La izquier­da en el mun­do ára­be

Entre­vis­ta con Gil­bert Ach­kar :: «El movi­mien­to de cla­se en Egip­to, por pri­me­ra vez des­de la épo­ca nase­ris­ta, ha lle­va­do a la crea­ción de un sin­di­ca­to inde­pen­dien­te»

«Pre­sen­cia­mos el comien­zo del ascen­so de una fuer­za alter­na­ti­va a nivel de masas, que se mani­fies­ta en el ascen­so de la lucha de cla­ses y de las luchas obre­ras en cier­to núme­ro de paí­ses ára­bes, des­de Marrue­cos has­ta Jor­da­nia e Iraq; en Egip­to prin­ci­pal­men­te, don­de se desa­rro­lla des­de hace tres años la mayor ola de luchas obre­ras des­de hace más de medio siglo. que es el el Sin­di­ca­to de Emplea­dos de los Impues­tos Inmo­bi­lia­rios, y hay inten­tos de repe­tir la expe­rien­cia en otros sec­to­res. Por lo que se refie­re a la corrien­te reli­gio­sa, está casi ausen­te en este ámbi­to, y los acti­vis­tas sin­di­ca­les son izquier­dis­tas en el sen­ti­do amplio, des­de nase­ris­tas radi­ca­les a mar­xis­tas.»

Resu­men de una entre­vis­ta a Gil­bert Ach­kar, sobre la izquier­da ára­be en un núme­ro de la revis­ta liba­ne­sa Al-Âdâb de comien­zos del año 2010, un año antes de los levan­ta­mien­tos popu­la­res ára­bes con­tra las dic­ta­du­ras a par­tir de Enero de 2011. Tra­du­ci­do del ára­be por José Durán Velas­co, doc­tor en Filo­lo­gía Ára­be, y autor de la obra «El Con­flic­to Pales­tino-Israe­lí: Una visión no esta­to­lá­tri­ca».

Gil­bert Ach­kar es pro­fe­sor en el Ins­ti­tu­to de Estu­dios Orien­ta­les y Afri­ca­nos en la uni­ver­si­dad de Lon­dres, es autor de nume­ro­sos libros, el últi­mo de ellos es: Los ára­bes y el holo­caus­to nazi: la gue­rra ára­be-israe­lí de los rela­tos (El Cai­ro y Bei­rut, 2010).

-El hablar de la cri­sis de la izquier­da mar­xis­ta ára­be es muy ante­rior al hun­di­mien­to del blo­que socia­lis­ta.

-Hablar de la cri­sis de la izquier­da ára­be no es algo nue­vo. Ya se habla­ba de ello en la épo­ca de radi­ca­li­za­ción a par­tir de 1967. La izquier­da ára­be fue inca­paz de impo­ner­se como fuer­za hege­mó­ni­ca sal­vo en casos excep­cio­na­les y tem­po­ra­les. Y esos raros casos die­ron lugar a cri­sis por­que la izquier­da ‑por ejem­plo en Iraq a fina­les de los años cin­cuen­ta- cuan­do fue capaz de con­ver­tir­se en fuer­za hege­mó­ni­ca, no lle­gó a hacer­se con el poder, por cau­sas diver­sas que remi­ten en pri­me­ra ins­tan­cia a la depen­den­cia de la URSS, que apo­ya­ba al régi­men de ´Abd al-Karîm Qâsim y no desea­ba el enfren­ta­mien­to con el blo­que occi­den­tal en una región tan extre­ma­da­men­te sen­si­ble.

-Hablas del Par­ti­do Comu­nis­ta Ira­quí…

-Efec­ti­va­men­te. Y la ani­qui­la­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta Suda­nés en el año 1971 aca­bó con otra orga­ni­za­ción comu­nis­ta que tenía capa­ci­dad de hege­mo­nía en un país ára­be. Des­pués de eso, se pro­du­jo la ola de radi­ca­li­za­ción izquier­dis­ta que se exten­dió a par­tes del movi­mien­to nacio­na­lis­ta ára­be –en el Movi­mien­to de los Nacio­na­lis­tas Ára­bes, el Ba´t y otros- a raíz de la derro­ta de 1967. Pero el úni­co que lle­gó a hacer­se con el poder fue la rama sur­ye­me­ní del MNA. Esta expe­rien­cia úni­ca pasó por cri­sis suce­si­vas des­de su naci­mien­to, y con­clu­yó con su caí­da. En otros aspec­tos la izquier­da cono­ció cri­sis, des­ga­rra­mien­tos y dispu­tas.

Pero hay que dis­tin­guir entre cri­sis en el tiem­po actual y cri­sis duran­te la radi­ca­li­za­ción des­pués de 1967, que fue la oca­sión his­tó­ri­ca más impor­tan­te de la izquier­da mar­xis­ta ára­be para exten­der­se por el mun­do ára­be. En aquel tiem­po se tra­ta­ba de una cri­sis de cre­ci­mien­to, mien­tras que aho­ra habla­mos de una cri­sis de oca­so.

La reali­dad es que la marea radi­cal tuvo un cor­to alcan­ce. El pri­mer gran gol­pe que sufrió fue el ani­qui­la­mien­to de la izquier­da del movi­mien­to comu­nis­ta ira­quí (Direc­ción Cen­tral), cuan­do los ba´tistas se apo­de­ra­ron del poder el año 1968. El segun­do gran gol­pe fue la ani­qui­la­ción de la resis­ten­cia pales­ti­na en Jor­da­nia, que empe­zó el año 1970. Y aun­que siguie­ron exis­tien­do fuer­zas de izquier­da radi­ca­les en otros luga­res, la situa­ción gene­ral a fina­les de los años seten­ta era de cri­sis y retro­ce­so. Esto suce­dió en un con­tex­to más amplio, de cla­ro retro­ce­so de la ola de radi­ca­li­za­ción de izquier­das des­de fina­les de los años seten­ta y el sur­gi­mien­to en los años ochen­ta de la ofen­si­va neo­li­be­ral. La des­apa­ri­ción de la URSS cons­ti­tu­yó un gol­pe devas­ta­dor con­tra el movi­mien­to comu­nis­ta ára­be en su con­jun­to. La situa­ción que vemos hoy de recons­truc­ción o revi­ta­li­za­ción en el Par­ti­do Comu­nis­ta en el Líbano es casi excep­cio­nal a nivel ára­be.

-¿El Par­ti­do Comu­nis­ta Liba­nés?

-Sí. Ocu­rre des­de hace poco. Es algo sin igual en nin­gún otro país ára­be, sal­vo qui­zás Sudán (pero no ten­go infor­ma­ción sufi­cien­te sobre lo que suce­de allí). El Par­ti­do Comu­nis­ta Liba­nés es el úni­co que ha inten­ta­do una recons­truc­ción seria tras el hun­di­mien­to de la URSS. Y eso a pesar de que es mucho más débil de lo que era en los años seten­ta. Pero esta excep­ción con­fir­ma la regla de que des­de hace años la corrien­te comu­nis­ta ára­be ago­ni­za des­de la caí­da de la URSS. El Par­ti­do Comu­nis­ta Liba­nés era el menos depen­dien­te de la URSS des­pués de que Geor­ges Hawi se hicie­ra con su direc­ción y tie­ne una vita­li­dad incom­pa­ra­ble.

-Dices que una de las cau­sas más impor­tan­tes de la cri­sis de la izquier­da ára­be fue su vin­cu­la­ción a la URSS, y has habla­do de la expe­rien­cia de Yemen del Sur como ejem­plo. Pero esa expe­rien­cia pasó por varias eta­pas, no com­ple­ta­men­te pro-sovié­ti­cas, hubo en ella ten­den­cias diver­sas, y uno de los fac­to­res de su implo­sión fue la estruc­tu­ra social yeme­ní, las luchas tri­ba­les que se tras­la­da­ron al Par­ti­do Socia­lis­ta Yeme­ní.

-La hege­mo­nía sovié­ti­ca en el Yemen del Sur tuvo un papel fun­da­men­tal en el cho­que que se pro­du­jo entre ´Abd al-Fat­tâh Ismâ´îl y Sâlim Rabî´ en con­cre­to, y de una mane­ra gene­ral en la buro­cra­ti­za­ción de la expe­rien­cia y su deri­va, de ser una expe­rien­cia revo­lu­cio­na­ria lumi­no­sa para la zona, a ser un esta­do que inten­tó aco­mo­dar­se en el medio reac­cio­na­rio cir­cun­dan­te, lo que con­clu­yó con su ani­qui­la­mien­to. Si com­pa­ra­mos el movi­mien­to comu­nis­ta euro­peo des­de los años cin­cuen­ta y el movi­mien­to comu­nis­ta ára­be, vere­mos la dife­ren­cia en el papel de la URSS: cuan­do des­de los años seten­ta fue a menos la capa­ci­dad sovié­ti­ca de influir en la mayo­ría de los par­ti­dos comu­nis­tas euro­peos, la depen­den­cia de los par­ti­dos comu­nis­tas ára­bes aumen­tó por­que depen­dían del apo­yo mate­rial sovié­ti­co, des­pués de que hubie­ran per­di­do su pro­pia pujan­za a cau­sa de la repre­sión. Esto se apli­ca al Yemen del Sur.

La com­pa­ra­ción con Cuba es útil en este aspec­to: Cuba había sido obli­ga­da por el blo­queo yan­ki asfi­xian­te y con­ti­nuo a depen­der de la URSS eco­nó­mi­ca­men­te, a cos­ta de su papel revo­lu­cio­na­rio, pero la pujan­za de la revo­lu­ción cuba­na y el afe­rra­mien­to de su direc­ción a su inde­pen­den­cia res­pec­to a Mos­cú, hicie­ron que Cuba pudie­ra resis­tir a pesar de la des­apa­ri­ción de la URSS. Lue­go se pro­du­jo el fin de su ais­la­mien­to en Amé­ri­ca Lati­na por la nue­va olea­da izquier­dis­ta que refor­zó su resis­ten­cia. En cam­bio en Yemen el inter­ven­cio­nis­mo sovié­ti­co pro­vo­có la corro­sión, a lo que se sumó el con­flic­to interno y el con­tex­to gene­ral de decli­ve de la olea­da radi­ca­li­za­ción ára­be de los años seten­ta, ade­más de que en Yemen la pobre­za y el atra­so eran mucho mayo­res, todo ello fue­ron fac­to­res fun­da­men­ta­les con toda segu­ri­dad.

-La URSS tuvo una gran res­pon­sa­bi­li­dad en la “cas­tra­ción” de los par­ti­dos comu­nis­tas. ¿Pero aca­so la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y social ára­be no ha teni­do una res­pon­sa­bi­li­dad mayor?

-Yo no car­go a la URSS “la res­pon­sa­bi­li­dad”. Lo cier­to es que su papel fue un fac­tor fun­da­men­tal entre varios fac­to­res que expli­can el fra­ca­so. Sin embar­go, la res­pon­sa­bi­li­dad por el fra­ca­so es endó­ge­na sin duda, recae en las direc­cio­nes de los par­ti­dos comu­nis­tas, en la expe­rien­cia yeme­ní recae en el ala de ´Abd al-Fat­tâh Ismâ´îl que domi­nó la direc­ción. Pero la depen­den­cia de la URSS no se impu­so a nadie. Por lo que se refie­re a la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y social ára­be, me he refe­ri­do a la fun­ción de la pobre­za y el gran­dí­si­mo atra­so del Yemen, pero creo que una posi­ble un camino dis­tin­to, si la direc­ción yeme­ní hubie­ra sido más cohe­ren­te, y si hubie­ra pre­do­mi­na­do el ala que abo­ga­ba por la sobe­ra­nía nacio­nal y recha­za­ba la depen­den­cia de Mos­cú.

Por lo que se refie­re a los otros par­ti­dos comu­nis­tas, como el ira­quí, el sirio o el jor­dano, las con­di­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas no expli­can su trans­for­ma­ción en lo que han sido (¿aca­so esas con­di­cio­nes en Chi­na o Viet­nam eran más avan­za­das para pro­du­cir dos par­ti­dos que se hicie­ran con la direc­ción de la nación?). La cri­sis del Par­ti­do Comu­nis­ta Sirio vie­ne de anti­guo, el ala “ofi­cial” o pro-sovié­ti­ca se con­vir­tió en una momia de par­ti­do. El Par­ti­do Comu­nis­ta Ira­quí con­ser­vó algo de su pujan­za des­pués de los años seten­ta, pero su pujan­za se extin­guió en el exi­lio con el tiem­po, tras la inva­sión de Iraq por EEUU se dejó arras­trar a polí­ti­cas que no tie­nen nada que ver no sólo con el mar­xis­mo sino inclu­so con el patrio­tis­mo o el anti­im­pe­ria­lis­mo, que cons­ti­tu­ye­ron ele­men­tos comu­nes para la izquier­da y los nacio­na­lis­tas has­ta fina­les de los años sesen­ta.

-Cuan­do has habla­do de la cri­sis de la izquier­da en eta­pas pre­ce­den­tes te has refe­ri­do a las corrien­tes mar­xis­tas, “radi­ca­les” o tra­di­cio­na­les. ¿Hoy cómo debe­mos enten­der el con­cep­to de “izquier­da”? ¿Es una corrien­te que sur­ge de un ante­ce­den­te social o eco­nó­mi­co o una corrien­te que posee un pro­gra­ma eco­nó­mi­co y social revo­lu­cio­na­rio o refor­mis­ta?

-¿Exis­te algo lla­ma­do izquier­da ára­be? Hay fuer­zas que pue­den cla­si­fi­car­se como izquier­da en dis­tin­tos gra­dos de radi­ca­li­dad, des­de el océano al Gol­fo, pero en su mayor par­te tie­ne un tama­ño e influen­cia limi­ta­dos. Esto tie­ne poco que ver con lo que lla­má­ba­mos así entre los años cin­cuen­ta y seten­ta. Hay una izquier­da nue­va for­ma­da por res­tos y embrio­nes. Y todo ello es muy limi­ta­do. Los res­tos en com­pa­ra­ción con el pasa­do. Todo ello en rela­ción con sus socie­da­des. En lo con­cer­nien­te al pasa­do he par­ti­do de la dis­tin­ción entre la cri­sis de cre­ci­mien­to y la cri­sis de ago­nía. La cues­tión es: ¿qué hacer? en un con­tex­to de inexis­ten­cia de una izquier­da dig­na de tal nom­bre. Pero tras noso­tros tene­mos una his­to­ria, no un vacío. Ante noso­tros tene­mos un pro­yec­to de izquier­da, mien­tras esta­mos en un pre­sen­te que se carac­te­ri­za por una casi ausen­cia de la izquier­da.

-¿Pero es correc­to redu­cir siem­pre la izquier­da a los mar­xis­tas? Ade­más, muchos son los que se defi­nen como “izquier­dis­tas ára­bes”. ¿No sig­ni­fi­ca la izquier­da para ellos más que la secu­la­ri­za­ción?

-¿Qué se quie­re decir con “izquier­da”? Se quie­re decir todos aque­llos que tie­nen el pro­gra­ma de un cam­bio social en direc­ción a unos valo­res que se con­si­de­ran de izquier­das. Entre ellos el secu­la­ris­mo, cla­ro, pero no exclu­si­va y ais­la­da­men­te, sino tam­bién y nece­sa­ria­men­te los valo­res de la jus­ti­cia social, la igual­dad y la auto­li­be­ra­ción de todas las for­mas de opre­sión: la nacio­nal, racial, sexual, cla­sis­ta, etc. Y entre las par­tes exis­ten­tes hoy, sean res­tos o embrio­nes, hay dis­tin­tas con­cep­cio­nes de los valo­res de la izquier­da. Los ele­men­tos comu­nes más impor­tan­tes son el anti­ca­pi­ta­lis­mo y el anti­im­pe­ria­lis­mo.

-Bien, si par­ti­mos del con­cep­to de izquier­da que has expre­sa­do, vamos al tema de la rela­ción de “los res­tos y los embrio­nes” con los regí­me­nes exis­ten­tes, prin­ci­pal­men­te los que se cla­si­fi­can a sí mis­mos y los cla­si­fi­ca el impe­ria­lis­mo como enemi­gos de él. Esa rela­ción se cri­ti­ca, tan­to des­de los que pro­pug­nan el acuer­do con el pro­yec­to occi­den­tal como de voces que qui­zás sean izquier­dis­tas pero que temen el some­ti­mien­to de los res­tos y embrio­nes (o algu­nos de ellos) a la hege­mo­nía de los sis­te­mas de la opo­si­ción. Si pasa­mos revis­ta a la mayo­ría de los res­tos exis­ten­tes, con excep­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta Ira­quí que has cla­si­fi­ca­do fue­ra del dis­cur­so patrió­ti­co y si habla­mos de las fuer­zas que qui­zás sean más inde­pen­dien­tes en sus rela­cio­nes, las encon­tra­mos en el cam­po de la opo­si­ción…

-Creo que la expre­sión “el cam­po de la opo­si­ción” es exa­ge­ra­do para des­cri­bir lo que no pasa de ser un mari­da­je de intere­ses entre regí­me­nes y fuer­zas que no tie­nen nada que ver unas con otras. Entre el régi­men del Ba´t de Siria y el régi­men fun­da­men­ta­lis­ta ira­ní hay un abis­mo en los fun­da­men­tos ideo­ló­gi­cos a pesar del mari­da­je de intere­ses exis­ten­te entre ambos. Lo mis­mo se pue­de decir de la rela­ción entre Irán y Vene­zue­la. Es una rela­ción de inte­rés entre dos regí­me­nes extre­ma­da­men­te dife­ren­tes, pero entre los que hay dos cosas en común: que son dos esta­dos petro­le­ros y que son anti-EEUU. Pero esa rela­ción es delez­na­ble si la com­pa­ra­mos con las rela­cio­nes de Vene­zue­la con sus her­ma­nas izquier­dis­tas de Amé­ri­ca Lati­na. Por ello, la expre­sión “cam­po” para tal alian­za es un jue­go total­men­te con­fun­di­dor, pues nada tie­ne que ver con, por ejem­plo, cuan­do se habla­ba del “blo­que socia­lis­ta” fren­te al “blo­que occi­den­tal” al hablar de alian­zas sóli­das entre regí­me­nes de una natu­ra­le­za simi­lar.

Por lo que se refie­re a tu segun­da pre­gun­ta, no sé de nin­gu­na fuer­za de izquier­da ára­be que ten­ga rela­cio­nes con el régi­men ira­ní, pues este últi­mo, aun­que ten­ga alian­zas de inte­rés con esta­dos a los que ve de izquier­das, es difí­cil que apo­ye a fuer­zas de izquier­das que no gobier­nan en su lucha con­tra los regí­me­nes de sus paí­ses, espe­cial­men­te si están den­tro de la “Dâr al-islâm”, don­de exis­ten fuer­zas islá­mi­cas fun­da­men­ta­lis­tas que com­par­ten los pun­tos de par­ti­da ideo­ló­gi­cos isla­mis­tas. Toda­vía menos si se tra­ta de fuer­zas de izquier­da mar­xis­tas… ¡O sea, “ateas”! Ese régi­men ha aplas­ta­do a la izquier­da en su país, inclu­yen­do a las fac­cio­nes que apo­ya­ban al régi­men jomei­nis­ta. Lo que no le impi­de tejer alian­zas de inte­rés con esta­dos gober­na­dos por par­ti­dos comu­nis­tas, como Chi­na.

El régi­men ira­ní se basa en una ideo­lo­gía reli­gio­sa islá­mi­ca fun­da­men­ta­lis­ta chií, y esa ideo­lo­gía limi­ta las fuer­zas con las que pue­de rela­cio­nar­se den­tro de la “Dâr al-islâm”, don­de hay fuer­zas her­ma­nas que com­par­ten todos sus com­po­nen­tes ideo­ló­gi­cos (como Hiz­bu­llah en el Líbano y al-Maÿ­lis al-Islâ­mî, y has­ta cier­to pun­to el par­ti­do de ad-Da´wa y la corrien­te de Muq­ta­dà as-Sadr, en Iraq); fue­ra de este estric­to ámbi­to de her­ma­nos en el sen­ti­do sec­ta­rio e ideo­ló­gi­co, están los sala­fis­tas islá­mi­cos sun­níes como el movi­mien­to de los Her­ma­nos Musul­ma­nes en Egip­to y Hamás en el ámbi­to pales­tino. Pero el régi­men ira­ní no tie­ne inte­rés en esta­ble­cer rela­cio­nes con fuer­zas comu­nis­tas en el mun­do islá­mi­co.

-No me refie­ro a rela­cio­nes de coope­ra­ción orga­ni­za­ti­va sino si hay den­tro de “la izquier­da de res­tos y embrio­nes” quie­nes pro­pon­gan un fren­te amplio que se extien­da de Corea del Nor­te a Vene­zue­la.

-Es cier­to que hay quie­nes son de esa opi­nión entre los res­tos de la corrien­te nacio­na­lis­ta pan­ára­be o entre ex-izquier­dis­tas que se han pseu­do­is­la­mis­ti­za­do al modo de Munîr Sha­fîq. Pero creo que una con­di­ción para la recons­truc­ción de la izquier­da en nues­tra zona es su com­ple­ta inde­pen­den­cia de los regí­me­nes ára­bes exis­ten­tes, no se tra­ta sólo de con­de­nar su natu­ra­le­za y sus prác­ti­cas repre­si­vas. No tie­ne cre­di­bi­li­dad quien se dice de izquier­das pero esta­ble­ce rela­cio­nes con un régi­men no demo­crá­ti­co. Si quie­res nos refe­ri­mos a la izquier­da pales­ti­na en esta cues­tión.

-Vol­vien­do un poco a la his­to­ria: los comu­nis­tas en Iraq eran masa­cra­dos, mien­tras había par­ti­dos comu­nis­tas her­ma­nos en el Movi­mien­to Nacio­nal Liba­nés y en la OLP que esta­ble­cie­ron rela­cio­nes a nivel de diri­gen­cia con el Ba´t ira­quí.

-Lo que dices es cier­to. Y los par­ti­dos de izquier­da que esta­ble­cen una alian­za hoy con los regí­me­nes repre­si­vos hacen eso a cos­ta de la sin­ce­ri­dad de sus posi­cio­nes y en con­tra de su iden­ti­dad. Al final ven­den su alma. ¿Y para qué? Por casi nada, sólo por un puña­do de dóla­res y abrir ofi­ci­nas bajo estric­tí­si­ma vigi­lan­cia muja­ba­rá­ti­ca.

-Eso es lo que decían los que abo­ga­ban por la radi­ca­li­za­ción del movi­mien­to comu­nis­ta des­pués de 1967 y cri­ti­ca­ban la posi­ción de los par­ti­dos comu­nis­tas res­pec­to a la cues­tión nacio­na­lis­ta pan­ára­be. ¿Se impu­so la cau­sa nacio­na­lis­ta sobre las cau­sas de la gen­te y la cues­tión del cam­bio social, ya que se alia­ron con los regí­me­nes nacio­na­lis­tas?

-La mayo­ría de los par­ti­dos de izquier­da esta­ble­cie­ron rela­cio­nes con esos regí­me­nes. Toma como ejem­plo el régi­men ba´tista ira­quí: era un régi­men bru­tal, san­gui­na­rio y terri­ble, que lle­gó al poder a tra­vés del gol­pe de esta­do de 1968 (y en coor­di­na­ción con la CIA) para sal­var al esta­do bur­gués ira­quí de ser barri­do, aplas­tó el peli­gro comu­nis­ta que ame­na­za­ba a ese esta­do y que esta­ba repre­sen­ta­do por el ala de “la Direc­ción Cen­tral” del Par­ti­do Comu­nis­ta Ira­quí y el foco de lucha arma­da diri­gi­do por Jâlid Ahmad Zakî. Y no tar­dó en ser aplas­ta­da la otra ala del Par­ti­do Comu­nis­ta Ira­quí, la dere­chis­ta pro-sovié­ti­ca, des­pués de que esta tuvie­ra una sucia eta­pa de cola­bo­ra­cio­nis­mo con el poder ba´tista. El régi­men inten­tó impo­ner­se en el ámbi­to ára­be con un plus de patrio­te­ris­mo ver­bal, pero eso no le impi­dió, por ejem­plo, apo­yar al régi­men jor­dano en el ani­qui­la­mien­to de la resis­ten­cia pales­ti­na en sep­tiem­bre de 1970, al impe­dir que el régi­men sirio del 23 de febre­ro ayu­da­ra a la resis­ten­cia pales­ti­na. Lue­go empren­dió una gue­rra con­tra los kur­dos que lle­vó a un omi­no­so acuer­do con el shah de Irán. Y no tar­dó en empren­der otra gue­rra catas­tró­fi­ca fomen­ta­da por EEUU con­tra la Repú­bli­ca Islá­mi­ca (tras la revo­lu­ción ira­ní).

Obser­va que el hecho de que algu­nas fac­cio­nes de la izquier­da pales­ti­na esta­ble­cie­ran rela­cio­nes con el régi­men de Bag­dad no indi­có en reali­dad que la visión nacio­na­lis­ta pan­ara­bis­ta pre­do­mi­na­se, sino que se tra­tó de una nega­ción com­ple­ta de la dimen­sión nacio­na­lis­ta pan­ára­be. Pues cada orga­ni­za­ción impli­ca­da no mira­ba en otra cosa que en su inte­rés loca­lis­ta estre­cho, ya que tra­ta­ba de sacar pro­ve­cho de su rela­ción con un régi­men repre­si­vo en otro país. Si esa orga­ni­za­ción hubie­ra teni­do una visión efec­ti­va­men­te nacio­na­lis­ta pan­ára­be, no habría esta­ble­ci­do rela­cio­nes con un régi­men como el de Bag­dad. La expli­ca­ción del fenó­meno no se encuen­tra en que tuvie­ra una visión nacio­na­lis­ta pan­ara­bis­ta sino, por el con­tra­rio, en su visión regio­na­lis­ta. Tomo por ejem­plo el FPLP en tan­to que fue la fac­ción prin­ci­pal de “la nue­va izquier­da” de fina­les de los años sesen­ta, el FPLP sur­gió de la radi­ca­li­za­ción y “mar­xis­ti­za­ción” en un movi­mien­to nacio­na­lis­ta peque­ño-bur­gués, pero era una fac­ción que con­si­de­ró que su mar­xis­ti­za­ción aca­ba­ba con su iden­ti­dad nacio­na­lis­ta pan­ara­bis­ta ori­gi­na­ria. Natu­ral­men­te, algu­nas fac­cio­nes del MNA se con­vir­tie­ron en orga­ni­za­cio­nes que lle­va­ron el nom­bre de Par­ti­do Socia­lis­ta Ára­be del Tra­ba­jo en varios paí­ses ára­bes, pero fue­ron débi­les.

Esta lógi­ca la resu­mió Geor­ge Habash en la con­sig­na “el Movi­mien­to al ser­vi­cio del Fren­te, no el Fren­te al ser­vi­cio del Movi­mien­to”. Y esa lógi­ca pura­men­te regio­na­lis­ta lle­va­ba a con­ver­tir el “Movi­mien­to” en un apén­di­ce del Fren­te, igual que en el movi­mien­to comu­nis­ta el inter­na­cio­na­lis­mo en los par­ti­dos igua­les en su labor revo­lu­cio­na­ria, cada uno en su país, se con­vir­tió en un movi­mien­to de apén­di­ces de la URSS. Pues la lógi­ca regio­na­lis­ta es la que pre­do­mi­na cuan­do la izquier­da pales­ti­na pone su inte­rés estre­cho es coope­rar con regí­me­nes por enci­ma de su deber revo­lu­cio­na­rio de coope­rar con las fuer­zas nacio­na­les demo­crá­ti­cas radi­ca­les de otros paí­ses ára­bes.

-Pero hay una dife­ren­cia, pues una cosa es decir que los par­ti­dos comu­nis­tas con su para­dig­ma sovié­ti­co lla­ma­ron a la defen­sa incon­di­cio­nal de la URSS, y otra hablar de una fac­ción con­cre­ta y com­ba­tien­te que afec­ta al apa­ra­to mili­tar y colo­nial israe­lí, pues qui­zás eso se entien­da como mate­ria­li­za­ción de hecho de la con­sig­na “libe­ra­ción de Pales­ti­na”.

-Esa no es una dife­ren­cia real. Pues tam­bién se veía a la URSS como fac­ción com­ba­tien­te por la eli­mi­na­ción del capi­ta­lis­mo mun­dial, pero eli­mi­nó el con­cep­to de “revo­lu­ción mun­dial” y lo sus­ti­tu­yó por la con­sig­na de “el socia­lis­mo en un solo país”, y trans­for­mó el ins­tru­men­to para la revo­lu­ción mun­dial –o sea, la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta- en un movi­mien­to de soli­da­ri­dad incon­di­cio­nal con un esta­do, los par­ti­dos comu­nis­tas de los dis­tin­tos paí­ses adap­ta­ron sus polí­ti­cas de acuer­do con los intere­ses del esta­do sovié­ti­co con los gobier­nos de sus paí­ses. Quie­ro decir que la fac­ción pales­ti­na com­ba­tien­te con­tra el sio­nis­mo puso su inte­rés regio­na­lis­ta por enci­ma del con­cep­to de “revo­lu­ción ára­be”, disol­vió la revo­lu­ción ára­be en la revo­lu­ción pales­ti­na, igual que la revo­lu­ción mun­dial se disol­vió en apo­yo al “socia­lis­mo” (o sea, al esta­li­nis­mo) en la URSS. El resul­ta­do es que la lógi­ca regio­na­lis­ta y el inte­rés egoís­ta estre­cho de la fac­ción pales­ti­na sobre toda otra con­si­de­ra­ción para obte­ner apo­yo mate­rial de algu­nos regí­me­nes, sólo sir­vió para que esos regí­me­nes obtu­vie­ran gra­cias a ello una legi­ti­ma­ción patrió­ti­ca y nacio­na­lis­ta pan­ára­be. Si esas fac­cio­nes hubie­sen con­ce­bi­do su lucha den­tro de una misión de cons­truir un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en todo el mun­do ára­be, habrían creí­do que había una inter­re­la­ción entre los intere­ses de la lucha revo­lu­cio­na­ria de cada región ára­be y las cosas habrían sido muy dis­tin­tas.

-No entra­re­mos aho­ra en el tema de la OLP, sus fac­cio­nes y la cues­tión de la iden­ti­dad nacio­nal pales­ti­na, o el tema del Fren­te Popu­lar, que tuvo una posi­ción y par­ti­ci­pa­ción en Jor­da­nia el año 1970 y en la gue­rra del Líbano. Pero quie­ro tu opi­nión sobre por qué moti­vos la izquier­da pales­ti­na erró ponien­do el inte­rés regio­na­lis­ta al nacio­na­lis­ta pan­ára­be.

-La izquier­da se basa en ins­tru­men­tos que están al ser­vi­cio de una estra­te­gia. Y la pre­gun­ta enton­ces es: ¿Cual es la estra­te­gia de izquier­da en el ámbi­to ára­be? Todos los regí­me­nes ára­bes exis­ten­tes en los años seten­ta (a excep­ción del Yemen del Sur) esta­ban en con­tra de que hubie­ra un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de masas.

La uni­dad ára­be es una misión fun­da­men­tal para la revo­lu­ción ára­be. La revo­lu­ción en el más pro­fun­do sen­ti­do de la pala­bra, la que lle­va a libe­rar a las fuer­zas pro­duc­ti­vas con­tra de las estruc­tu­ras socio­po­lí­ti­cas que impi­den su desa­rro­llo. Lo cier­to es que el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas ára­bes no sólo cho­ca con la natu­ra­le­za de cla­se de cada esta­do ára­be, sino con la hege­mo­nía impe­ria­lis­ta sobre el mer­ca­do mun­dial y el frac­cio­na­mien­to ára­be en esta­dos sepa­ra­dos, cada uno de los cua­les está mucho más vin­cu­la­do con la eco­no­mía impe­ria­lis­ta que con la de los demás paí­ses ára­bes. Esta­mos en la épo­ca de for­ma­ción de gran­des uni­da­des eco­nó­mi­cas. Un taxis­ta que iba de Bei­rut a Damas­co se que­ja­ba de las tra­bas buro­crá­ti­cas que impo­nen las fron­te­ras entre los dos paí­ses, y de que los euro­peos, que hablan len­guas dife­ren­tes, se unen, mien­tras que noso­tros, los ára­bes, que habla­mos un solo idio­ma, segui­mos con las barre­ras entre nues­tros esta­dos.

La olea­da nacio­na­lis­ta de los años cin­cuen­ta y sesen­ta sigue laten­te y podría resur­gir. Es sabi­do que el con­cep­to de “inter­na­cio­na­lis­mo” de Marx no es moral sino basa­do en un aná­li­sis de la natu­ra­le­za del sis­te­ma capi­ta­lis­ta como modo de pro­duc­ción mun­dial, que crea la nece­si­dad de la soli­da­ri­dad de intere­ses pro­le­ta­rios y de un movi­mien­to obre­ro mun­dial fren­te a las cla­ses capi­ta­lis­tas del mun­do. Los intere­ses en los que debe basar­se la izquier­da son los de los pro­le­ta­rios de todos los paí­ses ára­bes, y la revo­lu­ción debe basar­se en la rela­ción inter­pro­le­ta­ria, no en fac­cio­nes que se digan repre­sen­tan­tes de los intere­ses de los pro­le­ta­rios y se rela­cio­nan con un gobierno que con­tro­la la explo­ta­ción y la repre­sión de esos pro­le­ta­rios.

-Esas rela­cio­nes se jus­ti­fi­ca­ron con la con­sig­na de “alian­za fren­tis­ta amplia” que incluía a los repre­sen­tan­tes de la cla­se obre­ra y de las fuer­zas peque­ño-bur­gue­sas “revo­lu­cio­na­rias”. Pero esta con­sig­na posi­ble­men­te asfi­xió al movi­mien­to comu­nis­ta y lo con­vir­tió en depen­dien­te y apén­di­ce. ¿Ame­na­za hoy a los embrio­nes y al pro­yec­to, prin­ci­pal­men­te cuan­do se habla de “la con­tra­dic­ción prin­ci­pal” y “la con­tra­dic­ción secun­da­ria” y la prio­ri­dad de la pri­me­ra sobre la segun­da? Por ejem­plo: Hiz­bu­llah com­ba­te a Israel, pero está en con­tra­dic­ción con los otros obje­ti­vos de la izquier­da. ¿Debe­mos hacer pre­do­mi­nar “la con­tra­dic­ción prin­ci­pal” sobre “la con­tra­dic­ción secun­da­ria” aquí tam­bién?

-Esa lógi­ca es super­fi­cial y erró­nea. ¡No hay una con­tra­dic­ción “prin­ci­pal” y otra “secun­da­ria”, de mane­ra que la segun­da se con­vier­ta en rela­ción de amis­tad! La ver­dad es que todo eso lle­va a que el adver­sa­rio “secun­da­rio” aca­be apu­ña­lan­do por la espal­da al alia­do con­tra el enemi­go “prin­ci­pal”; la tra­yec­to­ria del Líbano en su eta­pa pri­me­ra es el mejor tes­ti­go de lo que digo. Igual que la uni­dad de los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res a nivel ára­be no es una cues­tión de alian­za fan­tás­ti­ca, sino de una uni­dad orgá­ni­ca y debe mate­ria­li­zar­se en víncu­los orgá­ni­cos del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio a nivel ára­be, sobre bases igua­li­ta­rias entra las par­tes. ¡No en víncu­los de cada fac­ción con los gobier­nos de otros paí­ses ára­bes en con­flic­to con el gobierno de su país! Por lo que se refie­re a que los regí­me­nes nacio­na­lis­tas repre­sen­tan a la peque­ña bur­gue­sía, se tra­ta de un error por­que son gobier­nos que no expre­san sólo los intere­ses de la peque­ña bur­gue­sía o las cla­ses medias, sino que en ellos pri­man los intere­ses del apa­ra­to de segu­ri­dad sobre cual­quier otro inte­rés.

-¡Pero tam­bién hay movi­mien­tos popu­la­res como Hamás o Hiz­bu­llah que com­ba­ten a Israel!

-Sí, esos dos movi­mien­tos son ver­da­de­ra­men­te de natu­ra­le­za peque­ño-bur­gue­sa y difie­ren de la situa­ción de los regí­me­nes de los que he habla­do. Son dos movi­mien­tos que encar­nan la lucha con­tra el esta­do sio­nis­ta, pero con un hori­zon­te social e ideo­ló­gi­co sala­fis­ta que cons­ti­tu­ye en sí la expre­sión más elo­cuen­te del retro­ce­so pro­fun­do que se ha pro­du­ci­do en el ámbi­to ára­be a lo lar­go de las últi­mas tres déca­das. Natu­ral­men­te, ni Hamás ni Hiz­bu­llah se dicen de izquier­da, ni nadie sen­sa­to los cla­si­fi­ca­ría como izquier­da, son dos fuer­zas con una ideo­lo­gía reli­gio­sa con­tra­ria a todo lo que repre­sen­ta la izquier­da social y cul­tu­ral­men­te, aun­que tam­bién son dos fuer­zas patrió­ti­cas en cuan­to que anti­sio­nis­tas y opo­si­to­ras al pro­yec­to impe­ria­lis­ta. Pero, por lo que se refie­re a Hamás con­cre­ta­men­te, esta últi­ma cla­si­fi­ca­ción tie­ne lími­tes obvios, por­que tam­bién tie­ne una rela­ción con el rei­no sau­dí, que es el pro­te­gi­do impe­ria­lis­ta fun­da­men­tal en el mun­do ára­be des­pués del esta­do sio­nis­ta, e inclu­so antes que él, de mane­ra que se apli­ca a Hamás lo que se apli­có al Fath en el pasa­do y por el mis­mo moti­vo. Y a pesar de que la depen­den­cia del Fath con el rei­no era mayor que la de Hamás, su ideo­lo­gía era mucho menos reac­cio­na­ria que la de este últi­mo.

-Pero mi pre­gun­ta es: ¿La izquier­da ára­be pue­de esta­ble­cer víncu­los con movi­mien­tos como Hiz­bu­llah y Hamás?

-Hay una dife­ren­cia fun­da­men­tal entre la rela­ción de la izquier­da pales­ti­na con los regí­me­nes repre­so­res, y la rela­ción con las fuer­zas com­ba­tien­tes. Por ejem­plo veo correc­to que una fac­ción de izquier­da del Líbano ten­ga rela­ción con Hiz­bu­llah, pero no que una fac­ción de izquier­da del Líbano ten­ga rela­ción con el régi­men ira­ní. El régi­men ira­ní es un régi­men capi­ta­lis­ta y una dic­ta­du­ra reli­gio­sa que actúa ins­pi­ra­da por sus intere­ses de cla­se y de gru­pos. En cam­bio Hiz­bu­llah, a pesar de su vin­cu­la­ción con el esta­do ira­ní, repre­sen­ta en pri­me­ra ins­tan­cia una fuer­za popu­lar del Líbano y la cora­za de una comu­ni­dad con­fe­sio­nal que es uno de los com­po­nen­tes fun­da­men­ta­les de la socie­dad liba­ne­sa.

La cues­tión no es si es líci­ta una rela­ción en sí (la veo com­ple­ta­men­te líci­ta) sino que la cues­tión son sus con­di­cio­nes y cómo sea esa rela­ción. De acuer­do en la rela­ción en la lucha anti­co­lo­nial. Pero la rela­ción debe ser des­de una posi­ción de com­ple­ta inde­pen­den­cia, con una pra­xis de con­fron­ta­ción ideo­ló­gi­ca, aun­que la otra par­te sea un alia­do en la lucha patrió­ti­ca. Y natu­ral­men­te eso está vin­cu­la­do a la nece­si­dad de que la izquier­da lle­ve a cabo su deber revo­lu­cio­na­rio sin cor­ta­pi­sas, para que apa­rez­ca a la vis­ta de las masas como el movi­mien­to más opues­to a la situa­ción exis­ten­te que es nece­sa­rio cam­biar.

Hable­mos del para­dig­ma de hecho: la izquier­da pales­ti­na, por ejem­plo, no lle­vó a cabo su deber de salir al paso ideo­ló­gi­ca­men­te con­tra la corrien­te de Hamás de mane­ra cla­ra y vigo­ro­sa. Y eso que en la pri­me­ra Inti­fa­da, en el año 1988, la izquier­da era más fuer­te que Hamás, que sólo esta­ba en sus comien­zos. Las fac­cio­nes pales­ti­nas como el FPLP y otras, desem­pe­ña­ban un papel fun­da­men­tal en la orga­ni­za­ción de la Inti­fa­da. Pero dos cosas lle­va­ron al debi­li­ta­mien­to de la izquier­da en el ámbi­to pales­tino:

La pri­me­ra: que no se enfren­ta­ron con­tun­den­te­men­te a la direc­ción dere­chis­ta de la OLP, acep­ta­ron que esa direc­ción se hicie­ra con la Inti­fa­da, a cos­ta de pri­var de deci­sión a los diri­gen­tes del inte­rior y dejar que los mani­fies­tos se emi­tie­ran des­de Túnez; así la izquier­da renun­ció a su posi­ción de fuer­za en lo terri­to­rios ocu­pa­dos en 1967.

La segun­da: cuan­do coli­sio­nó con la dere­cha pales­ti­na des­pués de que esta apos­ta­ra por Washing­ton, la izquier­da pales­ti­na se alió con Hamás bajo la égi­da siria, desis­tien­do de la mili­tan­cia ideo­ló­gi­ca. Por ejem­plo: se emi­tie­ron en Damas­co mani­fies­tos con­jun­tos de las diez fac­cio­nes de la opo­si­ción pales­ti­na que empe­za­ban con la bas­ma­la, a pesar de que incluían las fir­mas de orga­ni­za­cio­nes que se con­si­de­ra­ban a sí mis­mas mar­xis­tas (sí, esto es pura­men­te sin­to­má­ti­co y sim­bó­li­co, pero sig­ni­fi­ca­ti­vo del aban­dono de su deber de lle­var a cabo una mili­tan­cia ideo­ló­gi­ca).

Así dejó a la corrien­te reli­gio­sa la misión de cri­ti­car vigo­ro­sa­men­te a la direc­ción pales­ti­na. De esa mane­ra, Hamás se impu­so como alter­na­ti­va radi­cal a la direc­ción ara­fa­tia­na, mien­tras que la posi­ción de la izquier­da era titu­bean­te y osci­la­ba entre expre­sar la pro­fun­da irri­ta­ción con­tra la dere­cha ara­fa­tia­na y con­ver­tir­se en su ane­xo en nom­bre de “la uni­dad nacio­nal”. Esto aca­bó con la pujan­za que podía haber teni­do la izquier­da para con­ver­tir­se en una direc­ción alter­na­ti­va en la lucha pales­ti­na, y per­mi­tió al movi­mien­to Hamás pola­ri­zar en torno a él el recha­zo de las masas a la direc­ción de la OLP.

-Si pasa­mos a otro con­tex­to: ¿Cual es la posi­ción de la izquier­da ára­be actual res­pec­to al tema de “la cons­truc­ción del esta­do”? ¿No crees que esa no ha sido una prio­ri­dad para la izquier­da? ¿Y no es así aho­ra?

-La misión de la izquier­da no es par­ti­ci­par en la cons­truc­ción de los esta­dos de la tira­nía cla­sis­ta y gru­pis­ta exis­ten­tes en el ámbi­to ára­be; sino cons­truir esta­dos nue­vos basa­dos en la volun­tad de los pue­blos y las masas pro­le­ta­rias. Y el úni­co caso de este últi­mo tipo era el esta­do de Yemen del Sur a prin­ci­pios de los años seten­ta.

-¿Debe des­truir­lo todo o refor­mar­lo?

-Dime: ¿Es posi­ble refor­mar­lo? ¿Hay algún esta­do en nues­tro mun­do ára­be al que refor­mar? Natu­ral­men­te yo hablo aquí del hori­zon­te estra­té­gi­co. Y la cues­tión es más sen­ci­lla y más pri­ma­ria que el tema de des­truir el esta­do bur­gués según el cono­ci­do pun­to de vis­ta mar­xis­ta. Los esta­dos de Euro­pa son esta­dos capi­ta­lis­tas, pero al menos son aptos para luchar por cam­biar­los pací­fi­ca­men­te a tra­vés de ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas. Mien­tras que en el mun­do ára­be, las dos úni­cas situa­cio­nes ára­bes en las que se encuen­tra hoy algún ámbi­to para la demo­cra­cia elec­to­ral son dos estruc­tu­ras sec­ta­rias: Líbano e Iraq. Esta es la situa­ción. Natu­ral­men­te la izquier­da debe obrar, en la medi­da que pue­da para ampliar el ámbi­to en el que pue­da des­en­vol­ver­se el movi­mien­to de masas, o sea, ampliar las liber­ta­des y la lucha por las deman­das del momen­to, sean demo­crá­ti­cas o socia­les, dado el nivel de vida catas­tró­fi­co de la gene­ra­li­dad del ámbi­to ára­be; ade­más de otros ámbi­tos fun­da­men­ta­les como el femi­nis­ta (pues­to que tene­mos de entre todas las regio­nes del mun­do el peor nivel de opre­sión sexual en gene­ral, y de las muje­res en par­ti­cu­lar). Todas estas luchas son luchas coti­dia­nas, y cual­quier fac­ción de izquier­da que lle­ve a cabo su deber de mili­tan­cia entre cues­tio­nes se enfren­ta­rá nece­sa­ria­men­te con las otras for­ma­cio­nes polí­ti­cas, reli­gio­sas y no reli­gio­sas.

-¿No se pue­de con­se­guir en el Líbano una ley elec­to­ral equi­li­bra­da y pro­por­cio­nal?

-Tú alu­des a una situa­ción excep­cio­nal en un país ára­be en el que exis­te un ámbi­to para la mili­tan­cia demo­crá­ti­ca. Pero ese ámbi­to es estre­cho o inexis­ten­te en todos los otros paí­ses ára­bes, de mane­ra que la deman­da de la demo­cra­cia en ellos adquie­re un carác­ter revo­lu­cio­na­rio. Líbano es otra cosa, por­que en él el esta­do es rela­ti­va­men­te débil, en par­te se ha con­ver­ti­do en una alian­za de sec­tas, pero es posi­ble luchar para cam­biar la ley elec­to­ral. No obs­tan­te, me pare­ce ilu­so­rio ima­gi­nar que se pue­da obte­ner el cam­bio elec­to­ral por refor­ma des­de las mis­mas ins­ti­tu­cio­nes del sis­te­ma. ¿Por qué? Por­que es un sis­te­ma cerra­do. La estruc­tu­ra sec­ta­ria actual no se abo­li­rá a sí mis­ma. El cam­bio sólo podrá venir de un movi­mien­to demo­crá­ti­co no sec­ta­rio de masas en la calle. Y lo que pue­de hacer­lo es un movi­mien­to fun­da­men­ta­do en los intere­ses de cla­se. Sólo tal movi­mien­to podría cam­biar la ley elec­to­ral y muchas otras cosas, el país entra­ría en una diná­mi­ca revo­lu­cio­na­ria. Digo esto, no para negar la impor­tan­cia de la lucha por el cam­bio de la ley elec­to­ral sino para adver­tir con­tra la ilu­sión de que pue­da cam­biar­se des­de la estruc­tu­ra vigen­te. Ese movi­mien­to debe­rá repre­sen­tar los intere­ses de las masas pro­le­ta­rias, e inevi­ta­ble­men­te tam­bién debe­rá ser lai­co, femi­nis­ta y eco­lo­gis­ta…

-¿Qué es lo que la izquier­da ára­be debe cam­biar en las deman­das que ha hecho has­ta aho­ra?

-Creo que la rela­ción de la izquier­da ára­be con las deman­das men­cio­na­das ha sido raquí­ti­ca.

-Al menos esta­ban pre­sen­tes en su lite­ra­tu­ra.

-En su lite­ra­tu­ra sí, pero en la mili­tan­cia efec­ti­va se fue­ron debi­li­tan­do con el paso del tiem­po, con­cre­ta­men­te en los temas femi­nis­ta y lai­cis­ta, cuya natu­ra­le­za sen­si­ble lle­vó a una com­ple­ta clau­di­ca­ción por par­te de la mayor par­te de la izquier­da en ambas cues­tio­nes.

-Con el argu­men­to de no pro­vo­car a la socie­dad…

-Sí. Pero si tra­ta­mos las dos cues­tio­nes demo­crá­ti­ca y social exclu­si­va­men­te, encon­tra­re­mos orga­ni­za­cio­nes den­tro de la nue­va izquier­da de los años seten­ta que las tra­ta­ron seria­men­te. Y a nivel del Orien­te Ára­be se pue­de men­cio­nar a la Orga­ni­za­ción de Acción Comu­nis­ta en el Líbano, pero que rápi­da­men­te se hun­dió en el pan­tano del “Movi­mien­to Nacio­nal Liba­nés” bajo la direc­ción ÿun­bla­tí y el man­da­to ara­fa­tiano. En cam­bio gran­des fac­cio­nes del movi­mien­to comu­nis­ta tra­di­cio­nal y la izquier­da pales­ti­na pro­ce­den­te del nacio­na­lis­mo tenían una rela­ción gene­ral­men­te ende­ble con los valo­res de la izquier­da, en ellas pre­do­mi­nó la con­di­ción de apén­di­ce de los gru­pos bur­gue­ses a los que con­si­de­ró “patrio­tas”. Bas­ta obser­var los casos de la izquier­da liba­ne­sa (repre­sen­ta­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta y la Orga­ni­za­ción de Acción Comu­nis­ta) y la izquier­da pales­ti­na; en ambos casos, se daba la con­di­ción de apén­di­ce de las direc­cio­nes bur­gue­sas: una par­te de la izquier­da pales­ti­na como apén­di­ce de la direc­ción ara­fa­tia­na, otra inca­paz de hacer fren­te radi­cal­men­te a esa direc­ción; la izquier­da liba­ne­sa como apén­di­ce de la direc­ción ÿun­bla­tí (que era una direc­ción bur­gue­sa sec­ta­ria antes que otra cosa).

-La izquier­da ára­be está en el seno de una izquier­da mun­dial. Si que­re­mos hablar sobre una izquier­da mun­dial hoy, el movi­mien­to anti­glo­ba­li­za­ción actual posi­ble­men­te se desa­rro­lle a cos­ta del movi­mien­to obre­ro que ha retro­ce­di­do mucho; tam­bién vemos un movi­mien­to en Amé­ri­ca del Sur y que se ha con­ver­ti­do en un movi­mien­to que gobier­na en algu­nos paí­ses. ¿Pue­de cre­cer una izquier­da ára­be sin estar en el seno de una izquier­da mayor y más amplia?

-La izquier­da ára­be está en una pro­fun­da cri­sis, de mane­ra que nece­si­ta efec­ti­va­men­te de un mode­lo exte­rior que le dé con­fian­za en el pro­yec­to socia­lis­ta. Hoy en Amé­ri­ca Lati­na se desa­rro­llan expe­rien­cias de izquier­da de ver­dad y no engen­dros abe­rran­tes como los que hemos vis­to en nues­tro ámbi­to ára­be. Son movi­mien­tos basa­dos en una gran movi­li­za­ción popu­lar, movi­mien­tos com­pro­me­ti­dos con los mar­cos demo­crá­ti­cos, que inten­tan empu­jar sus socie­da­des hacia delan­te a tra­vés de cam­bios socia­les y otros; nos recuer­dan has­ta cier­to pun­to la radi­ca­li­za­ción nacio­na­lis­ta pan­ara­bis­ta que pre­do­mi­nó en nues­tro ámbi­to ára­be en los años cin­cuen­ta y sesen­ta, pero de for­ma cons­trui­da sobre una par­ti­ci­pa­ción popu­lar que inexis­ten­te entre noso­tros en el tiem­po del nase­ris­mo, don­de lo que exis­tía eran regí­me­nes nacio­na­lis­tas pan­ara­bis­tas muja­ba­rá­ti­cos (mien­tras que aho­ra hay muja­ba­ra­tis­mo a secas, sin ele­men­to nacio­na­lis­ta o popu­lar).

Pero Amé­ri­ca Lati­na está lejos de noso­tros geo­grá­fi­ca y cul­tu­ral­men­te. La ver­dad es que esta­mos más influi­dos por lo que ocu­rre en Tur­quía e Irán, sin con­tar la influen­cia de lo que pasa en cada país ára­be y que influ­ye en los otros. Inclu­so esta­mos más influi­dos por Euro­pa que por Amé­ri­ca Lati­na, debi­do a la cer­ca­nía geo­grá­fi­ca y los múl­ti­ples víncu­los que nos vie­nen de la heren­cia colo­nial. Pero no hemos pre­sen­cia­do, ni segu­ra­men­te pre­sen­cia­re­mos a cor­to pla­zo, revo­lu­cio­nes como la rusa y la chi­na por lo que se refie­re a impor­tan­cia mun­dial, sino que pre­sen­cia­re­mos el cre­ci­mien­to de un nue­vo movi­mien­to mun­dial –que algu­nos han lla­ma­do “un inter­na­cio­na­lis­mo nue­vo”- en lugar de la vie­ja izquier­da que ago­ni­zó al final del siglo pasa­do. A prin­ci­pios del siglo XXI sur­ge el movi­mien­to con­tra la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, que tie­ne como eje los foros socia­les mun­dia­les perió­di­cos. Y efec­ti­va­men­te ha habi­do víncu­los ára­bes con ese movi­mien­to. Al prin­ci­pio la pre­sen­cia ára­be en él era casi inexis­ten­te, más tar­de limi­ta­da. La mayor par­te de ese movi­mien­to son orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les que no están vin­cu­la­das con movi­mien­tos polí­ti­cos mili­tan­tes. Esto indi­ca en mi opi­nión la con­ti­nui­dad de la men­ta­li­dad anti­gua en los res­tos de la izquier­da, mien­tras que los embrio­nes que hay son peque­ños pero tra­tan de par­ti­ci­par en la medi­da que pue­den hacer­lo.

Pero la cues­tión prin­ci­pal ante la cons­truc­ción futu­ra de la izquier­da ára­be es, natu­ral­men­te, sus posi­cio­nes y sus prác­ti­cas en el ámbi­to su pro­pia socie­dad. Y el fenó­meno fun­da­men­tal que tie­ne ante sí la izquier­da des­de fina­les de los años seten­ta es que las corrien­tes sala­fis­tas reli­gio­sas han ocu­pa­do el espa­cio de la lucha patrió­ti­ca y la opo­si­ción popu­lar a los regí­me­nes. Este es el prin­ci­pal pro­ble­ma al que se enfren­ta la izquier­da ára­be. El pro­yec­to izquier­dis­ta en el mun­do ára­be coli­sio­na con ese muro en el terreno de la lucha popu­lar, antes inclu­so de coli­sio­nar con­tra los regí­me­nes.

Por eso digo que la izquier­da debe, pri­me­ro, si quie­re recons­truir­se, ser com­ple­ta­men­te izquier­da. Cual­quier izquier­da que men­güe su iden­ti­dad y ocul­te algu­nos de sus valo­res en aras de cola­bo­rar o aliar­se con otras fuer­zas, reli­gio­sas o no reli­gio­sas, se encon­tra­rá con que esas fuer­zas la fago­ci­ta­rán. La izquier­da habrá de ser fiel a todos los valo­res de auto­li­be­ra­ción de mane­ra que la dis­tin­gan de sus com­pe­ti­do­res en lograr la sim­pa­tía de las masas. Eso no sig­ni­fi­ca no rela­cio­nar­se con otras fuer­zas, aun­que sean reli­gio­sas, en la lucha con­tra el sio­nis­mo y el impe­ria­lis­mo, o para enfren­tar­se a la repre­sión de los regí­me­nes, pero ello con las con­di­cio­nes que men­cio­né antes. En el Líbano, por ejem­plo, la izquier­da se encuen­tra del lado de Hiz­bu­llah con­tra la agre­sión israe­lí y la hege­mo­nía impe­ria­lis­ta, y eso es algo natu­ral. Pero la izquier­da liba­ne­sa no recons­trui­rá su fuer­za com­pi­tien­do con Hiz­bu­llah por quien es más en el ámbi­to patrió­ti­co, ni de mane­ra gene­ral en la lucha arma­da (sobre todo no tenien­do ya los comu­nis­tas las ayu­das o la finan­cia­ción que tenían antes de la URSS). La hege­mo­nía de Hiz­bu­llah en el terreno de la resis­ten­cia arma­da impi­de que la izquier­da pue­da eli­mi­nar la hege­mo­nía de Hiz­bu­llah en este aspec­to en un futu­ro visi­ble.

Sin embar­go, en otros nume­ro­sos ámbi­tos la izquier­da pue­de dis­tin­guir­se de todas las otras fuer­zas, y el pri­me­ro de esos ámbi­tos es el de la lucha de cla­ses. Este cam­po fun­da­men­tal es con el que pue­de rom­per el muro sec­ta­rio con­fe­sio­na­lis­ta. Y natu­ral­men­te tam­bién la demo­cra­cia en su sen­ti­do pro­fun­do, que abar­ca el lai­cis­mo (no sólo “la supre­sión del sec­ta­ris­mo polí­ti­co”), ade­más de los terre­nos de la auto-libe­ra­ción social, muy espe­cial­men­te en la cues­tión del femi­nis­mo, como antes se ha men­cio­na­do. Todos ellos son cues­tio­nes en las que la izquier­da no tie­ne com­pe­ti­do­res, y es de sapien­cia estra­té­gi­ca evi­den­te por tan­to que la izquier­da se cons­tru­ya cen­trán­do­se en ellos.

-¿Qué posi­bi­li­da­des de éxi­to tie­ne esa misión?

-La misión, efec­ti­va­men­te, es difí­cil. He sido muy pesi­mis­ta en el últi­mo cuar­to de siglo, tras per­ca­tar­me del cie­rre del hori­zon­te ante la izquier­da ára­be des­de prin­ci­pios de los años ochen­ta. Me di cuen­ta de que el ascen­so de la corrien­te sala­fis­ta era con­se­cuen­cia del fra­ca­so his­tó­ri­co de la anti­gua izquier­da y de la inca­pa­ci­dad de nue­va izquier­da para impo­ner­se des­pués del año 1967, sabien­do ade­más que hay otros fac­to­res, como que los regí­me­nes uti­li­za­ron a las corrien­tes reli­gio­sas para gol­pear a la nue­va izquier­da. El fra­ca­so de la nue­va izquier­da dejó un espa­cio abier­to para la corrien­te reli­gio­sa por se esta el úni­co movi­mien­to que no se había pro­ba­do has­ta enton­ces. Las fuer­zas libe­ra­les habían mos­tra­do su negli­gen­cia fren­te al impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo des­de los años cua­ren­ta; los nacio­na­lis­tas fue­ron pro­ba­dos des­pués y per­die­ron su cre­di­bi­li­dad; la inca­pa­ci­dad his­tó­ri­ca de la izquier­da comu­nis­ta segui­do­ra de la Unión Sovié­ti­ca se con­fir­mó; la nue­va izquier­da, que apa­re­ció des­pués de la gue­rra de 1967, fra­ca­só. Mi valo­ra­ción des­de prin­ci­pios de los años ochen­ta fue que la olea­da sala­fis­ta no sería momen­tá­nea ni dura­ría tres o cua­tro años, sino que segui­ría sien­do hege­mó­ni­ca has­ta que se pro­du­je­ra una de estas dos cosas: la apa­ri­ción de una alter­na­ti­va dota­da de cre­di­bi­li­dad o su fra­ca­so por una cri­sis inter­na.

Y el caso es que nin­gu­na de esas dos cosas se ha pro­du­ci­do des­de los años ochen­ta. Sin embar­go, hoy veo sín­to­mas de que se están rea­li­zan­do las dos con­di­cio­nes simul­tá­nea­men­te:

Apa­re­cen sín­to­mas de cri­sis del movi­mien­to reli­gio­so en la expe­rien­cia de Gaza y el emi­ra­to hama­siano y sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas. Y más impor­tan­te aún, cla­ro está: la cri­sis en Irán, que está en sus ini­cios, no sabe­mos como evo­lu­cio­na­rá, pero su pro­fun­di­za­ción no es des­car­ta­ble. E igual que la revo­lu­ción ira­ní el año 1979 dio una fuer­za enor­me de empu­je a las dis­tin­tas corrien­tes sala­fis­tas islá­mi­cas, la cri­sis de la expe­rien­cia ira­ní (si se con­fir­ma) con­tri­bui­rá a pro­vo­car la cri­sis del pro­yec­to sala­fis­ta en su tota­li­dad y a que pier­da cre­di­bi­li­dad.

Pre­sen­cia­mos el comien­zo del ascen­so de una fuer­za alter­na­ti­va a nivel de masas, que se mani­fies­ta en el ascen­so de la lucha de cla­ses y de las luchas obre­ras en cier­to núme­ro de paí­ses ára­bes, des­de Marrue­cos has­ta Jor­da­nia e Iraq; en Egip­to prin­ci­pal­men­te, don­de se desa­rro­lla des­de hace tres años la mayor ola de luchas obre­ras des­de hace más de medio siglo. Este movi­mien­to de cla­se en Egip­to, por pri­me­ra vez des­de la épo­ca nase­ris­ta, ha lle­va­do a la crea­ción de un sin­di­ca­to inde­pen­dien­te, que es el el Sin­di­ca­to de Emplea­dos de los Impues­tos Inmo­bi­lia­rios, y hay inten­tos de repe­tir la expe­rien­cia en otros sec­to­res. Por lo que se refie­re a la corrien­te reli­gio­sa, está casi ausen­te en este ámbi­to, y los acti­vis­tas sin­di­ca­les son izquier­dis­tas en el sen­ti­do amplio, des­de nase­ris­tas radi­ca­les a mar­xis­tas.

-¿Esto son seña­les para el opti­mis­mo?

-Son sín­to­mas, no más, en el momen­to actual. Pero sufi­cien­te para hacer­me sen­tir algo de opti­mis­mo por pri­me­ra vez des­de hace más de un cuar­to de siglo, aun­que sea de mane­ra limi­ta­da y cau­te­lo­sa. Sien­to que esta­mos en el umbral de un giro his­tó­ri­co, ante el comien­zo del final de la épo­ca his­tó­ri­ca que siguió al des­va­ne­ci­mien­to del movi­mien­to nacio­na­lis­ta pan­ara­bis­ta, y qui­zás haya sín­to­mas de una nue­va ola. Si con­ti­núan y se pro­fun­di­zan los dos fenó­me­nos de los que he habla­do –la cri­sis de las corrien­tes reli­gio­sas y el ascen­so de la ola de cla­se- enton­ces será posi­ble que madu­ren cir­cuns­tan­cias favo­ra­bles para la cons­truc­ción del movi­mien­to izquier­dis­ta de nue­vo. Se per­dió la pri­me­ra opor­tu­ni­dad des­pués de la derro­ta de 1967, y la izquier­da ára­be no debe­ría per­der la oca­sión veni­de­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *