La bom­ba ya está pues­ta – Anto­nio Alva­rez Solís

El deba­te sobre la ener­gía nuclear, que ha cobra­do fuer­za tras el desas­tre acon­te­ci­do en Japón, está lleno de enga­ños a jui­cio del autor, al cen­trar­se en la segu­ri­dad de las cen­tra­les, cuan­do el ámbi­to de refle­xión debe­ría ser más pro­fun­do y abor­dar la mis­ma exis­ten­cia del ser humano. En este artícu­lo, Anto­nio Álva­rez-Solís se pre­gun­ta si hay espa­cio en este mun­do para la per­vi­ven­cia «inte­li­gen­te y sere­na» de la huma­ni­dad, o si nos debe­mos limi­tar a ser sim­ple com­bus­ti­ble del desa­rro­llo.

La dis­cu­sión sobre la uti­li­dad de las cen­tra­les nuclea­res que gene­ran elec­tri­ci­dad sigue pare­cién­do­me un deba­te pre­ña­do de ocul­ta­mien­tos y enga­ños. Los argu­men­tos sue­len cen­trar­se en si son segu­ras o inse­gu­ras y la cues­tión es mucho más hon­da por refe­rir­se a la for­ma mis­ma de vida que haría más cor­dial la exis­ten­cia del ser humano. Según los polí­ti­cos, los finan­cie­ros y los espe­cia­lis­tas que defien­den estas ins­ta­la­cio­nes, y que reco­mien­dan inclu­so su pro­li­fe­ra­ción, las cen­tra­les nuclea­res son el úni­co camino sóli­do para satis­fa­cer las nece­si­da­des ener­gé­ti­cas en el mun­do de hoy y, más aún, las que plan­tee el pla­ne­ta en los años veni­de­ros.

Bien; esto es cier­to si pres­cin­di­mos, ya de entra­da, de la dife­ren­cia esen­cial entre dos tipos esen­cia­les de nece­si­da­des: las de tipo finan­cie­ro y pro­duc­ti­vo ‑ahí pri­ma el argu­men­to de la segu­ri­dad o inse­gu­ri­dad- y las que carac­te­ri­za­rían a una vida autén­ti­ca­men­te huma­na. Son dos pos­tu­ras vital­men­te con­tra­pues­tas de abor­dar el pro­ble­ma. El pri­mer pun­to de vis­ta cita­do ‑el de las nece­si­da­des finan­cie­ras y pro­duc­ti­vas- defien­de el cre­ci­mien­to de la rique­za en tér­mi­nos mone­ta­rios, el segun­do pun­to de vis­ta pro­po­ne una vida más ama­ble en tér­mi­nos exis­ten­cia­les, es decir, una vida radi­cal­men­te dis­tin­ta Esta­mos, pues, ante un dile­ma pro­fun­do: vivir en la paz y la armo­nía o exis­tir sim­ple­men­te como gene­ra­do­res de un poder para unas deter­mi­na­das mino­rías.

Hay que tener en cuen­ta, ya de entra­da, que de todos los modos his­tó­ri­cos para pro­du­cir ener­gía el nuclear repre­sen­ta el úni­co de final incon­tro­la­ble por su pro­pia esen­cia y, ade­más, por su prác­ti­ca­men­te inaca­ba­ble dura­ción y efec­tos. Esto ha de refle­xio­nar­se con un cui­da­do exqui­si­to. Una vez libe­ra­do el áto­mo de sus ata­du­ras natu­ra­les nadie pue­de afir­mar ya que sea posi­ble retor­nar­lo a con­trol alguno, inclu­yen­do su clau­su­ra o des­truc­ción en caso nece­sa­rio. La irra­dia­ción que pro­du­ce cual­quier arti­fi­cio nuclear, des­de las cen­tra­les eléc­tri­cas has­ta los moto­res e ins­tru­men­tos pues­tos en mar­cha con tal base, se con­vier­te en el mal­va­do genio que redi­mi­do de su redo­ma se con­vier­te en un dios per­ver­so e impre­vi­si­ble. Con retor­ci­mien­to teo­ló­gi­co diría­mos que se libe­ra al Dia­blo. Ante esta reali­dad no valen argu­men­tos retó­ri­cos en pro del pro­gre­so y la segu­ri­dad ni refle­xio­nes hiper­cien­tí­fi­cas que tra­ten de anu­lar las tesis en apo­yo de una polí­ti­ca amor­ti­za­do­ra de este tipo de ins­ta­la­cio­nes.

Estas refle­xio­nes sobre el recha­zo nuclear, que son comu­nes en muchas per­so­nas carac­te­ri­za­das por la cali­dad de su pen­sa­mien­to, vuel­ven hoy a adqui­rir una rotun­da actua­li­dad a la vis­ta de lo ocu­rri­do en Japón, por obra del trá­gi­co mare­mo­to, con tres cen­tra­les dedi­cas a la fisión ató­mi­ca. Los esca­pes radiac­ti­vos debi­dos a la ave­ría de varios reac­to­res van cobran­do fuer­za a medi­da que pasan los días. Más aún, las últi­mas noti­cias son paté­ti­cas: las auto­ri­da­des japo­ne­sas con­fían como par­te del reme­dio fren­te a las emi­sio­nes radiac­ti­vas que una serie de fenó­me­nos atmos­fé­ri­cos empu­jen esas emi­sio­nes hacia el océano. O lo que es igual, la pre­po­ten­te cien­cia ha de con­tar con ele­men­tos abso­lu­ta­men­te natu­ra­les para librar su com­ba­te con­tra la muer­te o la enfer­me­dad. Poco via­je para tan­ta alfor­ja. La cien­cia reco­no­ce su inca­pa­ci­dad para reme­diar la tra­ge­dia por ade­lan­tar­se, en ser­vi­cio a la ava­ri­cia, a lo que hubie­ra teni­do que ser un pro­ce­so qui­zá muy lar­go o qui­zá impo­si­ble.

He aquí, pues, que el rigu­ro­so desas­tre japo­nés vuel­ve a enfren­tar­nos con la dis­yun­ti­va esen­cial acer­ca de la vida futu­ra: ¿qué hemos de hacer, pro­se­guir en la bata­lla de la inven­ción sin los con­tro­les nece­sa­rios ‑deus ex machi­na- o bien dete­ner la alo­ca­da carre­ra del supues­to desa­rro­llo y sus­ti­tuir­la por una for­ma de exis­ten­cia más sere­na y mode­ra­da carac­te­ri­za­da por su huma­nis­mo? Sin áni­mo de fala­cia: ¿cien­cia ya u hom­bre toda­vía, en este esce­na­rio? En prin­ci­pio esta es la cues­tión a fecha de hoy en que millo­nes de seres expre­san la volun­tad de con­ser­var su vida en tér­mi­nos razo­na­bles.

En una pala­bra, se tra­ta de deter­mi­nar si la espe­cie huma­na tie­ne el dere­cho a la per­vi­ven­cia inte­li­gen­te y sere­na o si, recha­zan­do toda armo­nía, hemos de con­ver­tir­nos auto­des­truc­ti­va­men­te en sim­ple com­bus­ti­ble de lo que sole­mos enten­der por «desa­rro­llo».

Hay, ade­más, en esta cues­tión un dato a con­si­de­rar. Un dato estre­me­ce­dor ¿Se ha teni­do en cuen­ta lo que esas cen­tra­les pue­den sig­ni­fi­car de ries­go en caso de un con­flic­to arma­do? Es como si los afec­ta­dos por un estre­me­ce­dor resul­ta­do hubie­ran con­tri­bui­do a hacer­lo posi­ble ins­ta­lan­do en su pro­pio terri­to­rio la bom­ba más impor­tan­te que sería la mis­ma cen­tral ató­mi­ca. No se habla nun­ca, me pare­ce, de tal aspec­to de la cues­tión. O si se habla se hace en tér­mi­nos tur­bios y oscu­re­ce­do­res. Una bom­ba nor­mal se con­ver­ti­ría, a los efec­tos fina­les, en una bom­ba ató­mi­ca si suce­die­se el bom­bar­deo. Aho­ra la pre­gun­ta ante tal estre­me­ce­dor pano­ra­ma: ¿a los diri­gen­tes mun­dia­les les intere­sa real­men­te el hom­bre?

Sé que las ener­gías lim­pias y reno­va­bles ‑la eóli­ca, la solar, la ter­mal con que cuen­ta la natu­ra­le­za- no han alcan­za­do toda­vía el gra­do sufi­cien­te de desa­rro­llo. No es líci­to, por tan­to, fan­ta­sear con estas cosas. Pero vuel­vo a pre­gun­tar­me si dada la situa­ción del con­su­mo y las cre­cien­tes nece­si­da­des de ese con­su­mo no sería más lógi­co afron­tar las for­mas y dimen­sio­nes del con­su­mo y pro­ce­der a un reor­de­na­mien­to más humil­de de la vida. El pro­gre­so no vie­ne sig­ni­fi­ca­do por una fle­cha úni­ca y lineal sino que debié­ra­mos con­si­de­rar­lo en su mul­ti­pli­ci­dad de vec­to­res crea­do­res de vida real. No debe con­si­de­rar­se el pro­gre­so como un meca­nis­mo de acu­mu­la­cio­nes mate­ria­les super­pues­tas sino como una suma suce­si­va de acon­te­ci­mien­tos con­for­ta­bles, tenien­do por tales los avan­ces que se regis­tren en la mora­li­dad per­so­nal y colec­ti­va, en el equi­li­brio social y en la prác­ti­ca de un paso repo­sa­do en el avan­ce e incor­po­ra­ción de posi­bi­li­da­des.

El domi­nio del hom­bre sobre el mun­do, que tan­tas voces filo­só­fi­cas y reli­gio­sas ha con­vo­ca­do, empie­za por el domi­nio sobre sí mis­mo. En este sen­ti­do es rigu­ro­sa­men­te nece­sa­rio con­si­de­rar que el futu­ro exi­ge una cier­ta relen­ti­za­ción de la vorá­gi­ne téc­ni­ca y un aumen­to de velo­ci­dad en el pen­sa­mien­to huma­nis­ta. Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, por ejem­plo, han de ceder el paso a las gran­des cues­tio­nes socia­les, o sea éti­cas, que han expe­ri­men­ta­do un retro­ce­so estre­me­ce­dor en los siglos de la lla­ma­da moder­ni­dad. Si no lo enten­de­mos así segui­re­mos diver­gien­do de la natu­ra­le­za a pasos agi­gan­ta­dos, mien­tras la natu­ra­le­za nos segui­rá demos­tran­do su poder. La con­vo­ca­to­ria que debe­mos hacer con­sis­te pre­ci­sa­men­te en movi­li­zar una huma­ni­dad que con­flu­ya todo lo posi­ble con esa natu­ra­le­za de la que aún no somos, ni muchos menos, reyes, como quie­ren hacer­nos enten­der, con su per­ver­sa vani­dad usu­ra­ria, los pro­ta­go­nis­tas de los pode­res actua­les.

Va a ser difí­cil cal­cu­lar el daño direc­to que pade­cen y segui­rán pade­cien­do los japo­ne­ses; pero aún va a ser más difí­cil medir el daño que va sufrir, segu­ro que subrep­ti­cia­men­te, el mun­do ente­ro, por­que la agre­sión nuclear, libe­ra­do el áto­mo de la redo­ma, segui­rá actuan­do esen­cial­men­te por muchas medi­das que se adop­ten. Lo que pro­ba­ble­men­te resul­te más gra­ve en esta cues­tión es que lo pode­res y las mino­rías que hacen de ellos su arma, pro­ce­de­rán a con­ta­mi­nar de fal­se­dad las fuen­tes infor­ma­ti­vas. Nun­ca sabre­mos el resul­ta­do más o menos final que lle­gue a tener la catás­tro­fe nipo­na. Nada sabe­mos hoy de la heren­cia que deja­ron Naga­sa­ki e Hiroshi­ma. Ni de la heren­cia de otros muchos suce­sos nuclea­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *