Lemoiz- Mikel Ari­za­le­ta

Juan Luis Ola­ran Sus­tatxa de Lemoiz ha escri­to “El con­tu­ber­nio nuclear, Lemoiz[i]: “Un mal día todo cam­bió. ¡Nos hicie­ron famo­sos! Una Cen­tral Nuclear des­em­bar­có en el pue­blo, sin pedir per­mi­so, sin escrú­pu­los. Con razo­nes de peso, más de tres mil tone­la­das de ace­ro y dos­cien­tos mil metros cúbi­cos de hor­mi­gón arma­do. Razo­nes de muchí­si­mo peso, ten­dréis tan­to dine­ro que no podréis ni con­tar­lo, repi­tie­ron por todos los lados. La Cen­tral se hizo y nun­ca fun­cio­nó. Ahí sigue toda­vía hoy su esque­le­to, un gigan­tes­co monu­men­to a la estu­pi­dez huma­na, a la inde­cen­cia empre­sa­rial y polí­ti­ca”.

Reco­ge el libro que las obras de la cen­tral nuclear de Lemoiz se desa­rro­lla­ron en dos perio­dos polí­ti­cos dife­ren­tes y dos ayun­ta­mien­tos dis­tin­tos, con un com­por­ta­mien­to dia­me­tral­men­te opues­to. De 1972 a 1979, bajo la dic­ta­du­ra y con ayun­ta­mien­tos fran­quis­tas que acep­ta­ban la cen­tral, y de 1979 y 1982 –año de la para­li­za­ción defi­ni­ti­va de las obras- con con­sis­to­rios ele­gi­dos en las urnas y con­tra­rios al pro­yec­to nuclear.

El com­por­ta­mien­to de la pren­sa del régi­men fran­quis­ta fue de silen­cio cóm­pli­ce. Sólo espo­rá­di­ca­men­te apa­re­cía algu­na infor­ma­ción o artícu­lo sobre la ener­gía nuclear, pero siem­pre en tono lau­da­to­rio, con artícu­los perio­dís­ti­cos en los que Iber­due­ro y sus laca­yos expo­nían las exce­len­cias de sus pro­yec­tos, títu­los como “Iber­due­ro disi­pa los temo­res sobre los efec­tos radiac­ti­vos” enca­be­za­ban sus diti­ram­bos. Dos des­ta­can en su apos­to­la­do: Miguel Baran­dia­rán, inge­nie­ro jefe del Depar­ta­men­to Téc­ni­co, y Pedro Arei­tio, pre­si­den­te de Iber­due­ro.

En Eus­kal Herria todos los par­ti­dos con res­pon­sa­bi­li­dad de gobierno esta­ban a favor de la ener­gía nuclear. Sabían poco del tema pero su apues­ta por ella fue inmen­sa. El recha­zo uná­ni­me venía de un amplio sec­tor social, de los par­ti­dos de la opo­si­ción, la mayo­ría de izquier­da y extra­par­la­men­ta­rios, y de los sin­di­ca­tos. Y en Lemoiz se logró el obje­ti­vo: La para­li­za­ción de la cen­tral nuclear. “¿Nuclear? ¡No, gra­cias!”, fue el eslo­gan más popu­lar y corea­do. ¿Quién no recuer­da aque­lla enor­me mani­fes­ta­ción por las calles de Bil­bao recla­man­do su para­li­za­ción aquel 27 de abril de 1979?

Todos los acuer­dos muni­ci­pa­les toma­dos, dene­gan­do licen­cias o exi­gien­do la para­li­za­ción de las obras, fue­ron anu­la­dos por ins­tan­cias supe­rio­res. Se incu­rrió en mul­ti­tud de irre­gu­la­ri­da­des por par­te de las más altas ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do, comen­zan­do por la Dipu­tación de Biz­kaia y el Gobierno civil. Esta­ban vol­ca­dos en la cons­truc­ción de la cen­tral nuclear de Lemoiz a cos­ta de lo que fue­ra, inclu­so de ir con­tra la ley. Esta­ba deci­di­do que si fue­ra nece­sa­rio, el pro­yec­to siguie­ra ade­lan­te inclu­so por la fuer­za de las armas, incor­po­ran­do al ejér­ci­to en la vigi­lan­cia y cus­to­dia de la cen­tral.

El gol­pe defi­ni­ti­vo con­tra la cen­tral lo dio ETA el 5 de mayo en el barrio bil­baino de Bego­ña. El nue­vo direc­tor de la cen­tral, en sus­ti­tu­ción de Ryan, Ángel Pas­cual Múgi­ca, reci­bió un dis­pa­ro en la cabe­za, que le cau­só la muer­te ins­tan­tá­nea. Cin­co días des­pués de este aten­ta­do los téc­ni­cos aban­do­na­ron sus pues­tos de tra­ba­jo.

Los aban­de­ra­dos de la empre­sa eléc­tri­ca Iber­due­ro en su pro­yec­to de cen­tral nuclear en Biz­kaia fue­ron la Dipu­tación y el Gobierno civil, ade­más de la Admi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia y del Gobierno espa­ñol, en suma, las más altas ins­tan­cias del Esta­do.

El 28 de mar­zo de 1979, en Harris­burg (EEUU), sufrió un gra­ve acci­den­te la cen­tral nuclear de Three Mile Island, se pro­du­jo una impor­tan­te fuga de radiac­ti­vi­dad a la atmós­fe­ra. Ocu­rrió un sinies­tro con­si­de­ra­do impo­si­ble por los pode­res públi­cos y téc­ni­cos. Fue un serio avi­so.

El 26 de abril de 1986, 7 años des­pués, ocu­rrió el de Cher­no­bil, mucho más gra­ve. La can­ti­dad de mate­rial tóxi­co libe­ra­do fue unas 500 veces supe­rior al de la bom­ba ató­mi­ca lan­za­da en Hiroshi­ma en 1945. Cher­no­bil pro­vo­có alar­ma inter­na­cio­nal.

El acci­den­te nuclear más gra­ve regis­tra­do en el Esta­do espa­ñol ocu­rrió en la cen­tral de Van­de­llós I (Tarra­go­na) el 19 de octu­bre de 1989. Se cerró la cen­tral.

El 11 de mar­zo del 2011 un terre­mo­to, que devas­tó una par­te de la lar­ga cos­ta japo­ne­sa, ha pro­vo­ca­do gra­ves daños en las vasi­jas de con­ten­ción de los reac­to­res de la cen­tral nuclear de Fukushi­ma.

La alar­ma de un desas­tre nuclear cre­ce en torno a la cen­tral, afec­ta­da en cua­tro de sus seis reac­to­res. En un perí­me­tro de 30 kiló­me­tros alre­de­dor de la cen­tral no se pue­de salir de casa y se ha esta­ble­ci­do una zona de exclu­sión aérea. La aler­ta lle­ga a Tokio por­que el vien­to podría arras­trar las par­tí­cu­las. El Gobierno reco­no­ce que podría haber grie­tas en la vasi­ja del reac­tor 2. La agen­cia nuclear japo­ne­sa pide ayu­da a la ONU y EE UU.

La radia­ción en los alre­de­do­res de la cen­tral ha lle­ga­do a sobre­pa­sar diez mil veces los lími­tes lega­les. La situa­ción ha gene­ra­do una gran preo­cu­pa­ción en el país; los locu­to­res de tele­vi­sión repi­ten men­sa­jes des­ti­na­dos a los habi­tan­tes más pró­xi­mos a la cen­tral: «Cie­rren las ven­ta­nas, no uti­li­cen sis­te­mas de ven­ti­la­ción y tien­dan la ropa en casa». Unas 200.000 dosis de yodo (que ayu­dan a pro­te­ger la glán­du­la tiroi­des de los efec­tos de la radia­ción) se han repar­ti­do ya entre la pobla­ción.

No vale escon­der la cabe­za bajo el ala ni can­tar las exce­len­cias de la ener­gía nuclear mini­mi­zan­do los posi­bles efec­tos o reba­jan­do las posi­bles con­se­cuen­cias. Ni pode­mos dejar en manos de un peque­ño gru­po de intere­sa­dos la vida de nues­tras gen­tes y de nues­tro pla­ne­ta. Estos días se hace nece­sa­rio y es her­mo­so recor­dar de nue­vo la lucha prie­ta de un pue­blo, el vas­co, en con­tra de intere­ses bas­tar­dos, que un día de la mano de par­ti­dos, Dipu­tacio­nes y Gobier­nos, con­tra­rios a las gen­tes, qui­sie­ron impo­ner­nos una cen­tral nuclear, vocea­da por unos medios de comu­ni­ca­ción sumi­sos y con el poder, si fue­ra nece­sa­rio, de las armas.

Releer el libro de Juan Luis Ola­ran, El con­tu­ber­nio nuclear, Lemoiz, apor­ta luz y cla­ri­dad tam­bién en esta tra­ge­dia como la pro­vo­ca­da por un terre­mo­to en sue­lo, esta vez, japo­nés.



[i] Juan Luis Ola­ran, El con­tu­ber­nio nuclear, Lemoiz, edit. Ara­be­ra, 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *