Redes socia­les: La TV 2.0 o el ‘bra­zo ton­to’ de la OTAN

Vaya por delan­te algo que debe­ría pare­cer obvio: estar con­tra la gue­rra no sig­ni­fi­ca apo­yar a Gada­fi. Del mis­mo modo que las dece­nas de millo­nes de ciu­da­da­nos de mun­do que se movi­li­za­ron con­tra la inva­sión y la gue­rra en Iraq en 2003 no lo hicie­ron para apo­yar a Sadam, sino en soli­da­ri­dad con un pue­blo que ocho años des­pués aún sufre las con­se­cuen­cias de esa inva­sión.

Sir­va lo ante­rior como pun­to de par­ti­da para esta­ble­cer una serie de simi­li­tu­des y dife­ren­cias entre ambos con­flic­tos…

En pri­mer lugar, tan­to libios como ira­quíes viven sobre “un mar de petró­leo”. Algo que está en la raíz de la ator­men­ta­da his­to­ria de los pue­blos ára­bes des­de los tiem­pos de Law­ren­ce de Ara­bia. Esto es otra obvie­dad que tam­bién es nece­sa­rio recor­dar aho­ra.

Como en todos los paí­ses ára­bes, libios e ira­quíes des­de hace siglos están divi­di­dos en tri­bus, cir­cuns­tan­cia que ha sido apro­ve­cha­da des­de tiem­pos remo­tos por las poten­cias colo­nia­les occi­den­ta­les para ejer­cer su con­trol sobre ellos (divi­de et impe­ra). Muchas de sus fron­te­ras actua­les están “tra­za­das con tira­lí­neas” en vir­tud de un acuer­do entre los impe­rios bri­tá­ni­co y fran­cés que lle­va el nom­bre de los dos fun­cio­na­rios que lo nego­cia­ron (Sikes-Picot, res­pec­ti­va­men­te); no hay más que echar un vis­ta­zo a un atlas.

En el caso de Iraq, esta rémo­ra secu­lar de la divi­sión tri­bal se ve agra­va­da por la divi­sión sec­ta­ria y reli­gio­sa, algo que ha sido y es apro­ve­cha­do por EEUU y su gobierno cola­bo­ra­cio­nis­ta local para man­te­ner su (rela­ti­vo) con­trol de Meso­po­ta­mia y sus recur­sos: kur­dos al nor­te, suníes en el cen­tro, chiíes al sur, que aho­ra sufren una gue­rra civil lar­va­da fomen­ta­da por sus jeri­fal­tes reli­gio­sos y sec­ta­rios.

‘Divi­de et impe­ra’ y los caba­llos de Tro­ya

En el caso de Libia —iro­nías de la his­to­ria— la divi­sión tri­bal se corres­pon­de terri­to­rial­men­te con las anti­guas pro­vin­cias del Impe­rio de Roma. La Ita­lia fas­cis­ta de Mus­so­li­ni (un chus­co aggior­na­men­to de la Roma impe­rial) apro­ve­chó esta cir­cuns­tan­cia para man­te­ner su con­trol sobre Libia en épo­cas no tan leja­nas. En Iraq, los kur­dos alia­dos de EEUU fue­ron la excu­sa para ini­ciar una polí­ti­ca de inje­ren­cia arma­da y san­cio­nes que pro­vo­ca­ron más de un millón y medio de muer­tos —una gran par­te de ellos niños según ONGs sani­ta­rias— en el Iraq pre­vio a la inva­sión. En Libia las tri­bus cire­nai­cas de la zona orien­tal del país (muy rica en recur­sos petro­lí­fe­ros, como el Kur­dis­tán ira­quí) han sido el Caba­llo de Tro­ya de la inje­ren­cia arma­da de EEUU y sus saté­li­tes… todo ello con­ve­nien­te­men­te tra­ves­ti­do en los medios como “revo­lu­ción”. Una estra­te­gia muy exi­to­sa para sus pro­mo­to­res y finan­cia­do­res, como se com­pro­bó con las “revo­lu­cio­nes” tele­vi­si­vas (lla­ma­das “de colo­res”) de la Euro­pa del Este y otras pos­te­rio­res.

Al igual que en Iraq, los medios nos pre­sen­tan como prin­ci­pal argu­men­to para la inje­ren­cia “petrohu­ma­ni­ta­ria” en Libia a un malo muy malo y a un pue­blo que espe­ra con ansie­dad la lle­ga­da del Sép­ti­mo de Caba­lle­ría para sal­var­los. Mien­tras, sus “revo­lu­cio­na­rios” agi­tan ban­de­ras occi­den­ta­les y monár­qui­cas de tiem­pos pasa­dos de su país y dis­pa­ran fla­man­tes armas huma­ni­ta­rias recién impor­ta­das.

Tan­to en Iraq como en Libia, la inje­ren­cia de EEUU y alia­dos para cap­tar sus recur­sos eco­nó­mi­cos comien­za con la impo­si­ción de una “zona de exclu­sión aérea”. A dife­ren­cia de Iraq, en Libia se ha pro­mo­vi­do la gue­rra civil pre­via­men­te a la inva­sión y no a pos­te­rio­ri. Por esta razón en Libia no es tan “nece­sa­ria” una inva­sión direc­ta más allá de la del espa­cio aéreo… siem­pre y cuan­do sus rebel­des cum­plan con efi­cien­cia y cele­ri­dad la tarea que les ha sido enco­men­da­da y finan­cia­da.

Yaci­mien­tos e ins­ta­la­cio­nes de hidro­car­bu­ros en Libia. Obsér­ve­se que los prin­ci­pa­les yaci­mien­tos de petró­leo y gas, oleo­duc­tos, gaso­duc­tos y la mayo­ría de las reser­vas están ubi­ca­dos en la región orien­tal del país (Cire­nai­ca), la zona con­tro­la­da por los insur­gen­tes des­de el prin­ci­pio de una rebe­lión cuyo foco prin­ci­pal ha sido la ciu­dad de Ben­ga­si. [Fuen­te ori­gi­nal: grá­fi­co inter­ac­ti­vo: «El petró­leo de Libia» en elpais​.com]

Rebeldes prooc­ci­den­ta­les libios dota­dos con una bate­ría anti­aé­rea. De fon­do, uno de los que fue­ron sus pri­me­ros y prin­ci­pa­les obje­ti­vos: las ins­ta­la­cio­nes petro­lí­fe­ras. [Foto: John Moo­re]

Los rebel­des libios, bien dota­dos de equi­pos infor­má­ti­cos des­de un prin­ci­pio, com­bi­na­ron su ofen­si­va mili­tar con una fuer­te pre­sen­cia en las prin­ci­pa­les redes socia­les —como Twit­ter (en la ima­gen) o Face­book— e insis­tie­ron en que se les defi­nie­ra como “revo­lu­cio­na­rios”. Otro de sus prin­ci­pa­les argu­men­tos es que el gobierno Libio ata­ca­ba a sus par­ti­da­rios “des­ar­ma­dos”, algo que pare­ce con­tra­dic­to­rio con la ima­gen ante­rior a ésta y muchas otras publi­ca­das o tele­vi­sa­das. No obs­tan­te, ese men­sa­je des­men­ti­do por una reali­dad bien visi­ble, fue masi­va­men­te difun­di­do por estas redes en miles de ‘post’ y ‘tweets’. Éste ha sido segu­ra­men­te uno de los fenó­me­nos más ‘inex­pli­ca­bles’ des­de los ini­cios de la Red Inter­net.

‘War for oil’ 2.0

A dife­ren­cia de Libia en 2011, millo­nes de ciu­da­da­nos se movi­li­za­ron con­tra la agre­sión impe­rial y la gue­rra en Iraq, en la que fue cali­fi­ca­da como la pri­me­ra gran movi­li­za­ción de carác­ter glo­bal. Ésta con­si­guió, sin duda, con­tra­rres­tar la pro­pa­gan­da de gue­rra de la mayo­ría de los medios cor­po­ra­ti­vos, muchos de ellos con­tro­la­dos por los mis­mos (gran­des cor­po­ra­cio­nes y enti­da­des finan­cie­ras) que hicie­ron y hacen pin­gües nego­cios en el Iraq ocu­pa­do, lo que fue cali­fi­ca­do como el mayor expo­lio de la his­to­ria. A dife­ren­cia de Libia en 2011, en vir­tud de aque­lla gran movi­li­za­ción, no hizo fal­ta con­ven­cer a nadie de que la de Iraq era y es una gue­rra por el petró­leo (War for oil).

A dife­ren­cia de Iraq en 2003, el gobierno de Fran­cia no está con­tra la inter­ven­ción extran­je­ra en Libia: el actual pre­si­den­te de la Repú­bli­ca es uno de los más fir­mes par­ti­da­rios del ardor gue­rre­ro y de la polí­ti­ca de las caño­ne­ras. Sar­ko­zi ha deman­da­do a la lla­ma­da “comu­ni­dad inter­na­cio­nal” ata­ques con urgen­cia des­de el mis­mo momen­to en que el gobierno Libio ame­na­zó con pre­sen­tar las prue­bas que supues­ta­men­te demos­tra­ban que Libia finan­ció la cam­pa­ña del petit Bona­par­te a la Pre­si­den­cia a cam­bio de quién sabe qué… Prue­bas que podrían aca­bar con­ver­ti­das en ceni­zas por los bom­ba­deos de Trí­po­li (¿Bag­dad 2.0?) si los rebel­des pro-OTAN no toman pron­to “el poder” en la capi­tal Libia.

Al igual que en el caso de Iraq en 2003, en 2011 los mis­mos suje­tos siguen man­te­nien­do un con­trol abso­lu­to de los mis­mos medios de comu­ni­ca­ción, con la dife­ren­cia de que aho­ra los medios públi­cos están más ple­na­men­te inte­gra­dos que antes en las cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da béli­ca en la mayo­ría de los paí­ses occi­den­ta­les desa­rro­lla­dos, cuyos cables pla­ga­dos de men­ti­ras (que harían son­ro­jar­se al Pro­pa­gan­da­lei­ter Goeb­bels) son los que mar­can a fin de cuen­tas la “reali­dad” publi­ca­da y el pul­so de lo que se difun­de en el res­to del mun­do; en los medios y en las lla­ma­das redes socia­les…

A dife­ren­cia de Iraq en 2003 —a la sazón inter­net cum­plió un papel fun­da­men­tal para difun­dir y pro­pa­gar la movi­li­za­ción con­tra la gue­rra — , en el caso de Libia en 2011 exis­te un nue­vo fenó­meno lla­ma­do web 2.0 con sus redes socia­les, que están cum­plien­do un efec­ti­vo papel incons­cien­te (en todos los sen­ti­dos del tér­mino) de difu­sión de la pro­pa­gan­da de gue­rra…

A dife­ren­cia de Iraq en 2003, ya nadie sale a la calle para movi­li­zar­se con­tra esas gue­rras por el petró­leo que tie­nen muchos muer­tos olvi­da­dos en su haber… debe ser más cómo­do no pen­sar, no mover­se y tui­tearpos­tear des­de el sofá “esas cosas” que dicen los tele­dia­rios.

P.s.: A dife­ren­cia de Iraq en 2003, el coman­dan­te en jefe de las tro­pas del Impe­rio —el mis­mo que iba a cerrar Guan­tá­na­mo— es Pre­mio Nóbel de la Paz.

Paco ArnauFuen­te ori­gi­nal: http://ciudad-futura.net/2011/03/18/tv‑2 – 0/​

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *