Otra visión de Ecuador…Dax Tos­cano ( Visión crí­ti­ca en torno a la lucha popu­lar en el Ecua­dor y la izquier­da ecua­to­ria­na )

El pre­sen­te tra­ba­jo tie­ne como obje­ti­vo hacer una expo­si­ción bre­ve sobre la lucha popu­lar en el Ecua­dor, así como algu­nos ele­men­tos que el autor con­si­de­ra iden­ti­fi­can a las orga­ni­za­cio­nes que se auto­pro­cla­man de izquier­da en el país.

Las refle­xio­nes que se pre­sen­tan a con­si­de­ra­ción para la dis­cu­sión y el deba­te pos­te­rior que se pue­da sus­ci­tar, par­ten de la uti­li­za­ción del méto­do del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co-dia­léc­ti­co cuya carac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal es el enten­di­mien­to de los pro­ce­sos, de la reali­dad social como una tota­li­dad con­cre­ta, vis­tos des­de su dimen­sión his­tó­ri­ca.

El mar­xis­mo, enten­di­do como una filo­so­fía de la pra­xis, es decir la uni­dad dia­léc­ti­ca entre la teo­ría y la prác­ti­ca con miras a la trans­for­ma­ción de la reali­dad exis­ten­te, seña­la que los suje­tos del cam­bio social son los pue­blos.

En la his­to­ria de lo que hoy es el Ecua­dor, des­de antes de la pri­me­ra inde­pen­den­cia, las luchas lle­va­das a cabo con­tra los opre­so­res han sido cons­tan­tes.

El pue­blo ecua­to­riano ha demos­tra­do en diver­sas eta­pas de la his­to­ria, tener una gran capa­ci­dad para auto con­vo­car­se y auto orga­ni­zar­se, así como para espon­tá­nea­men­te levan­tar­se con­tra las injus­ti­cias socia­les. Ha exis­ti­do un nivel de con­cien­cia social que, si bien no res­pon­de a una com­pren­sión pro­fun­da de la reali­dad mis­ma, de las rela­cio­nes cau­sa­les que pro­vo­can los diver­sos hechos, en cier­ta for­ma si evi­den­cia una madu­rez polí­ti­ca en el pue­blo fren­te a los pro­ble­mas que enfren­ta en su dia­rio vivir.

Si bien esta reali­dad ha demos­tra­do tener sus limi­ta­cio­nes lo cual ha con­du­ci­do a come­ter muchos erro­res, tam­bién per­mi­te apre­ciar la volun­tad que exis­te entre la masa de des­po­seí­dos, de explo­ta­dos de enfren­tar a los deten­ta­do­res del poder cuan­do estos han come­ti­do un sin­nú­me­ro de abu­sos con­tra la pobla­ción.

Esto no sig­ni­fi­ca, de nin­gu­na mane­ra, des­co­no­cer el papel que en esas luchas han juga­do per­so­na­li­da­des valio­sas, así como orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de la izquier­da ecua­to­ria­na que supie­ron estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas en cada momen­to en que se pro­du­jo la pro­tes­ta social.

Lo que hay que com­pren­der es que el accio­nar de las masas ha supe­ra­do muchas veces el nivel de enten­di­mien­to de la reali­dad his­tó­ri­ca con­cre­ta de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de izquier­da que, lamen­ta­ble­men­te, con­ti­núan pro­cla­mán­do­se, sin ser­lo real­men­te, la van­guar­dia de la revo­lu­ción ecua­to­ria­na, las mis­mas que al estar ale­ja­das de las masas, al ver­se como las pre­des­ti­na­das para diri­gir los pro­ce­sos de cam­bio, no han sabi­do cana­li­zar ade­cua­da­men­te las luchas socia­les.

Quie­nes deten­tan el poder tie­nen como obje­ti­vo lograr que los pue­blos pier­dan su memo­ria his­tó­ri­ca. Las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da tie­nen gran par­te de res­pon­sa­bi­li­dad al estar más preo­cu­pa­das de resal­tar sus pro­pios logros, de com­pe­tir entre ellas, lo cual les ha impe­di­do tener una visión más cla­sis­ta y menos par­ti­dis­ta de las jor­na­das glo­rio­sas de lucha lle­va­das a cabo por la cla­se tra­ba­ja­do­ra ecua­to­ria­na, estu­dian­tes, amas de casa, jubi­la­dos, indí­ge­nas, cam­pe­si­nos y otros sec­to­res popu­la­res en el país.

A la oli­gar­quía ecua­to­ria­na le intere­sa que que­den en el olvi­do esas luchas.

En el mejor de los casos, ya sea en los tex­tos de his­to­ria ofi­cial, en las aulas o a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción, se las pre­sen­ta como hechos epi­só­di­cos, anec­dó­ti­cos o sim­ple­men­te se ocul­tan las cau­sas reales que lle­va­ron a esas luchas, para pre­sen­tar­las vacia­das de con­te­ni­do. La lucha social es exhi­bi­da como algo fol­cló­ri­co, saca­do de con­tex­to. Se exal­tan las luchas del pasa­do que son con­ta­das o expues­tas en for­ma de rela­tos, don­de apa­re­cen héroes, vale­ro­sos com­ba­tien­tes y mal­va­dos per­so­na­jes. Jamás se topa que se ha tra­ta­do de luchas con­tra la explo­ta­ción, con­tra la pro­pie­dad pri­va­da, en otras pala­bras con­flic­tos de carác­ter cla­sis­ta.

La pro­tes­ta social en el pre­sen­te, sobre todo cuan­do reba­san los lími­tes per­mi­ti­dos por las pro­pias oli­gar­quías y sus apa­ra­tos de con­trol social, son sata­ni­za­das, son cues­tio­na­das por afec­tar el orden impe­ran­te. “Uni­dad nacio­nal, paz” son los men­sa­jes que cons­tan­te­men­te emi­ten la bur­gue­sía ecua­to­ria­na y sus pro­pa­gan­dis­tas mediá­ti­cos.

Este dis­cur­so ofi­cial debe des­mi­ti­fi­car­se.

El Ecua­dor no ha sido, ni es una “isla de paz”, por­que exis­ten con­tra­dic­cio­nes socia­les que se han expre­sa­do y se expre­san, de una u otra mane­ra, a tra­vés de la lucha de cla­ses. Hablar de “uni­dad nacio­nal”, de “un país para todos”, dejan­do de lado este hecho, solo bene­fi­cia a quie­nes deten­tan el poder real en el Ecua­dor.

Bas­ta recor­dar que bajo ese pre­tex­to de “evi­tar que el país se con­vier­ta en otra Colom­bia”, de que debía seguir sien­do la tal men­ta­da “isla de paz”, se jus­ti­fi­có la bru­tal repre­sión des­ata­da por el gobierno de León Febres Cor­de­ro a media­dos de la déca­da de 1980 con­tra las orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da ecua­to­ria­na, levan­ta­das o no en armas. De igual mane­ra, bajo el cri­te­rio de la “uni­dad nacio­nal”, ante el con­flic­to con el Perú en el año 1995, se pre­ten­dió ocul­tar los actos de corrup­ción del gobierno de Six­to Durán Ballén.

La vio­len­cia social y del Esta­do bur­gués se ocul­ta. Los pro­pa­gan­dis­tas de la oli­gar­quía ponen énfa­sis en los hechos delin­cuen­cia­les cuan­do topan el tema de la vio­len­cia. Pero la vio­len­cia gene­ra­da como resul­ta­do de la exis­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da y, por ende, de la explo­ta­ción social de una cla­se social sobre otra, no es dig­na de tomar­se en cuen­ta.

De esa mane­ra ter­gi­ver­san la his­to­ria.

La cla­se tra­ba­ja­do­ra ecua­to­ria­na, some­ti­da a una bru­tal explo­ta­ción, ha sido víc­ti­ma de la cruel­dad ejer­ci­da por el Esta­do oli­gár­qui­co que median­te el uso de la fuer­za ha pre­ten­di­do dete­ner la lucha por rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les, hacia como por la cons­truc­ción de una socie­dad más jus­ta y más huma­na.

Pese a ello, varias han sido las accio­nes de rebel­día, de pro­tes­ta social e insu­rrec­ción que la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res han lle­va­do ade­lan­te con­tra los gober­nan­tes de turno, que no han sido sino los repre­sen­tan­tes de los gru­pos de poder eco­nó­mi­co nacio­na­les como inter­na­cio­na­les.

Joa­quín Galle­gos Lara en su obra “Las cru­ces sobre el agua”, expo­ne la situa­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra allá por la déca­da de 1920, cuan­do el capi­ta­lis­mo empe­za­ba a con­so­li­dar­se en el Ecua­dor. Los obre­ros del puer­to de Gua­ya­quil, así como otros sec­to­res entre los que se inclu­yen has­ta las tra­ba­ja­do­ras sexua­les, se levan­ta­ron con­tra el gobierno de José Luis Tama­yo para exi­gir mejo­res con­di­cio­nes de vida. La res­pues­ta fue la repre­sión y el ase­si­na­to de quie­nes pro­tes­ta­ron aquel 15 de noviem­bre de 1922. Los cadá­ve­res fue­ron cor­ta­dos en el vien­tre y lan­za­dos al río Gua­yas.

El pen­sa­dor mar­xis­ta Agus­tín Cue­va en su obra “El Pro­ce­so de Domi­na­ción Polí­ti­ca en el Ecua­dor”, hace un estu­dio pro­fun­do de las polí­ti­cas lle­va­das a cabo por los gru­pos oli­gár­qui­cos ecua­to­ria­nos para con­so­li­dar su poder, así como la res­pues­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res fren­te a sus explo­ta­do­res. Agus­tín Cue­va des­en­mas­ca­ra la con­di­ción de enemi­gos del pue­blo de la oli­gar­quía crio­lla y su ser­vi­lis­mo a los intere­ses de las poten­cias extran­je­ras y sus orga­nis­mos inter­na­cio­na­les.

No ha fal­ta­do en el Ecua­dor las cru­za­das anti­co­mu­nis­tas para jus­ti­fi­car la repre­sión al movi­mien­to popu­lar. Pre­ci­sa­men­te en la déca­da de 1960 se lle­vó ade­lan­te una cam­pa­ña en este sen­ti­do para enfren­tar las supues­tas “infil­tra­cio­nes comu­nis­tas” en el país. La lucha lle­va­da a cabo por los estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, por los docen­tes fue muy impor­tan­te para opo­ner­se a la Jun­ta Mili­tar.

En 1977 tuvo lugar una nue­va esca­la­da repre­si­va con­tra el movi­mien­to obre­ro ecua­to­riano. El 18 de octu­bre de 1977 se pro­du­ce la matan­za de los tra­ba­ja­do­res del inge­nio azu­ca­re­ro Aztra. Una vez más, fue una Jun­ta de mili­ta­res la que orde­nó la masa­cre con­tra el pue­blo. Agus­tín Cue­va seña­la que orga­ni­za­cio­nes vin­cu­la­das al magis­te­rio como la Unión Nacio­nal de Edu­ca­do­res (UNE) y la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes Uni­ver­si­ta­rios (FEUE) fue­ron ile­ga­li­za­das por los gori­las de turno.

A par­tir de la déca­da de 1980 la oli­gar­quía ven­de patria pre­ten­de­rá con­so­li­dar la apli­ca­ción del mode­lo neo­li­be­ral. Los gobier­nos que se suce­die­ron uno a otro apun­ta­ron en esa direc­ción.

Osval­do Hur­ta­do, de la Demo­cra­cia Cris­tia­na, bene­fi­cio a los empre­sa­rios con la apli­ca­ción de la sucre­ti­za­ción de la deu­da que estos man­te­nían con acree­do­res extran­je­ros. El Esta­do paga­ba en dóla­res a los acree­do­res y los empre­sa­rios en sucres (mone­da de ese enton­ces) al Esta­do ecua­to­riano, a un tipo de cam­bio esta­ble.

Los estu­dian­tes pro­tes­ta­ron con valen­tía con­tra cada medi­da anti­po­pu­lar de ese gobierno.

Duran­te el gobierno del Fren­te de Recons­truc­ción Nacio­nal, pre­si­di­do por León Febres Cor­de­ro, se apli­có la polí­ti­ca de terro­ris­mo de Esta­do. Este régi­men, que como seña­la Agus­tín Cue­va, res­pon­día a la polí­ti­ca del gobierno yan­qui coman­da­do por Ronald Reagan, se carac­te­ri­zó por el ejer­ci­cio bru­tal de la repre­sión poli­cial y mili­tar, la tor­tu­ra, el ase­si­na­to, la des­apa­ri­ción como lo deja cla­ra­men­te evi­den­cia­do el infor­me de la Comi­sión de la Ver­dad, crea­da bajo el man­da­to del pre­si­den­te Rafael Correa.

Pese a esto, la lucha popu­lar no cejó y fue­ron cons­tan­tes las huel­gas nacio­na­les y las accio­nes de pro­tes­ta con­tra el tirano.

El movi­mien­to Alfa­ro Vive Cara­jo (AVC), así como Mon­to­ne­ras Patria Libre hicie­ron pre­sen­cia con las armas, a tra­vés de accio­nes ais­la­das, con­tra el gobierno social­cris­tiano. Lamen­ta­ble­men­te, el foquis­mo, el ale­ja­mien­to de las masas y la fal­ta de un pro­yec­to cla­ro des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co, más la repre­sión y las tareas de infil­tra­ción a estos movi­mien­tos, que se carac­te­ri­za­ron por la fal­ta de com­par­ti­men­ta­ción, les con­du­je­ron a la derro­ta.

El gobierno social­de­mó­cra­ta pre­si­di­do por Rodri­go Bor­ja no se dis­tin­guió del res­to de man­da­ta­rios en cuan­to a bene­fi­ciar al capi­tal, a suje­tar­se a las dis­po­si­cio­nes del FMI y a esta­ble­cer polí­ti­cas con­tra­rias a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. En 1990 se dio el gran levan­ta­mien­to indí­ge­na, impor­tan­te en ese momen­to his­tó­ri­co cuan­do el capi­ta­lis­mo se enva­len­to­na­ba más fren­te a la caí­da del lla­ma­do “socia­lis­mo real”, movi­mien­to que a lo lar­go de esa déca­da tuvo una pre­sen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va a tra­vés de las luchas lle­va­das a cabo con­tra el mode­lo neo­li­be­ral.

Lamen­ta­ble­men­te muchos de los diri­gen­tes indí­ge­nas se corrom­pie­ron, otros fue­ron coop­ta­dos a tra­vés de la entre­ga de becas, de “apo­yos” eco­nó­mi­cos brin­da­dos por la USAID, la NED y otros sim­ple­men­te se des­en­mas­ca­ra­ron como repre­sen­tan­tes del ala dere­cha den­tro de los indí­ge­nas. Bas­ta actual­men­te ver las actua­cio­nes de la seño­ra Lour­des Tibán, asam­bleís­ta de Pacha­ku­tik.

Ha exis­ti­do un cri­te­rio equi­vo­ca­do por par­te de cier­tos sec­to­res de inte­lec­tua­les de izquier­da de ver al movi­mien­to indí­ge­na como “puro, cas­to e inma­cu­la­do”, dejan­do de lado el hecho de que el patrón de inter­ac­ción social cla­sis­ta, que es el que más ran­go tie­ne, atra­vie­sa al étni­co. De igual mane­ra, con esos cri­te­rios se des­co­no­ce las ten­den­cias ideo­ló­gi­cas que exis­ten den­tro de los indí­ge­nas, muchas veces influen­cia­dos por los meca­nis­mos de alie­na­ción de las cla­ses que deten­tan el poder, las cua­les han logra­do que algu­nos sec­to­res den­tro del indi­ge­na­do se pon­gan a favor de sus polí­ti­cas, inclu­so uti­li­zan­do para ello polí­ti­cas asis­ten­cia­les y clien­te­la­res para lograr dicho apo­yo. Así lo ha reco­no­ci­do la diri­gen­te indí­ge­na Blan­ca Chan­co­so.

Esto evi­den­cia que la diri­gen­cia del movi­mien­to indí­ge­na no ha hecho un tra­ba­jo de con­cien­cia­ción polí­ti­ca pro­fun­do den­tro de las comu­ni­da­des, las cua­les muchas veces res­pon­den solo a con­sig­nas y a los lla­ma­dos rea­li­za­dos en for­ma ver­ti­cal por la diri­gen­cia, lo cual ha sido apro­ve­cha­do por los gobier­nos de turno para des­mo­vi­li­zar­los, divi­dir­los o coop­tar­los.

En la segun­da mitad de la déca­da de 1990, el pue­blo ecua­to­riano, prin­ci­pal­men­te en la ciu­dad de Qui­to, se levan­tó con­tra los gobier­nos de Abda­lá Buca­ram (1997) y el de Jamil Mahuad (1999 y 2000). El pri­me­ro se carac­te­ri­zó por la corrup­ción, el nepo­tis­mo, la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción. El segun­do, que decía ser el hom­bre más capa­ci­ta­do para gober­nar el país, bene­fi­cio a los ban­que­ros a tra­vés del sal­va­ta­je del sis­te­ma finan­cie­ro, con­ge­lan­do los depó­si­tos de los aho­rran­tes, abrien­do el camino de la dola­ri­za­ción, imple­men­ta­da bajo el régi­men de su ex vice­pre­si­den­te, Gus­ta­vo Noboa Beja­rano. Mahuad per­mi­tió ade­más el esta­ble­ci­mien­to de una base mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na en terri­to­rio ecua­to­riano, en la pro­vin­cia de Mana­bí.

Estu­dian­tes, amas de casa, jubi­la­dos, pro­fe­so­res, indí­ge­nas, tra­ba­ja­do­res par­ti­ci­pa­ron acti­va­men­te en la pro­tes­ta con­tra estos gobier­nos.

La muer­te sor­pren­dió a muchas per­so­nas debi­do a las medi­das toma­das bajo el gobierno del pró­fu­go Mahuad, pues­to que sus aho­rros de toda la vida o los recur­sos pro­ve­nien­tes de su jubi­la­ción fue­ron con­ge­la­dos y se los dejó sin nada.

El aca­dé­mi­co Fran­cis­co Hidal­go Flor seña­la en un artícu­lo titu­la­do “La cons­truc­ción de una ten­den­cia con­tra­he­ge­mó­ni­ca al neo­li­be­ra­lis­mo: el caso del Ecua­dor” que el pue­blo ecua­to­riano en la segun­da mitad de la déca­da de 1990 se había pro­nun­cia­do mayo­ri­ta­ria­men­te en las urnas con­tra el mode­lo pri­va­ti­za­dor neo­li­be­ral, pese a lo cual la dere­cha polí­ti­ca, por enci­ma de este man­da­to popu­lar, ela­bo­ró un sin­nú­me­ro de leyes para apun­ta­lar ese mode­lo explo­ta­dor.

Lucio Gutié­rrez, admi­ra­dor de Pino­chet y del régi­men anti­co­mu­nis­ta de Tai­wán, sube a la pre­si­den­cia envuel­to en un man­to pro­gre­sis­ta gra­cias a su par­ti­ci­pa­ción en el levan­ta­mien­to del 21 de enero de 2000 con­tra Mahuad, así como por el apo­yo que reci­bió de par­ti­dos de la izquier­da ecua­to­ria­na (MPD, PS, Pacha­ku­tik). Esas orga­ni­za­cio­nes no supie­ron iden­ti­fi­car las con­cep­cio­nes polí­ti­cas de este per­so­na­je que se decla­ró el mejor ami­go de los EEUU, que gober­nó acom­pa­ña­do de repre­sen­tan­tes de la ban­ca corrup­ta (Mario Canes­sa, Mau­ri­cio Pozo) y que brin­dó todo su apo­yo al régi­men fas­cis­toi­de de Álva­ro Uri­be en Colom­bia. Se man­tu­vie­ron en el gobierno y die­ron todo su res­pal­do a un régi­men que se some­tió al FMI, se alió a EEUU, al gobierno colom­biano y man­tu­vo una polí­ti­ca con­tra­ria a los regí­me­nes pro­gre­sis­tas de la región lati­no­ame­ri­ca­na.

Gutié­rrez fue derro­ca­do el 20 de abril de 2005. Los días pre­vios a la caí­da, la repre­sión des­ata­da fue bru­tal por par­te de la poli­cía y el ejér­ci­to. Tam­bién hubo fuer­zas de cho­que paga­das por el gobierno para opo­ner­se a los “fora­ji­dos”, como cali­fi­có Lucio a sus opo­si­to­res. El fotó­gra­fo chi­leno, Julio Gar­cía murió pro­duc­to de la asfi­xia pro­vo­ca­da por los gases lacri­mó­ge­nos lan­za­dos por las fuer­zas repre­si­vas.

En este perío­do las masas demos­tra­ron una vez más una amplia capa­ci­dad de movi­li­za­ción, de auto orga­ni­za­ción, ini­cia­ti­va y crea­ti­vi­dad para la lucha. Se orga­ni­za­ron asam­bleas en las que hubo un inten­to de deba­tir sobre la cons­truc­ción de un país dife­ren­te. Sin embar­go, las pos­tu­ras anar­quis­tas y seu­do­de­mo­crá­ti­cas que recha­za­ban cual­quier for­ma de direc­ción y lide­raz­go, lle­va­ron al fra­ca­so a estas asam­bleas. Si bien fue posi­ti­vo el recha­zo a los par­ti­dos auto­de­no­mi­na­dos de izquier­da y que estu­vie­ron cer­ca­nos a Lucio, no se supo com­pren­der la nece­si­dad que des­de den­tro mis­mo del movi­mien­to debían ser ele­gi­dos repre­sen­tan­tes que per­mi­tan cana­li­zar de mejor for­ma esa lucha popu­lar, esta­ble­cer un pro­gra­ma de acción revo­lu­cio­na­ria y pun­tos con­cre­tos para lle­var­los a la prác­ti­ca en for­ma inme­dia­ta. Dis­cu­sio­nes sin pro­pues­tas pre­ci­sas no con­du­je­ron a nada.

Duran­te el gobierno de Alfre­do Pala­cios, las pro­tes­tas tam­bién estu­vie­ron pre­sen­tes, sobre todo con­tra las inten­cio­nes de fir­mar un tra­ta­do de libre comer­cio con los EEUU. Las movi­li­za­cio­nes desa­rro­lla­das por diver­sas orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, maes­tros, estu­dian­tes y varios movi­mien­tos socia­les tam­bién exi­gían la sali­da de la com­pa­ñía petro­le­ra esta­dou­ni­den­se OXY, impli­ca­da direc­ta­men­te en la finan­cia­ción del Plan Colom­bia y en la vio­la­ción de dis­po­si­cio­nes lega­les del orden jurí­di­co ecua­to­riano, pese a lo cual, y con el vis­to bueno del gobierno de Pala­cios, con­ti­nuó explo­tan­do, en for­ma ile­gal, más de 110.000 barri­les dia­rios de petró­leo, saquean­do los recur­sos del pue­blo ecua­to­riano.

En ese ambien­te, el pue­blo ecua­to­riano, demos­tran­do un pro­fun­do nivel de com­pren­sión de la reali­dad his­tó­ri­ca con­cre­ta, recha­zó en las urnas al can­di­da­to de la dere­cha, el mul­ti­mi­llo­na­rio Álva­ro Noboa, quien per­dió las elec­cio­nes fren­te a Rafael Correa, can­di­da­to que enar­bo­ló el dis­cur­so de la izquier­da, el mis­mo que esta­ble­ció en su pro­yec­to un sin­nú­me­ro de pro­pues­tas que sin­te­ti­za­ban las aspi­ra­cio­nes inme­dia­tas del pue­blo ecua­to­riano y que tenían que ver en ese momen­to con el lla­ma­do a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, la opo­si­ción radi­cal a la par­ti­do­cra­cia, la sali­da de la base grin­ga de Man­ta, la opo­si­ción a la fir­ma de un TLC con EEUU.

La Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te fue con­vo­ca­da. Como resul­ta­do de ello se ela­bo­ró una nue­va Car­ta Cons­ti­tu­cio­nal, la cual, más allá de las crí­ti­cas que des­de la izquier­da y la dere­cha polí­ti­ca en el país hayan hecho no solo en lo con­cer­nien­te a la par­te for­mal de su ela­bo­ra­ción, sino a sus con­te­ni­dos, cons­ti­tu­ye un nota­ble avan­ce para los sec­to­res popu­la­res, vul­ne­ra­bles del país, así como para la nación mis­ma, que, en cier­ta for­ma, ve garan­ti­za­da su sobe­ra­nía fren­te a las pre­sio­nes de poten­cias extran­je­ras, sus trans­na­cio­na­les, así como de orga­nis­mos finan­cie­ros inter­na­cio­na­les.

No es el espa­cio para hacer un aná­li­sis del gobierno de Correa, sin embar­go si es opor­tuno seña­lar algu­nos hechos para com­pren­der lo que ha suce­di­do con la orga­ni­za­ción popu­lar, las movi­li­za­cio­nes del pue­blo y los movi­mien­tos polí­ti­cos iden­ti­fi­ca­dos con la izquier­da en el país.

Si bien es cier­to que duran­te este gobierno, que no ter­mi­na de rom­per con la dere­cha y que cada vez se iden­ti­fi­ca más con la social­de­mo­cra­cia, las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de izquier­da han sufri­do un pro­ce­so de des­mo­vi­li­za­ción, tam­bién es ver­dad que eso res­pon­de no solo a las polí­ti­cas apli­ca­das por el régi­men, sino a los erro­res mis­mos de esas orga­ni­za­cio­nes.

Es impor­tan­te, por lo tan­to, iden­ti­fi­car algu­nas cau­sas para que se haya pro­du­ci­do esa des­mo­vi­li­za­ción.

En pri­mer lugar es pre­ci­so seña­lar la polí­ti­ca del gobierno que, a tra­vés de una pode­ro­sa cam­pa­ña de pro­pa­gan­da, ha com­ba­ti­do dura­men­te a las orga­ni­za­cio­nes socia­les y, prin­ci­pal­men­te, a su lide­raz­go, acu­sán­do­les de ser res­pon­sa­bles de la gene­ra­ción del caos y el males­tar en el país, ante lo cual se han toma­do un sin­nú­me­ro de medi­das para fre­nar su avan­ce como en el caso de los sin­di­ca­tos del petró­leo, del magis­te­rio y las orga­ni­za­cio­nes estu­dian­ti­les uni­ver­si­ta­rias. Las diri­gen­cias de esas orga­ni­za­cio­nes han vis­to afec­ta­dos sus intere­ses, pues­to que el gobierno ha fre­na­do muchos de sus pri­vi­le­gios como en el caso de la buro­cra­cia sin­di­cal de Petroe­cua­dor, así como de la Unión Nacio­nal de Edu­ca­do­res (UNE).

En segun­do lugar, la polí­ti­ca asis­ten­cial del gobierno para mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de los sec­to­res más pobres, sin eli­mi­nar las cau­sas de la pobre­za, tam­bién ha cons­ti­tui­do un ele­men­to cla­ve por par­te del régi­men de Correa para des­mo­vi­li­zar a la izquier­da tra­di­cio­nal.

Algu­nas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de izquier­da ade­más apo­yan abier­ta­men­te al gobierno, como es el caso de los par­ti­dos Socia­lis­ta y Comu­nis­ta del Ecua­dor.

En ter­cer lugar, han sido las pro­pias orga­ni­za­cio­nes de izquier­da, las cua­les no han hecho la auto­crí­ti­ca nece­sa­ria, las que con su accio­nar han pro­vo­ca­do que las masas tomen dis­tan­cia de ellas. Un ejem­plo fue la posi­ción asu­mi­da por el MPD-PCMLE y sus orga­ni­za­cio­nes el 30 de sep­tiem­bre de 2010, cuan­do se pro­du­jo la inten­to­na gol­pis­ta con­tra el gobierno de Correa, brin­dan­do todo apo­yo a la poli­cía repre­si­va. La fal­ta de com­pren­sión de la reali­dad con­cre­ta por par­te de estas orga­ni­za­cio­nes les ha hecho man­te­ner igua­les posi­cio­nes que las de la dere­cha. Esto se debe, ade­más, a sus posi­cio­nes sec­ta­rias.

Lue­go de esta bre­ve revi­sión his­tó­ri­ca de las luchas popu­la­res en el Ecua­dor, así como de algu­nos cues­tio­na­mien­tos al accio­nar de la izquier­da ecua­to­ria­na, cabe plan­tear la siguien­te pre­gun­ta:

¿Por qué estas gran­des pro­tes­tas y movi­li­za­cio­nes no han posi­bi­li­ta­do la ins­tau­ra­ción de un gobierno iden­ti­fi­ca­do ple­na­men­te con los intere­ses del pue­blo, así como una cri­sis pro­fun­da del orden ins­ti­tu­cio­nal bur­gués en el Ecua­dor?

Las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les gol­pea­ron dura­men­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Esto, en gran medi­da, gene­ró mie­do y pará­li­sis social entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La ley se dise­ñó para repri­mir cual­quier inten­to de orga­ni­za­ción polí­ti­ca de los tra­ba­ja­do­res. Así, en la Ley para la Trans­for­ma­ción Eco­nó­mi­ca del Ecua­dor, publi­ca­da en el Regis­tro Ofi­cial del 13 de mar­zo del año 2000, se esta­ble­cie­ron refor­mas al Códi­go del Tra­ba­jo Ecua­to­riano, las mis­mas que abrie­ron el camino defi­ni­ti­vo para la con­tra­ta­ción tem­po­ra­ria, por horas, es decir la fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral.

El mode­lo neo­li­be­ral sig­ni­fi­có no sola­men­te la apli­ca­ción de medi­das eco­nó­mi­cas en bene­fi­cio de los explo­ta­do­res y un sis­te­ma jurí­di­co legal repre­si­vo para garan­ti­zar el poder de la oli­gar­quía. La pene­tra­ción ideo­ló­gi­ca se hizo más fuer­te, hecho que se hizo más evi­den­te a raíz de la implo­sión de la Unión Sovié­ti­ca y la caí­da del muro de Ber­lín. En ese momen­to his­tó­ri­co se evi­den­ció las limi­ta­cio­nes seve­ras, en todo sen­ti­do, del movi­mien­to socia­lis­ta y comu­nis­ta ecua­to­riano.

Sin embar­go, hay otras razo­nes por las cua­les la cla­se tra­ba­ja­do­ra ecua­to­ria­na no ha podi­do hacer fren­te a la bur­gue­sía crio­lla y al impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en for­ma más efec­ti­va.

Algu­nas de estas cau­sas son:

1. La estruc­tu­ra ver­ti­cal de las orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da ecua­to­ria­na. No exis­te una ver­da­de­ra demo­cra­cia al inte­rior de estas orga­ni­za­cio­nes que repro­du­cen las mis­mas prác­ti­cas que las de la dere­cha polí­ti­ca. La crí­ti­ca, el deba­te y la con­tra­po­si­ción de ideas no se dan. La res­pues­ta es la des­ca­li­fi­ca­ción a quien emi­te cri­te­rios que cues­tio­nen su accio­nar. El dog­ma­tis­mo y el sec­ta­ris­mo, no han sido supe­ra­dos.

2. El ais­la­mien­to de las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da de los sec­to­res popu­la­res. No hay un tra­ba­jo pro­fun­do jun­to al pue­blo, a las masas. Esto es resul­ta­do del ver­ti­ca­lis­mo que prac­ti­can, lo cual les hace creer que pue­den estar por enci­ma del pue­blo, por­que son los diri­gen­tes polí­ti­cos los que están pre­pa­ra­dos para diri­gir y el res­to para obe­de­cer.

3. La exis­ten­cia de diri­gen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les corrup­tos, que se han trans­for­ma­do en ver­da­de­ros buró­cra­tas, preo­cu­pa­dos más de satis­fa­cer sus intere­ses inme­dia­tos e indi­vi­dua­les. Entién­da­se aquí que cuan­do se habla de corrup­ción, no se hace refe­ren­cia sola­men­te a prác­ti­cas que tie­nen que ver con la dis­po­si­ción ile­gal de recur­sos eco­nó­mi­cos, sino con los víncu­los que esta­ble­cen, los pri­vi­le­gios que man­tie­nen como resul­ta­do de sus car­gos y el hecho mis­mo de no per­mi­tir que haya un deba­te demo­crá­ti­co al inte­rior de sus agru­pa­cio­nes polí­ti­cas.

4. La limi­ta­da, esca­sa o nula for­ma­ción teó­ri­ca al inte­rior de las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da, lo cual ha impe­di­do un desa­rro­llo efec­ti­vo de una con­cien­cia de cla­se y la com­pren­sión de la reali­dad con­cre­ta. Esto ha teni­do como con­se­cuen­cia, ade­más, que las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res pier­dan la ini­cia­ti­va y la capa­ci­dad crea­ti­va en el pro­ce­so de la lucha social. Pri­ma más la acti­vi­dad pro­pa­gan­dís­ti­ca, que el tra­ba­jo de con­cien­cia­ción polí­ti­ca.

5. La fal­ta de un pro­gra­ma polí­ti­co de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria y social que les per­mi­ta a los tra­ba­ja­do­res enfren­tar en for­ma efec­ti­va a sus enemi­gos de cla­se, inter­nos y exter­nos.

6. La pre­sen­cia de posi­cio­nes prag­má­ti­cas den­tro de la izquier­da que han con­du­ci­do a las diver­sas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas a plan­tear las deno­mi­na­das metas “posi­bles y rea­lis­tas”, a tra­vés de las cua­les se ha exi­gi­do úni­ca­men­te mejo­ras sala­ria­les o la fir­ma de con­tra­tos colec­ti­vos, des­lin­dán­do­se de la lucha por la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria del sis­te­ma explo­ta­dor capi­ta­lis­ta. Pri­man las pos­tu­ras refor­mis­tas, sobre las ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rias.

7. La fal­ta de un pro­gra­ma polí­ti­co de trans­for­ma­ción social revo­lu­cio­na­ria ha dado paso a que se impon­gan las tesis refor­mis­tas, sos­te­ni­das sobre todo por los sec­to­res agru­pa­dos en la peque­ña bur­gue­sía, así como por los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas (dis­fra­za­dos de izquier­da, como Alian­za País) y por figu­ras polí­ti­cas que sur­gen de la noche a la maña­na como líde­res socia­les que plan­tean que lo polí­ti­ca­men­te posi­ble y correc­to es luchar úni­ca­men­te por la demo­cra­ti­za­ción de la socie­dad, pero siem­pre den­tro de los már­ge­nes del sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

Fren­te a esta situa­ción, el pue­blo ecua­to­riano debe plan­tear­se como tareas inme­dia­tas:

  1. Luchar por la cons­ti­tu­ción de una corrien­te revo­lu­cio­na­ria al inte­rior del movi­mien­to obre­ro ecua­to­riano que per­mi­ta com­ba­tir el buro­cra­tis­mo, la corrup­ción y la fal­ta de demo­cra­cia en las orga­ni­za­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res ecua­to­ria­nos.
  2. Pro­pi­ciar la dis­cu­sión teó­ri­ca, el deba­te crí­ti­co y la con­fron­ta­ción de ideas.
  3. Ela­bo­rar un pro­gra­ma de acción don­de se sin­te­ti­cen las nece­si­da­des, los intere­ses y los fines de los dis­tin­tos sec­to­res socia­les dis­pues­tos a trans­for­mar revo­lu­cio­na­ria­men­te la socie­dad ecua­to­ria­na. No se pue­den admi­tir pac­tos con la bur­gue­sía crio­lla que es explo­ta­do­ra y proim­pe­ria­lis­ta.
  4. Recu­pe­rar la ini­cia­ti­va y la crea­ti­vi­dad en la lucha social. Ser opti­mis­tas guar­dan­do el sen­ti­do de las pro­por­cio­nes.
  5. Luchar con­tra las posi­cio­nes prag­má­ti­cas, posi­bi­lis­tas y refor­mis­tas sin caer en el aven­tu­re­ris­mo y el espon­ta­neís­mo. Los tra­ba­ja­do­res ecua­to­ria­nos deben pen­sar que en la raíz del sis­te­ma capi­ta­lis­ta se encuen­tra la cau­sa de todos sus males, por lo cual se debe apun­tar a aca­bar con este sis­te­ma. Esto no sig­ni­fi­ca que no se deba luchar por cosas pun­tua­les e inme­dia­tas. Lo que debe estar cla­ro es que estas trans­for­ma­cio­nes sólo podrán ser lle­va­das a cabo en for­ma efec­ti­va por los pro­pios tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos, indí­ge­nas, estu­dian­tes y jubi­la­dos. Esto impli­ca que la lucha debe apun­tar a la toma del poder y por ende al derro­ca­mien­to de la cla­se domi­nan­te y la des­truc­ción de las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do bur­gués.
  6. Como par­te de esta lucha, el pue­blo ecua­to­riano y fun­da­men­tal­men­te la cla­se tra­ba­ja­do­ra debe lle­var ade­lan­te una polí­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta con­se­cuen­te, de apo­yo deci­di­do a las cau­sas revo­lu­cio­na­rias y a las luchas de los tra­ba­ja­do­res en Amé­ri­ca Lati­na y el mun­do ente­ro.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *