Sor­tu en el Tri­bu­nal Supre­mo – Iña­ki Lasa­ga­bas­ter, Ramón Zallo

Muchos esta­mos decep­cio­na­dos con el poder judi­cial, espe­cial­men­te con la par­te de la magis­tra­tu­ra que enjui­cia ámbi­tos cer­ca­nos a la polí­ti­ca. Ya arras­tra varios tiro­nes de ore­ja de Euro­pa (con­de­nas arbi­tra­rias como en el caso Ote­gi, la mira­da a otro lado en casi todas las denun­cias de tor­tu­ras no inves­ti­ga­das…) y un supe­rá­vit his­tó­ri­co de des­pres­ti­gio (sen­tan­do en el ban­qui­llo a un lehen­da­ka­ri y a diri­gen­tes polí­ti­cos, o cerran­do perió­di­cos para que todo ter­mi­ne en nada en el «caso Egun­ka­ria», o humi­llan­do al pue­blo cata­lán a inte­rés de par­te o con suma­rios como el 1898).

Sólo con algu­nas sen­ten­cias pro­fe­sio­na­les («caso Egun­ka­ria» o Udal­bil­tza) y con con­de­nas como las rea­li­za­das a guar­dias civi­les por el caso Por­tu y Sara­so­la, la Jus­ti­cia apun­ta un camino que no sabe­mos si va a ser o no domi­nan­te, en su ten­sión eter­na entre ser­vir a la jus­ti­cia y apli­car la ley o ser­vir a los intere­ses tác­ti­cos del Esta­do.

La no lega­li­za­ción es insos­te­ni­ble jurí­di­ca­men­te:

La futu­ra sen­ten­cia que ha de dic­tar el Tri­bu­nal Supre­mo sobre el caso Sor­tu es muy impor­tan­te para la jus­ti­cia en sí y para saber has­ta dón­de pue­de o no lle­gar la con­ta­mi­na­ción polí­ti­ca del cri­te­rio judi­cial en un caso evi­den­te.

La letra de la endu­re­ci­da Ley de Par­ti­dos y la doc­tri­na esta­ble­ci­da ‑des­mar­que explí­ci­to ante la vio­len­cia, estra­te­gia vin­cu­la­da a los dere­chos huma­nos, los valo­res demo­crá­ti­cos y el plu­ra­lis­mo y una estruc­tu­ra orga­ni­za­cio­nal demo­crá­ti­ca homo­lo­ga­ble- ampa­ran rotun­da­men­te la pre­ten­sión de Sor­tu. Los esta­tu­tos pre­sen­ta­dos son impe­ca­bles y ale­ja­dos de cual­quier argu­cia, para con­ver­tir­se en un com­pro­mi­so públi­co ante pro­pios y extra­ños. No tie­ne otra inter­pre­ta­ción que la de la apues­ta ine­quí­vo­ca de recha­zo de la vio­len­cia polí­ti­ca, inclu­yen­do expre­sa­men­te la vio­len­cia de ETA. Es un pun­to de infle­xión his­tó­ri­co que, ade­más, anun­cia un cam­bio de men­ta­li­dad: des­de el «yo soy la cons­truc­ción nacio­nal y todo vale» al yo con­tri­bu­yo e inten­to lide­rar­la des­de lo que logre legí­ti­ma­men­te.

Si en el con­te­ni­do y la acti­tud mate­rial el par­ti­do Sor­tu ha sido serio, tam­bién for­mal­men­te cum­ple con que nin­guno de los pro­mo­to­res haya sido con­de­na­do (y no reha­bi­li­ta­do) por per­te­nen­cia a orga­ni­za­ción ile­gal. No vamos a insis­tir en este aspec­to, aun­que su mis­ma exi­gen­cia no deja de cons­ti­tuir un absur­do. Si se exi­ge a la izquier­da aber­tza­le que cam­bie, ten­drán que ser los mis­mos. Si fue­ran otros, no sería nece­sa­rio el cam­bio.

Ya nadie en su sano jui­cio ‑sal­vo en los mal infor­ma­dos y des­acre­di­ta­dos, por ten­den­cio­sos, infor­mes de la Guar­dia Civil, Poli­cía y simi­la­res- sos­tie­ne que se tra­te de una bur­la para sor­tear un esco­llo legal. Ya es evi­den­te que no hay suce­sión de un par­ti­do ile­ga­li­za­do, sino rup­tu­ra con una estra­te­gia, y una refun­da­ción con nue­vas volun­ta­des, méto­dos, medios, sis­te­mas de orga­ni­za­ción y fun­cio­na­mien­to.

La ile­ga­li­za­ción es insos­te­ni­ble polí­ti­ca­men­te:

Decir que Sor­tu es con­ti­nui­dad de Bata­su­na es lo mis­mo que decir que el PP lo es del fas­cis­mo fran­quis­ta. Apli­can­do esa regla de tres, no habría aho­ra dere­cha reac­cio­na­ria en el Esta­do espa­ñol. Ya que se fan­ta­sea tan­to con la «bri­llan­te» y amné­si­ca tran­si­ción, cho­ca que, en este otro tema, se acu­da a las argu­men­ta­cio­nes más for­ma­lis­tas para impe­dir la tran­si­ción del inde­pen­den­tis­mo radi­cal a un mode­lo de estra­te­gia, de orga­ni­za­ción y de lucha dis­tin­tas. Será que le temen.

Al con­tra­rio, es mag­ní­fi­co y con­sus­tan­cial a la via­bi­li­dad de Sor­tu que lo hayan ava­la­do per­so­nas sig­ni­fi­ca­ti­vas del mun­do de Bata­su­na, por­que eso, y sólo eso, da vera­ci­dad y garan­tía al pro­ce­so polí­ti­co abier­to de tran­si­ción inter­na. Lo con­tra­rio habría sido un brin­dis al sol, o una ini­cia­ti­va mino­ri­ta­ria sin futu­ro, o una esci­sión que espo­lea­ría la con­tun­den­cia de quie­nes que­da­ran fue­ra. Y tam­bién es esen­cial para el pro­ce­so empren­di­do que el gol­pe de timón lar­ga­men­te tra­ba­ja­do no enca­lle en la estu­pi­dez aje­na.

Si así fue­ra, que­rría decir que des­de los pode­res no se quie­re la paz, sino una lar­ga, ten­sa, dolo­ro­sa y difí­cil derro­ta. Dicho de otra mane­ra, lo que no se que­rría es que hubie­ra izquier­da nacio­na­lis­ta ni nacio­na­lis­mo y se pre­fe­ri­ría una ETA fun­cio­nal, aco­rra­la­da y gol­pean­do.

Sue­na a jue­go sucio que los mis­mos que pusie­ron alto el lis­tón pre­ten­dan subir­lo aho­ra más. Ade­más de sabo­tear la pala­bra dada ‑algo muy esti­ma­do por aquí‑, sig­ni­fi­ca que lo de menos sería el lis­tón (subir­lo has­ta don­de no se pue­da sal­tar) y lo que se que­rría es la ile­ga­li­dad orgá­ni­ca a medio pla­zo de un seg­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de pobla­ción.

Exi­gir nue­vos requi­si­tos es como refor­mar de fac­to la Ley de Par­ti­dos y con­ver­tir algo que era excep­cio­nal ‑prohi­bir un par­ti­do- en la regla. Se entien­de que el PP cha­po­tee bien en la prohi­bi­ción. Pero que hayan sido los socia­lis­tas los que hayan inter­pues­to el recur­so y la argu­men­ta­ción es indig­nan­te. Cla­ro que tie­ne una doble ven­ta­ja en el mun­do de la hipo­cre­sía polí­ti­ca y no de los prin­ci­pios: si el Tri­bu­nal Supre­mo les da la razón, se con­fir­ma­rán en sus argu­men­tos, y si no se la da, dirán que ¡mag­ní­fi­co!, por­que así ya no habrá dudas y se calla­rá el PP.

Cua­ren­te­nas y des­apa­ri­cio­nes:

La nue­va con­sig­na con la que se pre­sio­na al Tri­bu­nal Supre­mo es que nie­gue la lega­li­za­ción de Sor­tu, sea para apli­car una cua­ren­te­na de veri­fi­ca­ción de su volun­tad de recha­zo a ETA, sea has­ta que ETA des­apa­rez­ca.

La cua­ren­te­na sería absur­da e ile­gal, por­que supo­ne acep­tar que quien no es legal pue­da rea­li­zar prác­ti­cas polí­ti­cas ile­ga­les que serían obser­va­das para ver su evo­lu­ción.

Con­di­cio­nar la lega­li­za­ción a la des­apa­ri­ción de ETA es endo­sar­le la res­pon­sa­bi­li­dad de las accio­nes y de la exis­ten­cia de un ter­ce­ro (ETA) a un agen­te polí­ti­co que ya ha teni­do tres logros: una tre­gua uni­la­te­ral, una nue­va opor­tu­ni­dad de ter­mi­nar con una lar­ga espi­ral y una des­le­gi­ti­ma­ción de la vio­len­cia en toda la corrien­te a tra­vés de la pro­pues­ta de los esta­tu­tos y las obli­ga­cio­nes mili­tan­tes de recha­zo a las accio­nes de ese tipo. A modo de ensa­yo, esto últi­mo ya se ha pro­du­ci­do al cono­cer­se la pre­sun­ta ame­na­za de aten­ta­do a López o Ares de hace un año.

Mucho menos se le pue­de pedir que des­mon­te ETA. Y ello por dos razo­nes: por­que no podría y por­que ésa es una potes­tad de la pro­pia orga­ni­za­ción arma­da o la com­pe­ten­cia de los sis­te­mas de Jus­ti­cia y de la Poli­cía. Y si éstos, que han some­ti­do a ETA y su «entorno» a una durí­si­ma repre­sión, no lo han logra­do has­ta hoy, no pue­den endo­sar a otros su fra­ca­so. ¡A ver si va a ser que, ade­más, había un pro­ble­ma polí­ti­co, y la cosa no iba sólo de cri­mi­na­les…!

¿Y Zapa­te­ro? ¿Cómo es posi­ble que eche por la bor­da la opor­tu­ni­dad de lide­rar moral­men­te este pro­ce­so quien ya lo inten­tó con la tre­gua ante­rior, en cir­cuns­tan­cias mucho más inse­gu­ras? ¿Cómo es posi­ble que quien ya se ha sui­ci­da­do polí­ti­ca­men­te como izquier­da ‑dete­rio­ran­do para las mayo­rías socia­les el mer­ca­do de tra­ba­jo y el sis­te­ma de pen­sio­nes en aras de la aus­te­ri­dad eco­nó­mi­ca y en bene­fi­cio de los gran­des capi­ta­les- ten­ga remil­gos para sui­ci­dar­se un poqui­to más, aca­ban­do con un pro­ble­ma de 50 años e irse por la puer­ta gran­de? No se le entien­de.

Estos últi­mos años no han sido bue­nos para la jus­ti­cia, tal como reco­no­ce todo el mun­do. El caso Sor­tu da al Tri­bu­nal Supre­mo la posi­bi­li­dad de ini­ciar la recu­pe­ra­ción de la legi­ti­mi­dad per­di­da. Es la hora del Dere­cho, del prin­ci­pio de lega­li­dad y de la inter­pre­ta­ción de los dere­chos fun­da­men­ta­les de la for­ma más favo­ra­ble a su ejer­ci­cio. Así debe ser en una demo­cra­cia seria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *