Rep­sol se jue­ga 30.000 millo­nes de euros en el petró­leo de Gada­fi. Las ver­da­de­ras razo­nes para la gue­rra del títe­re Zapa­te­ro.

La rela­ción comer­cial con el país afri­cano se cen­tra en el cru­do. Rep­sol, que tie­ne el 5% de sus reser­vas allí, y Sacyr son los gru­pos con mayo­res intere­ses.

Libia no se encuen­tra entre los gran­des socios comer­cia­les de Espa­ña en el mun­do, pero sí es uno de sus mayo­res pro­vee­do­res de cru­do. Los cam­pos de petró­leo de Gada­fi pro­por­cio­na­ban, antes de que esta­lla­ra el con­flic­to, el 12,7% de las nece­si­da­des de cru­do de las refi­ne­rías espa­ño­las. En total, Espa­ña se gas­ta más de 29.000 millo­nes de euros anua­les en traer de Libia el oro negro, lo que repre­sen­ta el 95% del total de impor­ta­cio­nes des­de el país ára­be.

La ven­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios espa­ño­les a ese mer­ca­do ape­nas alcan­za los 2.441 millo­nes (des­de vehícu­los fabri­ca­dos en plan­tas espa­ño­las de coches a acei­tes y apa­ra­tos eléc­tri­cos).

La espe­cial rela­ción ener­gé­ti­ca de Espa­ña con Libia tie­ne su refle­jo en la pre­sen­cia de empre­sas nacio­na­les en ese terri­to­rio, que se redu­ce, casi exclu­si­va­men­te, a Rep­sol. Jun­to a la petro­le­ra sólo exis­ten en ese mer­ca­do algu­nos pro­yec­tos de empre­sas cons­truc­to­ras espa­ño­las, como Sacyr.

Cam­pos

Rep­sol es la segun­da com­pa­ñía euro­pea con más intere­ses en el país tras la ita­lia­na ENI. Antes de que el con­flic­to obli­ga­ra a para­li­zar todos los cam­pos de petró­leo, la com­pa­ñía pre­si­di­da por Anto­nio Bru­fau extraía dia­ria­men­te 34.777 barri­les de cru­do, que repre­sen­tan el 3,8% de su pro­duc­ción total.

En reser­vas, Libia es un impor­tan­te bas­tión para el gru­po espa­ñol. Allí tie­ne 115 millo­nes de barri­les, un 5% de todas las reser­vas del gru­po. Rep­sol tie­ne más petró­leo en Bra­sil, Argen­ti­na y Vene­zue­la.

El con­flic­to libio pue­de per­ju­di­car direc­ta­men­te la pro­duc­ción de la petro­le­ra, pero, al mis­mo tiem­po, la esca­la­da del pre­cio del cru­do por el con­flic­to le bene­fi­cia por­que supo­ne más mar­gen de bene­fi­cio.

Rep­sol cuen­ta con dere­chos mine­ros sobre nue­ve blo­ques, ocho de explo­ra­ción y uno de pro­duc­ción, que suman una super­fi­cie de 20.709 kiló­me­tros cua­dra­dos. La empre­sa, que no faci­li­ta datos de su inver­sión en esa región, ha seña­la­do que esta cri­sis no afec­ta a sus sumi­nis­tros de petró­leo.

Otros gigan­tes petro­lí­fe­ros como BP, Shell, Gaz­prom, Total, OMV o Sta­toil, tam­bién tie­nen pozos en el país afri­ca­nos, el pri­mer pro­duc­tor de cru­do de este con­ti­nen­te.

Tres con­tra­tos

Sacyr está pre­sen­te en Libia des­de fina­les de 2007, cuan­do cons­ti­tu­yó una socie­dad mix­ta par­ti­ci­pa­da tam­bién por la Lybian Com­pany for Deve­lop­ment and Invest­ment, orga­nis­mo depen­dien­te del Gobierno libio.

A tra­vés de dicha socie­dad, la empre­sa pre­si­di­da por Luis del Rive­ro se adju­di­có en 2008 tres con­tra­tos para eje­cu­tar obras de urba­ni­za­ción en El Bei­da y Ben­ga­si por unos 600 millo­nes de euros.

Todo este pro­yec­to se encuen­tra para­li­za­do des­de que se ini­cia­ron las revuel­tas, según expli­có Sacyr. Com­ple­ta la esca­sa pre­sen­cia espa­ño­la en Libia la cons­truc­to­ra Brue­sa, que edi­fi­ca un com­ple­jo uni­ver­si­ta­rio en Anoa­kat Alkhams, tam­bién sus­pen­di­do.

De Ares­bank a un oasis en Mála­ga

Libia ha des­ti­na­do las ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro que reci­be de Euro­pa por la ven­ta de su petró­leo en inver­tir en nume­ro­sas empre­sas occi­den­ta­les. Espa­ña no es aje­na a este flu­jo de petro­dó­la­res. Gada­fi y las empre­sas esta­ta­les libias con­tro­lan el ban­co Ares­bank, la red de esta­cio­nes de ser­vi­cio Tamoil y varias pro­pie­da­des inmo­bi­lia­rias, entre ellas casas de lujo. Su prin­ci­pal joya es la fin­ca La Resi­ne­ra, ubi­ca­da en Mála­ga, don­de pla­nea­ba edi­fi­car un mega­com­ple­jo turís­ti­co.

Todos estos bie­nes (con excep­ción de Tamoil) están inter­ve­ni­dos como par­te del acuer­do de los gobier­nos de la UE para con­ge­lar las pro­pie­da­des de Gada­fi y evi­tar que las use para finan­ciar la gue­rra. El Ban­co de Espa­ña, por ejem­plo, ha toma­do las rien­das de Ares­bank.

El Gobierno espa­ñol tam­bién ha inter­ve­ni­do las cuen­tas ban­ca­rias de Gada­fi y otros 25 de miem­bros de su fami­lia, entre ellos, su hijo Kha­mis Muam­mar, que estu­dia­ba un Más­ter en el Ins­ti­tu­to de Empre­sa. Espa­ña, sin embar­go, no es el pri­mer des­tino del dine­ro libio.

En Ita­lia, la anti­gua colo­nia, Gada­fi par­ti­ci­pa en Uni­cre­dit, en la fir­ma aero­es­pa­cial Fin­mec­ca­ni­ca, y ENI, ade­más de en el equi­po de fút­bol Juven­tus de Turín. Ade­más, posee par­ti­ci­pa­cio­nes en otras empre­sas euro­peas, como el gru­po Pear­son, pro­pie­ta­rio de ‘Finan­cial Times’.

Fuen­te: http://​www​.expan​sion​.com/​2​0​1​1​/​0​3​/​2​0​/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​1​3​0​0​6​6​0​5​0​5​.​h​t​m​l​?​a​=​1​e​f​a​1​d​5​6​2​3​3​5​c​0​0​6​9​6​6​3​e​9​3​d​9​7​1​3​6​5​e​a​&​t​=​1​3​0​0​7​7​1​967

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *