Estras­bur­go tira de las ore­jas al esta­do espa­ñol, por con­de­nar­le por «inju­rias al rey» vio­lan­do su liber­tad de expre­sión

ESTRASBURGO-. El Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos con­de­na al Esta­do espa­ñol a pagar a Arnal­do Ote­gi 20.000 euros por daños mora­les y a abo­nar los 3.000 euros de las cos­tas del pro­ce­di­mien­to, al enten­der que la con­de­na de un año de pri­sión que le impu­sie­ron por «inju­rias gra­ves al rey» espa­ñol fue «des­pro­por­cio­na­da» y «par­ti­cu­lar­men­te seve­ra», ya que el dere­cho a la liber­tad de expre­sión es «pre­cio­so» para todos pero más aún para «un car­go ele­gi­do por el pue­blo», como era enton­ces el diri­gen­te inde­pen­den­tis­ta.

Los magis­tra­dos defien­den que sus decla­ra­cio­nes eran «un jui­cio de valor» que pue­den enmar­car­se «en un deba­te más amplio sobre la res­pon­sa­bi­li­dad de las Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do en casos de malos tra­tos».

«Una pena de pri­sión impues­ta por una infrac­ción come­ti­da en el terreno del dis­cur­so polí­ti­co no es com­pa­ti­ble con la liber­tad de expre­sión garan­ti­za­da por el artícu­lo 10 del Con­ve­nio Euro­peo de Dere­chos Huma­nos», afir­ma la reso­lu­ción.

La sala Ter­ce­ra del Tri­bu­nal de Estras­bur­go sos­tie­ne que «en el con­tex­to de un deba­te sobre una cues­tión con un inte­rés públi­co legí­ti­mo, nada pue­de jus­ti­fi­car la impo­si­ción de tal pena de pri­sión».

Los jue­ces euro­peos sos­tie­nen que las mani­fes­ta­cio­nes de Ote­gi «pin­tan un cua­dro nega­ti­vo sobre el rey» pero a pesar de ello no ani­man al uso de la vio­len­cia y «no se tra­ta de un dis­cur­so de odio».

La sen­ten­cia afir­ma que «el hecho de que el rey ocu­pe una posi­ción de neu­tra­li­dad en el deba­te polí­ti­co, una posi­ción de árbi­tro y de sím­bo­lo de la uni­dad del Esta­do, no pue­de poner­le al abri­go de todas las crí­ti­cas en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes ofi­cia­les».

Y aña­de que «el hecho de que el rey no sea res­pon­sa­ble penal­men­te, según la Cons­ti­tu­ción, no impi­de por sí mis­mo un deba­te libre sobre sus posi­bles res­pon­sa­bi­li­da­des ins­ti­tu­cio­na­les e inclu­so sim­bó­li­cas, a la cabe­za del Esta­do», todo ello «den­tro de los lími­tes de res­pe­to a su repu­tación como per­so­na».

Para Estras­bur­go, «una pro­tec­ción amplia­da en mate­ria de ofen­sas median­te una ley espe­cial no es con­for­me, en prin­ci­pio, con el espí­ri­tu del Con­ve­nio» Euro­peo de DDHH.

En febre­ro de 2003

Los hechos se remon­tan al 26 de febre­ro de 2003, jor­na­da en la que el rey espa­ñol inau­gu­ró una cen­tral eléc­tri­ca en Biz­kaia, jun­to al lehen­da­ka­ri, Juan José Iba­rretxe. Tras esta visi­ta, Arnal­do Ote­gi, por­ta­voz enton­ces de Bata­su­na, ofre­ció una con­fe­ren­cia de pren­sa en la que pre­gun­tó cómo Iba­rretxe se deja­ba foto­gra­fiar con el rey, al que cali­fi­có de «jefe supre­mo del Ejér­ci­to espa­ñol y res­pon­sa­ble de los tor­tu­ra­do­res» .

Tras estas decla­ra­cio­nes la Fis­ca­lía se que­re­lló con­tra el diri­gen­te aber­tza­le por «inju­rias gra­ves al Rey».

El TSJPV sen­ten­ció pri­me­ro a favor del elgoi­bar­ta­rra, pero tras el recur­so plan­tea­do por el Minis­te­rio Fis­cal, el Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol con­de­nó a Ote­gi a un año de pri­sión como autor de un «deli­to de inju­rias gra­ves al Rey». El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ni siquie­ra admi­tió el recur­so de ampa­ro pre­sen­ta­do.

En diciem­bre de 2008, el Tri­bu­nal de Estras­bur­go admi­tió a trá­mi­te la deman­da pre­sen­ta­da por Ote­gi con­tra el Rei­no de Espa­ña por la con­de­na.

La izquier­da aber­tza­le ins­ta al Gobierno espa­ñol a «tomar nota» de los pro­nun­cia­mien­tos inter­na­cio­na­les

La izquier­da aber­tza­le recuer­da que la sen­ten­cia hecha públi­ca hoy por el Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos sobre Arnal­do Ote­gi es la segun­da reso­lu­ción con­de­na­to­ria con­tra el Esta­do espa­ñol en una sema­na, tras la rela­ti­va a la denun­cia de tor­tu­ras de Aritz Beris­tain.

Este pro­nun­cia­mien­to, aña­de, se suma a la decla­ra­ción efec­tua­da por un gru­po de par­la­men­ta­rios sui­zos y a la pre­sen­ta­da por la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Juris­tas ante el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU.

En una nota, des­ta­ca que todo ello demues­tra «que a nivel inter­na­cio­nal se sigue con aten­ción y preo­cu­pa­ción la situa­ción de vul­ne­ra­ción de dere­chos en Eus­kal Herria».

«En Euro­pa y a nivel inter­na­cio­nal se rati­fi­ca que Espa­ña no está cum­plien­do los están­da­res demo­crá­ti­cos euro­peos e inter­na­cio­na­les», sub­ra­ya.

La izquier­da aber­tza­le, no obs­tan­te, obser­va «con preo­cu­pa­ción el enro­que que el Esta­do espa­ñol man­tie­ne en la uti­li­za­ción de rece­tas repre­si­vas diver­sas», que a su jui­cio «nada apor­tan a la situa­ción abier­ta en Eus­kal Herria».

Tras cen­su­rar que «has­ta hace poco Madrid alar­dea­ba de que Euro­pa rati­fi­ca­ba su estra­te­gia repre­si­va», ins­ta al Gobierno espa­ñol a «tomar bue­na cuen­ta de los diver­sos pro­nun­cia­mien­tos que se están dan­do a nivel inter­na­cio­nal res­pec­to a la situa­ción crea­da en Eus­kal Herria».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *