Inde­pen­den­cia de la Espa­ña Idio­ta- Patxi Zamo­ra

La mayo­ría de la izquier­da en Hego Eus­kal Herria apues­ta por la inde­pen­den­cia como paso pre­vio, nece­sa­rio, para la cons­truc­ción de una socie­dad más jus­ta y soli­da­ria. Des­de lue­go no lo hace bajo la pre­mi­sa de un RH dife­ren­te, tam­po­co se remi­te sólo a cri­te­rios his­to­ri­cis­tas y está en las antí­po­das de las reac­cio­na­ras pro­pues­tas del car­lis­mo. Recla­ma la inde­pen­den­cia ciñén­do­se a la volun­tad de la actual ciu­da­da­nía, a la que se debe­rá con­sul­tar para que ejer­za su dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción. Esta apues­ta plu­ral e insis­to, de izquier­das (por­que la dere­cha, espe­cial­men­te la local, UPN-PNV, jamás ha que­ri­do depo­si­tar la con­fian­za en su pro­pio pue­blo y siem­pre ha pre­fe­ri­do apo­yar a quie­nes lo opri­men, para sal­va­guar­dar sus intere­ses socio­eco­nó­mi­cos), debe ser lo sufi­cien­te­men­te inte­li­gen­te como para agran­dar su ya enor­me poten­cial hacia quie­nes dudan, temen o des­con­fían del con­cep­to de inde­pen­den­cia. De ahí que sea pre­ci­so dejar cla­ro que no se tra­ta de una opción nacio­na­lis­ta ni sec­ta­ria y que, como para­fra­sea­ba el sub­co­man­dan­te Mar­cos, se apo­ya en una iden­ti­dad colec­ti­va que no es un sim­ple lega­do que se here­da, sino una ima­gen que se cons­tru­ye, que cada pue­blo se crea, que es varia­ble y cam­bian­te según las nece­si­da­des his­tó­ri­cas. La más urgen­te, aca­bar con años de enfren­ta­mien­to arma­do y alla­nar el camino para una nue­va mane­ra de con­fron­tar demo­crá­ti­ca­men­te los dis­tin­tos pro­yec­tos polí­ti­cos.

Uno de los argu­men­tos para refor­zar la apues­ta por el inde­pen­den­tis­mo es la situa­ción del esta­do espa­ñol, inmer­so en la idio­cia des­de hace siglos y acen­tua­da en los últi­mos tiem­pos. Idio­ta, del grie­go idio­tes, era en la Gre­cia clá­si­ca aquel ciu­da­dano que esta­ba volun­ta­ria y egoís­ta­men­te al mar­gen de los asun­tos públi­cos. Eus­kal Herria no se ha libra­do de esta pan­de­mia, pero es obvio que el movi­mien­to popu­lar y la resis­ten­cia con­tra la repre­sión han crea­do un cal­do de cul­ti­vo que, de entra­da, ha poli­ti­za­do e impli­ca­do en mayor medi­da a la ciu­da­da­nía. En el esta­do espa­ñol la mayo­ría de la socie­dad está fue­ra del jue­go par­ti­ci­pa­ti­vo y engu­lle el men­sa­je nacio­na­lis­ta espa­ñol del poder esta­ble­ci­do sin decir ni .

Esta situa­ción no es impro­vi­sa­da, resul­ta de un pro­ce­so de repre­sión sal­va­je y de una mani­pu­la­ción his­tó­ri­co-polí­ti­ca sin paran­gón que refle­ja, en los siguien­tes ejem­plos, sin cone­xión apa­ren­te, el pre­sen­te y, si no cam­bian las cosas, el futu­ro de este esta­do espa­ñol: los 40 años de fran­quis­mo empe­za­ron fusi­lan­do e inha­bi­li­tan­do maes­tros y envian­do al exi­lio a más de 200 de los apro­xi­ma­da­men­te 500 cate­drá­ti­cos que exis­tían, dejan­do yer­mo el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. El régi­men fue acep­ta­do por la o­nU (a cam­bio de acep­tar tam­bién a Mon­go­lia, del lado sovié­ti­co) en 1955 tras la ins­ta­la­ción de bases mili­ta­res de E.E.U.U en sue­lo “nacio­nal”, evi­den­cian­do cuál era la apues­ta del fran­quis­mo en polí­ti­ca inter­na­cio­nal. El gene­ra­lí­si­mo (es el tér­mino del ran­go mili­tar más alto y en la his­to­ria sólo ha habi­do tres: Godoy, Espar­te­ro y Fran­co) era pasea­do bajo palio de la igle­sia cató­li­ca y ungi­do de poder divino para prac­ti­car un geno­ci­dio con­tra dece­nas de miles de per­so­nas. Quie­nes fue­ron tor­tu­ra­do­res en el año 1970 pasa­ron a la demo­cra­cia como si aque­llo no hubie­ra exis­ti­do, sin repro­che social alguno.

Y, de aque­llos barros, los lodos actua­les: los nega­cio­nis­tas (UPN, PP y los por­ta­vo­ces de la igle­sia cató­li­ca, o sea un nota­ble sec­tor de la socie­dad) siguen hablan­do de acto con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio para refe­rir­se al gol­pe de esta­do fas­cis­ta y, ejem­plo del ambien­te que toda­vía se vive en el esta­do espa­ñol, 36 años des­pués de la muer­te de Fran­co, ni uno sólo de los 82 magis­tra­dos del Tri­bu­nal Supre­mo acu­dió a la pre­sen­ta­ción del libro de home­na­je a quien fue­ra pre­si­den­te de dicho tri­bu­nal duran­te los tres años de gue­rra, Mariano Gómez, quien murió en el exi­lio, sin recur­sos ni reco­no­ci­mien­to alguno, víc­ti­ma de esta Espa­ña de la que la izquier­da vas­ca quie­re inde­pen­di­zar­se. Tam­bién pre­ten­de hacer­lo a cau­sa de esa izquier­da espa­ño­la que renun­ció al mar­xis­mo para pri­va­ti­zar bie­nes públi­cos, bajar los impues­tos a los más pudien­tes, fir­mar un humi­llan­te con­cor­da­to con la igle­sia cató­li­ca, com­pro­me­ter­se con el terro­ris­mo de esta­do, ampa­rar la tor­tu­ra, impul­sar la Ley de Par­ti­dos e inclu­so corres­pon­sa­bi­li­zar­se de pro­mo­cio­nar la tele­ba­su­ra para agra­var el idio­tis­mo.

La isque­mia polí­ti­ca del nacio­na­lis­mo espa­ñol, de los nega­cio­nis­tas del PP y de la izquier­da tru­ca­da del PSOE, han pro­vo­ca­do que el esta­do espa­ñol ten­ga el doble de paro y de tem­po­ra­li­dad que la UE, se haya con­ver­ti­do en el que más bille­tes de 500 euros (dine­ro negro) posee y en el que mejor paga a los altos direc­ti­vos, aun­que el sala­rio medio de los ciu­da­da­nos espa­ño­les sea la mitad que el de los de Holan­da o Ale­ma­nia. Los defen­so­res de la refor­ma con el fran­quis­mo han con­ver­ti­do al vie­jo impe­rio espa­ñol en el país con más des­igual­da­des del con­ti­nen­te. Los mis­mos defen­so­res de la tran­si­ción defi­ni­da por Ber­ga­mín como “muer­to el perro (Fran­co), se murió el perro, pero no la rabia”, han sido exper­tos, por acción u omi­sión, en mani­pu­la­ción mediá­ti­ca para ahon­dar en la enfer­me­dad polí­ti­ca de su ciu­da­da­nía, dis­tra­yen­do sobre lo impor­tan­te con cues­tio­nes insig­ni­fi­can­tes, poten­cian­do la medio­cri­dad y crean­do pro­ble­mas y solu­cio­nes para que acep­te­mos sin rechis­tar “males nece­sa­rios” (por ejem­plo la cri­sis eco­nó­mi­ca y la acep­ta­ción como inevi­ta­ble de la pér­di­da de dere­chos socia­les y la ven­ta en ofer­ta de la pro­pie­dad públi­ca, sea AENA o las Cajas de Aho­rros).

Inde­pen­den­cia para evi­tar a quie­nes, como en la ter­ce­ra de “ABC”, dicen que “la uni­dad de Espa­ña no es solo un bien polí­ti­co, sino tam­bién un bien moral, por lo que el prin­ci­pal pro­ble­ma de Espa­ña es su ver­te­bra­ción, su ser como nación…” y tam­bién para huir de la atro­fia polí­ti­ca de un esta­do sitia­do por Belén Este­ban, la duque­sa de Alba o la bor­bo­na­da del momen­to. Inde­pen­den­cia para no sepul­tar la memo­ria en los posos del olvi­do y recu­pe­rar la uto­pía para una socie­dad más demo­crá­ti­ca por par­ti­ci­pa­ti­va, con movi­mien­tos e ini­cia­ti­vas socia­les que empu­jen y den con­te­ni­do polí­ti­co a la nue­va repú­bli­ca vas­ca. Des­de el inter­na­cio­na­lis­mo y soli­da­rios con las izquier­das, de for­ma pre­fe­ren­cial, de los pue­blos de los esta­dos espa­ñol y fran­cés, ¡inde­pen­den­tzia!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *