris­dic­ción del esta­do espa­ñol? ¿Qué papel pue­de jugar en ese pro­ce­so vas­co de acu­mu­la­ción de fuer­zas la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta entre los pue­blos bajo juris­dic­ción del esta­do espa­ñol?

Cree­mos que des­pués de años de des­en­cuen­tros, de des­con­fian­za mutua, debi­do a erro­res com­par­ti­dos a la hora de plan­tear un tra­ba­jo con­jun­to, se están crean­do unas siner­gias muy posi­ti­vas. El hecho de haber teni­do con Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta una can­di­da­tu­ra común para las últi­mas elec­cio­nes euro­peas no es más que la tras­la­ción a nivel polí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal de un lar­go tra­ba­jo de recom­po­si­ción de lazos de con­fian­za en base a un tra­ba­jo común des­de aba­jo. Toda­vía nos que­da mucho tra­ba­jo que hacer pero, evi­den­te­men­te, al estar some­ti­dos al mis­mo Esta­do capi­ta­lis­ta que nie­ga nues­tro carác­ter nacio­nal tene­mos que seguir en esa línea. Eso si, des­de el res­pe­to de los tiem­pos y prio­ri­da­des que cada pue­blo tie­ne en tan­to que mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *