La gue­rra, que hoy expor­ta Espa­ña, pue­de que otros la impor­ten maña­na – Mikel Ari­za­le­ta

Fue una lec­ción la que dio a sus seño­rías aque­lla mujer rubia y oje­ro­sa, Pilar Majón, en aque­lla maña­na del 16 de diciem­bre de 2004, cuan­do les espe­tó a la cara: “¿De qué se reían seño­rías? ¿Qué jalea­ban? ¿Qué vito­rea­ban?… Se está hablan­do de la muer­te y de heri­das de por vida pade­ci­das por seres huma­nos. Que nues­tro dolor cen­tre sus con­clu­sio­nes. Tie­nen la obli­ga­ción de evi­tar otro aten­ta­do». Habla­ba, en rigu­ro­so luto y con el bol­so de mano, la madre de Daniel, su hijo de 20 años, víc­ti­ma del 11‑M en el tren del Pozo camino de la uni­ver­si­dad de aquel jue­ves, lue­go de las 7, 30 de la maña­na.

Aquel trá­gi­co 11 de mar­zo, en el que murie­ron 191 per­so­nas, era jue­ves y el 14 se cele­bra­ban elec­cio­nes gene­ra­les. El gobierno de Aznar min­tió des­ca­ra­da­men­te a la ciu­da­da­nía y acu­só men­daz­men­te a ETA de la matan­za. Curio­sa­men­te quien enton­ces dijo con voz sono­ra que no había sido ETA y des­en­mas­ca­ró con con­tun­den­cia la fala­cia hoy está en la cár­cel y se lla­ma Arnan­do Ote­gi. El gobierno espa­ñol esta­ba ya avi­sa­do, par­ti­ci­pa­ba acti­va­men­te en la gue­rra de Afga­nis­tán y fue pro­mo­tor des­ta­ca­do de la gue­rra de Iraq. Y se ame­na­zó des­de allí con repre­sa­lias a la chu­le­ría de aquí. Aquí hubo 191 muer­tos blan­cos pero allí hace tiem­po que han pasa­do del millón los muer­tos y son innu­me­ra­bles los heri­dos, los tulli­dos, los lisia­dos, los tor­tu­ra­dos, los vio­la­dos. Ira­quíes o afga­nos, que tie­nen tam­bién madres oje­ro­sas, que no son rubias, que son more­nas y que sien­ten el dolor tan­to –qui­zá más- que las rubias euro­peas. Casi a dia­rio pasan de 100 los ase­si­na­dos por nues­tra gue­rra, por nues­tras armas, por nues­tros sol­da­dos, por nues­tras bom­bas de raci­mo, los ase­si­na­tos finan­cia­dos con nues­tra pas­ta y nues­tro nego­cio de dolor y muer­te.

En esta gue­rra espa­ño­la en tie­rras libias, como comen­ta Rafael Poch, “pue­de que haya suer­te y a Gada­fi no se le ocu­rra ‑o no pue­da- estre­llar un avión con­tra una cen­tral nuclear fran­ce­sa cer­ca­na o con­tra una espa­ño­la. O pue­de que no. Pero cuan­do uno lan­za bom­bas con­tra otro país, se expo­ne a que ese país res­pon­da de algu­na mane­ra. Hacer la gue­rra impli­ca ries­gos. El 11‑S reve­ló una vul­ne­ra­bi­li­dad has­ta en el mis­mo cen­tro del impe­rio. El dere­cho de inje­ren­cia sería loa­ble en un mun­do regi­do por la bene­vo­len­cia y las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les igua­li­ta­rias. En el mun­do de hoy tie­ne gran­des pro­ba­bi­li­da­des de ser un fac­tor de abu­so y poder de unas nacio­nes o coa­li­cio­nes de nacio­nes sobre otras. Las fecho­rías de algu­nos son deli­to, las de otros no. La pro­tec­ción de vidas invo­ca­da por la ONU se con­vier­te en pre­tex­to para un cam­bio de régi­men allí don­de con­vie­ne, en Libia si, pero no en Baréin o Yemen, mucho menos en Israel. Dis­pa­rar con­tra la pobla­ción es casus belli en Ben­ga­zi, no en Sanaa, Mana­ma y menos aun en Gaza”.

Hoy de nue­vo par­ti­dos y dipu­tados aplau­den y ava­lan con su voto en el Par­la­men­to una gue­rra en Libia, que mata, lisia, tor­tu­ra y tulle a sol­da­dos y civi­les, a hom­bres, muje­res y niños. Y no olvi­de­mos que tam­bién ellos llo­ran, sufren, sien­ten y mue­ren. Si Espa­ña expor­ta gue­rra que no se que­je si un día otros la impor­ten. La gue­rra, lejos, es jue­go y espec­tácu­lo en la tele­vi­sión de casa, pero pue­de tro­car­se tam­bién en muer­te en casa y rego­ci­jo lejos.

¿De qué se ríen seño­rías? ¿Qué jalean? ¿Qué vito­rean y ava­lan? ¿Aca­so no se dan cuen­ta que se está apro­ban­do muer­te y gue­rra en el par­la­men­to espa­ñol?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *