Dere­chos huma­nos para las huma­nas – Anred

Anred.- Hace ya un tiem­po, en una acti­vi­dad, escu­cha­mos decir a unas com­pa­ñe­ras una fra­se para refle­xio­nar sobre la vio­len­cia de géne­ro: «Si el 8 de mar­zo es el Día de la Mujer ¿qué pasa el res­to del año?». La res­pues­ta, tan cruel como cier­ta, fue rápi­da en las bocas de otras muje­res dejan­do una retahí­la de vio­len­cias hete­ro­pa­triar­ca­les y capi­ta­lis­tas, como dis­cri­mi­na­ción, tra­ta, sexis­mo, abu­so, invi­si­bi­li­dad, femi­ci­dio, pobre­za.

Cada 8 de mar­zo la lucha del movi­mien­to de muje­res y las orga­ni­za­cio­nes cre­ce en el obje­ti­vo de hacer com­pren­der que la vio­len­cia hacia las muje­res es un tema de reso­lu­ción urgen­te, de dere­chos huma­nos para las huma­nas.

…“Vio­len­cia abar­ca todos los actos median­te los cua­les se dis­cri­mi­na, igno­ra, some­te y subor­di­na a las muje­res en dife­ren­tes aspec­tos de su exis­ten­cia. Es todo ata­que mate­rial y sim­bó­li­co que afec­ta su liber­tad, dig­ni­dad, segu­ri­dad, inti­mi­dad e inte­gri­dad moral y o físi­ca”… (Susa­na Veláz­quez, del libro Vio­len­cias coti­dia­nas, vio­len­cia de géne­ro).

“En Argen­ti­na más de 4.500.000 muje­res son víc­ti­mas de algu­na for­ma de vio­len­cia. 165 femi­ci­dios, más de 600 muje­res y niñas des­apa­re­ci­das, cien­tos de muje­res vio­la­das y cien­tos de muje­res que mue­ren por abor­tos clan­des­ti­nos son la reali­dad que como socie­dad toda­vía no que­re­mos ver y no nos cues­tio­na­mos. Por eso per­sis­te la ausen­cia de esta­dís­ti­cas ofi­cia­les sobre las dife­ren­tes mani­fes­ta­cio­nes de la vio­len­cia sexis­ta, y como corre­la­to son insu­fi­cien­tes las polí­ti­cas públi­cas, leyes, cam­pa­ñas de pre­ven­ción. Lo mis­mo suce­de con los pre­su­pues­tos acor­des para la rea­li­za­ción de una efec­ti­va asis­ten­cia inte­gral a las víc­ti­mas”. Fabia­na Tuñez, coor­di­na­do­ra de la Aso­cia­ción Civil La Casa del Encuen­tro, rela­ta­ba así a los medios en el año 2008 esas cifras esca­lo­frian­tes, cuan­do esa orga­ni­za­ción daba a cono­cer su pri­mer infor­me de femi­ci­dios.

Femi­ci­dios, no crí­me­nes pasio­na­les

La tris­te reali­dad indi­ca que en el últi­mo infor­me de 2010, se regis­tra­ron 260 femi­ci­dios. En los pri­me­ros tres meses de este año se con­sig­nan once casos de muje­res que­ma­das por sus pare­jas, casi la mis­ma can­ti­dad del total del año pasa­do.

“Como agen­tes del cam­bio y la trans­for­ma­ción social, debe­mos comen­zar a lla­mar a las cosas por su nom­bre, y des­te­rrar defi­ni­ti­va­men­te los con­cep­tos que vie­nen del patriar­ca­do y la domi­na­ción” expli­ca Lucía Saba­té, abo­ga­da, y cola­bo­ra­do­ra de La Casa del Encuen­tro.

“En los medios masi­vos sue­le lla­mar­se “cri­men pasio­nal” al homi­ci­dio come­ti­do entre mari­do y mujer, con­cu­bi­na y con­cu­bino, novio y novia, pare­jas ante­rio­res, aman­tes ‑con­ti­núa Saba­té- En la jer­ga perio­dís­ti­ca, la pala­bra “pasión” se uti­li­za para expre­sar un mar­ca­do entu­sias­mo por cier­tas prác­ti­cas y dis­ci­pli­nas. Así, es común escu­char o leer “pasión por el fút­bol” o “pasión por la músi­ca”, por citar sólo dos ejem­plos, Sin embar­go, jamás en mi vida he escu­cha­do que cuan­do un barra­bra­va ase­si­na a otro de un equi­po adver­sa­rio, se carac­te­ri­ce el hecho como “cri­men pasio­nal”, por no hablar ya de un músi­co exal­ta­do que rom­pe su gui­ta­rra en la cabe­za de un cole­ga. Sal­vo, cla­ro está, que la cole­ga sea mujer y haya exis­ti­do una rela­ción afec­ti­va con el homi­ci­da”.

«El Femi­ci­dio es una de las for­mas más extre­mas de vio­len­cia hacia las muje­res, es el ase­si­na­to come­ti­do por un hom­bre hacia una mujer a quien con­si­de­ra de su pro­pie­dad. El tér­mino Femi­ci­dio es polí­ti­co, es la denun­cia a la natu­ra­li­za­ción de la socie­dad hacia la vio­len­cia sexis­ta», expli­can des­de la Casa del Encuen­tro, e indi­can en su últi­mo infor­me (de enero a diciem­bre de 2010) que 260 muje­res fue­ron ase­si­na­das en Argen­ti­na por vio­len­cia sexis­ta. “Ellas ya no están, no pue­den con­tar qué les pasó. Pero hay muchas que nece­si­tan ayu­da hoy. Es nues­tro com­pro­mi­so recla­mar para que se haga jus­ti­cia”, insis­ten.

Ase­si­na­da por ser les­bia­na

El 7 de mar­zo 2010, hace ya un año, moría en el Hos­pi­tal de Urgen­cias, Nata­lia Noe­mí Gai­tán de 27 años. Una joven que vivía en Par­que Liceo 2da Sec­ción de la Ciu­dad de Cór­do­ba, y salía con una chi­ca del barrio. Se fue­ron a vivir jun­tas. El padras­tro de su novia, Daniel Torres, fue a bus­car­la y la lle­vó de regre­so a la casa con él. Nata­lia inten­tó expli­car­le sobre la rela­ción que tenían, sobre ese amor. La res­pues­ta fue un dis­pa­ro a no más de medio metro de dis­tan­cia. Sin que medie pelea algu­na, fue lisa y lla­na­men­te un fusi­la­mien­to.

El vier­nes 4 de mar­zo en Bue­nos Aires se reali­zó fren­te a la Casa de Cór­do­ba una «Sen­ta­da vio­le­ta» don­de acu­die­ron varias orga­ni­za­cio­nes para recor­dar a Nata­lia y en recla­mo de jus­ti­cia. Los Jóve­nes de la Comu­ni­dad Homo­se­xual Argen­ti­na (CHA) exi­gie­ron allí «la inme­dia­ta refor­ma de la Ley Anti­dis­cri­mi­na­to­ria que con­tem­ple a la diver­si­dad sexual y haga explí­ci­ta la no dis­cri­mi­na­ción por orien­ta­ción sexual e iden­ti­dad de géne­ro y su expre­sión», ade­más de la «incor­po­ra­ción en el Códi­go Penal de la figu­ra legal de «cri­men de odio» rela­cio­na­do los cri­me­nes con­tra les­bia­nas, gays, trans, tra­ves­tis así como tam­bién la figu­ra legal de «femi­ci­dio» para los crí­me­nes con­tra las muje­res.

No naci­mos para ser pros­ti­tui­das

“La pros­ti­tu­ción no es una pro­fe­sión ni un ofi­cio, es la últi­ma escla­vi­tud que que­da”, dijo cier­ta vez la psi­có­lo­ga femi­nis­ta cata­la­na Vic­to­ria Sau, des­mi­ti­fi­can­do la cons­truc­ción cul­tu­ral que el patriar­ca­do se encar­ga de impo­ner en nues­tras men­tes: la cosi­fi­ca­ción de los cuer­pos.

En Argen­ti­na cien­tos de niños, niñas y muje­res son secues­tra­das por las redes de tra­ta con fines de explo­ta­ción sexual. De esta for­ma la tra­ta de per­so­nas y la pros­ti­tu­ción son caras visi­bles de la mis­ma vio­len­cia. Por eso, diver­sas orga­ni­za­cio­nes luchan con­tra este fla­ge­lo, entre ellas la Aso­cia­ción de Tra­ba­jo y Estu­dio de la Mujer (ATEM) 25 de Noviem­bre, den­tro de la Cam­pa­ña abo­li­cio­nis­ta “Ni una mujer más víc­ti­ma de las redes de pros­ti­tu­ción”, quie­nes mani­fies­tan que las publi­ci­da­des gra­fi­cas en la calle, los volan­tes que fomen­tan la explo­ta­ción sexual “están gene­ran­do una cul­tu­ra que legi­ti­ma que los hom­bres vayan al pros­tí­bu­lo a con­su­mir cuer­pos de muje­res y a ejer­cer vio­len­cia y que las chi­cas estén en esos luga­res para ser pros­ti­tui­das. Que­re­mos lla­mar la aten­ción de la gen­te para que se des­na­tu­ra­li­ce este fenó­meno”.

Con res­pec­to a las polí­ti­cas públi­cas, Mar­ta Fon­ten­la, mili­tan­te femi­nis­ta de ATEM cri­ti­ca la Ley 26.364, de Pre­ven­ción y San­ción de la Tra­ta de per­so­nas y Asis­ten­cia a las víc­ti­mas, por­que “es inefi­cien­te y para nada efec­ti­va, el Poder Eje­cu­ti­vo tie­ne que ins­tru­men­tar un buen pro­gra­ma de aten­ción y asis­ten­cia a las víc­ti­mas, por­que los actua­les no dan res­pues­tas, no alcan­zan y no son efi­cien­tes. Por eso que­re­mos que haya una bue­na con­ten­ción psi­co­ló­gi­ca para la recu­pe­ra­ción de la iden­ti­dad y la auto­es­ti­ma de las víc­ti­mas. Ade­más, el Esta­do debe entre­gar prés­ta­mos de dine­ro o cré­di­tos para micro­em­pren­di­mien­tos para que pue­dan orga­ni­zar su vida, esta­bi­li­zar­se y con­se­guir un tra­ba­jo”.

Abor­to, un dere­cho nega­do

En Argen­ti­na se cal­cu­la que entre 460 mil y 600 mil muje­res recu­rren cada año al abor­to clan­des­tino. Des­de la Cam­pa­ña Nacio­nal por el Dere­cho al Abor­to Legal, Segu­ro y Gra­tui­to afir­man que “cada año mue­ren en Argen­ti­na según esta­dís­ti­cas ofi­cia­les 100 muje­res por prác­ti­cas de abor­tos clan­des­ti­nos e inse­gu­ros, aun­que inves­ti­ga­cio­nes médi­cas infor­man de un sub-regis­tro en el regis­tro de la mor­ta­li­dad por ges­ta­ción (mor­ta­li­dad mater­na). Por una obvia y recu­rren­te razón, siem­pre son muje­res pobres y jóve­nes. El abor­to cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal cau­sa de muer­te de muje­res ges­tan­tes.

Des­de el retorno a la demo­cra­cia, las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les reve­lan que la pri­me­ra cau­sa de muer­te en muje­res emba­ra­za­das es el abor­to clan­des­tino; esto quie­re decir, que en casi trein­ta años de demo­cra­cia inin­te­rrum­pi­da esta cifra no se ha modi­fi­ca­do. Por lo tan­to, no ha habi­do nin­gún gobierno que a tra­vés de polí­ti­cas públi­cas cohe­ren­tes y sis­te­má­ti­cas repa­re y pon­ga fin de mane­ra his­tó­ri­ca y con­tun­den­te a tan­tas muer­tes absur­das, muer­tes evi­ta­bles. Son muje­res a las que se les nie­ga un dere­cho humano prin­ci­pa­lí­si­mo: el dere­cho a exis­tir, a ser y no sólo a repro­du­cir. Tie­nen veda­do el acce­so a la “jus­ti­cia social” y a los lla­ma­dos pla­nes de igual­dad de opor­tu­ni­da­des”.

Orga­ni­za­ción y lucha

En el país varias orga­ni­za­cio­nes luchan día a día con­tra todo tipo de vio­len­cia hacia las muje­res. No sólo denun­cian­do sino tam­bién asis­tien­do con psi­có­lo­gas, tra­ba­ja­do­ras socia­les y abo­ga­das a las muje­res, con el obje­ti­vo de hacer com­pren­der que la vio­len­cia hacia las muje­res es un tema de reso­lu­ción urgen­te, de dere­chos huma­nos para las huma­nas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *