Los zapa­ti­cos me aprie­tan – Fidel Cas­tro

Mien­tras los reac­to­res sinies­tra­dos des­pi­den humo radiac­ti­vo en Japón, y avio­nes de mons­truo­sa estam­pa y sub­ma­ri­nos nuclea­res lan­zan mor­tí­fe­ras car­gas tele­di­ri­gi­das sobre Libia, un país nor­te­afri­cano del Ter­cer Mun­do con ape­nas seis millo­nes de habi­tan­tes, Barack Oba­ma le hacía a los chi­le­nos un cuen­to pare­ci­do a los que yo escu­cha­ba cuan­do tenía 4 años: “Los zapa­ti­cos me aprie­tan, las medias me dan calor; y el besi­to que me dis­te, lo lle­vo en el cora­zón”.

Algu­nos de sus oyen­tes que­da­ron pas­ma­dos en aquel “Cen­tro Cul­tu­ral” en San­tia­go de Chi­le.

Cuan­do el Pre­si­den­te miró ansio­so al públi­co tras men­cio­nar a la pér­fi­da Cuba, espe­ran­do una explo­sión de aplau­sos, hubo un gla­cial silen­cio. A sus espal­das, ¡ah, dicho­sa casua­li­dad!, entre las demás ban­de­ras lati­no­ame­ri­ca­nas, esta­ba exac­ta­men­te la de Cuba.

Si se vol­tea­ba un segun­do sobre su hom­bro dere­cho habría vis­to, como una som­bra, el sím­bo­lo de la Revo­lu­ción en la Isla rebel­de que su pode­ro­so país qui­so, pero no pudo des­truir.

Cual­quier per­so­na sería, sin duda, extra­or­di­na­ria­men­te opti­mis­ta si espe­ra que los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca aplau­dan el 50 ani­ver­sa­rio de la inva­sión mer­ce­na­ria de Girón, 50 años de cruel blo­queo eco­nó­mi­co de un país her­mano, 50 años de ame­na­zas y aten­ta­dos terro­ris­tas que cos­ta­ron miles de vidas, 50 años de pro­yec­tos de ase­si­na­to de los líde­res del his­tó­ri­co pro­ce­so.

Me sen­tí alu­di­do en sus pala­bras.

Pres­té, efec­ti­va­men­te, mis ser­vi­cios a la Revo­lu­ción duran­te mucho tiem­po, pero nun­ca elu­dí ries­gos ni vio­lé prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les, ideo­ló­gi­cos o éti­cos; lamen­to no haber dis­pues­to de más salud para seguir sir­vién­do­la.

Renun­cié sin vaci­la­ción a todos mis car­gos esta­ta­les y polí­ti­cos, inclu­so al de Pri­mer Secre­ta­rio del Par­ti­do, cuan­do enfer­mé y nun­ca inten­té ejer­cer­los des­pués de la Pro­cla­ma del 31 de julio de 2006, ni cuan­do recu­pe­ré par­cial­men­te mi salud más de un año des­pués, aun­que todos con­ti­nua­ban titu­lán­do­me afec­tuo­sa­men­te de esa for­ma.

Pero sigo y segui­ré sien­do como pro­me­tí: un sol­da­do de las ideas, mien­tras pue­da pen­sar o res­pi­rar.

Cuan­do a Oba­ma lo inte­rro­ga­ron sobre el gol­pe de Esta­do con­tra el heroi­co pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de, pro­mo­vi­do como otros muchos por Esta­dos Uni­dos, y la mis­te­rio­sa muer­te de Eduar­do Frei Mon­tal­va, ase­si­na­do por agen­tes de la DINA, una crea­ción del Gobierno nor­te­ame­ri­cano, per­dió su pre­sen­cia de áni­mo y comen­zó a tar­ta­mu­dear.

Fue cer­te­ro, sin duda, el comen­ta­rio de la tele­vi­sión de Chi­le al final de su dis­cur­so, cuan­do expre­só que Oba­ma ya no tenía nada que ofre­cer al hemis­fe­rio.

Yo, por mi par­te, no quie­ro dar la impre­sión de que expe­ri­men­to odio a su per­so­na, y mucho menos hacia el pue­blo de Esta­dos Uni­dos, al que reco­noz­co el apor­te de muchos de sus hijos a la cul­tu­ra y a la cien­cia.

Oba­ma tie­ne aho­ra por delan­te un via­je a El Sal­va­dor maña­na mar­tes. Allí ten­drá que inven­tar bas­tan­te, por­que en esa her­ma­na nación cen­tro­ame­ri­ca­na, las armas y los entre­na­do­res que reci­bió de los gobier­nos de su país, derra­ma­ron mucha san­gre.

Le deseo buen via­je y un poco más de sen­sa­tez.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *