Dece­nas de muer­tos en las pro­tes­tas de Yemen – Agen­cia /​La Hai­ne

Sanáa.- Al menos 50 per­so­nas murie­ron y más de 200 resul­ta­ron heri­das este vier­nes por dis­pa­ros de armas de fue­go con­tra una mul­ti­tu­di­na­ria mani­fes­ta­ción que recla­ma la sali­da del dic­ta­dor yeme­ní, Alí Abda­lá Saleh, quien decre­tó el esta­do de emer­gen­cia en el país.

Esta ha sido la jor­na­da más san­grien­ta des­de el comien­zo de las mani­fes­ta­cio­nes con­tra Saleh, de 68 años, a fina­les de enero. Has­ta aho­ra, el sátra­pa se bene­fi­ció del apo­yo del régi­men esta­dou­ni­den­se, que lo con­si­de­ra como un alia­do en la lucha con­tra los segui­do­res de Osa­ma bin Laden en la penín­su­la ará­bi­ga, seña­ló AFP.

Esta medi­da se adop­tó poco des­pués que mato­nes del régi­men con apo­yo poli­cial dis­pa­ra­ran con armas de fue­go con­tra mani­fes­tan­tes en Sanáa para exi­gir su reti­ra­da del poder, que osten­ta des­de hace 32 años, dejan­do al menos 41 muer­tos y más de 200 heri­dos.

Las víc­ti­mas de esta matan­za, sin pre­ce­den­te des­de la vio­len­cia civil de 1994 en este país pobre de 24 millo­nes de habi­tan­tes, lle­van a más de 80 el balan­ce de muer­tos des­de el ini­cio del movi­mien­to popu­lar de pro­tes­tas, en enero.

Mani­fes­tan­tes gri­tan con­sig­nas con­tra la dic­ta­du­ra en la pla­za de la Uni­ver­si­dad. Como se pue­de apre­ciar, no por­tan ban­de­ras monár­qui­cas como los «rebel­des» libios.

Según tes­ti­gos, los mato­nes del régi­men abrie­ron fue­go sobre miles de mani­fes­tan­tes des­de los teja­dos de edi­fi­cios pró­xi­mos a la Pla­za de la Uni­ver­si­dad, don­de se lle­va a cabo una sen­ta­da des­de el 21 de febre­ro en deman­da de la sali­da de Saleh del poder.

Los dis­pa­ros comen­za­ron cuan­do los mani­fes­tan­tes inten­ta­ron des­man­te­lar una barri­ca­da ins­ta­la­da por mato­nes del régi­men para blo­quear una de las calles de acce­so a la Pla­za de la Uni­ver­si­dad, según un perio­dis­ta de la AFP en el lugar. La poli­cía arro­jó gra­na­das lacri­mó­ge­nas sobre los mani­fes­tan­tes y les dis­pa­ró con armas de fue­go.

El tiro­teo, en el que par­ti­ci­pa­ron poli­cías y mato­nes, se exten­dió por más de una hora y media, de acuer­do al tes­ti­mo­nio del perio­dis­ta de la AFP. Los mani­fes­tan­tes subie­ron al techo de un inmue­ble don­de esta­ba embos­ca­do un tira­dor y lo arro­ja­ron al vacío, dijo el perio­dis­ta.

«La mayor par­te de los heri­dos fue­ron alcan­za­dos por balas en la cabe­za, el cue­llo y el pecho», dijo un médi­co a la AFP.

Los cuer­pos se amon­to­na­ban en un hos­pi­tal de cam­pa­ña ins­ta­la­do por los opo­si­to­res en la Pla­za de la Uni­ver­si­dad, y varios médi­cos han denun­cia­do que les fal­tan medi­ca­men­tos y equi­pos.

La opo­si­ción acu­só al régi­men de haber come­ti­do «una masa­cre». «Esta matan­za no con­tri­bui­rá a man­te­ner a Alí Abda­lá Saleh en el poder», afir­mó en una decla­ra­ción a la cade­na al Ara­bi­ya el por­ta­voz de la opo­si­ción par­la­men­ta­ria, Moha­med al Sabri.

«Hace­mos a Saleh y a sus hijos (que con­tro­lan varios orga­nis­mos de segu­ri­dad) direc­ta­men­te res­pon­sa­bles de este cri­men pre­me­di­ta­do y no esca­pa­rán del cas­ti­go», pre­ci­só.

Los mani­fes­tan­tes habían comen­za­do a des­fi­lar corean­do la con­sig­na de que «el pue­blo quie­re la caí­da del régi­men».

Miles de per­so­nas acam­pan des­de el 21 de febre­ro en la Pla­za de la Uni­ver­si­dad, en Saná, exi­gien­do la par­ti­da de Saleh. Ellos ya han sido blan­co de repe­ti­dos ata­ques de la poli­cía y de par­ti­da­rios del jefe de Esta­do.

Dece­nas de mani­fes­tan­tes fue­ron heri­dos el pasa­do domin­go en esa pla­za, epi­cen­tro de las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res, en un ata­que lan­za­do por poli­cías apo­ya­dos por segui­do­res del régi­men, un día des­pués de la muer­te de un mani­fes­tan­te víc­ti­ma de dis­pa­ros de la poli­cía.

Miles de per­so­nas tam­bién se mani­fes­ta­ron este vier­nes en Aden, la gran ciu­dad del sur del país. Los mani­fes­tan­tes par­ti­ci­pa­ron en las exe­quias de un acti­vis­ta ase­si­na­do por la poli­cía el mar­tes duran­te la vio­len­ta repre­sión de una mani­fes­ta­ción en esa ciu­dad.

Curio­sa­men­te, los regí­me­nes de Fran­cia, Ingla­te­rra y EE.UU. no han con­de­na­do la masa­cre ni pedi­do una reu­nión urgen­te del Con­se­jo de segu­ri­dad de la ONU para ata­car Yemen y «sal­var las vidas de los civi­les». Segu­ra­men­te será por­que el dic­ta­dor Saleh es un buen ali­do de EE.UU.

Vídeos (en inglés)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *