Los polí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les, ¿son una cla­se? – Cana­rias semanal

De mane­ra impro­pia y gene­ra­li­za­da los medios de comu­ni­ca­ción cali­fi­can al con­jun­to de per­so­nas que se dedi­can a la acti­vi­dad polí­ti­ca en el Par­la­men­to, el Gobierno, los Minis­te­rios, las Ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas y muni­ci­pa­les como “la cla­se polí­ti­ca”. Socio­ló­gi­ca­men­te, sin embar­go, las cla­ses socia­les están defi­ni­das por su rela­ción con los medios de pro­duc­ción. En las socie­da­des capi­ta­lis­tas exis­ten dos cla­ses fun­da­men­ta­les, con intere­ses irre­con­ci­lia­ble­men­te con­tra­pues­tos. La bur­gue­sía, com­pues­ta por los pro­pie­ta­rios de estos medios, que – ade­más de poseer una serie de carac­te­rís­ti­cas e intere­ses comu­nes– se apro­pian de las plus­va­lías gene­ra­das en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Y los asa­la­ria­dos, que for­man a su vez otra cla­se social, defi­ni­da en base a este mis­mo cri­te­rio. Los miem­bros de esta cla­se mayo­ri­ta­ria sólo poseen su fuer­za de tra­ba­jo, su capa­ci­dad para pro­du­cir, que deben ven­der a los due­ños de los medios de pro­duc­ción a cam­bio de un sala­rio. Por supues­to, jun­to a estas dos cla­ses ‑prin­ci­pa­les pre­ci­sa­men­te por­que entre ellas se pro­du­ce el con­flic­to fun­da­men­tal den­tro de esta for­ma­ción socio-eco­nó­mi­ca – exis­ten otras capas, cla­ses socia­les o agru­pa­cio­nes con carác­ter de cla­se. Es el caso de las deno­mi­na­das “capas medias” (peque­ños comer­cian­tes, peque­ños pro­pie­ta­rios rura­les, pro­fe­sio­na­les pri­va­dos de la medi­ci­na, el dere­cho, la arqui­tec­tu­ra, etc). El con­cep­to de “cla­se social” se refie­re, pues, a gru­pos de per­so­nas que se dife­ren­cian de otras por el pues­to que ocu­pan en un sis­te­ma de pro­duc­ción social determinado.

Quie­nes ‑según la deno­mi­na­ción impues­ta por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y repro­du­ci­da acrí­ti­ca­men­te inclu­so en los ámbi­tos de izquier­da-cons­ti­tui­rían la “cla­se polí­ti­ca”, son en reali­dad indi­vi­duos dedi­ca­dos a una acti­vi­dad cir­cuns­tan­cial y limi­ta­da en el tiem­po, que no tie­ne nin­gu­na rela­ción direc­ta con el pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Los polí­ti­cos ins­ta­la­dos en las ins­ti­tu­cio­nes ni com­pran ni ven­den “fuer­za de tra­ba­jo”. La defi­ni­ción mediá­ti­ca de “cla­se polí­ti­ca”, por tan­to, es erró­nea, inten­cio­na­da­men­te con­fu­sa y encu­bri­do­ra. Al ser los polí­ti­cos ejer­cien­tes quie­nes más fre­cuen­te­men­te apa­re­cen en los medios de comu­ni­ca­ción se les pre­sen­ta como los úni­cos res­pon­sa­bles de los desa­gui­sa­dos que gene­ra la natu­ra­le­za con­tra­dic­to­ria de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta. No es, sin embar­go, la mal lla­ma­da “cla­se polí­ti­ca” la que se embol­sa los miles de millo­nes que gene­ra el sis­te­ma de explo­ta­ción bur­gués. Los polí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les sola­men­te son tes­ta­fe­rros al ser­vi­cio de las eli­tes domi­nan­tes, que reci­ben sucu­len­tas miga­jas en com­pen­sa­ción por su tra­ba­jo bien rea­li­za­do. Socio­ló­gi­ca­men­te, los polí­ti­cos del esta­blis­ment no cons­ti­tu­yen, como se dice, una inin­te­li­gi­ble cla­se social de “qui­ta y pon”.

No resul­ta sen­ci­llo, sin embar­go, cate­go­ri­zar a las casi 80.000 per­so­nas que se dedi­can a la acti­vi­dad polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal en el orga­ni­gra­ma del apa­ra­to del Esta­do monár­qui­co espa­ñol, deter­mi­nan­do en qué se han trans­for­ma­do social­men­te. Pero si enten­de­mos el tér­mino “cas­ta” como “el con­jun­to de indi­vi­duos espe­cia­li­za­dos por su fun­ción en la orga­ni­za­ción social y que dis­fru­tan de deter­mi­na­dos pri­vi­le­gios”, posi­ble­men­te ésta resul­ta­ría una defi­ni­ción más afor­tu­na­da que el des­ati­na­do tér­mino “cla­se polí­ti­ca”. Tener cla­ros estos con­cep­tos resul­ta fun­da­men­tal, pues de ello depen­de que poda­mos inter­pre­tar correc­ta­men­te el tipo de socie­dad en la que nos ha toca­do vivir.

¿A QUIÉNES REPRESENTA LA CASTA POLÍTICA EN LAS INSTITUCIONES?

Los polí­ti­cos no son, por tan­to, una “cla­se” social pro­pia­men­te dicha. Sí repre­sen­tan , en cam­bio, los intere­ses de deter­mi­na­das cla­ses socia­les en las ins­ti­tu­cio­nes. Esta no es una afir­ma­ción gra­tui­ta. Cual­quier ciu­da­dano media­na­men­te aten­to a la actua­li­dad eco­nó­mi­ca pue­de des­cu­brir­lo por sí mis­mo. Cuan­do las mayo­rías par­la­men­ta­rias del PSOE y del PP dan su apro­ba­ción para que el Eje­cu­ti­vo pon­ga en manos de las gran­des cor­po­ra­cio­nes pri­va­das la empre­sa esta­tal AENA, ¿los intere­ses de quié­nes están defen­dien­do? Cuan­do PP y PSOE, jun­to a otras mino­rías par­la­men­ta­rias, coin­ci­den en la deci­sión de detraer de los fon­dos públi­cos cen­te­na­res de miles de millo­nes de euros, patri­mo­nio de toda la socie­dad, para poner­los a dis­po­si­ción de la Ban­ca pri­va­da, ¿están defen­dien­do los intere­ses de la mayo­ría de los ciu­da­da­nos? Cuan­do los polí­ti­cos social­de­mó­cra­tas del par­ti­do en el Gobierno impo­nen una refor­ma labo­ral que arram­bla con las con­quis­tas socia­les arran­ca­das por los asa­la­ria­dos en el cur­so de dece­nios, ¿están defen­dien­do los intere­ses de las cla­ses trabajadoras?

Por lo gene­ral, en la geo­gra­fía ins­ti­tu­cio­nal del apa­ra­to esta­tal espa­ñol aque­llos que inte­gran lo que aquí esta­mos deno­mi­nan­do como “cas­ta” repre­sen­tan los intere­ses de las cla­ses hege­mó­ni­cas de la socie­dad espa­ño­la: es decir, de los gran­des gru­pos finan­cie­ros, de los pro­pie­ta­rios y accio­nis­tas mayo­ri­ta­rios de la gran Ban­ca, de los due­ños de los con­sor­cios indus­tria­les, de las mul­ti­na­cio­na­les, etc.

ORÍGENES DE LA CASTA POLÍTICA EN EL ESTADO ESPAÑOL

Las pecu­lia­ri­da­des de la “cas­ta” que con­tro­la el con­jun­to de las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las encuen­tran su entron­que his­tó­ri­co en el pre­ce­den­te Esta­do fran­quis­ta. A la muer­te del dic­ta­dor en el Esta­do espa­ñol no se pro­du­jo una rup­tu­ra polí­ti­ca que sus­ti­tu­ye­ra a la vie­ja máqui­na del Esta­do auto­ri­ta­rio por otra de carác­ter más demo­crá­ti­co. Con la deno­mi­na­da “Tran­si­ción” a la demo­cra­cia se esta­ble­ció un nexo de con­ti­nui­dad entre quie­nes has­ta enton­ces habían admi­nis­tra­do el apa­ra­to auto­crá­ti­co de Fran­co y quie­nes a par­tir de enton­ces aspi­ra­ron a ges­tio­nar­lo. Tenien­do en cuen­ta las fór­mu­las que se uti­li­za­ron para poner en mar­cha esta pecu­liar “Tran­si­ción” entre uno y otro régi­men polí­ti­co, difí­cil­men­te las cosas habrían podi­do ser dis­tin­tas. Rom­per radi­cal­men­te con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ante­rior hubie­ra supues­to que­brar la pro­pia legi­ti­mi­dad del Monar­ca, desig­na­do here­de­ro por el mis­mo artí­fi­ce del des­gas­ta­do apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal auto­crá­ti­co. Una opción que no esta­ban dis­pues­tos a admi­tir ni quie­nes habían admi­nis­tra­do el apa­ra­to esta­tal de la dic­ta­du­ra, ni las cla­ses socia­les domi­nan­tes que duran­te casi cua­ren­ta años usu­fruc­tua­ron la vic­to­ria de 1939. No obs­tan­te, para que la insó­li­ta pirue­ta de la “Tran­si­ción” tuvie­ra visos de legi­ti­mi­dad fue pre­ci­sa la anuen­cia y el deci­di­do apo­yo del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña, la úni­ca orga­ni­za­ción polí­ti­ca que duran­te casi cua­tro déca­das lle­vó el peso fun­da­men­tal de la opo­si­ción a la dic­ta­du­ra. Los gru­pos mino­ri­ta­rios teó­ri­ca­men­te situa­dos a su izquier­da que duran­te unos pocos años se resis­tie­ron a aque­lla indig­na y sui­ci­da ope­ra­ción de recam­bio fue­ron rápi­da­men­te barri­dos, cuan­do no inte­gra­dos en la nue­va estruc­tu­ra del Esta­do monár­qui­co. El pro­pio PCE, al que no pocos augu­ra­ban un impor­tan­te papel en la Espa­ña post­fran­quis­ta, resul­tó víc­ti­ma dra­má­ti­ca de su pro­pia traición.

LA CONSTITUCIÓN DE LA CASTA

La diná­mi­ca del pro­ce­so polí­ti­co de los últi­mos trein­ta y cin­co años ha ido for­jan­do una pola­ri­za­ción entre los dos par­ti­dos polí­ti­cos mayo­ri­ta­rios exis­ten­tes en el Esta­do Espa­ñol, el PSOE y el Par­ti­do Popu­lar, fun­da­da en pre­mi­sas fal­sas. Teó­ri­ca­men­te, el pri­me­ro repre­sen­ta­ría a “la izquier­da”, a los sec­to­res popu­la­res, a los asa­la­ria­dos; mien­tras que el segun­do apa­re­ce ante la socie­dad como el genuino vale­dor del libre mer­ca­do, de las capas medias altas, de la tra­di­ción y de las cla­ses pode­ro­sas. Sin embar­go, tal ima­gen es en gran par­te un puro espe­jis­mo enga­ño­so que res­pon­de a un dise­ño impues­to deli­be­ra­da­men­te. Ambas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas – PP y PSOE – han res­pon­di­do siem­pre, con lige­ras dife­ren­cias de mati­ces, a la voz de los que real­men­te gobier­nan: las cla­ses que deten­tan el poder eco­nó­mi­co. El régi­men polí­ti­co espa­ñol, que no solo acu­mu­la su pro­pia expe­rien­cia sino tam­bién la de otros Esta­dos con más lar­ga tra­yec­to­ria en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca bur­gue­sa, ha cons­trui­do un sis­te­ma de alter­nan­cia median­te el cual ambos par­ti­dos se repar­ten perió­di­ca­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de la Admi­nis­tra­ción del Esta­do, de los lla­ma­dos pode­res Eje­cu­ti­vo, Legis­la­ti­vo y Judi­cial. Pero, con­tra­ria­men­te a lo que gene­ral­men­te se pien­sa, el apa­ra­to de la Admi­nis­tra­ción del Esta­do no es “El Poder”. El Poder efec­ti­vo, aquel que real­men­te deter­mi­na el sis­te­ma eco­nó­mi­co que debe regir al con­jun­to de la socie­dad, ema­na de otras áreas, y es deten­ta­do con exclu­si­vi­dad por las cla­ses social­men­te hegemónicas.

Obvia­men­te, ni uno ni otro par­ti­do cues­tio­nan la exis­ten­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Ambos coin­ci­den en que éste es ina­mo­vi­ble y en que, en cual­quier caso, lo que pue­de inten­tar­se es corre­gir sus aspec­tos más lace­ran­tes. Cuan­do en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias el sis­te­ma, por la natu­ra­le­za mis­ma de sus con­tra­dic­cio­nes, entra en una fase de peli­gro o es cues­tio­na­do por sec­to­res situa­dos fue­ra de él, tan­to el PP como el PSOE se apres­tan a defen­der al uní­sono y con ener­gía su exis­ten­cia, uti­li­zan­do para ello, si es pre­ci­so, todos los meca­nis­mos repre­si­vos que el Esta­do ha pues­to en sus manos.

La fic­ción de la alter­nan­cia entre las dos fuer­zas polí­ti­cas mayo­ri­ta­rias crea en la ciu­da­da­nía una falaz espe­ran­za. Cuan­do se sitúa fren­te a las urnas el votan­te lo hace con la con­vic­ción de que dis­po­ne de una cier­ta capa­ci­dad para cam­biar el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos, en uno u otro sen­ti­do. Ali­men­tar entre los elec­to­res esta pers­pec­ti­va, abso­lu­ta­men­te ilu­so­ria, con­tri­bu­ye a rela­jar rela­ti­va­men­te las ten­sio­nes que se pro­du­cen en el seno de la socie­dad. El simu­la­cro elec­to­ral actúa así como efi­caz vál­vu­la de esca­pe de la pre­sión social.

CARACTERÍSTICAS COMUNES DE LA CASTA

El hecho de que las dife­ren­cias entre el Par­ti­do del Gobierno y el Par­ti­do de la Opo­si­ción sean mera­men­te cir­cuns­tan­cia­les, y no afec­ten jamás a cues­tio­nes de carác­ter esen­cial, ha per­mi­ti­do que en el cur­so de los tres últi­mos dece­nios en la Admi­nis­tra­ción polí­ti­ca del Esta­do espa­ñol se haya ido crean­do una com­ple­ja red de pre­ben­das, canon­jías e intere­ses, cuyos usu­fruc­tua­rios direc­tos son aque­llos que se dedi­can a la acti­vi­dad polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal. No se tra­ta de rega­lías ile­gal­men­te dis­fru­ta­das. Por el con­tra­rio, a lo lar­go de las últi­mas déca­das los miem­bros de la Cas­ta han ido ele­van­do pro­gre­si­va­men­te sus pri­vi­le­gios a cate­go­ría de ley. Por supues­to – como se encar­gan de recor­dar­nos dia­ria­men­te las noti­cias– el ejer­ci­cio de la fun­ción polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal ofre­ce tam­bién, en nume­ro­sí­si­mos casos, mag­ní­fi­cas opor­tu­ni­da­des para par­ti­ci­par en sus­tan­cio­sos nego­cios delictivos.

Para con­cluir estas bre­ves refle­xio­nes sobre la carac­te­ri­za­ción de los polí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les sus fun­cio­nes y los pri­vi­le­gios aso­cia­dos a las mis­mas, vea­mos algu­nos ejem­plos que pue­den resul­tar suma­men­te ilustrativos:

- UN CIUDADANO COMÚN de cual­quier par­te del Esta­do espa­ñol tie­ne una pen­sión máxi­ma de 32.000 euros anua­les. Aque­llos que inte­gran la cas­ta de los polí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les, sin embar­go, poseen el dere­cho a dis­fru­tar de pen­sio­nes vita­li­cias con­si­de­ra­ble­men­te supe­rio­res. Los miem­bros más des­ta­ca­dos de la cas­ta pue­den dis­fru­tar has­ta de 74.000 euros. Ni que decir tie­ne que estas pen­sio­nes no son incom­pa­ti­bles con la recep­ción de otros suel­dos de la Admi­nis­tra­ción del Esta­do o con otras acti­vi­da­des de carác­ter eco­nó­mi­co. A un dipu­tado o sena­dor se le exi­ge per­ma­ne­cer solo sie­te años en el car­go para optar a la pen­sión máxi­ma. Mien­tras que a Juan Cana­rio (*), ciu­da­dano común de nues­tras islas, la ley le exi­ge 35 años coti­za­dos para disfrutarla.

- EL PRESIDENTE DEL CONGRESO José Bono cobra entre suel­do y com­ple­men­tos 13.856 euros al mes. Como dipu­tado 3.126 euros; 3.605 euros por com­ple­men­tos; 3.915 euros por gas­tos de repre­sen­ta­ción y 3.210 euros de libre dis­po­si­ción. Las dos últi­mas par­ti­das suman más de 6.000 euros men­sua­les por comi­das, rega­los y actos de pro­to­co­lo. En estas can­ti­da­des no están inclui­das las indem­ni­za­cio­nes pre­vis­tas por ley para sufra­gar «gas­tos que sean indis­pen­sa­bles para el ejer­ci­cio de su función».

- LA RETENCIÓN DE NÓMINAS de dipu­tados y sena­do­res es sólo del 4,5%.

- IBARRECHE, IBARRA, MONTILLA, CHAVES, MANUEL FRAGA, PUYOL, ARZALLUS, ZAPLANA, ex-pre­si­den­tes de dife­ren­tes auto­no­mías, tie­nen suel­dos blin­da­dos de por vida, pen­sio­nes, coches secre­ta­rias, escol­tas, despachos…

- MANUEL CHAVES cobra al año 81.155 euros por ser minis­tro, más una indem­ni­za­ción de 46.000 al año por aban­do­nar la pre­si­den­cia de Anda­lu­cía. O sea, 127.155 euros anua­les. Dos suel­dos del Esta­do com­pa­ti­bles sólo para altos car­gos. Para los demás espa­ño­les está prohi­bi­do por ley.

- EL CONGRESO GASTA cada año 160.000 euros en rega­los navideños.11.000 car­gos públi­cos reci­ben obse­quios por esas fechas, un gas­to que suma al año 2.200.000 euros.

- RODRIGO RATO, ex minis­tro del gobierno de Aznar y ex pre­si­den­te delF­MI, regre­só a Espa­ña con una pen­sión vita­li­cia de 80.000 dóla­res anua­les. A esa can­ti­dad deben sumar­se los 37.070 euros men­sua­les que Rato per­ci­bía como ex minis­tro del gobierno de Aznar. Juan Cana­rio nece­si­ta­ría coti­zar al menos 35 años, 15 con la base más alta, para poder cobrar la jubi­la­ción máxi­ma de 32.000 euros al año.

- 52 POLÍTICOS NACIONALES ocu­pan car­gos en 74 fun­da­cio­nes dis­tin­tas: 31 por el PSOE, 28 por el PP y 4 por el res­to de gru­pos. La con­ser­va­do­ra Sole­dad Bece­rril pare­ce la más acti­va: es miem­bro del patro­na­to de seis fun­da­cio­nes. No todas tie­nen un mar­ca­do carác­ter polí­ti­co. ¿Cuál es la impor­tan­cia de estas “fun­da­cio­nes”? La nor­ma­ti­va legal prohí­be a los gru­pos polí­ti­cos reci­bir dona­cio­nes de empre­sas que ten­gan con­tra­tos en vigor con la Admi­nis­tra­ción del Esta­do, pero no rige simi­lar regu­la­ción en rela­ción con las millo­na­rias “Fun­da­cio­nes” de los par­ti­dos polí­ti­cos. Una gran cons­truc­to­ra que espe­ra la con­ce­sión de una auto­pis­ta no pue­de “donar” fon­dos al PSOE, pero sí pue­de inyec­tar­los, por ejem­plo, en la“Fundación Pablo Igle­sias”. “Las “fun­da­cio­nes” son cajas B, don­de no se ense­ña lo que se hace y sir­ven de cal­do de cul­ti­vo para posi­bles tra­mas de corrup­ción, como ya se ha dado”. Esto decía Ana Nogue­ra, res­pon­sa­ble de Cul­tu­ra del PSOE valen­ciano en rela­ción, natu­ral­men­te, con las Fun­da­cio­nes del Par­ti­do Popular.

- SÓLO EL 33% DE LOS DIPUTADOS DEL CONGRESO se dedi­ca en exclu­si­va a su fun­ción polí­ti­ca como tal. El res­to engro­sa sus cuen­tas corrien­tes con la par­ti­ci­pa­ción en empre­sas pri­va­das, Fun­da­cio­nes y varia­das cola­bo­ra­cio­nes. Algu­nos, como el dipu­tado del PP Miguel Ángel Cor­tés, aglu­ti­nan has­ta 12 acti­vi­da­des extraparlamentarias.

- OFICIALMENTE LOS PARTIDOS POLÍTICOS DEL SISTEMA invir­tie­ron 66,6 millo­nes de euros en la cam­pa­ña elec­to­ral del año 2008. De esa can­ti­dad, 44 millo­nes fue­ron pres­ta­dos por la Ban­ca. En el cur­so de ese año estas mis­mas enti­da­des embar­ga­ron las vivien­das de 60.000 fami­lias por fal­ta de liqui­dez. 180.000 per­so­nas se que­da­ron sin techo y en la calle. Las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas ins­ti­tu­cio­na­les deben a los ban­cos la frio­le­ra de 144,8 millo­nes de euros.

- CADA PARLAMENTO AUTONÓMICO, dipu­tación o Ayun­ta­mien­to fija el suel­do de sus car­gos elec­tos sin lími­te ni bare­mo alguno. José Bola­rín, alcal­de de Ulea (Mur­cia), con 900 habi­tan­tes, cobra unos 4.000 euros. El de Rico­te, cer­ca del pue­blo ante­rior, se lle­va 40.000 al año en una pobla­ción que no alcan­za los 1.300 veci­nos. Y la ex alcal­de­sa de Mar­be­lla, Mari­sol Yagüe, cobra­ba más que el pre­si­den­te del Gobierno: 84.462 euros al año en un ayun­ta­mien­to que esta­ba en bancarrota.

- NO EXISTEN MECANISMOS OFICIALES que con­tro­len la asis­ten­cia de los polí­ti­cos a su trabajo.

- JESÚS CALDERA, el ex minis­tro de Tra­ba­jo y Asun­tos Socia­les reci­be 6.319 euros men­sua­les por su esca­ño en la cáma­ra baja, don­de redon­dea su suel­do como vocal de la Dipu­tación Per­ma­nen­te y pre­si­den­te de una comi­sión. Cuan­do era minis­tro subió el sala­rio míni­mo a 600 euros. Cua­tro años des­pués, su suel­do es 10 veces supe­rior a esa cifra, que reci­be sim­ple­men­te por no abrir la boca. Cal­de­ra no ha pre­sen­ta­do ni una sola ini­cia­ti­va ni ha inter­ve­ni­do en el Con­gre­so des­de que comen­zó la actual legis­la­tu­ra. Al final, cobró en 2009 más de 120.000 euros por los ser­vi­cios prestados.

- EN EL ESTADO ESPAÑOL hay 8.112 alcal­des, 65.896 concejales,1.206 par­la­men­ta­rios auto­nó­mi­cos, 1.031 dipu­tados pro­vin­cia­les, 650 dipu­tados y sena­do­res, 139 res­pon­sa­bles de Cabil­dos y Con­se­jos insu­la­resy 13 con­se­je­ros del Valle de Arán.

- NO POCOS DIRIGENTES AUTONÓMICOS usan auto­mó­vi­les de más de 100.000 euros. Gallar­dón, por ejem­plo, el alcal­de de Madrid, se mue­ve en un Audi A8 de 591.624 euros. Fue con­tra­ta­do en arren­da­mien­to has­ta 2011, así que el alcal­de gas­ta 150.000 euros al año del bol­si­llo de sus ciu­da­da­nos para mover­se por la ciu­dad y alre­de­do­res. Cator­ce de los 17 pre­si­den­tes auto­nó­mi­cos usan Audi.

- EL ANDALUZ CHAVES, tenía 234 coches ofi­cia­les a su disposición.Lo mis­mo que suce­de con Camps en Valen­cia. Este dis­po­ne de 200 vehícu­los para sus altos car­gos, la mayo­ría de ellos son de mar­ca Vol­vos S80, de 40.000 euros.

- CHAVES COBRA al año 81.155 euros por ser minis­tro más una indem­ni­za­ción de 46.000 al año por aban­do­nar la Pre­si­den­cia de Anda­lu­cía. O sea,127.155 euros anua­les. Dos suel­dos del Esta­do com­pa­ti­bles sólo para altos car­gos. El res­to de los ciu­da­da­nos del Esta­do espa­ñol lo tie­ne prohi­bi­do por ley.

- LOS PARLAMENTARIOS QUE NO VIVEN EN MADRID reci­ben, ade­más de su suel­do, otros 1.823 euros al mes por sus supues­tos gas­tos de manu­ten­ción y alo­ja­mien­to. Los que sí viven en la capi­tal del Esta­do reci­ben 870 para gas­tos, libres de impues­tos. La suma de estos “modes­tos” com­ple­men­tos supera el suel­do de 12 millo­nes de ciu­da­da­nos. Cobran, ade­más, 150 euros cada día si salen al extran­je­ro, y 120 si via­jan por el país.

- HASTA HACE TAN SOLO UNOS MESES, cada euro­dipu­tado dis­po­nía de 17.140 euros al mes para con­tra­tar a fami­lia­res. El socia­lis­ta Enri­que Barón, por ejem­plo, con­tra­tó a varios fami­lia­res y a la hija de un mili­tan­te afín. En la actua­li­dad, los fami­lia­res direc­tos han sido eli­mi­na­dos de las plan­ti­llas de los dipu­tados espa­ño­les. Sin embar­go, los parien­tes de san­gre han sido reem­pla­za­dos por per­so­nal pró­xi­mo al partido.

- ALFONSO GUERRA REINA, es el hijo del ex vice­pre­si­den­te del Gobierno, Alfon­so Gue­rra. Fue desig­na­do a dedo como asis­ten­te del vice­pre­si­den­te del Par­la­men­to Euro­peo, el socia­lis­ta Miguel Ángel Martínez.Alrededor de unos 140 millo­nes al año se van en los suel­dos de 1.200 reco­men­da­dos. Con esa can­ti­dad se podrían man­te­ner los ser­vi­cios de una ciu­dad espa­ño­la de 115.000 habi­tan­tes duran­te un año.

- NO HAY LIMITE LEGAL para las comi­das de repre­sen­ta­ción de los polí­ti­cos espa­ño­les. Tam­po­co hay fis­ca­li­za­ción pre­via a la hora de com­prar jamón, cham­pán o puros de alta cava. Un ejem­plo de des­con­trol es el del socia­lis­ta valen­ciano Vicent Cos­ta. Aca­ba­ba de per­der las elec­cio­nes muni­ci­pa­les a favor del PP, pero seguía sien­do alcal­de en fun­cio­nes. Y como tal se gas­tó casi 500 euros del dine­ro públi­co en gam­bas, ciga­las, lan­gos­ta, nava­jas, jamón y caldereta.

- LOS SENADORES cuen­tan con 1,7 millo­nes de euros al año para gas­tos de teléfono.

- LOS SUELDOS DE LOS POLI TICOS ELECTOS, alre­de­dor de 80.000 individuos/​as, cues­tan a los ciu­da­da­nos unos 720 millo­nes de euros al año. Esa can­ti­dad supo­ne el pre­su­pues­to anual de toda la red ferro­via­ria; tres veces la can­ti­dad dedi­ca­da al cui­da­do del patri­mo­nio nacio­nal y unas 60 veces más que lo que se invier­te en la salud buco­den­tal de los jóvenes.

- LA POLÍTICA DEL PSOE LEIRE PAJÍN, fue en el año 2000 la dipu­tada más joven del Esta­do espa­ñol. Ocho años des­pués, con 33 de edad, ya tie­ne dere­cho a una indem­ni­za­ción de 85.000 euros anua­les del Esta­do. Reci­be 5.500 euros al mes por su tra­ba­jo al fren­te del PSOE, tie­ne dere­cho al 80% de su suel­do como ex secre­ta­ria de Esta­do de Coope­ra­ción, 103.000 euros anua­les con todos los com­ple­men­tos, a lo que hay que sumar 3.126 como senadora.

- LOS EX MINISTROS man­tie­nen duran­te dos años una pen­sión por cese de 58.000 euros anua­les, cifra seis veces supe­rior a la pen­sión media espa­ño­la. En la actua­li­dad, cua­tro ex minis­tros com­pa­ti­bi­li­zan esa can­ti­dad con el suel­do de dipu­tado: José Anto­nio Alon­so, Fer­nán­dez Ber­me­jo, María Anto­nia Tru­ji­llo yJe­sús Caldera.

- PEDRO SOLBES el ex minis­tro de Eco­no­mía de Zapa­te­ro, tras dejar la polí­ti­ca en abril de 2009, se encon­tró con un reti­ro de unos 12.000 euros men­sua­les (una pen­sión de 2.725 euros por ser fun­cio­na­rio, su pen­sión vita­li­cia como ex comi­sa­rio euro­peo y otros 5.700 al mes como com­pen­sa­ción, duran­te dos años, por ex minis­tro). Sol­bes, pues, per­ci­be una jubi­la­ción cin­co veces supe­rior a la de Juan Canario.

- EL SECRETISMO SOBRE LOS GASTOS lle­ga al lími­te de lo absur­do. El Par­la­men­to Euro­peo cuen­ta con una Ofi­ci­na de Lucha Con­tra el Frau­de (OLAF, por sus siglas en inglés). Sin embar­go, sus infor­mes son con­fi­den­cia­les y el con­te­ni­do de los mis­mos es sólo cono­ci­do por los par­la­men­ta­rios. Los votan­tes pue­den saber todo acer­ca de las bue­nas accio­nes de los polí­ti­cos, pero sólo los miem­bros de la cas­ta cono­cen los datos sobre el fraude.

- A LOS SEÑORES DIPUTADOS que no dis­po­nen de coche pro­pio, el Par­la­men­to les pro­por­cio­na una tar­je­ta per­so­na­li­za­da con un sal­do de 250 euros men­sua­les para que pue­dan tran­si­tar libre­men­te por Madrid en taxi.

(*) Per­so­na­je que defi­ne al ciu­da­dano medio del Archi­pié­la­go canario.

Manuel Medi­na, Cana­rias Semanal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.