Los polí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les, ¿son una cla­se? – Cana­rias sema­nal

De mane­ra impro­pia y gene­ra­li­za­da los medios de comu­ni­ca­ción cali­fi­can al con­jun­to de per­so­nas que se dedi­can a la acti­vi­dad polí­ti­ca en el Par­la­men­to, el Gobierno, los Minis­te­rios, las Ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas y muni­ci­pa­les como “la cla­se polí­ti­ca”. Socio­ló­gi­ca­men­te, sin embar­go, las cla­ses socia­les están defi­ni­das por su rela­ción con los medios de pro­duc­ción. En las socie­da­des capi­ta­lis­tas exis­ten dos cla­ses fun­da­men­ta­les, con intere­ses irre­con­ci­lia­ble­men­te con­tra­pues­tos. La bur­gue­sía, com­pues­ta por los pro­pie­ta­rios de estos medios, que – ade­más de poseer una serie de carac­te­rís­ti­cas e intere­ses comu­nes– se apro­pian de las plus­va­lías gene­ra­das en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Y los asa­la­ria­dos, que for­man a su vez otra cla­se social, defi­ni­da en base a este mis­mo cri­te­rio. Los miem­bros de esta cla­se mayo­ri­ta­ria sólo poseen su fuer­za de tra­ba­jo, su capa­ci­dad para pro­du­cir, que deben ven­der a los due­ños de los medios de pro­duc­ción a cam­bio de un sala­rio. Por supues­to, jun­to a estas dos cla­ses ‑prin­ci­pa­les pre­ci­sa­men­te por­que entre ellas se pro­du­ce el con­flic­to fun­da­men­tal den­tro de esta for­ma­ción socio-eco­nó­mi­ca – exis­ten otras capas, cla­ses socia­les o agru­pa­cio­nes con carác­ter de cla­se. Es el caso de las deno­mi­na­das “capas medias” (peque­ños comer­cian­tes, peque­ños pro­pie­ta­rios rura­les, pro­fe­sio­na­les pri­va­dos de la medi­ci­na, el dere­cho, la arqui­tec­tu­ra, etc). El con­cep­to de “cla­se social” se refie­re, pues, a gru­pos de per­so­nas que se dife­ren­cian de otras por el pues­to que ocu­pan en un sis­te­ma de pro­duc­ción social deter­mi­na­do.

Quie­nes ‑según la deno­mi­na­ción impues­ta por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y repro­du­ci­da acrí­ti­ca­men­te inclu­so en los ámbi­tos de izquier­da-cons­ti­tui­rían la “cla­se polí­ti­ca”, son en reali­dad indi­vi­duos dedi­ca­dos a una acti­vi­dad cir­cuns­tan­cial y limi­ta­da en el tiem­po, que no tie­ne nin­gu­na rela­ción direc­ta con el pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Los polí­ti­cos ins­ta­la­dos en las ins­ti­tu­cio­nes ni com­pran ni ven­den “fuer­za de tra­ba­jo”. La defi­ni­ción mediá­ti­ca de “cla­se polí­ti­ca”, por tan­to, es erró­nea, inten­cio­na­da­men­te con­fu­sa y encu­bri­do­ra. Al ser los polí­ti­cos ejer­cien­tes quie­nes más fre­cuen­te­men­te apa­re­cen en los medios de comu­ni­ca­ción se les pre­sen­ta como los úni­cos res­pon­sa­bles de los desa­gui­sa­dos que gene­ra la natu­ra­le­za con­tra­dic­to­ria de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta. No es, sin embar­go, la mal lla­ma­da “cla­se polí­ti­ca” la que se embol­sa los miles de millo­nes que gene­ra el sis­te­ma de explo­ta­ción bur­gués. Los polí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les sola­men­te son tes­ta­fe­rros al ser­vi­cio de las eli­tes domi­nan­tes, que reci­ben sucu­len­tas miga­jas en com­pen­sa­ción por su tra­ba­jo bien rea­li­za­do. Socio­ló­gi­ca­men­te, los polí­ti­cos del esta­blis­ment no cons­ti­tu­yen, como se dice, una inin­te­li­gi­ble cla­se social de “qui­ta y pon”.

No resul­ta sen­ci­llo, sin embar­go, cate­go­ri­zar a las casi 80.000 per­so­nas que se dedi­can a la acti­vi­dad polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal en el orga­ni­gra­ma del apa­ra­to del Esta­do monár­qui­co espa­ñol, deter­mi­nan­do en qué se han trans­for­ma­do social­men­te. Pero si enten­de­mos el tér­mino “cas­ta” como “el con­jun­to de indi­vi­duos espe­cia­li­za­dos por su fun­ción en la orga­ni­za­ción social y que dis­fru­tan de deter­mi­na­dos pri­vi­le­gios”, posi­ble­men­te ésta resul­ta­ría una defi­ni­ción más afor­tu­na­da que el des­ati­na­do tér­mino “cla­se polí­ti­ca”. Tener cla­ros estos con­cep­tos resul­ta fun­da­men­tal, pues de ello depen­de que poda­mos inter­pre­tar correc­ta­men­te el tipo de socie­dad en la que nos ha toca­do vivir.

¿A QUIÉNES REPRESENTA LA CASTA POLÍTICA EN LAS INSTITUCIONES?

Los polí­ti­cos no son, por tan­to, una “cla­se” social pro­pia­men­te dicha. Sí repre­sen­tan , en cam­bio, los intere­ses de deter­mi­na­das cla­ses socia­les en las ins­ti­tu­cio­nes. Esta no es una afir­ma­ción gra­tui­ta. Cual­quier ciu­da­dano media­na­men­te aten­to a la actua­li­dad eco­nó­mi­ca pue­de des­cu­brir­lo por sí mis­mo. Cuan­do las mayo­rías par­la­men­ta­rias del PSOE y del PP dan su apro­ba­ción para que el Eje­cu­ti­vo pon­ga en manos de las gran­des cor­po­ra­cio­nes pri­va­das la empre­sa esta­tal AENA, ¿los intere­ses de quié­nes están defen­dien­do? Cuan­do PP y PSOE, jun­to a otras mino­rías par­la­men­ta­rias, coin­ci­den en la deci­sión de detraer de los fon­dos públi­cos cen­te­na­res de miles de millo­nes de euros, patri­mo­nio de toda la socie­dad, para poner­los a dis­po­si­ción de la Ban­ca pri­va­da, ¿están defen­dien­do los intere­ses de la mayo­ría de los ciu­da­da­nos? Cuan­do los polí­ti­cos social­de­mó­cra­tas del par­ti­do en el Gobierno impo­nen una refor­ma labo­ral que arram­bla con las con­quis­tas socia­les arran­ca­das por los asa­la­ria­dos en el cur­so de dece­nios, ¿están defen­dien­do los intere­ses de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras?

Por lo gene­ral, en la geo­gra­fía ins­ti­tu­cio­nal del apa­ra­to esta­tal espa­ñol aque­llos que inte­gran lo que aquí esta­mos deno­mi­nan­do como “cas­ta” repre­sen­tan los intere­ses de las cla­ses hege­mó­ni­cas de la socie­dad espa­ño­la: es decir, de los gran­des gru­pos finan­cie­ros, de los pro­pie­ta­rios y accio­nis­tas mayo­ri­ta­rios de la gran Ban­ca, de los due­ños de los con­sor­cios indus­tria­les, de las mul­ti­na­cio­na­les, etc.

ORÍGENES DE LA CASTA POLÍTICA EN EL ESTADO ESPAÑOL

Las pecu­lia­ri­da­des de la “cas­ta” que con­tro­la el con­jun­to de las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las encuen­tran su entron­que his­tó­ri­co en el pre­ce­den­te Esta­do fran­quis­ta. A la muer­te del dic­ta­dor en el Esta­do espa­ñol no se pro­du­jo una rup­tu­ra polí­ti­ca que sus­ti­tu­ye­ra a la vie­ja máqui­na del Esta­do auto­ri­ta­rio por otra de carác­ter más demo­crá­ti­co. Con la deno­mi­na­da “Tran­si­ción” a la demo­cra­cia se esta­ble­ció un nexo de con­ti­nui­dad entre quie­nes has­ta enton­ces habían admi­nis­tra­do el apa­ra­to auto­crá­ti­co de Fran­co y quie­nes a par­tir de enton­ces aspi­ra­ron a ges­tio­nar­lo. Tenien­do en cuen­ta las fór­mu­las que se uti­li­za­ron para poner en mar­cha esta pecu­liar “Tran­si­ción” entre uno y otro régi­men polí­ti­co, difí­cil­men­te las cosas habrían podi­do ser dis­tin­tas. Rom­per radi­cal­men­te con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ante­rior hubie­ra supues­to que­brar la pro­pia legi­ti­mi­dad del Monar­ca, desig­na­do here­de­ro por el mis­mo artí­fi­ce del des­gas­ta­do apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal auto­crá­ti­co. Una opción que no esta­ban dis­pues­tos a admi­tir ni quie­nes habían admi­nis­tra­do el apa­ra­to esta­tal de la dic­ta­du­ra, ni las cla­ses socia­les domi­nan­tes que duran­te casi cua­ren­ta años usu­fruc­tua­ron la vic­to­ria de 1939. No obs­tan­te, para que la insó­li­ta pirue­ta de la “Tran­si­ción” tuvie­ra visos de legi­ti­mi­dad fue pre­ci­sa la anuen­cia y el deci­di­do apo­yo del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña, la úni­ca orga­ni­za­ción polí­ti­ca que duran­te casi cua­tro déca­das lle­vó el peso fun­da­men­tal de la opo­si­ción a la dic­ta­du­ra. Los gru­pos mino­ri­ta­rios teó­ri­ca­men­te situa­dos a su izquier­da que duran­te unos pocos años se resis­tie­ron a aque­lla indig­na y sui­ci­da ope­ra­ción de recam­bio fue­ron rápi­da­men­te barri­dos, cuan­do no inte­gra­dos en la nue­va estruc­tu­ra del Esta­do monár­qui­co. El pro­pio PCE, al que no pocos augu­ra­ban un impor­tan­te papel en la Espa­ña post­fran­quis­ta, resul­tó víc­ti­ma dra­má­ti­ca de su pro­pia trai­ción.

LA CONSTITUCIÓN DE LA CASTA

La diná­mi­ca del pro­ce­so polí­ti­co de los últi­mos trein­ta y cin­co años ha ido for­jan­do una pola­ri­za­ción entre los dos par­ti­dos polí­ti­cos mayo­ri­ta­rios exis­ten­tes en el Esta­do Espa­ñol, el PSOE y el Par­ti­do Popu­lar, fun­da­da en pre­mi­sas fal­sas. Teó­ri­ca­men­te, el pri­me­ro repre­sen­ta­ría a “la izquier­da”, a los sec­to­res popu­la­res, a los asa­la­ria­dos; mien­tras que el segun­do apa­re­ce ante la socie­dad como el genuino vale­dor del libre mer­ca­do, de las capas medias altas, de la tra­di­ción y de las cla­ses pode­ro­sas. Sin embar­go, tal ima­gen es en gran par­te un puro espe­jis­mo enga­ño­so que res­pon­de a un dise­ño impues­to deli­be­ra­da­men­te. Ambas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas – PP y PSOE – han res­pon­di­do siem­pre, con lige­ras dife­ren­cias de mati­ces, a la voz de los que real­men­te gobier­nan: las cla­ses que deten­tan el poder eco­nó­mi­co. El régi­men polí­ti­co espa­ñol, que no solo acu­mu­la su pro­pia expe­rien­cia sino tam­bién la de otros Esta­dos con más lar­ga tra­yec­to­ria en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca bur­gue­sa, ha cons­trui­do un sis­te­ma de alter­nan­cia median­te el cual ambos par­ti­dos se repar­ten perió­di­ca­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de la Admi­nis­tra­ción del Esta­do, de los lla­ma­dos pode­res Eje­cu­ti­vo, Legis­la­ti­vo y Judi­cial. Pero, con­tra­ria­men­te a lo que gene­ral­men­te se pien­sa, el apa­ra­to de la Admi­nis­tra­ción del Esta­do no es “El Poder”. El Poder efec­ti­vo, aquel que real­men­te deter­mi­na el sis­te­ma eco­nó­mi­co que debe regir al con­jun­to de la socie­dad, ema­na de otras áreas, y es deten­ta­do con exclu­si­vi­dad por las cla­ses social­men­te hege­mó­ni­cas.

Obvia­men­te, ni uno ni otro par­ti­do cues­tio­nan la exis­ten­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Ambos coin­ci­den en que éste es ina­mo­vi­ble y en que, en cual­quier caso, lo que pue­de inten­tar­se es corre­gir sus aspec­tos más lace­ran­tes. Cuan­do en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias el sis­te­ma, por la natu­ra­le­za mis­ma de sus con­tra­dic­cio­nes, entra en una fase de peli­gro o es cues­tio­na­do por sec­to­res situa­dos fue­ra de él, tan­to el PP como el PSOE se apres­tan a defen­der al uní­sono y con ener­gía su exis­ten­cia, uti­li­zan­do para ello, si es pre­ci­so, todos los meca­nis­mos repre­si­vos que el Esta­do ha pues­to en sus manos.

La fic­ción de la alter­nan­cia entre las dos fuer­zas polí­ti­cas mayo­ri­ta­rias crea en la ciu­da­da­nía una falaz espe­ran­za. Cuan­do se sitúa fren­te a las urnas el votan­te lo hace con la con­vic­ción de que dis­po­ne de una cier­ta capa­ci­dad para cam­biar el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos, en uno u otro sen­ti­do. Ali­men­tar entre los elec­to­res esta pers­pec­ti­va, abso­lu­ta­men­te ilu­so­ria, con­tri­bu­ye a rela­jar rela­ti­va­men­te las ten­sio­nes que se pro­du­cen en el seno de la socie­dad. El simu­la­cro elec­to­ral actúa así como efi­caz vál­vu­la de esca­pe de la pre­sión social.

CARACTERÍSTICAS COMUNES DE LA CASTA

El hecho de que las dife­ren­cias entre el Par­ti­do del Gobierno y el Par­ti­do de la Opo­si­ción sean mera­men­te cir­cuns­tan­cia­les, y no afec­ten jamás a cues­tio­nes de carác­ter esen­cial, ha per­mi­ti­do que en el cur­so de los tres últi­mos dece­nios en la Admi­nis­tra­ción polí­ti­ca del Esta­do espa­ñol se haya ido crean­do una com­ple­ja red de pre­ben­das, canon­jías e intere­ses, cuyos usu­fruc­tua­rios direc­tos son aque­llos que se dedi­can a la acti­vi­dad polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal. No se tra­ta de rega­lías ile­gal­men­te dis­fru­ta­das. Por el con­tra­rio, a lo lar­go de las últi­mas déca­das los miem­bros de la Cas­ta han ido ele­van­do pro­gre­si­va­men­te sus pri­vi­le­gios a cate­go­ría de ley. Por supues­to – como se encar­gan de recor­dar­nos dia­ria­men­te las noti­cias– el ejer­ci­cio de la fun­ción polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal ofre­ce tam­bién, en nume­ro­sí­si­mos casos, mag­ní­fi­cas opor­tu­ni­da­des para par­ti­ci­par en sus­tan­cio­sos nego­cios delic­ti­vos.

Para con­cluir estas bre­ves refle­xio­nes sobre la carac­te­ri­za­ción de los polí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les sus fun­cio­nes y los pri­vi­le­gios aso­cia­dos a las mis­mas, vea­mos algu­nos ejem­plos que pue­den resul­tar suma­men­te ilus­tra­ti­vos:

- UN CIUDADANO COMÚN de cual­quier par­te del Esta­do espa­ñol tie­ne una pen­sión máxi­ma de 32.000 euros anua­les. Aque­llos que inte­gran la cas­ta de los polí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les, sin embar­go, poseen el dere­cho a dis­fru­tar de pen­sio­nes vita­li­cias con­si­de­ra­ble­men­te supe­rio­res. Los miem­bros más des­ta­ca­dos de la cas­ta pue­den dis­fru­tar has­ta de 74.000 euros. Ni que decir tie­ne que estas pen­sio­nes no son incom­pa­ti­bles con la recep­ción de otros suel­dos de la Admi­nis­tra­ción del Esta­do o con otras acti­vi­da­des de carác­ter eco­nó­mi­co. A un dipu­tado o sena­dor se le exi­ge per­ma­ne­cer solo sie­te años en el car­go para optar a la pen­sión máxi­ma. Mien­tras que a Juan Cana­rio (*), ciu­da­dano común de nues­tras islas, la ley le exi­ge 35 años coti­za­dos para dis­fru­tar­la.

- EL PRESIDENTE DEL CONGRESO José Bono cobra entre suel­do y com­ple­men­tos 13.856 euros al mes. Como dipu­tado 3.126 euros; 3.605 euros por com­ple­men­tos; 3.915 euros por gas­tos de repre­sen­ta­ción y 3.210 euros de libre dis­po­si­ción. Las dos últi­mas par­ti­das suman más de 6.000 euros men­sua­les por comi­das, rega­los y actos de pro­to­co­lo. En estas can­ti­da­des no están inclui­das las indem­ni­za­cio­nes pre­vis­tas por ley para sufra­gar «gas­tos que sean indis­pen­sa­bles para el ejer­ci­cio de su fun­ción».

- LA RETENCIÓN DE NÓMINAS de dipu­tados y sena­do­res es sólo del 4,5%.

- IBARRECHE, IBARRA, MONTILLA, CHAVES, MANUEL FRAGA, PUYOL, ARZALLUS, ZAPLANA, ex-pre­si­den­tes de dife­ren­tes auto­no­mías, tie­nen suel­dos blin­da­dos de por vida, pen­sio­nes, coches secre­ta­rias, escol­tas, des­pa­chos…

- MANUEL CHAVES cobra al año 81.155 euros por ser minis­tro, más una indem­ni­za­ción de 46.000 al año por aban­do­nar la pre­si­den­cia de Anda­lu­cía. O sea, 127.155 euros anua­les. Dos suel­dos del Esta­do com­pa­ti­bles sólo para altos car­gos. Para los demás espa­ño­les está prohi­bi­do por ley.

- EL CONGRESO GASTA cada año 160.000 euros en rega­los navideños.11.000 car­gos públi­cos reci­ben obse­quios por esas fechas, un gas­to que suma al año 2.200.000 euros.

- RODRIGO RATO, ex minis­tro del gobierno de Aznar y ex pre­si­den­te delF­MI, regre­só a Espa­ña con una pen­sión vita­li­cia de 80.000 dóla­res anua­les. A esa can­ti­dad deben sumar­se los 37.070 euros men­sua­les que Rato per­ci­bía como ex minis­tro del gobierno de Aznar. Juan Cana­rio nece­si­ta­ría coti­zar al menos 35 años, 15 con la base más alta, para poder cobrar la jubi­la­ción máxi­ma de 32.000 euros al año.

- 52 POLÍTICOS NACIONALES ocu­pan car­gos en 74 fun­da­cio­nes dis­tin­tas: 31 por el PSOE, 28 por el PP y 4 por el res­to de gru­pos. La con­ser­va­do­ra Sole­dad Bece­rril pare­ce la más acti­va: es miem­bro del patro­na­to de seis fun­da­cio­nes. No todas tie­nen un mar­ca­do carác­ter polí­ti­co. ¿Cuál es la impor­tan­cia de estas “fun­da­cio­nes”? La nor­ma­ti­va legal prohí­be a los gru­pos polí­ti­cos reci­bir dona­cio­nes de empre­sas que ten­gan con­tra­tos en vigor con la Admi­nis­tra­ción del Esta­do, pero no rige simi­lar regu­la­ción en rela­ción con las millo­na­rias “Fun­da­cio­nes” de los par­ti­dos polí­ti­cos. Una gran cons­truc­to­ra que espe­ra la con­ce­sión de una auto­pis­ta no pue­de “donar” fon­dos al PSOE, pero sí pue­de inyec­tar­los, por ejem­plo, en la“Fundación Pablo Igle­sias”. “Las “fun­da­cio­nes” son cajas B, don­de no se ense­ña lo que se hace y sir­ven de cal­do de cul­ti­vo para posi­bles tra­mas de corrup­ción, como ya se ha dado”. Esto decía Ana Nogue­ra, res­pon­sa­ble de Cul­tu­ra del PSOE valen­ciano en rela­ción, natu­ral­men­te, con las Fun­da­cio­nes del Par­ti­do Popu­lar.

- SÓLO EL 33% DE LOS DIPUTADOS DEL CONGRESO se dedi­ca en exclu­si­va a su fun­ción polí­ti­ca como tal. El res­to engro­sa sus cuen­tas corrien­tes con la par­ti­ci­pa­ción en empre­sas pri­va­das, Fun­da­cio­nes y varia­das cola­bo­ra­cio­nes. Algu­nos, como el dipu­tado del PP Miguel Ángel Cor­tés, aglu­ti­nan has­ta 12 acti­vi­da­des extra­par­la­men­ta­rias.

- OFICIALMENTE LOS PARTIDOS POLÍTICOS DEL SISTEMA invir­tie­ron 66,6 millo­nes de euros en la cam­pa­ña elec­to­ral del año 2008. De esa can­ti­dad, 44 millo­nes fue­ron pres­ta­dos por la Ban­ca. En el cur­so de ese año estas mis­mas enti­da­des embar­ga­ron las vivien­das de 60.000 fami­lias por fal­ta de liqui­dez. 180.000 per­so­nas se que­da­ron sin techo y en la calle. Las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas ins­ti­tu­cio­na­les deben a los ban­cos la frio­le­ra de 144,8 millo­nes de euros.

- CADA PARLAMENTO AUTONÓMICO, dipu­tación o Ayun­ta­mien­to fija el suel­do de sus car­gos elec­tos sin lími­te ni bare­mo alguno. José Bola­rín, alcal­de de Ulea (Mur­cia), con 900 habi­tan­tes, cobra unos 4.000 euros. El de Rico­te, cer­ca del pue­blo ante­rior, se lle­va 40.000 al año en una pobla­ción que no alcan­za los 1.300 veci­nos. Y la ex alcal­de­sa de Mar­be­lla, Mari­sol Yagüe, cobra­ba más que el pre­si­den­te del Gobierno: 84.462 euros al año en un ayun­ta­mien­to que esta­ba en ban­ca­rro­ta.

- NO EXISTEN MECANISMOS OFICIALES que con­tro­len la asis­ten­cia de los polí­ti­cos a su tra­ba­jo.

- JESÚS CALDERA, el ex minis­tro de Tra­ba­jo y Asun­tos Socia­les reci­be 6.319 euros men­sua­les por su esca­ño en la cáma­ra baja, don­de redon­dea su suel­do como vocal de la Dipu­tación Per­ma­nen­te y pre­si­den­te de una comi­sión. Cuan­do era minis­tro subió el sala­rio míni­mo a 600 euros. Cua­tro años des­pués, su suel­do es 10 veces supe­rior a esa cifra, que reci­be sim­ple­men­te por no abrir la boca. Cal­de­ra no ha pre­sen­ta­do ni una sola ini­cia­ti­va ni ha inter­ve­ni­do en el Con­gre­so des­de que comen­zó la actual legis­la­tu­ra. Al final, cobró en 2009 más de 120.000 euros por los ser­vi­cios pres­ta­dos.

- EN EL ESTADO ESPAÑOL hay 8.112 alcal­des, 65.896 concejales,1.206 par­la­men­ta­rios auto­nó­mi­cos, 1.031 dipu­tados pro­vin­cia­les, 650 dipu­tados y sena­do­res, 139 res­pon­sa­bles de Cabil­dos y Con­se­jos insu­la­resy 13 con­se­je­ros del Valle de Arán.

- NO POCOS DIRIGENTES AUTONÓMICOS usan auto­mó­vi­les de más de 100.000 euros. Gallar­dón, por ejem­plo, el alcal­de de Madrid, se mue­ve en un Audi A8 de 591.624 euros. Fue con­tra­ta­do en arren­da­mien­to has­ta 2011, así que el alcal­de gas­ta 150.000 euros al año del bol­si­llo de sus ciu­da­da­nos para mover­se por la ciu­dad y alre­de­do­res. Cator­ce de los 17 pre­si­den­tes auto­nó­mi­cos usan Audi.

- EL ANDALUZ CHAVES, tenía 234 coches ofi­cia­les a su disposición.Lo mis­mo que suce­de con Camps en Valen­cia. Este dis­po­ne de 200 vehícu­los para sus altos car­gos, la mayo­ría de ellos son de mar­ca Vol­vos S80, de 40.000 euros.

- CHAVES COBRA al año 81.155 euros por ser minis­tro más una indem­ni­za­ción de 46.000 al año por aban­do­nar la Pre­si­den­cia de Anda­lu­cía. O sea,127.155 euros anua­les. Dos suel­dos del Esta­do com­pa­ti­bles sólo para altos car­gos. El res­to de los ciu­da­da­nos del Esta­do espa­ñol lo tie­ne prohi­bi­do por ley.

- LOS PARLAMENTARIOS QUE NO VIVEN EN MADRID reci­ben, ade­más de su suel­do, otros 1.823 euros al mes por sus supues­tos gas­tos de manu­ten­ción y alo­ja­mien­to. Los que sí viven en la capi­tal del Esta­do reci­ben 870 para gas­tos, libres de impues­tos. La suma de estos “modes­tos” com­ple­men­tos supera el suel­do de 12 millo­nes de ciu­da­da­nos. Cobran, ade­más, 150 euros cada día si salen al extran­je­ro, y 120 si via­jan por el país.

- HASTA HACE TAN SOLO UNOS MESES, cada euro­dipu­tado dis­po­nía de 17.140 euros al mes para con­tra­tar a fami­lia­res. El socia­lis­ta Enri­que Barón, por ejem­plo, con­tra­tó a varios fami­lia­res y a la hija de un mili­tan­te afín. En la actua­li­dad, los fami­lia­res direc­tos han sido eli­mi­na­dos de las plan­ti­llas de los dipu­tados espa­ño­les. Sin embar­go, los parien­tes de san­gre han sido reem­pla­za­dos por per­so­nal pró­xi­mo al par­ti­do.

- ALFONSO GUERRA REINA, es el hijo del ex vice­pre­si­den­te del Gobierno, Alfon­so Gue­rra. Fue desig­na­do a dedo como asis­ten­te del vice­pre­si­den­te del Par­la­men­to Euro­peo, el socia­lis­ta Miguel Ángel Martínez.Alrededor de unos 140 millo­nes al año se van en los suel­dos de 1.200 reco­men­da­dos. Con esa can­ti­dad se podrían man­te­ner los ser­vi­cios de una ciu­dad espa­ño­la de 115.000 habi­tan­tes duran­te un año.

- NO HAY LIMITE LEGAL para las comi­das de repre­sen­ta­ción de los polí­ti­cos espa­ño­les. Tam­po­co hay fis­ca­li­za­ción pre­via a la hora de com­prar jamón, cham­pán o puros de alta cava. Un ejem­plo de des­con­trol es el del socia­lis­ta valen­ciano Vicent Cos­ta. Aca­ba­ba de per­der las elec­cio­nes muni­ci­pa­les a favor del PP, pero seguía sien­do alcal­de en fun­cio­nes. Y como tal se gas­tó casi 500 euros del dine­ro públi­co en gam­bas, ciga­las, lan­gos­ta, nava­jas, jamón y cal­de­re­ta.

- LOS SENADORES cuen­tan con 1,7 millo­nes de euros al año para gas­tos de telé­fono.

- LOS SUELDOS DE LOS POLI TICOS ELECTOS, alre­de­dor de 80.000 individuos/​as, cues­tan a los ciu­da­da­nos unos 720 millo­nes de euros al año. Esa can­ti­dad supo­ne el pre­su­pues­to anual de toda la red ferro­via­ria; tres veces la can­ti­dad dedi­ca­da al cui­da­do del patri­mo­nio nacio­nal y unas 60 veces más que lo que se invier­te en la salud buco­den­tal de los jóve­nes.

- LA POLÍTICA DEL PSOE LEIRE PAJÍN, fue en el año 2000 la dipu­tada más joven del Esta­do espa­ñol. Ocho años des­pués, con 33 de edad, ya tie­ne dere­cho a una indem­ni­za­ción de 85.000 euros anua­les del Esta­do. Reci­be 5.500 euros al mes por su tra­ba­jo al fren­te del PSOE, tie­ne dere­cho al 80% de su suel­do como ex secre­ta­ria de Esta­do de Coope­ra­ción, 103.000 euros anua­les con todos los com­ple­men­tos, a lo que hay que sumar 3.126 como sena­do­ra.

- LOS EX MINISTROS man­tie­nen duran­te dos años una pen­sión por cese de 58.000 euros anua­les, cifra seis veces supe­rior a la pen­sión media espa­ño­la. En la actua­li­dad, cua­tro ex minis­tros com­pa­ti­bi­li­zan esa can­ti­dad con el suel­do de dipu­tado: José Anto­nio Alon­so, Fer­nán­dez Ber­me­jo, María Anto­nia Tru­ji­llo yJe­sús Cal­de­ra.

- PEDRO SOLBES el ex minis­tro de Eco­no­mía de Zapa­te­ro, tras dejar la polí­ti­ca en abril de 2009, se encon­tró con un reti­ro de unos 12.000 euros men­sua­les (una pen­sión de 2.725 euros por ser fun­cio­na­rio, su pen­sión vita­li­cia como ex comi­sa­rio euro­peo y otros 5.700 al mes como com­pen­sa­ción, duran­te dos años, por ex minis­tro). Sol­bes, pues, per­ci­be una jubi­la­ción cin­co veces supe­rior a la de Juan Cana­rio.

- EL SECRETISMO SOBRE LOS GASTOS lle­ga al lími­te de lo absur­do. El Par­la­men­to Euro­peo cuen­ta con una Ofi­ci­na de Lucha Con­tra el Frau­de (OLAF, por sus siglas en inglés). Sin embar­go, sus infor­mes son con­fi­den­cia­les y el con­te­ni­do de los mis­mos es sólo cono­ci­do por los par­la­men­ta­rios. Los votan­tes pue­den saber todo acer­ca de las bue­nas accio­nes de los polí­ti­cos, pero sólo los miem­bros de la cas­ta cono­cen los datos sobre el frau­de.

- A LOS SEÑORES DIPUTADOS que no dis­po­nen de coche pro­pio, el Par­la­men­to les pro­por­cio­na una tar­je­ta per­so­na­li­za­da con un sal­do de 250 euros men­sua­les para que pue­dan tran­si­tar libre­men­te por Madrid en taxi.

(*) Per­so­na­je que defi­ne al ciu­da­dano medio del Archi­pié­la­go cana­rio.

Manuel Medi­na, Cana­rias Sema­nal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *