Cin­co cau­sas de la insu­rrec­ción ára­be- Igna­cio Ramo­net

Cuá­les son las cau­sas del ven­da­val de liber­tad que, de Marrue­cos a Bah­réin, pasan­do por Túnez, Libia y Egip­to, sopla sobre el mun­do ára­be?

¿Por qué moti­vos estas simul­tá­neas ansias de demo­cra­cia se expre­san pre­ci­sa­men­te aho­ra?

A estas dos pre­gun­tas, las res­pues­tas son de diver­sa índo­le: his­tó­ri­ca, polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social.

1 HISTÓRICA. Des­de el final de la pri­me­ra gue­rra mun­dial y la implo­sión del Impe­rio oto­mano, el inte­rés de las poten­cias occi­den­ta­les por el mun­do ára­be (Orien­te medio y Áfri­ca del Nor­te) ha teni­do dos prin­ci­pa­les incen­ti­vos: con­tro­lar los hidro­car­bu­ros y garan­ti­zar un hogar nacio­nal judío. Des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y del trau­ma­tis­mo uni­ver­sal del Holo­caus­to, la crea­ción del Esta­do de Israel, en 1948, tuvo como con­tra­par­ti­da la lle­ga­da al poder, en varios Esta­dos ára­bes libe­ra­dos del colo­nia­lis­mo, de fuer­zas anti­sio­nis­tas (opues­tas a la exis­ten­cia de Israel) de tipo “mili­tar nacio­na­lis­ta” en Egip­to y Yemen, o de carác­ter “socia­lis­ta ára­be” en Irak, Siria, Libia y Arge­lia.

Tres gue­rras per­di­das con­tra Israel (en 1956,1967 y 1973) con­du­je­ron a Egip­to y Jor­da­nia a fir­mar tra­ta­dos de paz con el Esta­do judío y ali­near­se con Esta­dos Uni­dos que ya con­tro­la­ba – en el mar­co de la gue­rra fría – todas las petro­mo­nar­quias de la penín­su­la ará­bi­ca así como el Líbano, Túnez y Marrue­cos. De este modo, Washing­ton y sus alia­dos occi­den­ta­les man­te­nían sus dos obje­ti­vos prio­ri­ta­rios: el con­trol del petró­leo y la segu­ri­dad de Israel. A cam­bio, pro­te­gían la per­ma­nen­cia de fero­ces tira­nos (Hasán II, el gene­ral Muba­rak, el gene­ral Ben Alí, los reyes sau­díes Fai­sal, Fahd y Abda­lá, etc) y sacri­fi­ca­ban cual­quier aspi­ra­ción demo­crá­ti­ca de las socie­da­des.

2. POLÍTICA. En los Esta­dos del pre­ten­di­do “socia­lis­mo ára­be” (Irak, Siria, Libia y Arge­lia) bajo los cómo­dos pre­tex­tos de la “lucha anti­im­pe­ria­lis­ta” y la caza a los comu­nis­tas” tam­bién se esta­ble­cie­ron dic­ta­du­ras de par­ti­do úni­co, gober­na­das con mano de hie­rro por dés­po­tas de anto­lo­gía (Sad­dam Hus­sein, Al Assad padre e hijo, y Mua­mar al Gada­fi, el más demen­cial de ellos) Dic­ta­du­ras que garan­ti­za­ban, por lo demás, el apro­vi­sio­na­mien­to en hidro­car­bu­ros de las poten­cias occi­den­ta­les y que no ame­na­za­ban real­men­te a Israel (cuan­do Irak pre­ten­dió hacer­lo fue des­trui­do). De ese modo, sobre los ciu­da­da­nos ára­bes, cayó una cha­pa de silen­cio y de terror.

Las olas de demo­cra­ti­za­ción se suce­dían en el res­to del mun­do. Des­apa­re­cie­ron, en los años 1970, las dic­ta­du­ras en Por­tu­gal, Espa­ña y Gre­cia. En 1983, en Tur­quía, tras la caí­da del muro de Ber­lín en 1989, se derrum­bó la Unión Sovié­ti­ca así como el “socia­lis­mo real” de Euro­pa del este. En Amé­ri­ca Lati­na caye­ron las dic­ta­du­ras mili­ta­res en los años 1990. Mien­tras tan­to, a esca­sos kiló­me­tros de la Unión Euro­pea, con la com­pli­ci­dad de las poten­cias occi­den­ta­les (entre ellas Espa­ña) el mun­do ára­be seguía en esta­do de gla­cia­ción auto­crá­ti­ca.

Al no per­mi­tir­se nin­gu­na for­ma de expre­sión crí­ti­ca, la pro­tes­ta se loca­li­zó en el úni­co lugar de reu­nión no prohi­bi­do: la mez­qui­ta. Y en torno al solo libro no cen­su­ra­ble: el Corán. Así se fue­ron for­ta­le­cien­do los isla­mis­mos. El más reac­cio­na­rio fue difun­di­do por Ara­bia sau­dí con el deci­di­do apo­yo de Washing­ton que veía en él un argu­men­to para man­te­ner a los pue­blos ára­bes en la “sumi­sión” (sig­ni­fi­ca­do de la pala­bra “islam”) Pero tam­bién sur­gió, sobre todo des­pués de la “revo­lu­ción islá­mi­ca) de 1979 en Irán, el isla­mis­mo polí­ti­co que halló en los ver­sos del Corán argu­men­tos para recla­mar jus­ti­cia social y denun­ciar la corrup­ción, el nepo­tis­mo y la tira­nía. De ahí, nacie­ron varias ramas más radi­ca­les dis­pues­tas a con­quis­tar el poder por la vio­len­cia y la “gue­rra san­ta”. Así se engen­dró Al Qai­da. Des­pués de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, las poten­cias occi­den­ta­les, con la com­pli­ci­dad de las “dic­ta­du­ras ami­gas”, aña­die­ron un nue­vo moti­vo para man­te­ner bajo férreo con­trol a las socie­da­des ára­bes: el mie­do al isla­mis­mo. En vez de enten­der que éste era la con­se­cuen­cia de la caren­cia de liber­tad y de la ausen­cia de jus­ti­cia social, agre­ga­ron más injus­ti­cia, más des­po­tis­mo, más repre­sión.

3. ECONOMÍA Varios Esta­dos ára­bes pade­cie­ron las reper­cu­sio­nes de la cri­sis glo­bal ini­cia­da en 2008. Muchos tra­ba­ja­do­res de estos paí­ses, que emi­gra­ron a Euro­pa per­die­ron su tra­ba­jo. El volu­men de las reme­sas de dine­ro envia­das a sus fami­lias dis­mi­nu­yó. La indus­tria turís­ti­ca se redu­jo. Los pre­cios de hidro­car­bu­ros (en aumen­to en estas últi­mas sema­nas a cau­sa de la insu­rrec­ción popu­lar en Libia aumen­ta­ron. Simul­tá­nea­men­te, el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, impu­so a Túnez, Egip­to y Libia, pro­gra­mas de pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos, reduc­ción dra­má­ti­ca de los pre­su­pues­tos del Esta­do, dis­mi­nu­ción del núme­ro de fun­cio­na­rios. Unos seve­ros pla­nes de ajus­tes que empeo­ra­ron la vida de los pobres y sobre todo ame­na­za­ron con soca­var la situa­ción de la cla­se media urba­nas (la que tie­nen pre­ci­sa­men­te acce­so al orde­na­dor, a los telé­fo­nos celu­la­res y el acce­so a las redes socia­les) arro­ján­do­las a la pobre­za.

4. CLIMÁTICA. En este con­tex­to, ya de por sí explo­si­vo, se pro­du­jo, el verano pasa­do, un desas­tre eco­ló­gi­co en una región ale­ja­da del mun­do ára­be. Pero el pla­ne­ta es uno. Duran­te sema­nas, Rusia, uno de los prin­ci­pa­les expor­ta­do­res de cerea­les del mun­do, cono­ció la peor ola de calor y de incen­dios de su his­to­ria. Un ter­cio de su cose­cha de tri­go fue des­trui­da. Mos­cú sus­pen­dió la expor­ta­ción de cerea­les (que sir­ven tam­bién para nutrir al gana­do) cuyos pre­cios inme­dia­ta­men­te subie­ron un 45%. Ese aumen­to se reper­cu­tió en los ali­men­tos, pan, car­ne, leche, pollo. Pro­vo­can­do, a par­tir de diciem­bre de 2010, el mayor incre­men­to de pre­cios ali­men­ta­rios des­de 1990. En el mun­do ára­be, una de las prin­ci­pa­les regio­nes impor­ta­do­ras de esos pro­duc­tos, las pro­tes­tas con­tra la cares­tía de la vida se mul­ti­pli­ca­ron.

5 SOCIAL. Añá­da­se a lo pre­ce­den­te: una pobla­ción muy joven y un alto des­em­pleo. Una impo­si­bi­li­dad de emi­grar por­que Euro­pa blin­dó sus fron­te­ras y esta­ble­ció des­ca­ra­da­men­te acuer­dos para que las auto­cra­cias ára­bes se encar­ga­sen del tra­ba­jo sucio de con­te­ner a los emi­gran­tes clan­des­ti­nos. Un aca­pa­ra­mien­to de los mejo­res pues­tos por las cama­ri­llas de las dic­ta­du­ras más arcai­cas del pla­ne­ta.

Fal­ta­ba una chis­pa para encen­der la pra­de­ra. Hubo dos. Ambas en Túnez. Pri­me­ro, el 17 de diciem­bre, la auto­in­mo­la­ción por fue­go de Moha­med Bua­zi­zi, un ven­de­dor ambu­lan­te de fru­ta, en signo de con­de­na de la tira­nía. Segun­do, esa noti­cia fue difun­di­da por los telé­fo­nos celu­la­res, las redes socia­les (Face­book, Twit­ter) el correo elec­tró­ni­co y el canal Al-Yazi­ra, las reve­la­cio­nes de Wiki­leaks sobre la reali­dad con­cre­ta del des­ver­gon­za­do sis­te­ma mafio­so esta­ble­ci­do por el clan Ben Alí Tra­bel­sí.

El rol de las redes socia­les resul­tó fun­da­men­tal. Per­mi­tien­do fran­quear el muro del mie­do: saber de ante­mano que dece­nas de miles de per­so­nas van a mani­fes­tar­se un día D y a una hora H es una garan­tía de que uno no pro­tes­ta­rá ais­la­do expo­nién­do­se en soli­ta­rio a la repre­sión del sis­te­ma. El éxi­to tune­cino de esta estra­te­gia del enjam­bre iba a con­vul­sio­nar a todo el mun­do ára­be.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *