La poli­cía yeme­ní dis­per­sa las mani­fes­ta­cio­nes a bala­zos

Dece­nas de mani­fes­tan­tes anti­gur­be­na­men­ta­les han resul­ta­do heri­dos en la capi­tal yeme­ní, según han decla­ra­do tes­ti­gos que pre­sen­cia­ron cómo las fuer­zas de segu­ri­dad del Esta­do abrían fue­go y lan­za­ban gases lacri­mó­ge­nos con­tra los mani­fes­tan­tes.

En su visi­ta a una clí­ni­ca pre­pa­ra­da para aten­der a los heri­dos, médi­cos infor­ma­ron al repor­te­ro de Al Jazee­ra, Hashem Ahel­ba­rra, de que habían tra­ta­do has­ta 14 per­so­nas con heri­das de bala y a otros tan­tos, víc­ti­mas del efec­to pro­vo­ca­do por el gas lacri­mó­geno.

Sin embar­go, el Gene­ral Yah­ya Saleh, jefe de las fuer­zas de segu­ri­dad de Yemen, des­min­tió que se haya emplea­do muni­ción de gue­rra con­tra los par­ti­ci­pan­tes de las pro­tes­tas.

«Esta­mos emplean­do gases lacri­mó­ge­nos que impor­ta­mos de paí­ses que pro­mue­ven los Dere­chos Huma­nos [¿se esta­ría refi­rien­do a Espa­ña?]. No se tra­ta de armas de fabri­ca­ción case­ra», dijo Saleh en una entre­vis­ta con el envia­do de Al Jazee­ra.

En otra zona, dos mani­fes­tan­tes murie­ron a cau­sa de los dis­pa­ros efec­tua­dos por la poli­cía, en mani­fes­ta­cio­nes en la pro­vin­cia sure­ña de Yemen. La últi­ma ofen­si­va vino a raíz de que gru­pos pro-demo­crá­ti­cos de la opo­si­ción y estu­dian­tes inten­si­fi­ca­ran su cam­pa­ña para derro­car a Ali Abdu­llah Saleh, dic­ta­dor de Yemen duran­te los últi­mos 32 años, de la silla del poder.

Mani­fes­tan­tes con­tra­rios al gobierno actual han esta­do acam­pan­do duran­te días en la Pla­za Tagheer, exi­gien­do la mar­cha de Saleh.

En Sana´a, tes­ti­gos dije­ron que la poli­cía y par­ti­da­rios del domi­nan­te Par­ti­do del Con­gre­so Gene­ral del Pue­blo ata­ca­ron con armas de fue­go y gases lacri­mó­ge­nos a mani­fes­tan­tes que ocu­pa­ban la pla­za este domin­go.

Varios miles de per­so­nas se habían con­gre­ga­do a pri­me­ra hora de la maña­na para eri­gir barri­ca­das, en un esfuer­zo por evi­tar la repre­sión vio­len­ta de la poli­cía anti­dis­tur­bios.

El corres­pon­sal de Al Jazee­ra dijo que las fuer­zas de segu­ri­dad jun­to con mato­nes del gobierno comen­za­ron a abrir fue­go con­tra los mani­fes­tan­tes, gol­peán­do­les con porras, lan­zán­do­les pie­dras y bom­bas lacri­mó­ge­nas.

«Al menos, 70 per­so­nas ha resul­ta­do dam­ni­fi­ca­das, 14 de las cua­les pre­sen­tan heri­das de bala… dos de ellas en esta­do muy crí­ti­co», cons­ta­tó Ahel­ba­rra.

«He vis­to cómo más de 40 per­so­nas eran tras­la­da­das a la clí­ni­ca impro­vi­sa­da, dis­pues­ta por los mani­fes­tan­tes, aque­ja­dos del efec­to sofo­can­te de los gases lacri­mó­ge­nos».

Esta­dos Uni­dos, que con­si­de­ra a Saleh un alia­do regio­nal cla­ve, ins­tó al gobierno ayer domin­go «a que mos­tra­ra mode­ra­ción y res­pe­to por los dere­chos uni­ver­sa­les» de los ciu­da­da­nos.

Calles que con­du­cían a la pla­za se vie­ron blo­quea­das con rudi­men­ta­rias tien­das de cam­pa­ña des­de varios días atrás y nume­ro­sas ban­de­ras y otros sím­bo­los que deno­ta­ban la par­ti­ci­pa­ción de mani­fes­tan­tes lle­ga­dos de otras pro­vin­cias se alza­ban en con­tra del régi­men.

Al Jazee­ra


Sol­da­dos de paí­ses del Gol­fo entran en Bah­rein

La opo­si­ción bah­rei­ní ha cri­ti­ca­do este lunes «la ocu­pa­ción extran­je­ra» que está vivien­do el país, des­pués de que tro­pas repre­so­ras de la fuer­za común de paí­ses del Gol­fo entra­sen en su terri­to­rio. Los sol­da­dos han entra­do para ayu­dar a res­ta­ble­cer el orden monár­qui­co y bur­gués, mien­tras aumen­tan las pro­tes­tas con­tra la dinas­tía de los Al Jali­fa.

«El pue­blo de Bah­rein se enfren­ta a un peli­gro real: el de una gue­rra con­tra los ciu­da­da­nos bah­rei­níes sin decla­ra­ción de gue­rra», han ase­gu­ra­do sin­di­ca­tos y par­ti­dos polí­ti­cos.

«Con­si­de­ra­mos la entra­da de todo sol­da­do o vehícu­lo mili­tar en los espa­cios terres­tre, aéreo o marí­ti­mo del rei­no de Bah­rein como una total ocu­pa­ción o com­plot con­tra el pue­blo de Bah­rein des­ar­ma­do, así como una vio­la­ción de las con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les», ha aña­di­do la opo­si­ción.

Más de un millar de sol­da­dos sau­díes han entra­do en Bah­rein, según un res­pon­sa­ble sau­dí.

Las auto­ri­da­des de Bah­rein no lo han con­fir­ma­do ofi­cial­men­te, pero la tele­vi­sión esta­tal ha mos­tra­do imá­ge­nes de un con­voy de la fuer­za común de los paí­ses del Gol­fo entran­do en Bah­rein, pro­ce­den­te de Ara­bia Sau­dí.

Riad ha ase­gu­ra­do haber «res­pon­di­do a la peti­ción de ayu­da de Bah­rein» en un comu­ni­ca­do guber­na­men­tal.

Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos tam­bién ha anun­cia­do el envío de 500 poli­cías para «con­tri­buir a pre­ser­var el orden y la esta­bi­li­dad» en el país vecino. La nece­sa­ria para seguir extra­yen­do rique­zas del sub­sue­lo pagan­do suel­dos de ham­bre.

Para el régi­men esta­dou­ni­den­se, la entra­da en Bah­rein de tro­pas de las dic­ta­du­ras del Gol­fo no supo­ne «una inva­sión».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *