La socie­dad del ex pre­so cubano Víc­tor Rolan­do Arro­yo- JM Alva­rez

Víc­tor Rolan­do Arro­yo lle­gó a Espa­ña el 7 de sep­tiem­bre de 2010, tras ser pues­to en liber­tad por las auto­ri­da­des cuba­nas. Actual­men­te reci­be del Gobierno espa­ñol 740 euros para el alqui­ler de la vivien­da don­de resi­de, más 580 euros para comi­da y gas­tos. Mien­tras tan­to, cen­te­na­res de miles de per­so­nas no per­ci­ben un cén­ti­mo y sobre­vi­ven gra­cias al apo­yo eco­nó­mi­co que reci­ben de sus fami­lias.

El señor Arro­yo afir­ma en el dia­rio ABC que toda­vía se asom­bra cuan­do ve por tele­vi­sión al Gobierno de Zapa­te­ro res­pon­dien­do “sin bru­ta­li­dad” a las crí­ti­cas que le hace la opo­si­ción, obvia­men­te esa expre­sión pre­ten­de des­ca­li­fi­car, de paso, a la demo­cra­cia popu­lar cuba­na. Él se auto­de­no­mi­na ex pre­so de con­cien­cia, ¿pero de qué con­cien­cia?

El señor Arro­yo elu­de la bru­ta­li­dad con la que son arro­ja­dos a la exclu­sión social millo­nes de per­so­nas en Espa­ña. No se moles­ta en ave­ri­guar. No le preo­cu­pa.

El señor Arro­yo sor­tea la bru­ta­li­dad que el Gobierno Zapa­te­ro (o el Gobierno que sea) uti­li­za con­tra toda orga­ni­za­ción anti­fas­cis­ta que disien­ta ade­cua­da­men­te del régi­men espa­ñol. Tam­po­co le preo­cu­pa.

El señor Arro­yo no men­cio­na la bru­ta­li­dad de la que son obje­to, pre­sos polí­ti­cos o comu­nes some­ti­dos a régi­men FIES y otras veja­cio­nes denun­cia­das reite­ra­da­men­te. Es obvio que no le qui­ta el sue­ño.

El señor Arro­yo es cie­go y sor­do ante la bru­ta­li­dad de las tor­tu­ras que denun­cian cons­tan­te­men­te los inde­pen­den­tis­tas vas­cos. No le pro­vo­ca pro­ble­mas de con­cien­cia.

El señor Arro­yo rehú­sa reco­cer la bru­ta­li­dad de ban­que­ros y empre­sa­rios. Son sus ami­gos.

El señor Arro­yo evi­ta men­cio­nar la bru­ta­li­dad con la que el mun­do rico explo­ta al mun­do pobre. No le cau­sa pesa­di­llas, duer­me a pier­na suel­ta.

El señor Arro­yo elu­de, rehú­sa, sor­tea, evi­ta, se hace el loco. No tie­ne otra. Par­ti­ci­pa de la bru­tal socie­dad bur­gue­sa. Su socie­dad.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *