La alian­za igua­li­ta­ria – Fidel Cas­tro

Al ano­che­cer del sába­do 19, des­pués de opí­pa­ro ban­que­te, los líde­res de la OTAN orde­na­ron el ata­que con­tra Libia.

Des­de lue­go, nada podía ocu­rrir sin que Esta­dos Uni­dos recla­ma­ra su papel irre­nun­cia­ble de máxi­mo jefe. Des­de el pues­to de man­do de esa ins­ti­tu­ción en Euro­pa, un ofi­cial supe­rior pro­cla­mó que se ini­cia­ba la “Odi­sea del Ama­ne­cer”.

La opi­nión públi­ca mun­dial esta­ba con­mo­vi­da por la tra­ge­dia de Japón. El núme­ro de víc­ti­mas del terre­mo­to, el tsu­na­mi, y el acci­den­te nuclear, no ha cesa­do de cre­cer. Son ya dece­nas de miles las per­so­nas muer­tas, des­apa­re­ci­das e irra­dia­das. Cre­ce­rá con­si­de­ra­ble­men­te tam­bién la resis­ten­cia al uso de la ener­gía nuclear.

El mun­do está sufrien­do a la vez las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co; la esca­sez y el pre­cio de los ali­men­tos, los gas­tos mili­ta­res y el derro­che de los recur­sos natu­ra­les y huma­nos, cre­cen. Una gue­rra era lo más inopor­tuno que podía ocu­rrir en estos momen­tos.

El reco­rri­do de Oba­ma por Amé­ri­ca Lati­na ha pasa­do a un segun­do plano, nadie ape­nas se ocu­pa del tema. En Bra­sil, se han hecho evi­den­tes las con­tra­dic­cio­nes de intere­ses entre Esta­dos Uni­dos y ese her­mano país.

No pue­de olvi­dar­se que Río de Janei­ro com­pi­tió con Chica­go por la sede de los Jue­gos Olím­pi­cos del 2016.

Oba­ma qui­so con­gra­ciar­se con el gigan­te sur­ame­ri­cano. Habló del “extra­or­di­na­rio ascen­so de Bra­sil” que ha lla­ma­do la aten­ción inter­na­cio­nal y elo­gió su eco­no­mía como una de las que más rápi­do cre­ce en el mun­do, pero no se com­pro­me­tió en lo más míni­mo con apo­yar a Bra­sil como miem­bro per­ma­nen­te del pri­vi­le­gia­do Con­se­jo de Segu­ri­dad.

La Pre­si­den­ta bra­si­le­ña no vaci­ló en expre­sar su incon­for­mi­dad con las medi­das pro­tec­cio­nis­tas que Esta­dos Uni­dos apli­ca a Bra­sil, a tra­vés de tari­fas y sub­si­dios que han cons­ti­tui­do un fuer­te obs­tácu­lo a la eco­no­mía de ese país.

El escri­tor argen­tino Ati­lio Boron afir­ma que a Oba­ma:

“…lo que […] más le intere­sa en su cali­dad de admi­nis­tra­dor del impe­rio es avan­zar en el con­trol de la Ama­zo­nía. Requi­si­to prin­ci­pal de este pro­yec­to es entor­pe­cer, ya que no pue­de dete­ner, la cre­cien­te coor­di­na­ción e inte­gra­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca en cur­so en la región y que tan impor­tan­te han sido para hacer nau­fra­gar el ALCA en 2005 y frus­trar la cons­pi­ra­ción sece­sio­nis­ta y gol­pis­ta en Boli­via (2008) y Ecua­dor (2010). Tam­bién debe tra­tar de sem­brar la dis­cor­dia entre los gobier­nos más radi­ca­les de la región (Cuba, Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor) y los gobier­nos ‘pro­gre­sis­tas’ ‑prin­ci­pal­men­te Bra­sil, Argen­ti­na y Uru­guay…”

“Para los más osa­dos estra­te­gas esta­dou­ni­den­ses la cuen­ca ama­zó­ni­ca, al igual que la Antár­ti­da, es un área de libre acce­so en don­de no se reco­no­cen sobe­ra­nías nacio­na­les…”

Maña­na Oba­ma se tras­la­da a Chi­le. Lle­ga­rá pre­ce­di­do de una entre­vis­ta que con­ce­dió al dia­rio El Mer­cu­rio, publi­ca­da hoy domin­go, en la que con­fie­sa que el “Dis­cur­so para las Amé­ri­cas” ‑así lo cali­fi­ca– se fun­da en una “alian­za igua­li­ta­ria” con Lati­noa­mé­ri­ca, que casi nos deja sin alien­to al reme­mo­rar “La Alian­za para el Pro­gre­so” que pre­ce­dió la expe­di­ción mer­ce­na­ria de Pla­ya Girón.

Con­fie­sa tex­tual­men­te:

“nues­tra visión para el hemis­fe­rio […] se fun­da en el con­cep­to de alian­za igua­li­ta­ria que he per­se­gui­do des­de que asu­mí la Pre­si­den­cia de Esta­dos Uni­dos.

“‘Tam­bién me enfo­ca­ré en áreas espe­ci­fi­cas en las que pode­mos tra­ba­jar jun­tos, como el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la ener­gía, la segu­ri­dad ciu­da­da­na y los dere­chos huma­nos’…

“Esa visión, pun­tua­li­zó, tie­ne por obje­ti­vo ‘mejo­rar la segu­ri­dad común, expan­dir las opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas, ase­gu­rar un futu­ro ener­gé­ti­co lim­pio y apo­yar los valo­res demo­crá­ti­cos que com­par­ti­mos’.

“…pro­mo­ver un hemis­fe­rio segu­ro, esta­ble y prós­pe­ro en el que Esta­dos Uni­dos y nues­tros alia­dos com­par­ten res­pon­sa­bi­li­da­des en asun­tos cla­ves tan­to a nivel regio­nal como glo­bal.”

Todo como pue­de apre­ciar­se mara­vi­llo­sa­men­te bello, digno de ente­rrar­se como los secre­tos de Reagan, para publi­car­lo den­tro de 200 años. El pro­ble­ma es que como infor­ma la agen­cia DPA, según son­deo rea­li­za­do por el dia­rio La Ter­ce­ra

“…en 2006 el 43 por cien­to de la pobla­ción chi­le­na recha­za­ba las cen­tra­les nuclea­res.

“Dos años des­pués el recha­zo subió a 52 por cien­to y en 2010 lle­gó a 74 por cien­to.” Hoy, des­pués de lo ocu­rri­do en Japón alcan­za al “…86 por cien­to de los chi­le­nos…”

Fal­ta­ría solo hacer­le una pre­gun­ta a Oba­ma. Toman­do en cuen­ta que uno de sus ilus­tres pre­de­ce­so­res, Richard Nixon, pro­mo­vió el gol­pe de Esta­do y la muer­te heroi­ca de Sal­va­dor Allen­de, las tor­tu­ras y el ase­si­na­to de miles de per­so­nas, ¿pedi­rá el señor Oba­ma excu­sas al pue­blo de Chi­le?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *