Défi­cit públi­co cero, pero ¿qué pasa con el défi­cit social?- Aran­tza Sara­so­la y Txo­min Lorca

Hace unos días nos des­per­ta­mos con la «feliz» noti­cia de que ayun­ta­mien­tos nues­tros como el de Bil­bao cerra­ba las cuen­tas del 2010 habien­do liqui­da­do sus cuen­tas, ¡défi­cit cero!, y en bre­ve el con­ta­dor de la deu­da públi­ca tam­bién a pun­to de situar­se en cero.
A la hora de publi­car este artícu­lo, nos ente­ra­mos que Odon Elor­za, para no ser menos, nos ha dicho que las cuen­tas del 2010 del ayun­ta­mien­to de Donos­tia tie­nen un super­avit de 7,7 millo­nes de euros.

Nos lo pre­sen­tan como una feliz noti­cia y salen rápi­da­men­te a la pales­tra a hacer gala de su buen saber ges­tio­nar. Lo que no nos dice ni Azku­na ni Elor­za es qué se escon­den tras ese obje­ti­vo de défi­cit y deu­da públi­ca cero; no nos dicen cuál es la otra cara de la moneda.

Lo que no nos dice por ejem­plo Azku­na, es que en el muni­ci­pio de Bil­bao hay 26.633 per­so­nas des­em­plea­das, que más del 40% no cobran sub­si­dio de des­em­pleo; la ofer­ta de ser­vi­cios socia­les se ha redu­ci­do, las horas del ser­vi­cio de ayu­da a domi­ci­lio en un 15% gene­ran­do un cla­ro per­jui­cio a las per­so­nas usua­rias y des­tru­yen­do pues­tos de tra­ba­jo y es cada vez mas cara; los ser­vi­cios resi­den­cia­les no lle­gan a cubrir el 25% de las nece­si­da­des socia­les y son en su mayor par­te pri­va­das, más caras y de peor cali­dad; el pro­gra­ma de vivien­das públi­cas de alqui­ler es sim­bó­li­co y exis­ten gran­des fran­jas de infra­vi­vien­da y con insu­fi­cien­tes dota­cio­nes; es el ayun­ta­mien­to con la ofer­ta de esco­la­ri­za­ción del ciclo 0 – 2 más insu­fi­cien­te de toda la CAV, se han redu­ci­do las sus­ti­tu­cio­nes de per­so­nal y a la plan­ti­lla muni­ci­pal se le ha baja­do el suel­do en un 5% en 2010 y un 7,8% en 2011.

Los Ayun­ta­mien­tos de Bil­bao y Donos­tia ni tie­nen ni quie­ren tener infor­ma­ción sig­ni­fi­ca­ti­va algu­na que aflo­re los défi­cit socia­les y de infra­es­truc­tu­ras edu­ca­ti­vas, sani­ta­rias, asis­ten­cia­les, de vivien­da, cul­tu­ra­les, medioam­bien­ta­les… y del nivel de cum­pli­mien­to de la exi­gen­cia de eus­kal­du­ni­za­ción de los ser­vi­cios municipales.

No nos dicen que ese défi­cit públi­co cero no es otra cosa sino défi­cit social en aumen­to y la otra cara de la mone­da del incre­men­to de las des­igual­da­des socia­les y la injus­ta dis­tri­bu­ción de la rique­za. Es un défi­cit sal­da­do con la reduc­ción del gas­to social; el pre­su­pues­to de 2011 es simi­lar al de 2007 aun­que la cares­tía de la vida se ha incre­men­ta­do, las nece­si­da­des socia­les han cre­ci­do y la asis­ten­cia edu­ca­ti­va, sani­ta­ria y de pro­tec­ción social está muy por deba­jo de la media europea.

¿Cuán­do van a sal­dar los con­sis­to­rio que pre­si­den Azku­na y Elor­za esta deu­da social? Los datos del Minis­te­rio de Eco­no­mía y Hacien­da sobre el gra­do de con­se­cu­ción del obje­ti­vo de redu­cir el défi­cit públi­co son la excu­sa para sacar pecho. Des­de Madrid nos comu­ni­can que en ese «loa­ble» ejer­ci­cio de reduc­ción del défi­cit públi­co la CAV va bien enca­mi­na­da pero debe con­ti­nuar en el esfuer­zo, y que Nafa­rroa sin embar­go sus­pen­de, y por lo tan­to en este caso nos exi­gen redo­blar esfuerzos.

Des­de dicho minis­te­rio se pre­sen­ta como apro­ba­dos a quie­nes han redu­ci­do el défi­cit, y se pre­sen­ta como sus­pen­di­dos a los otros. Es decir, aprue­ba y sus­pen­de en fun­ción de quién paga a la ban­ca olvi­dán­do­se por com­ple­to de que para ello el gas­to social se ha teni­do que redu­cir, y que por lo tan­to, y espe­cial­men­te en una coyun­tu­ra de cri­sis como la que esta­mos vivien­do don­de las nece­si­da­des socia­les a aten­der han cre­ci­do expo­nen­cial­men­te, están aban­do­nan­do a la gen­te a su suer­te. Por­que no nos enga­ñe­mos, la reduc­ción del défi­cit públi­co no se está hacien­do aumen­ta­do la pre­sión fis­cal sobre las ren­tas de quie­nes más tie­nen, el défi­cit públi­co se está redu­cien­do a cos­ta del recor­te de ser­vi­cios públi­cos y del gas­to social.

La cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca, sin embar­go, hace tiem­po que sus­pen­di­mos a todos ellos, tan­to a los alcal­des de Bil­bao y Donos­tia, como a los Gobier­nos de Gas­teiz e Iru­ñea, y les pusi­mos un sus­pen­so pre­ci­sa­men­te por hacer sim­ple­men­te de correa de tras­mi­sión de los man­da­tos de Madrid que no son otros que los de la gran ban­ca. Les pusi­mos sus­pen­so por uti­li­zar el défi­cit públi­co para redu­cir el gas­to social, mien­tras no les ha impor­ta­do endeu­dar­se has­ta el 65% del PIB para mejo­rar la cuen­ta de resul­ta­dos de los accio­nis­tas de los ban­cos a cos­ta de ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro públi­co y olvi­dar­se de lo ver­da­de­ra­men­te impor­tan­te, de las nece­si­da­des de las per­so­nas y los dere­chos sociales.

Des­de Madrid la ban­ca y la patro­nal os feli­ci­ta­rán por con­se­guir el obje­ti­vo de défi­cit cero, pero la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca sólo os pre­mia­rá por con­se­guir el obje­ti­vo de défi­cit social cero. Resul­ta curio­sa la terri­ble diso­cia­ción que hay entre una cla­se tra­ba­ja­do­ra y una mayo­ría social vas­ca que esta­mos pelean­do por nues­tro dere­cho a deci­dir (no a las impo­si­cio­nes de Madrid), y por unas polí­ti­cas públi­cas que bene­fi­cien a las per­so­nas en lugar de al capi­tal, y una cla­se polí­ti­ca que gober­nan­do nues­tras ins­ti­tu­cio­nes hace oídos sor­dos a ambas reivindicaciones.

Es momen­to de que ver­da­de­ra­men­te deci­da­mos y bien haría­mos empe­zan­do por sacar a estos gober­nan­tes de nues­tras instituciones.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.