Zapa­te­ro rin­de cul­to a José María Aznar – Car­los Tena

Como no podía ser de otra for­ma, siguien­do el ejem­plo del geno­ci­da José María Aznar, el pre­si­den­te José Luís Rodrí­guez Zapa­te­ro ha opta­do por la muer­te, la men­ti­ra y la san­gre ino­cen­te, al lado de Sar­kozy y Came­ron, para ata­car a Libia e impe­dir (esa es la fala­cia) la muer­te de ino­cen­tes.

Con la nega­ti­va de Ale­ma­nia y las abs­ten­cio­nes de Chi­na y Rusia, los amos de la ener­gía sucia han dado luz ver­de a una nue­va olea­da de vio­len­cia en un país ára­be… con enor­mes reser­vas de petró­leo. Mi com­pa­ñe­ro en estas lides, JM Álva­rez ya lo denun­ció hace unas horas, seña­lan­do que “aho­ra sí vamos a ver bom­bar­deo aéreos masa­cran­do civi­les”.

En lo úni­co que disien­to de esta cer­te­ra deduc­ción, es en la ausen­cia del nega­ti­vo. Creo sin­ce­ra­men­te que los medios NO gra­ba­rán los erro­res de los “bue­nos”. Nos hur­ta­rán la visión de esos crí­me­nes, como lo hicie­ron con Irak, como lo vie­nen hacien­do en Afga­nis­tán y en Colom­bia.

Las úni­cas víc­ti­mas que vere­mos serán las de los fie­les a Gada­fi, por­que cuan­do mue­ran niños, muje­res y ancia­nos, habre­mos de espe­rar a que un sol­da­do valien­te, pero aver­gon­za­do, entre­gue a Wiki­leaks, Kaos o Rebe­lión, imá­ge­nes de esas muer­te.

No creo que entre los mer­ce­na­rios de Cha­cón y Zapa­te­ro haya Brad­leys Man­nings, sino mucho maca­rra con ínfu­las de Ram­bo.

¿Es esa la lec­ción apren­di­da del geno­ci­dio en Irak? ¿Aca­so las Nacio­nes Uni­das se han pues­to de acuer­do para emu­lar los crí­me­nes de Geor­ge W.Bush?

¿Es que nadie es capaz de via­jar a Trí­po­li, como pro­pu­sie­ron los paí­ses del ALBA y el pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez, con el noble pro­pó­si­to de impe­dir una gue­rra civil?

¿Por qué los medios de difu­sión no denun­cian que los USA, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y Espa­ña, tan solo anhe­lan el expo­lio del petró­leo que encie­rra aquel terri­to­rio?

Des­de estas líneas, pre­si­den­te Rodrí­guez Zapa­te­ro, aplau­do que se haya qui­ta­do al fin el col­ga­jo que le sobra­ba de su dis­fraz de pro­gre­sis­ta, per­mi­tien­do que su Espa­ña de tor­tu­ra y pan­de­re­ta cola­bo­re, no a impe­dir que Gada­fi siga matan­do rebel­des, sino a que mue­ran ciu­da­da­nos ino­cen­tes, bom­bar­dea­dos por los avio­nes de la OTAN.

Usted mien­te cuan­do decla­ra que se tra­ta de evi­tar crí­me­nes, sino de que los muer­tos cai­gan del lado de los “malos”, que son, por­que así lo ha deci­di­do el lobby petro­le­ro mun­dial, los que no levan­tan la voz con­tra un dic­ta­dor. Res­pon­da, si pue­de a estas sen­ci­llas pre­gun­tas:

¿Por qué usted y Nacio­nes Uni­das calla­ron cuan­do se ase­si­na­ba a cien­tos de miles de civi­les en Irak?

¿Por qué usted, pre­si­den­te Rodrí­guez Zapa­te­ro, apo­ya los crí­me­nes que el ejér­ci­to USA come­te en Afga­nis­tán?

¿Por qué Nacio­nes Uni­das no hizo lo pro­pio en la Colom­bia masa­cra­da por Álva­ro Uri­be (y hoy por Juan Manuel San­tos?, don­de miles de víc­ti­mas civi­les yacen en fosas comu­nes, aún por des­cu­brir?

¿Por qué usted, pre­si­den­te socia­lis­ta, sigue miran­do a otro lado, mien­tras el rey de Marrue­cos, tan dic­ta­dor o más que Gada­fi, con­ti­núa lace­ran­do a sus ciu­da­da­nos y al pue­blo saha­raui?

¿Por qué Gada­fi debe ser eli­mi­na­do y los emi­res de Kuwait y prín­ci­pes de Ara­bia Sau­di­ta, con regí­me­nes tan crue­les como el libio, no son ata­ca­dos, ni con­tro­la­dos sus crí­me­nes?

Yo se lo diré una vez más, uni­do a las miles de voces que hoy lla­man HIPÓCRITAS a los paí­ses que con­sien­ten la acción arma­da antes que el diá­lo­go:

PORQUE USTEDES ÚNICAMENTE QUIEREN ROBAR LA RIQUEZA DEL PUEBLO AL QUE DICEN DEFENDER. PORQUE SU DOBLE MORAL ES INDECENTE. PORQUE USTED SERÁ CÓMPLICE DE LAS MUERTES QUE SE PRODUZCAN EN LIBIA, A PARTIR DE HOY MISMO.

Hoy es día de fies­ta en EXON, BRITISH PETROLEUM, TOTAL y REPSOL. Más oro negro para esquil­mar a los pue­blos del ter­cer mun­do. ¿Será Vene­zue­la el pró­xi­mo país a inva­dir? ¿No está Oba­ma pre­pa­ran­do a la insur­gen­cia escuá­li­da, para que el Con­se­jo de Inse­gu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das con­sien­ta la inva­sión en aquel terri­to­rio? ¿Sal­dre­mos así de la cri­sis, señorAZNARTERO?

Al tér­mino de una mani­fes­ta­ción con­tra la inva­sión de Irak, cuan­do el valli­so­le­tano que le pre­ce­dió en el car­go pre­si­día el régi­men, el rea­li­za­dor Pedro Almo­dó­var gri­tó ante el micró­fono: “¡Ase­si­nos¡”.

Hoy, el direc­tor enmu­de­ce y usted empren­de la sen­da del cri­men, o mejor dicho, del daño cola­te­ral, para que cuan­do mue­ran vio­len­ta­men­te niños, muje­res y ancia­nos, el mun­do lo igno­re, mien­tras su tele­vi­sión glo­ri­fi­ca­rá la pro­ba­ble deten­ción y ulte­rior eje­cu­ción de Gada­fi, dis­cul­pan­do el ame­tra­lla­mien­to de un cáma­ra de Tele Cin­co, por un mer­ce­na­rio yan­qui, para que Tri­ni­dad Jimé­nez pon­ga cara de resig­na­ción ante la pan­ta­lla; más tar­de, en petit comi­té, la can­ci­ller luci­rá su esplén­di­da son­ri­sa, al lado de sus com­pa­dres y coma­dres, brin­dan­do con una fra­se: “¡Salud, com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras: Ya tene­mos la cuo­ta de petró­leo que nos pro­me­tió Oba­ma”.

Brin­de con cham­pán, señor Rodrí­guez Zapa­te­ro, que ya ten­drá años por delan­te para reír, dis­fru­tar de su pen­sión millo­na­ria, pero tam­bién para lamen­tar su mise­ria, su medio­cri­dad, su cobar­día.

Ha demos­tra­do con cre­ces que entre usted y Aznar hay tan­ta dife­ren­cia como la que exis­te entre un kiló­me­tro y nove­cien­tos noven­ta y nue­ve metros.

PD.- Mi enho­ra­bue­na a algu­nos cole­gas que aún se decla­ran izquier­dis­tas, cuya hones­ti­dad y com­pro­mi­so con la demo­cra­cia que­da­ba fue­ra de toda duda, tras la lec­tu­ra de sus incen­dia­rios artícu­los sata­ni­zan­do a Gada­fi.

No hacía fal­ta ni tan­to, ni tan cal­vo.

No nece­si­ta­ban unir­se al carro del denues­to y la pro­tes­ta, como el toro que sigue al cabes­tro.

Exis­tían otras estra­te­gias para, sin dejar de ser un ciu­da­dano hon­ra­do, com­ba­tir la dic­ta­du­ra del coro­nel con otros argu­men­tos; por ejem­plo, recor­dan­do al pri­mer mun­do neo libe­ral que otros regí­me­nes (sin petró­leo, cla­ro) lle­van dece­nios matan­do a sus ciu­da­da­nos.

Son las dic­ta­du­ras que se les que­da­ron en el tin­te­ro, sos­pe­cho­sa­men­te, a estos des­pis­ta­dos com­pa­ñe­ros.

Con sus artícu­los sobre el con­flic­to libio, echa­ron la sufi­cien­te leña al fue­go, como para que hoy la OTAN dis­pon­ga de bula para que Gada­fi se con­vier­ta en el pró­xi­mo Sadam, ale­gan­do ade­más: La izquier­da nos ha apo­ya­do. Cojo­nu­do.

En mi pre­la­ción de dic­ta­do­res, Gada­fi esta­ba en la cola. En la agen­da de los geno­ci­das, ladro­nes de petró­leo y fas­cis­tas varios, era el pri­me­ro, segui­do de Chá­vez. ¿Qué cara pon­drá esa impo­lu­ta izquier­da cuan­do Cara­cas sea bom­bar­dea­da?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *