«Segun­da cita», un blog-rega­lo de Sil­vio Rodri­guez a la humanidad

El blog-cul­tu­ral-poe­ti­co de Sil­vio Rodri­guez es un auten­ti­co rega­lo que hace el tro­va­dor cubano a la huma­ni­dad. Este blog, actua­li­za­do casi a dirio, es una herra­mien­ta del tro­va­dor en la que obse­quia a sus [email protected], con las letras de sus can­cio­nes, poe­mas, foto­gra­fias y muchi­si­mo mas mate­rial. Sir­va este ejemplo

puer­to montt está temblando


Puer­to Montt está temblando
Con un encono profundo
Es un aca­bo de mundo
Lo que yo estoy presenciando
A dios le voy preguntando
Con voz que es como un bramido
Por qué man­dó este castigo
Res­pon­de con elocuencia
Se me aca­bó la paciencia
Y hay que lim­piar este tri­go.

Se me borró el pensamiento
Mis ojos no son los míos
Pue­do per­der el sentido
De un momen­to a otro momento
Mi con­fu­sión va en aumento
Soy una pobre alma en pena
Ni la más dura cadena
Me hubie­ra afli­gi­do tanto
Ni el mayor de los espantos
Con­ge­la así las venas.

Esta­ba en el dormitorio
De un alto segun­do piso
Cuan­do prin­ci­pia el granizo
De aquel feroz purgatorio
Espe­jos y lavatorios
Des­cien­den por las paredes.
Señor, aca­so no puedes
Cal­mar­te por un segundo
Y me res­pon­de iracundo:
Pa’l tibu­rón son las redes.

No hay pala­bras en el mundo
Para expli­car la verdad
Ni talen­to en realidad
Pa pene­trar en profundo
Qué vien­to más iracundo
Qué llu­via tan alarmante
Qué pena tan abundante
Quién me da la explicación
Sólo el sabio salomón
Pero se halla tan distante.

Del cen­tro sal­té a la puerta
Con gran espan­to en el alma
Rogan­do por una calma
Pero el tem­blor va en aumenta.
Todo a mis ojos revienta
Se me nubla la cabeza
Del ver brin­car en la pieza
La estam­pa de san antonio
Dicien­do: mue­ra el demonio
Que se anda hacien­do el que reza.

La mar está enfurecida
La tie­rra está temblorosa
Qué vida tan rencorosa
Lo tra­jo la atardecida
Con una angus­tia crecida
Le estoy pidien­do al señor
Que deten­ga su rencor
Tan sólo por un minuto
Es un peli­gro este luto
Pal alma y el corazón.

Así fue seño­res míos
La tris­te conversación
Que en medio de aquel temblor
Sos­tu­ve con el divino
Cuan­do pasó el torbellino
De la adver­ten­cia final
Baji­to empe­zó a llorar
Mi cuer­po resucitado
Dicien­do dio­s’­tá indignado
Con la cul­pa terrenal.

Me afe­rro con las dos manos
En una fuer­te manilla
Flo­tan­do cual campanilla
O pén­du­lo disparado
Qué es esto mi dios amado
Dije apre­tan­do los dientes
Pero él me res­pon­de hiriente
Pa’ha­cer mayor el castigo
Para el mor­tal enemigo
Del pobre y del inocente.

Vio­le­ta Parra, 1960.

Publi­ca­do por Sil­vio en 19:02 317 comen­ta­rios

miér­co­les 9 de mar­zo de 2011

men­sa­je a palo­ma díaz

Han pasa­do las eras de los pocos,
la de los pra­dos ínti­mos de entonces,
cuan­do la huma­ni­dad se hacía de bronces,
teles­co­pios, come­tas de los locos.

Han pasa­do sin mí, mas no me aflijo,
por­que estas mul­ti­tu­des en alabo
son las cul­mi­na­cio­nes, son el cabo
suel­to de un mejo­ra­do regocijo.

Ya nadie podrá ser como Durero.
Sere­mos, pues, par­tí­cu­la temprana,
mole­cu­lar vir­tud de la mañana,

ver­so pre­ci­pi­ta­do en aguacero.
El mun­do empie­za, pero no de cero.
La luz hace silen­cio en mi ventana.

Publi­ca­do por Sil­vio en 20:37 207 comen­ta­rios

lunes 7 de mar­zo de 2011

jesús maría, haba­na vieja









Lo pri­me­ro que debo decir del barrio de Jesús María es que esta­ba equi­vo­ca­do cuan­do afir­mé que José Mar­tí había naci­do allí. Mar­tí, según pare­ce, nació en la for­ta­le­za de La Caba­ña, don­de su padre estu­vo des­ta­ca­do como mili­tar. Sin embar­go vivió en Jesús María cuan­do niño, en el núme­ro 56 de la calle Ánge­les, entre Mon­te y Corra­les. Otra cosa que debo acla­rar es que el nom­bre del barrio es “Jesús María y José”, igual que la igle­si­ta que se ter­mi­nó en 1756. No se sabe por qué la gen­te ha pre­fe­ri­do decir­le Jesús María, a secas, obvian­do el nom­bre de José.

El con­cier­to de ayer fue con mucho y muy entu­sias­ta públi­co. Empe­za­mos de nue­vo con Tammy y Pura Cepa, como se ve en las fotos. Des­pués Víc­tor Casaus (tam­bién foto­gra­fia­do) dijo unas bellas pala­bras sobre los que hacen posi­ble los con­cier­tos: los alba­ñi­les de la anti­mu­ra­lla de músi­ca que esta­mos cons­tru­yen­do (qui­zá diría Brecht). Maña­na ten­dre­mos el lis­ta­do com­ple­to de esas muje­res y hom­bres que lle­gan a los barrios antes que los artis­tas y se van mucho des­pués, para hacer­nos posi­ble, con su tra­ba­jo cons­truc­tor, nues­tro tra­ba­jo musical.

El de Jesús María fue el déci­mo con­cier­to de nues­tro reco­rri­do por los barrios. Con­ti­nua­re­mos en abril.

El link del blog es el sigueinte

http://​segun​da​ci​ta​.blogs​pot​.com/

En este link-blog de Sil­vio tene­mos una cita dia­ria con la cul­tu­ra y la tro­va del inmor­tal Silvio

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *