Apun­tes sobre la domi­na­cion ideo­lo­gi­ca neo­li­be­ral- Jon Mai­la de la Hoz

El neo­li­be­ra­lis­mo ha sido más que un mode­lo eco­nó­mi­co de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. Su arti­cu­la­ción, sus bases de legi­ti­mi­dad polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, han sido el pro­duc­to de una inten­sa acti­vi­dad de los Apa­ra­tos Ideo­ló­gi­cos del Esta­do, des­de los cua­les se logró cons­truir un ver­da­de­ro Blo­que de fuer­zas polí­ti­cas y socia­les que han legi­ti­ma­do, con­so­li­da­do y sos­te­ni­do el mode­lo neo­li­be­ral. Den­tro de este Blo­que al que, apli­can­do la ter­mi­no­lo­gía de Grams­ci, cali­fi­ca­mos como hege­mó­ni­co, han sido inte­gra­das frac­cio­nes cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va­men­te muy sig­ni­fi­ca­ti­vas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. No debe­mos olvi­dar este hecho. Ya no se tra­tan sola­men­te de frac­cio­nes de cier­ta “aris­to­cra­cia obre­ra”, hoy repre­sen­ta­da por geren­tes, direc­ti­vos o encar­ga­dos, que siem­pre han sido iden­ti­fi­ca­dos- y se han iden­ti­fi­ca­do- con el Capi­tal, sino de impor­tan­tes seg­men­tos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que se han cons­ti­tui­do en ver­da­de­ros agen­tes legi­ti­ma­do­res del sis­te­ma vigen­te.

Este fenó­meno con­si­de­ra­mos que va mucha más allá de un pro­ble­ma de alie­na­ción, en el sen­ti­do en el que éste con­cep­to sue­le ser uti­li­za­do. No se tra­ta de un pro­ble­ma de “fal­sa con­cien­cia”, sino de un nue­vo tipo de con­cien­cia liga­do a unas con­di­cio­nes de exis­ten­cia que con­vier­ten la con­di­ción asa­la­ria­da en irre­le­van­te para afir­mar­se como miem­bros de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Son “cla­se media”, con pro­pie­da­des inmo­bi­lia­rias, segun­das resi­den­cias, acce­so a bie­nes de con­su­mo osten­to­so, acce­so y posi­bi­li­dad de acce­der a pro­duc­tos finan­cie­ros de alta rentabilidad…desde tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción que han tra­ba­ja­do a des­ta­jo en la épo­ca dora­da de la indus­tria del ladri­llo, reci­bien­do altos sala­rios y con­di­cio­nes labo­ra­les muy bene­fi­cio­sas, has­ta fun­cio­na­rios de altas cate­go­rías, buró­cra­tas de par­ti­dos o sin­di­ca­tos… en defi­ni­ti­va, gru­pos de asa­la­ria­dos cuyos intere­ses como tál gru­po, pasa­ban por la defen­sa del sis­te­ma que les posi­bi­li­ta­ba su bien­es­tar mate­rial y su pres­ti­gio social.

Esta “cla­se media”, apor­ta al sis­te­ma esta­bi­li­dad polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, ade­más de por su legi­ti­mi­dad cons­cien­te, por asu­mir el papel de “espe­jo” en el que las frac­cio­nes asa­la­ria­das no tan favo­re­ci­das desea­ban ver­se. La posi­bi­li­dad de ascen­so social, reper­cu­te de mane­ra evi­den­te en la per­cep­ción que se tie­ne sobre el pro­pio sis­te­ma, apos­tan­do no por su trans­for­ma­ción, sino por el some­ti­mien­to y la cua­li­fi­ca­ción nece­sa­ria para que se lle­gue a for­mar par­te de esta “cla­se media”.

El capi­ta­lis­mo deja de ser domi­na­ción o explo­ta­ción, es EL Sis­te­ma. El Sis­te­ma que posi­bi­li­ta acce­der a mayo­res nive­les de bien­es­tar mate­rial y reco­no­ci­mien­to social, fun­da­men­ta­dos en un some­ti­mien­to, que no es per­ci­bi­do como tál, sino como «vida coti­dia­na», «lo que hay», lo evi­den­te. Y de otra par­te, impo­ne la nece­si­dad de una cua­li­fi­ca­ción para fun­cio­nar y alcan­zar el éxi­to social en él, saber fun­cio­nar, mover­se, ser «lis­to», adap­tar­se. Esto tie­ne impor­tan­tes con­se­cuen­cias polí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas, en tan­to que el enemi­go es el que no se inte­gra, el rojo, el aber­tza­le, el extranjero…que tras­to­ca lo exis­ten­te, lo coti­diano, lo evi­den­te.

La cri­sis del mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral y el paque­te de medi­das regre­si­vas impul­sa­do des­de las cla­ses domi­nan­tes, con­sis­ten­tes en un recru­de­ci­mien­to de la explo­ta­ción y la pér­di­da de dere­chos socia­les, si bien ha impul­sa­do movi­li­za­cio­nes y pro­tes­tas, éstas no han teni­do, ni mucho menos, el alcan­ce que debie­ran. El tra­ba­jo ideo­ló­gi­co desa­rro­lla­do por el neo­li­be­ra­lis­mo, uni­do a la debi­li­dad de la Izquier­da revo­lu­cio­na­ria, lo han impo­si­bi­li­ta­do. La Izquier­da revo­lu­cio­na­ria, tam­bién des­de Eus­kal Herria, tie­ne un lar­go y labo­rio­so tra­ba­jo por delan­te. Sabe­mos el obje­ti­vo final: inde­pen­den­cia y socia­lis­mo, pero exis­te un tra­yec­to inter­me­dio que es el que debe­mos cons­truir y tran­si­tar. Ade­lan­te.

Jon Mai­lu de la Hoz es miem­bro de Boltxe Kolek­ti­boa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *