[Video] Ante la mar­cha del dia 27 en Iru­ñea, tes­ti­mo­nios de [email protected] tras pasar por cuar­te­li­llos espa­ño­les

Las per­so­nas que nos encon­tra­mos aquí hemos sido tor­tu­ra­das por la Guar­dia Civil o la Poli­cía Nacio­nal. Y somos sólo una peque­ña repre­sen­ta­ción de las 10.000 per­so­nas que han sufri­do tor­tu­ras en Eus­kal Herria en las últi­mas déca­das, una prác­ti­ca que nos ha deja­do 13 muer­tos.

Algu­nos estu­vi­mos 2 ó 3 días inco­mu­ni­ca­dos, otras cin­co días, otros has­ta 10, y en ese perio­do vivi­mos uno de los momen­tos más duros de nues­tras vidas.

Es impo­si­ble expli­car lo que se sien­te cuan­do estás a mer­ced de esa cua­dri­lla de psi­có­pa­tas, total­men­te inde­fen­so, ais­la­do del mun­do, estás en sus manos, sin nin­gún tipo de con­trol judi­cial, médi­co o psi­co­ló­gi­co, tú sólo, tú sola, con un anti­faz, sin saber si es de día o de noche, aguan­tan­do como pue­des los gol­pes, las sesio­nes de bol­sa, los elec­tro­dos, la bañe­ra, las vio­la­cio­nes, cuan­do te ponen una pis­to­la en la mano, cuan­do simu­lan tu eje­cu­ción, cuan­do te dicen que tu madre está en el hos­pi­tal, que a tu her­mano lo tie­nen dete­ni­do, que están vio­lan­do a tu com­pa­ñe­ra, que te van a per­se­guir duran­te toda la vida… Gri­tos, ame­na­zas, lágri­mas, sudor, aho­ga­do en tus vómi­tos, per­der el cono­ci­mien­to, ori­nar­te enci­ma. Y oyes los gri­tos de las otras per­so­nas que están sien­do tor­tu­ra­das en la maz­mo­rra de al lado. Y así duran­te 3, 5, 10 días. Gri­tos, gri­tos, gri­tos, gol­pes, gol­pes, gol­pes, bol­sa, bol­sa, bol­sa.

Los efec­tos de la tor­tu­ra no se limi­tan a los días en que estás inco­mu­ni­ca­do. Oír un nue­vo tes­ti­mo­nio de tor­tu­ras o ver a tu alre­de­dor a los poli­cías que te tor­tu­ra­ron sig­ni­fi­ca revi­vir aquel infierno, y cuan­do reci­bes nue­vas ame­na­zas no pue­des evi­tar el pavor a pasar de nue­vo por el infierno.

No os podéis ima­gi­nar lo duro que es para noso­tros y noso­tras el hacer públi­cos los tes­ti­mo­nios de nues­tro paso por el infierno. Y si lo hace­mos no es para dar pena, no que­re­mos que nadie sien­ta com­pa­sión por lo que nos ha pasa­do. Lo que que­re­mos es que esta cru­da reali­dad remue­va las con­cien­cias de este pue­blo, y que entre todos y todas sume­mos fuer­zas para erra­di­car de una vez la tor­tu­ra. Para que nin­gu­na per­so­na sien­ta nun­ca más ese terri­ble deseo de morir­te de una vez cuan­do te están apli­can­do la bol­sa, cuan­do te han asfi­xia­do duran­te horas y siguen, y siguen, y siguen, y ya no tie­nes fuer­zas ni para acor­dar­te de la vida. Por­que ahí solo ves la muer­te.

La denun­cia, el com­pro­mi­so social y la movi­li­za­ción son las úni­cas herra­mien­tas que tene­mos fren­te a un Esta­do que no quie­re des­te­rrar la tor­tu­ra de su prác­ti­ca polí­ti­ca. Por eso, que­re­mos aplau­dir todas las ini­cia­ti­vas con­tra la tor­tu­ra que se han pues­to en mar­cha en los últi­mos meses, y más con­cre­ta­men­te el Foro Cívi­co con­tra la Tor­tu­ra “Este­ban Murue­ta­goie­na” que dis­tin­tos agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les han orga­ni­za­do en Iru­ñea para los días 25 y 26 de mar­zo.

Allí esta­re­mos, nos suma­mos a esta ini­cia­ti­va, y pedi­mos a la socie­dad vas­ca que pon­ga en mar­cha muchas ini­cia­ti­vas más has­ta lograr la erra­di­ca­ción defi­ni­ti­va de la tor­tu­ra.

Noso­tros y noso­tras tam­bién que­re­mos poner nues­tro gra­ni­to de are­na en esta tarea, y por eso hace­mos un lla­ma­mien­to a tomar par­te en la mani­fes­ta­ción que hemos orga­ni­za­do para este domin­go 27 de mar­zo. Sal­dre­mos a las 12 del medio­día des­de la Esta­ción de Auto­bu­ses, y pasa­re­mos por el cuar­tel de la Guar­dia Civil y la Dele­ga­ción del Gobierno para exi­gir­les que dejen de tor­tu­rar a la gen­te, que dejen de repri­mir a este pue­blo, que aban­do­nen las armas y se atre­van a con­fron­tar demo­crá­ti­ca­men­te con el inde­pen­den­tis­mo vas­co, sin tor­tu­ras, sin deten­cio­nes, sin vio­len­cia, sin ame­na­zas, sin impo­si­cio­nes.

Final­men­te, que­re­mos sub­ra­yar que com­par­ti­mos el aná­li­sis de que la úni­ca vía para garan­ti­zar que nadie más va a pasar por el infierno es aca­bar con la inco­mu­ni­ca­ción y poner en mar­cha las medi­das de pre­ven­ción de la tor­tu­ra reco­men­da­das por el TAT (Tor­tu­ra­ren Aur­ka­ko Tal­dea). Y esa es la exi­gen­cia que hace­mos al Gobierno: que aca­ben ya con la inco­mu­ni­ca­ción.

Lla­ma­mos a toda la socie­dad vas­ca a unir a unir fuer­zas has­ta con­se­guir­lo. Y el 27 de mar­zo tene­mos una cita en Iru­ñea.

Nafa­rroan azken atxi­lo­tuen tor­tu­ra tes­ti­gan­tzak

Iker Moreno

INKOMUNIKAZIO EGUNAK

Urtarrilak17, aste­le­he­na:

Como otras muchas veces, me fui a casa de mi pri­ma a cenar (villa­va) para com­par­tir los coti­lleos de las ulti­mas sema­nas y echar unas risas. A cau­sa de la mudan­za de casa (me fui de Bur­la­ta a Huar­te a vivir con unas ami­gas), y apro­ve­chan­do que tenia el pija­ma en la mochi­la, me que­de a dor­mir en su casa (villa­va, casa de mi pri­ma).

Urtarrilak18, astear­tea:

Los fuer­tes gol­pes en la puer­ta y el rui­do inter­mi­ten­te del tim­bre me des­per­ta­ron pron­to. Mi pri­ma fue la que se levan­to a abrir la puer­ta. “Iker Moreno! ¿Dón­de esta Iker Moreno? Gri­ta­ban una y otra vez. Con el pija­ma pues­to y des­cal­zo me acer­que a la puer­ta. En cuan­to apa­re­cí tres o cua­tro me apun­ta­ron con sus pis­to­las y unos cuan­tos guar­dias civi­les me gri­ta­ban que me tum­ba­ra en el sue­lo. Me colo­ca­ron las espo­sas y me pre­gun­ta­ron haber si había alguien más en casa. Yo les dije que si, las dos ami­gas de mi pri­ma que vivían con ella. Como no tenían orden para regis­trar su casa tuvie­ron que entrar con mi pri­ma para mirar que no había nadie más. Lue­go nos metie­ron de uno en uno pri­me­ro mi pri­ma y lue­go a mi. Ella cogio ropa para ella y para sus ami­gas (pues­to que en las esca­le­ras hacia frío) y a mi me qui­ta­ron los gri­lle­tes por dos minu­tos, para que me vis­tie­ra y para coger mis per­te­nen­cias. Para enton­ces la secre­ta­ria judi­cial ya esta­ba con noso­tros. Me leye­ron mis dere­chos y me comu­ni­ca­ron que iban a empe­zar con los regis­tros. Me die­ron la orden de deten­ción. No recuer­do bien que eran esos pape­les, solo me acuer­do que las pala­bras ETA-EKIN esta­ban en mayús­cu­la y en negri­ta. Cuan­do inten­te hablar con mi pri­ma me dije­ron que esta­ba inco­mu­ni­ca­do y que no podía hablar con ella. Con la ayu­da de mira­das y son­ri­sas me dio a enten­der que esta­ría tran­qui­lo y me baja­ron los seis pisos por las esca­le­ras para lue­go meter­me en un Patrol de Civil. El jefe de ellos me cogio las lla­ves y me dijo que nos diri­gía­mos a la casa de Bur­la­ta, pre­gun­tán­do­me haber con que lla­ve se habría la puer­ta. Sobre las 3:30 abrie­ron la puer­ta de casa de mis aitas y me orde­na­ron que gri­ta­ra sus nom­bres. Yo entre­la­ce pala­bras de cal­ma. La ama el aita y mi hemano salie­ron al holl y Civil los saco a la fuer­za a las esca­le­ras, a mi her­mano des­cal­zo. Sin nues­tro con­sen­ti­mien­to y sin nin­gu­na orden entra­ron a casa dos o tres Guar­dias Civi­les. Mi aita se que­jo; “podéis dejar cual­quier cosa” y dicién­do­les que no tenían nues­tro per­mi­so. Civil no le hizo ni caso sola­men­te le “razono” dicién­do­le que si que tenían dere­cho a hacer eso. Estu­vie­ron unos cin­co minu­tos solos en casa, mien­tras noso­tros escu­chá­ba­mos rui­dos de puer­tas de arma­rios. Enton­ces lle­go la secre­ta­ria judi­cial a la casa de Bur­la­ta. Metie­ron de uno en uno a la ama a el aita y a el her­mano para que se vis­tie­ran y cogie­ran un abri­go para mi. Tenían que pre­cin­tar la casa. Dejan­do a mi fami­lia en la calle a las 4:00 de la maña­na; y yo, sin dejar­me poner el abri­go, me lle­va­ron a regis­trar la casa de Huar­te.

Lle­ga­mos sobre las 4:00 a Huar­te (se con­fun­die­ron de camino y die­ron una gran­di­si­ma vuel­ta). A Huar­te había ido dos sema­nas antes a vivir, con dos ami­gas. Hicie­ron la mis­ma ope­ra­ción que en Bur­la­ta. Le ense­ñe cua­les eran las lla­ves, me pre­gun­to haber con cual se abría y una vez abier­ta me pidió que gri­ta­ra los nom­bres de mis dos com­pa­ñe­ras de piso. Salie­ron con unas impre­sio­nan­tes caras de sus­to y mie­do. Las saca­ron a las esca­le­ras y pro­ce­die­ron con el regis­tro del piso cuan­do lle­go la secre­ta­ria judi­cial. Regis­tra­ron todos los cuar­tos: arma­rios, cajo­nes, ropas, libros (pagi­na por pagi­na), cajas (está­ba­mos hacien­do la mudan­za), camas y col­cho­nes… no tenían nin­gún tipo de limi­ta­ción. Inda­ga­ron nues­tra inti­mi­dad de arri­ba aba­jo y hacían comen­ta­rios. Estu­vie­ron unas dos horas y se lle­va­ron el dine­ro de una com­pa­ñe­ra, el pen­dri­ve y el dis­co duro del orde­na­dor de la otra, un par de cami­se­tas “sos­pe­cho­sas”, un baso de plás­ti­co del “este­ri­bar­ko gaz­te egu­na” y unos trein­ta CDS de músi­ca. La secre­ta­ria judi­cial me ense­ño el acta del regis­tro, yo, antes de fir­mar­lo le pedí que suma­ría una cosa más: que escri­bie­ra, que no iba a decla­rar en depen­den­cias poli­cia­les. Cuan­do hizo eso fir­me el acta jun­to con los otros dos Guar­dias Civi­les.

Ten­go que comen­tar que duran­te todo el regis­tro no me die­ron ni de comer ni de beber y estu­ve todo el regis­tro de pie con las espo­sas pues­tas (en el culo). Des­pués de fir­mar el acta y sin poder des­pe­dir­me de mis com­pa­ñe­ras (y sin poner­me el abri­go) me baja­ron a la calle. Un Guar­dia Civil me empu­jo del por­tal al patrol, pero en ese peque­ño tra­yec­to los pri­me­ros gri­tos me enor­gu­lle­cie­ron y me for­ta­le­cie­ron. Hacia las 6:00 me lle­va­ron a la casa que tie­nen los aitas en Bur­la­ta. Por un lado los alre­de­do­res del por­tal esta­ban lle­nos de patrol y de Guar­dias Civi­les, pero por otro de ami­gos y de cono­ci­dos. Me subie­ron a casa en un sus­pi­ro. Cuan­do lle­ga­ron el aita y la secre­ta­ria judi­cial le qui­ta­ron el pre­cin­to a la casa (como hicie­ron la pri­me­ra vez que lle­ga­ron gra­ba­ron todo con cáma­ra, en muchas oca­sio­nes aco­sán­do­nos tan­to a mi como a mi fami­lia). Y como hicie­ron en Huar­te regis­tra­ron todos los cuar­tos. En el cuar­to mío y de mi her­mano es don­de más tiem­po estu­vie­ron (más de una hora). Camas, col­cho­nes, fotos, arma­rios, cajo­nes (por todos los lados), apun­tes de la épo­ca de estu­dian­te, ropas, libros, cajas… los Guar­dias Civi­les que hacían el regis­tro iban ves­ti­dos de calle pero con pasa­mon­ta­ñas. La mayo­ría no enten­dían eus­ke­ra y todos los apun­tes que esta­ban en eus­ke­ra se los daban a la mujer joven que enten­día. Ella todos los “docu­men­tos sos­pe­cho­sos” (apun­tes de la épo­ca de uni­ver­si­ta­rio) los agu­je­rea­ba y los ata­ba con una bri­da. Las cami­se­tas y pega­ti­nas (mi her­mano hacia colec­ción) las exa­mi­na­ron con entre­te­ni­mien­to. Se lle­va­ron tam­bién varias cami­se­tas del via­je de estu­dios (por el sim­ple hecho de que el ins­ti­tu­to don­de estu­die se lla­ma aska­ta­su­na), tam­bién las del eus­ke­ra o las de auto­de­ter­mi­na­ción. Al orde­na­dor le qui­ta­ron el dis­co duro y jun­to con otros muchos CDs (más de 50 casi segu­ro) se lo lle­va­ron. El aita tenia reco­gi­dos dife­ren­tes docu­men­tos de la his­to­ria de la izquier­da aber­tza­le: ponen­cias de los con­gre­sos de HASI, pro­gra­mas de HB, docu­men­tos de ETA… se lle­va­ron todos ellos aun­que la mayo­ría serian ante­rio­res de yo nacer o de mi niñez. Al fina­li­zar el regis­tro la secre­ta­ria me pidió que fir­ma­ra y yo de nue­vo le dije que aña­di­ría que no iba a decla­rar en depen­den­cias poli­cia­les. Ella me dijo que no era nece­sa­rio y lo puso a mala gana. Yo y los res­pon­sa­bles del regis­tro (la chi­ca que enten­día eus­ke­ra y el jefe) fir­ma­mos y el aita le pidió que aña­die­ra otro párra­fo más: que la mayo­ría de docu­men­tos que se habían lle­va­do eran suyos. El aita tam­bién fir­mó el acta. Des­pués me baja­ron a la calle. (Ten­go que aña­dir, que en casa me deja­ron mear y beber agua pero que no me die­ron de comer). Cuan­do me baja­ban por las esca­le­ras (pues­to que tenían el ascen­sor blo­quea­do), uti­li­zan­do los gri­lle­tes me retor­cie­ron las muñe­cas cau­sán­do­me daño y me dije­ron “ni se te ocu­rra gri­tar nin­gu­na cho­rra­di­ta o te par­to las muñe­cas”. Aun­que me metie­ron rápi­da­men­te en el patrol, me tuvie­ron allí un buen rato por­que en el patrol que tenía que ir delan­te nues­tra no había nadie. Eran alre­de­dor de las 8:30 y en la calle mayor muchos cono­ci­dos, fami­lia­res y ami­gos esta­ban gri­tan­do. No pude escon­der la son­ri­sa pero todos esos ges­tos de cari­ño me moja­ron los ojos. Mien­tras está­ba­mos para­dos los Guar­dias Civi­les que esta­ban con­mi­go me demos­tra­ron que cono­cían mi vida. Me seña­la­ban la ama, el aita, mi her­mano y mis ami­gos mien­tras me daban sus nom­bres e infor­ma­ción sobre ellos, pero tam­bién ame­na­zas (que den­tro de poco los deten­drían, que tam­bién se los lle­va­rían, que famo­so que era, a ver si era un impor­tan­te guda­ri…). El aita bajo a la calle y pro­ta­go­ni­zo la esce­na que los días siguien­tes lle­na­ría por­ta­das de perió­di­cos y pan­ta­llas de tele­vi­sión. Cuan­do salió el patrol de delan­te nues­tra me lle­va­ron a ata­rra­bia, pues­to que tra­ba­ja­ba en la ofi­ci­na que topa­gu­nea (fede­ra­ción de aso­cia­cio­nes de eus­ke­ra) tie­ne en nafa­rroa. Regis­tra­ron el cita­do local, tam­bién la aso­cia­ción de eus­ke­ra karri­ka­lu­ze. De las dos ofi­ci­nas se lle­va­ron cin­co dis­cos duros, un par de telé­fo­nos móvi­les y los datos per­so­na­les de los y las que par­ti­ci­pan en los pro­gra­mas min­tza­ki­de y 3blai. Cada vez que se abrían las puer­tas de la ofi­ci­na oía gri­tos de soli­da­ri­dad que me lle­na­ron de fuer­za.

Hacia las 11:00 de la maña­na me lle­va­ron a la audien­cia de Nava­rra. Cuan­do me metie­ron por los cala­bo­zos pude ver a un ami­go que está pre­so. Me subie­ron arri­ba y me cogie­ron las hue­llas dac­ti­la­res (me cogie­ron de toda la mano, y de los cos­ta­dos), prue­ba de ADN y fotos, sin dar­me opción a negar­me. Lue­go me lle­va­ron al médi­co foren­se pero a esa hora no debía de estar ahí. Me tuvie­ron espe­ran­do espo­sa­do a la espal­da. Gra­cias a que dos ami­gas de mis padres se me acer­ca­ron (tra­ba­jan en la audien­cia), me die­ron agua me tran­qui­li­za­ron, me die­ron áni­mos (aun­que los Guar­dias Civi­les les decían que esta­ba inco­mu­ni­ca­do) y has­ta un emo­ti­vo abra­zo. Cuan­do lle­go el médi­co, me qui­ta­ron las espo­sas y me metie­ron a su con­sul­ta. Me reali­zo un examen rápi­do y ano­to las mar­cas pro­vo­ca­das por los gri­lle­tes. Me hizo unas pre­gun­tas para saber si el tra­to era correc­to. Yo, que has­ta enton­ces el tra­to había sido bueno. Me pre­gun­to si ante­rior­men­te había teni­do algu­na enfer­me­dad gra­ve. Yo le expli­que que tenía algu­na aler­gia y que había sufri­do cua­tro neu­mo­tó­rax. Tam­bién que mis abue­los habían teni­do dife­ren­tes can­ce­res y que habían teni­do ictus. Me midió las pul­sa­cio­nes del cora­zón (tenía muchas) y me tomo la ten­sión. Cuan­do ter­mino, me saca­ron al pasi­llo y una ami­ga de mis padres me dio agua y la otra le dijo a Civil “tra­tar­lo como se mere­ce”. El Guar­dia Civil se rio.

Sobre las 12:00 baja­mos al par­king de la audien­cia me qui­ta­ron las espo­sas, me pusie­ron una cuer­da blan­ca y azul (“para que estés más cómo­do”) y me pusie­ron el anti­faz. Me pidie­ron que para salir de Iru­ña me tum­ba­ra en el asien­to tra­se­ro. En el Patrol íba­mos cua­tro: el con­duc­tor (que casi no habla­ba), el copi­lo­to (el que lue­go sería el “poli malo”) y atrás, el que fue a mi lado (que lue­go sería “el poli bueno”).

Me tum­be como me dije­ron, por­que al ser un Patrol nor­mal (no era de esos ver­des que tie­ne Civil) pen­sé que la gen­te se podría asus­tar. Cuan­do esta­ba tum­ba­do empe­zó el inte­rro­ga­to­rio. Con pre­gun­tas de mi vida dia­ria: en que tra­ba­ja­ba, por­que era inde­pen­den­tis­ta…

Yo res­pon­dí sus pre­gun­tas. Cuan­do lle­vá­ba­mos media hora “me deja­ron” sen­tar­me. Aun y todo tenía que lle­var la cabe­za aga­cha­da y no podía “apo­yar­la��� en el asien­to delan­te­ro. El inte­rro­ga­to­rio empe­zó en rela­ción con la “eus­kal­gin­tza” en Nafa­rroa y de ahí lo inten­ta­ron lle­var a la vio­len­cia. Como no salían de mi boca las res­pues­tas que ellos que­rían empe­za­ron a pegar­me. Mi res­pues­ta fue que­dar­me mudo. Den­tro de mi cabe­za res­pon­día las pre­gun­tas y de vez en cuan­do me decía a mí mis­mo “eres un tra­po”, “eres un muñe­co de tra­po”.

El via­je fue lar­go. Casi inter­mi­na­ble. A ratos el “poli-malo” (el que iba delan­te) se sen­ta­ba detrás. En esos momen­tos, tenien­do los dos guar­dias civi­les a mí lado (el “bueno” y el “malo”) me sen­ta­ban en la par­te tra­se­ra de la caja de cam­bios y me lle­va­ban total­men­te enco­gi­do, mien­tras los dos guar­dias civi­les me cla­va­ban sus codos en la espal­da. Como soy dan­tza­ri, soy fle­xi­ble y al prin­ci­pio no iba tan incó­mo­do. Pero como el camino era tan lar­go y no sabía dón­de está­ba­mos (lle­ve el anti­faz pues­to todo el camino y tam­bién los gri­lle­tes). Enci­ma me decían fra­ses para des­orien­tar­me, cuan­do está­ba­mos a pun­to de lle­gar a Madrid me die­ron a cono­cer que esta­ba en Gas­teiz “esta­mos lle­gan­do a Sibe­ria”, “Por qué es así como lla­máis a Vito­ria, ¿no?”. Pase más de medio camino dolo­ri­do y con medio cuer­po dor­mi­do (sufría unos calam­bres dolo­ro­sos). Inter­ca­la­ban pos­tu­ras inco­mo­das: tum­ba­do y hecho una bola (con los pies en el sue­lo), sen­ta­do y con la cabe­za entre las pier­nas, sen­ta­do pero sin apo­yar la espal­da y con la cabe­za aga­cha­da,… pero en todas, sin poner­me el cin­tu­rón de segu­ri­dad y con cons­tan­tes ace­le­ro­nes y fre­na­zos “como ten­ga­mos un acci­den­te vas a comer­te el coche de delan­te”… Yo vien­do que el tra­to era malo me “creí” que era un muñe­co de tra­po y no abrí la boca en todo el via­je. Solo para­mos para que el “poli-malo” se cam­bia­ra de sitio (creo que tam­bién apro­ve­cha­ron para echar gaso­li­na) y en todo el via­je no me die­ron ni de comer ni de beber. A par­te de pos­tu­ras inco­mo­das, cada vez fue­ron más los gol­pes, “¿no vas a hablar eh, mudi­to?, ya verás como cuan­do te pillen nues­tros com­pa­ñe­ros les cuen­tas todo… te van a tra­tar como te mere­ces, como ha dicho la ami­ga esa de tu madre en la audien­cia (pro­vin­cial de Nava­rra), te van a tra­tar como te mere­ces” me decían. De vez en cuan­do me nom­bra­ban a com­pa­ñe­ros suyos muer­tos en aten­ta­dos de ETA. Aún ten­go en la cabe­za la voz del que en el via­je fue el “poli-malo” y estoy segu­ro de que la podría reco­no­cer (tie­ne la voz muy pare­ci­da a la de un ami­go).

Pen­sé que a Madrid lle­ga­mos sobre las cin­co de la tar­de, has­ta enton­ces (des­de las diez de la noche) no comí nada.

Con los ojos tapa­dos (con otro anti­faz) y sin saber qué hora era, (des­orien­ta­do espa­cial y tem­po­ral­men­te) me metie­ron en una cel­da de 5×2 metros. Me qui­ta­ron el anti­faz y me cor­ta­ron la cuer­da que me aga­rra­ba las muñe­cas. La cel­da era oscu­ra, húme­da y fría. Tenía una puer­ta peque­ña, y la puer­ta, a la altu­ra de los ojos tenía una ven­ta­ni­lla que se cerra­ba y se abría. Enci­ma de la puer­ta había una bom­bi­lla la cual se encen­día y se apa­ga­ba de fue­ra. La bom­bi­lla esta­ba meti­da en algo pare­ci­do a una ven­ta­na y de vez en cuan­do, en vez de encen­der la bom­bi­lla abrían la ven­ta­ni­lla (para que me entra­ra menos luz). En el zulo aquel en una esqui­na había una “cama”. Un cubo de hor­mi­gón que ten­dría más o menos un metro de alto, y enci­ma un col­chón en muy malas con­di­cio­nes. Tam­bién había una man­ta. El cala­bo­zo tenía esta for­ma:

Cuan­do me cerra­ron la puer­ta lo pri­me­ro que sen­tí fue tran­qui­li­dad. Sabía que las horas que tenía por delan­te serian lar­gas y duras. Me eche en la “cama” y empe­cé a llo­rar. Ense­gui­da me que­de dor­mi­do. Cuan­do me des­per­té no sabía qué hora era. Me abrie­ron la ven­ta­ni­lla de la puer­ta y me dije­ron que me pon­dría miran­do a la pared. Me puse las zapa­ti­llas (en el camino a Madrid me qui­ta­ron los cor­do­nes, en el momen­to en que me los qui­ta­ron pen­sé que me los pon­drían en el cue­llo y me aho­ga­rían) y me puse miran­do a la pared. Me pusie­ron el anti­faz y cie­gos me lle­va­ron por un “labe­rin­to” de pasi­llos. Subí unas esca­le­ras. Me para­ron en una esqui­na y supe que por mi lado baja­ban a otro. Aun así no abrí la boca por el mie­do. Subí otras esca­le­ras y me qui­ta­ron el anti­faz. Aun así me hicie­ron hacer todo el camino con la cabe­za aga­cha­da. Me metie­ron en un cuar­to peque­ño y lar­go. Allá, un hom­bre con una bufan­da me dijo que era el médi­co foren­se y me ense­ño su car­net. Era un cuar­to muy sim­ple y lo úni­co que tenía en común con una con­sul­ta de médi­co era la “cami­lla” que el medi­co uti­li­zó como mesa.

Des­de el pri­mer momen­to el medi­co tenía un tono de voz sua­ve, cer­ca­na y agra­da­ble. Me ayu­do a tran­qui­li­zar las ten­sio­nes que había vivi­do has­ta el momen­to. No sé si sería por la aspec­to dete­rio­ra­do pero me ayu­do a orien­tar­me (me dijo que eran las 8 de la tar­de). Me pre­gun­to por el tra­to reci­bi­do y le con­té lo del via­je. Me pre­gun­to tam­bién si me habían dado de comer y de beber. Yo le dije que des­de la noche ante­rior no había comi­do nada. Él me dijo que me darían de cenar den­tro de poco, me pre­gun­to a ver si que­ría que me hicie­ra un aná­li­sis gene­ral y le dije que no, por­que has­ta enton­ces no me habían dado nin­gún gol­pe fuer­te (como para hacer­me algu­na mar­ca). El medi­co pego unos gol­pes en la puer­ta y con la cabe­za aga­cha­da y las manos detrás me lle­va­ron a las esca­le­ras, allí me pusie­ron el anti­faz y me lle­va­ron has­ta el zulo. Sobre las 20,30 me metie­ron a la cel­da, allí tenía la “cena”: todo abier­to, la bote­lla sin tapón y un boca­di­llo de jamón seco envuel­to en papel. Como esta­ba a oscu­ras no podía ver lo que esta­ba comien­do pero por el sabor y la tex­tu­ra pen­sé que era jamón York. En un pri­mer momen­to pen­sé en no comer nada, por el mie­do de si me habrían meti­do algu­na dro­ga; pero como lle­va­ba todo el día sin comer nada y antes de estar con el médi­co me cos­ta­ba dis­tin­guir entre los sue­ños y la reali­dad. Era una sen­sa­ción rara, segu­ra­men­te por el can­san­cio y el ham­bre; una mez­cla de estar entre des­pier­to y dor­mi­do. Me vinie­ron imá­ge­nes raras a la cabe­za (rep­ti­les y muñe­cos de papi­ro­fle­xia), no podía pen­sar cla­ra­men­te. Para hacer­le fren­te a esa situa­ción y pen­san­do que tenía cua­tro duros días por delan­te deci­dí comer. Aun­que me pare­ció sos­pe­cho­so que la bote­lla estu­vie­ra abier­ta, bebí.

A las 9 o así inten­te dor­mir. Me vinie­ron las son­rías de mi ama, de mi aita y de mi her­mano a la cabe­za y empe­cé otra vez a llo­rar, has­ta que me que­de dor­mi­do. El sue­ño no fue pro­fun­do, pero des­can­se. Oía pasos y tam­bién voces, y can­do se acer­ca­ban las pul­sa­cio­nes del cora­zón se me ace­le­ra­ban. Esta­ba ate­rro­ri­za­do.

Sobre las 22:30 (esta hora no la pue­do ase­gu­rar pero este es el pla­ning que me hice en mi cabe­za para la orga­ni­za­ción del tiem­po) abrie­ron la ven­ta­ni­lla de la puer­ta y me dije­ron que me pusie­ra de pie con­tra la pared. Me pusie­ron el anti­faz y me saca­ron de espal­das (me pidie­ron que man­tu­vie­ra la manos atrás). Me lle­va­ron cie­ga­men­te por pasi­llos cor­tos y con muchas cur­vas. Por los ner­vios o sen­tía ni frio ni calor. Me pare­ció que me ponían con­tra una pared. Aca­bo de un minu­to oí que se cerra­ba la puer­ta.

“vamos a empe­zar por algo sen­ci­llo… ¿Cómo te lla­mas?”. Yo enfa­da­do por los malos tra­tos que había sufri­do, me que­de calla­do. Le repe­tí una y otra vez a mi cabe­za “eres un tra­po”. Empe­za­ron una y otra vez con tono tran­qui­lo: “¿Qué no sabes cómo te lla­mas? “Ven­ga, dinos cómo te lla­mas”… al ver que esta­ba calla­do (oí como dobla­ban unos pape­les y me pare­ció que lo ata­ban con pre­cin­to) me empe­za­ron a pegar gol­pes en la cabe­za. Me creí que era un rollo de perió­di­co. Los pri­me­ros gol­pes no me hacían mucho daño (pen­sé que sería para no dejar mar­cas) pero para el vein­tea­vo gol­pe empe­cé a sen­tir pre­sión den­tro de la cabe­za. Entre pre­gun­tas tran­qui­las dos guar­dia civi­les me empe­za­ron a gri­tar (en total habría 5 o 6) “¡¿Qué cómo te lla­mas?!”.

A los cin­co minu­tos de empe­zar con los gol­pes dos guar­dia civi­les me aga­rra­ron de los bra­zos y me empe­za­ron a hablar a la ore­ja: “ya sabes que esto no lo aguan­ta nadie”… que tar­de o tem­prano habla­ras…” y pare­ci­dos…

Mien­tras, aga­chán­do­me y levan­tán­do­me, me obli­ga­ron a hacer sen­ta­di­llas. Al prin­ci­pio, por mie­do, empe­cé a hacer­las (sien­do dan­tza­ri, no era mucho esfuer­zo) me gri­ta­ban “! ¡Dinos cómo te lla­mas!”. Cuan­do hice más de cien sen­ta­di­llas (a ratos me daban gol­pes en la cabe­za) oí como estru­ja­ban unas bol­sas de plás­ti­co. Esta­ba sofo­ca­do por el ejer­ci­cio físi­co, y solo pen­sar que me pon­drían la bol­sa en la cabe­za me asus­to toda­vía más. Esta­ba sudan­do y de repen­te, deje de hacer sen­ta­di­llas y me pre­gun­ta­ron tran­qui­la­men­te otra vez “ven­ga Iker, ya sabe­mos cómo te lla­mas; pero que­re­mos que nos lo digas tú”. Yo seguí calla­do. Enton­ces me empe­za­ron a dar peque­ños gol­pes en los tes­tícu­los con el perió­di­co que me pega­ban en la cabe­za. No eran gol­pes fuer­tes como para dejar­me mar­cas pero eran lo sufi­cien­te para que me die­ran calam­bres en el estó­ma­go, y me deja­ron las tri­pas muy revuel­tas.

Como seguía calla­do, me hicie­ron hacer más sen­ta­di­llas, y cuan­do empe­zó a res­pi­rar más rápi­do por el can­san­cio, me pusie­ron una bol­sa en la cabe­za y me tuvie­ron has­ta que casi me aho­ga­ba. Cer­ca de dos horas duro aquel pri­mer inte­rro­ga­to­rio, mez­cla­ron gol­pes en la cabe­za y tes­tícu­los, sen­ta­di­llas (más de 150), inten­tos de aho­ga­mien­to ponién­do­me la bol­sa en la cabe­za (en esa pri­me­ra sesión me la pusie­ron sie­te-ocho veces) y mien­tras me ame­na­za­ban y pre­sio­na­ban psi­co­ló­gi­ca­men­te: que al final habla­ría, que muchos como yo habían sali­do locos de allí, que cono­cían a mi fami­lia y ami­gos, que mi her­mano esta­ba dete­ni­do, que la ama esta­ba ingre­sa­da…. Me hicie­ron creer que tenían mi vida bajo con­trol (des­cri­bién­do­me la pro­fe­so­ra de la auto­es­cue­la, dicién­do­me que vio­la­rían con mucho gus­to a mis dos com­pa­ñe­ras, dicién­do­me que mi madre la últi­ma tem­po­ra­da había esta­do con depre­sio­nes, agra­van­do obs­ce­na­men­te a las chi­cas de mi cua­dri­lla…). Casi cuan­do no me man­te­nía tie­so, me dije­ron que me darían 10 minu­tos para pen­sar y me lle­va­ron a la cel­da a ras­tras.

En la cie­ga me qui­ta­ron el anti­faz (me tuvie­ron todo el inte­rro­ga­to­rio con el anti­faz pues­to) y me tum­be en la cama. Esta­ba sudan­do, y al entrar en la fría cel­da, me enro­lle con la man­ta y me tum­be en la cama. Al cabo de dos minu­tos entra­ron en la cel­da, y me orde­na­ron que me qui­ta­ra las dos cami­se­tas que tenía. Yo así lo hice. En ese momen­to pen­sé que sería para que cuan­do pasa­ra ante el juez tuvie­ra algo lim­pio, pues­to que el jer­sey y el pan­ta­lón los tenía lle­nos de un pol­vo blan­co, pero no era por eso; fue para que sin­tie­ra más frio.

Hacia las 24:30, me tum­be en la cama para inten­tar dor­mir mien­tras llo­ra­ba (de nue­vo, se me vinie­ron a la cabe­za recuer­dos de la ama, el aita el her­mano). Pedí per­mi­so para ir al baño a beber agua y me lo die­ron.

URTARRILAK 19, ASTEAZKENA

Casi sin dor­mir, y a las dos de la madru­ga­da otra vez vinie­ron a por mi. Aun­que tuvie­ra el cuer­po suda­do y moja­do esta­ba enfria­do pero cuan­do me levan­ta­ron y me pusie­ron el anti­faz, el mie­do sus­ti­tu­yó todas las demás sen­sa­cio­nes. Tenía las pier­nas can­sa­das, casi no podía ni andar. Cuan­do me lle­va­ron al cuar­to de tor­tu­ra, reco­no­cí el olor y las voces que unas horas antes habían esta­do con­mi­go. “¿Te lo vas a pen­sar mejor esta ves?” “yo que tu habla­ría” “no vas a aguan­tar, mudi­to” “si hablas te aho­rra­ras sufri­mien­to… “me decían. Cuan­do lle­gué al cuar­to esta­ban las mis­mas per­so­nas que antes habían esta­do con­mi­go; las mis­mas voces y olo­res. El olor lo podría reco­no­cer fácil aún.

El segun­do inte­rro­ga­to­rio lo empe­za­ron a gri­tos. Gra­cias que yo siem­pre he recha­za­do todo tipo de auto­ri­ta­ris­mo y colo­qué mi cabe­za por enci­ma de todas esas voces casi cómi­cas que son inca­pa­ces de razo­nar. Aque­llas voces cuan­do gri­ta­ban más que mie­do me daban gra­cia y una y otra vez le repe­tía a mi cabe­za “eres un tra­po” y me man­tu­ve en silen­cio. Fue pare­ci­do al pri­mer inte­rro­ga­to­rio. Sola­men­te un poco más duro. Tenía el cuer­po can­sa­do y se me hizo impo­si­ble hacer sen­ta­di­llas (no creo que hubie­ra lle­ga­do a hacer 100). Las tuve que hacer con ayu­da de ellos. En esta segun­da sesión me hicie­ron hacer sen­ta­di­llas con la bol­sa en la cabe­za y sin poder coger aire. Cuan­do me ponían la bol­sa cabe­za me movía más. Den­tro de la bol­sa se mez­cla­ban mocos, sudor y sali­va (“eres un puto cer­do” me gri­ta­ban), a cau­sa de eso, el aire no entra­ba. En muchos momen­tos la bol­sa se me pega­ba en el pala­dar y tam­bién en la cam­pa­ni­lla. Cuan­do entra­ba un poco de aire, me tapa­ban con las manos las fosas nasa­les y la boca (por enci­ma de la bol­sa). En esta segun­da sesión me la pusie­ron 4 o 5 veces, pero cada vez fue más dura. Por hacer las sen­ta­di­llas con la bol­sa pues­ta, por el can­san­cio, noté una tre­men­da pre­sión en la cabe­za; esta­ba marea­do. Logré rom­per una bol­sa y apro­ve­chán­do­lo me vacia­ron una bote­lla de agua en la cabe­za, moján­do­me la úni­ca ropa que tenía (la suda­de­ra). Cuan­do se me metía la bol­sa en la boca y no tenia aire, me daban ganas de vomi­tar. Ellos me ame­na­za­ban cuan­do me daban arca­das “como vomi­tes, te lo comes” el que yo no habla­ra les puso ner­vio­sos y las ame­na­zas de sen­ta­di­llas e insul­tos aumen­ta­ron; pero como he dicho antes, su tono de voz me ayu­dó. Como me movía, y como me había qui­ta­do el cin­tu­rón, los pan­ta­lo­nes se me baja­ban solos. Uno de ellos me pidió que me los baja­ra por com­ple­to. Pero yo no me moví. Uno de ellos me los bajó y me dijo que iba a por un “nue­vo ami­go”. Enton­ces me acor­dé de los elec­tro­dos y me asus­té, pero cuan­do lle­gó a los dos minu­tos, me pasa­ron un con­so­la­dor por entre las nal­gas, dicién­do­me que trae­rían a un com­pa­ñe­ro que me vio­la­ría a gus­to. Des­pués de las ame­na­zas de vio­la­ción, me pusie­ron la bol­sa otras dos veces, en estas últi­mas me caí al sue­lo (ellos me aga­rra­ron). Con la len­gua inten­té que la bol­sa no se me pega­ra en el pala­dar. “mira como saca la len­güi­ta…” se reían. En esta segun­da sesión me pidie­ron que cuan­do qui­sie­ra hablar pega­se tres gol­pes con la pier­na izquier­da en el sue­lo. Yo sin poder res­pi­rar, cuan­do empe­cé a ver una luz “blan­ca” (cuan­do tenía los ojos cerra­dos, empe­za­ba a ver blan­cu­ra por los cos­ta­dos) pegué en el sue­lo. Aún y todo en esta segun­da sesión no dije ni una pala­bra. Ellos, me pre­gun­ta­ba y gri­ta­ban a ver si de peque­ño me había entre­na­do el aita. Los gri­tos eran como para enlo­que­cer­te, pare­cía que los guar­dias civi­les esta­ban locos, “como me gus­ta que te aga­ches” (hacer sen­ta­di­llas), “mi ami­go te va a reven­tar el culo”, “vas a salir toca­do (loco)”, “a ti te ha entre­na­do tu padre”, “¿Te ponía la bol­sa de peque­ño?”…

Al ver que seguía calla­do, me lle­va­ron al cala­bo­zo y me dije­ron que me deja­rían pen­sar. Me tum­bé en la cama (eran las 4 de la maña­na más o menos) pero ense­gui­da, me orde­na­ron que me pusie­ra de pie y miran­do a la pared. Tan asus­ta­do esta­ba que les hice caso y estu­ve alre­de­dor de hora y media de pie. De vez en cuan­do mira­ban por la ven­ta­ni­lla de la puer­ta. Las pier­nas las tenía muy dolo­ri­das (el cuer­po tam­bién pero sobre­to­do las pier­nas), no me daba tiem­po a echar­me en la cama y cuan­do oía pasos levan­tar­me, por lo tan­to estu­ve de pie esa hora y media. Eso aún me can­só más. De nue­vo, no podía pen­sar, tenía la cabe­za blo­quea­da y se me acu­mu­la­ban imá­ge­nes de dino­sau­rios y papi­ro­fle­xia. Es muy pare­ci­do a soñar cuan­do estás des­pier­to. Cuan­do esta­ba a pun­to de per­der el cono­ci­mien­to, una mujer guar­dia civil, me apa­gó la luz del zulo (cuan­do me hicie­ron poner­me de pie, me la encen­die­ron) me dijo que me podía tum­bar. Cuan­do esta­ba de pie, inten­té con­tar el tiem­po que lle­va­ba y lo que me fal­ta­ba (supe que me podían alar­gar cin­co días la inco­mu­ni­ca­ción cuan­do detu­vie­ron al aita hace una año) Solo lle­va­ba un día, enci­ma medio­día había sido bas­tan­te tran­qui­lo (regis­tro), y ya esta­ba hecho pol­vo. Tenien­do esos cálcu­los dán­do­me vuel­tas en la cabe­za, me que­dé dor­mi­do. Como tenia la úni­ca ropa moja­da, esta­ba tem­blan­do de frío. Me des­per­ta­ron los rui­dos de las puer­tas de las cel­das de al lado. Inten­té con­tar cuan­tas per­so­nas esta­ría­mos. En mi cabe­za pen­sé que éra­mos cin­co. Os tra­je­ron el desa­yuno: boca­ta de jamón. Pen­sé que era un desa­yuno raro y empe­cé a poner en duda si sería el desa­yuno. Pen­sé que sería otra pis­ta fal­sa más para des­orien­tar­me. Deci­dí comer (tenía la sen­sa­ción de estar muy débil). Abrir la boca me cos­tó una eter­ni­dad. Tenía todos los múscu­los de alre­de­dor de la boca dolo­ri­dos. Sería por las sesio­nes de la bol­sa. Enci­ma tenía el lado izquier­do del labio supe­rior infla­ma­do. Pare­ci­do a una morre­ra (he teni­do dos o tres en toda mi vida) y pen­sé que se me habría agran­da­do a cau­sa de la bol­sa. Aún cos­tán­do­me me comí el boca­ta de jamón.

Des­pués me pusie­ron el anti­faz y me saca­ron otra vez. Esta­ba asus­ta­do, empe­cé a subir unas esca­le­ras y al ver que me lle­va­ban a otro cuar­to pen­sé a ver que téc­ni­ca nue­va pro­ba­rían y me asus­té. De repen­te me qui­ta­ron el anti­faz y como iba medio cojo y con muy mala ima­gen, me dije­ron que me pusie­ra rec­to. Me lle­va­ron a don­de el medi­co foren­se. Era la mis­ma con­sul­ta que antes. Me pre­gun­tó por el tra­to y le con­té todo lo que me habían hecho. Me hizo un examen gene­ral y me dijo que tenía el labio hin­cho y que tenía unas mar­cas en la espal­da (yo has­ta enton­ces no me había fija­do) y creo que tam­bién escri­bió que esta­ba can­sa­do. Me dijo que era miér­co­les a la maña­na y le pre­gun­té la hora (eran las 11 de la maña­na).

De ahí me lle­va­ron al cala­bo­zo, pero cogie­ron todas mis cosas (una bote­lla de agua y una man­ta) y me cam­bia­ron de cel­da. Era muy pare­ci­da a la otra, de lar­gu­ra un poco más peque­ña y orga­ni­za­da de otra mane­ra.

A las 12 de la maña­na, me pusie­ron el anti­faz y otra vez me saca­ron, aun­que has­ta enton­ces me habían saca­do de otra puer­ta, al cam­biar­me de cala­bo­zo, me saca­ron por una que esta­ba al lado de los baños. De esa puer­ta a la dere­cha a tra­vés de un labe­rin­to de pasi­llos me lle­va­ron a la sala de tor­tu­ra.

El ter­cer inte­rro­ga­to­rio fue el más duro de todos. Los guar­dias civi­les eran otros. Aun­que se repe­tían un par de voces, todas las demás eran nue­vas. Me acuer­do que a uno de ellos le lla­ma­ban “tran­cas”.

El camino has­ta allá me hicie­ron hacer­lo corrien­do, inten­si­fi­can­do mi debi­li­dad y la des­orien­ta­ción. La sesión tam­bién la empe­za­ron rápi­da y dura­men­te. Me pusie­ron la bol­sa en la cabe­za a la cabe­za y cuan­do me subió el vómi­to a la gar­gan­ta y se me fue­ron las fuer­zas, me la qui­ta­ron. “con noso­tros vas a hablar”, “lo de antes ha sido una ton­te­ría com­pa­ra­do con lo que te vamos a hacer” “ni se te ocu­rra vomi­tar”, “aguan­ta, aguan­ta un poco más”.

En las sesio­nes ante­rio­res, cuan­do la bol­sa me empe­za­ba a aho­gar me la qui­ta­ban. En esta ter­ce­ra sesión sin embar­go, cuan­do me movía como un ani­mal al que habían atra­pa­do, se reían y me tenían unos minu­tos más. “este pue­de más”, “ven­ga, no hagas tea­tro”…

La pre­sión que tenía en la cabe­za, pen­sé que me mata­ría. En algu­nos momen­tos pen­sa­ba: “oja­lá se les vaya de las manos y me maten…” pre­fe­ría estar muer­to que estar ahí.

Toda la sesión tuve la bol­sa baja­da has­ta la nariz, y me la baja­ron has­ta el cue­llo has­ta casi per­der el cono­ci­mien­to unas diez o doce veces. Me aga­rra­ban entre seis per­so­nas o así: dos de los bra­zos, dos de las pier­nas, una de la cin­tu­ra y uno o dos sol­ta­ban y estru­ja­ban la bol­sa. En algu­nos momen­tos uno se me tira­ba enci­ma de la cara para que no pudie­ra coger aire. Otras veces me hacían hacer sen­ta­di­llas con la bol­sa en la cabe­za. Yo des­de el prin­ci­pio me negué a hacer­las (pues­to que no tenía fuer­zas) pero me las hicie­ron hacer dán­do­me gol­pes detrás de las rodi­llas y cla­ván­do­me los dedos en la gar­gan­ta y en la nariz. Para hacer esto dos me tenían que aga­rrar de los bra­zos pues­to que no tenía fuer­za sufi­cien­te para man­te­ner el equi­li­brio. Como he dis­co de la sesión ante­rior, la bol­sa se me pega­ba en el pala­dar y den­tro de la bol­sa se mez­cla­ban sali­va, mocos y sudor. Los gol­pes en la cabe­za se endu­re­cie­ron e inten­si­fi­ca­ron y cuan­do sen­tí el vómi­to en la gar­gan­ta y cuan­do esta­ba a pun­to de per­der el cono­ci­mien­to, empe­cé a hablar: “¿Qué que­réis que diga? “Yo lo digo pero por favor dejad­me res­pi­rar”. Inten­ta­ba inven­tar­me lo que yo creía que ellos que­rían que dije­se y me esfor­za­ba en decir­lo. Me tenían total­men­te con­di­cio­na­do y diría y haría lo que ellos qui­sie­ran. Cuan­do no sabía algo (prin­ci­pal­men­te nom­bres…) me ponían la bol­sa en la cabe­za y me daban pis­tas: “es una chi­ca…” “una chi­ca rubia…” “su ape­lli­do empie­za por com…”.

Cuan­do tenía la bol­sa en la cabe­za, me daban gol­pes en el pecho y en el dia­frag­ma, para que fue­se más nota­ble la fal­ta de aire. Cuan­do me qui­ta­ron la bol­sa (con estos tam­bién tenía que dar dos gol­pes en el sue­lo cuan­do que­ría hablar) repe­tí lo que ellos qui­sie­ron (a veces me hacían dar más de tres gol­pes: seis, nue­ve…). Me tenían total­men­te macha­ca­do, (me tuvie­ron que sen­tar en una silla e inclu­so tenía difi­cul­ta­des para estar sen­ta­do), me dije­ron que que­rían más nom­bres y que me darían tiem­po para pen­sar­lo.

Este ter­cer inte­rro­ga­to­rio, físi­ca­men­te fue el más duro, pero tam­bién inten­ta­ron macha­car­me psi­co­ló­gi­ca­men­te. Me insul­ta­ban y me decían men­ti­ras sobre mi fami­lia. Entre ellas que el aita esta­ba en la cel­da de al lado. Yo escu­cha­ba gri­tos pero no reco­no­cía la voz del aita. La ama en el hos­pi­tal.

A las dos y media más o menos me lle­va­ron otra vez a los cala­bo­zos. Me hicie­ron estar de pie de nue­vo. Para comer me die­ron un boca­ta de tor­ti­lla de pata­ta, y no me deja­ron comer sen­ta­do. Me tuvie­ron hora y media de pie, sin poder des­can­sar y sin­tien­do cada más can­san­cio. Sobre las cua­tro de la tar­de empe­zó el cuar­to inte­rro­ga­to­rio. De la puer­ta del lado del baño a la dere­cha, por los pasi­llos cor­tos y labe­rín­ti­cos, “lo estás hacien­do muy bien, sigue así” me decían. Para cuan­do lle­gué a la sala de tor­tu­ras, me repe­tía a mi cabe­za “eres un tra­po”. Me pusie­ron con­tra una esqui­na y empe­zó el inte­rro­ga­to­rio. Yo era un muñe­co de tra­po. Esta­ba calla­do y quie­to. Un guar­dia civil mien­tras me pega­ba gol­pes en la cabe­za (creo que era tran­cas) me decía que habla­ra, uno de ellos, joven, me decía que estu­vie­ra calla­do. “no digas nada, aguan­ta” y me pusie­ron la bol­sa en la cabe­za. Fue la peor de todas. Per­dí la fuer­za de las pier­nas, y me caí al sue­lo. Me cogie­ron entre cua­tro o cin­co y me tum­ba­ron en una gomaes­pu­ma. Tenía la bol­sa baja­da has­ta el cue­llo pero no la estru­ja­ban. Aún y todo el aire entra­ba de poco en poco y no me deja­ba recu­pe­rar todo el aire que había per­di­do. La sen­sa­ción de asfi­xia se inten­si­fi­ca­ba. Estan­do echa­do en la gomaes­pu­ma, me apre­ta­ron otra vez más la bol­sa; de cada extre­mi­dad del cuer­po me esti­ra­ba una per­so­na. Otro tenía sen­ta­do enci­ma de la tri­pa. Y un últi­mo me estru­ja­ba la bol­sa. No me podía mover. Y de vez en cuan­do, el de enci­ma de la tri­pa me ponía sus manos y su pecho enci­ma de la cabe­za, para tapar todos los acce­sos del aire. Cuan­do esta­ba a pun­to de aho­gar­me no sé de don­de saqué las fuer­zas y rom­pí tres o cua­tro bol­sas. En esos casos me daban gol­pes en la cabe­za, pero pre­fe­ría los gol­pes en la cabe­za que la sen­sa­ción de aho­go. Por medio de pre­gun­tas, fui crean­do y guar­dan­do en la cabe­za su ver­sión: que yo no era de ETA, que tam­po­co de EKIN: que en la uni­ver­si­dad era de SEGI pero aho­ra no; que en Nafa­rroa no cono­cía estruc­tu­ra de SEGI y que está­ba­mos tra­ba­jan­do para resur­gir el gaz­te – mugi­men­du; que el aita me pidió que toma­ra par­te en el deba­te de la izquier­da aber­tza­le (pues­to que no había nin­gu­na voz joven) …

Como veis, no hice nin­gu­na gra­ve decla­ra­ción en con­tra mía (ellos tam­bién me lo decían), pero pron­to empe­za­ron a pre­gun­tar­me por dos reunio­nes, una en Zizur y otra en la calle Esta­fe­ta del cas­co vie­jo de Iru­ña. Que­rían que dije­ra que estu­ve allá y otros nom­bres de los que estu­vie­ron allí (me tuve que apren­der los que ellos me decían; y enten­dí que en vez de ir en con­tra mía, les intere­sa­ba más que dije­ra nom­bres y que decla­ra­ra en con­tra de esas per­so­nas; incul­par a otras per­so­nas con­cre­ta­men­te. Psi­co­ló­gi­ca­men­te tam­bién me gri­ta­ban cons­tan­te­men­te. La voz de estos guar­dias civi­les era por el con­tra­rio más seria y me daba mie­do (o por lo menos res­pe­to). Me decían men­sa­jes con­tra­dic­to­rios, unos que habla­ra, otros que no, que aguan­ta­ra (estos últi­mos, se reían y decían que se lo esta­ban pasan­do bien mien­tras me aho­ga­ban). Inten­té enten­der su pun­to de vis­ta. ¿Cómo podían dis­fru­tar pro­vo­can­do tan­to sufri­mien­to? Me creí que las ganas de ven­gan­za y el odio los había cega­do y deseé no vivir nun­ca su situa­ción. Me decían que la ama esta­ba en el hos­pi­tal y que el aita esta­ba en la cel­da de al lado llo­ran­do (“ten­drías que ver cómo llo­ra la nena­za de tu padre”) creían que con esas pala­bras me humi­lla­rían.

Hacia las seis de la tar­de, me lle­va­ron a ras­tras a la cel­da. “¿Qué te pasa?” “¿no pue­des andar?” esta vez me tra­ta­ron mejor: “ves como si hablas nos enten­de­mos mejor…?”

En el cala­bo­zo, me tum­bé en la cama y sin poder dor­mir, des­can­sé un poco. Me asus­ta­ba con todos los rui­dos y voces de los alre­de­do­res. Cuan­do se acer­ca­ban los pasos a mi cel­da, desea­ba que fue­sen a por otro antes que a por mí. De repen­te, en el cala­bo­zo de al lado empe­cé a oír unos llo­ros y reco­no­cí la voz de mi aita. ¡No me lo podía creer! Sin duda era la voz del aita y llo­ra­ba de un modo incon­tro­la­do. Se me cayó el cie­lo enci­ma.

Inten­té afi­nar el oído y entre los nom­bres que mi her­mano me había gri­ta­do a la maña­na que habían cogi­do con­mi­go reco­no­cer a quién de ellos podía per­te­ne­cer la voz que oía. Le impu­se a mi cabe­za otra ver­sión para sacar­me de ella que mi aita podía estar ahí.

Apro­ve­ché para ir al baño y beber agua. Una hora más tar­de, de nue­vo me pusie­ron el anti­faz y me saca­ron de la puer­ta de al lado del baño, pero esta vez en lugar de a la dere­cha, gira­mos a la izquier­da. Empe­za­mos a subir las esca­le­ras que reco­no­cía y me tran­qui­li­cé un poco. Como bien pen­sa­ba me lle­va­ron al médi­co foren­se. De nue­vo le con­té todo lo que me habían hecho. Que el tra­to había empo­ra­do mucho y la pre­sión de la cabe­za se había inten­si­fi­ca­do. Que me había subi­do el vómi­to has­ta la gar­gan­ta, que había lle­ga­do un momen­to en el que no podía casi andar y que el subir y bajar esca­le­ras era un esfuer­zo gran­dí­si­mo… El me dijo que era miér­co­les y que eran las 8 de la tar­de; y que igual pasa­ba el vier­nes ante el juez. Me lle­va­ron al cala­bo­zo y a las 8 y media o así me tra­je­ron un boca­ta de sal­chi­chón seco y un bote­llín de agua. De nue­vo tuve pro­ble­mas para abrir la boca, tenía las meji­llas muy dolo­ri­das. Tenía la cara aga­rro­ta­da. Des­pués de cenar, dor­mí.

Hacia las diez y media vinie­ron otra vez a por mí. Esta vez me lle­va­ron tran­qui­lo. Cuan­do fui­mos de la puer­ta del lado del baño a la dere­cha se me ace­le­ra­ron los lati­dos del cora­zón. “tran­qui­lo lo estás hacien­do muy bien”, “aho­ra vamos a pre­pa­rar unas pre­gun­tas que lue­go te repe­ti­re­mos arri­ba”. Al entrar en el cuar­to, me pre­gun­ta­ron si me que­ría sen­tar, yo que sí. Estan­do sen­ta­do oía como estru­ja­ban una bol­sa de plás­ti­co. “no quie­res vol­ver a la situa­ción ante­rior no ¿Iker?” me ame­na­za­ban. Me repi­tie­ron una y otra vez las pre­gun­tas que ante­rior­men­te me habían hecho. Yo les con­tes­ta­ba lo apren­di­do. Cuan­do que­rían que con­cre­ta­ra algo más, me baja­ban la bol­sa de plás­ti­co has­ta la nariz y me repe­tían lo que tenía que decir: “¿las fun­cio­nes de EKIN en esa reu­nión eran…? EXPONER y DE-FEN-DER su tesis…EXPONER y DE-FEN-DER” (para memo­ri­zar esa res­pues­ta me ima­gi­né una ex-po-si-ción de arte). Me ame­na­za­ban que vol­ve­ría­mos a las situa­cio­nes ante­rio­res. Cuan­do había­mos repa­sa­do la decla­ra­ción poli­cial 5 o 6 veces, metie­ron en mis res­pues­tas cosas nue­vas; me hicie­ron apren­der­me dos nue­vos nom­bres. En este quin­to inte­rro­ga­to­rio, físi­ca­men­te no me hicie­ron daño. Me con­tro­la­ron psi­co­ló­gi­ca­men­te (con la úni­ca sen­sa­ción de sen­tir la bol­sa en la cabe­za)

Urta­rri­lak 20, oste­gu­na:

A las 00:00 o así, con la decla­ra­ción bien apren­di­da, me lle­va­ron a los cala­bo­zos. Me tum­be en la cama e inten­te dor­mir, pero me empe­zó un gran­dí­si­mo dolor en la pier­na dere­cha y no pude dor­mir. Hacia las 02:00, me pusie­ron de nue­vo el suda­do anti­faz y por sex­ta vez me lle­va­ron por la puer­ta de ala­do del baño a la dere­cha. Me repi­tie­ron dos o tres veces las pre­gun­tas más com­ple­jas y me dije­ron lo que tenía que hacer ese día entre ame­na­zas. Me dije­ron que las pre­gun­tas que había memo­ri­za­do las ten­dría que res­pon­der ante un secre­ta­rio, y que ya sabía que aún que­da­ba más de medio pla­zo de inco­mu­ni­ca­ción. Yo una y otra vez hacia el cálcu­lo. La inco­mu­ni­ca­ción aca­ba­ba el sába­do y cre­yen­do que el juez Mar­las­ca no nos pasa­ría el sába­do a la tar­de nos que­da­ban por delan­te jue­ves y vier­nes. En ese sucio agu­je­ro de Madrid no lle­va­ba más que un día y medio. El tiem­po no pasa­ba, en aque­lla horri­ble pesa­di­lla.

Me deja­ron cla­ro que cono­cían las vidas de mis fami­lia­res y ami­gos, y me creí que me tenían total­men­te con­tro­la­do.

Repe­ti­mos una y otra vez los nom­bres que que­rían que apa­re­cie­sen en la decla­ra­ción y sobre las 04:00 me con­du­je­ron al cala­bo­zo a dor­mir. “lo estás hacien­do muy bien…”, “ya ves que si pones de tu par­te, esto va mucho mejor”, “pién­sa­te lo que vas a decir ahí arri­ba”.

Aun­que inten­te dor­mir, el inten­so dolor que tenía en la pier­na dere­cha no me dejo. Cuan­do me movía un poco, el dolor me des­per­ta­ba. Me acor­de de mis fami­lia­res y ami­gos, y en la fría sala empe­cé a llo­rar, por lo menos se me entono la cabe­za.

Al final el can­san­cio supero el dolor y con­se­guí dor­mir. Me des­per­té sobre las 09:30.

A las 10:00 me tra­je­ron el desa­yuno: café con leche y mag­da­le­nas Mar­tí­nez. Cuan­do ter­mi­ne el desa­yuno, me colo­ca­ron el anti­faz y pen­sé que pasa­ría por el médi­co foren­se. Pero al salir de la puer­ta de ala­do del baño en vez de ir a la izquier­da fui­mos a la dere­cha.

El sép­ti­mo inte­rro­ga­to­rio, fue el repa­so de la decla­ra­ción que tenía que hacer. Apro­ve­cha­ron para ense­ñar­me una foto de mi com­pa­ñe­ra de piso y de una ami­ga de la cua­dri­lla. En “mi decla­ra­ción” tam­bién me iden­ti­fi­ca­ron los nom­bres apren­di­dos median­te fotos, para que lue­go yo, hicie­ra lo mis­mo ante los secre­ta­rios. Me dije­ron que arri­ba me harían una prue­ba de cali­gra­fía.

Fina­li­za­do el repa­so, me ame­na­za­ron que si arri­ba no decía lo mis­mo vol­ve­ría­mos a la situa­ción del prin­ci­pio: “tu ten cla­ro que des­pués de la decla­ra­ción vas a bajar otra vez aquí, y esta­rás en nues­tras manos…”

Y des­pués, deba­ti­mos sobre la situa­ción de Eus­kal Herria y de la apues­ta toma­da por la Izquier­da Aber­tza­le.

Me baja­ron a la cel­da y a los cin­co minu­tos me lle­va­ron al médi­co foren­se. Le dije que el tra­to había mejo­ra­do, pero que no podía dor­mir por el dolor que tenía en la pier­na, ni tam­po­co andar. Me comen­to que era jue­ves las 11:00 de la maña­na y que me daría una pas­ti­lla para dor­mir (al final me dio dos una para qui­tar el dolor y la otra para pro­te­ger el estó­ma­go, pues­to que me habían dado mal de comer).

Sobre las 14:30, me tra­je­ron un boca­di­llo de cho­ri­zo. Des­pués me intro­du­je­ron en una dife­ren­te sala y me comu­ni­ca­ron que haría la decla­ra­ción en unos minu­tos. Que uno de ellos esta­ría con­mi­go y que según lo que dije­ra me tra­ta­rían al bajar. Que esta­ba en mis manos el vol­ver a la situa­ción del prin­ci­pio.

Sobre las 18:00, me intro­du­je­ron en una sala que esta­ba ala­do de la del médi­co foren­se. “Ni se te ocu­rra girar la cabe­za y mirar para atrás” me dijo el Guar­dia Civil que tenía detrás sen­ta­do. Aun­que me habían qui­ta­do el anti­faz antes de entrar a la sala esa ame­na­za me asus­to y no mire. Enfren­te tenía dos hom­bres jóve­nes. Mien­tras uno escri­bía en un orde­na­dor el otro me leía las pre­gun­tas y se las repe­tía al “meca­nó­gra­fo”. Aun­que tenía el dere­cho de per­ma­ne­cer en silen­cio, por mie­do a vol­ver a vivir todo lo vivi­do has­ta la fecha, res­pon­dí todas las pre­gun­tas apren­di­das. Iden­ti­fi­que las fotos y copie un tes­to sin sen­ti­do en mayús­cu­la y minús­cu­la. Al fina­li­zar, fir­me todo.

A las 19:00 me baja­ron a los cala­bo­zos. Para cenar me die­ron un bollo de jamón york y que­so.

Lue­go me lle­va­ron ante el médi­co foren­se, y me dijo que habien­do hecho la decla­ra­ción lo más segu­ro era que el vier­nes pasa­ría ante el juez.

A las 22:30 tuve la “des­pe­di­da” con la Guar­dia Civil. Me dije­ron que la decla­ra­ción esta­ba muy bien y que la peti­ción para pasar ante el juez esta­ba hecha. Que esta­ba en mis manos el repe­tir­le lo mis­mo al juez o no, pero que si lo repe­tía, lo más segu­ro era que me deja­ra en liber­tad.

A las 23:00 me lle­va­ron al cala­bo­zo y dor­mí.

Urta­rri­lak 21, Osti­ra­la:

Me levan­te a las 08:00 de la maña­na y desa­yu­ne (café con leche y mada­le­nas). Hacia las 09:00 cogí todas mis cosas, me pusie­ron las espo­sas y el anti­faz y me lle­va­ron al médi­co foren­se. Por una puer­ta que esta­ba al lado me saca­ron al par­king (igual no era par­king pero el fur­gón esta­ba allí), me metie­ron en el fur­gón y me con­du­je­ron a la Audien­cia Nacio­nal hela­do de frio. (Las cami­se­tas que me qui­ta­ron el pri­mer día se las die­ron a otro dete­ni­do y me las dio en ingre­sos de Soto del Real). Des­pués de pasar el día en la Audien­cia Nacio­nal, pase por delan­te del juez (Mar­las­ca), le con­té los malos tra­tos reci­bi­dos, no res­pon­dí a sus pre­gun­tas y siguien­do el con­se­jo del fis­cal me man­do a la cár­cel, dan­do por fina­li­za­da mi inco­mu­ni­ca­ción.

IÑIGO GONZALEZ ETAYO

Tes­ti­mo­nio

A mi casa lle­ga­ron sobre las 4:00 de la maña­na, yo me encon­tra­ba dor­mi­do, me des­per­té y les abrí la puer­ta. Ellos, unos 5 Guar­dias Civi­les, me espo­sa­ron y me pusie­ron de cara a la pared en el rellano del por­tal. Acto segui­do regis­tra­ron todas las habi­ta­cio­nes de la casa y saca­ron a mis com­pa­ñe­ros de piso, 4 en total. Una vez que está­ba­mos todos los del piso en el rellano, me comu­ni­ca­ron que esta­ba dete­ni­do e inco­mu­ni­ca­do. Yo, que toda­vía me encon­tra­ba en cal­zon­ci­llos fui diri­gi­do a mi cuar­to para que me vis­tie­ra y les die­ra mi DNI y mi tar­je­ta de la segu­ri­dad social. Una vez ves­ti­do, comen­zó el regis­tro de la casa.

El regis­tro comen­zó en el hall de la casa, a mí me tenían en el rellano del por­tal miran­do hacia aden­tro. Lue­go fue regis­tra­do un baño peque­ño y acto segui­do la coci­na. En todos ellos el tra­to fue correc­to y yo era capaz de ver todo lo que hacían. Cuan­do aca­ba­ron con la coci­na empe­za­ban los regis­tros de las habi­ta­cio­nes. Mis com­pa­ñe­ros que se encon­tra­ban en los sofás del salón fue­ron lla­ma­dos uno a uno para regis­trar sus res­pec­ti­vas habi­ta­cio­nes, mien­tras tan­to yo per­ma­ne­cía en el pasi­llo obser­van­do los regis­tros. Para enton­ces ya me habían qui­ta­do las espo­sas y esta­ba tran­qui­lo. Una vez fina­li­za­do el regis­tro de mi habi­ta­ción me pidie­ron que cogie­se ropa ya que me iban a tras­la­dar. Cogí ropa y me des­pe­dí de mis ami­gos dán­do­les un beso a cada uno.

Vol­vie­ron a espo­sar­me y me dije­ron que no hicie­ra ton­te­rías ya que deba­jo de casa se encon­tra­ban medios de comu­ni­ca­ción. Me espo­sa­ron por delan­te y me pusie­ron la capu­cha del jer­sey, dos Guar­dias Civi­les uni­for­ma­dos me escol­ta­ron has­ta el ascen­sor y des­pués has­ta el patrol.

Den­tro del patrol todo fue en silen­cio. Me con­du­je­ron has­ta la Audien­cia de Iru­ñea. Allí me toma­ron las hue­llas dac­ti­la­res y me pre­gun­ta­ron si que­ría rea­li­zar la prue­ba de ADN, a lo que con­tes­té que no. Me intro­du­je­ron en un cala­bo­zo de espal­das con­tra la pared al rede­dor de una hora, para des­pués entre­gar­me a 4 Guar­dias Civi­les enca­pu­cha­dos que con­du­cían un Renault Mega­ne. Me qui­ta­ron las espo­sas y me pusie­ron una cuer­da en las manos a modo de espo­sa ata­das a la espal­da, tam­bién me colo­ca­ron un anti­faz y me qui­ta­ron las gafas.

A mí me sen­ta­ron en medio de la par­te de atrás de coche con un Guar­dia Civil a cada lado. Estos dos Guar­dias Civi­les serían con los que con­vi­vie­ra el res­to de mi deten­ción. Nada más echar a andar el coche empe­zó la ago­nía. Me pre­gun­ta­ban cons­tan­te­men­te sobre cosas que no sabía con­tes­tar y mien­tras me daban gol­pes en la cabe­za y gol­pes fuer­tes en el pecho con la mano abier­ta. Debi­do a la pos­tu­ra me dolían muchí­si­mo la espal­da y la muñe­cas. Las pre­gun­tas y los gol­pes fue­ron cons­tan­tes has­ta que el coche paró a mitad de camino más o menos. Cuan­do para­mos salie­ron tres del coche y yo me que­dé con uno den­tro, “el poli bueno”, me dejó esti­rar la espal­da un poco y tam­bién los pies, poco des­pués él salió y entro el “poli malo” y otro, se sen­ta­ron uno a cada lado mío. Empe­za­ron a dar­me colle­jas y gol­pes en el pecho mien­tras me hacían pre­gun­tas, en un momen­to se enfa­da­ron y me baja­ron a medias los pan­ta­lo­nes mien­tras el “poli malo” hacía sonar unas cani­cas o dados de cris­tal, él los lla­ma­ba dados. Mien­tras me for­ce­jea­ban para inten­tar abrir­me las pier­nas me gri­ta­ban fuer­te al oído “¡lo estas hacien­do muy difí­cil!”, yo me resis­tí todo lo que pude para que no me abrie­ran las pier­nas y para que no me die­ran la vuel­ta. Enton­ces el “poli malo” dijo que esta­ba sacan­do una nava­ja, aun­que yo veía por deba­jo del anti­faz que se tra­ta­ba de un boli. Me hur­ga­ba con el boli por el mus­lo inte­rior cer­ca del escro­to mien­tras el otro me suje­ta­ba con una mano y me inten­ta­ba abrir las pier­nas con la otra. Para­ron y me dije­ron que lue­go segui­ría­mos, que tenía­mos mucho tiem­po, que se me aca­ba­ba el tiem­po. El de mi dere­cha salió de la par­te de atrás y se puso de copi­lo­to, el “poli bueno” entró y se puso a mi dere­cha otra vez, el con­duc­tor entró y arran­có el coche. El res­to del via­je siguie­ron hacién­do­me pre­gun­tas y dán­do­me gol­pes en el pecho de vez en cuan­do.

Cuan­do, me ima­gino, lle­ga­mos a Madrid empe­za­ron a sonar sire­nas, ellos me decían que delan­te iba otro coche con otro dete­ni­do, enton­ces ace­le­ra­ron muchí­si­mo y fui­mos muy rápi­do duran­te unos minu­tos con giros muy brus­cos como para ade­lan­tar. Al poco tiem­po lle­ga­mos a la comi­sa­ría de la Guar­dia Civil. Me baja­ron del coche y me metie­ron en un edi­fi­cio por una puer­ta doble, baja­mos unas esca­le­ras y tras pasar un pasi­llo me metie­ron en un cala­bo­zo y me qui­ta­ron el anti­faz.

Den­tro del cala­bo­zo pasó mucho tiem­po. Era un cuar­to de unos 10 m² con un blo­que de cemen­to con un col­chón sin fun­da enci­ma y una man­ta. Cal­cu­lé que sería el medio­día ya que sali­mos de la Audien­cia de Iru­ñea entre las 7h y las 8h. Con­se­guí dor­mir un poco has­ta que se abrió una ven­ta­ni­lla metá­li­ca de la puer­ta, un Guar­dia Civil enca­pu­cha­do detrás de ella me dijo que me levan­ta­ra y que me pusie­ra de espal­das con­tra la pared. Cuan­do lo hice él abrió la puer­ta y me puso el anti­faz, me cogió del bra­zo y pasa­mos el mis­mo pasi­llo de antes, subimos las mis­mas esca­le­ras y cuan­do lle­ga­mos al últi­mo rellano de las esca­le­ras para­mos. Me qui­tó el anti­faz y me con­du­jo has­ta la puer­ta doble por don­de había entra­do, a la izquier­da había una puer­ta, tam­bién se encon­tra­ban unos 4 Guar­dias Civi­les muy mayo­res con car­pe­tas en la mano. El últi­mo de ellos me cogió y me metió en la puer­ta. En la habi­ta­ción había una silla, una mesa con un apa­ra­to para medir la ten­sión y una per­so­na que me dijo que era el médi­co foren­se, me ense­ñó su car­net. Me pre­gun­tó qué tal esta­ba, yo le dije que bien. Me tomó la ten­sión y me dijo que esta­ba un poco baja pero bien. Yo le dije que era hipo­glu­cé­mi­co, él me dijo que si toma­ba algún tipo de medi­ca­ción para ellos, yo le dije que no, pero que tenía que con­tro­lar un poco la inges­ta de azú­car. Le pre­gun­té la hora y me dijo que eran las 19h40. Tocó la puer­ta, entró el últi­mo Guar­dia Civil que me había cogi­do, de unos 50 – 60 años, cano­so y con bar­ba. Éste me lle­vó has­ta un Guar­dia Civil enca­pu­cha­do en la entra­da de las esca­le­ras de antes, vol­vió a poner­me el anti­faz y me lle­vó has­ta el mis­mo cala­bo­zo de antes. Yo me tum­bé e inten­té dor­mir otro poco. Fui oyen­do cómo abrían otras cel­das y se lle­va­ban a más dete­ni­dos que esta­ban en cel­das con­ti­guas. Lle­gué a con­tar 6 aper­tu­ras de cel­das, a uno le escu­ché refe­rir­se al mía como la “2”.

Antes de que con­si­guie­ra dor­mir vol­vió a abrir­se la tram­pi­lla de la puer­ta y me orde­na­ron lo mis­mo, de espal­das con­tra la pared. Me cogió, me puso el anti­faz y me lle­vó has­ta que me cogió el “poli malo” jus­to al salir de don­de los cala­bo­zos. Me con­du­jo aga­rra­do por el bra­zo has­ta una habi­ta­ción que creo que está en el pasi­llo que con­du­cía a las esca­le­ras, allí me metió en una sala de la par­te izquier­da. En la habi­ta­ción había una mesa con unos pape­les, el “poli bueno” otros dos.

Me pusie­ron de cara a la pared, el “poli bueno” a la izquier­da y el “malo” a la dere­cha. Enton­ces vol­vie­ron a hacer­me pre­gun­tas que no sabía con­tes­tar. El “malo” me dijo “lo estás hacien­do difí­cil, hay dos mane­ra de hacer­lo, por las bue­nas o por las malas”, enton­ces saca­ron una bol­sa y me la pusie­ron en la cabe­za, me aga­rra­ron daca uno de un bra­zo y me empe­za­ron a obli­gar a hacer “sen­ta­di­llas”, me baja­ban y me subían mien­tras yo hacía la fuer­za en sen­ti­do con­tra­rio para resis­tir­me. Mien­tras me gri­ta­ban muy fuer­te al oído “¡se te aca­ba el tiem­po gili­po­llas!”. La bol­sa me empe­za­ba a aho­gar y cuan­do se me des­pe­ga­ba mucho de la cara el “poli malo” tira­ba de ella para que se apre­ta­se un poco. Al poco rato me dolían mucho las pier­nas y empe­za­ba a sen­tir una horri­ble sen­sa­ción de asfi­xia. Vol­vie­ron a dejar­me de pie y seguían hacién­do­me pre­gun­tas que no sabía con­tes­tar. Enton­ces apre­ta­ron mucho la bol­sa, has­ta el pun­to que sólo con­se­guía res­pi­ra­ra un poco por la nariz mien­tras uno de ellos me daba gol­pes en la tri­pa con el dedo, muy pun­zan­tes, en direc­ción hacia el pecho, como inten­tan­do evi­tar la caja torá­ci­ca. Estos gol­pes me hacían expul­sar el poco aire que tenía me aho­ga­ba más.

Para­ron y me siguie­ron hacien­do pre­gun­tas, tam­po­co con­tes­té, enton­ces empe­za­ron a apre­tar más la bol­sa has­ta el pun­to que me aho­ga­ba del todo y me daban arca­das. Cuan­do suce­día eso me decían “no vomi­tes que te lo vas a comer”. Repi­tie­ron esos aho­ga­mien­tos unas 5 veces y vol­vie­ron a parar. Más pre­gun­tas. Enton­ces el “poli malo” dijo que se esta­ba cabrean­do que “los esta­ba ponien­do muy difí­cil”. Vol­vie­ron a hacer­me la bol­sa con el mis­mo méto­do de los gol­pes pun­zan­tes en la tri­pa, con­se­guí rom­per­la con los dien­tes, pero le die­ron la vuel­ta y siguieron,repitieron unas 3 veces más has­ta que con­se­guí sol­tar­me un bra­zo y rom­per la bol­sa con el dedo, le vol­vie­ron a dar la vuel­ta.

Eso les cabreó y me pusie­ron las manos en la espal­da inmo­bi­li­zán­do­me más, siguie­ron con la bol­sa, me dije­ron que segui­rían has­ta que yo qui­sie­ra hablar y para ello tenía que levan­tar la pier­na izquier­da 2 veces. Las siguien­tes 2 veces para­ron cuan­do levan­ta­ba el pie pero yo no decía nada, enton­ces las 4 – 5 siguien­tes aun­que levan­ta­ra el pie me decían “ven­ga txino, aguan­ta más que tú pue­des” y seguía unos 30 segun­dos más has­ta que me subía los calo­res a la cabe­za y me entra­ban arca­das. En un momen­to me empe­cé a marear mucho, las pier­nas no me suje­ta­ban y la cabe­za se me iba, me sen­ta­ron en una silla pero uno me suje­ta­ba por­que me caía redon­do. Ten­go fal­ta de azú­car y ellos lo sabían ya que uno me metió un azu­ca­ri­llo a la boca y un poco de agua y me lo hizo tra­gar. Yo me asus­té mucho, pen­sa­ba que me des­ma­ya­ba, ellos tam­bién pare­cían asus­ta­dos al ver­me y deci­die­ron parar y lle­var­me al cala­bo­zo.

Al poco rato vol­vie­ron a sonar los gol­pes metá­li­cos de las puer­tas “¡de pie y con­tra la pared!”, me vol­vie­ron a entre­gar al “poli malo”, “¿Estas bien?”, me pre­gun­tó, yo casi no podía andar por el dolor en las pier­nas por las sen­ta­di­llas, esta­ba ate­rro­ri­za­do, aún y todo con­tes­té que sí. Me lle­vó al mis­mo sitio de antes con las mis­mas per­so­nas, “¿vas a hablar?”. Yo con­tes­té que no sabía nada y segui­da­men­te me pusie­ron la bol­sa. Esta vez me aho­ga­ban has­ta la exte­nua­ción direc­ta­men­te, el “poli malo” me tapa­ba la nariz y la boca con la mano mien­tras tenía la bol­sa pues­ta, ense­gui­da me aho­ga­ba y me daban arca­das. Yo les pedía que para­sen pero me decían que aguan­ta­ba muy bien. Enton­ces mien­tras me hacían la bol­sa el “poli malo” me dio un enchu­fe y me lo izo aga­rrar, “se te aca­ba el tiem­po gili­po­llas”, “esto no mere­ce la pena”. Yo lo sol­ta­ba pero me lo vol­vía a poner y me aho­ga­ban más fuer­te­men­te tirán­do­me la cabe­za hacia atrás. Enton­ces sacó los dados del via­je y los hacía sonar, me baja­ron los pan­ta­lo­nes has­ta las rodi­llas, tam­bién los cal­zon­ci­llos, “te va a gus­tar, ya lo verás”, pero no sufría ni calam­bres ni lle­ga­ron a meter­me nada. Esto todo habría dura­do entre 1 y 2 horas. De vez en cuan­do para­ban para que escu­cha­se los gri­tos de otro dete­ni­do, “nos lo esta­mos pasan­do de puta madre”. Aca­bé des­tro­za­do y supli­can­do, al final para­ron y me dije­ron que pen­sa­se en actos de kale borro­ka para auto­in­cul­par­me. Me con­du­je­ron de nue­vo a la cel­da.

Vol­vie­ron a abrir la cel­da a las horas. Me vuel­ven a poner el anti­faz, yo esta­ba tem­blan­do de mie­do. Esta vez me vol­vie­ron a subir al foren­se. El foren­se me pre­gun­tó que si me habían mal­tra­ta­do, con­tes­té que no. Le dije que me toma­ra la ten­sión, me la tomó pero esta­ba bien, tam­bién me dijo que era miér­co­les por la maña­na. La mis­ma ope­ra­ción, me coge el vie­jo cano­so, me entre­ga a un Guar­dia Civil enca­pu­cha­do, éste me pone el anti­faz, baja­mos las esca­le­ras, pasa­mos el pasi­llo y lle­ga­mos a la cel­da. Comí un poco del boca­di­llo que me habían dado el día ante­rior.

Al poco tiem­po vol­vie­ron a coger­me, me pusie­ron el anti­faz y me entre­ga­ron al “poli malo”, “¿has pen­sa­do en lo que hemos habla­do?”, “no lo sé” con­tes­té, “ya verás cómo sí” dijo él. Otra vez a la mis­ma habi­ta­ción. Yo no hablé has­ta que me hicie­ron coger la bol­sa con la mano. Me cosie­ron a pre­gun­tas para incul­par­me y para cul­par a otras per­so­nas. Cuan­do con­tes­ta­ba algo que no les gus­ta­ba “el jefe” decía que no y me ponían la bol­sa has­ta que decía lo que ellos que­rían. Yo físi­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te esta­ba des­tro­za­do, no aguan­ta­ba más, enton­ces me habla­ron de la decla­ra­ción poli­cial. Yo les dije que sólo iba a decla­ra delen­te del juez. Enton­ces me aga­rra­ron muy vio­len­ta­men­te y me vol­vie­ron a hacer la bol­sa unas 3 o 4 veces has­ta que acce­dí. Había trai­cio­na­do a mi per­so­na, me sen­tía como la basu­ra, me habían anu­la­do.

Los siguien­tes inte­rro­ga­to­rios siem­pre 2 des­pués de ver al foren­se, fue­ron miér­co­les noche, jue­ves por la maña­na y por la noche y vier­nes por la maña­na. Me pre­pa­ra­ron la decla­ra­ción poli­cial, unas 4 o 5 veces por inte­rro­ga­to­rio, has­ta que la apren­día de memo­ria. En el últi­mo inte­rro­ga­to­rio del vier­nes a la maña­na me dije­ron que la decla­ra­ción poli­cial la haría en dos par­tes por­que no se fia­ban. Decla­ra­ría en una pri­me­ra sesión, baja­ría con ellos y vol­ve­ría a bajar con ellos para ver qué había dicho. Así fue. Subí y decla­ré todo lo que me dije­ron. Pero mi abo­ga­do supon­go que ató­ni­to por ver cómo me auto­in­cul­pa­ba e incul­pa­ba a otras per­so­nas, dijo que que­ría hacer dos pre­gun­tas: a ver si yo esta­ba decla­ran­do libre­men­te y a ver si me esta­ban tra­tan­do correc­ta­men­te. Evi­den­te­men­te rodea­do de Guar­dias y sabien­do que tenía que bajar otra vez con mis tor­tu­ra­do­res con­tes­té que sí.

Me baja­ron al cala­bo­zo y al rato me vol­vie­ron a entre­gar al “poli malo”, “lo has hecho muy bien txino”. Me lle­va­ron a otra sali­ta, me sen­ta­ron y repa­sa­ron la segun­da par­te de la decla­ra­ción. Yo tem­bla­ba de mie­do, vol­ví a la cel­da y al poco rato me vol­vie­ron a subir a la decla­ra­ción don­de sol­té todo lo que me dije­ron. Me baja­ron al cala­bo­zo, yo ya pen­sa­ba que me deja­rían en paz y con­se­guí dor­mir, bajé del todo la guar­dia. Enton­ces vol­vió a sonar el cerro­jo, me vol­vían a entre­gar al “poli malo”, me sen­ta­ron en una silla y me dije­ron que si con­ta­ba algo, me coge­rían otra vez por­que iba a salir libre bajo fian­za. Me tenía que rati­fi­car aten el juez y no denun­ciar tor­tu­ras. Todo eso me hun­dió mucho aun­que ya tenía deci­di­do denun­ciar todo ante el juez. Psi­co­ló­gi­ca­men­te fue la más dura, pen­sar que se había aca­ba­do y vol­ver a empe­zar. Rápi­da­men­te me lle­va­ron a la cel­da.

A las horas me saca­ron de la cel­da y me lle­va­ron a un auto­bús de la Guar­dia Civil, nos lle­va­ron a la Audien­cia Nacio­nal. Allí por fin pude hablar con alguien cono­ci­do, la abo­ga­da. Antes de eso soli­ci­té la visi­ta del foren­se al cual con­té toda esta horri­ble his­to­ria, él la apun­tó. Delan­te del juez negué todo lo decla­ra­do en comi­sa­ría y denun­cié gra­ves tor­tu­ras mien­tras Mar­las­ka mira­ba al techo y yo llo­ra­ba sin parar. Mi abo­ga­da dudó del tra­to reci­bi­do en comi­sa­ría pero la sen­ten­cia ya vie­ne mar­ca­da, cár­cel. Jus­to al bajar vi a la abo­ga­da al levan­tar­me la inco­mu­ni­ca­ción. Nos gri­ta­mos de cela­da a cel­da para dar­nos áni­mos el uno al otro, enton­ces supe a quién habían dete­ni­do.

PATXI ARRATIBEL “Xafan”

tes­ti­mo­nio

Al rede­dor de las 3:00 de la maña­na del día 18 de enero de 2011 oí cómo apo­rrea­ban la puer­ta de mi casas. Esta­ba en la cama con mi com­pa­ñe­ra y me levan­té sobre­sal­ta­do y le avi­sé de que venían a por mí. Por la ven­ta­na de mi habi­ta­ción había vis­to varios vehícu­los en la puer­ta de mi casa. Era la Guar­dia Civil.

Me ves­tí corrien­do y abrí la puer­ta, en segui­da se aba­lan­za­ron sobre mí dos agen­tes de lo GAR uni­for­ma­dos y fuer­te­men­te arma­dos. Yo les dije que estu­vie­ran tran­qui­los y a que esta­ban muy exci­ta­dos. Entre gri­tos, me hicie­ron levan­tar las manos y me saca­ron al por­tal mien­tras más agen­tes de pai­sano y más agen­tes uni­for­ma­dos entra­ron en casa.

Mira­ron toda la casa, metie­ron a nues­tra perra en un baño de la casa y man­tu­vie­ron a mi com­pa­ñe­ra rete­ni­da en nues­tra habi­ta­ción. De aquí en ade­lan­te ya no vol­ve­ría a estar con ella. Un Guar­dia Civil enca­pu­cha­do me leyó mis dere­chos. Una per­so­na se pre­sen­tó como agen­te judi­cial y me dijo que se iba a efec­tuar el regis­tro de toda la casa y que yo esta­ría pre­sen­te en todo el regis­tro. Comen­za­ron el regis­tro.

El regis­tro lo comen­zó una chi­ca sacan­do fotos a las habi­ta­cio­nes. A cada habi­ta­ción le desig­na­ba un núme­ro, antes de foto­gra­fiar­la. Fue esta chi­ca la que cogió los cepi­llos de dien­tes del baño de nues­tra habi­ta­ción, pre­gun­tán­do­me por cuál era el mío. Íba­mos de habi­ta­ción en habi­ta­ción. Mira­ron todos y cada uno de los CDs que tenía y los que eran gra­ba­dos los cogían. Mira­ron todos los libros que había enca­sa, revis­tas… lo mira­ban todo hoja por hoja. Se lle­va­ron libros del Movi­mien­to Pro Amnis­tía, Gaz­te Asan­bla­da, Etxe­rat… Mira­ron las figu­ras deco­ra­ti­vas de casa, así como los cua­dros, movían los mue­bles, saca­ban los cajo­nes, etc. Todo lo que olie­ra a tema polí­ti­co o fue­ra de algún movi­mien­to popu­lar se lo lle­va­ron. Ade­más de esto, se lle­va­ron todos los dis­cos duros, sean del orde­na­dor o sean exter­nos, los pen­dri­ves, tar­je­tas de memo­ria de los telé­fo­nos, los telé­fo­nos, etc. (tam­bién los de mi com­pa­ñe­ra).

La meto­do­lo­gía del regis­tro era siem­pre la mis­ma: decían la habi­ta­ción, me lle­va­ban a ella y detrás el agen­te judi­cial y comen­za­ban el regis­tro. El agen­te judi­cial se ase­gu­ra­ba de que yo pre­sen­cia­ra el regis­tro. Ter­mi­na­ron con el piso, subimos al des­ván y des­pués baja­mos a la pla­za de gara­je don­de regis­tra­ron la fur­go­ne­ta. Antes de bajar al gara­je les pedí que me deja­ran des­pe­dir­me de mi com­pa­ñe­ra y me dije­ron que no podía, que esta­ba inco­mu­ni­ca­do.

Una vez ter­mi­na­do el regis­tro, acer­ca­ron un patrol de los GAR al gara­je y me metie­ron den­tro. Igual que cuan­do entra­mos al gara­je, escu­ché gri­tos de áni­mo de mi com­pa­ñe­ra, fami­lia, veci­nos, ami­gos… Por unos segun­dos pude ver a algu­nas de estas per­so­nas… ¡me sal­ta­ban las lágri­mas!

De Etxa­rri me lle­va­ron a la Herri­ko, don­de tra­ba­jo. Den­tro se encon­tra­ba un tra­ba­ja­dor lim­pian­do la taber­na y les pedí que le deja­ran mar­char. Acce­die­ron y se mar­chó. El bar lo regis­tra­ron como el piso, zona por zona, estan­do yo pre­sen­te y con la super­vi­sión del agen­te judi­cial. Empe­za­ron por la barra y se lle­va­ron todo el dine­ro de la caja, del bote de Etxe­rat, de la ven­ta de maque­tas de los músi­cos… Lo con­ta­ban sepa­ran­do mone­das y bille­tes. Aquí igual que en casa, todo lo que olía a movi­mien­to popu­lar, sean revis­tas, ropa, lo que sea, lo cogían. Se lle­va­ron tam­bién los dis­cos duros: uno de músi­ca, otro del come­dor y otro externo con músi­ca. No pue­do ase­gu­rar si se lle­va­ron tam­bién el dis­co duro del orde­na­dor de la caja regis­tra­do­ra. Des­pués siguie­ron por la coci­na. Su regis­tro fue rápi­do. Cogie­ron un pen­dri­ve de músi­ca de la radio de la coci­na. De ahí al alma­cén don­de mira­ron entre la comi­da y la bebi­da lla­gan­do inclu­so a abrir cajas de vino. Había algo de ropa para ven­der y se lo lle­va­ron. Lue­go le tocó el turno a la ofi­ci­na. Mira­ron todos los pape­les de arri­ba a aba­jo, cajo­nes, reco­ve­cos,… Cogie­ron mi agen­da del 2010. Lue­go saca­ron el orde­na­dor de mesa de la ofi­ci­na y lo rom­pie­ron para sacar­le el dis­co duro. Se lle­va­ron un pen­dri­ve con músi­ca, un note­book de la tóm­bo­la sin usar y no sé qué más. Había dine­ro en la caja fuer­te y enci­ma de la mesa. Tam­bién algu­nos cam­bios en algún cajón. Lo con­ta­ron de la mis­ma mane­ra que el dine­ro de la barra y se lo lle­va­ron. Des­pués pasa­ron al baño y taqui­llas de los tra­ba­ja­do­res. Les pre­gun­té si podían regis­trar las taqui­llas y el agen­te judi­cial me dijo que sin orden no. Enton­ces yo les dije que no las mira­ran pero como esta­ban abier­tas las regis­tra­ron igual.

Una vez ter­mi­na­do el regis­tro el agen­te judi­cial se mar­chó y acer­ca­ron un patrol a la puer­ta del bar. Me pusie­ron una suda­de­ra mía en la cabe­za y me saca­ron del bar. En dos segun­dos pude ver a un her­mano mío y a algún cono­ci­do del pue­blo, algún ami­go tam­bién. Pude escu­char los gri­tos de áni­mo de mi com­pa­ñe­ra y la gen­te que esta­ba allí. Axi­lo­tuak aska­tu! Toda­vía se me inun­dan los ojos de lágri­mas de la emo­ción, igual que en aquel momen­to. Mila esker denoi!

Me lle­va­ron a la Audien­cia de Iru­ñea entran­do con el patrol en su inte­rior. Me baja­ron del vehícu­lo y me lle­va­ron a una habi­ta­ción don­de me toma­ron las hue­llas de las manos, dedos… ¡hue­llas de todo! Me hicie­ron fotos y me extra­je­ron sali­va para la prue­ba de ADN. No me negué pues de casa ya se habían lle­va­do mi cepi­llo de dien­tes. Des­pués me lle­va­ron done el médi­co foren­se de la Audien­cias, un cata­lán. En el tra­yec­to me encon­tré con unas 6 per­so­nas que, lejos de inti­mi­dar­les la situa­ción me ani­ma­ron, cosa que agra­de­cí y agra­dez­co con todo mi cora­zón. ¡Aupa por vosotros/​as! El médi­co de la Audien­cia me ins­pec­cio­nó y me pre­gun­tó por el tra­to reci­bi­do. Le dije que has­ta enton­ces el tra­to había sido correc­to. Des­pués de estar con el médi­co vol­vi­mos a los gara­jes de la Audien­cia.

Los GAR me deja­ron en manos de agen­tes de pai­sano, los cua­les de entra­da me dije­ron que mira­ra al sue­lo. Ense­gui­da me pusie­ron un anti­faz por el cual no veía nada. Me qui­ta­ron las espo­sas metá­li­cas y me pusie­ron otras de cuer­da, que me las apre­ta­ron de for­ma que me cor­ta­ron la cir­cu­la­ción en las manos. Me metie­ron en un coche nor­mal en el asien­to de atrás, con las manos en la espal­da, esto es, con todo el peso de mi cuer­po enci­ma de los bra­zos y manos. Lue­go se sen­ta­ron dos indi­vi­duos a cada lado y casi no podía mover­me un cen­tí­me­tro. Al prin­ci­pio, qui­tan­do el dolor que me pro­du­cían las cuer­das, la pos­tu­ra era lle­va­de­ra pero des­pués de dos horas de camino empe­zó a ser inaguan­ta­ble. En el camino de Iru­ñea a Madrid me inte­rro­ga­ron. No hubo gol­pes pero sí ame­na­zas, “¡ya verás cuan­do lle­gue­mos a Madrid, te vas a ente­rar, nos vas a con­tar todo hijo-puta!”.

Via­já­ba­mos en el coche dos ade­lan­te y tres detrás. Hicie­ron una úni­ca para­da para repos­tar. Se baja­ron los cua­tro y me deja­ron sólo en el coche. Yo apro­ve­ché para esti­rar­me un poco y cam­biar de pos­tu­ra. Pero no duró mucho. Vol­vie­ron a entrar y pro­se­gui­mos la mar­cha. Entran­do en Madrid y vien­do que yo ya no podía aguan­tar, no para­ba quie­to por el dolor que tenía en las manos, bra­zos, espal­da, cue­llo… me cor­ta­ron las espo­sas de cuer­da y me pusie­ron otras de hie­rro pero esta vez por delan­te, pasan­do una mano por deba­jo de la rodi­lla. Fue un gran ali­vio. Había via­ja­do des­de Iru­ñea casi sin poder mover­me en una pos­tu­ra muy jodi­da y lo esta­ba pasan­do fran­ca­men­te mal.

Noté cómo entrá­ba­mos en un lugar ofi­cial por­que para­ron el coche y des­pués de varios segun­dos con­ti­nua­ron des­pa­cio has­ta dete­ner el coche. Me baja­ron del coche y entra­mos en un edi­fi­cio. Siem­pre con el anti­faz pues­to, sin poder ver nada y con la cabe­za baja­da miran­do al sue­lo. Me lle­va­ron por unos pasi­llos, unas esca­le­ras para aba­jo, más pasi­llos… Un indi­vi­duo me suje­ta­ba por detrás y me iba diri­gien­do has­ta que me fre­nó en el umbral de una puer­ta estre­cha. Era la puer­ta de una cel­da. Me qui­tó el anti­faz y me dijo que no mira­ra hacia atrás has­ta que se cerra­ra la puer­ta. Mien­tras cerra­ba la puer­ta, a duras penas pude ver una cel­da de unos 2 metros de ancho, por unos 4 metros de lar­go apro­xi­ma­da­men­te. A su izquier­da con­tra la pared y en la esqui­na había un cubo de hor­mi­gón con un col­chón sin sába­nas enci­ma. Ya había lle­ga­do. Esta­ba en las maz­mo­rras de la Guar­dia Civil.

Me tiré en el col­chón. Esta­ba a oscu­ras prác­ti­ca­men­te. Sólo un hilo de luz arti­fi­cial que entra­ba por una peque­ña ven­ta­na rom­pía la total oscu­ri­dad. Pron­to me dí cuen­ta de que no esta­ba sólo. Alguien apo­rreó la puer­ta de una cel­da des­de den­tro igual que se hace para lla­mar una puer­ta. “¿Qué quie­re?” habló una voz. Otra voz tími­da­men­te con­tes­tó algo que no pude oír. Era otro dete­ni­do que que­ría ir al baño. Más tar­de otro dete­ni­do repi­tió lo mis­mo que el ante­rior. Al final cal­cu­lé que está­ba­mos unas 7 per­so­nas pero no tenía ni idea real­men­te, por­que a veces pen­sa­ba que éra­mos 5„ ¿cuán­tos sería­mos real­men­te?.

Des­pués de espe­rar una eter­ni­dad, aten­to a todos y cada uno de los rui­dos que escu­cha­ba en el exte­rior, alguien vino a una cel­da y se lle­va­ron a una per­so­na de su inte­rior. Lue­go a otra, y a otra. Pero vol­vían. De repen­te abrie­ron una ven­ta­na peque­ña que había en la puer­ta de mi cel­da y me dije­ron que me pusie­ra de pie y de espal­das a la puer­ta. Lue­go abrie­ron la puer­ta de la cel­da y me pidie­ron que cami­na­ra hacia atrás has­ta el umbral de la puer­ta. Una vez allí me die­ron un anti­faz para que me lo colo­ca­ra. Me aga­rra­ron por detrás y me guia­ron por los pasi­llos, izquier­da, dere­cha, rec­to, esca­le­ras, des­can­si­llo y esca­le­ras y al lle­gar al últi­mo des­can­si­llo de las esca­le­ras me qui­ta­ron el anti­faz y otro hom­bre dis­tin­to, éste a cara des­cu­bier­ta, me con­du­jo a una habi­ta­ción don­de había un hom­bre, un mesa y unos pape­les sobre ella. Era el médi­co foren­se. Éste me pre­gun­tó si esta­ba bien y si me habían tra­ta­do bien. Al entra en la habi­ta­ción cerra­ron la puer­ta detrás de mí y los Guar­dias Civi­les se que­da­ron jus­to al otro lado. Esto no me dio nin­gu­na con­fian­za y temía que pudie­ran escu­char lo que habla­ba con el foren­se. Así que deci­dí no con­tar­le el via­je que me habían dado. Me tomó la ten­sión, me dijo que esta­ba bien y me expli­có que pasa­ría todas las maña­nas y todas las tar­des a ver­me. Lla­mó en la puer­ta des­de den­tro y el mis­mo hom­bre que me había lle­va­do en el últi­mo tra­mo a cara des­cu­bier­ta me cogió por el hom­bro y des­hi­ci­mos el camino anda­do has­ta lle­gar a las esca­le­ras. Y en el mis­mo des­can­si­llo que me qui­ta­ron el anti­faz ante­rior­men­te me lo vol­vie­ron a poner y otra vez fui diri­gi­do por otros hom­bres has­ta mi cel­da.

Al poco tiem­po de estar en la cel­da vol­vie­ron a abrir el por­tón peque­ño de la puer­ta y me dije­ron que me pusie­ra en pie. Siguien­do el pro­to­co­lo antes comen­ta­do, “hacia atrás, sin mirar y pon­te el anti­faz” me vol­vió a coger un hom­bre por detrás y me guió otra vez a tra­vés de los pasi­llos. Ésta vez antes de lle­gar a las esca­le­ras noté cómo otro hom­bre me suje­ta­ba y me salu­da­ba. Era el hom­bre que via­jó a mi dere­cha de Iru­ñea a Madrid, el mis­mo que me inte­rro­gó y ame­na­zó en el coche. Me lle­vó has­ta una habi­ta­ción y me dejó en una esqui­na de la mis­ma. No está­ba­mos los dos solos, noté cómo había más gen­te. Y es aquí don­de empe­zó todo.

El mis­mo que me había inte­rro­ga­do en el coche repi­tió el inte­rro­ga­to­rio pero se le suma­ron otras dos per­so­nas. Y una cuar­ta per­so­na tam­bién pre­gun­ta­ba. Éste pare­cía el jefe de los demás. Una pre­gun­ta detrás de la otra sin parar. Des­de ETA, Ekin, Aska­ta­su­na… has­ta mi mili­tan­cia en la Izquier­da Aber­tza­le des­de sus orí­ge­nes, y todo mez­cla­do con pre­gun­tas sobre mi fami­lia, com­pa­ñe­ra, ami­gos y sal­pi­ca­do con muchos insul­tos y ame­na­zas. Lle­gó un momen­to que se can­sa­ron de que yo no cola­bo­ra­ra con ellos y me dije­ron que ya valía. Que iba a ver. Me cogie­ron las manos y me pusie­ron un bra­za­le­te de goma-espu­ma en cada muñe­ca. Me sen­ta­ron en una silla con apo­ya­bra­zos y ama­rra­ron mis muñe­cas a los mis­mo. Me cogie­ron los tobi­llos y repi­tien­do lo mis­mo que con las muñe­cas me los ata­ron a las patas delan­te­ras de la silla. “Aho­ra verás”. Noté cómo un hom­bre se colo­ca­ba detrás de mí y oí una bol­sa. Los otros dos hom­bres se pusie­ron delan­te de mí y uno de ellos comen­zó a pegar­me en los tes­tícu­los. Yo cerra­ba las pier­nas pero él me las abría y me pega­ba, no muy fuer­te, pare­cía que no que­ría dejar­me nin­gu­na mar­ca. El hom­bre que se había colo­ca­do detrás me cubrió la cabe­za con una bol­sa enro­llan­do el sobran­te y suje­tán­do­la fuer­te con­tra mi nuca. Pron­to empe­cé a que­dar­me sin aire y pron­to comen­za­ron el páni­co, la angus­tia y el aho­go. El plás­ti­co se me pega­ba en los ori­fi­cios de la nariz y en la boca. Yo me revol­vía pero me suje­ta­ban, me gri­ta­ban, me pre­gun­ta­ban, insul­ta­ban, y el plás­ti­co entra­ba en mi boca pegán­do­se en el pala­dar… Al prin­ci­pio para­ban en este momen­to. Me dije­ron que si que­ría hablar y siem­pre que fue­ra para con­tar­les cosas razo­na­bles, tenía que mover la mano izquier­da arri­ba y aba­jo y así ellos me qui­ta­rían la bol­sa. Yo empe­cé a mover la mano cada vez que que­ría que para­sen y cuan­do vie­ron que no les con­ta­ba nada me dije­ron que ya daba igual que movie­ra mi mano o que no la movie­ra, que ya no me valía para nada. Efec­ti­va­men­te, de ahí en ade­lan­te aun­que yo movía la mano ya no me qui­ta­ban la bol­sa y las sesio­nes eran cada vez más lar­gas. No sé si era la sex­ta o la sép­ti­ma vez y yo ya no podía más. Toda­vía no sé ni cómo, me des­hi­ce de las ata­du­ras de mi mano dere­cha, pie dere­cho y lue­go tam­bién la de la mano izquier­da y me puse de pie y me arran­qué la bol­sa de mi cabe­za cogien­do oxí­geno como un ener­gú­meno. Esto no les gus­tó nada, “¡hijo-puta, vas a ver!”. Me sol­ta­ron la ata­du­ra de mi tobi­llo izquier­do y me jun­ta­ron los pies. Me los ata­ron con cin­ta a la altu­ra de los tobi­llos. Cogie­ron mis manos y me las jun­ta­ron. Me ata­ron con cin­ta adhe­si­va las muñe­cas. Tra­je­ron una man­ta y me rodea­ron con ella dejan­do sin tapar la cabe­za. Cogie­ron cin­ta (¿ame­ri­ca­na?) adhe­si­va y me die­ron vuel­tas y más vuel­tas por enci­ma de la man­ta, que­dan­do yo total­men­te emba­la­do como si fue­ra un paque­te. “Esto se lla­ma la momia”. Me tira­ron boca arri­ba en un col­chón que habían pre­pa­ra­do. Uno de los hom­bres se colo­có enci­ma de mis pier­nas. Otro me suje­ta­ba el cuer­po y el ter­ce­ro me puso la bol­sa y me suje­ta­ba la cabe­za entre sus pier­nas, se ponía de rodi­llas para ello. Otra vez la angus­tia, el aho­go… Casi no podía mover­me, me aga­rra­ban los pies, me apre­ta­ban el tri­pa y lo úni­co que a veces con­se­guía era mover la cabe­za y con­ta­das veces roba­ba un sus­pi­ro de oxí­geno que me ayu­da­ba a aguan­tar. Pero cada vez era peor y yo cada vez esta­ba más hecho pol­vo. Cuan­do les daba la gana me deja­ban res­pi­rar un segun­do y seguían. De repen­te, en la sép­ti­ma y octa­va vez empe­cé a ver todo en blan­co, la oscu­ri­dad del anti­faz había des­apa­re­ci­do y me vacié al ins­tan­te. Me había ori­na­do enci­ma casi sin dar­me cuen­ta. Enton­ces para­ron. “¡Se ha mea­do, se ha mea­do!”, “¡eres un puto cer­do!” y se reían de mí. “Escu­cha” dije­ron, y fue enton­ces cuan­do oí a otro dete­ni­do gri­tan­do en la habi­ta­ción de al lado. Esto tam­bién fue muy duro, oía los gri­tos de los Guar­dias Civi­les pero tam­bién los de una per­so­na que gri­ta­ba de dolor y sufri­mien­to, igual igual que yo. Era inaguan­ta­ble, muy duro. Me deja­ron des­can­sar unos minu­tos, inclu­so por un momen­to pen­sé que me deja­rían en paz, pero no fue así. Vol­vie­ron a la car­ga igual que antes. Las sesio­nes eran muy lar­gas y yo me resis­tía como podía. Rom­pía todas las bol­sas posi­bles pero siem­pre tenían otra para reem­pla­zar la ante­rior. Me decían que daba igual que las rom­pie­ra con los dien­tes ya que tenían muchas. Lle­gó un momen­to que me dije, “ya vale de aguan­tar, paso”. Que­ría que­dar­me sin cono­ci­mien­to y que pasa­ra lo que tuvie­ra que pasar, ya me daba igual. Pero hay algo muy curio­so cuan­do te ponen la bol­sa y te estás aho­gan­do, que aun­que tú no quie­ras, tu cuer­po lucha por res­pi­rar, por vivir ¡y tú no pue­des evi­tar­lo! Y el sufri­mien­to se hace toda­vía más inaguan­ta­ble. Así que vol­ví a seguir luchan­do, revol­vién­do­me, movien­do la cabe­za y con­se­guí sol­tar­me las manos den­tro de la man­ta. Ade­más pude sacar el bra­zo dere­cho ente­ro de la man­ta y arran­car­me la bol­sa de la cabe­za con rabia. Lle­va­ría­mos unas ¿13 sesio­nes? No lo sé. Vol­vie­ron a intro­du­cir­me el bra­zo den­tro de la man­ta, la suje­ta­ron mejor por la par­te de arri­ba y pro­si­guie­ron. Des­pués de unas cua­tro o cin­co sesio­nes más vol­ví a ori­nar­me. Insul­tos, risas, unos minu­tos de des­can­so y siguie­ron. No sé si en total fue­ron 20 o 25, fue­ron muchas, dema­sia­das, y tam­po­co sé cuán­to tiem­po pudi­mos estar. Horas. Cuan­do dije lo que ellos que­rían escu­char, que no la ver­dad, para­ron. Me dije­ron que con­ti­nua­ría­mos maña­na y me lle­va­ron a mi cel­da. Antes de entrar en ella, me die­ron la ropa que me dije­ron que cogie­ra de casa. Aho­ra enten­día el por­qué. Tenía los pan­ta­lo­nes y cal­zon­ci­llos com­ple­ta­men­te empa­pa­dos de ori­na y sudor. Y la suda­de­ra y cami­se­ta cho­rrea­ban. Era como si me hubie­ra meti­do en la pis­ci­na con la ropa. Igual. Me cam­bié y caí muer­to en el col­chón de mi cel­da. No me dio tiem­po ni a pen­sar en lo que había pasa­do. Esta­ba dor­mi­do.

El segun­do día los rui­dos de las maz­mo­rras de la Guar­dia Civil me des­per­ta­ron. Eran los cerro­jos de las puer­tas que saca­ban un rui­do infer­nal al cerrar­las. Se lle­va­ban y traían a gen­te y pen­sé que era del médi­co foren­se. Y así era. Se abrió mi puer­ta y siguien­do siem­pre el mis­mo pro­to­co­lo me lle­va­ron delan­te del médi­co foren­se. Este me pre­gun­tó qué tal esta­ba y yo le dije que mal. Le dije que me dolía la cabe­za, los ojos, la man­dí­bu­la, el cue­llo y que esta­ba muy débil y que casi no podía ni andar. Me pre­gun­tó si el tra­to había sido bueno. Yo le dije que no que­ría hablar y él así lo reco­gió en sus apun­tes. Me tomó la ten­sión y me aus­cul­tó, y para mi des­gra­cia la ten­sión esta­ba bien y no tenía nin­gu­na arrit­mia. Me dijo que esta­ba bien y que por la tar­de-noche pasa­ría otra vez a ver­me. Esta­ba bien, para que siguie­ran tor­tu­rán­do­me. Esto me jodió mucho, ya que tenía la espe­ran­za de estar muy mal y así evi­tar ser tor­tu­ra­do como la noche ante­rior.

Me deja­ron en mi cel­da. Tum­ba­do en el col­chón inten­ta­ba pen­sar en qué podía hacer para salir de esa situa­ción. A veces esca­pa­ba, era cuan­do me dor­mía por­que esta­ba hecho pol­vo. Pero des­gra­cia­da­men­te vol­vía a des­per­tar­me en la pesa­di­lla que esta­ba atra­pa­do. Pen­sa­ba en auto­le­sio­nar­me para esca­par de las tor­tu­ras, pero la cosa no esta­ba nada fácil, ya que una vez toma­da esa deci­sión había que hacer­lo bien o si no, sería peor toda­vía. De repen­te oí algo. Sí. Eran gri­tos de unas per­so­nas. A lo lejos se oía a los Guar­dias Civi­les gri­tan­do y a veces se oía un gri­to de auxi­lio y de sufri­mien­to. La sen­sa­ción que se sien­te en ese momen­to es difí­cil de expli­car. Es una mez­cla de páni­co, com­pa­sión, soli­da­ri­dad, rabia, sal­va­ción,… Lo que está cla­ro es que no se pue­de aguan­tar. Yo no podía. Me tum­ba­ba de medio lado tapan­do el oído que me que­da­ba libre con un dedo y me obli­ga­ba a dor­mir como fue­ra. Si no, no podía estar, sen­tía páni­co por­que el siguien­te podía ser yo. Si oías pasos pen­sa­bas que venían a por ti y sen­tías páni­co. Se abría una puer­ta y sin no era la tuya sen­tías ali­vio, pero ense­gui­da te sen­tías un ser des­pre­cia­bles por haber sido tan egoís­ta. Esto no era tor­tu­ra físi­ca pero era algo que te tala­dra­ba la cabe­za creán­do­te una angus­tia y una ansie­dad terri­bles. Cuan­do con­se­guía dor­mir­me esca­pa­ba de ello pero la mayo­ría del tiem­po no podía. Tuve sus­to de muer­te como cuan­do traían algo de comer y de beber. Por cier­to, los dos pri­me­ros días me die­ron boca­di­llos y agua y los dos últi­mos café, boca­ta y agua. Pero yo casi no comía y bebía muy poco. Espe­ran­do, de mie­do a que vinie­ran, ador­me­ci­do, pasó toda la tar­de del segun­do día has­ta que me lle­va­ron al médi­co foren­se. Otra vez me pre­gun­tó cómo esta­ba. Le dije todo lo que le había dicho por la maña­na, recal­cán­do­le que esta­ba muy débil y que casi no me podía tener en pie. Me pre­gun­tó si me habían tra­ta­do mal y yo le dije que no que­ría halar de ello. Miró mi ten­sión y mis pul­sa­cio­nes. Me aus­cul­tó, y todo bien. Me hizo des­nu­dar­me pri­me­ro de cin­tu­ra para arri­ba y lue­go para aba­jo, todo. No tenía nin­gu­na mar­ca, cla­ro, la bol­sa no deja nin­gu­na. Vol­vie­ron a lle­var­me a mi cel­da pero acto segui­do abrie­ron mi puer­ta y me saca­ron de allí. Siem­pre con el anti­faz, sin poder ver nada. A mitad de camino otro hom­bre me cogió por detrás y ense­gui­da cono­cí su vos: el del via­je, el de ayer a la noche, el que me había tor­tu­ra­do jun­to con los demás. Sen­tí páni­co, aho­ra me toca­ba a mi otra vez.

Me lle­vó a una habi­ta­ción, no sé si la mis­ma de ayer, y me dejó en una esqui­na. Otro hom­bre me cogió las mano, les puso goma-espu­ma a las muñe­cas y otro las ató con cin­ta. Hicie­ron lo mis­mo con los pies, atán­do­me a la altu­ra de los tobi­llos. Esta­ban como míni­mo los tres hom­bres que me tor­tu­ra­ron ayer más el que pare­cía el jefe. Me dije­ron que me tenía que can­sar, que la noche ante­rior había dado mucho tra­ba­jo y me obli­ga­ban a bajar fle­xio­nan­do las rodi­llas y a vol­ver a subir una y otra vez has­ta que yo no podía más. Enton­ces ellos me ayu­da­ban a bajar y a subir y nun­ca me deja­ban quie­to. Pre­gun­tas, ejer­ci­cio, ame­na­zas, insul­tos… todo a la vez. No sé des­pués de cuán­to tiem­po comen­za­ron a ame­na­zar­me con la bol­sa, la man­ta y más cosas, más que la noche ante­rior. Esta vez iba a ser peor.

Pero no, uno de los hom­bres dijo que me iba a des­nu­dar y empe­zó a sol­tar­me los pan­ta­lo­nes. Aun­que yo le dije que no hicie­ra eso, él me bajó los pan­ta­lo­nes y los cal­zon­ci­llos has­ta los tobi­llos. Empe­za­ron a reír­se de las pin­tas que tenía, habla­ban de hacer­me fotos… y me dije­ron que me iban a meter un palo por el ano. Un hom­bre se puso delan­te mío y me dijo que me aga­cha­ra hacia ade­lan­te para que entra­ra bien. Des­pués de varios segun­dos noté algo de made­ra en mi culo, en mi ano, era un obje­to de made­ra cilín­dri­co y lo movían intro­du­cién­do­lo por detrás entre mis pier­nas has­ta tocar­me los tes­tícu­los. No pue­do espe­ci­fi­car si era una porra o un palo de esco­ba. Me aca­ri­cia­ban el culo con él, los mus­los, lo fro­ta­ban en el ano pero nun­ca lle­ga­ron a intro­du­cir­lo. Mien­tras se diver­tían con el obje­to de made­ra me ame­na­za­ban sin parar, se reían, me adver­tían que esta­ba a tiem­po de evi­tar lo peor. Un indi­vi­duo cor­tó un bote­llín de agua por la mitad, o al men­so eso creo que era. Lo relle­nó con un poco de agua y se puso delan­te de mí. Cogió el bote­llín de agua cor­ta­do e intro­du­jo mi pene en él. Yo sen­tí el agua en la pun­ta de mi penen. Enton­ces se pusie­ron a gri­tar como locos y me decían que me iban a poner los elec­tro­dos, que se había ter­mi­na­do las ton­te­rías. Yo me movía y saca­ba mi pene de la bote­lla pero el indi­vi­duo que me la ponía la apre­ta­ba hacia arri­ba, notan­do el bor­de de la bote­lla en mis tes­tícu­los. Mien­tras, otro hom­bre seguía fro­tán­do­me el culo y el ano con el palo. Me obli­ga­ron a poner­me de cucli­llas y me pasa­ron el palo por el ano, tes­tícu­los, culo, mus­los… El hom­bre de la bote­lla seguía intro­du­cien­do mi pene en ella. Gri­ta­ban, insul­ta­ban, se reían… No sé lo que duró aque­llo pero lle­gó un momen­to en el que yo ya no que­ría aguan­tar más y reven­té a llo­rar. Por lo vis­to les dí pena y me deja­ron en paz. Ese día me macha­ca­ron psi­co­ló­gi­ca­men­te y el pri­me­ro físi­ca­men­te. Me dije­ron que me vis­tie­ra y me lle­va­ron a mi cel­da. Caí ren­di­do en el col­chón.

El ter­cer día fue más tran­qui­lo que los ante­rio­res. Pasé por el médi­co foren­se y la visi­ta fue igual que las ante­rio­res, le dije que no que­ría hablar. Des­pués, en la cel­da todo el día tira­do en el col­chón, ador­me­ci­do, preo­cu­pa­do, aco­jo­na­do. Esta ruti­na solo se rom­pía cuan­do venían a por mí y me ense­ña­ban la decla­ra­ción poli­cial que habían pre­pa­ra­do para mí. Era una decla­ra­ción que con­ta­ba con 10 o 12 pre­gun­tas aprox., que se me eran for­mu­la­das una y otra vez. Yo las con­tes­ta­ba y si decía algo que no les con­ven­cía lo corre­gían y me decían cómo tenía que res­pon­der­la correc­ta­men­te. Fue­ron unas 3 o 4 sesio­nes para memo­ri­zar la decla­ra­ción y lue­go pasé por el foren­se. Y algu­na más por la noche des­pués de cenar. Ya no se oían gri­tos de nadie, por lo vis­to ya nos habían macha­ca­do a todos.

El cuar­to día me des­per­ta­ron hacia las 3:00 de la madru­ga­da, esta­ba dor­mi­do y el sus­to fue gran­de. Me con­du­je­ron por los pasi­llos, izquier­da, dere­cha, esca­le­ras, pero jus­to antes de lle­gar al lugar don­de nos aten­día el médi­co foren­se me metie­ron en una habi­ta­ción que había a la izquier­da. Era la decla­ra­ción poli­cial. Había dos Guar­dias Civi­les detrás de la mesa. Uno de ellos esta­ba enca­pu­cha­do y era el que mane­ja­ba el orde­na­dor. El otro tenía la cara des­cu­bier­ta y era el mis­mo hom­bre que diri­gió el regis­tro de mi casa y del bar. Lo reco­no­cí por una pul­se­ra con la ban­de­ra espa­ño­la que tenía en una muñe­ca, la dere­cha, creo, ya que este hom­bre en mi casa y en el bar estu­vo enca­pu­cha­do. Éste últi­mo era el que me hacía las pre­gun­tas y el pri­me­ro el que las escri­bía. Lue­go había otro a mi izquier­da. Tam­bién esta­ba mi abo­ga­do de ofi­cio, colo­ca­do detrás de mí. Les pedí que me ense­ña­ran su acre­di­ta­ción y me ense­ña­ron un car­net sin poder ver la foto por segu­ri­dad. Pude leer Audien­cia Nacio­nal o algo por el esti­lo. No podía mirar hacia atrás. Me hicie­ron las pre­gun­tas igual que en los ensa­yos. Yo las con­tes­té y al ter­mi­nar me deja­ron en paz, ya no me des­per­ta­ron más.

El cuar­to día lo pasé tira­do en el col­chón y pen­san­do en la decla­ra­ción que tenía que hacer en la Audien­cia Nacio­nal ante el juez. Hubo un momen­to que creía que iba a enlo­que­cer. Me ponía muy ner­vio­so por­que no me que­ría olvi­dar de nada, ni de las tor­tu­ras ni de la decla­ra­ción poli­cial. Pasé por el foren­se por la maña­na y por la tar­de, dicién­do­le lo mis­mo que todos los días. Des­pués de la últi­ma visi­ta al foren­se yo ya solo pen­sa­ba en el día de maña­na y en lo que iba a decla­rar. Me dor­mí y para mi asom­bro vol­vie­ron a des­per­tar­me y a sacar­me de la cel­da. Me lle­va­ron a una habi­ta­ción. Yo pen­sa­ba que todo había ter­mi­na­do pero no era así, otra vez esta­ba en una habi­ta­ción, sen­ta­do y nota­ba que en la mis­ma habi­ta­ción había más gen­te. Empe­za­ron a hablar con­mi­go hacién­do­me pre­gun­tas ton­tas. Eran unos cua­tro hom­bres. Me habla­ban de mi vida, fami­lia, ami­gos, cono­ci­dos,… deján­do­me cla­ro que con­tro­la­ban mi vida vida y la de mis alre­de­do­res. Todo “de buen rollo” como decían ellos. Estos cua­tro hom­bres eran otros, no eran los que me tor­tu­ra­ron, has­ta enton­ces no los había escu­cha­do. Des­pués de estar con ellos una hora aprox., me vol­vie­ron a lle­var a mi cel­da y ya me deja­ron en paz.

El quin­to día, des­pués de desa­yu­nar un café, me saca­ron de la cel­da y me mon­ta­ron en un autobús/​camión que tenía unas minús­cu­las cel­das en su inte­rior. Me metie­ron den­tro de una de ellas. Noté cómo había más gen­te en su inte­rior. Nos lle­va­ron a la Audien­cia Nacio­nal. La Guar­dia Civil me dejó en manos de la Poli­cía Nacio­nal y estos me metie­ron en una cel­da. Lo úni­co que pen­sa­ba todo el tiem­po era en lo que iba a decir­le al juez, una y otra vez, que no me olvi­de esto ni lo toro. Esta­ba ner­vio­so. Al rato me saca­ron de la cel­da y dos poli­cías me subie­ron al des­pa­cho del juez. Era Mar­las­ca.

Mar­las­ca comen­zó a hablar y me dijo que el hom­bre de mi izquier­da era el tra­duc­tor y el de mi dere­cha mi abo­ga­do de ofi­cio, el que había esta­do en la decla­ra­ción poli­cial. A su izquier­da esta­ba el fis­cal y a su dere­cha dos muje­res, secre­ta­rias, creo.

Mar­las­ca me dijo que iba a empe­zar leyén­do­me la decla­ra­ción poli­cial y que si no esta­ba de acuer­do con algo que lo inte­rrum­pie­ra y que se lo dije­ra. Yo le dije que en todas las pre­gun­tas de la decla­ra­ción poli­cial tenía algo que decir­le, ya que la decla­ra­ción poli­cial había sido inven­ta­da por la Guar­dia Civil. Y que esa decla­ra­ción esta­ba fir­ma­da por­que me habían tor­tu­ra­do. Le rela­té lo mejor que pude todas las tor­tu­ras físi­cas. Inclu­so le comen­té que al fir­mar, en vez de poner mi ape­lli­do escri­bí “lagun­tza” del revés para que en la mis­ma decla­ra­ción poli­cial redac­ta­da para incri­mi­nar­me a mí y a otras per­so­nas que­da­ra cons­tan­cia de que había sido tor­tu­ra­do. Mar­las­ca miró un poco la fir­ma y lue­go me pre­gun­tó si había denun­cia­do estas tor­tu­ras delan­te del foren­se. Yo le dije que no por­que no tenía nin­gu­na segu­ri­dad de que los Guar­dias Civi­les no escu­cha­ban lo que habla­ba con el médi­co foren­se. Des­pués de esto fue el turno de mi abo­ga­do de ofi­cio que pidió mi liber­tad e hizo un ale­ga­to bas­tan­te decen­te. El fis­cal pidió cár­cel. Y me leva­ron a la cel­da.

En las cel­das de la Audien­cia Nacio­nal pude hablar a gri­tos con los otros dete­ni­dos. Ya está­ba­mos más tran­qui­los, nos ani­ma­mos los unos a los otros. Más tar­de nos lle­va­ron a todos a Soto del Real.

XABIER BEORTEGI

Tes­ti­mo­nio

La tar­de ante­rior salí del Ipar­go­rri, y ya vi que había mucho movi­mien­to en el barrio, vi a dos tipos que venían detrás de mí. Me fui a casa y a las dos y pico de la madru­ga­da me des­per­ta­ron los gol­pes y gri­tos de la puer­ta. Abrí ense­gui­da mien­tras ellos gri­ta­ban “¡ Sal!, ¡Xabier sal!”. Me saca­ron de casa y me pusie­ron con­tra la puer­ta del vecino con las manos ata­das atrás con cuer­das. Me esta­ban apun­tan­do con pis­to­las y pre­gun­ta­ban quién mas vivía allí, saca­ron de la cama a mi com­pa­ñe­ro de piso, me ense­ña­ron el Auto, solo leí algo de Eta-ekin. Me sol­ta­ron y me deja­ron ves­tir­me, lue­go me vol­vie­ron atar pero por delan­te. Vino la Secre­ta­ria Judi­cial y empie­zan a hacer el regis­tro, se lle­van cosas absur­das, inten­tan lle­var­se dine­ro pero la secre­ta­ria no les deja. Lue­go me lle­va­ron al Patrol y de ahí a la Audien­cia Pro­vin­cial, aquí el tra­to fue correc­to, me visi­tó el foren­se tam­bién correc­to. Lue­go me baja­ron al cala­bo­zo y me ense­ña­ron que había otro dete­ni­do. Empie­zan a ame­na­zar­me para que no les mire, no pue­des mirar arri­ba!

Me mon­tan en un coche y empie­za el via­je a Madrid, iban cua­tro con­mi­go, dos delan­te y dos atrás, los de atrás me estu­vie­ron gol­pean­do todo el via­je, en la cabe­za con la mano, en los tes­tícu­los, y en las cos­ti­llas con los dedos…el via­je me pare­ció eterno. Al más bru­to no se le enten­día bien, no pro­nun­cia­ba bien, pare­cía que esta­ba dro­ga­do o algo. Me ame­na­zan con mi her­ma­na, me decían que esta­ba dete­ni­da, que mis ami­gos esta­ban detenidos…me vaci­la­ban con el otro dete­ni­do, que ya iba a ver que el con­duc­tor era muy duro y lue­go esta­ría con el…me insul­ta­ron me lla­ma­ron tra­ves­ti y maricón…Cuando lle­ga­mos me pusie­ron una pis­to­la en la mano y me decían que ya esta­ba, que ya tenían mis hue­llas en la pis­to­la, y no nece­si­ta­ban más. Ya en Madrid me pre­gun­ta­ron si sabía don­de iba, y yo les pre­gun­te que haber si a la Audien­cia Nacio­nal, se rie­ron, “ que te crees que vas a pasar con el juez? Estás en la direc­ción gene­ral de la guar­dia civil, esto es un ins­ti­tu­to mili­tar! Aho­ra ya verás, has­ta aho­ra ha sido una mier­da!” Salí del coche y no podía ni andar, me tem­bla­ban las pier­nas, no tenia equi­li­brio, me tuvie­ron que lle­var entre dos. Me pusie­ron un anti­faz y me deja­ron un rato en el cala­bo­zo.

Los inte­rro­ga­to­rios comen­za­ron con pre­gun­tas ton­tas como que les expli­ca­ra como se ponen los car­te­les, sobre los via­jes que he hecho, lue­go empe­za­ron a pre­gun­tar­me por la eco­no­mía del barrio, por Ekin, los gol­pes eran cons­tan­tes, en la cabe­za, en los testículos…no para­ban. Hubo momen­tos que me que­da­ba en shock y enton­ces vol­vían a empe­zar pero mas sua­ve, lue­go vol­vían a aumen­tar has­ta que yo ya no podía y vuel­ta a empe­zar. Me pusie­ron con­tra la pared y me aga­rra­ban los tes­tícu­los por detrás esti­ran­do, era insoportable…oía gri­tos en el cala­bo­zo de al lado, y me decían que aho­ra me toca­ba a mi. Me ponían de cucli­llas y me obli­gan a sen­tar­me y levan­tar­me todo el rato, me dolían los múscu­los, se me hin­chó mucho la rodi­lla izquierda…me des­co­lo­ca­ban mucho con las pre­gun­tas, con los temas, pare­cía todo un sin­sen­ti­do. Yo les pedía por favor que me vol­vie­ran a lle­var al agu­je­ro…

El agu­je­ro se con­vir­tió en mi refu­gio, escu­chas cuan­do se lle­van o cuan­do traen a otro, yo solo pen­sa­ba en que no me saca­ran más. Me lle­va­ron al foren­se y le con­té algo pero no todo, se por­tó bien. No se cuan­tas veces me saca­ron duran­te los pri­me­ros días, te lle­va­ban al agu­je­ro y al rato te vol­vían a sacar y otra vez, los mis­mos gol­pes, más ejercicios…cuando esta­ba sofo­ca­do levan­tán­do­me y sen­tán­do­me me ponían una bol­sa en la cabeza…me ame­na­za­ban con poner­me elec­tro­dos, con meter­me un palo por el culo…llego un momen­to que yo no podía más y enton­ces me dije­ron que cola­bo­ra­ra, que si fir­ma­ba y me apren­día de memo­ria la decla­ra­ción me deja­rían tran­qui­lo el res­to de los días y que ade­más me podía venir bien, el juez lo ten­dría en cuenta…yo les dije que sí, que haría lo que fue­ra.

Me dije­ron que iban a pre­pa­rar una decla­ra­ción a mi medi­da, que les había caí­do bien, mien­tras me seguían hacien­do pre­gun­tas y me obli­ga­ban a qui­tar­me la ropa si no les gus­ta­ba la res­pues­ta, pri­me­ro por los pies, pasa­ba mucho frió.

Me humi­lla­ron mucho cuan­do empe­za­ron a tocar­me el culo y me decían lo que me iban a hacer en el pene, seguían gol­peán­do­me los testículos…fue de lo mas duro. Ahí toque fon­do, me sen­tía humi­lla­do, como una mario­ne­ta, pen­sa­ba que no aguan­ta­ba más esto, ade­más por­que, empe­za­ron a ofre­cer­me cola­bo­rar, me ofre­cían 2000 euros, una casa y un coche a cam­bio de tra­ba­jar como chi­va­to.

Vol­ví al médi­co y yo esta­ba enra­bie­ta­do, no creía que era un médi­co de ver­dad, el me había dicho que nos vería­mos a las maña­nas y a las tar­des pero a mi me pare­cía que habían pasa­do dos días por lo menos des­de la ulti­ma vez que le vi. Le chi­llé dicien­do que el no era médi­co, le insul­te, el se asus­to, me dijo que sabia que lo esta­ba pasan­do muy mal, que ya veía que esta­ba des­equi­li­bra­do, no le con­té todo por­que tenía mie­do y había pro­me­ti­do que no le diría nada al médi­co pero algo si le dije y lo ano­tó pero no le dejé que me aus­cul­ta­ra, me dijo que me tran­qui­li­za­ra que pron­to íba­mos a pasar ante el juez.

Vol­ví a cel­da, escu­cha­ba los llo­ros de otros dete­ni­dos yo esta­ba angus­tia­do, y tam­bién que­ría llo­rar pero no me salía. Siguie­ron los inte­rro­ga­to­rios, pre­gun­tas sobre lo que se habían lle­va­do de casa, yo ya no con­tes­ta­ba nada, no podía estar con ellos solo, les pedía que me lle­va­ran al agu­je­ro que me deja­ran solo, duda­ba de todo. Era una pesa­di­lla yo ya no sabía que pen­sar. Habían pre­pa­ra­do la decla­ra­ción con 20 pre­gun­tas, y la fir­mé. Estu­vi­mos horas pre­pa­rán­do­la y apren­dién­do­me­la de memo­ria, toda­vía me la sé.

Los últi­mos días fue­ron mas sua­ves, antes había comi­do un poco, lue­go ya comí dos sánd­wich, me di cuen­ta de que tenia lla­gas en la boca, mucha seque­dad. La ulti­ma noche dor­mí un poco y antes de pasar ante el juez tam­bién.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *