Cri­sis capi­ta­lis­ta, ¿dón­de esta­mos? – Rolan­do Asta­ri­ta

En lo que va del año los mer­ca­dos finan­cie­ros están meti­dos en una mon­ta­ña rusa de “olas de opti­mis­mo y pesi­mis­mo”, en la mejor defi­ni­ción de Key­nes. A comien­zos del año, refle­jan­do la creen­cia en una recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca con­ti­nua­da, subie­ron las bol­sas de valo­res, se man­tu­vie­ron rela­ti­va­men­te altos los pre­cios de las mate­rias pri­mas, y baja­ron las tasas de inte­rés para empre­sas. Pero des­pués vino la cri­sis grie­ga, pre­ce­di­da por el tem­blor que ema­nó de Dubai, y segui­da por la incer­ti­dum­bre en torno a la deu­da espa­ño­la, irlan­de­sa, por­tu­gue­sa e inclu­so ita­lia­na. En con­se­cuen­cia, a fina­les de abril aumen­tó la vola­ti­li­dad en los mer­ca­dos finan­cie­ros; subie­ron las tasas inter­ban­ca­rias y los spreads que se pagan por los bonos de empre­sas; caye­ron las accio­nes; y cayó el euro en rela­ción al dólar y el yen. El spread de los bonos grie­gos lle­gó a supe­rar los 1200 pun­tos bási­cos. Los bonos de Esta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia, y el oro, vol­vie­ron a ser refu­gios de valor. Los pro­nós­ti­cos sobre una nue­va caí­da de la eco­no­mía glo­bal –la idea de un movi­mien­to en W– cobra­ron fuer­za.

Pero en las sema­nas siguien­tes la situa­ción mejo­ró par­cial­men­te. El euro recu­pe­ró algo del terreno per­di­do, subie­ron Wall Street –hacia el 20 de julio esta­ba un 7% por enci­ma de su pun­to más bajo este año – , el petró­leo y otras mate­rias pri­mas. Bajó la pri­ma que se paga por la deu­da grie­ga, y de otros paí­ses. Las bue­nas ganan­cias pre­sen­ta­das por las empre­sas de Esta­dos Uni­dos, más noti­cias alen­ta­do­ras sobre pers­pec­ti­vas de los empre­sa­rios (ejem­plo encues­ta del verano boreal JP Mor­gan Mar­kit, rea­li­za­da a 11.000 cor­po­ra­cio­nes en todo el mun­do), sus­ten­ta­ron el vera­ni­to. Pero no iba a durar. Al escri­bir estas líneas –12 de agos­to– cobra­ron nue­va fuer­za los temo­res de una recaí­da de la eco­no­mía. Wall Street está en terreno nega­ti­vo en su ren­di­mien­to anual; el dólar está en los míni­mos con­tra el yen en 15 años; el euro sufre ven­tas masi­vas; la Reser­va Fede­ral aca­ba de hacer pro­nós­ti­cos bas­tan­te som­bríos, y otro tan­to el Ban­co de Ingla­te­rra sobre la eco­no­mía bri­tá­ni­ca; el défi­cit comer­cial de Esta­dos Uni­dos sigue amplián­do­se (y deman­da inter­na debi­li­tán­do­se); la crea­ción de empleo en los paí­ses desa­rro­lla­dos está estan­ca­da; Chi­na se des­ace­le­ra; los inver­so­res nue­va­men­te se refu­gian en los títu­los de Esta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia y en el oro.

La idea más gene­ra­li­za­da entre los eco­no­mis­tas y de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les es que la recu­pe­ra­ción en los paí­ses desa­rro­lla­dos será muy débil. La eco­no­mía se move­ría en for­ma de una L, al esti­lo Japón 1992 – 2010 (o con un ascen­so len­to). Y aumen­tan las pro­ba­bi­li­da­des de una nue­va caí­da glo­bal; que podría vol­ver a arras­trar a los paí­ses atra­sa­dos.

El obje­ti­vo de esta nota es exa­mi­nar con algún deta­lle esta coyun­tu­ra, ubi­car­la en la diná­mi­ca que ha teni­do la Gran Rece­sión, para ter­mi­nar con algu­nas con­clu­sio­nes pro­vi­so­rias.

NOTA: pre­sen­to este borra­dor pro­vi­so­rio de aná­li­sis de la coyun­tu­ra; mi inten­ción es pasar­lo en algu­nos días a mi pági­na web. En tan­to, bien­ve­ni­das las crí­ti­cas y obser­va­cio­nes

Caí­da y sali­da del fon­do

En 2009, en pro­me­dio, las eco­no­mías de los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos caye­ron 3,2%. La eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos se redu­jo un 2,4%; la zona del euro cayó 4,1%; la de Japón 5,2%; y la eco­no­mía de Gran Bre­ta­ña un 4,9%. El PBI mun­dial bajó el 0,6%, ya que las eco­no­mías de los paí­ses atra­sa­dos, de con­jun­to, se des­ace­le­ra­ron, pero no caye­ron (World Eco­no­mic Outlook, IMF, 2010; el FMI mide el PBI en tér­mi­nos de pari­dad de poder de com­pra, por lo que aumen­ta la inci­den­cia de Chi­na, y otros paí­ses en el pro­duc­to mun­dial. Si el PBI se mide a los tipos de mer­ca­do corrien­tes, el PBI mun­dial en 2009 cayó 2%).

Pero las cifras glo­ba­les de 2009 ocul­tan que hacia mitad de ese año se ini­ció una recu­pe­ra­ción, que se pro­lon­ga en 2010. Este año el pro­duc­to mun­dial cre­ce­ría este año 4,6% (pre­vi­sión del FMI, julio 2010). Las eco­no­mías desa­rro­lla­das lo harían el 2,6%. Esta­dos Uni­dos cre­ce­ría al 3,3%; los paí­ses de la zona del euro 1%; Japón 2,4% y Gran Bre­ta­ña 2,1%.

Sin embar­go son las eco­no­mías atra­sa­das (“en desa­rro­llo”) las que impul­sa­rían la deman­da mun­dial. Siem­pre según la pre­vi­sión del FMI de abril, cre­ce­rían en pro­me­dio 6,8% en 2010. Rusia lo haría el 4,3%; Bra­sil 7,1%, India 9,4% y Chi­na 10,5%.

La Gran Rece­sión (tér­mino que se apli­ca a la actual cri­sis de acu­mu­la­ción) tuvo enton­ces como epi­cen­tro a los paí­ses desa­rro­lla­dos. Hubo lue­go una recu­pe­ra­ción bas­tan­te pro­nun­cia­da; pero la mis­ma está a mitad de camino….y hay muchos sig­nos de que pue­de haber una nue­va y pro­fun­da caí­da.

El des­cen­so de las eco­no­mías y su pos­te­rior recu­pe­ra­ción par­cial tam­bién se pue­de adver­tir en la evo­lu­ción del pro­duc­to de las indus­trias manu­fac­tu­re­ras (lo que sigue, basa­do en JP Mor­gan, Mar­kit).

Para el con­jun­to de los paí­ses desa­rro­lla­dos, des­de el pico pre­vio a la rece­sión, que se pro­du­jo en febre­ro de 2008, has­ta el fon­do del ciclo, en mar­zo de 2009, la caí­da del pro­duc­to manu­fac­tu­re­ro fue del 21,7%; des­de mar­zo de 2010 cre­ció 10,9%, lo que sig­ni­fi­ca que recu­pe­ró el 46% del pro­duc­to per­di­do por la cri­sis. A prin­ci­pios de 2009 la tasa anua­li­za­da de varia­ción del índi­ce de manu­fac­tu­ras glo­ba­les era nega­ti­va 15%; en mar­zo de 2010 era 14% posi­ti­va. Pre­ci­san­do por las gran­des áreas de los paí­ses desa­rro­lla­dos, en Esta­dos Uni­dos, des­de el pico pre­vio a la rece­sión, en diciem­bre de 2007, has­ta el fon­do del ciclo, en junio de 2009, la caí­da del pro­duc­to manu­fac­tu­re­ro fue del 16,9%; des­de ahí has­ta abril de 2010 se recu­pe­ró 7,4%. En la zona del euro, des­de el pico pre­vio a la cri­sis, en febre­ro de 2008, has­ta el fon­do en mayo de 2009, la caí­da fue del 22,2%; des­de el piso de la caí­da a mar­zo de 2010, la recu­pe­ra­ción fue del 8,3%. En Japón, des­de el pico pre­vio a la rece­sión, en febre­ro de 2008, has­ta el fon­do, 12 meses más tar­de, la caí­da fue del 35,2%; des­de febre­ro de 2009 a abril de 2010 el aumen­to fue del 34,6%. En Gran Bre­ta­ña, des­de el pico pre­vio a la rece­sión, en febre­ro de 2008, has­ta el piso en agos­to de 2009, la caí­da fue del 15,7%; des­de el fon­do de la rece­sión has­ta abril de 2010 la recu­pe­ra­ción fue del 5,3%.

La cla­ve el derrum­be de la inver­sión

La caí­da de las eco­no­mías capi­ta­lis­tas estu­vo lide­ra­da por el derrum­be de la inver­sión, no del con­su­mo. En 2007 el con­su­mo en los paí­ses desa­rro­lla­dos había cre­ci­do 2,5%; en 2008 se des­ace­le­ró al 0,3%; y en 2009 cayó 0,8% (los dato son del FMI). No esta­mos, por lo tan­to, ante una caí­da dra­má­ti­ca. En cual­quier caso, fue una baja menor que la caí­da del PBI. De hecho, ade­más, la caí­da del con­su­mo fue el resul­ta­do de la caí­da de la inver­sión, y no al revés. La inver­sión se esta­ba debi­li­tan­do, o cayen­do, antes de que comen­za­ra a dis­mi­nuir el con­su­mo. Debe tener­se en cuen­ta que al caer la inver­sión, las empre­sas con­tra­tan menos tra­ba­ja­do­res (o dis­mi­nu­yen las horas de tra­ba­jo); lo que reper­cu­te nega­ti­va­men­te en el con­su­mo de bie­nes sala­ria­les, espe­cial­men­te no dura­bles. Con la cri­sis tam­bién se redu­ce, y de mane­ra más pro­nun­cia­da, el con­su­mo de bie­nes dura­bles, que depen­de par­cial­men­te del gas­to sala­rial; y del gas­to de plus­va­lías.

La actual debi­li­dad del con­su­mo está deter­mi­na­da por el alto nivel de des­em­pleo; el estan­ca­mien­to de los sala­rios; y el ele­va­do endeu­da­mien­to (en par­ti­cu­lar por hipo­te­cas) de los hoga­res. Dada la nece­si­dad de afron­tar deu­das, y la incer­ti­dum­bre, la tasa de aho­rro de los hoga­res aumen­tó con la cri­sis y la rece­sión. En Esta­dos Uni­dos, la tasa de aho­rro per­so­nal había aumen­ta­do, en el pri­mer tri­mes­tre de 2009, al 4,2%, des­de su pun­to más bajo, 0,7% en 2005. La OECD espe­ra que en 2011 la tasa de aho­rro sea 0,2 pun­tos por­cen­tua­les más alta en Esta­dos Uni­dos, y 0,8 pun­tos más alta en Japón.

Si la caí­da de la deman­da no fue lide­ra­da por el con­su­mo, la “cul­pa­ble” es la inver­sión. Efec­ti­va­men­te, ésta se derrum­bó en los paí­ses desa­rro­lla­dos. Inclu­yen­do la cons­truc­ción resi­den­cial (véa­se nota al final del tra­ba­jo sobre este rubro), en tér­mi­nos por­cen­tua­les, la inver­sión para el con­jun­to de los paí­ses desa­rro­lla­dos bajó al 18% del PBI en 2009. La for­ma­ción de capi­tal bru­to fijo en las eco­no­mías desa­rro­lla­das, cayó el 1,9% en 2008; y se des­plo­mó 12% en 2009. En Esta­dos Uni­dos, en 2009, dis­mi­nu­yó 14,5%; en la zona del euro 11,1%; en Japón 14,3% y en Gran Bre­ta­ña 14,9%. Ade­más, se pro­yec­ta que en 2010 la inver­sión para el pro­me­dio de los paí­ses ade­lan­ta­dos se ubi­que en el 18,4% del PBI, o sea, por deba­jo de los pro­me­dios ante­rio­res a la cri­sis. En 1988 – 1995 fue 22,7%, y 1996 – 2003 21,3%. La for­ma­ción de capi­tal bru­to fijo aumen­ta­ría solo 0,9%. Tam­bién por deba­jo de los pro­me­dios de las últi­mas dos déca­das. Entre 1992 y 2001 la for­ma­ción de capi­tal bru­to fijo aumen­tó a una tasa del 3,7% anual; y entre 2002 y 2007 cre­ció al 2,6%.

La debi­li­dad de la inver­sión es la cla­ve de la debi­li­dad gene­ral de la recu­pe­ra­ción. Como una con­se­cuen­cia, el con­su­mo cre­ce­ría en los paí­ses ade­lan­ta­dos solo un 1,6% en 2010.

Gas­to esta­tal y défi­cits cre­cien­tes

El esta­lli­do de la cri­sis y el des­cen­so eco­nó­mi­co gene­ral devol­vió actua­li­dad a las polí­ti­cas de estí­mu­lo de la deman­da, tan recha­za­das en los ochen­ta y par­te de los noven­ta. La fuer­te baja de las tasas de inte­rés de refe­ren­cia de los ban­cos cen­tra­les, y las inyec­cio­nes de liqui­dez, impi­die­ron que las eco­no­mías caye­ran en una espi­ral con­trac­ti­va ban­ca­ria y finan­cie­ra como la de los trein­ta. Como con­se­cuen­cia, el balan­ce de la Reser­va Fede­ral se tri­pli­có. Solo por la incor­po­ra­ción acti­vos hipo­te­ca­rios, se incre­men­tó en 1,2 billo­nes de dóla­res.

La inter­ven­ción mone­ta­ria no solo ate­nuó la cri­sis finan­cie­ra, lue­go de la quie­bra de Leh­man, sino tam­bién ayu­dó a la recom­po­si­ción de algu­nas empre­sas impor­tan­tes. Con­tri­bu­yó a que la ase­gu­ra­do­ra AIG, y las ins­ti­tu­cio­nes hipo­te­ca­rias, semi-esta­ta­les, Fan­nie Mae y Fred­die Mac, redu­je­ran pér­di­das. Cola­bo­ró tam­bién para que los ban­cos aumen­ta­ran sus ganan­cias, lue­go de asi­mi­lar gran­des des­va­lo­ri­za­cio­nes de capi­tal. Pero por sí mis­mos los estí­mu­los mone­ta­rios no reac­ti­va­ron la deman­da. Las tasas de inte­rés de refe­ren­cia están cer­ca­nas a cero en Esta­dos Uni­dos y Japón, sin que se reac­ti­ve la inver­sión.

De ahí que se haya recu­rri­do al aumen­to del gas­to fis­cal para amor­ti­guar la caí­da de la deman­da. En muchos paí­ses los gobier­nos otor­ga­ron reba­jas impo­si­ti­vas (para ali­viar la situa­ción de las hipo­te­cas inmo­bi­lia­rias, o reac­ti­var la ven­ta de auto­mó­vi­les, por ejem­plo); y aumen­ta­ron el gas­to en infra­es­truc­tu­ra. Tam­bién se incre­men­tó el gas­to por segu­ros de des­em­pleo y simi­la­res. Todo esto ate­nuó la caí­da de la deman­da. De con­jun­to, el gas­to públi­co en 2009 aumen­tó, en el pro­me­dio en los paí­ses ade­lan­ta­dos, 2,3%. Entre 1992 y 2001 se había incre­men­ta­do al 1,8% anual; y entre 2002 y 2007 al 2%. Se espe­ra que en 2010 el gas­to aumen­te 1,3% (aun­que podría revi­sar­se, en la medi­da en que con­ti­núen los sig­nos de debi­li­ta­mien­to de la eco­no­mía).

Sin embar­go el aumen­to del gas­to como fac­tor con­tra­rres­tan­te de la cri­sis tie­ne lími­tes. Es que su con­tra­par­ti­da es el aumen­to de los défi­cits y del stock de deu­das públi­cas, que deben ser finan­cia­dos colo­can­do cada vez más deu­da, o median­te emi­sión mone­ta­ria. . Solo en la segun­da mitad de 2010 los gobier­nos de los paí­ses desa­rro­lla­dos debe­rán refi­nan­ciar deu­da por un valor glo­bal de cua­tro billo­nes de dóla­res. Y la deu­da sigue cre­cien­do, a la par del défi­cit.

Con la cri­sis, los défi­cits de los paí­ses ade­lan­ta­dos se incre­men­ta­ron, para lle­gar, en pro­me­dio, al 9% del PBI. El défi­cit fis­cal de Esta­dos Uni­dos, en 2010, es el 8,8% del PBI; en la zona del euro, el 7%; en Japón, el 7,8% y en Gran Bre­ta­ña el 10,5% del PBI. A su vez, el stock de la deu­da públi­ca en Esta­dos Uni­dos pasó de repre­sen­tar el 62,1% del PBI en 2007, a un pro­yec­ta­do de 92,6% en 2010. En la zona del euro pasó del 65,7% al 84,1%; en Japón del 187,7% al 227,3%; y en Gran Bre­ta­ña del 44,1% al 78,2% (World Eco­no­mic Outlook, abril 2010, IMF).

Sub­ra­ya­mos que la deu­da empie­za a poner lími­tes a este sos­tén de la deman­da, como lo demos­tró la cri­sis en los esla­bo­nes más débi­les de la cade­na, los paí­ses del sur de Euro­pa, Irlan­da o Dubai.

Des­em­pleo y mer­ca­do mun­dial

Con la Gran Rece­sión, el des­em­pleo cre­ció con­si­de­ra­ble­men­te. A nivel mun­dial, la OIT cal­cu­la que el núme­ro de des­em­plea­dos aumen­tó en 50 millo­nes (dato de octu­bre 2009). En los paí­ses desa­rro­lla­dos, la tasa de des­em­pleo pro­me­dio pasó del 5,8% en 2008, al 8% en 2009, y se pro­yec­ta una tasa del 8,4% en 2010. En Esta­dos Uni­dos pasó del 5,8% en 2008 al 9,3% en 2009, y en junio de 2010 se man­tie­ne en 9,5%. En la zona del euro aumen­tó del 7,6% en 2008 al 9,4% en 2009, y en mayo de 2010 esta­ba en el 10%. En Japón subió del 4% en 2008 al 5,1% en 2009, y era del 5,2% en mayo de 2010. En Gran Bre­ta­ña pasó del 5,6% de 2008 al 7,5% en 2009, y era del 7,8% en mayo de 2010 (WEO 2010, IMF y The Eco­no­mist). Ade­más, en muchos paí­ses aumen­ta la can­ti­dad de des­em­plea­dos a lar­go pla­zo. En Esta­dos Uni­dos, por ejem­plo, en mar­zo de 2010 el 44% de los des­ocu­pa­dos esta­ba sin tra­ba­jo des­de hacía seis o más meses.

Fren­te a este pano­ra­ma, no ha habi­do una res­pues­ta polí­ti­ca del movi­mien­to obre­ro que, en algún sen­ti­do pro­fun­do, haya cues­tio­na­do al capi­tal. El aumen­to de la des­ocu­pa­ción pue­de que ayu­de a expli­car­lo. De ahí que en algu­nos paí­ses, nota­ble­men­te en Esta­dos Uni­dos, el capi­tal haya aumen­ta­do la tasa de explo­ta­ción. Pare­cie­ra que uno de los resul­ta­dos de las cri­sis capi­ta­lis­tas es que el tra­ba­jo se debi­li­ta fren­te al capi­tal. Marx extraía con­clu­sio­nes radi­cal­men­te revo­lu­cio­na­rias de este hecho.

En cuan­to al comer­cio mun­dial, su cre­ci­mien­to se des­ace­le­ró al 2,8% en 2008 (entre 1992 y 2007 cre­ció a casi el 7% anual pro­me­dio), para hun­dir­se, en tér­mi­nos de volu­men, 10,7% en 2009. Se espe­ra una recu­pe­ra­ción del 7% en 2010 (WEO 2010, IMF, abril 2010). Las cifras anua­les no per­mi­ten, sin embar­go, tener dimen­sión de la mag­ni­tud de la caí­da (y tam­bién de la fuer­te recu­pe­ra­ción). Des­de el pico más alto, en mayo de 2008, al fon­do en mayo de 2009, el comer­cio mun­dial cayó 27,6%; de mayo de 2009 a mayo 2010 aumen­tó 27%. La tasa de cre­ci­mien­to se hizo algo más len­ta des­de enton­ces (JP Mor­gan, Mar­kit).

Des­ace­le­ra­ción

A media­dos de 2010 esta­mos en pre­sen­cia de una recu­pe­ra­ción, pero es par­cial. Cana­dá recu­pe­ró el 85% del PBI per­di­do en la rece­sión y Esta­dos Uni­dos el 66%. La zona del euro solo el 25% (con el cre­ci­mien­to del segun­do tri­mes­tre de 2010), y Gran Bre­ta­ña el 11% (JP Mor­gan Mar­kit). Por otra par­te, se tra­ta de una recu­pe­ra­ción con poca gene­ra­ción de empleo. Las empre­sas inten­si­fi­can los rit­mos de pro­duc­ción, se rees­truc­tu­ran, y en algu­nos casos incor­po­ran tec­no­lo­gía que aho­rra mano de obra. La inver­sión en amplia­ción o nue­vas plan­tas no cre­ce. Como resul­ta­do, en 2010 el empleo aumen­ta a una tasa muy baja, de apro­xi­ma­da­men­te el 1% anual. Es la mitad del cre­ci­mien­to ante­rior a la cri­sis.

Pero ade­más, la recu­pe­ra­ción se está des­ace­le­ran­do. El segun­do tri­mes­tre de 2010 habría mar­ca­do el pico de la recu­pe­ra­ción, con una tasa anua­li­za­da de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía mun­dial del 4%. Pero des­cien­de al 2% en julio (esti­ma­ción JP Mor­gan Mar­kit; aun­que el FMI man­tie­ne una pre­vi­sión más alta de cre­ci­mien­to para el año). Tam­bién el índi­ce com­pues­to de indi­ca­do­res líde­res (CLI, por sus siglas en inglés), para el área de los paí­ses de la OECD, bajó en junio 0,1. Pre­ci­se­mos que el CLI es un índi­ce que se apo­ya esen­cial­men­te en el índi­ce de la acti­vi­dad indus­trial, que pue­de tomar­se como una apro­xi­ma­ción a la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca. El CLI no sir­ve para medir la fuer­za o debi­li­dad de una recu­pe­ra­ción, o de una caí­da, sino para detec­tar pun­tos de vira­je en el ciclo eco­nó­mi­co. Esto por­que mues­tra pro­yec­cio­nes de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca con rela­ción a la ten­den­cia; en otras pala­bras, mues­tra si las con­di­cio­nes están mejo­ran­do o empeo­ran­do.

Pues bien, los CLIs para Fran­cia, Ita­lia, Chi­na e India apun­tan todos por deba­jo de la ten­den­cia de cre­ci­mien­to en los pró­xi­mos meses, en tan­to que para Gran Bre­ta­ña el índi­ce seña­la que se lle­gó a un pico en el rit­mo de expan­sión. Tam­bién hay fuer­tes sig­nos de que se ha lle­ga­do a un pico de expan­sión en Bra­sil y Cana­dá. Ade­más, el CLI para Esta­dos Uni­dos fue nega­ti­vo por pri­me­ra vez des­de febre­ro de 2009. Para Japón y Rusia los CLIs mues­tran una expan­sión más len­ta en el futu­ro, y para Ale­ma­nia se man­tie­ne rela­ti­va­men­te alto (Com­po­si­te Lea­ding Indi­ca­tors, OECD, agos­to 2010).

En Esta­dos Uni­dos, que es la eco­no­mía más impor­tan­te, la mayo­ría de los eco­no­mis­tas pre­vé para la segun­da mitad de año un cre­ci­mien­to anua­li­za­do de un 2,5%. En mayo las ven­tas mino­ris­tas caye­ron 1,1%, y en junio lo hicie­ron 0,5%. En junio las ven­tas de auto­mó­vi­les dis­mi­nu­ye­ron 2,3%. Una encues­ta rea­li­za­da por Bloom­berg, da por resul­ta­do que los eco­no­mis­tas espe­ran (prin­ci­pios de agos­to) que el con­su­mo crez­ca solo un 1,5% en el año, con­tra el 2,4% que espe­ra­ban un mes atrás. Otra expre­sión de la debi­li­dad es la uti­li­za­ción de capa­ci­dad ins­ta­la­da en la indus­tria. En junio de 2010 fue del 74,1%. Es un 5,9% por enci­ma de junio de 2009, pero un 6,5% por deba­jo del pro­me­dio 1972 – 2009 (Fede­ral Reser­ve). La Reser­va Fede­ral reco­no­ce (10 de agos­to) que el rit­mo de la recu­pe­ra­ción se ha debi­li­ta­do en lo que ata­ñe a pro­duc­to y empleo. El gas­to de las empre­sas en equi­po y soft­wa­re aumen­tó, pero se man­tie­ne débil en plan­tas y estruc­tu­ras, y las empre­sas no con­tra­tan tra­ba­ja­do­res. Los prés­ta­mos ban­ca­rios con­ti­núan con­tra­yén­do­se. Por eso la Reser­va deci­dió man­te­ner bajas las tasas de inte­rés, y con­ti­nuar inyec­tan­do liqui­dez.

Al ter­mi­nar de escri­bir esta nota (13 de agos­to), se cono­cen las cifras para el segun­do tri­mes­tre del cre­ci­mien­to euro­peo, que mode­ran en cier­ta medi­da la des­ace­le­ra­ción. Es que el cre­ci­mien­to de la zona del euro fue del 4%, anua­li­za­do. Este cre­ci­mien­to estu­vo empu­ja­do por Ale­ma­nia, que cre­ció a una tasa anua­li­za­da del 8,8%. Fran­cia, en cam­bio, lo hizo al 2,4%, Ita­lia al 1,6% y Espa­ña al 0,8%. Esto es, el cre­ci­mien­to es muy des­igual. Más impor­tan­te, el aumen­to del pro­duc­to de Ale­ma­nia estu­vo liga­do al vigor de sus expor­ta­cio­nes. El neto comer­cial de Ale­ma­nia, entre enero y mayo, lle­ga casi a los US$ 77.000 millo­nes; en junio sus expor­ta­cio­nes eran un 28,5% supe­rio­res con res­pec­to a igual mes de 2009. Esto con­tras­ta con los défi­cits de Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y Espa­ña. Dada la depen­den­cia de Ale­ma­nia de las expor­ta­cio­nes, el enfria­mien­to de la eco­no­mía mun­dial podría deter­mi­nar que este cre­ci­mien­to no se sos­ten­ga. En cual­quier caso, tam­bién está por ver­se has­ta qué pun­to el cre­ci­mien­to ale­mán gene­ra deman­da para el res­to de las pro­duc­cio­nes euro­peas.

Des­ace­le­ra­ción por sec­to­res, y pre­sión defla­cio­na­ria

La des­ace­le­ra­ción que esta­mos vien­do a nivel glo­bal se pue­de ana­li­zar de mane­ra más des­agre­ga­da. La tasa de cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción manu­fac­tu­re­ra mun­dial pasó del 14% de mar­zo, a apro­xi­ma­da­men­te el 4 o 5% en julio. El índi­ce ela­bo­ra­do por JP Mor­gan y Mar­kit para el sec­tor manu­fac­tu­re­ro, que indi­ca el gra­do de cam­bio de la acti­vi­dad (no su nivel), cayó en julio a su nivel más bajo en los últi­mos 12 meses. Tam­bién se des­ace­le­ra (o sigue estan­ca­do, según los paí­ses) el sec­tor ser­vi­cios, que es alta­men­te depen­dien­te de la deman­da de con­su­mo. El índi­ce de JP Mor­gan y Mar­kit para ser­vi­cios a nivel mun­dial cayó en julio a su nivel más bajo en los últi­mos cin­co meses. El sec­tor, en pro­me­dio y a nivel glo­bal, no está gene­ran­do empleos. La pro­duc­ción de las empre­sas de ser­vi­cios se man­tie­ne par­ti­cu­lar­men­te débil en Gran Bre­ta­ña, pero tam­bién en Esta­dos Uni­dos. En la zona del euro está en retro­ce­so en Espa­ña e Ita­lia; aun­que en Fran­cia y Ale­ma­nia, el con­su­mo de ser­vi­cios man­tu­vo una tóni­ca posi­ti­va. En Japón la debi­li­dad del sec­tor es sig­ni­fi­ca­ti­va; a lo lar­go de casi todo el año estu­vo des­pi­dien­do tra­ba­ja­do­res. La ane­mia de la deman­da inter­na –la inver­sión no liga­da a las indus­trias expor­ta­do­ras es muy débil– expli­ca que la eco­no­mía japo­ne­sa depen­da fuer­te­men­te de la expor­ta­ción indus­trial a Chi­na, Esta­dos Uni­dos y Euro­pa.

Por otra par­te, la cons­truc­ción con­ti­núa muy débil en los paí­ses en los que estu­vo el cen­tro de la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria pre­via a la cri­sis. En Gran Bre­ta­ña los pre­cios vol­vie­ron a caer en julio, y los per­mi­sos para cons­truc­ción de nue­vas vivien­das son 6% más bajos que hace un año, cuan­do la cri­sis toca­ba fon­do. En Esta­dos Uni­dos el ini­cio de cons­truc­ción de casas en junio cayó a su nivel más bajo en ocho meses, al expi­rar el incen­ti­vo impo­si­ti­vo del gobierno. Ade­más, se man­tie­nen los des­alo­jos por fal­ta de pagos de hipo­te­cas (de acuer­do a la Mort­ga­ge Ban­ker Asso­cia­tion, entre 2005 y 2008 se per­die­ron apro­xi­ma­da­men­te 1,2 millo­nes de hoga­res; por ejem­plo, gen­te joven que debe aban­do­nar su casa y vol­ver a vivir con sus padres). Por lo tan­to con­ti­núa incre­men­tán­do­se la ofer­ta; lo cual man­ten­drá depri­mi­dos los pre­cios. En tér­mi­nos anua­li­za­dos, la ven­ta de vivien­das en mayo y junio per­ma­ne­cía un 70% por deba­jo del pico alcan­za­do en 2005.

Seña­le­mos toda­vía el peli­gro de defla­ción, que muchas veces es pasa­do por alto en los aná­li­sis. Si bien hubo una recu­pe­ra­ción de pre­cios, en las eco­no­mías capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­das con­ti­núan ope­ran­do fuer­tes pre­sio­nes defla­cio­na­rias. En Japón el índi­ce de pre­cios al con­su­mi­dor está en terreno nega­ti­vo, en un 1% anual. En Esta­dos Uni­dos, la infla­ción, des­con­ta­dos los pre­cios de comi­da y ener­gía, se ubi­ca­ba, en mar­zo, en el 0,5% anual. Esto sig­ni­fi­ca que en muchos sec­to­res los pre­cios están en baja (ade­más, en las medi­cio­nes exis­te un ses­go a aumen­tar la tasa de infla­ción). Una caí­da de la deman­da pue­de agra­var estas pre­sio­nes, pro­fun­di­zan­do la cri­sis.

Fra­gi­li­da­des finan­cie­ras glo­ba­les

La situa­ción finan­cie­ra mues­tra que el terreno está mina­do de posi­bi­li­da­des de nue­vas explo­sio­nes. Por empe­zar, Gre­cia, Por­tu­gal, Irlan­da, Espa­ña están pagan­do una alta tasa para finan­ciar­se, y no han des­apa­re­ci­do las razo­nes de fon­do que pue­den lle­var, en el mediano pla­zo, a que alguno de estos paí­ses decla­re el default. Muchas ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, en espe­cial euro­peas, tie­nen una alta expo­si­ción a esta deu­da. Ya cuan­do esta­lló la cri­sis grie­ga en mar­zo, varios ban­cos tuvie­ron pro­ble­mas para con­se­guir fon­dos; y las tasas de prés­ta­mos inter­ban­ca­rios se ele­va­ron con­si­de­ra­ble­men­te. Aun­que no lle­ga­ron al nivel que siguió a la caí­da de Leh­man, y lue­go la situa­ción se cal­mó con el paque­te de ayu­da apro­ba­do por la Unión Euro­pea, se man­tie­ne la incer­ti­dum­bre.

A su vez, la situa­ción de los ban­cos con­ti­núa sien­do difí­cil. Muchos no han ter­mi­na­do las reba­jas con­ta­bles en sus balan­ces, en par­ti­cu­lar la depu­ra­ción de los acti­vos basa­dos en cré­di­tos hipo­te­ca­rios. Según el FMI (Glo­bal Finan­cial Sta­bi­lity Report, abril 2010), entre 2007 y fines de 2009, las reba­jas con­ta­bles y pro­vi­sio­nes por pér­di­das insu­mie­ron unos 1,5 billo­nes de dóla­res. Pero aún que­da­rían 0,8 billo­nes de dóla­res en acti­vos sobre los que debe­rían rea­li­zar­se las reba­jas con­ta­bles (el cálcu­lo es incier­to; la cifra depen­de­rá de cómo evo­lu­cio­ne la cri­sis, y de la con­se­cuen­te valo­ri­za­ción, o des­va­lo­ri­za­ción, de los acti­vos).

Esto se com­bi­na con las difi­cul­ta­des del sec­tor inmo­bi­lia­rio. Ade­más de lo ya seña­la­do sobre Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña, son impor­tan­tes las difi­cul­ta­des en Espa­ña. En mayo el gobierno tuvo que tomar con­trol de Caja­Sur. Si bien se tra­ta de un ban­co peque­ño, pue­de ser la pun­ta del ice­berg. Es que las Cajas espa­ño­las abar­can casi la mitad del sis­te­ma ban­ca­rio del país, y han sido fuer­te­men­te gol­pea­das por la caí­da de los pre­cios de las pro­pie­da­des. Tam­po­co hay que olvi­dar­se de Dubai, que hace unos meses pro­vo­có un tem­blor en los mer­ca­dos finan­cie­ros. Allí los pre­cios de las pro­pie­da­des han baja­do un 50% en los últi­mos dos años, y con­ti­núan hun­dién­do­se. Los cons­truc­to­res bus­can no eje­cu­tar hipo­te­cas, y siguen reno­van­do los cré­di­tos; pero en la medi­da en que con­ti­núa la defla­ción, los inver­so­res no com­pran, y la eco­no­mía se con­trae. Si esto con­ti­núa, los ban­cos van a que­dar­se con can­ti­dad de pro­pie­da­des que no podrán colo­car (los pro­yec­tos faraó­ni­cos de desa­rro­llo turís­ti­co de este país pare­cen estar­se hacien­do tri­zas).

A las difi­cul­ta­des que deri­van de los acti­vos inmo­bi­lia­rios, se suma la estruc­tu­ra de deu­das de cor­to pla­zo. De con­jun­to, los ban­cos de los paí­ses desa­rro­lla­dos tie­nen ven­ci­mien­tos de deu­da en los pró­xi­mos tres años por unos cin­co billo­nes de dóla­res. Dada la des­con­fian­za y el temor de los inver­so­res, no es sen­ci­llo refi­nan­ciar seme­jan­te suma. Ade­más, se apro­xi­man las fechas en que los ban­cos debe­rán refi­nan­ciar gran par­te de los títu­los que entre­ga­ron como cola­te­ral a los Ban­cos Cen­tra­les, en lo peor de la cri­sis finan­cie­ra. A lo que se suma que muchos ban­cos tam­bién tie­nen nece­si­dad de capi­ta­li­zar­se, por lo cual debe­rían salir a los mer­ca­dos de capi­ta­les a con­se­guir fon­dos. En la medi­da en que la eco­no­mía con­ti­núe débil, en que la acu­mu­la­ción pro­duc­ti­va no reto­me, las difi­cul­ta­des serán mayo­res. Si ban­cos y otras gran­des ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras caen, los efec­tos se harán sen­tir sobre la pro­duc­ción y la deman­da.

Des­va­lo­ri­za­ción del capi­tal y mejo­ra de las ganan­cias

La cri­sis gene­ró la “revo­lu­ción de los valo­res” (Marx), esto es, una gigan­tes­ca des­va­lo­ri­za­ción de capi­ta­les. En tér­mi­nos de valor neto, en Esta­dos Uni­dos, las cor­po­ra­cio­nes no finan­cie­ras y no agrí­co­las tuvie­ron una pér­di­da de valor neto entre 2007 y 2009 de 3,5 billo­nes de dóla­res; las empre­sas que no son cor­po­ra­cio­nes, no agrí­co­las, en ese lap­so dis­mi­nu­ye­ron su valor neto en 2,3 billo­nes de dóla­res (cálcu­lo en base a “Flow of Funds Accounts”, Fede­ral Reser­ve, junio 2010). A esto se agre­ga la des­va­lo­ri­za­ción del capi­tal finan­cie­ro.

Para­le­la­men­te, hubo una mejo­ra de las ganan­cias, una varia­ble fun­da­men­tal para la inver­sión. Las ganan­cias de las empre­sas han esta­do en alza en los últi­mos meses. Por ejem­plo, el Euro­pean Cen­tral Bank repor­ta que el exce­den­te ope­ra­ti­vo bru­to (o mar­gen) de las empre­sas no finan­cie­ras euro­peas aumen­tó fuer­te­men­te en el pri­mer tri­mes­tre de 2010, debi­do a la mejo­ra en las expor­ta­cio­nes y los recor­tes de cos­tos. En Japón, las empre­sas vin­cu­la­das a la expor­ta­ción tam­bién han mejo­ra­do sus balan­ces.

Pero es en Esta­dos Uni­dos don­de el aumen­to de las ganan­cias ha sido muy fuer­te. Los bene­fi­cios antes de impues­tos de las cor­po­ra­cio­nes no finan­cie­ras y no agrí­co­las aumen­ta­ron, des­de el pri­mer cua­tri­mes­tre de 2009 al pri­me­ro de 2010, en US$ 354.000 millo­nes; esto es un incre­men­to del 52%. En ese lap­so los bene­fi­cios de las manu­fac­tu­ras, tam­bién antes de impues­tos, cre­cie­ron un 176%; los bene­fi­cios por dólar de ven­tas, antes de impues­tos, aumen­ta­ron de 4,1 a 9,9 cen­ta­vos. La tasa de bene­fi­cios, cal­cu­la­da como bene­fi­cios antes de impues­tos, sobre capi­tal accio­na­rio, pasó de 7,5% a 17,6% (datos del Qua­terly Finan­cial Report, pri­mer tri­mes­tre 2010, publi­ca­do por U.S. Cen­sus Bureau; tam­bién Reser­va Fede­ral). Según For­tu­ne, el aumen­to de bene­fi­cio de las 500 empre­sas más impor­tan­tes en abril de 2010 con res­pec­to al año ante­rior, es el segun­do más gran­de en los 56 años que la revis­ta lle­va el regis­tro. La rela­ción entre beneficios/​ventas de estas empre­sas pasó de ser menor al 1%, al 4%. El pro­me­dio his­tó­ri­co es 4,7%. En el segun­do tri­mes­tre de 2010, los bene­fi­cios con­ti­nua­ron sóli­dos; en pro­me­dio, las empre­sas habrían recu­pe­ra­do un 90% del nivel de bene­fi­cios per­di­dos con la Gran Rece­sión.

Sin embar­go este incre­men­to de bene­fi­cios se dio en el mar­co de debi­li­dad de las ven­tas, y pre­sión bajis­ta de los pre­cios. ¿Cómo es que las empre­sas mejo­ra­ron enton­ces la ren­ta­bi­li­dad? Prin­ci­pal­men­te por­que caye­ron drás­ti­ca­men­te los cos­tos labo­ra­les. En 2009 las 500 empre­sas For­tu­ne supri­mie­ron unos 821.000 pues­tos de tra­ba­jo. Se tra­ta de la mayor eli­mi­na­ción de tra­ba­jo de su his­to­ria; es casi el 3,2% de su nómi­na. Por eso, cuan­do las ven­tas comen­za­ron a subir, a media­dos de 2009, y no se ele­vó el empleo, el resul­ta­do fue el aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad. En otras pala­bras, los empre­sa­rios man­tie­nen bajos los sala­rios, e incre­men­tan los rit­mos de pro­duc­ción. Todo lo cual redun­dó en el recor­te de los cos­tos labo­ra­les; caye­ron el 4,6%, la mayor baja en la pos­gue­rra.

Las inver­sio­nes en tec­no­lo­gía, y aho­rra­do­ras de tra­ba­jo, tam­bién juga­ron su rol en la recu­pe­ra­ción de muchas empre­sas. Por ejem­plo, Ford reali­zó en el segun­do cua­tri­mes­tre de 2010 una ganan­cia de US$ 2.300 millo­nes; esto repre­sen­ta el 75% de sus bene­fi­cios de hace una déca­da. Pero tie­ne la mitad de tra­ba­ja­do­res que en 1999. Entre la segun­da mitad de 2009 y el pri­mer tri­mes­tre de 2010 hubo un repun­te de las inver­sio­nes en equi­pos y soft­wa­re, que per­mi­tie­ron a muchas cor­po­ra­cio­nes aho­rrar cos­tos.

Pero la inver­sión sigue débil

El con­su­mo no fue la cla­ve de la caí­da, y no pue­de ser la lla­ve de la recu­pe­ra­ción. En prin­ci­pio, por­que se man­tie­ne alto el des­em­pleo y los sala­rios están estan­ca­dos, o en baja. Y por­que los hoga­res siguen redu­cien­do su nivel de deu­da. En Esta­dos Uni­dos, en el pri­mer tri­mes­tre, los hoga­res esta­ban dis­mi­nu­yen­do su deu­da hipo­te­ca­ria a una tasa anual supe­rior al 3%; sien­do el sép­ti­mo tri­mes­tre con­se­cu­ti­vo de reduc­ción. La deu­da de los hoga­res, a su vez, se redu­cía a una tasa del 2,5%; y el cré­di­to al con­su­mo baja­ba el 1% (“Flow of Funds Accounts”, Fede­ral Reser­ve, junio 2010).

La cla­ve de una recu­pe­ra­ción sos­te­ni­da resi­de en la inver­sión. Pero ésta se man­tie­ne ané­mi­ca, a pesar de la mejo­ra de los bene­fi­cios. El aumen­to de la inver­sión que se regis­tró des­de media­dos de 2009 tuvo que ver, en lo esen­cial, con la repo­si­ción de inven­ta­rios. Los inven­ta­rios inclu­yen los stocks de mate­rias pri­mas, de bie­nes semi ter­mi­na­dos en pro­ce­so, y de las mer­can­cías ter­mi­na­das, lis­tas para la ven­ta. Al des­atar­se la cri­sis, las empre­sas redu­je­ron fuer­te­men­te sus inven­ta­rios. La rela­ción nue­vos pedidos/​inventarios cayó, a nivel mun­dial, a 0,8 en diciem­bre de 2008. Des­de ese pun­to rebo­tó, lle­gan­do a un pico en agos­to de 2009 por enci­ma de 1,3, para esta­bi­li­zar­se en enero de 2010 en 1,2 (JP Mor­gan, Mar­kit). Este tipo de inver­sión habría con­tri­bui­do enton­ces entre 1,5 y 2 pun­tos al cre­ci­mien­to del PBI de los paí­ses de la OECD, des­de el ter­cer tri­mes­tre de 2009 al pri­me­ro de 2010. En 2010, en Euro­pa, cons­ti­tu­yó el motor de la inver­sión; en Japón repre­sen­tó la mitad de la inver­sión duran­te el pri­mer cua­tri­mes­tre; y en Esta­dos Uni­dos la ter­ce­ra par­te en el segun­do cua­tri­mes­tre. En Esta­dos Uni­dos con­tri­bu­yó en un pun­to por­cen­tual al cre­ci­mien­to duran­te el pri­mer cua­tri­mes­tre de 2010.

Natu­ral­men­te, la inver­sión en inven­ta­rios no pue­de sos­te­ner la acu­mu­la­ción del capi­tal en el mediano pla­zo. Ésta depen­de de la inver­sión en equi­pos y estruc­tu­ras no resi­den­cia­les. Pero la mis­ma no se recu­pe­ra. En Euro­pa, la for­ma­ción neta de capi­tal seguía sien­do nega­ti­va en el pri­mer tri­mes­tre de 2010 en un 2,6%; aun­que repre­sen­ta una mejo­ra con res­pec­to al –21% del cuar­to tri­mes­tre de 2009, sigue sien­do extre­ma­da­men­te débil. En Esta­dos Uni­dos la inver­sión en equi­pos fue mayor, pero la inver­sión en estruc­tu­ras sigue sin aumen­tar.

En con­se­cuen­cia, la coyun­tu­ra se carac­te­ri­za por empre­sas con altas ganan­cias, pero baja dis­po­si­ción a inver­tir. Lo cual se tra­du­ce en ate­so­ra­mien­to de liqui­dez, de cash. El Ban­co Cen­tral Euro­peo ano­ta que las empre­sas se apro­vi­sio­nan de liqui­dez, o repar­ten divi­den­dos a sus accio­nis­tas, pero no amplían su stock de capi­tal (Monthly Bulle­tin, agos­to 2010). Agre­ga que esto refle­ja incer­ti­dum­bre con res­pec­to a la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca glo­bal, y a las posi­bi­li­da­des de finan­cia­mien­to ban­ca­rio, y que por lo tan­to inten­tan redu­cir su expo­si­ción a la deu­da. The Eco­no­mist (3÷07÷10) tam­bién des­ta­ca que los bene­fi­cios han sido más que sufi­cien­tes para cubrir los gas­tos de las cor­po­ra­cio­nes en muchas par­tes del mun­do desa­rro­lla­do, pero la inver­sión es baja y las empre­sas dis­po­nen de un exce­so de fon­dos. En Gran Bre­ta­ña las empre­sas (en su mayo­ría no ban­ca­rias) tie­nen un exce­den­te finan­cie­ro neto equi­va­len­te al 8% del PBI. En la zona del euro las empre­sas glo­bal­men­te están en equi­li­brio, ya que Fran­cia, Espa­ña y otros paí­ses, redu­je­ron fuer­te­men­te el gas­to; y en Ale­ma­nia tie­nen exce­den­tes. La gran liqui­dez tam­bién se advier­te en Esta­dos Uni­dos; las empre­sas poseen 1,6 billo­nes de dóla­res en depó­si­tos ban­ca­rios, fon­dos mone­ta­rios o títu­los.

Fac­to­res que se retro­ali­men­tan

La con­jun­ción de ganan­cias en alza e inver­sión debi­li­ta­da debe­mos expli­car­la a par­tir de la inter­ac­ción de muchos fac­to­res, que de con­jun­to deter­mi­nan que no se han res­ta­ble­ci­do las con­di­cio­nes para una acu­mu­la­ción sos­te­ni­da. El pano­ra­ma finan­cie­ro con­ti­núa sien­do extre­ma­da­men­te frá­gil; y la sobre­acu­mu­la­ción de capi­tal se man­tie­ne en ramas muy impor­tan­tes de la eco­no­mía mun­dial. Las difi­cul­ta­des finan­cie­ras inci­den nega­ti­va­men­te en las deci­sio­nes de inver­tir del sec­tor pro­duc­ti­vo; y la debi­li­dad de la inver­sión pro­duc­ti­va, y de la deman­da, afec­ta a su vez a las finan­zas. Ade­más, al aumen­tar los défi­cits esta­ta­les, reapa­re­cen las difi­cul­ta­des que se bus­ca­ba evi­tar, bajo otras for­mas, y cir­cuns­tan­cias. Así, la cri­sis grie­ga y de otros paí­ses euro­peos, aumen­ta la incer­ti­dum­bre y pos­ter­ga deci­sio­nes de inver­sión. Los ajus­tes fis­ca­les, por otra par­te, no des­pe­jan el hori­zon­te. Es que hay con­cien­cia de que el ajus­te con­trae­rá la deman­da; lo que a su vez redun­da­rá en menor recau­da­ción, y mayo­res défi­cits (aquí sí ope­ra la “para­do­ja” del aho­rro, que se estu­dia en macro­eco­no­mía). Por eso la fra­gi­li­dad finan­cie­ra lle­va a muchas empre­sas a hacer­se de liqui­dez, para redu­cir deu­das –que aumen­ta­ron pro­duc­to de la cri­sis– y pre­ve­nir difi­cul­ta­des de finan­cia­mien­to futu­ro.

Tam­bién inci­de nega­ti­va­men­te en la inver­sión el exce­so de capa­ci­dad. El capi­tal ha sobre­in­ver­ti­do, y no se pue­den rea­li­zar los valo­res. El mer­ca­do de vivien­das es un ejem­plo cla­ro, pero hay otros. En el trans­por­te marí­ti­mo hay agu­da sobre­ca­pa­ci­dad, y se sigue agre­gan­do tone­la­je por bar­cos encar­ga­dos a los asti­lle­ros antes de la cri­sis. Tam­bién hay sobre­ca­pa­ci­dad en indus­trias cla­ves, como auto­mo­triz, quí­mi­ca y petro­quí­mi­ca. En la indus­tria auto­mo­triz, la capa­ci­dad anual mun­dial de pro­duc­ción es de unas 90 millo­nes de uni­da­des; pero en con­di­cio­nes nor­ma­les el mer­ca­do absor­be unas 60 millo­nes de uni­da­des. A pesar de esto, se con­ti­núan abrien­do plan­tas, por ejem­plo en Asia. Con res­pec­to a la indus­tria quí­mi­ca, el Con­se­jo Euro­peo de la Indus­tria Quí­mi­ca seña­la que a nivel mun­dial la indus­tria ope­ra con nive­les de uti­li­za­ción de capa­ci­dad muy por deba­jo de su ópti­mo, lo cual repre­sen­ta gra­ves pro­ble­mas para empre­sas que están muy endeu­da­das. Pero en un sec­tor cla­ve como petro­quí­mi­ca, se ha con­ti­nua­do invir­tien­do en ins­ta­la­cio­nes en Medio Orien­te y Asia. De mane­ra que el Con­se­jo espe­ra que en 2010 la capa­ci­dad mun­dial de pro­duc­ción aumen­te un 8%.

Tam­bién se habla de sobre­ca­pa­ci­dad en la indus­tria pesa­da chi­na. Aun­que en este pun­to hay que tener en cuen­ta que exis­ten intere­ses de los euro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos para que Chi­na impul­se sus impor­ta­cio­nes, es indu­da­ble que el plan de estí­mu­lo, lan­za­do por el gobierno, estu­vo cen­tra­do en incre­men­tar la inver­sión en indus­tria pesa­da. El Con­se­jo Esta­tal Chino reco­no­ció, en sep­tiem­bre de 2009, que la sobre­ca­pa­ci­dad se había con­ver­ti­do en un pro­ble­ma en muchas indus­trias. Según un estu­dio de la Cáma­ra Euro­pea del Comer­cio en Chi­na (Over­ca­pa­city in Chi­na. Cau­ses, Impact and Recom­men­da­tions, 2010), habría exce­so de capa­ci­dad en el ace­ro, alu­mi­nio, quí­mi­ca, refi­na­ción y cons­truc­ción de equi­pos de ener­gía eóli­ca. La Cáma­ra con­si­de­ra que muchas de estas indus­trias colo­can más pre­sión com­pe­ti­ti­va en los mer­ca­dos mun­dia­les. A su vez, el freno que está ponien­do el Gobierno chino a la sobre­acu­mu­la­ción (bus­ca fre­nar tam­bién una bur­bu­ja en el sec­tor inmo­bi­lia­rio), debi­li­ta rela­ti­va­men­te la deman­da mun­dial.

Las inyec­cio­nes mone­ta­rias de los gobier­nos, las bajas tasas de inte­rés, la repro­gra­ma­ción de deu­das, inclu­so las nacio­na­li­za­cio­nes (par­cia­les o tota­les) de empre­sas, no solu­cio­nan esta cues­tión de fon­do. La res­tau­ra­ción de las con­di­cio­nes “nor­ma­les” para la acu­mu­la­ción exi­ge que los capi­ta­les más débi­les des­apa­rez­can. En otras pala­bras, que ope­re has­ta el final la des­va­lo­ri­za­ción del capi­tal. En tan­to esto no ocu­rra, pue­den empe­zar a apa­re­cer empre­sas “zom­bis”. Esto es, empre­sas que se man­tie­nen más o menos arti­fi­cial­men­te gra­cias al cré­di­to o estí­mu­los, en el mar­co de una eco­no­mía con débil cre­ci­mien­to. Algo que ha sido común en Japón duran­te los últi­mos 15 años.

Todas estas ins­tan­cias se retro­ali­men­tan, para con­for­mar un cua­dro de cre­ci­mien­to débil, mina­do por con­tra­dic­cio­nes que pue­den dar lugar a más esta­lli­dos finan­cie­ros

Con­clu­sión

No exis­te mane­ra de deter­mi­nar cómo va a evo­lu­cio­nar la eco­no­mía mun­dial en los pró­xi­mos meses. Pero todo indi­ca que las eco­no­mías de Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Japón están entran­do en una fase de bajo cre­ci­mien­to, alto des­em­pleo y débil inver­sión. A esto se suman las pre­sio­nes defla­cio­na­rias, que ya hemos apun­ta­do. En este mar­co, el esta­lli­do de una even­tual cri­sis finan­cie­ra –por ejem­plo, por­que algún país deje de pagar la deu­da– podría gene­rar una nue­va rece­sión, que afec­ta­ría a la eco­no­mía mun­dial. Está en cur­so, por otra par­te, un pro­ce­so de inten­sa rees­truc­tu­ra­ción del capi­tal, y agu­di­za­ción de las ten­sio­nes com­pe­ti­ti­vas. Nada indi­ca que se revier­ta la ten­den­cia a la inter­na­cio­na­li­za­ción del capi­tal (como hemos expli­ca­do en otra nota en este blog). Y nada indi­ca que el mun­do se diri­ja hacia algún tipo de régi­men de acu­mu­la­ción con una dis­tri­bu­ción más pro­gre­sis­ta del ingre­so, o algo pare­ci­do.

Una vez más, el meca­nis­mo de sali­da de la cri­sis pasa por el aumen­to de la explo­ta­ción del tra­ba­jo, y por las des­va­lo­ri­za­cio­nes del capi­tal. Lo que dará reno­va­dos impul­sos a la con­cen­tra­ción de la rique­za, y a la mun­dia­li­za­ción de la eco­no­mía.

NOTA sobre inver­sión resi­den­cial: Des­de el pun­to de vis­ta del aná­li­sis mar­xis­ta de los com­po­nen­tes de la deman­da, las cifras de las cuen­tas nacio­na­les de la inver­sión resi­den­cial pre­sen­tan pro­ble­mas, rela­cio­na­dos con su agre­ga­ción. Es que el gas­to de un tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do en cons­truir su vivien­da cons­ti­tu­ye gas­to de sala­rio (esto es, con­su­mo de bie­nes sala­ria­les), y no debe­ría incluir­se en la inver­sión. Algo simi­lar se apli­ca al gas­to del capi­ta­lis­ta para hacer cons­truir su vivien­da. Se tra­ta de con­su­mo de plus­va­lía. La situa­ción es más ambi­gua si ese capi­ta­lis­ta orde­na cons­truir una vivien­da, con vis­tas al alqui­ler. No es gas­to de con­su­mo, aun­que la vivien­da tam­po­co cons­ti­tu­ye capi­tal, en sen­ti­do estric­to. Por últi­mo, pue­de haber inver­sión en cons­truc­ción de vivien­das por par­te de capi­ta­lis­tas, los lla­ma­dos desa­rro­lla­do­res inmo­bi­lia­rios. En este caso se tra­ta de inver­sión, o de acu­mu­la­ción de plus­va­lía, en el sen­ti­do pleno. Estos capi­ta­lis­tas cons­tru­yen vivien­das con el obje­ti­vo de ven­der­las y valo­ri­zar su capi­tal, de la mis­ma mane­ra que otros capi­ta­lis­tas fabri­can auto­mó­vi­les, o cual­quier otro bien. Si las vivien­das (o los auto­mó­vi­les, o cual­quier otro bien) lue­go no pue­den ven­der­se, por algu­na razón, tene­mos una des­va­lo­ri­za­ción del capi­tal mer­can­cía. Con­cep­tual­men­te es un caso dis­tin­to del que suce­de cuan­do se des­va­lo­ri­za la vivien­da de un tra­ba­ja­dor, o la vivien­da del capi­ta­lis­ta. En este caso hay des­va­lo­ri­za­ción de valo­res de uso, pero no des­va­lo­ri­za­ción de capi­tal. Sin embar­go, por otra par­te, la inver­sión en vivien­das no aumen­ta la capa­ci­dad pro­duc­ti­va, y en este res­pec­to se dis­tin­gue de las inver­sio­nes en equi­pos y no resi­den­cia­les. Estas com­ple­ji­da­des se borran en el agre­ga­do de las cuen­tas nacio­na­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *