Paí­ses ára­bes: El vien­to que revuel­ve el río.

Los levan­ta­mien­tos en algu­nos paí­ses nora­fri­ca­nos y de la Penín­su­la Ará­bi­ga han sido como un simún, ese vien­to del desier­to que enlo­que­ce, abra­sa y des­tru­ye.

Esos cam­bios ocu­rren des­de diciem­bre últi­mo y trans­for­man pai­sa­jes polí­ti­cos, derrum­ban regí­me­nes que pare­cían ina­mo­vi­bles y estre­me­cen los cimien­tos de otros.

Pero tam­bién han ser­vi­do al pro­pó­si­to de revol­ver el río en el cual será fácil pes­car esa ape­te­ci­da pre­sa que es el petró­leo ára­be.

El caso más repre­sen­ta­ti­vo es la situa­ción en Libia, cuya pobla­ción dis­fru­ta de algu­nos de los más altos índi­ces per. cápi­ta de edu­ca­ción e ingre­sos y uno de los pocos esta­dos de Áfri­ca que no está ame­na­za­do por la ham­bru­na.

Has­ta hace pocas sema­nas no se repor­ta­ban des­de allí con­flic­tos inter­nos apa­ren­tes y había sido bien vis­to por los gobier­nos que hoy piden su exter­mi­nio.

A dife­ren­cia del levan­ta­mien­to en Egip­to, sig­ni­fi­ca­ti­vo si se obser­van la mag­ni­tud de las pro­tes­tas y la fal­ta de resul­ta­dos prác­ti­cos, en Libia no se habían regis­tra­do los ele­men­tos com­bus­ti­bles acu­mu­la­dos en la pobla­ción y que des­de noviem­bre pasa­do debie­ron aler­tar a las auto­ri­da­des de El Cai­ro de que la situa­ción inter­na esta­ba a pun­to de explo­sión.

E inclu­so des­de antes, en junio de ese mis­mo año, cuan­do sur­gió un cona­to de rebe­lión en la ciu­dad de Ale­jan­dría, poco publi­ci­ta­do y aplas­ta­do a san­gre y fue­go sin que se escu­cha­ran voces de pro­tes­ta en las capi­ta­les euro­peas o pro­ve­nien­tes de las enti­da­des noto­rias por dedi­car­se a la super­vi­sión del res­pe­to a los dere­chos huma­nos.

En noviem­bre pasa­do los resul­ta­dos de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas, mani­pu­la­dos por el par­ti­do en el gobierno, pro­vo­ca­ron serias pro­tes­tas que las auto­ri­da­des repri­mie­ron de mane­ra expe­di­ta y vio­len­ta y duran­te las cua­les, tam­po­co, hubo reac­cio­nes de eno­jo en esos cuar­te­les.

Es por ello que las reac­cio­nes a las pri­me­ras noti­cias sobre las pro­tes­tas popu­la­res y ata­ques con­tra comi­sa­rías de la poli­cía y uni­da­des mili­ta­res en la Jamahi­ri­ya Libia resul­ta­ron más ines­pe­ra­das que los acon­te­ci­mien­tos en el país de las pirá­mi­des, una cir­cuns­tan­cia que cuan­do menos levan­ta sos­pe­chas.

Otra razón de sus­pi­ca­cia, a reser­va de los pro­ble­mas que pue­den exis­tir en ese país, debi­do a sus carac­te­rís­ti­cas his­tó­ri­cas, su cul­tu­ra tri­bal y las insa­tis­fac­cio­nes con el lide­raz­go de Muam­mar el Gada­fi, fue la pron­ti­tud de las poten­cias occi­den­ta­les en la deman­da de medi­das extre­mas, inclui­das las mili­ta­res.

Des­de el comien­zo de las pro­tes­tas en Libia tam­bién resal­tó la fal­ta de espon­ta­nei­dad, y die­ron cier­ta ima­gen de hechos mani­pu­la­dos a dis­tan­cia.

Seme­ja­ban en la super­fi­cie a las mar­chas en Túnez que die­ron al tras­te con el gobierno de Zine El Abi­di­ne Ben Alí (y, al mes siguien­te, con la pre­si­den­cia de Hos­ni Muba­rak), con­si­de­ra­do el deto­nan­te de las actua­les cri­sis en paí­ses del nor­te de Áfri­ca y el Gol­fo Pér­si­co; pero en la pro­fun­di­dad había dife­ren­cias.

La pri­me­ra entre ellas, es que ha impues­to la noción de que el esta­lli­do tune­cino fue el deto­nan­te de las pro­tes­tas que se extien­den por el mun­do ára­be.

Esa tesis, sin embar­go, tie­ne detrac­to­res, según los cua­les la géne­sis hay que bus­car­la más atrás, en la rebe­lión a fines del año pasa­do en el cam­pa­men­to de refu­gia­dos saha­raui de Gdeim Ezeik, en la ciu­dad de El Aaiún, en el Saha­ra Occi­den­tal ocu­pa­do por Marrue­cos, don­de rige una de las monar­quías moder­nas más repre­si­vas que se recuer­den, capaz de eli­mi­nar a sus opo­si­to­res a dis­tan­cia.

Tal fue el caso de El Meh­di Ben Bar­ka, noto­rio por su caris­ma en los círcu­los pro­gre­sis­tas marro­quíes, secues­tra­do en un barrio pari­sino por agen­tes secre­tos de Rabat, cuyo des­tino sigue sien­do una incóg­ni­ta.

Otro hecho que lla­ma la aten­ción es que cada caso tie­ne sus pecu­lia­ri­da­des, fac­tor que omi­ten los repor­tes veni­dos de los diver­sos esce­na­rios.

En el ejem­plo Egip­to, es obvio que con el paso de los días, la rebe­lión pier­de el esplen­dor de sus ini­cios y la impre­sión pre­va­le­cien­te es que exis­te una mani­pu­la­ción que con­du­ce el país hacia un muba­ra­kis­mo sin Muba­rak, pre­via satis­fac­ción de algu­nas deman­das ele­men­ta­les y peri­fé­ri­cas de la pobla­ción, cen­tra­das más en las figu­ras del anti­guo régi­men, que en el retorno al nacio­na­lis­mo de Gamal Abdel Nas­ser, olvi­da­do en los gobier­nos de Anuar el Sadat y la refor­ma del régi­men esta­ble­ci­do por los últi­mos.

Prue­ba de ello es que uno de los pri­me­ros actos del Con­se­jo Supre­mo Mili­tar, que asu­mió el poder a la sali­da del raís egip­cio, fue acla­rar que el gobierno tran­si­to­rio res­pe­ta­rá los com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les del país, es decir, los acuer­dos de Camp David con Israel.

Eso impli­ca la pre­ser­va­ción del sta­tu quo crea­do en el área por Esta­dos Uni­dos al cos­to de vas­tos recur­sos eco­nó­mi­cos y los esfuer­zos de su diplo­ma­cia por con­si­de­rar­la esen­cial para la pre­ser­va­ción del con­trol de recur­sos que cada vez le resul­tan más vita­les.

De paso, des­va­ne­ció la resis­ten­cia ára­be al expan­sio­nis­mo de Israel, que que­dó con las manos libres para cen­trar­se en la repre­sión de los pales­ti­nos en la Fran­ja de Gaza y Cis­jor­da­nia y, como bene­fi­cio cola­te­ral e ines­pe­ra­do, ases­tó un gol­pe bajo al Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, cuya pre­si­den­cia corres­pon­de en la actua­li­dad a El Cai­ro.

En los hechos en Túnez y en Egip­to exis­ten varias coin­ci­den­cias: los pre­si­den­tes de ambos paí­ses eran las cabe­zas visi­bles de regí­me­nes de fuer­za, con expe­rien­cia en la repre­sión y pró­xi­mos a los intere­ses de las poten­cias occi­den­ta­les.

Pero, tam­bién, eran reem­pla­za­bles, y sus defe­nes­tra­cio­nes no impli­can el sur­gi­mien­to de gobier­nos que pue­dan con­ver­tir­se en una espi­na en el cos­ta­do de las poten­cias intere­sa­das en man­te­ner la zona tran­qui­la con los paí­ses beli­ge­ran­tes cer­ca­dos por fuer­zas hos­ti­les o indi­fe­ren­tes, por decir­lo de algu­na for­ma.

Tal vez en algún momen­to del futu­ro un wiki­leaks, o como se lla­me en ese momen­to hipo­té­ti­co, reve­le el con­te­ni­do de la lar­ga con­ver­sa­ción, más de media hora, sos­te­ni­da entre los pre­si­den­tes Barack Oba­ma y Muba­rak, cuan­do el segun­do aún pro­cla­ma­ba que se man­ten­dría en el poder a toda cos­ta.

Lo mis­mo vale para los casos jor­dano, yeme­ni­ta, bah­rei­ní y oma­ní, tam­bién con pro­fun­das rela­cio­nes con Washing­ton y Lon­dres, pero suje­tos a la fuer­za de atrac­ción de Ara­bia Sau­di­ta, cuya monar­quía aca­ba de decla­rar que «no per­mi­ti­rá mani­fes­ta­cio­nes».

Si bien los acon­te­ci­mien­tos en impor­tan­tes ciu­da­des egip­cias toma­ron por sor­pre­sa a las poten­cias occi­den­ta­les, resul­ta evi­den­te que para los pode­res en este mun­do uni­po­lar se impo­ne el prag­ma­tis­mo.

Los esta­dou­ni­den­ses tie­nen un apo­teg­ma que retra­ta el prag­ma­tis­mo de su filo­so­fía: «If you can’t beat them, join them (si no pue­des ven­cer­los, úne­te­les). En él pue­de asen­tar­se la con­duc­ta segui­da por Washing­ton a la hora de recon­for­mar su dete­rio­ra­da ima­gen en el mun­do ára­be y, de paso, refor­zar su con­trol en la zona.

En el camino de ese prag­ma­tis­mo se inser­ta la opor­tu­ni­dad de extraer del poder al colo­ri­do líder libio, noto­rio por sus cam­bios de rum­bo, como evi­den­cian sus has­ta hace muy poco bue­nas rela­cio­nes con los pode­res occi­den­ta­les.

El sur­gi­mien­to en Egip­to de un gobierno com­pro­me­ti­do con el pre­sen­te esta­do de cosas en el área y otro de simi­la­res carac­te­rís­ti­cas en Libia, crea un mapa polí­ti­co nue­vo en el cual Arge­lia, don­de la pro­nos­ti­ca­da rebe­lión no ha ocu­rri­do, que­da ence­rra­da en un entorno si no hos­til, menos favo­ra­ble, y for­ta­le­ce una zona tapón que Washing­ton desea esta­ble­cer res­pec­to a Irán.

Lo mis­mo reza para Siria, par­te de cuyo terri­to­rio, las Altu­ras del Golán, están ocu­pa­das por Israel manu mili­ta­ri.

Aho­ra, solo que­da espe­rar el paso de los días y el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos para des­pe­jar algu­nas inte­rro­gan­tes, a saber: ¿qué ocu­rri­rá si Gha­da­fi logra rete­ner el con­trol de Libia? ¿Le depa­ran las poten­cias occi­den­ta­les el papel de un segun­do Sad­dam Hus­sein? ¿Sur­gi­rá otra coa­li­ción ára­be para defe­nes­trar al lide­raz­go de la Jamahi­ri­ya?

Autor: Moi­sès Saab

Fuen­te: Pren­sa Lati­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *