¿Quien mato a Per­tur?

El 6 de octu­bre de 2010 fue ase­si­na­do en su casa en las afue­ras de Roma Ser­gio Calo­re, tes­ti­go pro­te­gi­do de la jus­ti­cia ita­lia­na y el arre­pen­ti­do más impor­tan­te de los neo­fas­cis­tas, cuya con­fe­sión fue cla­ve para que su orga­ni­za­ción fue­ra des­ar­ti­cu­la­da. Calo­re ‑que fue dego­lla­do siguien­do un rito mafio­so- decla­ró el 25 de mar­zo de 2009 ante la Cor­te de Ape­la­ción de Roma por la comi­sión roga­to­ria del juez de la Audien­cia Nacio­nal Fer­nan­do Andreu por la des­apa­ri­ción del diri­gen­te de ETA polí­ti­co-mili­tar Eduar­do Moreno Ber­ga­retxe, Per­tur, el 23 de julio de 1976, un enig­ma de la Tran­si­ción espa­ño­la pen­dien­te de resol­ver.

Calo­re con­fir­mó ante el juez Andreu la cola­bo­ra­ción de los neo­fas­cis­tas ita­lia­nos, en los años seten­ta, con los ser­vi­cios de segu­ri­dad espa­ño­les en accio­nes con­tra miem­bros de ETA resi­den­tes en Fran­cia como un com­po­nen­te más de sus ata­ques con­tra mili­tan­tes de izquier­da, sien­do espe­cial­men­te visi­ble la de Mon­te­ju­rra en mayo de 1976, en la que se come­tie­ron dos ase­si­na­tos.

Antes de com­pa­re­cer ante el juez Andreu, las decla­ra­cio­nes de Calo­re ante la jus­ti­cia ita­lia­na habían dado lugar a la aper­tu­ra de un pro­ce­so judi­cial ins­trui­do por los aten­ta­dos de ultra­de­re­chis­tas ita­lia­nos con­tra refu­gia­dos de ETA en el sur de Fran­cia, que no pro­gre­só en su momen­to debi­do a la fal­ta de cola­bo­ra­ción de la jus­ti­cia espa­ño­la. Un docu­men­tal escri­to y diri­gi­do por el pro­duc­tor de cine vas­co Ángel Ami­go y titu­la­do El Caso Calo­re. Ase­si­na­to de un tes­ti­go pro­te­gi­do apun­ta la hipó­te­sis vero­sí­mil de que los neo­fas­cis­tas ita­lia­nos pudie­ran ser los auto­res de la des­apa­ri­ción de Per­tur en 1976 en el sur de Fran­cia sin des­car­tar la ver­sión más ins­ta­la­da de la auto­ría de dicha des­apa­ri­ción: los coman­dos espe­cia­les de ETA, que en aque­lla eta­pa esta­ban enfren­ta­dos a Per­tur por razo­nes de estra­te­gia.

El docu­men­tal reve­la cómo uno de los tes­ti­gos del suma­rio ita­liano, el neo­fas­cis­ta Ange­lo Izzo, decla­ró ante el Tri­bu­nal Penal y Civil de Roma en febre­ro de 1984 que el diri­gen­te neo­fas­cis­ta Pier­lui­gi Con­cu­te­lli había par­ti­ci­pa­do en el sur de Fran­cia, a las órde­nes de Ste­fano della Chiae, en el secues­tro de un miem­bro de ETA, al que nar­co­ti­za­ron, tras­la­da­ron a Espa­ña y entre­ga­ron a un miem­bro de los coman­dos anti-ETA. Este le dijo que lo tor­tu­ra­rían y lue­go lo harían des­apa­re­cer. En aque­llas fechas, el secues­tra­do solo podía ser Per­tur.

Con­cu­te­lli estu­vo refu­gia­do en Espa­ña en el perío­do 1975 – 77 y par­ti­ci­pó en Mon­te­ju­rra. Fue dete­ni­do pocos meses des­pués en Roma acu­sa­do de haber ase­si­na­do al juez Occor­sio, en julio de 1976, con una metra­lle­ta Ingram que la Jus­ti­cia ita­lia­na acre­di­tó que había sido com­pra­da en Esta­dos Uni­dos por la Comi­sa­ría Cen­tral de Infor­ma­ción de Madrid y en cuyo alba­rán de com­pra apa­re­cía el nom­bre del comi­sa­rio Cone­sa.

En julio de 2007, la fami­lia de Per­tur cono­ció el pro­ce­di­mien­to penal ins­trui­do por la Jus­ti­cia ita­lia­na con rela­ción al ase­si­na­to de Occor­sio por Con­cu­te­lli y su par­ti­ci­pa­ción en aten­ta­dos con­tra ETA en el sur de Fran­cia, como acre­di­ta­ron los tes­ti­mo­nios de Izzo y de Calo­re.

Dicho cono­ci­mien­to pro­pi­ció la peti­ción de la fami­lia de Per­tur de reabrir el caso en la Audien­cia Nacio­nal en mayo de 2008. La reaper­tu­ra fue ava­la­da por el juez de la Audien­cia en base a la doc­tri­na de la Asam­blea Gene­ral de la ONU que esta­ble­ce que todo acto de des­apa­ri­ción for­zo­sa no pres­cri­be mien­tras sus auto­res

con­ti­núen ocul­tan­do el para­de­ro de la per­so­na des­apa­re­ci­da y no se hayan escla­re­ci­do los hechos.

Ya a media­dos de los noven­ta, cuan­do en Espa­ña esta­ba ins­ta­la­da la tesis de que fue­ron los coman­dos espe­cia­les de ETA los que hicie­ron des­apa­re­cer a Per­tur, una ges­tión rea­li­za­da por el enton­ces sub­de­le­ga­do del Gobierno en Gui­púz­coa, Juan Mari Jáu­re­gui, con­clu­yó que no cabía des­car­tar nin­gu­na hipó­te­sis. Jáu­re­gui, que se sig­ni­fi­có por el escla­re­ci­mien­to del caso de los des­apa­re­ci­dos Lasa y Zaba­la, fue ase­si­na­do por ETA en 2000.

Ade­más, en torno a la des­apa­ri­ción de Per­tur se pro­du­je­ron algu­nos hechos extra­ños que resal­ta el docu­men­tal de Ami­go y la que­re­lla de la fami­lia de Per­tur ante la Audien­cia Nacio­nal.

Dos meses antes de des­apa­re­cer Ber­ga­retxe, el 30 de mayo de 1976, el dia­rio La voz de Espa­ña, con­tro­la­do por el régi­men y edi­ta­do en San Sebas­tián, publi­có un tex­to en el que se refe­ría a un supues­to «che­que al por­ta­dor» por impor­te de 10 millo­nes de pese­tas «para matar a quie­nes mata­ron» que, esta­ba exten­di­do sobre fon­dos de un ban­co sui­zo.

En el mis­mo tex­to se espe­cu­la­ba con el ini­cio de una ofen­si­va con­tra los diri­gen­tes de las dos ramas de ETA pro­mo­vi­da por per­so­nas que habían pues­to pre­cio a los mili­tan­tes más cono­ci­dos. En la lis­ta apa­re­cía Per­tur. La Tri­ple A rei­vin­di­có su des­apa­ri­ción a los tres días de pro­du­cir­se y una sema­na des­pués lo hizo una mar­ca que, pos­te­rior­men­te, ten­dría mucha pre­sen­cia: el Bata­llón Vas­co Espa­ñol.

En los días inme­dia­ta­men­te pos­te­rio­res a la des­apa­ri­ción de Per­tur, el comi­sa­rio jefe de la Poli­cía de Irún, Eduar­do López Matu­ra­na, detu­vo a su madre, Mar­ta Ber­ga­retxe, cuan­do tra­ta­ba de cru­zar la fron­te­ra en bus­ca de noti­cias. Y con la excu­sa de que que­ría pro­te­ger­la de una ame­na­za que no pre­ci­só, la retu­vo ile­gal­men­te tres días en su pro­pio domi­ci­lio.

Según docu­men­ta la jus­ti­cia fran­ce­sa, al mis­mo tiem­po que el jefe de la Poli­cía de Irún rete­nía a la madre de Per­tur, dos gen­dar­mes comu­ni­ca­ban a Pie­rre Lar­za­bal, el cura de Sokoa, y al letra­do Abe­berry, cono­ci­dos nacio­na­lis­tas vas­co-fran­ce­ses, la pro­pues­ta, tras­la­da­da expre­sa­men­te des­de la comi­sa­ría de Irún, de que si apa­re­cían los poli­cías José Luis Mar­tí­nez Mar­tí­nez y Jesús María Gon­zá­lez Itue­ro la madre de Per­tur reco­bra­ría su liber­tad. Tres meses antes, la tar­de del 4 de abril de 1976, ambos agen­tes des­apa­re­cie­ron en las pro­xi­mi­da­des de un cine de Hen­da­ya, en una acción atri­bui­da a ETA.

El 28 de julio de 1976, el dia­rio ves­per­tino de la cade­na del Movi­mien­to Uni­dad, edi­ta­do en San Sebas­tián, for­mu­la­ba la siguien­te pre­gun­ta: «¿Can­je del eta­rra por los dos ins­pec­to­res secues­tra­dos?». El tex­to seña­la­ba «la posi­bi­li­dad de que el pre­sun­to gru­po de la extre­ma dere­cha que lo haya secues­tra­do quie­re lle­gar a un enten­di­mien­to con ETA, que está rela­cio­na­do con otro asun­to simi­lar. El acuer­do podía ser can­jear a Per­tur por los dos ins­pec­to­res de poli­cía de San Sebas­tián que des­apa­re­cie­ron el 4 de abril en Hen­da­ya».

Estos hechos coin­ci­den en el tiem­po con la pro­pues­ta que un agen­te del con­tra­es­pio­na­je fran­cés hizo al enton­ces diri­gen­te de ETA polí­ti­co-mili­tar Sabin Acha­lan­ba­so, com­pa­ñe­ro de Per­tur. Se tra­ta­ría de inter­cam­biar infor­ma­ción sobre el para­de­ro de Per­tur a cam­bio de infor­ma­ción sobre el para­de­ro de Car­los Ilich Ramí­rez, más cono­ci­do como el terro­ris­ta Car­los, dete­ni­do a prin­ci­pios de los noven­ta y lue­go encar­ce­la­do en Fran­cia.

Trein­ta y cin­co años des­pués, la inves­ti­ga­ción sigue abier­ta. La fami­lia de Per­tur ha soli­ci­ta­do las decla­ra­cio­nes de López Matu­ra­na y del ex gober­na­dor civil de Gui­púz­coa Emi­lio Rodrí­guez Román. La des­apa­ri­ción de Per­tur se enmar­ca en un con­tex­to de cola­bo­ra­ción entre orga­ni­za­cio­nes fas­cis­tas a esca­la inter­na­cio­nal con­tra des­ta­ca­dos izquier­dis­tas, con el apo­yo de los res­tos de apa­ra­tos esta­ta­les tota­li­ta­rios y de una poten­cia des­co­no­ci­da, según el docu­men­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *