Sig­nos de vida inte­li­gen­te en el FMI – Dean Baker

El Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) orga­ni­zó una con­fe­ren­cia la sema­na pasa­da que estu­vo dedi­ca­da a un nue­vo examen de la macro­eco­no­mía con moti­vo de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Esta con­fe­ren­cia fue la evi­den­cia de una Glas­not que hubie­ra sido inima­gi­na­ble hace una déca­da. Uno de los orga­ni­za­do­res y con­fe­ren­cian­tes fue el Nobel Joe Sti­glitz, un hom­bre que había sido con­si­de­ra­do con ante­rio­ri­dad per­so­na non gra­ta por el FMI des­pués de haber pues­to por los sue­los a la ins­ti­tu­ción en un artícu­lo en New Repu­blic de 2000.
 
Ade­más de Sti­glitz, par­ti­ci­pa­ron en la con­fe­ren­cia algu­nos con­fe­ren­cian­tes que fue­ron bas­tan­te crí­ti­cos con las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas impul­sa­das por el FMI en los últi­mos años. Dado el for­ma­to y el gran núme­ro de con­fe­ren­cian­tes, hubo pocas posi­bi­li­da­des de dis­cu­tir en esas sesio­nes. Sin embar­go, al menos las cues­tio­nes impor­tan­tes fue­ron plan­tea­das.
 
A pesar de la mayor aper­tu­ra de la dis­cu­sión en el FMI, no resul­ta evi­den­te que sus polí­ti­cas hayan sido obje­to de un ajus­te simi­lar. En par­ti­cu­lar, se pro­mo­cio­na abier­ta­men­te el camino de «deva­lua­ción inter­na» para los paí­ses que han fija­do el valor de su mone­da con otros paí­ses o no tie­nen mone­da pro­pia.
 
Este es un pro­ce­so increí­ble­men­te dolo­ro­so. La idea es que un país que tie­ne altos cos­tos labo­ra­les uni­ta­rios en rela­ción con sus socios comer­cia­les ajus­te sus cos­tes para ali­near­los median­te la reduc­ción de sala­rios. La for­ma por la cual redu­ci­rán los sala­rios es for­zar a los tra­ba­ja­do­res a acep­tar recor­tes bajo la pre­sión de altas tasas de des­em­pleo.
 
Leto­nia es actual­men­te el buque insig­nia de la deva­lua­ción inter­na. Su tasa de des­em­pleo es del 18%. La vía del FMI podría obli­gar a otros paí­ses con serios pro­ble­mas de com­pe­ti­ti­vi­dad como Irlan­da, Gre­cia, Espa­ña y Por­tu­gal a seguir el mis­mo camino.
 
La alter­na­ti­va sería pro­mo­ver una tasa algo mayor de infla­ción en los paí­ses con supe­rá­vit, espe­cial­men­te en Ale­ma­nia. Una mayor infla­ción en los paí­ses con supe­rá­vit per­mi­ti­ría a los paí­ses defi­ci­ta­rios recu­pe­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad sim­ple­men­te hacien­do que sus sala­rios suban más len­ta­men­te que la tasa de infla­ción en los paí­ses con supe­rá­vit. Esto podría cum­plir­se sin las tasas de dos dígi­tos de des­em­pleo que estos paí­ses están aho­ra sopor­tan­do.
 
Este camino es con­sis­ten­te con la vía pro­pues­ta por Oli­vier Blan­chard, el eco­no­mis­ta jefe del FMI, en un artícu­lo que escri­bió el pasa­do año. Una mayor tasa de infla­ción ten­dría tam­bién la ven­ta­ja de ero­sio­nar el valor real de la deu­da tan­to para los paí­ses muy endeu­da­dos como para los pro­pie­ta­rios de vivien­das tam­bién endeu­da­dos. Lo que per­mi­ti­ría a estas eco­no­mías vol­ver más rápi­da­men­te a una vía de cre­ci­mien­to nor­mal.
 
Cabe des­ta­car que la polí­ti­ca del FMI aún no pare­ce per­mi­tir que la posi­bi­li­dad de mayo­res tasas de infla­ción sea real­men­te la mejor ruta en cier­tas cir­cuns­tan­cias. Muchos ponen­tes pare­cían aún creer que la polí­ti­ca de con­trol de la infla­ción, con un obje­ti­vo del 2% de infla­ción por par­te de los ban­cos cen­tra­les con exclu­sión de cual­quier otra preo­cu­pa­ción, es el mejor camino a seguir. Esta pare­ce ser cier­ta­men­te la prác­ti­ca del Ban­co Cen­tral Euro­peo, así como la de muchos ban­cos cen­tra­les de todo el mun­do.
Eso debe­ría hacer que las pobla­cio­nes por todas par­tes se suble­va­ran esgri­mien­do sus hor­cas. El obje­ti­vo de con­trol de la infla­ción ha con­du­ci­do a un enor­me desas­tre humano y eco­nó­mi­co, con un cos­te pro­ba­ble para todo el mun­do de 10 billo­nes de dóla­res de pro­duc­ción per­di­da y de dece­nas de millo­nes de per­so­nas des­em­plea­das. Si esta expe­rien­cia no es sufi­cien­te para des­acre­di­tar una polí­ti­ca, cues­ta ima­gi­nar la com­bi­na­ción posi­ble de suce­sos en el mun­do que pudie­ra hacer que los par­ti­da­rios del con­trol de la infla­ción cam­bia­ran de pare­cer.

En este sen­ti­do, los argu­men­tos expues­tos en la con­fe­ren­cia del FMI debe­rían ser úti­les para pro­pó­si­tos polí­ti­cos aun­que ten­gan poco efec­to inme­dia­to para la con­duc­ta de los ban­cos cen­tra­les o para las pres­crip­cio­nes polí­ti­cas del FMI. El hecho de que muchos de los eco­no­mis­tas más impor­tan­tes del mun­do, entre los que debe incluir­se has­ta al mis­mo eco­no­mis­ta jefe del FMI, pue­dan rea­li­zar pres­crip­cio­nes que son bási­ca­men­te igno­ra­das por los que lle­van a cabo la polí­ti­ca, apor­ta más evi­den­cia de que la polí­ti­ca no está guia­da por indi­vi­duos neu­tra­les que bus­can el mejor resul­ta­do.

Esta es otra evi­den­cia más de que los ban­que­ros cen­tra­les y los que diri­gen la polí­ti­ca ponen los intere­ses del sec­tor finan­cie­ro en el cen­tro de sus preo­cu­pa­cio­nes. Para la indus­tria finan­cie­ra, un peque­ño aumen­to de la tasa de infla­ción real­men­te sería una mala noti­cia, al redu­cir el valor de sus acti­vos y el valor real de sus ingre­sos por intere­ses.

Con el fin de garan­ti­zar que los ban­cos más gran­des del mun­do no ten­gan que lidiar con esta situa­ción, los ban­cos cen­tra­les están dis­pues­tos a for­zar a millo­nes de per­so­nas a que per­ma­nez­can sin tra­ba­jo. Si tuvié­ra­mos demo­cra­cias autén­ti­cas, los ban­que­ros cen­tra­les que no hubie­ran hecho su come­ti­do serían los que per­de­rían aho­ra mis­mo su pues­to de tra­ba­jo.

Dean Baker es codi­rec­tor del Cen­ter for Eco­no­mic and Policy Research (CEPR). Es autor de Plun­der and Blun­der: The Rise and Fall of the Bub­ble Eco­nomy, así como de Fal­se Pro­fits: Reco­ver­ying From the Bub­ble Eco­nomy.

http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​i​d​=​4​018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *