A nacio­na­li­zar por nari­ces – Alber­to Mon­te­ro

Hace unos días escri­bía que el plan del gobierno para la capi­ta­li­za­ción de las cajas de aho­rro, más que sal­var­las, las ponía a los pies de los “fon­dos bui­tre”. Estos, cons­cien­tes de la nece­si­dad impe­rio­sa de capi­tal por par­te de las cajas, no duda­rían en tra­tar de hacer­se con ellas a pre­cios irri­so­rios para, a con­ti­nua­ción, comen­zar a des­gua­zar­las y salir en cuan­to hubie­ran ren­ta­bi­li­za­do sobra­da­men­te la inver­sión. No había que ser un mago de las finan­zas para anti­ci­par­lo, bas­ta­ba con poner­le un poco de sen­ti­do común y tener cua­tro nocio­nes bási­cas de cómo fun­cio­na el mun­do finan­cie­ro.

Pues bien, los hechos han veni­do rápi­da­men­te a con­fir­mar la pre­dic­ción. Estos días podía­mos leer en la pren­sa que “los ‘fon­dos bui­tre’ piden des­cuen­tos del 70% para inyec­tar capi­tal a las cajas”. Así, tras cono­cer los resul­ta­dos sobre la situa­ción de sol­ven­cia de las cajas publi­ca­do por el Ban­co de Espa­ña y des­con­fian­do de ellos, están lan­zan­do unas ofer­tas que a todas luces son exce­si­va­men­te agre­si­vas pero que, dada la opa­ci­dad con la que se ha ges­tio­na­do la cri­sis del sec­tor finan­cie­ro en nues­tro país, no dejan de ser razo­na­bles. ¿O es que alguien pen­sa­ba que aho­ra iban a creer­se los resul­ta­dos publi­ca­dos por la mis­ma ins­ti­tu­ción que, en un cla­ra deja­ción de sus fun­cio­nes, ha hecho todo lo posi­ble por camu­flar la gra­ve­dad de la cri­sis de la situa­ción de esas ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras?

Y, ante esa situa­ción, qué hacen las cajas. Pues algu­nas de ellas ya han anun­cia­do lo que era pre­vi­si­ble: que pre­fie­ren que las nacio­na­li­cen tem­po­ral­men­te a mal­ven­der­se, es decir, que están dis­pues­tas a per­mi­tir que entre el Fon­do de Rees­truc­tu­ra­ción Orde­na­da Ban­ca­ria (FROB) antes de entre­gar­se en ban­de­ja de pla­ta a los espe­cu­la­do­res finan­cie­ros inter­na­cio­na­les como, por otra par­te, este gobierno pre­ten­día que hicie­ran.

Con lo cual asis­ti­mos, nue­va­men­te, a que la refor­ma de las cajas de aho­rro impues­ta des­de el gobierno sitúa a éste ante un esce­na­rio fren­te al que no se que­ría encon­trar; sín­to­ma de que quien dise­ña las estra­te­gias en Mon­cloa y sus ale­da­ños no es que sea, pre­ci­sa­men­te, un dis­cí­pu­lo aven­ta­ja­do de Sun Tzu.

Así, por un lado, el gobierno com­pe­lía a las cajas a capi­ta­li­zar­se en los mer­ca­dos finan­cie­ros bus­can­do inver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les que estu­vie­ran dis­pues­tos a apor­tar el capi­tal que les era nece­sa­rio para lle­gar a los nive­les de “core capi­tal” impues­tos des­de el Minis­te­rio de Eco­no­mía. Esa era la línea pre­fe­ri­da de acción del Minis­te­rio, refor­za­da por la ame­na­za de la nacio­na­li­za­ción para aque­llas ins­ti­tu­cio­nes que no logra­ran acce­der al capi­tal nece­sa­rio en los mer­ca­dos.

No es que el gobierno no tuvie­ra otras opcio­nes. Las tenía y casi al mis­mo pre­cio. Así, por ejem­plo, podía haber opta­do por nacio­na­li­zar aque­llas cajas de aho­rro que no pudie­ran capi­ta­li­zar­se en los mer­ca­dos (no diga­mos ya, por nacio­na­li­zar­las todas) para, una vez sanea­das, con­ver­tir­las en un múscu­lo finan­cie­ro de natu­ra­le­za públi­ca que per­mi­tie­ra al gobierno tener un mar­gen de sobe­ra­nía sobre la polí­ti­ca cre­di­ti­cia del país espe­cial­men­te nece­sa­rio en un con­tex­to en el que se ha cedi­do toda la sobe­ra­nía en mate­ria de polí­ti­ca mone­ta­ria.

Sin embar­go, el gobierno deci­dió apos­tar por la vía más neo­li­be­ral: for­zar a la abso­lu­ta ban­ca­ri­za­ción de las cajas de aho­rro y asu­mir, como un mal menor y tem­po­ral­men­te, que tal vez ten­dría que nacio­na­li­zar algu­nas de ellas.

La opción fren­te a la que no se espe­ra­ba encon­trar es, pre­ci­sa­men­te, aqué­lla fren­te a la que ha aca­ba­do encon­trán­do­se: unos fon­dos depre­da­do­res que quie­ren hacer­se con las cajas a pre­cio de sal­do para des­mem­brar­las y unas cajas que, cons­cien­tes de lo que eso supon­dría, pre­fie­ren ser nacio­na­li­za­das y sanea­das con dine­ro públi­co para, pos­te­rior­men­te, retor­nar a la esfe­ra pri­va­da pre­vi­si­ble­men­te diri­gi­das por sus actua­les ges­to­res.

La nacio­na­li­za­ción, que era el recur­so de últi­ma ins­tan­cia que tenía el gobierno en men­te, aca­ba­rá con­vir­tién­do­se así en la regla gene­ral. Y eso tie­ne reper­cu­sio­nes que todos debe­mos cono­cer.

En pri­mer lugar, que será aho­ra el gobierno el que deba bus­car la finan­cia­ción nece­sa­ria para sanear las cajas de aho­rro. O, lo que es lo mis­mo, dado que los mer­ca­dos finan­cie­ros han deci­di­do pena­li­zar la mala ges­tión de esas ins­ti­tu­cio­nes no con­ce­dién­do­les capi­tal, aho­ra el gobierno ha deci­di­do que corres­pon­de al Esta­do asu­mir como pro­pios los ries­gos que aqué­llas toma­ron en exce­so en su momen­to y socia­li­zar­los entre toda la pobla­ción. La vie­ja his­to­ria que se repi­te: pri­va­ti­za­ción de bene­fi­cios y socia­li­za­ción de pér­di­das, ¿les sue­na?

En segun­do lugar, que ese ejer­ci­cio de nacio­na­li­za­ción exi­gi­rá, evi­den­te­men­te, nue­vas emi­sio­nes de deu­da públi­ca por par­te del Esta­do. Nue­vas emi­sio­nes que pue­den pro­vo­car un incre­men­to del ratio deuda/​PIB en dos pun­tos, como ha lle­ga­do a reco­no­cer la pro­pia minis­tra. En qué se tra­du­ce eso: en que, pre­vi­si­ble­men­te, se enca­re­ce­rá el pre­cio de las emi­sio­nes de deu­da y, con ello, los pagos por el ser­vi­cio de la mis­ma. Y eso, a su vez, se tra­du­ce en que o bien aumen­ta el défi­cit públi­co (cosa alta­men­te impro­ba­ble en un con­tex­to en el que su reduc­ción se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal obje­ti­vo de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de este gobierno) o bien se redu­cen otras par­ti­das de gas­to públi­co para com­pen­sar el incre­men­to de la de gas­tos finan­cie­ros. La resul­tan­te, en uno u otro caso, es cla­ra: aumen­ta­rá el tras­va­se de rique­za hacia los pro­pie­ta­rios de acti­vos finan­cie­ros mien­tras se retra­sa el recur­so a los estí­mu­los fis­ca­les para impul­sar la eco­no­mía real.

En ter­cer lugar, que este con­tex­to de incer­ti­dum­bre gene­ra un efec­to cla­ra­men­te con­trac­ti­vo sobre el cré­di­to. Las cajas están res­trin­gien­do la con­ce­sión de cré­di­tos por­que cada nue­va ope­ra­ción de acti­vo impli­ca el con­su­mo de unas reser­vas que le son nece­sa­rias para alcan­zar el nivel míni­mo exi­gi­do des­de el gobierno y esa res­tric­ción es mayor cuan­to más ele­va­do es el gado de incer­ti­dum­bre sobre su futu­ro. En tan­to que no se cla­ri­fi­que la situa­ción y pasen a ser nacio­na­li­za­das, difí­cil­men­te podrá des­man­te­lar­se la res­tric­ción cre­di­ti­cia que está aho­gan­do a la eco­no­mía.

Y final­men­te hay que resal­tar que si la estra­te­gia hubie­ra esta­do dise­ña­da para nacio­na­li­zar, por una vía indi­rec­ta, a la gran mayo­ría de las cajas de aho­rro esta­ría­mos ante un éxi­to abso­lu­to de sus pro­mo­to­res; pero como se dise­ñó pre­ci­sa­men­te para lo con­tra­rio se tra­ta de un fra­ca­so rotun­do del que, como siem­pre, nadie asu­mi­rá la res­pon­sa­bi­li­dad: paga­re­mos entre todos el cos­te de la nacio­na­li­za­ción y sanea­mien­to de las cajas, podre­mos seguir sacan­do pecho por­que en este país nin­gún ban­co o caja ha que­bra­do y segui­re­mos can­tan­do baji­to no vaya­mos a moles­tar a los pode­ro­sos y sus títe­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *