Esce­na­rios de la cri­sis; algu­nas refle­xio­nes y fútu­ri­bles – Jon Mai­lua de la Hoz

En mar­zo de 2011, no pue­den resul­tar más que con­mo­ve­do­res aque­llas decla­ra­cio­nes del pre­si­den­te fran­cés Sar­kozy, en las que, en ple­na vorá­gi­ne del colap­so de los mer­ca­dos finan­cie­ros, haya por el lejano año 2009, afir­ma­ba la nece­si­dad de una rees­truc­tu­ra­ción del capi­ta­lis­mo, reco­no­cien­do la extra­or­di­na­ria gra­ve­dad de la cri­sis eco­nó­mi­ca en la que nos haya­mos inmer­sos. No, no va a exis­tir una rees­truc­tu­ra­ción pro­gre­sis­ta del capi­ta­lis­mo. La razón? Muy sen­ci­lla: resul­ta impo­si­ble.

La posi­bi­li­dad de gene­rar ren­tas finan­cie­ras e inmo­bi­lia­rias en can­ti­dad sufi­cien­te como para recons­truir las tasas de ganan­cia de las exi­gen­tes frac­cio­nes del capi­ta­lis­mo cor­po­ra­ti­vo y, de mane­ra simul­tá­nea, incre­men­tar la rique­za patri­mo­nial de seg­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, con el obje­ti­vo de pro­mo­ver una reac­ti­va­ción de la deman­da agre­ga­da, resul­tan invia­bles. Un pro­ce­so de estas carac­te­rís­ti­cas con­lle­va­ría un con­si­de­ra­ble aumen­to de los volú­me­nes de cré­di­to y, con ello, de los nive­les de endeu­da­mien­to de las eco­no­mías domés­ti­cas. El ries­go sis­té­mi­co gene­ra­do por una nue­va diná­mi­ca de endeu­da­mien­to cuan­do toda­vía el sis­te­ma está tra­tan­do de dige­rir la ola pre­ce­den­te, resul­ta­ría dema­sia­do ame­na­za­do­ra para la esta­bi­li­dad.

Sin duda algu­na el sis­te­ma finan­cie­ro sal­drá debi­li­ta­do de esta cri­sis, por lo que resul­ta impro­ba­ble que pudie­ra desa­rro­llar­se un nue­vo mode­lo de acu­mu­la­ción des­de estos pará­me­tros. De no ser, cla­ro está, que el sis­te­ma finan­cie­ro se refor­za­se median­te la adqui­si­ción por par­te de éste, de medios y acti­vos que ten­gan un gran poten­cial de expan­sión. Efec­ti­va­men­te, de lo que habla­mos es de la pri­va­ti­za­ción de ser­vi­cios de alta deman­da y has­ta la fecha de hoy garan­ti­za­dos por el sis­te­ma públi­co, pero que con el obje­ti­vo de ase­gu­rar nue­vos sec­to­res ren­ta­bles para el capi­tal, pudie­ran ser pues­tos en manos pri­va­das. Sani­dad, edu­ca­ción, exten­sión de fon­dos de pen­sio­nes… son el maná que anhe­lan las frac­cio­nes domi­nan­tes del capi­tal. Mer­ca­dos “vír­ge­nes” dode reini­ciar un nue­vo pro­ce­so de acu­mu­la­ción, des­de una estra­te­gia de pri­va­ti­za­cio­nes muy simi­lar a la que tuvo lugar en Amé­ri­ca Lati­na a fina­les de los años 80 y la pri­me­ra mitad de los 90.

El neo­li­be­ra­lis­mo man­tu­vo des­de sus ini­cios una con­tra­dic­ción fun­da­men­tal que impo­si­bi­li­tó que logra­ra con­ver­tir­se en un mode­lo de acu­mu­la­ción tan sos­te­ni­ble y esta­ble como el for­dis­ta-key­ne­siano. Esta con­tra­dic­ción resi­día en un pro­gre­si­vo des­ajus­te entre la ofer­ta y la deman­da, deter­mi­na­da por una ten­den­cia hacia la sobre­pro­duc­ción. En el con­tex­to de un mer­ca­do mun­dial glo­ba­li­za­do, con polí­ti­cas de ajus­tes sala­ria­les y recor­te de dere­chos socia­les, la capa­ci­dad pro­duc­ti­va, no podía ser uti­li­za­da al 100% de su poten­cial, lo que esta­ble­cía lími­tes a las tasas de ganan­cia en los dife­ren­tes sec­to­res pro­duc­ti­vos, que deter­mi­na­ron el hiper­de­sa­rro­llo de los mer­ca­dos finan­cie­ros, con el obje­ti­vo de rom­per las limi­ta­cio­nes al aumen­to de la tasa de ganan­cia en los sec­to­res eco­nó­mi­cos tra­di­cio­na­les. El pro­ce­so de finan­cia­ri­za­ción eco­nó­mi­ca ha sido el resul­ta­do de las con­tra­dic­cio­nes de la diná­mi­ca de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, some­ti­da, de un lado, a una ten­den­cia decre­cien­te de la ren­ta­bi­li­dad de los sec­to­res pro­duc­ti­vos, y de otro, a la inca­pa­ci­dad de con­ver­tir los sec­to­res ter­cia­rios y la deno­mi­na­da “nue­va eco­no­mía infor­ma­cio­nal” en sec­to­res eco­nó­mi­cos con efec­to trac­tor para el con­jun­to de los sis­te­mas eco­nó­mi­cos. Si bien el mode­lo de acu­mu­la­ción neo­li­be­ral tra­tó de des­truir el lega­do key­ne­siano-for­dis­ta, lo cier­to es que en sus bases esen­cia­les fue pre­ser­va­do, no tan­to por las resis­ten­cias a la ofen­si­va neo­li­be­ral, como por la nece­si­dad estruc­tu­ral de pre­ser­var una legi­ti­mi­dad social del sis­te­ma y pre­ser­var una deman­da agre­ga­da con­sis­ten­te.

Cual­quier inten­to de salir de la cri­sis con rece­tas de reduc­cio­nes de la pre­sión fis­cal sobre las tasas de ganan­cia, aba­ra­ta­mien­to del tra­ba­jo, res­tric­cio­nes del gas­to públi­co y refor­za­mien­to del poder del sis­te­ma finan­cie­ro para que impul­se una ofen­si­va pri­va­ti­za­do­ra, des­tru­yen­do el “lega­do key­ne­siano”, agu­di­za­rá aún más el ries­go de sobre­pro­duc­ción y el estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co será un hecho.

Pero no, no nos encon­tra­re­mos en la ante­sa­la de la quie­bra defi­ni­ti­va del capi­ta­lis­mo. El esce­na­rio que se per­fi­la como sali­da de la actual cri­sis, si bien esta­rá domi­na­do por una ten­den­cia gene­ral de cre­ci­mien­to cero, los pro­ce­sos de con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les aumen­ta­rán, ya que se refor­za­rá aún más la hete­ro­ge­nei­dad de las tasas de ganan­cia entre las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les y las empre­sas no trans­na­cio­na­li­za­das. En esta línea, resul­ta per­fec­ta­men­te fac­ti­ble la pues­ta en mar­cha de un nue­vo mode­lo de acu­mu­la­ción, en el que gran­des empre­sas tras­na­cio­na­les, con un mer­ca­do y con una deman­da decre­cien­tes, pue­dan aumen­tar sus tasas de ganan­cia eli­mi­nan­do a las empre­sas que no pue­den com­pe­tir en esta nue­va fase de con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les, y coop­tan­do sus mer­ca­dos.

Del lado del tra­ba­jo, las des­igual­da­des y la frag­men­ta­ción en el seno de la cla­se tra­ba­ja­do­ra aumen­ta­rá. Para empe­zar, al Sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial, debi­do al pro­gre­so tec­no­ló­gi­co, le sobra fuer­za de tra­ba­jo, y si bien per­sis­ti­rá una cla­se tra­ba­ja­do­ra “pri­vi­le­gia­da” y garan­te de la esta­bi­li­dad polí­ti­ca y del con­su­mo, la mayo­ría ten­drá que limi­tar­se a tra­ba­jar en con­di­cio­nes cada vez más pre­ca­rias y espan­to­sas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *