EE.UU. en la Tri­ple Fron­te­ra: El «terro­ris­mo» como pre­tex­to para la intro­mi­siòn impe­ria­lis­ta.

Un cable fil­tra­do por Wiki­leaks reve­la la deses­pe­ra­ción de los Esta­dos Uni­dos por ampliar el acuer­do sobre la Tri­ple Fron­te­ra. Con­si­de­ran que es el úni­co foro a nivel polí­ti­co que les que­da.

Washing­ton tie­ne tan­to inte­rés en con­te­ner el terro­ris­mo como en no per­der peso en Suda­mé­ri­ca. Así se des­pren­de de un cable fil­tra­do por Wiki­leaks al que tuvo acce­so Página/​12. Dice que la cues­tión de la Tri­ple Fron­te­ra entre Para­guay, la Argen­ti­na y Bra­sil es “el úni­co pie” que pue­den inter­po­ner los Esta­dos Uni­dos para que no se les ter­mi­ne de cerrar la puer­ta de los asun­tos de segu­ri­dad en la región.

El des­pa­cho diplo­má­ti­co tie­ne sólo dos años. Es del 6 de febre­ro de 2009 y lo fir­mó el enton­ces emba­ja­dor en Bra­sil, Clif­ford Sobel. Barack Oba­ma aca­ba­ba de asu­mir la pre­si­den­cia unos días antes, el 20 de enero.

El exten­so aná­li­sis está cen­tra­do en el Meca­nis­mo de Segu­ri­dad Tres Más Uno, que se ini­ció en el 2003 para com­bi­nar los esfuer­zos de Para­guay, Bra­sil y la Argen­ti­na, tres por un lado, y por otro lado el uno, los Esta­dos Uni­dos. El obje­to de super­vi­sión es la Tri­ple Fron­te­ra que conec­ta Ciu­dad del Este, Puer­to Igua­zú y Foz do Iguaçú. La zona pasó a estar bajo obser­va­ción lue­go de los aten­ta­dos con­tra la emba­ja­da de Israel en 1992 y con­tra la AMIA en 1994 y aumen­tó su impor­tan­cia tras el aten­ta­do a las Torres Geme­las del 11 de sep­tiem­bre de 2001.

Para Sobel, el Tres Más Uno es “el úni­co ins­tru­men­to dis­po­ni­ble para con­ver­sar sobre con­tra­te­rro­ris­mo con los socios regio­na­les a nivel de for­mu­la­ción de polí­ti­cas”.

Su diag­nós­ti­co es el siguien­te: “Es pro­ba­ble que el Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res (Ita­ma­raty) recha­ce nue­vas pro­pues­tas a nivel de polí­ti­cas para la coope­ra­ción regio­nal en segu­ri­dad”. Y sigue así: “Pues­to que el gobierno bra­si­le­ño está empe­ña­do en cons­truir una arqui­tec­tu­ra regio­nal de segu­ri­dad en Suda­mé­ri­ca que no inclu­ye a los Esta­dos Uni­dos (por ejem­plo los gru­pos de tra­ba­jo de Mer­co­sur en temas de segu­ri­dad y el Con­se­jo Sud­ame­ri­cano de Defen­sa de Una­sur), hay que revi­ta­li­zar el Tres Más Uno por dos moti­vos: como un modo de con­se­guir un com­pro­mi­so de Bra­sil al más alto nivel polí­ti­co en esta cues­tión y como una for­ma de man­te­ner un pie den­tro de las dis­cu­sio­nes de segu­ri­dad regio­nal”.

El des­pa­cho de Sobel está escri­to dos años des­pués del que fir­mó en 2007 el núme­ro dos de la emba­ja­da de los Esta­dos Uni­dos en Para­guay, Michael J. Fitz­pa­trick, publi­ca­do por Página/​12 el 7 de mar­zo últi­mo. “La entra­da de Vene­zue­la en el Mer­co­sur alte­ra cla­ra­men­te el balan­ce y la diná­mi­ca de la orga­ni­za­ción”, dice el tex­to escri­to por Fitz­pa­trick, que resu­me un encuen­tro de emba­ja­do­res esta­dou­ni­den­ses del Cono Sur ame­ri­cano. “El Mer­co­sur fue trans­for­mán­do­se gra­dual­men­te de una unión adua­ne­ra imper­fec­ta en una orga­ni­za­ción más res­tric­ti­va y anti­nor­te­ame­ri­ca­na”, agre­ga. La Argen­ti­na, Bra­sil, Uru­guay y Para­guay fir­ma­ron con Vene­zue­la un acuer­do de incor­po­ra­ción, pero Cara­cas sólo será miem­bro pleno de Mer­co­sur cuan­do se aprue­be la últi­ma rati­fi­ca­ción par­la­men­ta­ria pen­dien­te, la del Sena­do para­gua­yo.

Si se suman los dos des­pa­chos, la con­clu­sión es que Washing­ton diag­nos­ti­ca la exis­ten­cia de un anti­nor­te­ame­ri­ca­nis­mo real, o sea no en el plano de los dis­cur­sos, y a la vez teme que­dar fue­ra de la región. Qui­zás ambos cables sir­van para expli­car, por con­tras­te, por qué ayer el pre­si­den­te Barack Oba­ma admi­tió un párra­fo espe­cí­fi­co en el comu­ni­ca­do con­jun­to que fir­mó en Bra­si­lia con su cole­ga Dil­ma Rous­seff. El párra­fo dice así: “Los líde­res sub­ra­ya­ron las valio­sas con­tri­bu­cio­nes en favor de la demo­cra­cia, la paz, la coope­ra­ción, la segu­ri­dad y el desa­rro­llo rea­li­za­das por los esfuer­zos y los acuer­dos de inte­gra­ción regio­nal y subre­gio­nal, inclu­yen­do la Una­sur y el Mer­co­sur, y seña­la­ron el valor del diá­lo­go entre la Una­sur y los Esta­dos Uni­dos”.

El actual emba­ja­dor en Bra­sil es Tho­mas Shan­non, un rea­lis­ta duro que fue sub­se­cre­ta­rio de Asun­tos Inter­ame­ri­ca­nos duran­te la admi­nis­tra­ción Bush.

En el cable, Sobel pro­po­nía un obje­ti­vo de míni­ma y un obje­ti­vo de máxi­ma. El de míni­ma era con­ti­nuar con un meca­nis­mo acti­vo de Tres Más Uno. El de máxi­ma, ampliar­lo has­ta lle­gar a “un diá­lo­go regio­nal más efec­ti­vo” en tér­mi­nos de sus­tan­cia y geo­gra­fía.

El obs­tácu­lo que men­cio­na­ba Sobel era la per­ti­na­cia con que Bra­sil “limi­ta las dis­cu­sio­nes de temas que no estén inclui­dos en los mar­cos estre­chos del Tres Más Uno”, es decir el inter­cam­bio de infor­ma­ción con­tra el terro­ris­mo inter­na­cio­nal y las accio­nes del terro­ris­mo en la Tri­ple Fron­te­ra.

“El gobierno bra­si­le­ño sabe que el Tres Más Uno no es un foro para com­par­tir datos de inte­li­gen­cia”, dice el cable de Sobel. “Como resul­ta­do de eso, es poco lo que los Esta­dos Uni­dos pue­den infor­mar en ese mar­co. Bra­sil usa nues­tra reti­cen­cia a com­par­tir infor­ma­ción para ase­gu­rar que no hay evi­den­cia de accio­nes terro­ris­tas en la Tri­ple Fron­te­ra y que, si hubie­ra evi­den­cias, los Esta­dos Uni­dos se rehú­san a mos­trar­las. Esto pone en duda la exis­ten­cia de acti­vi­dad terro­ris­ta en la Tri­ple Fron­te­ra y cie­rra muchas de las con­ver­sa­cio­nes que apun­tan a ana­li­zar explí­ci­ta­men­te acti­vi­da­des rela­cio­na­das con el terro­ris­mo.”

Sobel acla­ró en su escri­to que no sabe has­ta qué pun­to los diplo­má­ti­cos de Ita­ma­raty que par­ti­ci­pan de las reunio­nes del Tres Más Uno están al tan­to del inter­cam­bio de infor­ma­cio­nes de inte­li­gen­cia entre los ser­vi­cios secre­tos de ambos paí­ses.

Otros cables fil­tra­dos por Wiki­leaks a los que tuvo acce­so Página/​12 con­fir­man que exis-te la mis­ma rela­ción bila­te­ral entre orga­nis­mos de inte­li­gen-cia de los Esta­dos Uni­dos y de la Argen­ti­na.

La preo­cu­pa­ción del Depar­ta­men­to de Esta­do pare­ce ser, enton­ces, cómo salir de lo que Washing­ton ve como una tram­pa: mien­tras sus ser­vi­cios secre­tos com­par­ten infor­ma­ción de mane­ra bila­te­ral, lo cual es acep­ta­do tan­to por Bra­sil como por la Argen­ti­na, su diplo­ma­cia no con­si­gue avan­zar en la amplia­ción de meca­nis­mos regio­na­les que inclu­yan a los Esta­dos Uni­dos. “La coope­ra­ción con Bra­sil fue siem­pre flui­da a nivel ope­ra­ti­vo”, admi­tió Sobel. “Pero el Tres Más Uno es el úni­co foro de dis­cu­sión subre­gio­nal del que par­ti­ci­pa­mos a nivel polí­ti­co. En la medi­da en que Bra­sil cobra mayor con­fian­za en su lide­raz­go regio­nal, Ita­ma­raty se sien­te más cómo­do cuan­do dice a los Esta­dos Uni­dos que no nece­si­ta de nues­tra pre­sen­cia.”

El cable habla de Catch 22, Tram­pa 22, en alu­sión a la nove­la y la pelí­cu­la del mis­mo nom­bre. En diplo­ma­cia, la expre­sión alu­de a una impas­se en la que una buro­cra­cia impi­de la solu­ción. La cul­pa­ble sería, en este caso, Ita­ma­raty.

Autor: Mar­tìn Gra­novsky

Fuen­te: Pàgi­na 12

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *