Défi­cit públi­co cero, pero ¿qué pasa con el défi­cit social?- Aran­tza Sara­so­la y Txo­min Lor­ca

Hace unos días nos des­per­ta­mos con la «feliz» noti­cia de que ayun­ta­mien­tos nues­tros como el de Bil­bao cerra­ba las cuen­tas del 2010 habien­do liqui­da­do sus cuen­tas, ¡défi­cit cero!, y en bre­ve el con­ta­dor de la deu­da públi­ca tam­bién a pun­to de situar­se en cero.
A la hora de publi­car este artícu­lo, nos ente­ra­mos que Odon Elor­za, para no ser menos, nos ha dicho que las cuen­tas del 2010 del ayun­ta­mien­to de Donos­tia tie­nen un super­avit de 7,7 millo­nes de euros.

Nos lo pre­sen­tan como una feliz noti­cia y salen rápi­da­men­te a la pales­tra a hacer gala de su buen saber ges­tio­nar. Lo que no nos dice ni Azku­na ni Elor­za es qué se escon­den tras ese obje­ti­vo de défi­cit y deu­da públi­ca cero; no nos dicen cuál es la otra cara de la mone­da.

Lo que no nos dice por ejem­plo Azku­na, es que en el muni­ci­pio de Bil­bao hay 26.633 per­so­nas des­em­plea­das, que más del 40% no cobran sub­si­dio de des­em­pleo; la ofer­ta de ser­vi­cios socia­les se ha redu­ci­do, las horas del ser­vi­cio de ayu­da a domi­ci­lio en un 15% gene­ran­do un cla­ro per­jui­cio a las per­so­nas usua­rias y des­tru­yen­do pues­tos de tra­ba­jo y es cada vez mas cara; los ser­vi­cios resi­den­cia­les no lle­gan a cubrir el 25% de las nece­si­da­des socia­les y son en su mayor par­te pri­va­das, más caras y de peor cali­dad; el pro­gra­ma de vivien­das públi­cas de alqui­ler es sim­bó­li­co y exis­ten gran­des fran­jas de infra­vi­vien­da y con insu­fi­cien­tes dota­cio­nes; es el ayun­ta­mien­to con la ofer­ta de esco­la­ri­za­ción del ciclo 0 – 2 más insu­fi­cien­te de toda la CAV, se han redu­ci­do las sus­ti­tu­cio­nes de per­so­nal y a la plan­ti­lla muni­ci­pal se le ha baja­do el suel­do en un 5% en 2010 y un 7,8% en 2011.

Los Ayun­ta­mien­tos de Bil­bao y Donos­tia ni tie­nen ni quie­ren tener infor­ma­ción sig­ni­fi­ca­ti­va algu­na que aflo­re los défi­cit socia­les y de infra­es­truc­tu­ras edu­ca­ti­vas, sani­ta­rias, asis­ten­cia­les, de vivien­da, cul­tu­ra­les, medioam­bien­ta­les… y del nivel de cum­pli­mien­to de la exi­gen­cia de eus­kal­du­ni­za­ción de los ser­vi­cios muni­ci­pa­les.

No nos dicen que ese défi­cit públi­co cero no es otra cosa sino défi­cit social en aumen­to y la otra cara de la mone­da del incre­men­to de las des­igual­da­des socia­les y la injus­ta dis­tri­bu­ción de la rique­za. Es un défi­cit sal­da­do con la reduc­ción del gas­to social; el pre­su­pues­to de 2011 es simi­lar al de 2007 aun­que la cares­tía de la vida se ha incre­men­ta­do, las nece­si­da­des socia­les han cre­ci­do y la asis­ten­cia edu­ca­ti­va, sani­ta­ria y de pro­tec­ción social está muy por deba­jo de la media euro­pea.

¿Cuán­do van a sal­dar los con­sis­to­rio que pre­si­den Azku­na y Elor­za esta deu­da social? Los datos del Minis­te­rio de Eco­no­mía y Hacien­da sobre el gra­do de con­se­cu­ción del obje­ti­vo de redu­cir el défi­cit públi­co son la excu­sa para sacar pecho. Des­de Madrid nos comu­ni­can que en ese «loa­ble» ejer­ci­cio de reduc­ción del défi­cit públi­co la CAV va bien enca­mi­na­da pero debe con­ti­nuar en el esfuer­zo, y que Nafa­rroa sin embar­go sus­pen­de, y por lo tan­to en este caso nos exi­gen redo­blar esfuer­zos.

Des­de dicho minis­te­rio se pre­sen­ta como apro­ba­dos a quie­nes han redu­ci­do el défi­cit, y se pre­sen­ta como sus­pen­di­dos a los otros. Es decir, aprue­ba y sus­pen­de en fun­ción de quién paga a la ban­ca olvi­dán­do­se por com­ple­to de que para ello el gas­to social se ha teni­do que redu­cir, y que por lo tan­to, y espe­cial­men­te en una coyun­tu­ra de cri­sis como la que esta­mos vivien­do don­de las nece­si­da­des socia­les a aten­der han cre­ci­do expo­nen­cial­men­te, están aban­do­nan­do a la gen­te a su suer­te. Por­que no nos enga­ñe­mos, la reduc­ción del défi­cit públi­co no se está hacien­do aumen­ta­do la pre­sión fis­cal sobre las ren­tas de quie­nes más tie­nen, el défi­cit públi­co se está redu­cien­do a cos­ta del recor­te de ser­vi­cios públi­cos y del gas­to social.

La cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca, sin embar­go, hace tiem­po que sus­pen­di­mos a todos ellos, tan­to a los alcal­des de Bil­bao y Donos­tia, como a los Gobier­nos de Gas­teiz e Iru­ñea, y les pusi­mos un sus­pen­so pre­ci­sa­men­te por hacer sim­ple­men­te de correa de tras­mi­sión de los man­da­tos de Madrid que no son otros que los de la gran ban­ca. Les pusi­mos sus­pen­so por uti­li­zar el défi­cit públi­co para redu­cir el gas­to social, mien­tras no les ha impor­ta­do endeu­dar­se has­ta el 65% del PIB para mejo­rar la cuen­ta de resul­ta­dos de los accio­nis­tas de los ban­cos a cos­ta de ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro públi­co y olvi­dar­se de lo ver­da­de­ra­men­te impor­tan­te, de las nece­si­da­des de las per­so­nas y los dere­chos socia­les.

Des­de Madrid la ban­ca y la patro­nal os feli­ci­ta­rán por con­se­guir el obje­ti­vo de défi­cit cero, pero la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca sólo os pre­mia­rá por con­se­guir el obje­ti­vo de défi­cit social cero. Resul­ta curio­sa la terri­ble diso­cia­ción que hay entre una cla­se tra­ba­ja­do­ra y una mayo­ría social vas­ca que esta­mos pelean­do por nues­tro dere­cho a deci­dir (no a las impo­si­cio­nes de Madrid), y por unas polí­ti­cas públi­cas que bene­fi­cien a las per­so­nas en lugar de al capi­tal, y una cla­se polí­ti­ca que gober­nan­do nues­tras ins­ti­tu­cio­nes hace oídos sor­dos a ambas rei­vin­di­ca­cio­nes.

Es momen­to de que ver­da­de­ra­men­te deci­da­mos y bien haría­mos empe­zan­do por sacar a estos gober­nan­tes de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *