Temo­res nuclea­res ace­chan al mun­do. El pró­xi­mo Naga­sa­ki.

Un segun­do Hiroshi­ma está tenien­do lugar con las fusio­nes nuclea­res par­cia­les en los reac­to­res nuclea­res de Fukushi­ma 1. Solo pode­mos espe­rar que el núme­ro de víc­ti­mas no se apro­xi­me ni remo­ta­men­te al de la pri­me­ra catás­tro­fe ató­mi­ca del mun­do.

La comu­ni­dad inter­na­cio­nal se pre­gun­ta aho­ra: ¿Cuán­do será el pró­xi­mo Naga­sa­ki?

¿En EE.UU. con sus 23 enve­je­ci­dos reac­to­res de dise­ño idén­ti­co al de los reac­to­res GE Mark 1 de Fukushi­ma, jun­to a una doce­na más de dise­ño lige­ra­men­te modi­fi­ca­do?

¿En Fran­cia, el país más depen­dien­te de la ener­gía nuclear?

Pro­ba­ble­men­te no en Ale­ma­nia o en Vene­zue­la, que están redu­cien­do sus pro­gra­mas nuclea­res, ni en Gran Bre­ta­ña el líder mun­dial de la con­ver­sión ener­gé­ti­ca eóli­ca mar aden­tro. Ni inclu­so en Chi­na, un mode­lo de ener­gía solar que aho­ra redu­ce sus pla­nes de nue­vas plan­tas nuclea­res.

Mucha gen­te tam­bién se pre­gun­ta: ¿Cómo es posi­ble que la úni­ca nación que ha vivi­do bom­bar­deos ató­mi­cos haya con­fia­do tan­to en la ener­gía nuclear? La res­pues­ta es al mis­mo tiem­po sim­ple y com­pli­ca­da. En la eco­no­mía moder­na, la ener­gía para mover las máqui­nas está entre­la­za­da con la segu­ri­dad nacio­nal, la polí­ti­ca exte­rior y la gue­rra.

Pro­gre­so basa­do en el ura­nio

La Segun­da Gue­rra Mun­dial fue en esen­cia una com­pe­ten­cia por com­bus­ti­bles fósi­les. Japón, ham­brien­to de ener­gía, inva­dió a Chi­na por su car­bón y a Indo­ne­sia por sus reser­vas de petró­leo. Las gue­rras relám­pa­go de la Ale­ma­nia nazi apun­ta­ban a los cam­pos petro­le­ros de Ruma­nia, Libia y la región del Mar Cas­pio. EE.UU. y Gran Bre­ta­ña com­ba­tie­ron con­tra las Poten­cias del Eje para rete­ner su con­trol sobre el com­bus­ti­ble fósil del mun­do y siguen hacien­do lo mis­mo en con­flic­tos con nacio­nes de la OPEP y para con­tro­lar Asia Cen­tral y la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal del Este de Asia.

Para impe­dir la recu­rren­cia de otra Gue­rra del Pací­fi­co, Washing­ton tra­tó de apar­tar al Japón de la pos­gue­rra de su depen­den­cia del car­bón y del petró­leo. Cuan­do la indus­tria japo­ne­sa resur­gía en la épo­ca de los Jue­gos Olím­pi­cos de Tokio de 1964, EE.UU. pre­sio­nó a Japón para que adop­ta­ra la “segu­ra y lim­pia” ener­gía del futu­ro: la ener­gía nuclear.

Gene­ral Elec­tric y Wes­tinghou­se se encar­ga­ron ense­gui­da de ins­ta­lar una red de plan­tas de ener­gía nuclear en toda la nación isla, mien­tras se aña­día Japón en la lis­ta del Orga­nis­mo Inter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (OIEA) lan­za­do por EE.UU., y en el Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción.

A dife­ren­cia de recur­sos de com­bus­ti­ble más anti­guos, la ener­gía nuclear era el úni­co dere­cho de pro­pie­dad de EE.UU., que no sólo domi­na­ba la mine­ría del ura­nio sino tam­bién la pro­duc­ción de boro, el mine­ral absor­ben­te de neu­tro­nes nece­sa­rio para reac­cio­nes nuclea­res con­tro­la­das. Labo­ra­to­rios esta­dou­ni­den­ses, inclui­dos Los Ala­mos, Law­ren­ce Liver­mo­re y Oakrid­ge son las escue­las de pos­gra­do de los físi­cos nuclea­res del mun­do.

En el mis­mo perío­do de embria­ga­do­ra infa­tua­ción con la tec­no­lo­gía, la Feria del Mun­do de Nue­va York de 1964 – 65 fue un bai­le de gra­dua­ción de un nue­vo futu­ro “uni­ver­sal” más bri­llan­te basa­do en la divi­sión del áto­mo. El pabe­llón de Gene­ral Elec­tric se lla­ma­ba “País del Pro­gre­so” con un show mul­ti­me­dia que mos­tra­ba una “explo­sión de plas­ma” de fusión de plu­to­nio para visi­tan­tes impre­sio­na­dos. Japón sir­vió como mode­lo de ciu­da­da­nía y coope­ra­ción inter­na­cio­na­les bajo el patro­ci­nio del poder ató­mi­co esta­dou­ni­den­se. La plan­ta nuclear de Fukushi­ma, dise­ña­da por GE, fue conec­ta­da a la red en 1971.

El mito moderno de la ener­gía nuclear segu­ra fue alter­na­ti­va­men­te resis­ti­do y acep­ta­do de malas ganas por el públi­co japo­nés. En años más recien­tes, las anti­guas per­cep­cio­nes nega­ti­vas hacia el pro­vee­dor nuclear Tok­yo Elec­tric Power han cam­bia­do. Un joven dise­ña­dor de grá­fi­ca compu­tari­za­da en Tokio me dijo que su gene­ra­ción cre­ció pen­san­do: “TEPCO tie­ne un aura divi­na de infa­li­bi­li­dad y de poder mayor que el gobierno”. Mi expe­rien­cia como edi­tor en la pren­sa japo­ne­sa reve­la que su ima­gen cor­po­ra­ti­va se pro­mo­vió astu­ta­men­te con comer­cia­les “de lava­do ver­de” que pre­ten­dían una fal­sa amis­tad hacia el medioam­bien­te y con fuer­tes ingre­sos publi­ci­ta­rios para la tele­vi­sión y los medios impre­sos.

Ener­gía ató­mi­ca en la Gue­rra Fría

La ener­gía ató­mi­ca no era nada nue­vo para Japón. Duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, los Alia­dos y el Eje com­pi­tie­ron por una nue­va fuen­te exó­ti­ca de ener­gía, el ura­nio. Mien­tras el Pro­yec­to Manhat­tan pre­pa­ra­ba en secre­to la bom­ba ató­mi­ca en Nue­vo Méxi­co, Japón abrió minas de ura­nio en Konan, en el Nor­te de Corea, que es aho­ra la fuen­te del pro­gra­ma de ener­gía nuclear de Pyong­yang.

Des­pués de la vic­to­ria alia­da, la Unión Sovié­ti­ca apun­tó a rom­per el mono­po­lio nuclear esta­dou­ni­den­se esta­ble­cien­do un pro­tec­to­ra­do lla­ma­do Repú­bli­ca de Tur­kes­tán del Este en la pro­vin­cia noroc­ci­den­tal de Chi­na de Xin­jiang. Los ricos depó­si­tos de ura­nio cer­ca de Bur­jin, en las lade­ras de las mon­ta­ñas Altai, sumi­nis­tra­ron el mate­rial fisi­ble para el desa­rro­llo de la capa­ci­dad nuclear sovié­ti­ca. Las minas apre­su­ra­da­men­te exca­va­das por los sovié­ti­cos deja­ron tras de sí la mal­di­ción de la enfer­me­dad por radia­ción a los habi­tan­tes pre­do­mi­nan­te­men­te uigu­res y kaza­jos étni­cos así como a las comu­ni­da­des río aba­jo en Kazajs­tán orien­tal. Cien­tí­fi­cos kaza­jos y chi­nos han rea­li­za­do des­de enton­ces pro­yec­tos de correc­ción, uti­li­zan­do árbo­les reco­lec­to­res de isó­to­pos para lim­piar la tie­rra irra­dia­da.

Para impe­dir que los sovié­ti­cos acu­mu­la­ran un arse­nal nuclear, el gobierno de Tru­man ini­ció un pro­gra­ma de máxi­mo secre­to para con­tro­lar todo el sumi­nis­tro de ura­nio del mun­do. La Ope­ra­ción Murray Hill se con­cen­tró en el sabo­ta­je de las ope­ra­cio­nes mine­ras en Altai. Dou­glas Mac­Kier­nan, que ope­ra­ba bajo la cober­tu­ra de vice­cón­sul esta­dou­ni­den­se en Urum­chi, orga­ni­zó un equi­po clan­des­tino de rusos anti­co­mu­nis­tas y de gue­rri­lle­ros kaza­jos para colo­car bom­bas en las ins­ta­la­cio­nes mine­ras sovié­ti­cas. Obli­ga­do a huir hacia Lha­sa, Mac­Kier­nan cayó muer­to a tiros en un caso de iden­ti­fi­ca­ción erró­nea por un guar­da fron­te­ri­zo tibe­tano y se le hon­ra como el pri­mer agen­te de la CIA muer­to en acción.

Las ope­ra­cio­nes glo­ba­les encu­bier­tas de la Ope­ra­ción Murray Hill son rea­li­za­das actual­men­te por el buró con­tra-pro­li­fe­ra­ción de la CIA. Un vis­ta­zo a sus ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas apa­re­ce en Fair Game, el libro y pelí­cu­la sobre Vale­rie Pla­me, la agen­te cuya iden­ti­dad se reve­ló bajo el gobierno de Bush. Se han libra­do bata­llas abier­tas y encu­bier­tas con­tra enemi­gos nuclea­res en sitios tan ale­ja­dos como Pakis­tán, Egip­to, Libia, Argen­ti­na, Indo­ne­sia, Myan­mar e Iraq así como los sos­pe­cho­sos habi­tua­les Irán y Corea del Nor­te.

Ame­na­za para el públi­co esta­dou­ni­den­se

Las fusio­nes nuclea­res par­cia­les en Fukushi­ma 1 colo­can a Washing­ton ante un dile­ma. Si las libe­ra­cio­nes ele­va­das de radia­ción hubie­ran ocu­rri­do en Corea del Nor­te o Irán, Washing­ton habría con­vo­ca­do sesio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, habría exi­gi­do ins­pec­cio­nes del OIEA y habría impues­to duras san­cio­nes y posi­ble­men­te una inter­ven­ción mili­tar. Las fusio­nes nuclea­res, sin embar­go, pro­vie­nen de reac­to­res dise­ña­dos en EE.UU. que ope­ran según pro­to­co­los crea­dos por EE.UU.

Por ello, el gobierno de Oba­ma ha mini­mi­za­do la gra­ve­dad del actual dra­ma nuclear que afec­ta a su alia­do japo­nés. En un tono defen­si­vo poco con­vin­cen­te, el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se ha res­pal­da­do la ener­gía nuclear como par­te de “la mez­cla ener­gé­ti­ca” que apo­ya a la eco­no­mía de EE.UU. Su posi­ción pro nuclear es irra­cio­nal e irres­pon­sa­ble, cuan­do paí­ses alia­dos más peque­ños, entre ellos Gran Bre­ta­ña, Holan­da y Ale­ma­nia, hacen masi­vas inver­sio­nes en ins­ta­la­cio­nes eóli­cas mar aden­tro en el Mar del Nor­te para ter­mi­nar con su depen­den­cia de com­bus­ti­bles nuclea­res y fósi­les.

La comu­ni­dad inter­na­cio­nal es ple­na­men­te cons­cien­te de ese doble rase­ro polí­ti­co. EE.UU. aplau­dió silen­cio­sa­men­te los ata­ques aéreos israe­líes con­tra la plan­ta Osi­rak de ener­gía nuclear de Sadam Hus­sein en 1981, y des­de enton­ces ha pedi­do san­cio­nes cada vez más estric­tas con­tra Tehe­rán y Pyong­yang. No obs­tan­te, Washing­ton se nie­ga a dar el ejem­plo y res­ta impor­tan­cia a los lla­ma­dos de los ciu­da­da­nos de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki por un desar­me nuclear total. La cam­pa­ña de EE.UU. por un mono­po­lio ató­mi­co, o por lo menos la domi­na­ción nuclear, empu­ja a poten­cias más peque­ñas hacia la obten­ción de una capa­ci­dad disua­si­va. Esas nacio­nes no cons­ti­tu­yen un cier­to “eje del mal”; sólo jue­gan al jue­go de la super­vi­ven­cia según las reglas –no las pala­bras– fija­das por Washing­ton.

En los futu­ros días y meses, los pro­pios ciu­da­da­nos de EE.UU. se estre­me­ce­rán de mie­do ante la temi­da lle­ga­da de la con­ta­mi­na­ción radio­ac­ti­va. Aho­ra se ha olvi­da­do prác­ti­ca­men­te el terro­ris­mo cuan­do una ame­na­za mucho más amplia pue­de cubrir pron­to los cie­los esta­dou­ni­den­ses de “mar a mar res­plan­de­cien­te”. A menos que Washing­ton se mue­va rápi­do hacia el repu­dio de su pro­pia adic­ción nuclear, el espec­tro de otro Naga­sa­ki ensom­bre­ce­rá el “país de los libres y hogar de los valien­tes”.

Yoi­chi Shi­matsu es ex edi­tor de The Japan Times Weekly


Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens.

Fuen­te: www​.glo​bal​re​search​.ca/​P​r​i​n​t​A​r​t​i​c​l​e​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​I​d​=​2​3​788

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *